Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Rise of Legends [Afiliación Normal]
Hoy a las 11:34 am por Bruce Wayne

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Hoy a las 1:59 am por Niris

» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Destellos de Luz y sombra

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Destellos de Luz y sombra

Mensaje por Rhaegar Targaryen el Lun Mayo 06, 2013 2:38 am

¿Puedes recordarlo?

¿Puedes sentir el dolor de nuevo?

¿Dónde estaba tu valor?

Debiste ir, pelear y morir descuartizada, o violada… debiste morir con ellos.


Sus ojos ámbar brillante destellaron con la furia de sus propios reproches, de su propia mente reclamándole cada segundo en el que no luchó, en el que no se elevo en su poder para pelear con su familia y morir a su lado en las mismas o peores circunstancias. Su pecho sintió la punzada que la daga del pasado le causaba, enterrándose cada día más y más profundamente. Pero el ensimismamiento fue arrebatado de su mente cuando la voz de la Divium, Shanaia invadió la sala de nuevo. Y alzó la mirada, por un momento sintió una ráfaga de temor, no quería que la reconocieran… no esperaba que al saber quien fuera la Divium saltara sobre ella pero Rhaegar ya no conocía la palabra “confianza”. Pero de inmediato se transformo en una mirada hecha de hielo puro. Aunque admitirá que sintió un poco de desagrado por loa burla a los buenos modales, Rhaegar podría ser tosca, asertiva y fría, pero nunca perdía sus modales. Lejos de hablar, ella solo negó lentamente con la cabeza sin dejar de mirarla a los ojos, y unos segundos después se limitó a tomar asiento. Servirse un tarro con agua de bayas dulces y comer carne con queso. En realidad fue bastante lo que se sirvió, pero lo comió con calma, meticulosamente, sin dejar de notarse siempre con los músculos listos para saltar, nunca se sentía en confianza.

No había contado el tiempo, pero casi estaba segura de que había transcurrido al menos una hora, ella ya no estaba sentada comiendo, de hecho, se encontraba de pie recargada en una columna que decoraba el interior de la sala de estar, y sin hacer ningún ruido. Pero escuchando las conversaciones de los presentes, casi como si extrañara las pláticas con otras personas y no… no con ella misma. Pero un fuerte viento abrió una de las ventanas, un gran ventana, causando que los jarrones que habían traído con aguas y ron, cayeran al suelo causando un ruido bastante fuerte al romperse en trocitos, además de derramar el liquido por el suelo. Pero lejos de prestar atención a ello, Rhaegar de inmediato giro la cara para ver la ventana y quitar su postura de descanso, y aunque siempre se encuentra en tensión su cuerpo automáticamente adopto postura de alerta.

Lo primero que sucedió después de aquel disturbio con el viento, Shanai no tardo nada en emprender una marcha apresurada en dirección hacia donde no hacía mucho, Rhaegar vio a alguien caminar entre las alineadas casas del alrededor, pero no había hecho nada aún, no atacaría antes de ser atacada… pero se habría quedado sin opciones cuando tanto la Divium como el humano salieron, en segundo lugar el amo del lobo, quien parecía querer ir a por la Divium…

- следовать импульсы взять их в любую сторону…

Su susurro a penas se marchó con el viento y se reprocharía a si misma lo que estaba por hacer, tomando velocidad y dando un par de saltos dignos de una gacela salió de la sala, sabía que el humano aun estaba ebrio, y si algo salía mal sería el primero en morir o terminar mucho peor… a pesar de que el humano fuera más vulnerable, en realidad lo que le causaba preocupación era el lobo, que iba justo al frente de Necross. El instante Rhaegar acelero el paso cuando una mujer que aquel hombre había alcanzado, dejó de serlo para dar paso a una apariencia pútrida y nauseabunda, pero su rango de visión noto un movimiento del lado derecho, y sin duda prestó atención para notar otra mujer, pero ésta tenía un tamaño menor que la que perseguía el humano. Rhaegar quiso gritarle pero antes de que su voz saliera la bruma nocturna y grandes ramas comenzaron a construir una especie de muro, él no la escucharía…

Justo cuando llego a estar frente al muro, pero a un metro de distancia pensó en usar ambas espadas para cortar a tajos todas las ramas pero había la posibilidad de que Necross se acercara lo suficiente a ellas para que resultara tajado por sus armas también, y no podía confiar en la reacción rápida del humano en ese estado como para hacerlo y pensar que el escucharía el filo y se alejaría de inmediato. No. Ella tendría que hacer esto con las dagas. Y así lo hizo, sus dagas ya estaban afianzadas a sus manos y se acercó lo suficiente para sentir aquel las mismas vainas y ramas querían comenzar a rodearla, pero lejos de concentrarse en ello, y tomando en cuenta la rapidez que necesitaría para sacar al humano sin lesiones… o las menos posibles, tendría que ser rápida. Así que sus manos se movieron al ritmo de una danza de viento rápido, quería cortar toda vaina posible, y poder lograr un espacio para da de un salto entrar, ya una vez dentro… dependería de la situación. Pues bien sabia que, o el humano a estas alturas ya estaba tirado y medio muerto o podría ser que peleando o defendiéndose a como pudiera de esas dos criaturas.




Voz:
avatar
Rhaegar Targaryen

Mensajes : 9
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Destellos de Luz y sombra

Mensaje por Kalu'ak Colmillar el Lun Mayo 06, 2013 3:42 am

En realidad la mayoría de las veces pesco mi propia comida- Respondí con poco interés la pregunta de la divium. Si había sido una especie de broma la verdad o me había hecho gracia, aunque tampoco soy de risa fácil. Si había sido un intento de romper el hielo, ella había conseguido que hablase, si me conociera sabría que es un gran avance. Me hubiera gustado sentarme para comer, pero desgraciadamente, hubiera aplastado esas sillas sin más remedio. Mientras contemplaba mi pequeño problema se presentó la última acompañante, quien solo pidió ser llamada “Rha”. A mi parecer fue la mejor presentación, simple y directa, bastante bien para mi gusto. Luego de eso se fue de la habitación, de seguro querría estar sola. Cabe destacar que del grupo ella es la que menos confianza me producía.

Antes de darme cuenta el anciano comenzó a hablar de nuevo, afortunadamente esta vez hablo sin todos sus acertijos y palabras confusas. Al parecer si nos habíamos excedido con la comida, otra vez estaría mejor decir que yo me excedí con la comida. Fuera como fuese, el hombre nos avisó que podríamos descansar esa noche en su casa. Ya me imaginaba durmiendo incómodamente en el suelo, pues de seguro la cama no resistiría mi peso. De golpe, un olor me saco de aquellas imágenes. Era el inconfundible y delicioso aroma del Ron. Yo había pedido cerveza pero por otro lado no había bebido nada en todo el día y honestamente estaba en urgencia de algo de alcohol.
El anciano trajo una por una las jarras llenas de ese delicioso y embriagante néctar. Estire la mano para agarrar la mía y comprobé en el acto que era más pesada de lo que parecía. Entonces, escuche la vos del hombre tuerto, quien me invito a un concurso de bebidas. –Solo si prometes no vomitar esta vez- le dije a modo de broma mientras miraba el contenido de mi jarra. Aun no confiaba en él, es más, era la segunda persona del lugar en quien menos confiaba, pero hasta el momento no había actuado hostil conmigo, y además, siempre soy más amable cuando hay alcohol de por medio.

Sin embargo, antes de comenzar a beber, no pude evitar escuchar las palabras del anciano, donde nos pedía que cuidásemos de las damas. En lo personal no me importaba mucho, mas allá de que tendría que luchar con ellas. Si eran lo suficientemente bravas para cuidarse por sí mismas, bien por ellas, porque yo no era una niñera para andar cuidándolas. Mas allá de que como compañeros de grupo debíamos cuidarnos, si ellas habían sido llamadas debían ser lo suficientemente buenas como para no necesitar guarda espaldas en todo momento.

