Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Ayer a las 11:14 pm por Minos

» [Off] Ratquest
Ayer a las 7:48 am por Lamb

» Reglas de Noreth
Dom Feb 18, 2018 11:42 pm por Tanets Iskusstvo

» Tanets, la Danza Añil
Dom Feb 18, 2018 11:20 pm por Bizcocho

» Luzbel, Inquisidora del Imperio [Solitaria]
Sáb Feb 17, 2018 9:30 pm por Vanidad

» Un error a la vez [Libre]
Sáb Feb 17, 2018 6:49 am por Jan Egiz

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Vie Feb 16, 2018 10:52 am por Minos

» Índice de ciudades
Vie Feb 16, 2018 8:27 am por Niris

» Hiatus
Jue Feb 15, 2018 1:30 pm por Malina

» Un carromato se ve venir...
Jue Feb 15, 2018 1:10 pm por Malina

» - Apocalipsis now -
Jue Feb 15, 2018 1:39 am por Minos

» [Evento] El Festival de las Tres Lunas
Miér Feb 14, 2018 11:43 am por Staff de Noreth

» Reunión en sueños [Partida Publica]
Mar Feb 13, 2018 11:09 am por Lujuria

» Sistema de corrección de partidas por pares
Lun Feb 12, 2018 11:27 pm por Balka

» Ratquest [Campaña]
Lun Feb 12, 2018 7:29 pm por Balka




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


En busca del tesoro perdido de Etzio

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

En busca del tesoro perdido de Etzio

Mensaje por Arshen Belen el Vie Abr 26, 2013 7:52 am

Sencillamente me encontraba vagando de lugar en lugar, buscando alguna nueva aventura para conseguir nuevo poder, alguna nueva armadura o arma para utilizar en mis combates. Cuando me encontraba en las cercanías de las Montañas de Keybak, en una sencilla taberna de pueblo, pequeña y con pocos habitantes, me entere de que en aquellas montañas habían unas minas, llamadas las Minas de Nos. Allí se encontraba el tesoro perdido de un gran guerrero, llamado Etzio un guerrero perdido en el tiempo al igual que su tesoro, que se encontraba oculto y perdido en aquellas minas. Al escuchar aquellas historias de sus hazañas de la boca de los habitantes de aquel pueblo, me dispuse a recabar información sobre aquellas montañas y sus minas. Descubrí que se tenían que tener tres cosas en cuenta de aquellas montañas, pues a pesar de ser unas grandes montañas había varios detalles a tener en cuenta sobre lo que componían aquellas montañas.

"Mirrizbak, una ciudad creada en una zona sobresaliente de las montañas, bastante conocida, por lo que no era difícil de encontrar por sus murallas y sus destacados estandartes rojos. Minas de nos, el lugar mas importante de aquellas montañas, ya no solo por el tesoro que allí se guarda, si no por su gran antigüedad, alberga varias entradas por toda la montaña, en cada entrada se pueden hallar los vagones que se utilizaban para mover las mercancías. En estos tiempos un buen pasatiempo o una manera de viajar rápidamente por el interior de la mina, todas las aberturas están conectadas entre si dando salida a cualquier zona de la mina teniendo interminables pasadizos, algunos inexplorados. Siempre con la capacidad de elegir entre tres o cuatro caminos, de los cuales cada uno posee una salida distinta. Rio Tospot, un rió bastante corto y muy ancho desembocando finalmente en un lago, lo que hace fácil una confusión a la hora de creer si es un lago. Por el lago suele haber varias partes congeladas o sencillamente con mucha escarcha, en parte complicando la navegación por aquellos parajes. Según varios documentos en aquellas montañas hubo una guerra entre lo que se suele decir, la clase alta y la baja, las ciudades luchaban entre si intentando tener el control absoluto. Un emperador que gobernaba implacable aquellas montañas, llamado Alexander Keybak, el cual su padre murió de extrañas circunstancias a si haciendo que el heredara todo el reino. Controlando las montañas y poniéndoles su apellido haciéndolas llamar Keybak. Al final hubo una rebelión contra el emperador, derrocando al castillo de todo poder y convirtiendo las montañas en una zona aislada. Cada zona conocida eligió a un rey para establecer el orden, sin entrar en combate con las demás ciudades para conseguir algo parecido a la paz, siendo así la que mas prosperara Mirrizbak. Sencillamente poblada de animales y plantas naturales en una montaña."

Ahora ya sabia toda la información necesaria de aquellas montañas gracias a unos documentos que se hallaban en la biblioteca del pueblo, tras esto decidí aventurarme hacia aquellas minas y conseguir el tesoro de Etzio encontrándome de nuevo en una aventura. Ya solo necesitaba lo que toda aventura, ganas de partir y un mapa para guiarme, pues aunque aquellas minas fueran poco exploradas tenia que haber algún documento de un explorador que se aventurara a investigarlas. Tenia que buscar aquel archivo dentro de la biblioteca para partir hacia las montañas, pues por lo que había leído sabia de sobras que si me aventuraba sin idea alguna acabaría perdiéndome. Eran minas demasiado grandes para una sola persona y si tenia el mapa tan solo tenia que buscar las zonas inexploradas, por que en algún lugar de ellas se hallaba el tesoro. En realidad no sabia de que se componía aquel tesoro, solo sabia que había sido un gran guerrero hacia mucho años, realmente tan solo eran rumores sin fundamento y podía ser que no existiera tal tesoro pero yo tenia que intentarlo.

