Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La Esfinge de los Hielos
por Katarina Hoy a las 9:48 pm

» Empatía [Evento]
por Celeste Shaw Hoy a las 4:15 pm

» Ficha de Anya Bal'Sagoth
por Alegorn Jue Dic 13, 2018 10:29 pm

» Un error a la vez [Libre]
por Jan Egiz Jue Dic 13, 2018 9:58 pm

» La protección del gato negro [Privada]
por Brown Hat Jue Dic 13, 2018 6:58 pm

» Adios al hogar.
por Rufus Fortis Miér Dic 12, 2018 11:51 pm

» Presentación
por Capitán Pescanova Miér Dic 12, 2018 10:11 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Margaret Orgaafia Miér Dic 12, 2018 10:06 pm

» Con Honor, Sin Wenkunegen
por Kromul Miér Dic 12, 2018 3:23 pm

» Sistema de corrección de partidas por pares
por Strindgaard Miér Dic 12, 2018 4:18 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Asentando la perseverancia. - Privada.

Ir abajo

Asentando la perseverancia. - Privada.

Mensaje por Bayeblín el Mar Abr 23, 2013 12:09 am

Ya había pasado bastante tiempo, el tiempo suficiente para que Gavryel comprendiera que debía sedentarizarse, dejar el nomadismo para bárbaros y poner comienzo de una vez a lo que tanto tiempo ha buscado. Asi pues, casi olvidando los cantares del pasado, el enano llegó a unas montañas lejanas y ajenas a su tierra natal. Se encontraba en el extremo suroccidental de las montañas, había un pequeño lago en el sitio. Gav se encontraba sentado en la orilla con los pies descalzos metidos en el agua y el sol pegandole en la cabeza. Brillaba su cabeza y sus pendientes. Comenzó a hablar solo, en tono natural, ni bajo ni alto, simplemente claro. - has caminado y cabalgado mucho, más no has cumplido aún tu meta, la empresa que prometimos con Hara... - Trás decir ese nombre, Gav recordó atormentado un poco antiguos sucesos pero tan pronto como vinieron desaparecieron. - Es hora no solo de ser grande, sino que también de serlo para siempre, Baruk Grund no se construyó en un día, lo primero será mi cuerpo. - Se observó el brazo derecho, que tenía una grave magulladura y recordó como se la había hecho.
Hacía días Gavryel había tenido un gran altercado con un explorador elfo que se encontraba descansando. El enano le había pedido un poco de zumo que el descansado llevaba en una cantimplora de cuero, a lo que este respondió que "no podía desperdiciar su manjar líquido con una bestia que solo debía comer pienso.", a esta ofensa lingüistica Gavryel respondió fisicamente escupiéndole el rostro, con lo cual tuvieran una confrontación séria, Gavryel con su escudo y su hacha, y el elfo con su sable de acero refinado. En la pequeña contienda el elfo hirió gravemente en el brazo al enano, el cual si hubiera tenido armadura no hubiera sufrido nada de nada... la pelea terminó cuando Gavryel aplastó el cráneo del elfo con su escudo contra un árbol, para terminar bebiendo delicioso zumo y tomandole algunas monedas sino diríamos todas...
Asi es que pensó esta vez, a orillas de aquel lago, en lugar de hablar: // necesito una armadura, pero no una cualquiera, una armadura de enano, de enano ingeniero, una armadura que hará asombrar a todos y todas quienes me vean combatir e incluso simplemente caminar, a esta armadura le podré añadir placas de los metales que quiera para ir armandola completamente, ahora sí seré un verdadero luchador, y podré comenzar con grandeza la empresa de mis sueños.// Gavryel seguía imaginando, los artilugios y mecanismos que tendría su fantástica armadura, quien podría negar imaginar a este noble enano lo que tan bien haría en un futuro, valga la redundancia del camino al bien de su meta, la emancipación completa de los pueblos sometidos, algo utópico pero que en su mente ya está meticulado y pensado.
El agua del lago estaba hermosa, ni caliente ni fría, el sol había hecho su trabajo por la mañana y la había hecho lo suficientemente tíbia para estar fabulosa, al disfrute de un cansado enano que veía su porvenir de una manera peculiar y diferente.


Ĝis la lasta momento
Irante teni luktis
Paco Amo kaj akiri
avatar
Bayeblín

Mensajes : 112
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Asentando la perseverancia. - Privada.

