Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Diario de viaje: Capitulo 1.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Diario de viaje: Capitulo 1.

Mensaje por Cristopher Van Tiersen el Jue Mayo 02, 2013 9:15 pm

Me despierto a eso de las 11 de la mañana. Es un día nublado y triste, el silencio inunda todo el recinto e incluso alcanza el exterior hasta cierto punto. Los pájaros no cantan, las paredes de madera no crujen y los habitantes de Tirian Le-Rain no hacen mucho boche en las calles, cosa bastante inusual en todo caso. Me quedo recostado algunos minutos más. Estoy tapado hasta las narices con el grueso cobertor de pluma de ganso, allí estoy tumbado en el catre, eludiendo el frio y pensando en el pasado, en el pasado lejano, el pasado de esos primeros años de mi existencia, esos años cuando aún vivía con mis padres, esa época de infante de clase alta, criado en cuna de oro, esos aburridos años cuando me condicionaron para no pensar, cuando me criaron para obedecer, para ser un hombre normal.

Son casi las doce cuando me decido a levantar, despejo mi mente y me siento en el borde de la cama. Me levanto sobre mis dos pies y estiro los brazos para espabilar el cuerpo un poco, me doy un par de cachetadas en el rostro para terminar de despertar y camino a través de mi habitación, que no es precisamente una mansión, pues no es mas que un rectángulo de madera de no más de 10 metros de largo por 8 metros de ancho. El habitáculo no está más ornamentado que el interior de una caja de fósforos y si no fuera por el retrato de un día soleado en Zhakhesh, no poseería adorno alguno. Me dirijo al portal sin guardián que da directo al salón, paso a través de la inexistente puerta, doy un cuarto de vuelta hacia la derecha y camino directamente al cuarto de baño, para allí lavarme el cuerpo.

Son casi las doce y treinta minutos, estoy en la mesa del salón, ya vestido y lavado, me encuentro tomando un desayuno precario de apenas un mísero té de hierbas y nada más. Hoy no tengo hambre, solo melancolía. Enfoco la vista en la puerta que da a la calle, y por la ventana en la parte superior de ésta veo pasar a una dulce niña de unos 15 años, y todo mi cuerpo viaja al pasado. Me hayo a mi mismo de adolecente, con no más de 15 veranos en mi cuerpo y un mar de hormonas en mi sangre.

Era el tramo final del otoño de ese año, el día estaba gris y lúgubre, exactamente igual al de hoy. Las nubes en el cielo estaban oscureciéndose, avisando el siguiente chaparrón que soltarían dentro de poco. Iba a ser un gran temporal, pero ese es otro cuento. Yo estaba en la academia de Rain, en clases de estrategia militar, o mejor dicho, mi cuerpo estaba en clases de estrategia, pues mi mente estaba lejos, recorriendo las calles de Tirian de la mano con Febea. En mi imaginario era un día hermoso, caluroso y soleado, sin llegar a convertirse en un horno. Ninguna nube en el cielo para opacar nuestro amor… Oh Febea ¿Dónde quedo esa niña de ojitos cansados? ¿Dónde fue todo el supuesto amor que te tenía? Oh Febea, ya no eres tú y menos aún yo no soy yo, porque después de ese día, nadie fue si mismo nunca más.

Son las dos de la tarde, y yo estuve estancado en el pasado por más de una hora. Que día más melancólico el que tenemos hoy. Me levanto de la mesa, dejando la tasa sobre ella, ya la lavare luego. Atravieso el salón e ingreso al estudio, una pequeña habitación cuadrada con solo un escritorio y una silla, además de un antiguo baúl donde guardo un centenar de libros. Me siento en la silla y me acomodo en el escritorio, abro el primer cajón de la derecha y saco un diario de tapa roja, dejo el libro en la mesa y lo quedo observando. Si voy a perderme en el pasado, voy a hacerlo bien. Acaricio el cuero con el que esta forrado el libro y leo la inscripción en tinta azul de la portada, Diario de viaje y nada más. Lo abro en una página al azar y comienzo a leer, mi mente se pierde en los viejos recuerdos y mis pupilas bailan al son de cada letra.
avatar
Cristopher Van Tiersen

Mensajes : 39
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Diario de viaje: Capitulo 1.

