Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Entre cartas y ron.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Entre cartas y ron.

Mensaje por Necross Belmont el Mar Mayo 07, 2013 6:32 am

El hombre del lobo caminaba, buscaba alguna ciudad para pasar la noche, no hace mucho dejo a Samantha, alguien que ha hecho que su manera de pensar cambiara mucho, necesitaba beber para olvidar esos pensamientos, mas no para olvidarla a ella. Se estaba oscureciendo, lo que menos quería Necross era dormir a la intemperie, un halo de esperanza ilumino su ojo.

Las grandes murallas de Phonterek aparecían ante su mirada, acelero el paso hasta correr y llegar a las puertas para lograr entrar. -Hey, déjenme entrar demonios, ¡está helando aquí afuera!- Un hombre con una brillante armadura observo de arriba abajo al hombre y a su lobo. – ¿Y que se supone eres tú? Esa armadura se parece a tu pulgoso.- El hombre del lobo se sacó su casco y sonrió falsamente. –Solo un transeúnte que quiere dormir bajo techo esta noche, ah y con el lobo protegiéndolo claro esta.- de mala manera el guardia dejo entrar a Necross, no sin antes escupir cerca del lobo.

Caminando por las hermosas calles, Necross se maravillaba con la arquitectura del lugar. -Phonterek, oh Phonterek. Ahora recordé por que no he de venir más seguido.- Comento en voz alta, después de todo no había nadie cerca. El ambiente hostil no le agrada, la gente que pasa a su lado lo mira con la peor de las caras, y los guardias escupen cerca de su lobo.

Una taberna, ¿dónde encontrar una taberna? La verdad, existen varias tabernas, pero pedir algún trago causaría la pérdida de su espada, los precios son muy altos y no está dispuesto a pagar tanto por beber, su viaje será largo y necesitara el dinero. Camino hasta la catedral, lo primero que noto fue la estatua del dragón azul ¿y cómo no hacerlo?

Un anciano estaba sentado en un banquillo, por su mirada y sus gestos parecía estar ebrio. Necross se acercó lentamente, no quiera sobresaltarlo. – Disculpe, ¿señor? Me preguntaba si conoce alguna taberna por aquí, pero ya sabe. De dudosa procedencia. El anciano dio un pequeño salto, rio por alrededor de cinco minutos, luego se dirigió a Necross, preguntándole si necesitaba algo. El hombre del lobo se limpió la garganta y pregunto nuevamente.

El anciano se levantó y se acercó demasiado a la cara de Necross, su aliento apestaba a alcohol –Ah sí, ¡una taberna! Mira, sal de este lugar y camina hacia abajo, unas tres calles aproximadamente, en un callejón encontraras algo llamado. “La posada de los muertos” allí podrás beber por muy poco dinero, pero ten cuidado. El lugar está lleno de ladrones, ¡yo perdí mis pantalones allí!-

Necross miro hacia abajo, esperando encontrar al anciano con sus pantalones puestos, por suerte fue así. Se alejó lentamente, no sabía si confiar en la palabra de un ebrio, pero como ha escuchado antes “los ebrios siempre dicen la verdad”.

Antes de llagar camino hasta una posada, el precio que acordó con el dueño no fue tal alto como él creía, pero si era excesivo. Se quitó toda su armadura, la dejo segura bajo la cama y también su gran espadón, salió de la posada después de comer y de que su lobo también se alimentara. Corrió hasta la taberna, cada vez que estaba solo sin pensar, la imagen de una fémina de cabellos blanquecino aparecía en su mente, él sonreía cada vez que pensaba en ella.


Lo primero que le causo impresión fue el cartel con el nombre, algunas letras faltaban y parecía que en cualquier momento caería al piso. Al entrar observo que la taberna estaba llena, pero el ambiente era agradable. Necross se acercó a la barra y pidió una cerveza, de un gran trago se la bebió y pido nuevamente otra jarra. El tabernero miro al lobo, Necross lo miro con una sonrisa de borracho y el tabernero no hablo más, por lo menos no le cobrarían por la estadía del lobo.

