Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Hoy a las 8:00 pm por Eudes

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Hoy a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Miér Oct 18, 2017 10:12 am por Celeste Shaw

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Prólogo. "Physis."

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Prólogo. "Physis."

Mensaje por Khiryn el Lun Mayo 20, 2013 6:59 am

Lista de Personajes:

Khiryn: pj principal.
Ferna: padre de Khiryn.
Neka: madre de Khiryn.
Kana: hermana mayor.
Svein: hermano. (2do. en la camada.)
Seres: hermano (3ro. en la camada.)
Reid: hermano (4to en la camada.)
.....
Fundadores del Clan sin Nombre.
Sabia: Lideresa del clan.
Elan: el topo.
Aikon: el rátido.
Cinder: el lobo.

Otros:
Los cazadores humanos.
Los rátidos del bosque.


Diecinueve años atrás; nació Khiryn. La quinta y última cría de la primera camada de sus padres. Nació en el seno matriarcal de un clan sin nombre en la espesura del bosque de Physis; mas allá de donde las garras de los engendros se aventuraban a explorar solos, o a menudo.

Sus padres, eran Höriges; como todos los miembros del variado clan, eran una especie de mutación mágica entre seres felinos y hombres. Sus rasgos principales eran humanos, ya andaban erguidos y sus rostros y complexión física correspondían al común entre los humanos; sin embargo, sus cabellos podían presentar “dibujos” o manchas como las de los felinos mayores y menores. Además poseían rasgos más obvios a los felinos como colas, garras retractiles, extremidades grandes, colmillos y orejas en la parte alta de la cabeza. Ella sin embargo, se destacaba por rasgo excepcionalmente raro. Un rubí.
Khiryn había nacido con un carbunclo rojo encendido con forma de rombo, en el centro de la frente, la piedra, parecía incluso haber sido cortada y moldeada tan perfecta, que asemejaba el trabajo de un maestro joyero del “Imperio.” El rubí, nacía en el límite del cabello y decencia hasta llegar casi a la altura de sus cejas; y, aunque hacía juego con el rojizo de su cabello, destacaba por su brillo, y de vez en vez, sin Khiryn saber cómo; este resplandecía intensamente bañando de luz todo lo que alcanzaba. Sin embargo, en una sociedad como esa; dónde todos presentaban ciertas características únicas; ese tipo de condiciones, lejos de ser raras, se tomaban como “comunes.” Aunque ciertamente, ninguno de ellos poseía, o había visto un Hörige con una piedra mineral pegada en la cabeza.

El clan, matriarcal, era liderado por una anciana Hörige mitad lechuza llamada. Era grande, aproximadamente de dos metros de alto, con fuertes garras por pies y ojos grandes y amarillos; amenazadores que parecían mirar dentro del alma de los demás; por cabello, tenía largas y desgastadas plumas pardas. Tenía una cola con plumas en la base de su columna vertebral, la cual la ayuda a estabilizar su curso en vuelo y con las alas extendidas su aspecto era fiero y determinante, pero sobre todo, era inteligente.
Muchas veces antes había sido ella que con su sagacidad, los había librado del peligro siempre acechante de la noche y del bosque, y aunque no había rangos entre los demás höriges, era ella la que merecía siempre todo el respeto y atención.

No es que en el clan se hablara una lengua, los miembros tenían una manera primitiva, pero compleja forma de comunicarse; más parecida a un lenguaje primitivo que a simples gruñidos chillidos y sonidos guturales, incluso, algunos de estos sonidos se podrían llamar palabras. Sin embargo, no todos podían expresar todos los sonidos, y dentro de cada “raza” del clan, se manejaba un lenguaje único. Por decir, la familia de Khiryn, padres y hermanos y demás höriges felinos agregaban maullidos y chasquidos a sus expresiones, cosa que los höriges, con rasgos de aves, se negaban a hacer. Y de igual manera, las aves añadían cantos, cacareos y silbidos a su comunicación que obviamente para un cánido era imposible imitar. Sin embargo, sin importar mucho estas diferencias, habían entendido que su rasgo común era por el que habían llegado a vivir ahí; entendían que era mucho la obra de la gran lechuza que pudieran vivir y disfrutar de la seguridad de un clan y entendían que mientras pudieran seguir juntos, su clan, y sus familias tendrían mayor posibilidad de sobrevivir.


Última edición por Khiryn el Dom Jun 02, 2013 8:09 pm, editado 2 veces
avatar
Khiryn

Mensajes : 544
Edad : 29
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Memoria del Carbunclo


Nivel : 4
Experiencia : 1650 / 2500

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo. "Physis."