Luego de un rato de beber y beber, el humano se recostó en el sofá con su lobo a sus pies. Mientras, yo estaba haciendo sentado en el suelo, con las piernas cruzadas y los brazos sobre las rodillas. Me encontraba muy pensativo. Pensaba en que deberíamos hacer al día siguiente, que pasaría si la susodicha magia no me afectaba, que pasaría si esa aura de magia o lo que fuera si me afectaba. Esas y otras cuestiones invadían mi cabeza. Sin embargo, mi “meditación” no duro tanto como esperaba.

De pronto, una de las ventanas de la casa se abrió de golpe. El viento fue tan fuerte que tiro algunas vasijas de cerámica al suelo, provocando que se rompieran. Ese sonido me sobresalto. Abrí de golpe mis ojos y me pare tan rápido como peso me permitía. Me puse mi mochila, que había dejado reposando contra una pared, y luego tome mi lanza con ambas manos. Parecía que la divium y la otra mujer había visto algo, sin embargo, yo no podía ver nada. Era extraño, la mujer que parecía humana debía tener sentidos muy desarrollados. Posiblemente ni fuera humana, tal vez fuera una cambiaformas o como se llame esa raza de seres que pueden convertirse en animales; lo que estaba claro es que no era divium. Hablando de los seres pájaro, Shanaia pareció ver claramente que era. “Una persona”, dijo, como si estuviera pensando en voz alta. Acto seguido, salto por la ventana con ballesta en mano. El humano, Necross, sin esperar demasiado, salto tras ella. Y finalmente, la posible cambiaformas salió tras ellos, a una velocidad que me resultaba envidiable.

Al parecer la lucha comenzaría antes de lo planeado. En esos momentos me arrepentía un poco de haber aceptado la competencia de bebida con Necross. Salí por la puerta, corriendo lo más rápido que me era posible, aunque lo más seguro es que llegara ultimo a la zona de acción, después de todo, mi cuerpo no fue hecho para correr. A pesar de todo, no fui tan lento como creía. En medio del recorrido, algo me detiene. Justo en frente mío, se encontraba allí, parada, Rha, la posible cambiaformas. Ella me miraba con una sonrisa psicótica. Yo continúe avanzando, pero entonces un comentario suyo me hizo frenar.- Pelea conmigo- Fue todo lo que dijo. Yo la mire, incrédulo. Este no era el momento para niñerías, sin embargo, ahí estaba, buscando pelea. Ante mi falta de respuesta, continuo provocándome- Vamos, saco de grasa nauseabundo y subdesarrollado, pelea conmigo, a menos que tengas miedo de que una mujer te humille. Te deformare la cara a golpes; espera, creo que alguien se me adelanto-

No iba a dejar que sus burlas y sus insultos de niña me hicieran golpearla, por más que me estuviera suplicando que la mate, fuera una mujer y yo no era un animal, al menos no totalmente. Pero fue su último comentario el que me saco de quicio. Continúe avanzando hasta tenerla a mis espaldas, y entonces me dijo- Vamos morsa, te are pedazos. Le enviare tus colmillos a un vendedor de marfil, usaré tu grasa para encender velas y le mandare tu miembro a puta de tu madre.- Ahora si se había pasado de la raya. Si hay algo que no permito es que insulten a mi madre, que en paz descanse. Cerré con fuerza mis ojos y apreté mi puño. Me di vuelta e inmediatamente le di un puñetazo con fuerza. No con todas mis fuerzas, pues tal vez le rompería la cabeza, peo si le pegue con mucha fuerza. Sentí como su cara era aplastada por mis nudillos y vi como su cabeza se inclinaba hacia a atrás. Pienso que con un poco más de fuerza le habría roto el cuello. A juzgar por lo que sentí, creo que le había sacado un diente, o tal vez no.

No pude contemplar mucho lo que había sucedido, pues entonces, sentí un ligero pinche en mi nuca, o más bien varios ligeros pinches. Me puse rápidamente la mano en la nuca y al rosar la superficie de esta con mis dedos, sentí como si hubiera algo de más ahí. Posiblemente algo se me había clavado, pero no tenía idea de que era.

off: respecto al contenido de mi post, hize lo quye me dijo Shanaia, y respecto a lo del golpe, no te preocupes Rha, que es todo una ilusion
avatar
Kalu'ak Colmillar

Mensajes : 29
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Destellos de Luz y sombra

Mensaje por Shanaia el Mar Mayo 07, 2013 5:38 pm

Shanaia volaba a toda la velocidad que podía, aunque, no fue suficiente. Y no es porque fuera mas lenta, sino que directamente impacto contra una enredadera que acaba de levantarse de la nada. El tallo era tan grueso como un tronco y el golpe fue tan fuerte, que quedo desorientada por varios segundos. La chica cayó en picada hacia abajo, mientras Necross pasaba a su lado y gritaba un “yo la tengo”. Shawn no comprendió. ¿Es que el hombre no veía que había problemas más grandes?

La divium ni siquiera alcanzó el suelo, pues otra de esas infernales ramas se enredaron en su cuerpo, apretándolo con fuerza, imposibilitándole el movimiento -¡Planta de mierda!- grito con ira, mientras trataba de morder el tallo. De una forma u otra se quiso liberar ¿pero qué carajo? Pensó, mientras que la planta le rodeaba los labios. Dejándola sin habla. En ese momento, Rah paso justo a su lado, ¿Es que era invisible? –mfasldfita pfutaf- dijo contra sus ataduras. Se agito todo lo que pudo y justo cuando pensó que el señor morsa pasaría como si nada, este se detuvo justo delante de ella. Shawn lo miro fijamente… y todo se volvió aún más extraño.

Kalu pareció enojarse de la nada, cerro el puño y lo lanzó directo al rostro de Shanaia que, en ese momento, fue liberada de las ataduras. Casi con una sincronización mortal, el puño dio sobre su mejilla izquierda, sin darle tiempo a reaccionar. La mujer fue lanzada hacia atrás al menos un metro, el impacto fue tal, que la divium quedo inconsciente por algunos minutos. Su último pensamiento fue “cuidar su culo. Claro”. Detrás de Kalu, varias enredaderas más se habían levantado, lanzando un par de púas a su nuca. El impacto no fue mortal, de hecho, ni siquiera lo sintió, pues tal era la dureza de su piel, sin embargo, el antropomorfo se sentiría pesado. Mareado…

***
El hombre Necross se había lanzado sobre aquella mujer, tratando de seguirla. En ese momento y, como salida del mismo libro de los muertos, esta se giró, lanzando un grito tan atronador como espantoso y, con la fuerza de un elefante furibundo, arremetió contra el ebrio, empujándolo varios metros hacia atrás. No contenta con esto, corrió hacia él, mientras gruñía. El zorro de Necross salto por un lado y el realizo el corte por otro… ¿funcionaria?.

Entre los arbustos, una mujer robusta y bajita observaba la pelea. Cierto, se suponía que habría que esperar hasta mañana pero, al ver a los cuatro viajeros, no pudo evitar percibir el parche del hombre. Tampoco evito notar que bebía en gran medida. En el momento en que vio como blandía su arma, la enana lo decidió. Ese niño, se convertiría en su hombre. Todo guardián necesitaba un refuerzo y dado que se decidirían a elegir entre los extraños, ella decidió adelantarse. Definitivamente, no iba a dejar que la puta de Esmeralda ganara. ¿Por qué no ella? Claro, hacía falta un ajuste pequeño al humano pero, eso era lo bonito de la magia que Samantha había regalado a cada templo.
Mientras tanto, en la pelea, el corte fue en horizontal a la altura del busto. La espada penetro la carne fácilmente, partiendo músculos, hasta el hueso. El demonio grito, salpicando sangre sobre el hombre y el lobo, antes de caer hacia atrás. La cambia formas se apresuraba a cortar aquella pared de arbustos que le impedía el paso hacia el claro. Curioso que, era la única que lo veía y extraña era luchando contra la nada. Cuando el cadáver cayó al suelo, convirtiendo en un saco de arena que se esparció por todo el claro, la barrera desapareció, dejando ver como una enana surgía desde los matorrales y se colocaba detrás de Necross, varias plantas nacieron de la tierra a una velocidad sorprendente, rodeando al hombre y apartándolo con fuerza.