Mensaje por Bayeblín el Miér Abr 24, 2013 2:07 pm

Y ahi sentado y pensando, observó a una muchacha de aproximadamente 20 años que cabalgaba con un caballo muy bonito, iba a paso ligero, por el otro extremo del lago. Gavryel contempló la bella muchacha sin evitar pensar alguna obsenidad pero siendo invadido por completo por su honor y bondad característicos de él, una bondad un tanto extraña pero que prevalecía los límites de cualquier mal perturbador, con lo observó con detenimiento su rostro. La chica, morena y delgada, miró de reojo al enano y apresuró su marcha como si asustada de verlo estuviera. A Gavryel le sentó mal esto pero se limitó a remover los pies en el agua para que de repente su atención fuera puesta de nuevo en la muchacha, la cual discutía en alto con un hombre armado con una lanza. - te lo repito.- decía aquel hombre de vestidos arapientos. - la bolsa o la vida, tu eliges, guapa, o la bolsa o...jaja. - Gavryel se alzó de repente de la orilla y levantando su hacha y su escudo gritó al ladrón: - Oye amigo... un poco de respeto, ¿A tí te he dicho algo? ¿A ti te he nombrado? ¿Te conozco de algo? ¿Alguien te ha invitado?- A Gavryel le gustaba hacer divagaciones humorísticas a la hora de intentar amedrentar a alguien. El ladrón apuntó con la lanza al enano, algo rídiculo estando a semejante distancia, entonces nervioso pegó un paso hacia atrás viendo el escudo y el hacha del enano, a continuación escupió al suelo y se marchó corriendo por una dirección que conducía a un gran conjunto de árboles.
Gavryel esperó que la chica lo mirara bien para entonces escupir al suelo imitando al ladrón, con lo que la chica rió educadamene y esperó nerviosa pensando. Gavryel le agitó la mano del hacha y dijo en alto para que lo oyera: No es nada, tranquila. y se dirigió de nuevo a la orilla del lago a poner sus pies otras vez dentro, a lo que la chica se acercó a paso normal con su caballo hacía el enano.
No no, gracias, perdón por mis actitudes contra ti, es que como acabarás de ver, los lugares fuera de la ciudad no son muy seguros...- Gavryel se quedó pensando un segundo, no sabía si una ciudad aparecía cerca de él en su mapa, por lo que le preguntó de que ciudad se trataba, y la muchacha contestó Mirrizbak, y le describió sus aspectos más notables. Gavryel preguntó que si allí habría trabajo, lo cual fué confirmado por la chica,a esto el enano respondió que con indicarle hacia donde quedaba seria la forma de devolverle el favor. - No no, tu me has salvado de un robo y quien sabe si de la vida, yo misma te llevaré a Mirrizbak, hay bastante gente de tu raza allí, muchisima menos que nosotros los humanos pero sí bastantes. - A Gavryel le entusiasmaba ver enanos de nuevo, de repente un sentimiento de culpabilidad y tristeza lo asoló pensando en sus acciones pasadas abandonando Baruk Grund de aquella forma, pero intentó olvidarlo mientras se subía a la parte trasera del caballo de - Melissa, y ¿Tú?, ¿Cómo te llamas noble enano?.-


Ĝis la lasta momento
Irante teni luktis
Paco Amo kaj akiri
avatar
Bayeblín

Mensajes : 112
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Asentando la perseverancia. - Privada.