Mensaje por Khiryn el Mar Mayo 21, 2013 6:46 am

El clan se había asentado no hace mucho en lo profundo del bosque de Physis. Sus primeros pobladores habían salido expulsados de ciudades humanas cercanas, o peor aun, habían escapado al sur de tormentos horribles y cacerías continuas en el bosque Theezeroth situado al norte. La primera en llegar, y guía de los que la seguían, fue la anciana mitad lechuza, que los demás miembros de la tribu, llamaban en su extraño lenguaje “sabia.” Ella, logrando aprovecharse de un descuido del engendro que la poseía, escapó, logrando liberar a otros tres durante la huida. Esos tres eran Elan, el topo, Cinder, el lobo y Aikon, un rátido que los engendros habían capturado y usaban como esclavo. La huida no había sudo fácil, y cobró su víctima, ya que Cinder, protegiendo a la lechuza que guiaba, se quedó detrás cerrando la fila. Su valentía les hizo ganar tiempo a sus compañeros, que lograron huir; pero él fue consumido lentamente por los engendros.

Y así, la lechuza, el rátido y el topo, llegaron hasta el bosque de Physis, después de algunas jornadas sin descanso, siempre alertas. Pero no sólo por haber liberado a los esclavos es porque la lechuza se había ganado su lugar de líder, fue ella quien además, sabiendo ciertas estrategias básicas de defensa, escogió el lugar donde se refugiarían. Sobre volando la zona varios días, y escrutando los alrededores con sus poderosos ojos nocturnos, Sabia, pudo describir un camino seguro para la compañía, además de encontrar refugios temporales y escoger el lugar, en que ahora se asentaría el clan.

Los tres, llegaron entonces a la parte este del bosque, más alejada del bosque de Theezeroth, sin pasar por las partes más espesas del de Physis. Se asentaron en un altiplano de alrededor de 2 hectáreas cuadradas de terreno y cerca de 25 metros al punto más bajo de la falda del mismo. En el costado norte del altiplano, corre un rio rico en peces comestibles, y gracias al enorme cause, la vegetación es variada en frutos. El bosque es denso, pero desde los árboles altos en la cima, se puede apreciar una magnifica visión al fondo, claro, si estás habituado al bosque. El el altiplano, la tierra es negra, buena para sembrar y cavar madrigueras; hay un deposito grande de piedras y un par de cuevas naturales; además, los árboles de la zona son altos y gruesos, perfectos para vivir tanto arriba, como debajo de ellos. Una vez que decidieron vivir en ese lugar; la tarea a seguir, también decretada por Sabia, era encontrar otros, que como ellos estuvieran dispuestos a asentarse; tarea complicada por demás, y no muy recibida por el rátido que se encontraba celosos de no ser él quien dirigiera y por demás celoso de compartir su nueva tierra. Sin embargo, y por peligroso que fuera aceptaron, tomando en cuenta que una manada grande tiene más probabilidad de vivir que tres sujetos divididos.

Y fue así que nació el clan.

---------------
1er post; 588 palabras.
2do post 497 palabras.


Última edición por Khiryn el Dom Jun 02, 2013 7:59 pm, editado 1 vez
avatar
Khiryn

Mensajes : 544
Edad : 29
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Memoria del Carbunclo


Nivel : 4
Experiencia : 1650 / 2500

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo. "Physis."

Mensaje por Khiryn el Miér Mayo 22, 2013 6:11 am

Así, poco a poco, lentamente y uno a uno, fueron siendo atraídos más y más de los Höriges de las cercanías que escapaban o vagaban por el lugar. Sin embargo no era tan fácil.