Mensaje por Cristopher Van Tiersen el Dom Mayo 12, 2013 1:17 am

Día 3

Hace ya una semana que me gradúe, sin pena ni gloria, de la academia. Estaba casi completamente solo en Tirian Le-Rain, si no hubiese sido por Febea, el día hubiese sido lúgubre y taciturno. Después que termino la ceremonia de graduación, ella me tomo de la mano y me ordeno cerrar los ojos hasta que ella me dijera que los volviera a abrir. Comenzamos a caminar hacia algún destino desconocido para mí, giramos en casi todas las esquinas de Tirian, “Para confundirme” según decía ella, pero a mí no me importaba mucho el donde, porque él solo contacto de nuestras manos me tenía extasiado y el olor de su cuerpo me llevaba hipnotizado, así bien pudimos haber recorrido todo Noreth a pie y yo no hubiese conferido queja alguna durante el trayecto.

Debimos haber caminado unos 40 minutos, aunque para mí no fue más largo que un pestañeo, pues cuando pude abrir los ojos el ocaso ya se había adueñado de Thonomer. Nos encontrábamos a las afueras de Rain, a unos 600 metros de las murallas de las murallas de la ciudad. Estábamos parados en medio de un campo de flores, pétalos de todos los colores flotaban en la atmosfera de nuestro alrededor, eran aproximadamente unos seis metros a la redonda, no más que una pequeña mota de belleza mágica en la vasta extensión de Tirian Le-Rain, no más que un hermoso y exótico micro clima, cuya existencia se la debía a la fortuna y la casualidad. Febea me tenía tomado fuertemente de la mano, como si tuviese miedo a que desapareciese en el viento, como si fuera a convertirme en cenizas y perderme en el cielo. Yo solo estaba parado allí, con expresión de idiota en la cara y solo la observaba en silencio. Su hermoso rostro dibujaba una mueca de admiración ante tan bello paisaje, sus ojos llenos de gozo y su sonrisa radiante engrandecían mi alma. Su cabello color escarlata, cual cascada de fuego y pasión, azotaba el precioso prado de piel morena de su espalda. Estaba decido, ese día le diría que la amaba, que la amo desde hace años, en total silencio, pero con una locura y pasión digna de la más apasionada canción de amor que el más talentoso juglar pudiese inventar jamás.

El atardecer lentamente se fue convirtiendo en anochecer y ambos estábamos recostados entre las flores, hablando de todos los temas que se nos ocurrían en el momento. Hablamos del cielo, del pasado, de la muerte, del futuro e incluso charlamos sobre el amor. Y contrario a lo que cualquiera hubiese sido capaz de pensar, ella fue la que saco el tema, no yo, fue ella la que le quito atención a las lunas y se volvió hacía mí, fue ella la que me pregunto directamente y sin ninguna pisca de vergüenza si había alguien que me gustase, fue ella no yo y fue por eso que toda mi decisión de confesarme se fue a la mierda, me descoloco totalmente y por eso solo respondí con un frívolo “Si.” Solo un si y nada más, no fui capaz de decirle que era ella mi amor platónico hace tantos años, no fui capaz de hablarle de todos los sentimientos y pasiones que tenía dentro de mi mente, no fui capaz de decirle nada más que un simple “Si.” Ella solo respondió con un “Ahh”, y luego tres segundos de silencio incomodo, tres segundos que bien pudieron haber sido semanas y ninguno de los dos hubiese sido capaz de notar la diferencia. Luego ella respondió con un milagroso e inesperado “A mí también”, mi corazón se lleno de júbilo, mi alma cantaba y bailaba al son de la más alegre melodía jamás inventada por nadie, ella hablaba de mí, ¿quien más si no? ¿Para que más me hubiese traído a ese recóndito lugar, sino hubiese sido el lugar que ella escogió para confesar sus emociones? Pero al segundo siguiente, Febea continuo con su fatídica frase Pero no está en Rain, ni siquiera está en Thonomer.