Mensaje por Bayeblín el Miér Abr 24, 2013 3:13 pm

Durante el trayecto Gavryel estubo pensando si alguien de la gente enana de la ciudad sabría ingeniería, más que él por lo menos para poder ayudarlo en su tarea de la armadura, en esos momentos visualizaba hasta un escudo de ingenieria, incluso su arma preferida con retoques, una maza de ingenieria, su mente estaba muy animada en esos momentos y asentó la cabeza para observar el horizonte. Un poco del cabello de la chica pasó por su naríz y no pudo evitar olfatearlo un poco cual animal primitivo pero de buen corazón. - Yo me llamo Gavryel, Gavryel Merwesson, soy de una ciudad muy muy lejana, a la que espero volver un día pero para realizar grandes cambios allí en mi tierra.- -¿Porqué Gavryel Merwesson? ¿Qué ocurre en tu tierra?.- Gavryel sonrió sin que ella lo supiera, no por su empresa, sino por decir su nombre con el apellido para referirse a él, cosas asi a Gav le hacían demasiada gracia pero no quería resultarle descortés a la muchacha que lo estaba llevando a una ciudad, la ciudad donde retomaría la serenidad. - Puedes llamarme Gav tranquila, pues si que pasa algo, como en casi todas las naciones de Noreth, pero es algo que debo remediar poco a poco, partiendo desde mi ciudad natal donde podré conseguir el favor de mucha gente, mientras tanto, veré que tal es tu ciudad y lo puedo y puede ofrecer.. Durante el resto del trayecto Gavryel y Melissa hablaron largo y tendido sobre los trabajos de la ciudad, Gavryel dió enfásis en sus conocimientos sobre ingeniería y civismo militar o también dicho protector de la justicia, vamos, guardia.
Desde lejos ya se podía ver las murallas de la ciudad, la altura a la que se encontraban ya adentrados en los Montes Keybak no era nada molesta para el enano, acostumbrado a las zonas altas. Gavryel observaba los estandartes de la ciudad y pensaba: // ¿Para qué habrá bajado una chica tan joven de la ciudad, y sin escolta?// Duda que sería resuelta más adelante.
Entraban montando por una especie de enorme y decorado puente largo que comunicaba con la ordinaria montaña, por medio y los costados del puente habían humanos de diferentes aspectos que estaban haciendo labores variadas, algunos obraban en el puente, otros eran guardias, otros transportaban objetos, etc. El pendientudo enano miraba las armas que portaban los guardias y pensaba tranquilo que seguramente la ciudad no solo tenía guardia buena, sino que también probablemente un ejército bien preparado y con buen equipo.


Ĝis la lasta momento
Irante teni luktis
Paco Amo kaj akiri
avatar
Bayeblín

Mensajes : 112
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Asentando la perseverancia. - Privada.

Mensaje por Bayeblín el Miér Abr 24, 2013 3:37 pm

- Muy bien noble Gavryel, te dejaré en el "Gremio del trabajador" donde te podrán asignar una labor seguro, también te dirán sitios para asentarte en la ciudad y más cosas de buena ayuda. - Gavryel sabía que las cosas en la ciudad se podían dar un poco más dificil que en un pueblo corriente donde incluso cualquier buen pueblerino te cedía una habitación tan solo por cortarle el cesped, aquí esto era bastante más diferente, tendría que trabajar y asentarse bien para conseguir bienes no solo alimenticios sino también intelectuales, ahora el asunto era serio, nada de vagar de pueblo en pueblo como un bárbaro nómada, la vida ahora si contaría segundo a segundo, obra a obra. - Perfecto, se lo agradezco muchísimo señorita Melissa, voy a obrar como corresponde, de nuevo, se lo vuelvo a agradecer.- Para asentir la muchacha se giró levemente y le sonrió.
Al cabo de unos minutos de mirar con curiosidad cada edificio y gente, habían llegado ya al sitio. El enano se bajó suavemente del caballo, tendió la mano a la muchacha para despedirse de ella, y esta con gentileza le dió un apretón de manos, ahora sonriendo. - Los dioses te bendigan Melissa.- Y a ti también Gav, nos veremos de nuevo seguro,si sales me verás a veces fuera pues recojo bayas en la zona del lago, y además ahora serás vecino. - No lo dudes.- La muchacha marchó galopando suavemente y se perdió entre las calles de la ciudad. Gavryel se metió al edificio del gremio y espero en una cola pequeña de gente, todos humanos.
En su turno estuvo un buen rato hablando con un encargado del gremio, describiendole sus experiencias laborales e intelectuales, con lo que se le asignó como ayudante de ingeniería en un Gremio de Ingenieros llevado por unos enanos que, al igual que él, eran inmigrantes, compuestos también por hijos e hijas de inmigrantes. Gavryel no podía creerlo, nada más llegar y ya tenía el camino a seguir, solo debía caminar, no estaba dispuesto a cagarla en nada, asi pues, cogió los papeles requeridos y certificados como también documentos adquiridos y emprendió camino al gremio donde trabajaría. En su trayecto de camino al gremio, Gav tenía los sentidos abiertos buscando alguna casa o parcela vacia para edificar ahi su vivienda si requiriese el acto.
En su camino no paraba de observar como un novato a las gentes y los edificios. // humanos...he sido capaz de matar a tantos gracias a la ambición de unos pocos, que efímero e inescrutable es el destino...// Pensaba recordando viejas escaramuzas que aunque él no hubiera querido, tuvo que combatir en la Guardia Real de Baruk'Grund, pero eso ya había pasado, lo que venía ahora nadie podia obligarlo o presionarlo, por lo menos nadie mortal.
Al cabo de un rato sin suerte sobre la vivienda, Gav llegaba al gremio, era un hermoso edificio ancho, casi nada alto ( No muy raro sabiendo quien lo lleva.) o justo para humanos altos, tiene un logo grande y de madera en la parte superior de la fachada, es un engranaje pero muy característico y particular.
Gav entró y olió un olor muy distinguido, era metal trabajado, mezclado con otros olores, como algo quemado y demás.