Lo que atrajo su mirada fue un grupo de ebrios jugando cartas, el que parecía el líder del grupo reía alegremente mientras el resto lo maldecía fuertemente. -Desafío a cualquiera aquí a jugar una mano conmigo, aunque debo advertirlos. Sera más fácil que me entreguen su dinero.- Necross arqueo una ceja, no sería malo jugar algo mientras bebe, además unas moneas extra nunca vienen mal, noto que otros sujetos aceptaron la oferta del tipo, pero solo uno atrajo su atención.



¿Quién te conoce Invitado?
avatar
Necross Belmont
The Azure Knight

Mensajes : 1010
Edad : 97
Link a Ficha y Cronología : Necross Belmont
Un Hombre sin Lobo

Nivel : 7
Experiencia : 2630 / 3500

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre cartas y ron.

Mensaje por Tristán de Tincoras el Mar Mayo 07, 2013 7:07 am

Esa noche era fría en las calles de Phonterek, las lluvias solían empapar el asfalto, y en las noches que no sucedían, el frío calaba en los huesos igualmente. A esas horas de la noche los niños ya hacían largas horas que se habían escondido entre las sábanas de sus camas, y los adultos en sus casas o en tabernas, emborrachándose hasta perder el conocimiento. Tristán entraría dentro de esta última descripción, pues se encontraba en una taberna bebiendo, pero parecía bastante lúcido. Oía las historias que contaban esos borrachines, tan fantásticas e inconsistentes que no podía evitar reír a carcajadas junto al resto de oyentes ante tan inverosímiles cuentos. Pero pronto eso comenzó a aburrirlo, y caminó a través de la sala. En su memoria, recordó lo sucedido durante el día.

Antes de que el sol se escondiese tras las montañas, había cobrado una suma nada desdeñable tras haber aceptado un trabajo de escolta desde La Aguja de Rain hasta Phonterek, y como no, era meritorio una celebración. Estuvo vagando entre diversas tabernas, tomando un vaso de licor en cada una, y esta era la tercera. Se fijó entonces en una mesa en la que estaban jugando a las cartas, y curioso, caminó hasta ella. El hielo chocaba contra el vaso de cristal a medida que caminaba alrededor, observando a los que allí estaban sentados. El primero, que parecía algo así como el líder, era un hombre grande se mirase por donde se mirase. Si no alcanzaba los dos metros, poco le faltaba y su musculatura no era en absoluto discreta, así como tampoco un tatuaje de una calavera en su hombro desnudo. A su diestra se encontraba un individuo igualmente alto, pero muy escuálido, delgaducho y pálido, con una mirada ladina y media sonrisa burlona. A su otro lado lo que parecería un muchacho joven, un adolescente imberbe con rasgos muy femeninos, pestañas largas y cara redonda. Quedaban unas sillas libres, y Tristán lanzó un suspiro, dejándose caer en una de ellas. “Desafío a cualquiera aquí a jugar una mano conmigo, aunque debo advertirlos. Sera más fácil que me entreguen su dinero.” – espetó el primero de los descritos, tan seguro de sí mismo que parecería irritante. El muchacho gruñó ante el egocéntrico comentario, pero a la larga se calmó, disminuyendo el sonrojo de su cara a causa del enfado.

Sin embargo, pronto llegó uno que llamó más su atención. Se sentó un poco después que él, y era un hombre acompañado por una especie de lobo o perro, que hizo que el muchacho de pelo bicolor tragase saliva, algo tenso por la presencia del animal. El hombre que acompañaba al can era uno de pelo negro y parche en el ojo, que francamente y aun pudiendo ver en él un aire relajado, tampoco pudo evitar sentirse impresionado por algún motivo. El aire que lo rodeaba era bastante ambiguo.