Después de eso no supe qué hacer ni qué decir. La odie, odie a esa chica de 19 años frente a mí, ella no era Febea, no era la chica que tanto amaba hace tantos años. Esa mujer era una perra, una zorra, una maldita, una completa desconocida que quemo mi alma en su treta de amor, un malnacida que atravesó mi corazón con un puñal oxidado, era una bruja, una mala mujer, un demonio, una bestia, no era nada y no era nadie, solo era un eso, una cosa, una maldita cosa que odiaba con cada célula de mi cuerpo. Mañana parto hacía él. Continuo inmediatamente, terminando la frase con la misma voz angelical de Febea. La mire directo a los ojos y me encontré que era los mismos ojitos color de miel que tiene Febea, mire su cara, su pelo y su cuerpo y me di cuenta de que esa mujer frente a mí no era un demonio ni una bruja, no era una malnacida ni una zorra, esa chica era Febea, la misma Febea que amo con cada parte de mi ser.

Tome fuerzas y le respondí, Espero que él te ame tanto como tú lo amas a él, no aceptes menos que eso. Me acerque a ella y la estreche entre mi brazos, junte nuestros cuerpos y la abrase muy fuertemente, acorte la distancia entre mi boca y su oído hasta que no fue más grande que un centímetro y le susurre Aquí te estaré esperando. Le bese su mejilla derecha, me puse de pie y me aleje caminando sin mirar atrás. Entre a Tirian, me dirigí a mi casa, cerré con cerrojo y me acosté en mi cama. Fue la primera vez que llore por ella.
avatar
Cristopher Van Tiersen

Mensajes : 39
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Diario de viaje: Capitulo 1.

Mensaje por Cristopher Van Tiersen el Mar Mayo 14, 2013 3:05 am

Día 13

Hace ya nueve días que partió Febea, tomo rumbo desconocido en medio de la noche, no le dijo nada a nadie, a excepción de mí. Yo era el único en el mundo que sabía dónde estaba la chica de Rain, yo el joven Cristopher sabía que ahora Febea estaba mejor que antes, que ahora estaba feliz. Su familia la busco por todo Tirian y sus alrededores, por cada rincón de La aguja, con total euforia y desesperación pedían ayuda para encontrar a su niña y no descansaron hasta el amanecer del cuarto día. Poco después encontraron una nota en su habitación, estaba escondida bajo su colchón. Yo nunca vi la carta con mis propios ojos, pero según dicen solo había un “NO ME BUSQUEN” y nada más, pero conozco demasiado a Febea para tragarme ese rumor.

Hace ya tres días que, motivado por la pena y la rabia, había decidido engrosar las filas militares de Thonomer, hasta ahora ha sido fácil, pero nos dicen que al segundo mes nos mandan a las campañas de supervivencia, que según dicen, es la causa principal de deserción en los novatos. No tengo miedo, espero con ansias poder conocer las montañas, ansió con el alma poder matar a mi primera bestia horrible, espero ver que tantos años en la academia hayan servido para algo, ojala que mi adolescencia no haya sido desperdiciada en vano.

Los otros chicos novatos también piensan parecido, las ganas juveniles de gloria y reconocimiento hacen revuelo en nuestras almas. Los demás son simpáticos, pero algo idiotas, es mas ahora mismo compiten, totalmente embriagados con un licor hecho por otro de los chicos, para ver quien orina más lejos, espero que los trolls de las montañas sean más civilizados que ellos.

De entre todos los personajes del grupo, hay dos de ellos que destacan más que el resto, el primero se llama Krumm, un enorme tipo que a todas luces posee una fuerza sobrehumana, pues su musculatura supera con creces al más fornido de todo el cantón, su piel es algo más oscura que la de cualquier humano que haya visto, sus ojos color café oscuro denotan gran tristeza pero su mirada reluce su gran autoconfianza, su rostro es bastante tosco y está lleno de cicatrices, sin duda parece ser un tipo peligroso. El otro personaje destacable se llama Thomas Eritiaj, es un tipo bastante común, altura algo por encima del promedio, ojos azules, rostro llano y liso, pelo rubio opaco, nada muy especial y es porque lo que destaca de Tom no es su físico, sino su personalidad, su forma de ser electrizante que atrae a todo el mundo hacía él, ese tipo es como la gravedad, nada puede escapar de él, todo su alrededor denota que es un líder natural y que algún día tendrá un alto cargo en el ejercito, es este chico el que prepara el licor que todos beben.

NOTA MENTAL: No bebas del licor especial de Tom, creo que te diluye el cerebro.