Ĝis la lasta momento
Irante teni luktis
Paco Amo kaj akiri
avatar
Bayeblín

Mensajes : 112
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Asentando la perseverancia. - Privada.

Mensaje por Bayeblín el Miér Abr 24, 2013 4:09 pm

Mientras accedía a la sala principal por un pasillo un humano salía, llevaba unas especie de gafas extrañas colocadas en el rostro y andaba felíz. Trás el humano salía un enano caminando despacio, el cual sonriendo a Gavryel le dijo: Buenos días muchacho, ¿Qué necesitas? Te veo cara de querer algo, jaja.- Gavryel asintió con la cabeza a la vez que uno de sus pendientes llamaba la atención del anciano. - Me llamo Gavryel, Gavryel Merwesson, soy natural de Baruk'Grund y soy ingeniero, bueno principiante, el gremio de trabajadores me envió aquí con la fé de que pudieran darme un hueco laboral como ayudante de ingeniería, y con toda mi voluntad proseguiría estudiando y colaborando lo que pudiera, además...- El enano mayor alzó la mano sonriendo: - tranquilo muchacho, Gavryel, aquí hay hueco de sobra para intrépidos jóvenes como tú, hasta los más luchadores jaja. - decía señalando el hacha y el escudo.
- Deduzco que no tendrás techo aún siendo de fuera, puedes quedarte a dormir en el despacho que se te asignará para tus labores, te pondremos en el sector de ingeniería de propulsión, donde se investigan motores y demás formas de desplazamientos a propulsión, ya sea vapor o lo que sea, recuerda, nada de magias demoníacas jaja, ven sígueme y te digo donde es, por cierto, me llamo Choum El señor enano caminaba mientras presentaba a Gav a los y las trabajadores/as que veía a su paso, algunos en sus labores y otras en su descanso o caminando por los pasillos del gremio.
Al llegar a la sala, se podía observar con facilidad que hacía tiempo que eso no era usado ni se limpiaba. - como ves no lo usamos hace tiempo, la ingeniería de propulsión es muy abstracta y dificil de investigar o gestionar, por ello este sector está menos priorizado y negado practicamente, tú te encargarás de llevarlo mientras tanto, asi observaré tus cualidades y demás, empieza por ordenarte todo y ponertelo a tu gusto, yo volveré dentro de unas horas, nos vemos aprendíz. Gavryel contemplaba sin palabras lo que tenía ante si, techo, estudios y trabajo todo a la vez mientras intentaba contener la emoción de la situación para entonces dejar su hacha y el escudo encima de una mesa y ponerse manos a la obra con la limpieza y orden. La gente que pasaba y asomaba la cabeza en la sala que tenía la puerta abierta podía ver al esmerado enano Gavryel obrando en su sala con un ímpetu grandioso.
Cuando estaba por terminar de limpiar, Gavryel vió que la sala de enfrente estaba cerrada y al ver el cartel de la puerta ponía "Ingeniería armamentística", al parecer había llegado a lo que buscaba el mismo día que lo quizo, había aprendido algo, hoy no es mañana, pero mañana es hoy, las cosas se hacen en el momento, no hay que romancear para dejarlo todo para un futuro, sino para el vivo presente.


Ĝis la lasta momento
Irante teni luktis
Paco Amo kaj akiri
avatar
Bayeblín

Mensajes : 112
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Asentando la perseverancia. - Privada.