Kalu se daría cuenta de que, el golpe había sido directo al rostro de Shanaia, que ahora se levantaba escupiendo un diente. La mujer observo la pieza dental, la guardo en su bolso de viaje y miro al hombre morsa. Si hubiera poseído algo de piromancia, sus ojos ahora mismo lanzarían llamas. -¡EN QUE JODIDO ESTABAS PENSANDO!- cargo la ballesta y la apunto hacia Kalu, dispuesta a poner un virote entre sus ojos. La nariz de la hembra sangraba y su ojo se estaba amoratando. Justo cuando ponía el dedo en el gatillo, observo con el ojo bueno como Necross era enredado por arbustos, lanzado en el hombro de una enana y desaparecido por un hueco que se abría en la tierra. –Mierda- murmuro, y corrió, esta vez, las alas dolían como para volar de momento. Seguro se habían lastimado con el ajetreo.

La divium lanzo una mirada a la jodida morsa, gritándole –estamos pendientes maldito. Cuida tu culo, porque será mi blanco- y es que, Shawn es una mujer rencorosa. Ninguno de los tres pudo alcanzar a llegar hasta el hombre, quien, dejando a su zorro solo, fue secuestrado por la enana. Los tres solo podrían avanzar hasta el claro, donde la arena era suavemente esparcida por una brisa nocturna.

***
-En el templo de la fuerza. -

El templo de la fuerza es uno de los cuatro templos de Minash, protegidas cada uno por su guardián. Este, es una construcción de piedra pura con una entrada sostenida por cuatro pilares con forma de goblins armados. Al entrar, la oscuridad del lugar se va disipando con antorchas que se encienden por arte de magia. Un largo pasillo conduce hasta una silla de metal, adornada con joyas preciosas. Detrás de la silla, una pedestal, donde debería estar una estatua…

Necross despertaría no solo con una resaca, sino atado a una especie de silla metálica, adornada con joyas preciosas. Enredaderas de gruesos tallos se movían sobre el cuerpo del hombre, como perezosas serpientes, rodeando sus piernas y brazos, a fin de que el sujeto no pudiera liberarse. Delante de él, una enana, sostenía pen una mano su hacha y en otra mano un frasco con un líquido gris. La mujer observo a Necross un segundo, antes de sonreír –serás buen soldado- su voz se escuchaba gruesa y tosca. Se apoyó sobre el hacha, sosteniendo el frasco en el aire. Y se cual podrá ser tu nuevo nombre. Snu, Snu.-

La mujer avanzo hacia el hombre, destapando aquel frasco. Un aroma a sudor rancio invadió la habitación tenuemente iluminada. Llego hasta el hombre, subiendo un par de escalones hasta quedar a su altura, vertiendo el contenido sobre su cabeza… el líquido bajo lentamente por el cuerpo del hombre, convirtiéndose en una capa espesa, de una textura plastificada. Un capullo que rodeo a Necross rápidamente. –Ahora, solo hay que esperar…-

***

Los tres viajeros restantes, buscarían alrededor del claro, sin encontrar al humano. Sin saber hacia dónde ir o que hacer, no quedaría más remedio más que pedir orientación a algún ciudadano. Antes de que pudieran encontrarse a alguno, Bruno apareció de entre los matorrales, sucio y con varios rasguños. -¡¿Qué hacen aquí afuera?- pregunto con un tono de terror en la voz -¿Dónde está el humano…?


avatar
Shanaia

Mensajes : 37
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Destellos de Luz y sombra

Mensaje por Rhaegar Targaryen el Vie Mayo 10, 2013 12:34 am

Su cuerpo forcejeaba con aquellas ramas enredadas que parecían tener vida y pensamiento como para poderla bloquear de esta manera, a pesar de que sus dagas atravesaban las ramas, era como si solo causara que se agitaran aun mas y salieran mayores cantidades de estas para subyugarla. Su expresión era de intriga y enfado, comenzaba a sentirse un poco incluso frustrada de no poder abrirse paso entre ellas y ayudar al ebrio Necross a no salir lastimado, o muy lastimado de aquella situación que obviamente, no se veía nada conveniente para él.

Pero mientras ella luchaba contra las ramas, los pensamientos la invadieron de inmediato. ¿Estaba intentando salvar a un humano? No, peor aún, ¿intentaba salvar a un desconocido, a pesar de las ataduras? Sus ojos se abrieron de par en par, como grandes monedas de oro brillando con la culpa. El horror en el rostro de sus hermanas tomaba forma en sus recuerdos, vívidos recuerdos, y la hicieron titubear de sus movimientos, cada vez parecía forcejear más pero ahora no sabía si era por la premura de ayudarlo o solo para liberarse de este tormentoso recuerdo. Escucho un ahogado grito y gemidos de movimientos forzados, y eso solo la presionó más. Su respiración se había agitado y su pecho se sentí oprimido y sus ojos se cerraron con fuerza, mas no dejo en ningún momento de luchar contra las vainas.

Pero unos momentos después, que a ella le resultó una eternidad, sintió como su cuerpo dejaba de sentirse atado, sus extremidades estaban libres y ya no sentía que sus dagas tocaran las vainas, y al abrir los ojos se sorprendió y miro a su alrededor con confusión. ¿Pero qué…? Cuan do ella pudo enfocarse ya no reaccionó a tiempo pues la enana que había visto antes ya se había llevado a un Necross inconsciente, pero a pesar de que pudo haber ido por él, esto se vio truncado en cuanto sin rastro alguno desaparecieron, no percibía el aroma ni podía divisarlos a la distancia.

Ahora tenían un problema más.

Rhaegar sabía que podía hacerse de la vista gorda, y deslindarse de aquel inconveniente ignorando que habían secuestrado a ese hombre, pero ya no se sentía capaz de continuar huyendo de esto, de sí misma. La educaron para proteger, no para abandonar… proteger.

Se dio la media vuelta y envaino sus dagas, caminando con determinación y rapidez, hasta que llego al claro arenoso, donde estaban la morsa gigante y la Divium, estuvo a punto de hablar cuando vio el rostro de la alada, Shanaia, y frunció el seño. ¿Dónde habría peleado y con quién? Pero lejos de preguntar eso, sin miramientos dijo.

-Han secuestrado al humano, a Necross.

Pero volvió a dar un vistazo a su alrededor, seriamente preocupada por el lobo a quien había perdido de vista por completo. Y entonces la voz del juglar la interrumpió cuando iba a continuar hablando, su reacción fue por mucho agresiva, en comparación con su habitual comportamiento, pues dio varios pasos depredadores hacia el hombre, como si tuviera la intensión de matarlo. Se detuvo a una corta distancia y lo miro con frialdad.

-No lo sé, explíquenos usted. Jamás mencionó nada acerca de secuestros a hombres, ¿Por qué se saltaría esas líneas? Yo me habría ocupado de él si supiera que los secuestros no solo implicaban mujeres… Мудрецы проклятые информации играют, что они не заботятся ни о чем
[pronunciación: Mudretsy proklyatyye informatsii igrayut , chto oni ne zabotyatsya ni o chem.]

Lo último no pudo evitar decirlo en su idioma natal, un tono duro y acusador. Si ya de antes no confiaba en nadie, ahora lo hacía mucho menos y con motivos. Sospechaba que se ocultaba cierta información, pero ahora tenía la certeza. También tenía otra certeza en ese momento, y era que obligatoriamente tendrían que trabajar en equipo o nada resultaría para ninguno de los tres… y la misión no tendría éxito.

