Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)
por Vanidad Mar Abr 17, 2018 9:24 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Croatoan Lun Abr 16, 2018 11:05 pm

» Escucha el Llamado de los Caídos.
por Strindgaard Dom Abr 15, 2018 9:48 am

» Buenos dias y, por si no los veo, buenas tardes, buenas noches.
por Señorita X Sáb Abr 14, 2018 11:40 am

» Un caballero, un enano, una bruja y un demonio entran en un bar...
por Margaret Orgaafia Sáb Abr 14, 2018 1:00 am

» hola vengo a presentarme y conocer a pjs y divertirme
por Skurk Äsping Vie Abr 13, 2018 1:21 pm

» Ficha Jasper Lisbone(en proceso)
por Jasper Lisbone Jue Abr 12, 2018 4:20 am

» Huli está de vuelta!!!!
por Evelyn Blake Vie Abr 06, 2018 9:55 pm

» Sistema de corrección de partidas por pares
por Alegorn Vie Abr 06, 2018 5:22 pm

» Hyaku Monogatari
por Huli Vie Abr 06, 2018 4:26 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Caminando bajo las hojas

Ir abajo

Caminando bajo las hojas

Mensaje por Telos el Vie Mayo 10, 2013 12:49 pm

El bosque se encontraba silencioso, las ramas caídas en el suelo yacían sin moverse y no parecía que hubiera nada vivo en aquellos bosques más que Telos. Sabía que aquellos bosques eran famosos por ser capaces de comerse ejércitos enteros y es que uno nunca podía estar seguro vagabundeando por aquellos lares. En sus visitas anteriores, había visto escenas que serían capaces de horripilar incluso a los más valientes del reino. Pero a Telos no había nada que le pudiera asustar aunque que ciertas cosas le producían un respeto que le obligaba a apartarse del camino de extrañas criaturas que había visto con anterioridad debido a que el todavía no tenía poder suficiente como para enfrentarse a según que criaturas. Por el momento el poderoso paladín subsistía con lo que cazaba día a día y intentando siempre agradar al poderoso diseñador que lo había creado. Este poderoso ente que controlaba a Telos y le ordenaba hacer acciones que para este eran todo un orgullo. El respeto y la admiración que Telos procesaba a su amo era tal que este nunca jamas le había replicado nada por extrañas que fueran sus ordenes aunque cabe resaltar que todas las ordenes que le ha dado con anterioridad eran muy al gusto de Telos. A cambio de los servicios que Telos hacía su poderoso señor le ofrecía regalos y aumentaba su poder siempre y cuando cumpliera a raja tabla con sus planes.

Los pasos se oían fuertes en el camino y Telos decidió apartarse del sendero para poder observar lo que fuera o quien fuera que se estuviera acercando. El sonido de los pasos le preocupaba puesto que parecía un sonido extraño y en aquel momento no lograba vaticinar de que se trataba.Unos segundos más tarde una figura extraña que parecía una mezcla entre cabra y humano se dejo ver en el sendero y Telos se dio cuenta de que solo se trataba de un hombre bestia solitario que debía de haberse perdido en el bosque y que seguramente estaría buscando al resto de su manada puesto que estos patéticos seres solían viajar en grupos numerosos para sentirse más seguros. Telos se encontraba a unos 10 metros del camino y suponía que el hombre bestia ni siquiera se percataría de su presencia si este continuaba en el mismo sitió por lo que cogió su ballesta sin hacer demasiado ruido y rápidamente cargó un virote en el arma para posteriormente apuntar a la extraña criatura que parecía estar intentando arrancar una baya que había encontrado en el suelo momentos antes. El proyectil voló directamente hacía la espalda de la criatura clavándose en su espalda. Al instante el animal profirió un lastimoso sonido que recordaba al que las cabras hacen cuando tiene miedo. Tras herir a su oponente Telos delato su posición y se acercó al lastimado animal.-No tengo nada en tu contra animal estúpido, pero tengo hambre y ya he probado otras veces tu carne y sinceramente me parece deliciosa hasta el punto que creó que la acompañare con un poco de vino que robe en el último pueblo por el que pase.-Le dijo Telos. El hombre bestia miraba a Telos con miedo en el semblante y el olor a orines ya había echo acto de presencia en el ambiente por lo que Telos decidió finiquitar la vida del hombre cabra para que este dejase de sufrir. Aquel acto no era más que la realización de otra de las enseñanzas de su maestro.Nunca hay que mostrar piedad ante un enemigo herido le había dicho reiteradas veces su diseñador y eso era lo que el hacía siempre.
avatar
Telos

Mensajes : 29
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

El segundo

Mensaje por Telos el Sáb Mayo 11, 2013 11:26 am

La comida había sido deliciosa y el engendro se encontraba lleno por lo menos hasta el día siguiente aunque de todas formas decidió coger un poco de carne y la dejó a secar para luego llevársela a la mañana siguiente cuando se despertara. Decidió que permanecer en el camino por la noche no sería seguro así que estuvo un par de horas buscando entre el bosque un buen sitio que le ofreciera una protección natural. Finalmente encontró una cueva pequeña que parecía deshabitada y consiguió convertir la gruta en un lugar seguro añadiendo unas fuertes ramas que consiguió agarrar con la ayuda de sus fuertes brazos de un árbol cercano. En ese momento el lugar se veía más seguro y si alguien decidía entrar allí por lo menos debería de hacer mucho ruido para acceder.