Mensaje por Bayeblín el Miér Abr 24, 2013 4:51 pm

Gavryel volvió a su faena y completó todo su trabajo ordenando y poniendo las cosas a su gusto, entonces sacó dos libros de ingeniería a propulsión, los únicos que eran de principiante, uno refería a sustancias para la propulsión y el otro a la forma de aplicar esta ingeniería. Gavryel estubo asi un buen rato leyendo sin desconcentrarse de su lectura aun con la puerta abierta y viniendo ruido de fuera.
A la hora y algo volvió el señor Choum con unos papeles para que el enano guerrero rellenara y entregara algunos, entre estas cosas y charlas sobre la labor, Gavryel sugirió colaborar en la sala de enfrente a lo que el señor dijo que más adelante sería posible, pero que mientras tanto debía ver algún pequeño y vilipendiado fruto, a lo que el guerrero enano asintió.
Varios días después...
Había pasado ya aproximadamente tres meses y medio desde su llegada a Mirrizbak, comenzaba a adorar esta ciudad, llena de trabajadores y sin rey, en lugar de ello poseían un consejo de mandatarios llamado "Asamblea Gubernamental de Mirrizbak". Los estudios de Gavryel habían hecho flocerer un invento joven y prematuro aún pero que podría tener algún futuro... se trataba de un dispositivo a vapor concentrado de orín de orco puesto en unas botas con ruedas que al ser accionada su salida desplazaban con gran velocidad y fuera al individuo que portara dichas botas, por ahora el invento tenía el permanente nombre de "botas de ingeniero" y había sido probado unas cuantas veces, con un 70% de veces efectuosas y el 30% con muy malos resultados, sobre todo para aquel que las probaba. Habían ya puesto de trabajador fijo a Gav en el gremio y este había emplazado su hogar en la misma manzana que el gremio, en una parcela que estaba vacia, allí había construido junto algunos compañeros del gremio y humanos contratados, una humilde casa hecha de piedra y metal bien trabajado. Era una casa que constaba de: Primer piso: Entrada, pasillo, cocina, baño, sala de estar y comedor. Segundo piso: Pasillo, habitación dormitorio, sala de estudios y trabajo, baño y sala de biblioteca llena de estanterias casi vacias todas.
Le había costado todo el oro que llevaba encima cuando llegó más los sueldos que estaba ganando en el gremio y aún le faltaba pagar algo, solo faltaba la mano de obra a unos humanos del gremio del ladrillo. Tenía estabilidad y serenidad, ahora Gav si podía emprender verdaderamente su meta, había madurado y debía entender que el mundo no es fácil y las intenciones siempre deben ser como la de los dioses, puras. - Os agradezco de nuevo, la gran oportunidad que me habéis brindado. Gav se hallaba cenando con algunos compañeros y uno de los encargados del gremio, no era Choum.


Ĝis la lasta momento
Irante teni luktis
Paco Amo kaj akiri
avatar
Bayeblín

Mensajes : 112
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Asentando la perseverancia. - Privada.