-¿Hay alguna tribu o aldea enana por los alrededores?




Voz:
avatar
Rhaegar Targaryen

Mensajes : 9
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Destellos de Luz y sombra

Mensaje por Kalu'ak Colmillar el Sáb Mayo 11, 2013 2:05 am

Sentí una profunda satisfacción al incrustar mi puño en la cara de aquella mujer. Me había insultado de tal modo que me había hecho enojar mucho. No es que fuera difícil hacerme enojar, pero eso no le quitaba méritos. EL haberla golpeado fue la cosa más placentera que hizo desde que me reclutaron para esa condenada misión. Sin embargo, poco después fue que me di cuenta de que, no solo no había golpeado a la cambiaformas, como creía, sino que había golpeado a la Divium. Pude verla escupiendo un diente ensangrentado. Cuando la tuve más cerca, pude comprobar que tenía la nariz sangrante, posiblemente se la hubiese roto. También uno de sus ojos comenzaba a inflamarse. Tal vez me había excedido con la fuerza, considerando que siempre estuve acostumbrado a pelear contra poderosos enemigos, muchos de ellos con armaduras, lo cual requirió siempre un gran uso de la fuerza. Mentiría si dijera que no sabía la fuerza que usaba contra la cambiaformas, pero si algo es cierto es que no quería destrozarle la cara a la divium. De hecho, no sabía ni de donde había salido. Un segundo, la cambiaformas me insultaba, al otro aparece golpeada la divium.

Antes de notarlo, la divium me grito como loca y acto seguido apunto si ballesta cargada hacia mi frente. Si las miradas matasen, hubiera estado en serios apuros. Mis ojos se posaron momentáneamente en la hinchada cara de la divium, solo para posarse, unos segundos después, en la flecha, cuya punta amenazaba mi vida. Quería objetar, quería gritarle en la cara que había sido un error, pero ni siquiera yo sabía exactamente qué demonios había pasado. Esto de seguro tenía que ver con magia. Maldita magia, desde que llegue a la ciudad solo me había causado problema tras problema. Ahora, parecía que la divium me mataría sin dudarlo. Sin embargo, lejos de hacer eso, susurro un insulto y luego corrió en dirección a mis espaldas, no sin antes voltearse para amenazarme. En cualquier otra circunstancia, le habría advertido que no me gustan las amenazas, o la habría golpeado, entre otras posibles opciones. Pero como esta vez, ya la había golpeado, y no me parecía muy bien golpearla otra vez para que perdiera otro diente, deje pasar su ofensa.

Para cuando me voltee, el humano había desaparecido, dejando solo a su lobo negro. Avance tan rápido como pude hacia el animal, pero lo único que pude ver es la borrosa figura de un pequeño ser que parecía estar cargando una especie de lastre, desvaneciéndose en la oscuridad. La cambiaformas nos puso al tanto de la situación, diciendo que habían secuestrado al humano. Yo quería gritarle, quería golpearla a ella, pero entonces pensé: ¿Qué pasa si en realidad ella no me estaba insultando? Y, ¿si era solo una ilusión? Esa maldita magia, siempre complicando las cosas; me daban dolores de cabeza el solo pensar en las posibilidades.

Justo entonces, apareció, llegando en el peor de los momentos, el “sabio” que nos había recibido anteriormente. La cambiaformas, le dijo que se explicase, alegando que le falto contarnos información. Yo no podía estar más de acuerdo. Estaba furioso pro todo esto, furioso pro no entender lo que pasaba, furioso por haber golpeado a la divium que de seguro nada había hecho, furioso por que el humano había desaparecido mientras yo golpeaba la persona equivocada, y más que nada, furioso por la confusión que la maldita magia me ocasionaba. Llegado un punto, no soporte más. Agarre al hombre con una mano, sujetándolo por el cuello de su camisa y lo levante un par de metros en el aire.- Escucha, esto ya es suficiente. Si quieren que sigamos con este trabajo, necesitamos saber todo. Rha tiene razón, nadie nos avisó de que los hombres podían ser secuestrados. Y otra cosa, por algún motivo, yo vi que Rha me estaba insultando, así que la golpee y luego sentí un ligero pinchazo en mi cabeza. Curiosamente, a los pocos segundos descubro que no solo Rha no estaba ahí, sino que era Shanaia a quien había golpeado por error. Ilusiones, secuestran a Necross, aquí hay mucha información oculta, hora de rebelar algunas cosas.- dije todo mirando al hombre con un gesto severo y el seño fruncido. Si hay algo que me cansa es no entender nada de lo que rodea, y que pretendan que cumpla mi trabajo sin informarme bien
avatar
Kalu'ak Colmillar

Mensajes : 29
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Destellos de Luz y sombra

Mensaje por Necross Belmont el Sáb Mayo 11, 2013 11:02 pm

Una distracción y un certero golpe, fueron lo único que Necross y Foxhound necesitaron para acabar con el enemigo. Rá, pareciera luchar contra el aire, algo extraño ¿se habrá vuelto loca? No, eso es poco probable, aunque la locura de este ambiente se puede contagiar a los demás. -¡Rá! ¿Que se supone que haces? Deja eso que la mujer ya está muerta.-

Necross sintió una pequeña presión subir por su cuerpo, Foxhound gruño pero algo lo golpeo y lo alejo de allí. -¡Foxhound! ¡quien se atrevió a tocar a mi lobo!, juro que agh… - Una liana cerraba su boca y no dejaba escapar las maldiciones que el hombre del lobo gritaba, la alcanzo a morder y liberarse antes de que el resto de su cuerpo fuese aprisionado -¡Foxhound, mujer, ve!-

Lo siguiente que vio fue como una enana lo cargaba al hombro, el ojo de Necross estaba abierto como nunca, ¡lo estaban secuestrando! Como lo harían con una damisela en peligro, Necross se sentiría avergonzado por el resto de su vida. La enana se lanzó junto a él por un agujero, Necross se movía aleatoriamente, estaba enojado, ¡la enana había golpeado a Foxhound! Esto no lo dejaría pasar tan fácilmente, se vengara pero no ahora, porque la enana le dio un golpe con algo en el cráneo, cosa que lo dejo inconsciente.

Tal vez a causa del licor bebido anteriormente, Necross comenzó a imaginar cosas. Un antiguo amigo de él estaba caminando en la oscuridad, -¡Arthur!- Grito muy contento Necross, pero el hombre seguía caminando hacia la oscuridad, mientras más se acercaba el hombre del lobo, más se alejaba el hombre. Pronto más gente se le unió, una mujer de cabellos rubios y una niña pequeña, por más que corría, Necross no los alcanzaba.

Se despertó de golpe, o le dieron un golpe, fue algo confuso. Su cabeza dolía demasiado, a causa del alcohol bebido y el golpe que la enana le dio. ¡La enana! Nuevamente la sangre de Necross comenzó a arder, quería moverse pero estaba atrapado, abrió su ojo lentamente y observo el lugar donde se encontraba, un pasillo y antorchas que iluminaban el lugar, sentía su trasero frio, la silla era de metal. Comenzó a tambalearse de lado a lado, al ver que eso no tenía efecto comenzó a gritar, comenzó a cantar alguna estupidez que se le vino a la mente.

La enana apareció frente a él, el hombre del lobo se enojó solo al verla. -¡Un buen soldado! Disculpa pero ya tengo un trabajo, y si no fuera porque estoy atrapado ya te hubiese cortado el pelo. ¡Golpeaste a mi lobo! Ella lo llamo Snu snu. - Mi nombre es… Hey, ¿qué es eso? aléjate, ¡aléjalo de mí! No estaba asustado, solo estaba algo ebrio, aun no perdía la resaca del todo. La enana se acercó a él mientras destapaba el jarro que portaba, el olor que desprendía estuvo a punto de hacer vomitar a Necross, pero con mucha voluntad aguanto las ganas de vomitar.