Los Höriges que querían vivir en aquel lugar debían superar una prueba, y demostrar ser ante todo, pacificos, y sin embargo, fieros guerreros. Debían mostrar cierto respeto y prudencia; la idea de la lechuza, Sabia, no era nunca llenarse de psicópatas. El padre de Khiryn, fue el decimosegundo en llegar al clan, de nombre Ferna, era un mitad felino alto y bien estructurado, con una inteligencia que rayaba más en su parte humana que en la felina, de ojos tristes y cafés, con el cabello blanco enegrecido, como el color de la ceniza del tabaco en una pipa. Su madre; de nombre Neka; fue la decimo sexta. Delgada, con rostro amable y un carácter fuerte pero sincero y siendo los dos los único felinos en el clan, la únion fue más que inmediata. Poco después el clan se fue poblando cada día más. Al nacer las primeras crias de Neka y Ferna, el clan ya poseía 33 miembros de distintas mutaciones,18 adultos y los demás “niños” la camada de los felinos elevó el número a 38.
La vida en el clan era una especie de utopía; no había rangos entre las miembros, y no es que tuvieran “funciones” especificas u oficios que realizar; sin embargo, cada uno, dependiendo de sus cualidades desempeñaba una tarea. Es decir, por ejemplo: Los Höriges que podía volar, de vez en vez se turnaban para surcar el cielo alto o las cercanías del establecimiento del clan, patrullando por posibles amenazas o buscando presas o comida; la mayoría de las veces, estos, podían ver algún grupo de invasores acercarse y alertar al clan. Otros, con capacidades de acecho, garras y colmillos, cazaban o pescaban en las cercanías. Los más toscos, se entretenían cavando madrigueras o tirando uno que otro árbol para abrir espacio, mientras que los más delicados, en su mayoría hembras, cuidaban de las crías de los demás, además de las propias y hacían labores de sastrería; aunque no era raro que las mujeres de las razas felinas o caninas salieran a cazar.
La labor de sastrería, consistía en mayor de medida, de confeccionar con pieles, ropas, capas y mantas para el resto del clan. No es que entre los miembros del clan existiera mucho pudor; este era un rasgo de carácter que recordaba su parte humana. Sin embargo, cubrir sus cuerpos no tenía en verdad como principal intención esconder sus genitales o “miembros sexuales” primarios. Era porque, aunque había muchos que desarrollaban gruesas capas de pelo en el cuerpo o plumas, la mayoría tenía la piel tan lampiña como un humano promedio, y aunque su resistencia al frio y a los insectos era mucho mayor que la de la gente común, aun así, necesitaban una que otra piel para permanecer calientes.

491 palabras.
37 lienas.
avatar
Khiryn

Mensajes : 544
Edad : 29
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Memoria del Carbunclo


Nivel : 4
Experiencia : 1650 / 2500

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo. "Physis."

Mensaje por Khiryn el Vie Mayo 24, 2013 5:55 am

Cómo cualquier cachorro normal, los primero días de vida, Khiryn se la paso en una madriguera, encimada de sus hermanos y hermanas, pegada siempre al cuerpo de su madre para no sufrir de frio; aunque estaban a medio verano, las noches en el bosque, tendían a refrescar, haciéndose más baja la temperatura a tempranas horas en la madrugada.
Khiryn había sido la última niña, siendo el orden de sus hermanos el que sigue. Kana, hembra, de cabello blanco como su padre, con una mancha de en el centro de la cabeza de naranja; fue la primera en nacer, después sus tres hermanos varones: Svein, Seres y Reid. Svein era el que al nacer presentó las patas más grandes, así que su estatura, sería la mayor, además de que sus garras fueron las primeras en nacer. Seres, desde pequeño tuvo una conducta inquieta; ellos al igual que su padre, presentaban un cabello principalmente blanco, aunque el de su hermana era el más luminoso de todos. El más pequeño de los varones, fue Reid; sólo un poco más grande y fornido que Khiryn por su condición de macho, pero desde el comienzo con un carácter tímido. Al final, nació Khiryn, que junto con Reid, eran los únicos que poseían un color de cabello castaño o rojizo, siendo el de Khiryn el más brillante.

Aun siendo cachorros y sin haber si quiera abierto los ojos, el carácter de cada uno ya era muy marcado, y claro, poco a poco se fue acentuando. La madre de los cachorros, Neka; al tener la fisonomía humana, se turnaba, casi con malabares a los cachorros, alimentándolos de dos en dos; tratando de siempre de mantenerlos el mismo tiempo a cada uno, cosa, que además; no era nada fácil.
En menos de 10 días, los cachorros ya comenzaban a levantarse, y caminar, aunque lejos estaba aquello de parecerse a camina, más bien era una especie de movimiento como si reptara, arrastrando el vientre, sin dirección; ya reconocían olores con facilidad y se ponían contentos cuando su olían a su padre llegar.

Para los dos meses, sus movimientos eran ya mucho más fluidos, a esta edad, habían abierto completamente los ojos, y aunque su madre seguía alimentándolos, ya comenzaban a comer frutas y beber agua. A los 4 meses, los juegos eran cada vez más rudos, llegando a lastimarse entre hermanos unos a otros, no con seriedad, pero comenzaban a entender su fuerza y los límites de los demás, también comenzaban a entender sus propios límites. A los 6 meses ya comían carne, puesto que sus dientes eran ya eran suficientemente duros, y comenzaban a ser entrenados para cazar; aunque era un juego cruel, los conejos eran las principales victimas; fallaban siempre, pero el conejo acababa muriendo por su padre. Antes del año, ya eran capaces de cazar animales menores y algunas aves. Sus cuerpo eran ya atléticos y fuertes; aunque aun no alcanzaran el límite de su estatura.