Mensaje por Bayeblín el Miér Abr 24, 2013 5:24 pm

Los compañeros de Gavryel agradecían también a él por sus acciones no solo las laborables. El enano pensó entonces en aquella muchacha que otrora vez, ya casi cuatro meses atrás, lo había traido a la ciudad, Gav casi ya había olvidado los sucesos acaecidos hace sendos tiempos y ahora tenía en mente crear su artilugio defensivo, ya era hora se decía a si mismo, pero el desconocía mucho de la ingeniería armamentística asi que debería pedir mucha ayuda.
- Tabeth, debo pedirte algo compañero. - El ruido de la charla en la cena obligaba a Gav a acercarse al oido del compañero, humano este. - Como ya sabrás soy guerrero, y bueno, tengo experencias suficientes sobre belicidad, yo...quería pedirte, bueno a ti y tus compañeros de la armamentística...ejem, os financiaría poco a poco una investigación particular para mi, porfavor, es importante.- El humano frunció el ceño y susurró al oido del enano: ¿De qué se trata?. - El objetivo ya estaba sentenciado a iniciarse...
Era de tarde-noche y hacia viento fuerte que entraba por la zona superior de la ciudad montañosa. El gremio de ingeniería estaba casi vacio, solo había algún que otro enano de mantenimiento o limpieza, pero la sala de armamentística estaba ocupada.
Se hallaban los cinco ingenieros de armamentística, tres enanos, una enana y un humano, Taveth, el líder del grupo. Los cinco y él, Gavryel. Encima de la mesa había un gran papel enorme, con el boceto de una armadura, estaba lleno de apuntes, letras, números y demás...abajo del todo a la derecha aparecía la firma del enano guerrero. - Todos recibiréis financiación, me conocéis que soy de palabra y pago como pagué a los humanos de la obra de mi casa, esto es algo importante para mí, mi camino de guerrero no debe terminar porque esté estudiando y trabajando, de hecho debe compaginarse con la ingeniería, ya me entendéis, de ahí el boceto que tenéis enfrente vuestro.- En la sala una persona tenía la mano puesto en el mentón a modo de pensar, los demás igual que éste callaban y atendían a Gavryel. - esta sección y esta- señalaba las hombreras en el boceto y un brazal. - serán las que más mecanismo requerirán para las acciones, pero se dejará para un futuro, lo primordial en sí es hacer el esqueleto de la armadura, con sus poleas y cadenas y demás para dejarla preparada para equiparla de ingeniería en otro momento, por ahora solo el esqueleto con sus historias, y yo mismo conseguiré y pondré las placas de acero. Los armamentísticos ingenieros observaban el boceto, y marcaban y debatía entre sí cosas señalando aquí y allí, Gavryel por otro lado abandonaba la sala dando las gracias a sus compañeros y despidiendose con la mano.
Ahora...- Decía saliendo del gremio. - viene la parte más divertida y concurrida de mi armadura...- Gavryel respiró contento y dió un ligero golpe de palmas. - La finanzación.. El enano guerrero se dirigió a su casa a buscar sus armas y ropa cómoda de batalla. Había estado pensando unos días como pagar a sus compañeros, pues ni de broma alcanzaba a pagar a todos ni aunque fuera a plazos, asi que pensó una de las formas más bruscas pero efectivas posibles, siendo cazarecompensas. Sabía que en el Centro Gubernamental de la ciudad se ofrecían recompensas por terribles o patéticos asesinos, ladrones y violadores de la ciudad o alrededores, por lo que Gav no dudó al saber de precios muy altos de kulls. Su escudo ahora era mantenido con buena fuerza mientras se lo colocaba en la espalda, enganchaba el hacha el cinto en la parte derecha y salía de su casa tranquilamente hacia el Centro Guberamental de la ciudad.


Ĝis la lasta momento
Irante teni luktis
Paco Amo kaj akiri
avatar
Bayeblín

Mensajes : 112
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Asentando la perseverancia. - Privada.

Mensaje por Bayeblín el Miér Abr 24, 2013 5:59 pm

En el trayecto al centro gubernamental, Gavryel silbaba una canción popular de su tierra a la marcha que llevaba mientras caminaba con orgullo observando a la gente que cada día se le hacía más conocida. El edificio del Centro Gubernmental era grande y bien trabajado pero nada majestuoso como podría ser un castillo o palacio, el enano guerrero si quiera se dignó a contemplarlo un poco, entró al lugar y se dirigió a la zona de los carteles de "se busca", era una sala con algunos guardias, el enano pidió una cópia de todos los buscados y esperó, entonces al darsela uno de los guardias, este lo miró de mala forma y lo despachó con la mirada. A Gavryel no solo no le importaban los actos racistas, sino que también le daban gracia, eran minoritarios e ignorantes, solo podía compadecerse de ellos.
- Vale empezaremos por este que es de la ciudad, aunque haya más, empezemos por este a ver...hm...- Leía bien la carteleta y el dibujo del retrato.- Entonces suele actuar en la zona norte de la ciudad, es por donde los parques y cerca de los bomberos, pues allí te veré... Gharitos...- Gavryel guardó los papeles en un bolsillo de su pantalón en la parte trasera y emprendió camino hacia la zona sur.
En esos momentos, en el gremio de ingenieros, en la sala de armamentistica, Taveth y la enana se encontraban ensamblando dos piezas con cadenas una con otra y la probaban una y otra vez variando el sentido de movimiento de estas mientras anotaban cosas en un papel.
La zona de los parques y los bomberos era un despejado de campos arboleados compuesto por vegetación de interior, y detrás de este se hallaba el edificio de los bomberos, que pocas veces debían actuar. Los parques del despejado eran medianos y grandes, con fuentes, recreativos y demás. Algunos animales inofensivos y pequeños o medianos correteaban y trepaban por dentro de los parques, causando un entorno de agradable tranquilidad. Gav parecía algo extraño en la verdosa zona, pero aún asi nadie o casi nadie lo miraba extrañado, pues de vista era muy conocido, peculiarmente también por las borracheras que solía pegarse los sábados y viernes con los compañeros del gremio. // hmm ahora debo ir con mucho cuidado, ya está anocheciendo y nadie sabe lo que puede llegar a pasar en un parque... por la noche... jajaja, que grande...// Gavryel se colocó detrás de un árbol, bien profundo entre los bosques parquesinos, mientras esperaba a la maldita presa, nunca mejor dicho. Pasaban los minutos, pasaron dos horas y ya había oscurecido lo suficiente como para que Gavryel siguiera viendo con claridad gracia a su habilidad enana, entonces oyó algo, se puso atento recordando los viejos tiempos de entrenamiento en la guardia real, lo que oyó venía de lejos, por lo que caminó rapido pero sigiloso entre los árboles. Lo que había encontrado parecía mentira, era un atraco, gente asi no podía pertenecer a una sociedad que va en pos del progreso, Gavryel lo eliminaría con gusto, y por dinero.