Pronto, Tristán desvió la mirada al mazo de treintaidós cartas que se encontraba allí. El bravucón comenzó a repartir las cartas, repartiendo hasta cinco por jugador. Tristán las mantuvo bocabajo contra la mesa, doblándolas ligeramente para descubrir el contenido de las cartas. Su mano consistía en dos Qs, dos cincos y un dos. Levantó la vista de las cartas para mirar al resto de jugadores. La cara del bravucón se había vuelto seria, y miraba fijamente las cartas sujetas en su mano cual abanico. O no tenía buena mano, o su cara cambiaba completamente al jugar. Luego desvió la mirada hasta el tipo delgaducho, que al parecer y tras haberlas mirado, había dejado sus cartas apiladas en la mesa, una sobre otra, y tenía la misma media sonrisa en su rostro. El muchacho joven miraba una y otra vez a todos los presentes, parecía nervioso. Al último que miró fue al hombre del lobo, miró cada uno de sus gestos y manías, buscando cualquier pista sobre qué contenían sus cinco cartas.

Tristán soltó un suspiro de resignación, y se apoyó contra el respaldo de la silla, aun mirando a todos los demás.



Hijra në Drack || Cronología || Ficha
La vida es un regalo que hay que disfrutar. Disfrútala, y deja a los demás ser felices con su modo de hacerlo.
avatar
Tristán de Tincoras
El Halcón Blanco

Mensajes : 156
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre cartas y ron.

Mensaje por Necross Belmont el Mar Mayo 07, 2013 8:03 am

Las bebidas fueron servidas y las cartas repartidas, Necross miro su jarra de cerveza y antes de mirar sus cartas le hablo a una de las meseras que pasaba por allí. -Hey, disculpa ¿puedes traerme una botella de ron? Esta orina de perro no me hace nada.- No pudo evitar pensar en ella, pero de una rápida sacudida de cabeza y una sonrisa se concentró en el juego.

-Por cierto, mi nombre es Necross Bel…mi nombre es Necross, mis nobles ebrios, ¿cuál es el suyo?- Uno a uno comenzaron a dar sus nombres, el líder y más grande sujeto contesto con una voz grave y seria, su nombre era Abdul, Necross al escucharlo intento contener la risa, volteo su cara e inhalo despacio, aún faltaban nombres por escuchar. El tipo más alto y flaco hablo con una voz apagada, se presentó como Ángelo, un nombre común, aunque no le venía para nada. El último sujeto con una voz un tanto chillona se presentó como Kharlos, nombre raro ciertamente.

Levanto el borde de sus cartas. Dos tres de diamantes, dos ases de corazones y un dos de trébol, Aun no escuchaba el nombre del ultimo sujeto, Necross lo miraba de reojo, parecía tener buen estomago para beber, tal vez, más tarde, puedan tener una competencia de bebida. Abdul habló, Necross al recordar su nombre no pudo evitar reír.

–Apostaremos dos kull de bronce, tal vez si se pone interesante apostemos más, ¿no?- Necross no quería aparentarlo, pero no tenía idea de lo que estaba haciendo, hace mucho que no juega e intenta recordar cómo hacerlo, por ahora solo observa sus cartas y mira las caras de los demás. Saco de uno de sus bolsillos dos monedas de bronce y las lanzo a la mesa, el resto también lo hizo. Ya con la ronda de apuestas hecha, llego el momento de cambiar las cartas, Necross solo cambio el dos de trébol y espero a que los demás terminaran. –Si no es molesta la pregunta, ¿Qué los trae a estos lugares compañeros de juego?-

EL variopinto trio andaba de paso, buscando fortuna en la ciudad, más de una vez los arrestaron por andar ebrios en la calle, o por comenzar peleas en las tabernas, según Abdul contaba. Necross al escuchar sus palabras miro de manera nerviosa a Tristán, aunque nerviosa, su cara tenía un aire divertido. –Yo estoy aquí de paso, ¡y no quiero problemas eh!. Comento mientras miraba a Abdul, luego rio y bebió lo poco que le quedaba de cerveza.