490 palabras.
37 lineas.
avatar
Khiryn

Mensajes : 544
Edad : 29
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Memoria del Carbunclo


Nivel : 4
Experiencia : 1650 / 2500

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo. "Physis."

Mensaje por Khiryn el Vie Mayo 24, 2013 6:03 am

Este tipo de Hörige, se caracterizaba, principalmente por alcanzar cierto nivel de independencia a temprana edad; como su desarrollo era más bien parecido al de los animales, mucho más que al de los humanos, era cómun que, cerca de los dos años después de nacer y aun siendo cachorres, estos ya exploraran con cierta libertad; puesto a esa edad, ya eran muy capaces de correr, trepar y algunos incluso de cavar pequeñas madrigueras. Si bien podían ser longevos como los humanos, se desarroban mucho más rápido que estos; ya que un bebé humano de dos años, apenas ha aprendido a hablar, y camina torpemente.

A esta edad, la personalidad de cada uno de los hermanos de Khiryn estaba ya más que establecida, siendo esta mayormente empática con su hermano Reid.

Reid, como ya se ha dicho, era el más pequeño de los varones y en la camada nació unos pocos minutos antes que Khiryn; era el único que con ella, compartían el color de cabello rojizo de su madre. A khiryn le gustaba pasar más tiempo con Reid que con los demás de sus hermanos, puesto que encontraba fascinante el nivel de abstracción que este lograba, siendo en demasía tímido, pero introspectivo y analítico, sin duda, de todos los Höriges que Khiryn y sus hermanos conocían, era él, Reid, el más “Humano.” Era menos viceral y más controlado, incluso, pensaba las cosas, y le gustaba pasar más el tiempo tumbado mirando como el agua era chupada por las plantas y la tierra que jugar a las peleas con sus hermanos. Era también por este carácter pacífico por lo que su hermana sentía tanta empatía, ella no era del tipo peleadora en principio, pero tenía una curiosidad peligrosa hacia casi todas las cosas, y dado que a que a su hermano se le daba bien onservar y entender, era común que Khiryn lo llevara muchas veces arrastrando a ciertos lugares que ella descubria, incluso, sus padres, Ferna y Neka pensaban que si no fuera por Khiryn, Reid jamás se alejaría de la base del árbol donde se situaba su madriguera.
Otra característica que tenía Reid, pero que era la envidia de todos sus hermanos, por cierto, es que era astuto. Podía ser no muy fuerte, o rápido, aunque lo era, pero sobre todo, era astuto.
Gracias a esto, y de alguna manera, era por eso que Khiryn se sentía segura con él, aunque muchas veces ella lo desesperaba y no sabía decir cuando él estaba tomándole el pelo, pensaba que sin importar el lio en que se metieran, él podría sacarla de ahí.
Y fue gracias a esta astucia la que poco después de los tres años de nacer, salvaron el pellejo de un par de rátidos carroñeros…

457 palabras
33 lineas.
avatar
Khiryn

Mensajes : 544
Edad : 29
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Memoria del Carbunclo


Nivel : 4
Experiencia : 1650 / 2500

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo. "Physis."

Mensaje por Khiryn el Dom Mayo 26, 2013 7:28 am

Los primeros rayos del amanecer aun no se colaban por las copas de los altos árboles y el manto de la noche aun reinaba sobre las criaturas de un bosque que aun dormía. Como se le hacía costumbre a Khriyn, últimamente, ahora se levantaba antes que sus padre, a hurtadillas se caminaba hasta donde su hermano Reid, lo despertaba, muy a pesar de este y de alguna manera, lograba hacer que este se levantara y casi arrastrándolo lo llevaba fuera de la madriguera; a veces, fuera del perímetro del campamento.

Ese día, los centinelas del perímetro del refugio del clan, se encontraban como siempre apostados, ocultos en los entre el forraje de los espesos árboles, pero Khiryn ya sabía cuáles eran perfectamente sus posiciones y sus puntos ciegos. Sin perder mucho tiempo, avanzaron a escondidas por el refugio del clan, y cuando estuvieron completamente seguros, atravesaron el perímetro; avanzando siempre con cautela de no ser vistos y detenidos y sin darse cuenta, se alejaron de más.

Caminaron lenta y cuidadosamente por entre el bosque. Ligeros y lúgubre sonidos se alzaban entre la densa espesura de su vegetación, y de vez en vez, un animalillo se movía, escapando de ellos entre las hierbas; haciendo sonar sus pasos, asustando a los dos pequeños Höriges e la oscuridad.