Ella vertió el líquido sobre la cabeza de Necross, este aguanto la respiración y cerró la boca, pronto un leve dolor se sintió dentro de su cuerpo, rápidamente el dolor creció exponencialmente. Sus huesos dolían con mucha intensidad, podía sentir que le sacaban la piel, pero no podía ver nada. Quería gritar, pero recordó la baba que cubría su cuerpo, el dolor que sentía cada vez crecía más y más, en un momento solo un potente grito de dolor, sentía como cada centímetro de sus huesos, órganos y piel cambiaban, fue horrible.

Lentamente el dolor desaparecía y la capa viscosa que lo cubría, las ramas que lo aprisionaban lentamente retrocedían, se miró sus manos, estaban algo hinchadas. Sintió que algo bajo desde su cara hasta su cuello, era su parche. Necross comenzó a pestañear rápida y repetidas veces, se sentía raro, como si algo nuevo tuviese. Bueno estaba desnudo, pero en ese momento no se había dado cuenta se miró su brazo, no, seguía siendo de acero, ¿su pierna? No, era algo distinto.

¡Era su ojo! Con el dedo de la mano derecha, se punzo su propio ojo, funcionaba como si fuera normal, ya no necesitaría el parche al tener ambos. -¿Que mierda está pasando aquí?- La enana apareció y se colocó a un costado de Necross, y le paso un par de pantalones. -Porque…¿Por qué estoy desnudo?- La visión de ambos ojos le molestaba, así que decidió colocarse el parche y cerrar su ojo derecho, ahora se sentía el nuevamente. Se puso una camisa que amablemente la enana le entrego y sonrió…

-Un momento… ¿Porque demonios estas a la misma altura que yo? ¿Dónde demonios me trajiste? ¡Oh! ¡Tú golpeaste a Foxhound! Me las vas a pagar.- Ya volviendo en sí, el hombre del lobo recordó todo lo que había pasado, sin pensarlo se lanzó sobre la enana, que no se dejaría vencer fácilmente, ya cansado, Necross fue por su espadón, quería acabar con esto de una vez por todas, se vio en el reflejo del arma y se vio a si mismo pero diferente ¡era un enano! - ¡Enana del demonio! ¡Voy a matarte!- Las palabras salieron y su enojo con él, ya que corrió con su espadón en mano hacia ella. Tal vez para matarla.



¿Quién te conoce Invitado?
avatar
Necross Belmont
The Azure Knight

Mensajes : 1010
Edad : 97
Link a Ficha y Cronología : Necross Belmont
Un Hombre sin Lobo

Nivel : 7
Experiencia : 2630 / 3500

Volver arriba Ir abajo

Re: Destellos de Luz y sombra

Mensaje por Shanaia el Vie Mayo 17, 2013 7:00 pm

-Han secuestrado al humano, a Necross. –

Shanaia miro a Ra, arqueando una ceja. Estuvo a punto de responderle algo sarcástico como “oh, bien, ¿lo descubriste tu sola o alguien te ayudó? Pero, se guardó la frase. Entonces, la mujer no era enteramente humana, seguramente alguna raza de esas que se transforman en algo, un perro, gato, canario o lo que fuera. Eso o vampiro y, si era así, se preguntó dónde tendría los colmillos. Sea como sea no tenía tiempo para preguntarse qué tipo de cosa sería, otras situaciones ocupaban su mente…

Sí. Situaciones como arrancar un maldito diente de la maldita morsa que le atacó sin razón. Sip, sonaba bien, olvídense el humano, primero la venganza. Escuchó al chucho del hombre ladrar, dirigiéndose a Ra. Vaya, que tierno, hicieron migas… Shanaia puso los ojos en blanco, mejor era así, no tendría que ocuparse del perrucho ese.

Tomo la ballesta cargada y se dio la media vuelta, mirando a Kalu. Entrecerró el ojo bueno, dándole una expresión bastante extraña. –ahora si tu…- y antes de que pudiera terminar, el juglar aparecía de entre los arbustos, arañado y como si algo lo hubiera arrastrado por el bosque. La divium se distrajo, frunciendo el ceño. –Que carajos. ¿A esto te referías con damiselas? – pregunto con mal humor. –porque sinceramente, acabamos der perder a una de nuestras “doncellas”.

El juglar probablemente habría respondido, de no ser porque Ra se adelantó, soltando un discurso que para Shanaia había dicho “¿Por qué coño no dijiste todo? Y algunas palabras más que alcanzo a comprender algo… Cierto, jodidos sabios. Por eso prefería la práctica. ¿Qué lenguaje era ese? Algún dialecto de los cielos, seguramente. –jajaja, ellaaa tieneee rasszzónnn –Shanaia miro hacia un lado, arqueando una ceja –ahhh tu no…- dijo en tono enfadado, mientras se llevaba la mano libre a las sienes -¿no puedes simplemente desaparecer por varios días? –El juglar giro el rostro hacia la Divium que ahora mismo parecía estar hablando sola. De pronto el aire a su alrededor se enrarecería, como si estuviera cargado de metal pesado y caliente. La sensación de que Shanaia era un ser sacado de las profundidades del infierno, más que una ayuda, una amenaza. El Juglar lo percibió, aunque sus cavilaciones fueron interrumpidas cuando Kalu tomo al hombre del cuello, lo levanto al menos un metro del suelo y se puso a gritar cosas

Shanaia se distrajo mientras aquel ser cuya piel parecía una combinación de negro y rojo se materializaba a su alrededor en forma de nube condensada. La criatura parecía haber sido llamada por todo lo que ahí ocurría –ahhh… puesss tuu tienesss la culpaaa… tusss emosscioness ssson realmenteee deliciosassss- la criatura hablaba arrastrando las palabras, similar a una serpiente extraña. –Pues ya que estas aquí, haz tu trabajo bien y prepárate…- murmuro, ignorando si alguien prestaba o no atención a su cháchara solitaria.

Para cuando ella presto atención a lo que Kalu’ak decía, se enteró de aquel extraño suceso. Ilusiones… Bruno balbuceo, intentando soltarse –es... las razones de la razón que… el conocimiento del saber, que el sabio tiene por sapiensa es…- Shawn dio un grito de furia, mientras se acomodaba la ballesta en un cinturón a la espalda entre las alas. El hombre guardo silencio, mirándola -¿Sabes qué? Olvídate de esas estupideces de palabras. ¿Crees que no somos lo suficientemente inteligentes como para darnos cuenta de que no quieres decir nada? Al carajo. Yo me largo de aquí, mi peso en oro no vale la pena tener que ser una niñera, ni recibir golpes por “ilusiones” –se llevó una mano a la cintura, mientras enfatizaba sus palabras alzando el dedo índice delante de si y agitándolo como si negara –ah-ha, de ninguna forma Shawn se va a quedar para ser una rata de experimentos. Oh no nene, yo me largo de aquí, puedo ganar la misma jodida cantidad de oro en una semana. -chasqueo los dedos, negó una vez más y se dio la media vuelta –Vine aquí más que por el oro, porque quería ayudar a sus madres, hijas y esposas. Pero, ¿sabes qué? A joder con esto. – El demonio a su alrededor sonrió –ssssiempreee ssserasss unaaa hijaaa deee perraaa ¿nooo?-

Extendió las alas y cuando estaba dispuesta a largarse, Bruno grito -¡Espera! ¡Realmente quiero decirles todo!... pero no puedo… ¡lo juro! Por favor… es… imprescindible que sean 4…- entonces Bruno miro al antropomorfo, colocando las manos sobre los enormes antebrazos que le sostenían en el aire. Al instante, la morsa pudo ver una cruda realidad –esto… es lo que me impide que…- de pronto se quedó callado. Kalu pudo ver como finos hilos de plata sujetaban los labios del hombre, desgarrando piel y aun así, manteniéndola cerrada. La sangre brotaba espesa, como herida que tiene mucho tiempo de sangrar. Los ojos del hombre también se encontraban cosidos con aquel hilo delgado, pero muy resistente. Estos abrían y cerraban sus ojos a placer... las muñecas, brazos y piernas, así como sus tobillos estaban igualmente atados, en carne viva, casi podía verse el hueso en sus muñecas. Los hilos tiraban de él cual marioneta, que trataba de liberarse. –Les diré la información que necesitan saber- dijo luchando contra aquellos hilos, con dificultad en la voz. – Ni Shawn ni Ra podían ver aquello y, en cuanto el hombre soltó a Kalu, pues los hilos tiraban de él, la imagen también desapareció.