Mientras estaba en la biblioteca buscando aquel dichoso mapa, pensé en intentar buscar algo de información sobre Etzio y su historia en la biblioteca, pues si había descripción de las montañas y todos sus lugares, por que no iba a haber sobre el. Tras varias horas de búsqueda encontré algo que me valdría para la búsqueda de su tesoro, mas alguna información sobre sus hazañas. "Según la historia, el había sido antaño un guerrero del rey, a las ordenes de uno de los reyes de las grandes ciudades de Keybak. Un luchador, que estuvo librando la batalla de la gran guerra de Keybak, pero al perder su ciudad el se perdió con ella. Se dice que vago por las montañas investigando las minas de estas, para descubrir las mismísimas entrañas de la tierra hasta que su cuerpo no pudo mas y le pidió reposo, decidiendo el mismo que aquella montaña seria su tumba ". Lo que realmente era una pista de todo aquello, sencillamente era su escudo de armas, el cual se decía que había en las paredes de las minas. Yo pensaba si lo utilizaba como código o como guía para no perderse por aquel lugar tan extraño o sencillamente lo utilizaba para ocultar su tesoro, lo averiguaría en el futuro.

Escudo de armas:



Mis errores me hacen mas fuerte,pero cual es tu situacion Invitado, lógicamente morirás frente a mi hierro.
avatar
Arshen Belen

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca del tesoro perdido de Etzio

Mensaje por Arshen Belen el Vie Abr 26, 2013 5:30 pm

Estaba decidido a emprender la búsqueda de esos tesoros, pero en este pueblo no se encontraba un mapa de las minas, así que decidí ir a Mirrizbak haber si allí encontraba algo de información. Pues no me podía aventurar a la ligera a entrar en las minas cuando sabia que tenían fácil perdida, la ciudad para mi suerte no era difícil de encontrar, además de que tenia habilidades de escalada. Sin mas dilación partí de aquel pueblo despidiéndome de sus amables y respetuosas gentes, para llegar a Mirrizbak. Tras varias horas de camino por una ladera de la montaña, un sobresaliente por el que a penas se podía caminar, conseguí ver los rojos estandartes. Pero se situaban sobre mi, lo cual quería decir que me tocaría escalar y no tenia un buen equipo, pero tampoco me podía quedar parado ahí abajo contemplando la ciudad mientras oscurecía. Necesitaba el mapa y un lugar donde poder reposar mi cansado cuerpo, así que piedra tras piedra fui subiendo poco a poco. Con detenido cuidado, pues había piedras sueltas o resbaladizas, una sencilla equivocación y yo quedaría como una mancha en la montaña. Al final como pude y varias veces con peligro de caída, conseguí subir a un saliente, el cual era un camino de llegada a la ciudad. Prácticamente estaba al lado tan solo tenia que seguir el saliente y llegaría a las puertas de Mirrizbak, según lo que había oído esta ciudad se componía de, mayormente humanos, enanos y algunos diviums. Los antropomorfos no eran bienvenidos a esta ciudad, pues no se tenia en cuenta las labores de la magia, a pesar de que se solía ver algún minotauro porque servían de ayuda en las minas. Aun que generalmente solían ser gentes amables, si no eras algo peligroso para su ciudad.

Una ciudad hermosa, echa de piedras que al iluminarlas el sol tenían un brillo un tanto especial muy característico, todas las casas de piedra con buenos acabados y el famoso estandarte que se componía de una espada y un dragón. El color de aquel estandarte era rojo como la sangre y negro como el anochecer, unos detalles preciosos pues aquella ciudad realmente parecía obra de los dioses. Al pasar la entrada de la ciudad, pensé en partir ha buscar la biblioteca y el mapa de las minas, también pensé si habría alguna información sobre Etzio, por desgracia no sabia su apellido pero si su escudo de armas, tan solo tenia que buscarlo. Todavía me faltaba conseguir una habitación en alguna posada, para poder tener un lugar al que regresar después de mis investigaciones. Así que me dispuse a preguntarle a una anciana de aquellas buenas gentes que paseaba por la calle.

-Disculpe señora, me podría decir donde hay una posada cercana.-

-Claro jovencito, siguiendo esta calle todo recto encontraras un cartel que pone posada a la izquierda.- Dijo la anciana, con una sonrisa en su rostro.

-Y por casualidad no sabrá donde hay una biblioteca en esta ciudad.-

-Si jovencito, pues claro, esta en el centro al lado de uno de los edificios mas altos de la ciudad no tiene perdida.-

-Muchas gracias señora.- Le dije con cortesía viendo su amabilidad.

Así que me gire y continué según las indicaciones de la anciana hasta llegar a la puerta de la posada. Entre con facilidad, aquello parecía recibir muchas visitas, estaba todo muy cuidado y limpio a penas se veía suciedad por ninguna parte, era un posada sencilla. Me dirigí al posadero y le pedí una habitación tranquilamente, me acompaño hasta la puerta y me dio la llave, por lo cual yo le entregue tres monedas de plata. Me adentre en mi habitación, me lave y me dispuse a dormir pensando en lo que mañana me esperaba pues estaría un día entero revisando antiguos documentos intentando averiguar el máximo posible.