Última edición por Cristopher Van Tiersen el Lun Mayo 20, 2013 11:54 pm, editado 1 vez
avatar
Cristopher Van Tiersen

Mensajes : 39
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Diario de viaje: Capitulo 1.

Mensaje por Cristopher Van Tiersen el Sáb Mayo 18, 2013 1:28 am

Día 30

Después de dos semanas aquí pude notar que, efectivamente los chicos son idiotas. Recurrentemente organizan luchas a puño limpio uno contra uno, solo para liberar tensiones y demostrar quién lucha mejor. La mayoría son simios luchando por una banana excepto Krumm, el más fornido de todos o como lo llaman los demás “El toro de Thonomer”, y Thomas, el líder natural, el guerrero de la flor. Krumm gana cada pelea con un solo golpe, no importa contra quien luche, pues si impacta su puño el cuerpo del adversario cae a piso desmayado, el grandote da un poco de miedo, a muchos nos alegra tenerlo de nuestro lado, pelear contra él en un campo de batalla real debe ser un pasaje asegurado para montar con Caronte. Los tipos de mayor rango afirman que Krumm es mitad orco, porque no hay forma de que un humano normal tenga esa fuerza, pero nadie se atreve a preguntarle si es verdad por miedo a que se enfade.


Día 33

Hoy le pregunte a Krumm sobre su ascendencia orca, y aunque me esperaba la paliza de mi vida por parte del grandote, resulto que el tipo termino riendo a carcajadas. Porque resulta que el rumor sobre su sangre mestiza era cierto, bueno solo parte de él, Krumm si es algo orco, pero no tanto como afirman los demás. Su bisabuelo fue un gran guerrero, pero un día un asalto a unos mercaderes salió mal y su bisabuelo fue herido de gravedad, en su frenética huida termino cayendo moribundo en el bosque, lugar donde su bisabuela lo encontró medio muerto, ella lo recogió y lo cuido hasta que se recupero plenamente, durante ese proceso los involucrados terminaron enamorándose perdidamente, y bueno el resto es historia, se casaron, tuvieron hijos y vivieron felices hasta que la muerte se los llevo juntos al otro lado.

Además de que Krumm es un hibrido humano orco, es simpatiquísimo, y que para sorpresa de todos los presentes en el cantón, es increíblemente diestro con las cartas y sabe algunos trucos de ilusionista increíbles, y para colmo es un gran músico percusionista, tocando los tambores mejor que nadie que haya escuchado en mi vida. Thomas acompaña a nuestro gigantesco músico con un instrumento de cuerda que el mismo se fabrico, el también es un gran músico, además su voz es increíble. Los demás chicos del lugar los acompañamos con palmas, bailes erráticos, golpes de pie contra el suelo, coro de borrachos, bueno con lo que se nos ocurra.

Esta noche se organiza un torneo con apuestas, entre más difícil tu pelea, más dinero ganas, además este torneo lo organiza los capitanes, cualquiera puede participar y el gran campeón se gana un ascenso inmediato. Creo que esta vez si vale la pena participar, no me vendría mal algo de pasta extra, mis dagas ya ni siquiera brillan cuando la luz las toca, están hechas un asco. Krumm dijo que era seguro que se iba a meter en las luchas, espero no tener que luchar contra él.
avatar
Cristopher Van Tiersen

Mensajes : 39
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Diario de viaje: Capitulo 1.

Mensaje por Cristopher Van Tiersen el Sáb Mayo 18, 2013 1:31 am

Día 35

El torneo resulto ser un fiasco, todo estaba hecho para darle una paliza a Krumm, todas sus peleas estaban arregladas para que su adversario estuviera en ventaja, pero todas formas les dio una lección a la mayoría de ellos. La primera pelea era un tres contra uno, tres chicos mayores, de unos 25 años, contra Krumm, de apenas 20, pero el semi orco se supo imponer de todas maneras, les pateo el trasero a todo ellos, tres golpes, tres knockouts fue el resultado final. Luego vino mi pelea, era una lucha simple de uno contra uno a mano desnuda, como las peleas nocturnas de la habitación común. Cuando comenzamos a luchar, todos me gritaban florcita, porque todos creían que era mariquita por no luchar en las noches… Esos tres dientes menos les enseñaron que no era así. La siguiente pelea fue la de Thomas, un dos contra uno que termino perdiendo, bueno en realidad se retiro apenas comenzó la pelea, solo dijo que no le interesaba luchar contra ellos, de seguro tuvo miedo de una masacre.