-No tengo porque escucharte. Me importa un bledo si tienen que ser 4. ¿Por qué no vas tú con ellos? Así completarían el número si rescatan al ebrio. Ya no es mi problema…- Bruno miro hacia Shawn, cerrando los ojos -¿Nunca has fallado en proteger a alguien que amas? Te hablo con el corazón en la mano, les hablo a todos… fui un fracaso y he perdido a…- de pronto los ojos del hombre se llenaron de lágrimas –ahora… la recuerdo. Sus ojos dorados… su cabello largo y negro… su sonrisa… como he podido olvidar a mi propia hija? –

El hombre fue soltado por el antropomorfo –les diré todo lo que pueda decirles. Aunque me cueste… -de pronto se dobló de dolor, aunque se recuperó pronto –este sitio… es…. Peligroso. Aquí hay ojos en todo lugar… vamos a casa –

Shawn suspiro, si el hombre lo pedía de ese modo… plegó las alas y se movió junto a él, mirándole de reojo –no te quitare la vista de encima. – dijo mientras se cruzaba de brazos. –Necesito lavarme – murmuro, mientras reiniciaban la marcha. De pronto, esa sensación de que algo le llamaba de nuevo… Shawn miro al bosque fijamente, del demonio hizo lo mismo –¿Ssabess? Ssi fuerass loo ssuficienteementeee lissstaa, tee largariasss dee aquiii. ¿Loo ssientess Ssshawnn? - En ese momento de descuido, Bruno se detuvo, grito con fuerza y sacando un puñal de su chaqueta se lanzó sobre Kalu. -¡Sabes demasiado!- Shawn se giró, sacando su daga se lanzó sobre el hombre, cayendo ambos al suelo. El contraatacó clavándole el puñal a la divium mientras que con una fuerza sorprendente, la alzaba y arrojaba contra un árbol cercano. Shawn cayo de golpe, levantando las manos hacia el hombre, mientras gritaba algo… todo se dio en cámara lenta y demasiado rápida a la vez. Bruno se giraba hacia contra la morsa, mientras amenazaba con apuñarlo. A él también. ¿Haría daño o no? La divium no se detuvo a pensar, guiándose enteramente por sus emociones, cuatro navajas se condensaron en sus manos, clavándose de ellas tres contra la espalda del hombre, mientras que una pasaba rozando apenas la mejilla del antropomorfo, tan cercas que podría haber sentido lo caliente de la magia. Todo volvió a su velocidad normal cuando Bruno caía hacia adelante, jadeando. Entonces… los tres realmente se dieron cuenta de la magnitud de la situación.

Shawn sintió un dolor fuerte en la pierna derecha. La herida era bastante profunda y con el movimiento, el arma había hecho doble de daño al salir, dejando 10 centímetros de abertura que sangraba con intensidad –maldito hijoeputa- murmuro, tratando de levantarse. Un silencio mortal se hizo, cuando levanto la vista y se dio cuenta de que sucedía.

Se podían ver claramente las ataduras de bruno, la piel en carne viva, los labios, el cuerpo ensangrentado el hombre.. Y los hilos que subían al cielo y desaparecían, como si un cruel titiritero sostuviera al hombre. Bruno jadeo, su espalda empapada en sangre con las heridas… levanto la vista hacia Ra y Kalu, tosiendo –soy… casi… libre… - estiro la mano hacia adelante, tratando de alcanzar al engendro –por… favor… corta las.. Ataduras..-

Shanaia se puso de pie, con la maldita suerte de que el puñal no había tocado nada importante en la pierna, se apoyó del árbol. El demonio volvió a condensarse a su alrededor, aunque ahora en un tono menos cargado –queee boonitaaa laa heroaa… ¿ahoraa tee lanzaas aa laa muertee poor otrosss?- La divium no respondió. Probablemente podía volar… ¿Quién necesitaba las jodidas piernas de todos modos? Saco una venda de su bolso, haría algo rápido, así no sería una carga…

-Tenemos que movernos… - murmuro, tratando de ignorar el dolor de una herida abierta.

***
Necross despertó. La enana sonrió ante su ímpetu. Era perfecto, con un poco de trabajo de la zorra de Esmeralda, ese sería un buen soldado. La transformación duro largos minutos de espera, hasta que pudo ver su resultado. Sacresta tomó un par de pantalones cortos, alguien los había traído de ofrenda y se los dio al humano. Era una pena cubrir ese trasero, pero, lo necesitaba listo. Pronto ellos llegarían.. Ya vería si eran capaces de vencer su prueba. Él se lanzó por su espadón y fue hacia ella, listo a atacar. La enana tomo su hacha y la sostuvo –veamos que logras hacer –¡Esmeralda, vieja puta, ven acá!- grito mientras interceptaba un ataque de el –te darás cuenta –dijo quedando muy cerca del humano –que ahora, eres uno de los nuestros-lo lanzo hacia atrás con el mango de su hacha – te he mejorado, a decir verdad. Sin duda, tu capacidad de beber es… impresionante. Y eres buen luchador –Necross dio un golpe directo que alcanzo a la enana. Esta se rompió en mil pedazos, como una roca… sin embargo, se rio, desde el pedestal, apareciendo en la misma posición en que se había fracturado -¿crees que puedes vencerme? ¡JA! Nadie puede vencer a los guardianes… estamos aquí, para proteger nuestro templo.

-ahh odio que me invoques así, anciana sucia y mal oliente- una voz irrumpió en el lugar, antes de que una luz se materializara. De color rojo brillante, revoloteo alrededor del templo –odio venir aquí y odio que me llames perra. Y agradece que estamos ligados por el pacto, que si no, habría enviado a mis perros a destruir este horrendo lugar- La enana sonrió, mirando a Esmeralda, condensada ahora en una luz inquieta –ohh maldita – dijo de pronto, mientras se lanzaba sobre Necross y lo rodeaba, a pesar de que este pudiera atacarla, la espada solo la traspasaba -¡Maldita seas! ¿Este es uno de los guerreros? –Ante el asentimiento de la enana, la luz se tornó negra -¡Te adelantaste vieja sucia! ¡Los demás estarán furiosos!- Sacresta bajo del pedestal, negando con la cabeza –No, cada uno dijo que elegiría su prueba. Aquí esta –miro a Necross sonriendo –escucha Snu-snu. Si ellos te vencen, te vas. Si ellos pierden, te quedas y yo gano –La regla era sencilla y simple… ¿o no? – Pero, por eso necesitaba a la puta hada. Esmeralda, has lo tuyo con él. Ah… y quiero tener yo el control…-

La luz no dijo nada más y se lanzó sobre el hombre. En un punto, se hizo muy pequeña, rodeo sus muñecas, para luego bajar y rodear sus pies. Subió a su rostro y creciendo se estrelló contra el hombre. Al principio Necross sentiría solo un cosquilleo en las partes que aquella endemoniada cosa tocaba… pero pronto…

Esmeralda fue hacia la enana y rodeo sus manos. Dedo por dedo, como si estuviera enredando algo.. Y entonces, ante el primer intento de habla del hombre, este sentiría un dolor profundo… y se daría cuenta de que sus labios estaban literalmente cosidos con un hilo de plata.