Mis errores me hacen mas fuerte,pero cual es tu situacion Invitado, lógicamente morirás frente a mi hierro.
avatar
Arshen Belen

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca del tesoro perdido de Etzio

Mensaje por Arshen Belen el Vie Abr 26, 2013 10:04 pm

Pensaba en lo que aquella biblioteca me pudiera desvelar, me enseñaría cosas nuevas y tendría mas posibilidades de encontrar el tesoro que tanto buscaba. Pues parecía que había sido un gran guerrero y poderoso, no seria su tesoro igual de grandioso que este mismo. Lo que no alcanzaba a entender era porque no había encontrado ningún archivo sobre Etzio en el pueblo, lo encontraría en esta biblioteca. Al final tanto pensar me entro el sueño y me dormí en un instante, en un parpadeo, al despertar me lave la cara, me vestí y salí de aquella posada dirigido a la biblioteca. Aquella anciana me había dicho que la biblioteca se encontraba al lado de uno de los edificios mas altos de la ciudad no seria difícil encontrarlo. Así que mire al frente hacia el centro de la ciudad de donde yo me encontraba y el edificio paraba algo lejos, aun así decidido marche hacia allí. Tras un largo rato de caminar entre la gente, las tiendas, los vendedores ambulantes y todas aquellas calles de piedra conseguí llegar a la biblioteca. Al mirar a la puerta, si alzabas la mirada la puerta era come tres hombres de tamaño normal, de madera con unos acabados perfectos. Tras pasar la gran puerta un gran zona, muy amplia, llena de estanterías con libros de todo tipo ordenados alfabéticamente cualquiera que ansiara el conocimiento se podía sentir en su casa. Tras la gran observación de aquella sala proseguí a entrar y hablar con la dependienta sobre los datos que quería buscar.

-Disculpe señorita me podría decir si hay documentos de un tal Etzio un sirviente a las manos de un rey, que andaba por las minas y si sabe de un mapa de las minas, sobre lo que este explorado mejor.- Le dije a la recepcionista que era muy recatada en sus asuntos, con un aspecto poco aborrecible, a la vez que le dije si tenia documentos de Etzio le enseñe el trozo de tela que tenia con el emblema familiar.

-Si tenemos algunos datos con este emblema, pero no sabias a quien pertenecía, enseguida se los traigo. En cuanto al mapa, solo es el comienzo de la mina, lo principalmente explorado.- Me dijo la dependienta con cara de sospechas, pues mucha gente visitaba esas minas, pero volvían con las manos vacías.

-Vale tráigame la información sobre este emblema y el mapa. Muchas gracias señorita.- Mientras lo decía fui alejándome hacia una mesa para poder sentarme mientras esperaba la información. La dependienta apareció enseguida entregándome los documentos y empecé a leer, realmente solo me quede con las partes mas importantes.

“Etzio Raid había sido la mano derecha de uno de los grandes reyes, el cual cayo en la guerra, este guerrero defendió a su reí hasta la derrota. Cuando todo hubo pasado, se sentía solo y decepcionado, vagando por las montañas sin lugar al que volver, ni honor que recuperar. Un sencillo día dio con una cueva, pues el no sabia que era una mina y entro sin pensar, paseando por aquellos túneles encontró riquezas y grandes armas. Decidió que ese seria su hogar en un exilio permanente del mundo exterior, siempre vigilando su tesoro, hasta que ni su mente ni su cuerpo pudieron mas con la presión de aquella obsesión y murió. Se dice que solo un hombre consiguió llegar hasta el tesoro gracias a el emblema familiar pues tiene un código para poder llegar, y relato estas paginas que han ido pasando de persona, en persona y así poco a poco la historia se ha mantenido viva. El hombre que llego no robo ningún tesoro, tan siquiera pensó en quedárselo, sencillamente conocía a aquel hombre y lo enterró con su tesoro. Por eso dicen que el tesoro aun sigue vigilado, que el desde el mas allá lo controla y que no dudara en protegerlo de los ladrones.”

Toda esta información se quedo en mi mente repasando la historia una y otra vez, pues ya tenia alguna idea de donde se podía encontrar ese tesoro, en la oscuridad mas profunda pero no sabia lo que el camino me esperaba. Ahora ya tenia un mapa sencillo y bastante información, iría a descansar y al día siguiente partiría a investigar la mina.





Mis errores me hacen mas fuerte,pero cual es tu situacion Invitado, lógicamente morirás frente a mi hierro.
avatar
Arshen Belen

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca del tesoro perdido de Etzio

Mensaje por Arshen Belen el Sáb Abr 27, 2013 1:21 am

Me marche de la biblioteca y volví a la posada a descansar, para estar fresco para el día siguiente pues me esperaba un día duro, tenia pensado preguntar por alguna entrada cercana y empezar a buscar el emblema de la familia de Etzio. Pues seguramente hubiera echo un camino con su emblema hasta el tesoro tan solo tenia que buscar aquel emblema para encontrar el tesoro, también había peligros en aquellas minas. Posiblemente hubiera mas personas buscando el tesoro pues si yo había oído las historias, mas personas podían haber echo lo mismo que yo, caza recompensas o simples asesinos, por casualidad podría tendría algún combate, estaba ansioso por que comenzara el día de mañana. Conseguiría mas poder para destripar a mis victimas estaba contento mis ansias de poder se cumplían y eso me hacia feliz, mañana temprano me pasaría por la taberna a refrescar la garganta y después marcharía a las minas.