Lentamente, la luz fue lamiendo la noche, y los primeros rayos se colaron entre las hojas. Khiryn y Reid había seguido el rumor de un rio y ahora se allaban en su lecho. Reid, se abstraía co facilidad mirando de manera estudiosa las plantas que cerraban sus hojas al tacto, y otras tantas que con aspecto más temible, parecían tener bocas y largos colmillos, con los que atrapaban pequeños insectos. Khiryn se entretenía aun más tratado de ver cuánto recordaba el camino a casa y cómo eran los árboles más allá del perímetro del clan. Mientras más avanzaban por el sendero del rio, más extraña y densa se volvía la vegetación. Los siempre verdes y grises árboles de su clan, ahora cambiaban, se volvían meros arbusto, o grandes pilares capaces de contener en su vientre una treintena de felinos. Algunos eran bajos como ellos, y otros eran tan altos que sus copas se perdían en la vista y parecían arañar el cielo. Pero eso no era lo único diferente, la tierra y las piedras; tenían otro color, cada vez más claras, como musgosas, como el color del lodo. Y lo más importante. Los colores y los olores. Está nueva tierra, lejos del campamento era un festín. Ofrecia la más variada cantidad de olores que khiryn jamás olió. Cientos de diferencias entre cada una de las cientos flores y pastos. La tierra mojada incluso tenía un olor diferente, las hojas, los árboles y sus tallos, sus savías. Las flores y sus impactantes magentas encendidos; flores amarillas y blancas que parecían manar su propia luz. Todo era un festín, y mientras más caminaban por el lecho del rio adentrándose en el bosque, mayor era el número de platillos

501 palabras.
36 lineas.

avatar
Khiryn

Mensajes : 544
Edad : 29
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Memoria del Carbunclo


Nivel : 4
Experiencia : 1650 / 2500

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo. "Physis."

Mensaje por Khiryn el Dom Mayo 26, 2013 7:32 am

Algo en la distancia llamó la atención de los felinos Höriges. Una extraña formación de rocas. Minerales brillantes pero translucidos de color magenta no opaco parecían brotar del piso. Se acercaron. La extraña piedra, no parecía tener más de los 50 centímetros de altura, y afilada en su punta, fría y liza al tacto, y cuando se acercaron la luz que radiaba se intensifico levemente. El rubí en la frente de Khiryn brilló y esta se llevó las manos rápido para cubrirse, su hermano, Reid, no pudo mirar el rubí de Khiryn con una extraña sorpresa, como si hubiera hecho un hallazgo que hacía mucho perturbaba su mente, pero no dijo, y ahogó las palabras en un gesto. Una luz se coló entre las hojas de los arbustos cegándolos un momento.
Cuando estuvieron más cerca, vieron con sorpresa que ese extraño mineral, no era el único. A unos cuantos metros del lecho del rio, una enorme piedra de alrededor de unos 5 metros de alto se levantaba, como un geiser congelado desde la tierra, que parecía esconder la mayor parte de esta. Esta piedra, parecía perfectamente tallada, con la forma de un inmenso diamante, totalmente traslucido y perfecto, puro, liso, y una luz blanca radiaba en todas direcciones desde el. A su alrededor, el suelo se extendía en un gran elipse del mismo extraño mineral, haciendo de este un piso solido y liso, aunque un poco resbaladiso, y sobre este piso, cientos de pequeñas y medianas erpciones de rocas y minerales de todos los colores y tipos.
Había ámbar, aquamarinas, ópalos, esmeraldas, amatistas, diamantes y rubís. Muchos rubís que resonaron y brillaron al unísono con el que Khiryn poseía en la frente. Khiryn se acerco y su reflejo se vio cientos de veces en cada uno de los cristales, cuando Reid se acercó, su reflejo también apareció en todos. Unos eran grandes y temibles, y en otros pequeños y tiernos.

Khiryn cerró los ojos, entró en una especie de trance. Las luces comenzaron a danzar en torno a ella, brillando con fuerza para luego perecer, y luego nacer nuevamente en frenesí. Las luces proyectaban sombras lúgubres alrededor; oscureciendo todo lo que salía del rango hasta donde llegaba el piso de cristal. El cuerpo de Khiryn, parecía ahora ser levantado por unas manos invisibles que la sujetaban por el rubí en su frente. Sus pies, de gato, aferrados al suelo se levantaron con suavidad, y ella en letargo tan profundo como si de un sueño mágico se tratara. Reid la quizo contener y sujetar para traerla al piso nuevamente pero las luces a su alrededor se lo impidieron; lo quemaban.