-Ahora para finalizar – dijo el hada –
Hilo, hilo del destino.
Hoy te invoco a responder.
Que sus sueños y anhelos
Dejen a el de pertenecer.
Magia que hoy cobra vida
Has que sus miedos y temores
Sus pesadillas y rencores
Regresen a cuento, inunden su mente
Torturen su alma y dobleguen su ser… -


Los hilos se hicieron visibles desde las muñecas, tobillos, boca y ojos del hombre, hasta los dedos de la enana, que se movieron con Maestria, obligando al ahora enano a arrodillarse. Cualquier movimiento contrario provocaba dolor –ahora… mi querido…- la mujer toco el plateado y delgado hilo de sus dedos, este comenzó a tornarse gris… como de piedra. La magia viajo directamente hacia el extremo que sujetaba a Necross… y lo envolvió…


avatar
Shanaia

Mensajes : 37
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Destellos de Luz y sombra

Mensaje por Rhaegar Targaryen el Jue Mayo 23, 2013 3:23 am

Observaba al juglar como si fuera la próxima presa en su lista, pero no estaba en posición de atacarlo realmente, no pensaba que fuera buena idea deshacerse de él. Pero si estaba consciente de una cosa, él era un arma de doble filo, tanto podría ser una salida como un una trampa, ¿en quién podrían confiar? Por ahora realmente, tenía que recuperar a ese humano, y en cuanto al pueblo… ya no estaba tan convencida de querer participar en la supuesta recuperación de sus mujeres. Pero dio un rápido salto a un lado cuando Kalu, la morsa gigante se aventó con premura y una agresividad que ciertamente hizo que Rhaegar diera un bufido aburrido. Una criatura que no calcula sus movimientos, era para ella un estorbo. Y observo a la morsa levantar el menudo cuerpo del juglar, como si fuera una pluma… pero mientras él maltrataba al humano, la divium llamó su atención y solo de reojo pudo observarla a penas, era como si… tuviera una charla con ella misma.

No podría juzgarla como una loca, pues en cierto momento todos podemos mantener conversaciones internas, aunque no estaba acostumbrada a escucharlas en voz alta. No quiso interrumpirla, pero si la escucho decir algunas cosas, era como si no fuera una conversación con ella misma, si no con alguien más. Y como si se conocieran de siempre. Desvió la mirada al suelo, pensativa y escuchando al juglar murmurar y a la morsa perder los estribos rápidamente. Pero una vez que entro en sí, observo al juglar y escucho algo sorprendida a la Divium, tal vez era el hecho de que no estaba acostumbrada a ver a uno de aquella estirpe hablando tan coloquial y burda, pero reconocía que tenía un poco de carácter, hasta que le pareció tener una actitud cobarde, es decir, ella había dado su palabra de un intercambio de protección y ahora que el humano necesitaría esa ayuda ella parecía ser la primera en dar la espalda. Eso la irritó un poco, pero se mostró estoica como siempre, no la necesitaba, ella iría por su cuenta y en compañía de la única criatura en que podría confiar, el lobo.

El juglar, ante la presión que se ejercía por obtener la información, comenzó a hablar, pero se notaba forzado como si luchase contra su propia necedad para comunicarse con los presentes, lo cual era algo que comúnmente no se veía en los sabios, es decir eran confusos siempre pero no de la manera en que éste lo era. Pero había algo que Rhaegar no se esperaba… las palabras de Bruno le llegaron al pecho como si fuera una lanza de punta de acero y un grueso cuerpo astillado, perforando dentro de ella. Retrocedió dos pasos, y perdió la estoicidad de su mirada para parecer algo perturbada, aunque por dentro era como si alguien simplemente hubiera derramado salitre sobre su herida aún abierta. Una de sus manos se fue directamente a su sien, quería controlarse, necesitaba eliminar todas y cada una de sus emociones, pero la locura y la herida eran tan inminentes y latentes que le resultaba cada vez más complicado. Pero fue ese descontrol inesperado el que la hizo perder reacción ante lo que sucedió solo unos instantes después, aun con esa presión sobre su pecho que le dificultaba la respiración y le dolía como una daga, escucho y sintió aquellos movimientos rápidos, sobre todo cuando una ventisca rozó su rostro. Causada por las alas de la Divium. Cuando Rhaegar abrió los ojos de par en par y giro la cara con rapidez para observar, se topó con una Divium volando hasta estrellarse al suelo y en segundos levantándose para atacar al humano, Rhaegar vio aquellas luces, en forma de afiladas dagas viajar hasta el cuerpo del Juglar…

-No… Shanaia… no…

El susurro se fue con los gemidos de dolor de Bruno, pero su preocupación no era en sí el bienestar del humano, si no la información, por muy confusa, que él podría haber proporcionado para recuperar a Necross. Pero no terminaba ahí, a pesar de la notable agonía del dolor que le causaban esas cuchillas en el cuerpo, las cuales sinceramente no tenía idea de cuánto habían penetrado en él, hablaba y pedía que le liberasen… pero no entendía de que hasta que visibles se hicieron largos y tensos hilos que se aferraban a él en diferentes partes de su cuerpo pero las suficientes para causar el más horrible dolor. Lo primero que escuchó después de la suplica del juglar, fue a Shanaia sugerir que se fueran, pero al observarla hacerse cargo de su herida la miró a los ojos, no pudo mostrar odio, o desprecio, solo dio una dura mirada que no habría durado ni siquiera los tres segundos, cuando saltó de inmediato hasta donde estaba Bruno y sus dagas danzaron hasta sus manos, queriendo cortar los hilos, aunque se temía que fueran en su totalidad creados a base de magia y le impidiera contrarrestarlos con un filo. Pero mientras se disponía a cortarlos, no dijo absolutamente nada más.

Era la princesa sin reino, la que perdió todo, menos… el honor y la compasión, a pesar de querer erradicarlos de su ser como si se tratara de una espina incrustada. Solo deshacerse de ellos…

-Te soltare si es posible, pero no hare más por ti que ello, y si mis dagas no son suficientes para cortar los hilos, entonces fuera de mis manos estará tu salvación.

Ya no le serviría para información, todo esto era una manipulación… ya no quería su información para nada. Eso no significaba que abandonaría a ese humano a su suerte, dedico una mirada al lobo, y se recordó aquello que su padre día con día le inculcó. Hubiera sonreído con nostalgia y pena pero no pudo ser capaz ni de aquel acto.

-Yo ire a buscar a ese humano, si me acompañan o no, bien por ustedes. Pero como seguramente te has dado cuenta, movernos de noche sería más peligroso que permanecer aún dentro del pueblo hasta el amanecer, pero no se me ocurre que dormir sea buena idea… pero si no descansamos…

Miró a la pierna de Shanaia, donde se posaba la venda manchada ya de sangre y luego la miró a los ojos.

-Puede que seas dura, pero hay que asegurarnos de que eso no se infecte, puede que solo necesites usar las alas para moverte pero me parece que no querrás quedarte sin pierna. O sin un trozo de ella.

Al final solo se enfoco en lo que estaba: intentar cortar aquellos hilos…




Voz:
avatar
Rhaegar Targaryen

Mensajes : 9
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Destellos de Luz y sombra

Mensaje por Necross Belmont el Vie Mayo 24, 2013 11:03 pm

-¿¡Uno de ustedes!? ¡Ni siquiera soy uno de ellos! ¡Voy a matarte!-

Con un fuerte espadazo, Necross vio como la figura de la enana se hizo añicos, mas ella apareció lejos del alcance de Sherckano, ¿era furia? ¿Impotencia? Algo sentía el hombre del lobo, ¿ganas de beber quizás? No no, no en este momento. –¿¡No puedo vencerte!? ¡¡He matado dragones maldición!! Cada palabra que soltaba la enana aumentaba el temperamento del pequeño Necross.