Al despertar lo primero que hice fue arreglarme con mi traje y mis armas, para bajar a la taberna que había a unas cuantas calles. Llegue a la puerta y entre para pedirme una cerveza, me senté en una de las mesas del fondo a tomarme mi cerveza tranquilo y después marcharme a investigar.
Mientras estaba sentado no muy lejos de mi a un par de mesas había un minotauro con varios enanos, hablando de su trabajo en las minas y de que estaban descubriendo una nueva zona al este. Sonaba interesante mas o menos ya sabia por donde tenia que buscar, pero debía andarme con cuidado ya no solo por los trabajadores de la mina si no por si alguien mas buscaba el mismo tesoro. Al acabarme la cerveza pague al tabernero y me marche a preguntar por alguna entrada a la mina. Fui por las calles preguntando varias veces pero nadie sabia con exactitud una entrada la mayoría de ellas estaban hundidas por los años o sencillamente no llevaban a ninguna parte. Lo que me resultaba un serio problema, así que decidí salir por mi mismo a buscar una entrada a aquellas minas, escale por la montaña durante horas subiendo y mirando por cada recoveco, pero no encontré nada. Al final después de mucho buscar vi un pequeño saliente en el que había un minotauro con varios hombres hablando, hasta que se metieron por una cueva en la montaña, así que supuse que era una entrada a la mina. Sin pensármelo dos veces les seguí sin que se dieran cuenta a las profundidades, mientras observaba mi mapa de las zonas exploradas para ver donde me situaba, me di cuenta de que estaba en una zona inexplorada del mapa, mientras aquellas con sus antorchas bajaban mas hacia la inmensa oscuridad yo seguía sus voces desde la distancia. Intentando averiguar a donde llevaba el camino hasta que en una salida con cuatro túneles distintos los perdí por el eco de sus voces, seguí un camino que no era para desembocar en una vía de raíles con una vagoneta. Era un sencillo puente de madera con tan solo espacio para que pasara la vagoneta sobre los raíles, así que monte en la vagoneta y marche hacia el interior de la mina. Ya estaba perdido nada peor me podía pasar, solo podía llegar a alguna salida o tener suerte y encontrar alguna pista. Después de estar un rato por los raíles marchando hacia arriba y hacia abajo cansado ya de tanta vuelta bastante mareado acabe en una salida con dos túneles. No sabia por cual marchar si por el de la izquierda o por el de la derecha y entonces fue cuando lo vi, un símbolo de piedra en la pared de la derecha era medio emblema de la familia de Etzio.

No había ninguna duda, seguiría el túnel por la derecha haber hacia donde conducía, pues tenia que tener algo de suerte por fin. No todo me podía salir mal, aun que aun así tenia que conseguir volver a donde me hallaba anteriormente para ver que hacían aquellos hombres por las minas, no estaba de mal investigar la zona. Pues podían tener alguna relación con el tesoro ya que era una zona poco explorada y se suponía que los mineros no andarían por esas zonas.



Mis errores me hacen mas fuerte,pero cual es tu situacion Invitado, lógicamente morirás frente a mi hierro.
avatar
Arshen Belen

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

5 - 10

Mensaje por Arshen Belen el Dom Abr 28, 2013 1:33 am

Después de continuar por el túnel de la derecha durante un largo rato y prácticamente a oscuras llegue a una pared sin salida con en el emblema familiar en pared que cerraba el camino. No entendía que tenia que ver el emblema justo en un túnel sin salida así que sin mas espera di media vuelta y me marche, intentando recordar el camino anteriormente recorrido para encontrar a aquellos mineros, hasta que al final conseguí recorrer mis propios pasos, pero ya se había echo muy tarde. Tendría que regresar a la posada a descansar para al día siguiente ver que hacían aquellos hombres por esas zonas, pues posiblemente tuvieran algo de información que me valiera. Además había un minotauro con ellos eso significaba que tenían que estar haciendo un trabajo duro, algo que requiriera unos brazos fuertes. Posiblemente estuvieran intentando despejar alguna zona derrumbada y por eso necesitaban la ayuda del minotauro. Mientras intentaba salir de aquellos pasadizos interminables, buscando alguna luz o alguno sonido con el que guiarme ya prácticamente desquiciado, recordé que si seguía la corriente de aire me llevaría a alguna salida cercana. Poco a poco conseguí salir de aquella mina infernal, prácticamente salí enfrente de la ciudad, para mi suerte tan solo tenia que caminar hasta la posada y descansar.

Al llegar no tenia ganas de mirar a nadie, a penas me apetecía quitarme la ropa, estaba cansado así que me eche en el acto a descansar mi cuerpo. Pues en este día había echo mas cosas de las que podía recordar, había escalado seguido a aquellos estúpidos intentado averiguar algo en la taberna. Demasiadas cosas para un solo día, mi cuerpo estaba exhausto nada mas apoyar la cabeza entre en un interminable sueño, pasando imágenes de la historia de Etzio, intentando hallar alguna pista en todas aquellas palabras y sin resultado alguno. Pues había escondido su tesoro con mucho cuidado ocultado de cualquier persona o mano codiciosa, entonces que entrañaba ese tesoro, debía ser algo poderoso para ocultarlo de tal manera. Aun no había investigado la zona de la que hablaban aquel minotauro con los enanos, mañana visitaría a aquellos mineros y después marcharía a la zona este a investigar algún indicio de la marca familiar de Etzio. Al despertar empapado en sudor por todas aquellas imágenes que me recorrían la cabeza, todo era desconcertante, un emblema que no llevaba a ninguna parte varios descubrimientos por las zonas de las minas y una perdida muy sencilla. Realmente el mapa que tenia apenas me servía para nada pues aquello tenia unos pasillos interminables, podías llegar a bajar hasta las mas oscuras entrañas de la tierra y perderte con facilidad. Pues acordarte de los caminos era de los mas complicado, si prácticamente en cada paso había varias formas de pasar, casi todos los caminos daban a una zona vacía o incluso allí podía haber alguna criatura del infierno. Deseaba poder pero tampoco quería mi muerte prematura, pues era demasiado joven para morir y mis ansias de poder demasiado grandes. Después de haberme lavado de todo aquel sudor por haberme acostado con las ropas y aquellos interminables sueños que pasaban por mi cabeza, me dispuse a salir a la taberna como cada mañana para tomarme mi cerveza tranquilamente y luego marchar a las minas.