La siguiente ronda fue una carnicería, en esta etapa se habían incorporado cinco exploradores de elite, estos demostraron toda su experticia en su primera pelea, que fue contra dos alférez novatos, la lucha comenzó bien, los alférez demostraron su lucha en parejas avanzada, esquivando algunos golpes y dando otros, los exploradores parecían asombrados por el par de jóvenes, pero resulto que solo estaban jugando. De un momento a otro, el semblante de los exploradores cambio radicalmente, los cincos agarraron a golpes y patadas a los alférez y no los soltaron más hasta que sonó la campanilla, para cuando terminaron de alejarse, los chicos estaban irreconocibles, toda la cara la tenían hinchada a más no poder, brazos y piernas rotos, dientes faltantes, narices sangrantes y ojos morados, todo el espectáculo fue bizarro, los tuvieron que levantar con espátula para llevárselos urgente a la enfermería. Nunca más los volví a ver por ese recinto militar, desconozco si se retiraron a la vida civil para siempre o solo pidieron un intercambio.

La noche continuó, al igual que las peleas. Unos 40 minutos después de peleas sangrientas, me volvió a tocar a mí, esta vez contra dos chicos armados con palos pequeños, gracias a dios eran estúpidos como trasgos y feos como gallinas de Thezeeroth. Al esquivar su primer ataque, el golpe siguió de largo golpeando al otro chico justo en el estomago, lo que concluyo, a pesar de los inclementes gritos de la muchedumbre, en una lucha sin tregua entre ellos y una victoria fácil para mí. Luego vino el siguiente turno de Krumm, ahora contra los cinco exploradores de antes, y si no fuera porque el gigantón no es totalmente humano, no hubiese salido caminando solo de allí. Krumm haciendo gala de su enorme fuerza física, tomo del pie a uno de los exploradores y lo uso para golpear a los demás contrincantes, no pudieron hacer nada para parar esa locomotora de músculos. El único precio que tuvo que pagar por esa arrolladora victoria, fue un ojo entintado, con esa batalla Krumm pudo haber comido mejor que la mayoría de los oficiales por un periodo de un mes. No necesito el dinero, necesito poder. Me dijo cuando termino esa batalla.

Una hora después le volvió a tocar a Krumm, esta vez contra siete capitanes armados con espadas sin filo, la batalla fue una masacre total. Las poderosas manos del hibrido parecían hechas de felpa contra los oficiales del ejército Thonomeriano, Krumm dio lo mejor de sí en esa lucha, pero los capitanes también, y para su desgracia ellos daban mucho más que él. Yo miraba la golpiza desde el público enardecido, yo estaba parado allí enmudecido, mis manos estaban empuñadas hasta un punto que dolían, mis venas estaban hinchadas hasta casi explotar, no pude soportar esa escena más, ingrese a la arena con toda la rabia del mundo acumulada en mi ser. Corriendo, salte a la espalda de un capitán y lo golpee en la nuca con mi codo, su cabeza se abrió como un melón y cayó al suelo inconsciente, regando su sangre por el pavimento. Inmediatamente me abalance contra otro y comenzamos una trifulca caótica en el suelo. Mientras, Krumm se saco a dos más de encima, comenzó una batalla encarnizada entre los ocho luchadores consientes. Nos dieron la paliza de nuestras vidas, es mas escribo esto desde la enfermería con el brazo esquinzado, Krumm sigue inconsciente sedado con analgésicos.
avatar
Cristopher Van Tiersen

Mensajes : 39
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Diario de viaje: Capitulo 1.