Las luces parecían entonces tener un ritual preparado, sólo esperando la llegada de la chica con la joya. Reid miraba atónito sin poder hacer nada más. en un momento, con un sonido sordo. Las luces de todos los colores se juntaron sobre la alta punta de la piedra central: sobre ella giraron para luego elevarse como un rayo al cielo con un trueno sorprendente. El rayo multicolor regresó del cielo, con un sonido sordo; impactando directo en la frene de Khiryn que aun flotaba, justo en el rubí. El impacto parecío severo, pero el cuerpo de la felina apenas se movió. Y de un momento a otro, las luces fugaces se extinguieron, el cuerpo de la Hörige cayó, lentamente al suelo, recostada sobre su espalda, con un fulgor rojizo que se extinguía en su frente y los rayos del sol penetrando por entre las copas de los árboles bañaron el lugar, que por un momento quedó opaco y sin vida.

599 palabras.
42 lineas.
avatar
Khiryn

Mensajes : 544
Edad : 29
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Memoria del Carbunclo


Nivel : 4
Experiencia : 1650 / 2500

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo. "Physis."

Mensaje por Khiryn el Mar Mayo 28, 2013 6:39 am

A varios cientos de metros de distancia, invisible por la espesura del bosque, en lo alto, el campamento del clan sin nombre se hacía girones mientras más de la mitad de los centinelas y toda la familia de Höriges felinos buscaban con desesperación a los dos jóvenes perdidos. Llevaban un par de horas buscándoles, desde que su madre; Neka, despertó. Al principio, no le había dado importancia, pero después de media hora sin dar con ellos o percibir su olor en las cercanías la cosa se había puesto seria. Enseguida despertó a la familia y pronto todos usaban sus sentidos, olisqueando por allí, mirando por allá. Al no encontrarlos dieron partida a los centinelas que serios y seguros de si mismos, alegaban que nada salía o entraba del perímetro de aquella zona sin que ellos lo notaran. Sin embargo, empezaron a dudar después de cierto tiempo.

A la hora y media de búsqueda, era oficial; fuera o no una broma de los pequeños Khiryn y Reid, estaban perdidos oficialmente, en problemas y severamente castigados. De por vida castigados.

El caso fue llevado hasta Sabia, que de inmediato dispuso lo siguiente:
Neka y sus hijos restantes, Kana, Svein y Seres debían quedarse en el perímetro y buscar en los lugares comunes donde frecuentaban sus hermanos jugar o esconderse una y otra vez.
Su padre Ferna, saldría con Aikon el rátido, y entre los dos por tierra, buscarían el rastro de los chicos en el bosque. Por su parte; cinco centinelas de descanzo, sobrevolarían bajo el bosque en todas direcciones buscando desde el aire y tierra. Por el momento eso sería todo, el grupo no era muy grande, no podían arriesgar a todos a salir en busca de un par de críos, pero encontrarlos era vital, no sólo para sus padres, si no para la moral del clan, que como toda sociedad necesita victorias.

Quedo decidido. Sin perder momento, Ferna salió disparado hasta el último lugar del perímetro donde pudo seguir el rastro de los críos, seguido por Aikon, que era sólo un poco más lento pero con una nariz mucho más confiable. Esperaron pocos minutos antes de que el centinela les diera la autorización de salir del perímetro, y enseguida, el rátido usando su sensible nariz y su profundo conocimiento del área empezó a encontrar pequeños rastros de los jóvenes.

Mientras tanto, los centinelas alados, emprendían su vuelo bajo por la zona desplegándose en un majestuosa y ordenada formación que dibujaba elipses cada vez más abiertos respecto del campamento del clan.
La formación se cerró, encontraron sin mucha demora el rastro de ambos, gracias a la nariz de Aikon y a los ojos de Ferna que dio casi sin buscar con un mechón del rojizo cabello de Reid, enredado en una pequeña planta carnívora que parecía haber cerrado su tenaza en este. El rastro los llevó rápidamente al lecho del rio, donde sus huellas eran mucho más fáciles de seguir que su olor. Los siete buscadores, los a pie y los cinco voladores, empezaron entonces a seguir el rastro hacia la profundidad del bosque.

38 lineas
513 palabras.
avatar
Khiryn

Mensajes : 544
Edad : 29
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Memoria del Carbunclo


Nivel : 4
Experiencia : 1650 / 2500

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo. "Physis."