Salí de mi habitación tranquilamente para ir a la taberna, al entrar fui al rincón del fondo pedí mi cerveza y me quede sentado. Al fijarme en un par de mesas mas adelante pude ver al minotauro acompañado de aquellos hombres, lo que me dejo bastante sorprendido. Decidí quedarme haber que hacían, para posteriormente seguirlos haber que diablos tramaban, debía averiguar si eran caza tesoros y me levaban ventaja. Que mejor manera que seguirlos y averiguar que intentaban en aquella parte las minas sin explorar, algo sucio me parecía a mi, además no era de los que se fiaban de la gente.



Mis errores me hacen mas fuerte,pero cual es tu situacion Invitado, lógicamente morirás frente a mi hierro.
avatar
Arshen Belen

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca del tesoro perdido de Etzio

Mensaje por Arshen Belen el Dom Abr 28, 2013 2:10 am

Ellos siguieron hablando mientras yo estaba tranquilamente sentado reposando y bebiendo a la vez, mientras escuchaba las interminables conversaciones de mi alrededor a la vez que atento a los movimientos de aquel grupo. Eran tres humanos y un minotauro, los humanos eran sencillos y normales con las típicas ropas de minero. Pero el minotauro era bastante grande, armado y con uno de sus cuernos cortados, algo que realmente impactaba bastante. Aun que por dentro mía pensaba que un sencillo ballestazo en el cráneo bastaría para acabar con el, pues no era mas que otro objeto de carne al que matar, no sabia por que me apetecía aprovecharme de alguna mujer desvalida, hacia mucho tiempo que no fornicaba y esto era necesario para un bienestar. Esa era mi manera de pensar, la verdad es que tenia oro suficiente así que después de seguir a esos bastardos, averiguar lo que tramaran y seguramente matarlos iría al burdel a pasar un buen rato. Ya llevaba varias horas sentado en aquella silla y aquel grupo no se había movido de su sitio quizás hoy no fueran a la mina, no estaba seguro, pero para mayor precaución quería quedarme a obsérvalos un poco mas tenían algo que no me gustaba. Al cabo de un rato aquel grupo se levanto de sus sillas pago y se marcharon rápidamente por la puerta, yo sin perder mas tiempo pague al tabernero me puse la capucha y empecé a seguirlos ocultándome tras la multitud.

Al salir de la ciudad y llevar un largo rato andado vi como aquellos miraban a sus espaldas por si alguien les seguía y se metían por un pequeño saliente con un alto riesgo de caída al vació, pues había mucha altura hasta llegar al suelo, poco a poco les fui siguiendo hasta llegar a la puerta de una cueva. La entrada estaba medio derrumbada pero había suficiente espacio para pasar, pensado que por allí también pasaba el minotauro, entre por el pasadizo siguiendo sus antorchas. Al final del camino llegue a una especie de ventanal en el que abajo se veía una zona prácticamente despejada de forma cuadrada con cuatro vigas, una en cada esquina, al fijarme vi que las vigas tenían el emblema. Así que no tenia por que darle mas vueltas, aquellos hombres iban tras lo mismo que yo, ellos estaban abajo y yo miraba tras el ventanal, en la pared de el fondo había una puerta que estaba derrumbada.

Aquellos hombres estaban intentando quitar los escombros para poder pasar, mire al frente y vi que el pasadizo seguía hasta unas escaleras para llegar al terreno de abajo. Si bajaba tenia que ir con cuidado aquel minotauro estaba muy atento a todo, el terreno tenia algunas grandes rocas por la zona debido a los derrumbamientos así que se me ocurrió un plan. Bajaría por las escaleras me ocultaría tras las rocas y los mataría uno a uno hasta que solo quedara el minotauro. Estaba cogiéndoles mucho odio a los minotauros, unos seres deformes, una aberración para mis ojos algo que no debía existir, pensaba que aquellos seres debían estar erradicados hacia ya mucho tiempo. Cuando conseguí bajar poco a poco y sin apenas hacer ruido me coloque detrás de una de esas piedras a escuchar las palabras de aquellos bastardos que buscaban mi tesoro.

-¿Tu que vas ha hacer con tu parte del tesoro Rains?- Dijo el tercer hombre que estaba quitando las rocas de la entrada derrumbada, justo a la derecha.

El de la izquierda del todo le respondió. -Yo, sencillamente me lo gastare en putas y alcohol, lo que haría cualquiera.-

El del centro le contesto, con un toque de ironía en sus palabras. -Ya claro lo que haría cualquier hombre, ¿Y tu que harás Mins?.-

Le pregunto al minotauro que estaba sentado observando lo que hacían los demás, atento a cualquier movimiento como si aquel ser fuera la mano ejecutora. -Sencillamente disfrutare de el como haría cualquiera.-

El minotauro se encontraba a unos ocho metros de mi, mientras que los que estaban quitando los escombros se encontraban a unos dos metros, ya que las escaleras bajaban casi hasta la puerta derrumbada y yo me encontraba tras una de las primeras rocas.

El hombre del centro paro un instante de quitar escombros y dijo. -Voy a por una antorcha, esta se esta apagando.- Sin que nadie le contestara, cogió la antorcha que estaba a su lado con la llama casi extinguida y vino hacia donde yo me encontraba para subir las escaleras. Pensé que era mi oportunidad de acabar con uno de ellos así que me puse las anillas de mi hoja oculta en los dedos y me prepare para cogerlo y degollarlo rápidamente.