Mensaje por Cristopher Van Tiersen el Lun Mayo 20, 2013 6:44 am

Día 56

Hasta el momento, el día ha estado bastante agradable y tranquilo, la gran bola roja que domina sobre el cielo nos está ofreciendo unas horas de posibilidades infinitas. Todo pareciera que lo que te propongas hacer ese día se realizara a la perfección, es el día perfecto para poner en marcha algún sueño. Hoy por la mañana, nos informaron que este será el último día que dormiremos aquí, pues a primera hora por la mañana partiremos hacía las imponentes montañas de Thonomer, allí nos instruirán en los cursos de supervivencia para los soldados de avanzada, “El verdadero suplicio de los hombres”, como lo llaman los veteranos del cantón. Además del entrenamiento, estamos obligados a realizar servicios de ayuda para los habitantes de los aislados pueblos de las montañas, allí debemos tratar a los aldeanos como comandantes del más alto rango, lo que significa que estaremos totalmente sometidos a cualquier voluntad de ellos. Thomas insiste que será divertido ese entrenamiento, no se cansa de decir que es lo que esperaba, que podríamos cazar nuestro alimento y luchar contra bestias malignas, como huargos o orcos salvajes, su voz se oye bastante emocionada con nuestra tarea.


Día 56/Noche

Hoy por la tarde vi a Krumm paseando por las afueras de Rain, hace más de una semana que no lo veía ni escuchaba nada de él. Desde que despertó de la paliza que nos dieron los capitanes está bastante cambiado, mucho más frio, más distante, demasiado callado y distinto del chico que conocí. Esta forma de actuar la lleva con todo el mundo, no solo conmigo, solo Thomas a hablado con él, pero ningún dialogo largo, un par de minutos y nada más, dice que Krumm no quiere seguir siendo un soldado después de eso, se siente humillado y traicionado por el ejército, se está planteando seriamente dejar la institución. Espero de verdad que no lo haga, me siento bastante cercano a él, mucho más que a los demás, no sé si somos amigos, pero según él, si lo somos. Me sentiré bastante solo si el grandote se aleja demasiado, ojala que se le quite esa idea pronto y vuelva a ser el mismo de siempre.


Día 58

Este es el segundo día de caminata por la planicie Thonomeriana y esto es peor que cualquier cosa de lo que imaginaba. Al alba, justo antes de partir, nos reunieron a todos los novatos en un gran salón con muchas sillas y un podio al frente de todas. Allí nos sentaron y manejaron cual ganado, y nos dieron dos datos bastante curiosos que no conocía. El primero, es que los picos de las montañas Thonomerianas nos estaban absolutamente prohibidas, y que cualquier ser vivo que se acerque es eliminado por los seres que allí habitan. El segundo dato, fue que el humano solo puede vivir 10 días sin dormir antes de caer muerto, aun más rápido que la muerte por inanición. Inmediatamente después nos informaron que solo podríamos dormir cada nueve días y comer cada 20 horas, justo después de eso nos patearon fuera de la base y nos dejaron camino a las montañas, parados en el inicio de largos días de caminata por la planicie de Thonomer.

En este mismo momento, estamos descansando debido a que uno de los soldados cayo desmayado por el calor, el hambre y el cansancio, se considero bastante dejarlo a su suerte, pero gracias a los dioses que aún queda un ápice de sentido común en los oficiales de alto rango, pero de todas formas no se nos permitió comer bocado alguno durante esa hora de descanso. Suena cruel y despiadado, pero agradezco al cielo la debilidad del chico, si no hubiese sido él, probablemente yo hubiese sido el eslabón roto, los pies ya me pesaban como plomo, estaba a nada de desmayarme cuando el tipo cayo rendido. Aun faltan 15 días de viaje y ya quiero acabar, necesito fuerzas.
avatar
Cristopher Van Tiersen

Mensajes : 39
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Diario de viaje: Capitulo 1.

Mensaje por Cristopher Van Tiersen el Lun Mayo 20, 2013 8:46 pm

Día 67

El día estuvo extremadamente soleado, todo el maldito lugar parece un horno, inclusive a estas horas de la tarde, muchos preferiríamos estar muertos que seguir caminando. Ayer por la noche se nos permitió dormir, y aunque fue la mejor noticia que habíamos recibido en años, pasó algo bastante extraño, porque aunque durante el viaje a pie lo único que pensábamos todos era en caer a piso y dormir durante semanas, cuando nos dieron la posibilidad de hacerlo, nuestros cuerpos se resistían al sueño. La felicidad del descanso, pronto se convirtió en una euforia colectiva, lo que desencadeno una velada de fiesta tranquila entre los presentes, nos dividimos en grupos de 15 personas y comenzamos a hacer fogatas por grupos, mientras Thomas pasaba grupo por grupo regalando un poco de su licor especial, cuando llego a nuestro grupo nos dijo que esta tanda era especial, que estaba hecha con una sepa mágica especial, luego se fue con su grupo.