La muchacha por fin llego con su orden, Necross destapo la botella y le entrego algunas monedas para pagar, respiro el aire que desprendía el ron y una sonrisa se dibujó en su cara. Dejo las cartas boca abajo en la mesa y le lleno el vaso a Tristán, que era él estaba más cerca, le ofreció a los demás pero estos se negaron, al terminar con ellos, bebió directo de la botella y retomo sus cartas.

Su nueva adquisición fue un nueve de corazones, respiro profundamente. Según recuerda, sus rivales no deben saber si tiene cartas buenas o no. Ahora probaría si sabe mentir o no, lanzo dos monedas de bronce a la mesa, haciéndole saber al resto que continuaría el juego. – ¿Es una noche fría no? Que mejor que calentar el cuerpo con ron, aunque la compañía femenina no suena mal.- Al decir eso, Necross, Abdul, Tristán y Ángelo siguieron con la mirada a una de las mozas que cerca de allí pasaba, todos menos Kharlos, que se quedó mirando a un hombre que lejos se encontraba bebiendo.



¿Quién te conoce Invitado?
avatar
Necross Belmont
The Azure Knight

Mensajes : 1010
Edad : 97
Link a Ficha y Cronología : Necross Belmont
Un Hombre sin Lobo

Nivel : 7
Experiencia : 2630 / 3500

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre cartas y ron.

Mensaje por Tristán de Tincoras el Jue Mayo 09, 2013 2:14 pm

Todos comenzaron a presentarse. Necross, Abdul, Kharlos y Ángelo. “Yo soy Tristán.” – se presentó con una media sonrisa en el rostro, y ante las palabras de Abdul, llevó la mano hasta una bolsita de cuero y colocó las dos monedas sobre la mesa. En su posesión tenía una de las peores combinaciones posibles de cartas, lo que lo dejaba algo inquieto, pero que con un buen farol podría dar la vuelta. Tristán desvió su mirada a Necross, el cual pedía una botella de ron a una de las meseras que iba atendiendo órdenes de mesa en mesa. Al hacer esto, el arquero se acordó de su bebida, y dio un buen trago a su vaso.

Yo… También estoy de paso. Decidí buscar algo de compañía esta noche, y aquí me hallo.” – comentó mintiendo descaradamente, pues no quería decir que vivía ahí, no era buena idea. La mesera volvió con la botella, y pudo ver como Necross la destapó con alegría, para luego llenar el vaso medio vacío de Tristán. “Gracias amigo.” – agradeció, el hombre del lobo parecía un buen tipo, agradable. Los demás se negaron a beber, a lo que Tristán rió, pues parecían no tener el mismo tipo de estómago que ellos. Volvió a llevarse el vaso a los labios, humedeciéndolos con el ron. Suspiró, y descartó el dos de su mano. Al tomar una nueva carta, se aseguró que nadie más la viese y la miró fugazmente. El cuatro de tréboles. No había mejorado en nada su mano, pero aun así una sonrisa burlona se dibujó ligeramente en su rostro, suficientemente sutil como para que solo los que le prestasen atención la notase. Oyó como el sonido de las monedas contra la madera de la mesa se hacía presente, pues el hombre del lobo había aumentado la apuesta. “Valiente…” – comentó risueño, y se llevó la mano hasta el zurrón, lanzando la misma cantidad que Necross.

Sin embargo, su mirada se desvió rápido a una mujer que pasó por la taberna. Al parecer, logró llamar la atención de media taberna a causa de sus exuberantes curvas, y su vestido… O más bien, por las partes a las que le faltaba vestimenta. “No suena nada mal, no…” – respondió al comentario de Necross, para luego volver a centrarse en las cartas y mirar a los demás. “Bueno, señores, ¿siguen?” – preguntó sonriendo y llamando la atención de la mesa. Kharlos echó otras dos monedas, y Ángelo imitó, sin embargo fue Abdul quien aumentó la apuesta echando tres monedas. Parecía bastante seguro de si mismo, pero no fue suficiente para borrar la sonrisa de Tristán, que comenzó a tamborilear con los dedos sobre la mesa. Los tragos se seguían sucediendo a medida que la partida avanzaba, aumentando el grado de ebriedad que el arquero portaba.