Mis errores me hacen mas fuerte,pero cual es tu situacion Invitado, lógicamente morirás frente a mi hierro.
avatar
Arshen Belen

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca del tesoro perdido de Etzio

Mensaje por Arshen Belen el Mar Abr 30, 2013 3:02 pm

Aquel hombre paso delante de mi, lo cogí por detrás le tape la boca con mi mano izquierda para que no alertara a sus amigos de mi presencia y con la mano derecha rápidamente le rebane la garganta. Mientras caía al suelo lo puse detrás de la piedra donde yo me encontraba para que sus amigos no vieran el cuerpo, pensé que podía hacer, ya había matado a uno y quedaban tres. El cual mas peligroso era ese asqueroso minotauro, esa raza que tanto odiaba, la opción mas inteligente era sacar mi ballesta para rápidamente asesinar a los dos humanos restantes y matar al minotauro ágilmente. Aun que sabia que no seria algo fácil, pero no podía hacer otra cosa, no podía permitir que aquellos gusanos se me adelantaran en la búsqueda de ese gran tesoro. Así que saque mi ballesta y la cargue tras la piedra en mi buena cobertura, apunte al humano de la izquierda que era uno de los que mas cerca estaba de mi y luego mataría al de la derecha. Apunte a su cráneo y dispare para hacer un tiro limpio, el cual acertó y atravesó su cabeza, rápidamente me puse de nuevo tras la roca para recargar.

-¡Minos, nos han seguido, averigua su posición y acabemos con el antes de que nos mate!.- El minotauro tras ver caer a su compañero se levanto de la roca para mirar a los alrededores, pero no se veía nada, pues yo estaba oculto tras la roca.

Aquel minotauro era bastante grande, tenia uno de sus cuernos partido, una gran hacha con la cual si me golpeaba me partiría en dos, pero parecía bastante pesada. Tan solo tenia una armadura de cuero en su pecho y un pequeño pantalón de tela. Tenia un ojo con una cicatriz, por lo cual parecía que no podía ver con ese ojo, al parecer había pasado por muchas batallas no me seria fácil derrotarlo.

Cuando ya había recargado mi ballesta, asome un instante para ver si se habían movido de lugar, el minotauro estaba de pie observándolo todo, en cambio su compañero humano parecía estar muy asustado. Salí rápidamente asomando un instante, el suficiente para apuntar al cráneo del humano y dispararlo con presteza, para de nuevo acertar en el blanco.

-Maldito, voy a acabar contigo, no dejare nada de tu cuerpo, as acabado con mis compañeros.- Dijo el minotauro con odio en su voz y una mirada que infundía terror.

El maldito minotauro me había visto con su único ojo, desenvaino su hacha y vino corriendo hacia mi posición, al ver que se acercaba saque mis espadas y rodee hacia una piedra a unos dos metros de mi para poder defenderme mejor. Vino corriendo hacia a mi mientras rodaba intentando darme con su hacha introduciendola en el suelo, pues aun que fuera muy pesada el la manejaba como si no lo fuera, el suelo quedo prácticamente destrozado por su golpee, lo que confirmo que uno de sus golpees y todo habría acabado. Estaba eufórico una batalla contra uno de los seres a los que odiaba, podría librar al mundo de esa basura lo que me hacia muy feliz, al terminar de rodar me gire justo para acabar frente suya. Nos encontrábamos a dos metros uno del otro, hubo un instante de pausa y nos miramos el uno al otro, mientras el bufaba con fuerza, yo tenia mis espadas una a cada lado y el su hacha preparada. Un instante después vino de nuevo vino hacia a mi con la intención de embestirme con su hacha en vertical, puse las dos espadas cruzadas con la intención de pararle el golpee. Aquello surgió efecto, pero debido a la gran fuerza de su hacha escuche un leve sonido, como si mis espadas se mellaran por el golpee.

-Deseo saber tu nombre antes de acabar contigo.- Dijo el minotauro con varias pausas por el gran forcejeo que se hallaba entre los dos.

-Arshen, por lo que he oído decir a tus compañeros eres Minos. Lo lamento pero debes morir hoy.- Le dije mientras le miraba, poco a poco cediendo.

En un fuerte instante de forcejeó entre ambos, notaba como mis fuerzas cedían ante las suyas había una gran diferencia muscular, antes de que pudiera asestarme el golpee con su hacha me dio tiempo suficiente para retroceder de un salto, estaba de pie preparado para su siguiente ataque.



Mis errores me hacen mas fuerte,pero cual es tu situacion Invitado, lógicamente morirás frente a mi hierro.
avatar
Arshen Belen

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca del tesoro perdido de Etzio

Mensaje por Arshen Belen el Mar Abr 30, 2013 3:50 pm

El se abalanzó corriendo sobre mi para intentar golpearme con su hacha en vertical, me deslice rápidamente por debajo de sus piernas consiguiendo hacer un pequeño corte en su pierna derecha imposibilitando una mayor capacidad de movimiento. Me puse detrás suya lo mas rápido que pude y me gire en un instante para reaccionar ha su próximo golpee, el apenas parecía haber notado el corte en su pierna, a pesar de que sangraba con bastante fluidez. Se giro bruscamente intentado asestarme un golpee horizontal, tuve el tiempo justo para poder echarme un paso hacia atrás y esquivar su hachazo, era mi momento de realizar mis ataques. Intente darle atacando con mi mano derecha en vertical y la izquierda en horizontal con cuatro movimientos rápidos y seguidos. Se echaba hacia atrás con mas rapidez de lo que parecía, para ser tan grande era bastante rápido, mis golpes no consiguieron darle y me toco retroceder para que el no pudiera contraatacar. Realizo un ataque de abajo a arriba con el filo de su hacha intentando pillarme al descubierto, pero yo no tenia la guardia baja, lo que me permitió esquivarlo con facilidad.

-Eres bastante rápido, mas de lo que esperaba, será un combate interesante.- Le dije observándole, sus movimientos eran rápidos, pero yo lo era mas.