Mensaje por Khiryn el Miér Mayo 29, 2013 6:40 am

A muchos menos metros, pero en la otra dirección, un par de rátidos de bosque se discernían si ir o no a investigar que había sido aquel extraño rayo que pareció caer pocos metros hacia el rio. No les gustaba el fuego, y sabía que era probable que se encontraran con un extraño incendio frente a frente si se acercaban. Pero les gustaban los misterios y sentían cierta fascinación, casi peligrosa por la magia, que al final, los llevó a abandonar su infructuosa cacería del día y caminar hacía donde el rayo parecía haber impactado sin haber hecho un sonido.

Al llegar, encontraron algo que en todos sus años de vagar por el bosque jamás habían visto. Una extraña formación de minerales y piedras mágicas brotaban por todas partes. Con una columna que lanzaba en todas direcciones una tenue luz, bañando el lugar. De inmediato, empezaron a lamer el suelo, tratando de saborear la magia que el lugar despedía. Con frenesí casi sexual se acercaron a la formación principal en el centro de aquel extraño lugar y saborearon frenéticamente el frio mineral. Sin darse cuenta al principio de que no estaban solos, y que dos pares de ojos felinos y amarillentos los miraban con miedo desde detrás de unas piedras bajas casi fuera de aquel circulo de piedras. El viento cambió de pronto de dirección y aquellas cosas, antes a sotavento, pudieron oler la deliciosa carne joven de dos crías aterradas.

Sus ojos cambiaron desde el frenesí a la pura maldad. Lentamente abandonaron su comprometedora y ridícula postura en el pilar que formaba aquel mineral y avanzaron amenazadoramente hacía los jóvenes, siguiendo sólo el rastro que el viento les llevaba hasta la puntiaguda nariz. Khiryn intentó moverse unos metros para tratar de escapar o al menos esconderse mejor, pero Reid no la dejo. La sostuvo con la mano al lugar en donde estaban, sin dejar de ver a los rátidos. La expresión en su cara cambió, y de miedo pasó a decisión. Como si algo, un plan infalible se hubiera formado en su rápida cabeza.

Reid salió rápidamente de su escondite encarando a los rátidos. No era que hubiera trazado algún plan en su cabeza; aunque pensaba en ello con fuerza. Más bien era la enorme decisión de proteger a Khiryn, que estaba mucho más asustada que él.

Reid adoptó ahora un aire lejos de fiero, sino más bien, altivo; como si de la realeza tratando a súbditos se tratara; eso con respeto; de alguna manera intuyó que a los rátidos les gusta que los traten con respeto; debía ser una cualidad común tratándose de un mutante con tan poca belleza o gracia.

-Buenos días nobles señores. Me presento. Mi nombre es Reid.- Al decir esto realizó una torpe pero efectiva reverencia. He sido enviado como un mensajero de los dioses y los he encontrado a ustedes, sabios conocedores de lo puro y la magia.

Las ratas se detuvieron en seco, no sabían que era lo que pasaba, el tono del chico era claro, parecía hablar con claridad aunque no sabían lo que hablaba, puesto no usaban el mismo lenguaje, pero no mostraba temor. Aun así, si lograron entender la palabra “Diosa,” puesto que era común en todas las lenguas y en todos los lugares. Por un momento, dudaron si aquel ser podría ser o no su comida del día. Esperaron.

El rostro de los rátidos mostraba cierta duda; Reid de inmediato se dio cuenta que razonar con ellos usando la lengua del clan no serviría, puesto que no era un idioma en el que se comunicara el resto del mundo; aunque esto ya lo sabía, prosiguió de la mejor manera que pudo.

-Como les decía, somos los legados de la diosa; aquí les mostraré a mi hermana, la ELEGIDA.-
Los rátidos no entendieron nada salvo “diosa” y “elegida.” Reid se dio cuenta de esto ya que al verlos noto que sus pupilas se dilataban con expresión dudosa, y aun en sus lugares sin moverse se miraron con extrañeza. Reid entonces tomó de la mano a Khiryn que estaba a su lado, aun escondida detrás de un mineral, y jaló hacia si.

-Ella es Khiryn, la hija de la Diosa; como ven tiene su legado en la frente.- Diciendo esto, señaló con las manos a su hermana seguido de mostrar plácidamente el rubí que brillaba tenue en su frente. Las Ratas abrieron de par en ojos esta vez, habían entendido. Ahora en verdad estaban sorprendidas pues nunca, es su ratuna vida vieron un ser semejante. Eran desconfiadas, y no eran fáciles de engañar, pero también tenían un gran temor de la magia, y la Diosa y cometer impurezas contra estas era algo de lo que se cuidarían muy bien.