Una voz distante hablo, luego le siguió una luz que se materializo, cada vez más confundido, Necross miraba como la rojiza luz volaba libremente por el lugar. La luz voló y rodeo al hombre del lobo, este retrocedió confundido, con sus palmas intento golpear al punto rojo en el aire, su espadón cayó al piso mientras un muy enojado Necross trataba de aplastar la luz rojiza.

-¡Mi nombre no es Snu-snu con un demonio!- Si hay algo que Necross odia es que lo traten como un “algo”, si le sirve a alguien, ayuda o golpea, es por decisión propia. No por el lujo de algunos. ¿Si ellos pierden? ¿¡Quienes son ellos!? ¿ Y porque no peleas tu? ¡Estoy seguro que mi filo se verá bien con tu sangre!

Cada vez más enojado, podía sentir la electricidad correr por su cuerpo, pero antes de poder hacer algo, la rojiza luz que respondía al nombre de
Esmeralda comenzó a pasear por su cuerpo. Comenzó a sentir un hormigueo en su cuerpo cuando la luz choco con su frente. Esmeralda llego hasta la enana, haciendo los mismos pasos. Un cabreado Necross se dispuso a hablar nuevamente. – Y que se supo…- Sintió un inmenso dolor cuando intento hablar, se llevó la mano a la boca, sus dedos sentían algo, pero por el reflejo de su espada no se veía nada. Intento hablar nuevamente, pero el dolor lo obligo a arrodillarse.

De rodillas escucho sea lo que fuese que dijo la voz, una especie de conjuro que le imposibilito todo movimiento. Sacando fuerzas de la nada, y antes de que los hilos comenzaran a ponerse gris, Necross recito el verso del vástago en su cuerpo.

-Ferocious Wroth,
Your anger I sense,
What does thou bring to these lands?
Betrayal and hate,
You fuel the spirit,
Such malice in your gaze
Release thy fury,
Adrammalech.

Al decir la última palabra, sintió como su cuerpo se endurecía, dejando sus parpados abiertos y grises, ahora, el enano Necross estaba hecho de piedra.
– No… mi cuerpo no responde… ¿qué está pasando?- No podía hablar ni moverse, atrapado en sus pensamientos. Necross sentía miedo; miedo de perder su voluntad, miedo de hacer daño sin siquiera el poder controlarse. ¿Qué es lo que pasara ahora? Si consigue un momento de libertad se vengara de la enana, y de Edward, si, maldito Edward.



¿Quién te conoce Invitado?
avatar
Necross Belmont
The Azure Knight

Mensajes : 1010
Edad : 97
Link a Ficha y Cronología : Necross Belmont
Un Hombre sin Lobo

Nivel : 7
Experiencia : 2630 / 3500

Volver arriba Ir abajo

Re: Destellos de Luz y sombra

Mensaje por Kalu'ak Colmillar el Dom Mayo 26, 2013 7:17 pm

Mientras esperaba a que el hombre terminara de divagar para decirnos algo consistente, puesto que me había cansado profundamente de escuchar sus desvaríos confusos, la divium que anteriormente había golpeado, Shanaia, comenzó a decir un montón de cosas, como caprichos, aunque en mi opinión bastante justificados, sobre porque ya no quería formar parte de ninguna misión, sobre como despreciaba ya la tarea y otras tantas cosas. Es cierto que podía estar molesta por los últimos sucesos, aunque jamás había escuchado a una divium hablar de ese modo, o usar expresiones así de vulgares. Tal vez había más en aquella divium de lo que dejaba ver a simple vista. Se dio la vuelta y se dispuso a irse volando. Sin embargo, fue interrumpido por el juglar-sabio o lo que fuera, quien grito un par de cosas que de nuevo no alcance entender. Todo lo que pude extraer de aquel palabrerío fie “Es imprescindible que sean 4”.

En ese entonces sentía cada vez mas deseos de darle un golpe. Ya me estaba hartando de tanto acertijo, adivinanzas, secretos y todo eso. Pero todos aquellos pensamientos se quedaron silenciados de golpe al sentir los brazos de aquel hombre sobre los míos. Sin embargo no fue aquello lo que impresiono, sino lo que observe a continuación: hilos. Hilos trasparentes que parecían salir de la piel de sus antebrazos. Mi piel se puso pálida, a pesar de que su tonalidad no lo dejara en claro. Observe más detenidamente al hombre. Ojos, labios, miembros. De todas partes de su cuerpo parecían emerger hilos transparentes que lo movían a voluntad de alguien. Sin embargo no podía saber quién, después de todo, los hilos parecían provenir del mismo cielo, como si una entidad misteriosa estuviera siendo un titiritero, y este juglar fuera su marioneta. Se notaba la sangre seca emanando de varias partes de su cuerpo, podían apreciarse incluso los huesos de algunas zonas; sin duda un espectáculo grotesco y macabro.

Finalmente el hombre me soltó y la imagen anterior que había presenciado desapareció. Shanaia, continuando con su extraña y algo egoísta actitud, o al menos era extraña para mí, viniendo de una divium. Otra vez, el hombre trato de retener a la divium, pero esta vez dijo algo que entendí perfectamente bien. Hablo de su hija, de cómo había fallado en protegerla, como la había olvidado, para recordarla de pronto; sin duda algo extraño. Todo esto de la magia ya me estaba rompiendo las bolas en exceso. El pobre hombre a quien hacía pocos segundos quería estrangular, ahora me daba más que pena. Se doblaba del dolor mientras hacia el inútil esfuerzo de hablar. Me descuide mucho pensando el aquel pobre diablo, tanto que baje la guardia, error imperdonable de mi parte.

Como un rayo, el hombre saco un cuchillo y corrió hacia mí gritando “Sabes demasiado”. Sin embargo no pudo llegar a mí, puesto que Shanaia se le tiro encima antes. Eso me sorprendió de su parte, puesto que hasta hacia unos segundos se portaba egoísta a más no poder y además, ella le acababa de salvar la vida al antropomorfo que le había roto la cara. Tal vez no fuese tan egoísta en realidad. No vi bien que paso, pues estaba aún asombrado por lo ocurrido. De golpe, el hombre levanto a Shanaia y la lanzo contra un árbol como si fuera una piedrita y otra vez se volvió para apuñalarme; solo para ser detenido nuevamente por la divium, sin duda había que admirar su persistencia. Lanzo una especie de proyectiles mágicos hacia el hombre, de los cuales uno se desvió y paso rosando mi mejilla. Incluso juraría que pude sentir una especie de calor, producido por energía.

Recién cuando el juglar cayó al suelo, pude apreciar una herida en la pierna de Shanaia, probablemente hecha por el juglar. El hombre, aún vivo, se arrastró lentamente diciendo que casi era libre. Luego pidió que cortásemos sus ataduras. La siguiente en actuar fue Rha, la cambiaformas, quien le dijo al hombre que intentaría cortar sus ataduras, aunque si eran mágicas no podría hacer mucho. Luego nos avisó que iría a por el humano, y también nos dijo, como si no lo supiésemos ya, lo difícil de nuestra situación. No podíamos permanecer en el pueblo pero tampoco podíamos salir de aquel lugar. Estábamos en una jodida encrucijada.- Yo te seguiré, aunque a juzgar por lo que ha pasado, veo difícil que nos paguen, pero de todos modos es lo correcto, supongo.- Luego mire a Shanaia- Si quieres puedo cargarte, no es la primera vez que cargo a heridos ya juzgar por tu apariencia no me será más difícil cargarte a ti que a mi lanza- Ya había cargado a un rubio de pelo largo que fue tan estúpido para dejarse herir por un trabuco, así que podría cargar a una divium que no pesaba ni la mitad- Voto por que salgamos de este lugar, como dijo el hombre hay ojos y oídos en todas partes, si dormimos aquí podríamos no despertar
avatar
Kalu'ak Colmillar

Mensajes : 29
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Destellos de Luz y sombra

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.