Hijra në Drack || Cronología || Ficha
La vida es un regalo que hay que disfrutar. Disfrútala, y deja a los demás ser felices con su modo de hacerlo.
avatar
Tristán de Tincoras
El Halcón Blanco

Mensajes : 156
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre cartas y ron.

Mensaje por Necross Belmont el Dom Mayo 12, 2013 2:38 am

Las monedas sonaron en la mesa, Abdul aumento la apuesta y Necross lo siguió. De su bolsillo saco cuatro monedas y arqueo la ceja, aunque por dentro no tenía idea si iba ganando o no. Miro a Tristán y ladeo la cabeza, él también quería beber ron con hielo, así que se levantó y fue en busca de un vaso. -Vuelvo en un segundo, no miren mis cartas o el lobo les sacara la cara.- Comento burlón.

En la barra, le pidió al tabernero un vaso, y algo de hielo para acompañar la bebida, -Ten cuidado con ese trio, si esta es una noche tranquila no harán nada. Pero en el pasado ya ha iniciado peleas aquí, y no me puedo quejar con los guardias de la ciudad o nos cerrarían el local.- Le comento el tabernero a Necross. – Parecen buenas personas, por lo menos el tipo de cabello multicolor, pero será mejor que tome en cuenta su advertencia noble tabernero.-

Volvió a la mesa y se sentó con una sonrisa adornando su cara. Pasaron los minutos, el pozo de apuestas ya había aumentado bastante, Kharlos se retiró del juego, no portaba tanto dinero. El juego estaba entre Tristán, Necross, Abdul y Ángelo. No realmente, el siguiente en salirse del juego fue Ángelo, que lanzo sus cartas a la mesa, Necross no las miro, estaba más concentrado en leer las caras de sus oponentes.

Un fuerte golpe se escuchó en las puertas de la taberna, para cuando se abrieron, cinco guardias ya estaba adentro de la cantina, el que parecía ser el líder con una fuerte voz comenzó a hablar, perdón, a gritar… -Muy bien sucias sabandijas, este es un recinto ilegal, todos ustedes se pudrirán en la cárcel de la ciudad.- Por unos largos segundos el silencio inundo el ambiente, ninguno de los ebrios clientes del lugar dijo algo, sus acciones hablaron por ellos.

Una botella recorrió el aire y golpeo a uno de los guardias en la cabeza, allí comenzó el caos, rápida y torpemente los ebrios se levantaron y atacaron a los guardias, con botellas, sillas e incluso vómito, si, uno de los ebrios vomito sobre uno de los guardias. Necross se levantó rápidamente, iba a sacar su espada pero no sería una buena idea, lo ideal ahora sería escapar, tal vez con la ayuda de Tristán y… -¡¡Hijos de puta!!- Abdul, Ángelo y Kharlos se habían escapado por una de las ventanas del lugar, con todo el dinero apostado.

Necross tomo de la camisa a Tristán y lo obligo a marchar hacia la ventana, pero dos guardias se interpusieron en su camino, el hombre del lobo hizo un extraño sonido con su boca y Foxhound, se perdió entre los pies de la multitud, mientras él se lanzaba a la pelea con un trozo de madera, una silla había caído cerca y se destruyó con el impacto contra el suelo, Necross aprovecho una de sus patas y torpemente se dispuso a luchar.



¿Quién te conoce Invitado?
avatar
Necross Belmont
The Azure Knight

Mensajes : 1010
Edad : 97
Link a Ficha y Cronología : Necross Belmont
Un Hombre sin Lobo

Nivel : 7
Experiencia : 2630 / 3500

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre cartas y ron.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.