Ĝis la lasta momento
Irante teni luktis
Paco Amo kaj akiri
avatar
Bayeblín

Mensajes : 112
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Asentando la perseverancia. - Privada.

Mensaje por Bayeblín el Miér Abr 24, 2013 7:24 pm

La situación era la siguiente: se veía de pleno una pareja de humanos que eran detenidos y atemorizados por un rátido. ¿Un rátido? Asi era, entonces no era el vil humano Gharitos, sino otro, pero ya era tarde para ponerse a buscar en la lista, Gavryel dió su paso heroico y salió de entre las sombras arbolescas. - ¿Que coquillas pasa aquí? Esto no me está gustando.- Hablaba con voz infantil y aguda, de forma graciosa pero que en el contexto del momento, era incluso amenazante. El rátido guardó la navaja que llevaba para entonces sacar un mandoble y lanzar un corte tremendo al cuello de la mujer humana, la cabeza salió volando y la sangre emanaba con mucha intensidad. // La madre que me parió, que hijo de... joder que hago. // Gavryel no podía creer aquello, se estaba jugando la vida por dos desconocidos y practicamente por un dinero dudoso pues no recordaba de pasada haber visto ningún rátido en los carteles. El hombre humano titubeó, se arrodilló cogiendo el cuerpo de la mujer y comenzó a llorar gritando. Antes de que el rátido pudiese cortarle la cabeza Gavryel corrió hacia el humano, escudo en alto y hacha preparada, el rátido daba entonces unos pasos hacia atrás. - Creo que le haríamos un favor a ese hombre si lo matamos, no sé...miralo. - La voz del rátido era jocosa y maquiavélica. Gavryel desearía llevar ya su personalizada armadura. // Pero para llevarla tienes que cargarte a este tío como sea, un asesino tan frío y despiadado como este tiene que tener sitio en las recompensas, estoy seguro. // Gavryel se puso en posición de batalla a la vez que decía: Le haré un gran favor tranquilo, eso tenlo por descontado, lo mejor que te va a pasar hoy a ti es morir, lentamente. Trás decir esto Gavryel dió una suave patada al hombre arrodillado sin quitarle la vista de encima al rátido y murmuró: Porfavor vete amigo, se fuerte y vete, es lo que ella querría, que te salvaras. El rátido sonreía de forma burlona y maldita, en sus ojos se podía ver la maldad animalizada, una maldad antigua y apocalíptica, sin esperanzas y con final.
Gavryel oyó al hombre arrastrar y llevarse el cadaver de la mujer, entonces comenzó la contienda. Ambos luchadores daban golpes que el otro bloqueaba, o bien el enano con el escudo, o el rátido alejandose y bloqueando con la espada de mandoble. La pelea fué algo larga y solo se hacían heridas superficiales... pero el tiempo los agotaba... aquel que se cansara antes caería. De repente el enano recordó a su amigo Harakiry, una valentía y fuerza se colmó encima suya haciendo que sus golpes se encestaran con más violencia sobre el rátido, el cual cansado cayó al suelo abatido. En sus ojos ahora no se veia maldad picaresca, pero tampoco miedo, solo se veía resignación por la muerte, pero una resignación graciosa y sin temor a esta. -Más de treinta niñas y mujeres violadas, más de cincuenta asesinatos, mi tiempo ha pasado pero otros vendrán, los hijos bastardos me sustituirán.- De solo imaginar sus fechorias Gavryel se estresaba más, movió su hacha con escasa fuerza hacia dentro suyo y le cortó la cabeza tal y como hizo con la mujer. El ratido, más bien su cabeza, pudo durante unos segundos seguir con vida viendo su cuerpo sin cabeza, y girando acabó observando la sombra de Gavryel. Aún había una sonrisa en su sangrienta cara. Gavryel sacó los papeles de buscados y a la luz escasa de la luna y algunas farolas cercanas, encontró a "Carit'is Najasán", el segundo individuo más buscado y peligroso de la región. Gavryel no solo había tenido suerte en encontrarlo, sino en sobrevivir contra dicho asesino, probablemente arrogante, subestimador y drogado en el momento de la lucha contra el enano. - Parece que ya tenemos dinero... y más tranquilidad en Mirrizbak.