-Já, no se me subestimes sucio humano.- Con una pequeña sonrisa en su rostro, como si ya lo tuviera todo de su parte.

Atento a cualquier movimiento de ese asqueroso minotauro, pues no debía fiarme de el, ahora ya sabia que era mas rápido de lo que parecía, pero tan solo tenia su hacha para defenderse. Mientras estábamos cara a cara y la pelea continuaba, yo intentaba buscarle algún punto débil, algo que nivelara la balanza. Sus golpees eran fuertes y bastante rápidos, pero si lanzaba un golpee fuerte contra una de las grande rocas de la sala por lógica su hacha se quedaría clavada o se partiría. Así que esquivando sus potentes ataques conseguí situarme justo a lado de una roca, la cual tenia a mi espalda, esperaría uno de sus ataques verticales y me echaría hacia atrás para que el se quedara sin su arma indefenso ante mis ataques. Justo en el momento preciso la adrenalina invadió mi cuerpo, como si todo fuera a un ritmo mas lento de lo habitual, vi su hacha acercarse hacia mi con potencia y yo salte hacia atrás. Como yo había supuesto su hacha se quedo completamente clavada en esa gran piedra, mientras el intentaba sacar el hacha de la roca yo aproveche el momento y le corte las manos. Pero cuando mis espadas le golpearon a la vez que sus manos se seccionaron quedándose fuertemente cogidas al hacha, mis espadas se partieron por la parte superior. El minotauro se callo hacia atrás por la repentina perdida de fuerza al intentar sacar el hacha de la roca y cayo al suelo.

-¡No!, mis manos, me has cortado las manos.- Dijo chillando contemplando sus brazos.

-Ahora voy a torturarte y matarte lentamente basura, tu raza no debería existir, sois una mancha para este mundo y yo librare al mundo de un ser como tu.- Le dije entre unas fuertes carcajadas, yo me había quedado sin espadas, pero el ya no tenia manos.

Me acerque a el con mis espadas rotas, ya estaba decidido a tirarlas, pero antes las utilizaría para rebanarle sus asquerosas piernas. De un corte limpio y rápido le partí la pierna entre chorros de sangre y gritos de agonía, después le corte la otra, poco a poco la sangre estaba invadiendo el suelo de la sala. Todo estaba lleno de cadáveres y yo había ganado esta batalla, cuando ya había torturado lo suficiente a aquella aberración, entre sus suplicas de que le diera muerte, le corte la cabeza. En este combate para mi suerte no había recibido herida alguna, rápidamente mire a mi alrededor y pensé en acabar de quitar los pocos escombros que tapaban la puerta. Ya quedaba poco para llegar al otro lado, estaba ansioso por traspasar aquel umbral, estaría detrás el tesoro o alguna pista para llegar a este.



Mis errores me hacen mas fuerte,pero cual es tu situacion Invitado, lógicamente morirás frente a mi hierro.
avatar
Arshen Belen

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca del tesoro perdido de Etzio

Mensaje por Arshen Belen el Miér Mayo 01, 2013 12:18 am

Cuando conseguí quitar todos los escombros y logre pasar, tras un largo rato de caminar llegue aun camino sin salida, sin ningún desvió hacia ninguna parte. No había emblema alguno en las paredes de aquel pasadizo, me quede decepcionado, no entendía por que no estaba allí, alguna pista sobre algo o algún modo de llegar al tesoro. En que lugar de aquellas minas podía estar oculto, porque estaban los mineros intentando quitar lo escombros del camino, todo era muy desconcertante. Fui saliendo del pasadizo poco a poco mientras pensaba y repasaba una y otra vez cada momento que había recorrido, la ultima vez al perderme con la mina di con un camino sin salida con el emblema familiar de Etzio en la pared del fondo. Al salir me di cuenta de que mi antorcha se estaba apagando, así que me di prisa en salir, ya estaba oscureciendo y debía volver a la ciudad. Recorrí todo el camino nuevamente hasta llegar a la posada para descansar y continuar pensando con todos los acontecimientos. Cuando llegue subí a mi habitación rápidamente ha descansar, me lave, me quite la ropa y me eche en la cama. Mañana cuando me despertara iría al burdel mas cercano a pasar un buen rato con alguna ramera, por unas cuantas monedas de plata.

Al despertarme al día siguiente me sentía con mucha energía, nuevamente me vestí me lave la cara y salí del hostal para buscar un burdel, para mi suerte había un burdel no muy lejano. Averigüe que donde estaba preguntando a un joven que pasaba por la zona, al entrar salude a la madam y le pedí un servicio.

-Deseo tres mujeres con unas buenas ubres y unas decentes caderas, tengo dinero y pagare aquí mismo.- Le dije mirando seriamente a la señora con una mirada un poco “desviada”.

-Claro que si señor, ahora mismo le enseñamos el material.- Se marcho pasando por una puerta que había al lado de la barra de recepción, enfrente mía había unas escaleras, las paredes estaban pintadas de rojo sangre. La barandilla de la escalera parecía ser de una buena madera, los marcos de las puertas con unos acabados impresionantes. Al entrar la madam, detrás de ella vinieron unas siete mujeres tal y como yo le había descrito.

-Puede usted elegir la que quiera.- Me miro para después agachar la cabeza. Las siete mujeres estaban tal y como dios las trajo al mundo, muy hermosas y apetitosas.

-Me quedo con las tres primeras, tome el dinero.- Saque cinco monedas de plata y se las entregue en mano a la madam.