Esa noche los suelos de Telos estaban muy alterados. Un poderoso engendro asqueroso que estaba compuesto de muchos tentáculos que parecían llenos de pus y de insectos se acercaban a él rápidamente como si de caballos alados se trataran. Pero Telos estaba convencido de su victoria por lo que sacó su larga espada de dos metros que por alguna razón parecía muy reluciente en aquel lugar. La espada de Telos se veía muy diferente, era como sí en el fondo esta escondiera grandes poderes que hasta el momento su débil acero no hubiera desenmascarado. Telos alcanzó a una de las extensiones de la bestia con un poderoso tajo horizontal que cerceno el tentáculo como si de mantequilla se tratara.-Increíble...No recuerdo que la hoja fuera nunca tan cortante-Pensó asombrado el paladín del caos. El extraño animal no parecía tampoco dispuesto a rendirse y reanudo el ataque nuevamente por lo que Telos decidió retroceder un poco para obtener más espacio a la hora de atacar con su gran arma y que de esa manera el monstruo no acabara por envolverlo. Los insectos que salían de los orificios de la bestia comenzaban a plagar el ambiente por lo que la visión se tornaba más complicada al tiempo que pasaban los minutos y la libertad de movimiento y la velocidad de los golpes de Telos cada vez se volvían menores. Gracias a esta nueva ventaja que sin duda jugaba del lado del bicho este ya había logrado esquivar varios ataques de Telos que comenzaba a agotarse por el increíble esfuerzo que estaba realizando.

Tras pasar varios minutos de terrible lucha en la que ningún bando parecía ser el ganador una poderosa voz asaltó a Telos en el campo de batalla y al mismo tiempo el animal huyó rápidamente por lo que Telos aprovecho la situación para lanzar le su espada directamente a un gran ojo que tenía en la espalda. La bestia profirió un lamento increíble y sobrenatural que causo que a Telos le dolieran los oídos. Las orejas de Telos parecían apunto de explotar cuando de repente se hizo la oscuridad en el ambiente. La sensación no fue para nada extraña para Telos puesto que el guerrero sabía que cuando esto pasaba era debido a que su maestro le estaba llamando para hablar con él y que seguramente tuviera una nueva misión para él. En ese momento le vinieron a la mente los recuerdos de todas las conversaciones que había tenido con su amo en un pasado y que todas estabas acababan con el encargo de una nueva misión la cual siempre iba acompañada por la adquisición de un trofeo o de algo que aumentara sus fuerzas en combate. Ademas todos estos sueños a los que le inducía el diseñador siempre iban precedidos por una intensa lucha como la que había llevado a cabo momentos antes contra esa poderosa y asquerosa criatura que finalmente había derrotado aunque, cabe decirlo, con la ayuda de su poderoso maestro.
avatar
Telos

Mensajes : 29
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

El tercero

Mensaje por Telos el Dom Mayo 12, 2013 11:31 am

El silencio se hizo en la mente de Telos y en ese momento el engendro vislumbró la fría visión de su señor en un trono de hierro que parecía forjado con las almas de los rivales que el gran diseñador había acabado. En su poderoso asiento el gran dios que consiguió crear a Telos a partir de su ilimitada magia parecía más poderoso de lo normal. Tras unos instantes el ilimitado levanto su mano y señalo a Telos con el pulgar.-Ohhh gran Telos, mi poderoso paladín del caos, tengo una nueva misión que debes de cumplir. Me temo que un poderoso nigromante que domina las poderosas artes de la nigromancia siendo capaz de realizar algunos conjuros que le permiten animar a los cadáveres que ya estaban muertos e incluso hacer sufrir grandes dolores en las extremidades de sus enemigos sin que estos puedan hacer nada para evitarlo. El hechicero se encuentra al norte de aquí en una especie de castillo que hasta hace poco estaba abandonado pero que ya hace dos años que este repudiado desecho de la sociedad ha ocupado para realizar sus patéticos hechizos. Corren rumores de que este ha empezado ha realizar experimentos prohibidos que no se deberían de suceder en los tiempos que pasan. Yo personalmente hable con él y le avise de que dejara de lado tales ritos y este no me quiso escuchar. Por todo esto ahora decido que debes acabar con la vida de ese maldito brujo. Antes de ir a acabar con su vida deberás caminar unas horas hacía el sur para encontrar a una de mis sacerdotisas que te dará para beber una de mis pociones, eso sin duda te ayudara a resistir mejor la magia del nigromante que sin duda te estará esperando puesto que justo después de pedirle que se detuviera en sus oscuras artes le advertí que uno de mis paladines le haría una visita nada cómoda próximamente. Pues ya es todo Telos, cumple con tu misión y seras recompensado.