Ĝis la lasta momento
Irante teni luktis
Paco Amo kaj akiri
avatar
Bayeblín

Mensajes : 112
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Asentando la perseverancia. - Privada.

Mensaje por Bayeblín el Jue Abr 25, 2013 7:15 pm

Mientras Gavryel se marchaba del sangrante parque con la cabeza del rátido, dejaba todos los papeles de se busca en una papelera. Uno de los papeles estaba un poco pegado a otro por detrás y con gracias a un viento ambos juntos salieron volando, y engancharonse en una rama. El persistente viento logró separarlos y el de debajo cayó una fuente, pero antes que el agua borrara sus letras e ilustraciones, se podía ver perfectamente lo siguiente de arriba a abajo: Un texto en grande que ponía "Se busca.", bajo de esto había una silueta claramente femenina pero absolutamente en color negro, abajo otro texto este en rojo: Melissa Kabzirrim, abajo otro texto en forma de descripción: Poderosa maga capaz de cambiar su aspecto a cualquiera femenino, tiene más de cien años. Ha asesinado a miles de ladrones no buscados sin darles juicio justo. Se busca viva o muerta.
Al cabo de unos minutos el papel estaría deshecho. Gavryel llegaba entonces a la medianoche al centro gubernamental, habían pocas personas allí, un hombre fué el que comenzó a realizar los trámites de comprovación y recaudación del dinero para Gavryel. Mientras el enano esperaba, recordaba levemente al hombre que había perdido a su mujer, no quería recordarlo pero no pudo pensar en ello. Al cabo de unos minutos el hombre de la administración le dió a Gavryel un saco lleno de monedas de oro y un papel solicitandolo para unos posteriores dias para hacer un aplaudimiento a los actos de Gavryel, los cuales fueron casi involuntarios al capturar al segundo asesino más peligroso de los alrededores.
Al llegar Gavryel al gremio de los ingenieros, repartió a sus cinco compañeros el oro justo que habían los seis acordado para la finanzación de la investigación y ejecutación de la armadura. Al despedirse de estos, Gavryel marchó con el oro restante a la herreria más cercana, estaba cerrada pero se veía a alguien dentro, Gavryel silbó levemente y se acercó el herrero. Las placas de acero para la armadura ya estaban listas, si señor.
Había sido un día largo y duro, Gavryel había aprendido algo hoy, cuando un mal muere, seguro que nacerán más, hay que combatir las injusticias con puño de hierro o el mal se saldrá con la suya. Marchando a su casa Gavryel silbaba una canción popular de su tierra, la misma que siempre silbaba. // Lo haré por tí amigo Harakiry, estés donde estés...// Entró a su casa, se quitó la ropa y se pegó un baño de agua caliente en su baño de abajo, trás eso fué a la cocina y se comió un revuelto de carne y verduras todo triturado, ahora tenía la barriga llena y no había nada mejor para terminar de asentar el día que una buena cerveza, la cual cogió de la despensa, en una botella de cuero gruesa. Se fué a su cuarto, encendió unas velas y mientras bebía su amada bebida, leía un libro de ingeniería armamentística. // podré añadir esto y esto...hm, en un futuro pero lo haré, si señor, mientras tanto tendré protección.// Entre pensamiento y pensamiento, Gavryel se iba quedando dormido, pegó unos soplos para apagar las velas y se quedó dormido con el libro encima de su regazo y la botella de cuero vacia tirada en el suelo, chorreando gotas de alcohol enano, el tiempo pasaba muy deprisa en realidad... Asi fué pues, como al cabo de unas semanas, Gavryel terminaba de ensamblar las piezas de acero común en la terminada armadura de ingeniería enana, gracias a la enorme ayuda de sus compañeros y un desdichado asesino muerto.


Ĝis la lasta momento
Irante teni luktis
Paco Amo kaj akiri
avatar
Bayeblín

Mensajes : 112
Edad : 28
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Asentando la perseverancia. - Privada.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.