Preparamos los fogones, y comenzamos a beber y a charlar de nuestras vidas, hablamos de todo, desde nuestros pasados hasta nuestros romances y conquistas, todos hablaron de su chica especial esperándolos en sus ciudades de origen, yo por mi parte mencione a Febea, por su puesto. Krumm fue el único que se mantuvo en silencio durante esa etapa de la conversación, lo que me pareció bastante extraño, ya que el tipo no era nada desagradable a la vista, sino todo lo contrario, muchas personas podrían considerarlo muy atractivo. Su piel trigueña y sus ojos verdes eran considerados signos de buena ascendencia en muchas culturas, además eso lo acompañaba un cuerpo alto y musculoso, y una atmosfera a su alrededor que transmite sueños de gloria, seguridad en sí mismo y tranquilidad para quien lo rodea, sin lugar a dudas, sería el sueño de muchas chicas en Rain, pues su ascendencia orca no se nota en nada más que sus músculos.

Mediante pasaban las horas, los soldados iban cayendo presas del sueño y la borrachera, poco a poco el número de gente se vio drásticamente reducida, lo que provoco que los pocos que nos manteníamos despiertos nos fuéramos juntando en grupos más pequeños, seguimos compartiendo durante un rato, pero todos cayeron dormidos, excepto Krumm y yo. Estuvimos allí sentados frente al fuego, hablando de nuestros pasados, nuestras metas, sobre nuestras familias, le pregunte porque necesitaba poder y me dijo que para lo mismo que lo necesitan todos, me pregunto sobre Febea y que significaba para mí su partida. Me hablo sobre su infancia, y vaya que fue mala, creció rodeado de malas caras y horribles palabras de discriminación, su gran altura y su ascendencia no humana, y otros asuntos, como los llamo Krumm, fueron la razón de todos los insultos de su niñez, y es por eso que es tan buen luchador, porque después de tantos años soportando los gritos y los golpes, decidió golpear a cualquiera que lo molestara, y resulto que era bastante bueno en eso, desde allí que no para de luchar. Le volví a preguntar porque necesitaba tanto poder, me dijo que era hora de dormir y luego piso la fogata. La noche termino luego de eso.
avatar
Cristopher Van Tiersen

Mensajes : 39
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Diario de viaje: Capitulo 1.

Mensaje por Cristopher Van Tiersen el Lun Mayo 20, 2013 10:50 pm

Día 73

Luego de 16 días de extenuante caminata, por fin las enormes montañas de Thonomer están a la vista, estamos a solo pasos de descansar bajo un techo, con comida y agua, estamos a un par de kilómetros de poder dormir como la gente. Estamos en un leve receso, el oficial a cargo del grupo de novatos nos ordeno que descansáramos un rato aquí, podíamos beber y comer si lo deseábamos, nos dijo que la prueba de resistencia ya había acabado, y luego partió solo hacía las montañas, el segundo al mando nos dijo que el capitán iba a explorar los alrededores, porque las montañas son peligrosas, no es la idea dejarnos morir en las manos de los trolls de las montañas. Así que allí estábamos, a los pies de los grandes picos, hoy es el primer día feo que he visto desde que salimos de La aguja del norte, el día está nublado y lúgubre, las nubes anuncian grandes chaparrones, y el cielo negro nos avisa de ruidosos truenos y vistosos relámpagos pronto. Estuvimos allí cuatro horas hasta que el capitán llego, nos dijo que podíamos seguir, antes de ponernos en marcha, nos dividió en escuadrones de sietes personas, y nos dijo el poblado al cual debemos dirigirnos. En mi grupo esta Thomas y Krumm, también hay algunos chicos que no conozco muy bien. Partiremos en 15 minutos.