Unas horas despues de la conversación interior que Telos tuvo con el diseñador este se despertó sobresaltado. Los gruñidos que Telos profería eran enorme puesto que este era una criatura enorme que media más de tres metros de altura y su constitución era enorme como si de un minotauro se tratara. Pocas cosas corrientes eran capaces de hacer frente a Telos y este casi nunca se echaba atrás puesto que una de las características con las que su poderoso genio le había creado era con la capacidad innata de no sufrir nunca los efectos del miedo aunque este conocía bien que ese sentimiento era una emoción que afligía a la mayor parte de la sociedad y que estos difícilmente podían hacer nada para dejar de sentir esa emoción tan patética que para el engendro ni siquiera existía. Aunque la misión que le habían dado le parecía bastante asequible se dio cuenta de que por el momento desconocía cuales eran realmente los poderes de un nigromante puesto que hasta el momento nunca había peleado con ninguno de ellos pero lo que si sabía es que tal y como le había dicho su maestro estos eran capaces de hacer sentir dolor en las victimas y que eran capaces de resucitar a los muertos y de controlarlos a su voluntad. En cuanto al aspecto físico que el brujo pudiera tener no le importaba demasiado a Telos porque en este punto el sabía que pocos seres le podían superar debido a todas las cualidades que su creador había puesto en él a la hora de forjar su musculoso y protegido cuerpo.
avatar
Telos

Mensajes : 29
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Caminando bajo las hojas

Mensaje por Telos el Mar Mayo 14, 2013 1:24 pm

Tras varias horas de camino en la dirección en la que su gran maestro le envió Telos llego a una especie de casa que parecía abandonada aunque al acercarse un poco más le pareció notar el olor de alguien que estaba cocinando un pastel de manzana o algo parecido. La casa no era muy grande por lo que pensó que si entraba dentro de ella lo más posible es que causara algún desperfecto así que decidió llamar a la puerta fuertemente para ver si alguien le abría. El engendro pensaba que aquella sería la casa de la extraña bruja que le ayudaría a enfrentarse al maléfico nigromante al cual tenía que derrotar por lo que intentó no mostrarse brusco en sus acciones. Tras un minuto de espera en el cual se pudieron oír varios sonidos extraños venidos del interior de la casa una señora mayor de unos 60 años humanos calculo el paladín abrió la puerta y se quedo mirando su cuerpo con detenimiento. La mujer tenía el pelo largo y su figura no era nada estilizada. Telos nunca había visto a alguien tan gordo y su cuerpo le causo cierto repudio aunque no permitió que se le notara porque quería empezar con buen pie.

-Ahh ¿Pero a quien tenemos aquí?!!Calla!! no me lo digas.... Te ha enviado el gran diseñador ¿Verdad?-Las palabras salían rápidamente de la boca de la mujer como si estas fueran lo único veloz que la mujer tenía.En ese momento un gato se dejo ver en el umbral de la puerta y la señora lo cogió rápida como un coyote- ¿Adonde vas bonito? Hay peligros fuera.Te he dicho un millón de veces que no debes acercarte a la puerta y menos cuando tengo negocios entre manos.Poderoso guerrero ¿En que puedo ayudarte?-Dijo la mujer al tiempo que metía a su gato para adentro de la casa y le daba una patada para que este no volviera a intentar salir.

-Telos se aclaró la garganta antes de hablar ya que llevaba varios días sin pronunciar palabra y se notaba la garganta un poco fuera de tono. Los largos y solitarios momentos que pasaba en los bosques meditando y en esperando a que su maestro le diera algún trabajo se le pasaban lento aveces y estaba deseoso de comenzar a trabajar-Hola mujer, me llamo Telos y soy un paladín del caos. El poderoso diseñador me ha dado la orden de acabar con un nigromante que se ha instalado en las cercanías pero también me dijo que te encontrara para que me hicieras una pócima que aumente mi protección contra los hechizos.¿Eres capaz de hacer eso?-Dijo todo lo amable que pudo ser al hablar con un ser inferior como aquel.- Tras ese momento pareció que la mujer lo miraba de manera distinta como si ahora comprendiese más sobre Telos y esto hizo que el engendro desconfiara un poco de la vieja.

-Paladines del caos... Todos sois iguales, vagabundeando por Noreth a la espera de ordenes de vuestro gran señor. Sois las marionetas, los verdugos de las fuerzas del caos. Me sorprende ver a uno tan grande como tú. Eres el más grande que veo, supongo que tu señor te hizo así por algún motivo. Veras esto funciona de otra manera a la que tu te piensas. Lo que necesitas es una pócima que aumentara de manera permanente tu resistencia a la magia pero el problema es que me falta un material que no tengo ninguna manera de conseguir por mis propios métodos. Necesito la piel de una criatura un tanto especial que habita a unas cuantas horas de camino al este. Se encuentra en un lago y te advierto de que es una criatura peligrosa por lo que deberás de tener cuidado por tu propio bien. Mátalo, arranca su piel y tráeme ese caro pelaje y con un poco de él podre hacerte la poción que tanto anhelas.
avatar
Telos

Mensajes : 29
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Caminando bajo las hojas

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.