Reid le murmuró entonces algo al oído a su hermana que lo miró con desconfianza, y miedo, due este miedo el que al final los delato de la broma, pues un legado de la Diosa jamás sentiría miedo, aun así, las ratas anduvieron con cuidado. Se acercaron lentamente, pero la reacción de los dos pequeños fue aun más sorprendente. Reid les sonrió y con un gesto de la mano, los invitó a cercarse más y con confianza, mientras, Khiryn se inclinaba un poco hacia delante permitiéndoles ver más de cerca su carbunclo. Las ratas se acercaron ahora con un poco más de cautela, sin embargo con mucha más decisión, Reid, lentamente se desplazaba detrás de su hermana, dejando el paso libre. El carbunclo brillaba tenuemente, y para los que sabían sentirla, el halo finito de una magia oscura manaba de el. Las ratas sentían la magia, y cual moscas a la miel, se acercaron a tanto, que Khiryn podía sentir el vaho de la respiración de sus largas narices en la cara. Estaba aterrada, y asqueada.

67 lienas
965 palabras.
avatar
Khiryn

Mensajes : 544
Edad : 29
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Memoria del Carbunclo


Nivel : 4
Experiencia : 1650 / 2500

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo. "Physis."

Mensaje por Khiryn el Miér Mayo 29, 2013 7:17 am

Reid apretó con fuerza el brazo de Khiryn, que según lo que había murmurado antes, ahora el momento. Khiryn vaciló por medio segundo, pero era la única opción que tenían. La chica cerró los ojos con toda su alma.

La felina, hizo brillar su rubí tan fuerte que de un momento a otro, el bosque pareció apartarse. La luz carmesí del destello llegó más allá del circulo de cristal en el que se hallaban, potenciado y reflejado cientos de veces por los cientos de formaciones minerales cristalinas a su alrededor. Estos, cual diamantes, descomponían la luz proyectando haces de los siete colores en todas direcciones el bosque se pinto de colores y luz, incluso el rio, a varios metros de distancia empezó a reflejar esta luz en sus aguas.
Los sencibles ojos de oscuridad de las ratas, quedaron ciegos de inmediato, como tragadas por una vorágine de luz, confundidas, sentían como si les hubieran quemado los globos oculares y se llevaron las manos a los ojos tratando de sacarse el dolor de la ceguera. Khiryn desvaneció su luz, abrió los ojos un poco para comprobar que pudiera ver, frente a ella, Reid ya había tomado posición, con sus nacientes pero duras garras, este razguñó y golpeó las orejas de las ratas y Khiryn arañó sus narices con toda su fuerza. Las ratas aturdidas se desplomaron. Fue entonces que los felinos, aprovecharon la situación y dando todo de si, corrieron, sabían que jamás les ganarían en lucha a dos rátidos adultos, y sus garras apenas los arañaban y su fuerza no podría en verdad hacerles heridas serias, así que aprovechando la luz hicieron lo mejor que pudieron para darse un corto espacio y huir.

Al correr en dirección al campamento del clan, ambos felinos, notaron que la luz carmesí que nació del rubí de Khiryn, seguía alimentando los cristales, rebotando y descomponiéndose en miles de rayos de colores; el mejor espectáculo jamás realizado de luces sólo apreciado por dos niños felinos.

Corrieron con todas sus fuerzas recordando el camino a casa. No avanzaron ni 50 metros cuando las zancadas de las ratas se encontraron a menos de 5 metros de distancia de ellos. Empezaron a zigzaguear entre los árboles del bosque y meterse entre la maleza, pero sólo retrasaban lo inevitable; las ratas estaban furiosas, les cazarían todo el día si necesitaban, y más temprano que tarde, los atraparían. En la mente de Khiryn, este era el final.

Por un momento todo fue confuso y rápido, una de las ratas saltó hacía ellos desde detrás, un rugido salvaje que asemejaba un puma se escuchó de la nada; la silueta blanca de Ferna voló sobre las cabezas de las crías embistiendo en aire a una de las ratas. Los dos cuerpos rodaron un par de metros en el duro duelo del bosque. Cuando los chicos volvieron la mirada, Ferna sujetaba el cuello de una rata manteniéndola tendida sobre sus espaldas contra el piso; Aikon y dos alados se enfrascaban contra la otra rata que con las orejas bajas trataba de encontrar un lugar por donde huir, luego, la envergadura de unas alas descendientes los cubrió por completo. El tercer alado los cubría ahora con su cuerpo y sus alas.

38 lineas.
537 palabras.
avatar
Khiryn

Mensajes : 544
Edad : 29
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Memoria del Carbunclo


Nivel : 4
Experiencia : 1650 / 2500

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo. "Physis."

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.