Día 74

Luego de partir en dirección a Eros, el poblado en el cual debemos prestar servicio, caminamos unas seis horas antes de que oscureciese, todo el día estuvo igual, gris y taciturno, así que decidimos acampar ahí por esa noche, para así evitar la tormenta que se veía venir. Montamos un pequeño campamento, hicimos un fuego lo suficientemente grande para calentarnos a los siete y ahuyentar a los animales próximos. Estuvimos al lado del fuego unos 20 minutos, bebiendo el licor de Tom, allí nos enseño como fabricarlo, y nos conto un secreto familiar, el licor de Tom no es más que un té de hierbas, el brebaje no embriaga para nada, sino que produce un efecto similar gracias a las hierbas de las que está hecho, por eso no deja resaca al otro día, y es por eso también que siempre tiene algo a mano, porque solo basta con echar las hierbas al agua caliente, esperar 30 minutos y listo. Luego de la explicación culinaria de Thomas, todos se fueron a dormir, menos Krumm y yo, que nos toco hacer la primera guardia.

Nos quedamos hablando todo el tiempo, le pregunte sobre esos otros “asuntos” por los que lo golpeaban y molestaban cuando él era pequeño. Se puso algo incomodo cuando se lo pregunte, y trato de evitar el tema, pero ante mi insistencia accedió a contármelo, pero con la promesa de que no podía contárselo a nadie más. Desde que era pequeño, Krumm nunca sintió atracción por las chicas, al principio creyó que era porque las mujeres de su alrededor no eran completamente de su raza, por lo que por naturaleza no las encontraba atractivas. Pero los años fueron avanzando, y ninguna chica lo atraía sexualmente, las encontraba tan interesantes como guijarros a un lado del camino, pero no así los chicos, le gustaban los humanos de su mismo género y eso lo asusto. Nunca nadie de su alrededor le había dicho que eso era normal, sino todo lo contrario, lo encontraban anti natural, una ofensa a la reproducción, y como siempre escucho que eso era malo, nunca se lo dijo a nadie, por miedo a que lo golpearan. Pero los demás chicos se dieron cuenta que nunca miraba a las mujeres del poblado, por lo que lo molestaban, al principio Krumm decidió ignorarlos, pero un día uno de los chicos lo descubrió mirando a un soldado que por allí pasaba. Este chico le dijo a los demás, y todo el grupo fueron a golpearlo, lo encontraban una afrenta hacía ellos mismo, que eso no era posible. Allí fue que Krumm comenzó a defenderse, los golpeo a todos, y les dijo que si le contaban a alguien, los iba a matar a todos.

Dijo que no se lo cuenta nadie, por miedo al rechazo que antaño sufrió, pero yo lo tranquilice. Le conté que me crie en una familia de alta casta, y que las relaciones inter personales allí son un poco distintas, para el exterior se muestra como una familia bien constituida, pero cuando se juntan familias para discutir de asuntos políticos la cosa cambia bastante. Los hombres se relacionaban con hombres, las mujeres follaban con mujeres, se formaban tríos en las habitaciones y orgias en los salones. Me críe constantemente con eso, para mi es normal, “Los asuntos importantes se resuelven en el dormitorio” solía decirme mi padre. Mientras fue creciendo fui creando mi propio criterio sobre el tema, me dije a mi mismo que no importa el sexo de las personas, que eso no es lo que enamora al otro, la gente se enamora de una mente, de una personalidad, de una idea, no de un cuerpo, por eso no importa de qué sexo sean, lo que importa es el cariño que se tengan. Es más, mi mismo padre tenía una relación con uno de los sirvientes, aun a sabiendas de mi madre.

Eso lo hizo estar más tranquilo. Me levante, le di un beso en sus labios, le dije que estuviera tranquilo, que no se lo diría a nadie y que se preparara para dormir. Fui a buscar a los otros chicos, era su turno de hacer guardia. Mañana comienza un gran día, mañana parte nuestra verdadera misión en Eros, necesitábamos dormir todo lo posible.
Al rato de después de que me acostara, llego Krumm a la tienda, me susurro al odio, me dio las gracias por el apoyo, que de verdad lo valoraba, pero que eso ultimo fue innecesario e incomodo, yo le dije que no se preocupe, que solo un gesto de buena fe, para que despejara toda duda de que mi historia fuese mentira. Luego me dio la espalda y se quedo dormido, yo lo seguí unos minutos después.
avatar
Cristopher Van Tiersen

Mensajes : 39
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Diario de viaje: Capitulo 1.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.