-Muchas gracias señor, venga acompáñeme a su habitación. Melani, Rose y Marcel venid.- Aquellas muchachas fueron detrás de la madam y yo las seguí a todas. Subimos las escaleras y entramos en la habitación de la segunda puerta a la derecha en un amplio pasillo con unas doce puertas. Al entrar la madam hizo un gesto de reverencia y salio por la puerta. Yo empece a tocar a todas aquellas rameras mientras una me pillaba el prepucio, para posteriormente lamerme el glande con gran fluidez y demás cosa que hicimos en la misma tarde. Al acabar salí mas contento que nunca, me marche al hostal ha comer y dormir para el día siguiente ir a la mina.

Me fui a la taberna de enfrente a cenar, me senté en mi silla de los anteriores días y pedí pollo con patatas para cenar, pues era un pueblo rico en cultivos y ganado. Estuve tranquilamente sentado comiendo, a mi ritmo, al acabar me pedí una cerveza y me la bebí enseguida. Pues tenia ganas de coger la cama y terminar de una vez este gran puzzle en la búsqueda del tesoro.



Mis errores me hacen mas fuerte,pero cual es tu situacion Invitado, lógicamente morirás frente a mi hierro.
avatar
Arshen Belen

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

10 - 11

Mensaje por Arshen Belen el Miér Mayo 01, 2013 12:52 am

Al acabar de comer y estar un rato sentado para reposar la comida, me levante y me marche a la posada, entre como las ultimas veces, abrí mi habitación me quite la ropa y me eche en la cama. Sin pensármelo dos veces cerré los ojos para dormirme enseguida, al día siguiente nada mas despertarme pronto me marche a la taberna a beberme una cerveza y después marcharía a la mina como de costumbre. Entre me pedí mi cerveza y estuve pensando en mis cosa mientras me la bebía a mi aire sin preocupación alguna, mientras bebía pensaba que parte de la mina iba a visitar. Volvería a pasar por donde había asesinado a aquella gente haber si averiguaba algo nuevo o sencillamente iría al ultimo pasadizo sin salida haber si había una pista sobre la ubicación del tesoro. Pero también podía marchar a las zonas inexploradas, lo mas lógico era ir a los últimos lugares donde había visto la marca. Al terminarme la cerveza pague y salí por la puerta, para marcharme por el camino que ya mas o menos había aprendido para llegar hasta el camino cerrado con el emblema, recorrí todos mis pasos anteriores. Intentando recordar el camino para llegar ha el sitio, pero por muchas vueltas que daba siempre acababa en un lugar distinto, acabando así bastante desquiciado. Después de dar muchas, muchas vueltas conseguí llegar a el pasadizo sin salida, muy eufórico y emocionado. Cogí la antorcha y la puse frente al emblema mirando haber si había algo extraño alguna marca que me pudiera ayudar con este misterio. Al revisar muchas veces aquel emblema, me di cuenta de que había la punta de una flecha que sobresalía de la pared un poco ladeada hacia arriba. La cogí y la gira para que la punta mirara hacia abajo, de repente se escucho el sonido de unos mecanismos y caí por una especia de rampa, llegando mi antorcha al lado. Allí no había a penas algo de luz, o alguna muestra de corriente de viento al parecer tan solo estábamos mi antorcha y yo, seria este el camino hacia el tesoro. Me esperaría alguna prueba mas por el camino, cogí la antorcha del suelo y empece a caminar con mi hoja oculta preparada por si algún enemigo me sorprendía, al llegar a una especie de codo hacia la izquierda este se dividía en tres caminos. Uno en el centro, otro a la derecha y otro a la izquierda, no sabia por cual de ellos tenia que continuar ademas con toda la información que tenia sobre la historia de Etzio no me tenia que ser tan difícil encontrar el camino adecuado. Así que alumbre los marcos de todas las puertas de los túneles dándome cuenta de que en la parte superior había una especia de números con algo de polvo.

También había una inscripción muy clara en la parte superior de los tres marcos, como si fuera un acertijo, yo dispuesto a no quedarme hay parado, intente adivinar este acertijo. “Solo un rey fue verdadero, el corazón de un gran guerrero.”, en los marcos había un numero de un solo dígito. En el de la izquierda estaba el cuatro, en el del centro tres y en de la derecha ocho, estaba claro que tenia que sera algo relacionado con la historia de Etzio a las ordenes de su rey. Pero no me acordaba muy bien de que rey era, seria el de la tercera edad o el de la octava, el cuarto tenia claro que no podía ser. Estuve pensando durante unos instantes hasta remontarme a la edad de los documentos intentado echarme un poco mas atrás de aquella época, al final llegue a la conclusión de que era la tercera edad. Así que me adentre con la antorcha por delante por aquel camino, en plena oscuridad, acabe en otra sala con dos caminos, este nuevamente tenia una inscripción en la parte superior. “Di familia y entra”, en la puerta de la derecha ponía "T" y en la otra "R". Este acertijo no lo comprendía, ya me parecía algo mas complicado pero después de darle muchas vueltas pensé el apellido de su familia el cual empezaba por "R". Así que pase por el umbral de la "R" y continué hacia delante, termine en una sala con escudos en las paredes, doce vigas de piedra gris alrededor mía, con un escudo distinto en cada una de ellas. Justo delante de mi había un sarcófago, con una estatua detrás de un ángel y un demonio, el demonio a la derecha y el ángel a la izquierda. Me quede contemplando aquel sarcófago con sus grabados en una lengua antigua que yo no comprendía, aquella sala era impresionante. Di los primeros pasos para pasar el umbral de la puerta.



Mis errores me hacen mas fuerte,pero cual es tu situacion Invitado, lógicamente morirás frente a mi hierro.
avatar
Arshen Belen

Mensajes : 47
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca del tesoro perdido de Etzio

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.