Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Evento] Criaturas Norethianas y dónde encontrarlas
por Staff de Noreth Ayer a las 8:03 pm

» Criaturas Norethianas: Hexagoat
por Croatoan Ayer a las 8:03 pm

» Criaturas Norethianas: Pejesapo
por Strindgaard Ayer a las 7:48 am

» Criaturas Norethianas: Bargest
por Kenzo Dom Jul 15, 2018 6:17 pm

» Los Que Se Niegan a Dormir [Campaña]
por Rimbaud Dom Jul 15, 2018 6:15 pm

» Criaturas northerianas: Troll
por Bediam Sáb Jul 14, 2018 11:04 pm

» Bediam
por Alegorn Sáb Jul 14, 2018 9:26 pm

» Criaturas Norethianas: Gargola
por Kenzo Sáb Jul 14, 2018 6:44 pm

» Reglas de Noreth
por Tariom Vie Jul 13, 2018 8:39 pm

» Otro más que se une
por Tariom Vie Jul 13, 2018 8:26 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Trampas, Magia y Secuelas. [Privada]

Ir abajo

Trampas, Magia y Secuelas. [Privada]

Mensaje por Valdoom el Vie Mayo 13, 2011 4:13 am

Llevaba vagando demasiado tiempo ya desde aquella noche, con suerte podía ubicarme gracias a que desde el último pueblo que visite había conseguido comprar un mapa de la zona tras haber asesinado a un grupo de humanos que viajaba una noche en la misma dirección que yo. Pude haberlos asaltado solamente, pero habría sido arriesgado, necesitaba el dinero y un lugar donde quedarme si aquellos sujetos vivían por esas zonas podrían poner precio a mi cabeza y aquello no habría sido conveniente. Por lo que después de asesinarlos me quede con su dinero y el carromato en el que viajaban, gracias a eso se me hizo mucho más fácil el viaje aunque debo admitir que al principio me costó mucho dirigir a los caballos, por lo cuales también me dieron una gran cantidad de dinero.

Theezeroth era la región en la que me encontraba, la verdad no había planeado ir a ese lugar en especifico la única ciudad grande con la que me podía encontrar era la ciudad elfica, por lo que me pareció aún más sospechoso encontrar un grupo de humanos unas cuantas noches antes de que llegase a la ciudad. Me costó ganarme la confianza de los guardias también, se notaba que eran recelosos con los extranjeros y más si estos eran humanos, supuse que sospechaban que el carromato no era mío, pero no mencioné que lo iba a vender junto a los caballos, aquello habría levantado más sospechas así que solo mencione que iba de paso antes de comprar un pasaje en barco hacía otro continente. No fue la mejor escusa que pude haber inventado pero pareció suficiente mientras no me quedase muchos días en su ciudad y la verdad es que no lo haría, no me agradaba el estilo de vida de los elfos a pesar de que estos fuesen citadinos.

Conseguí alojamiento en una de las posadas de la ciudad y en esta misma me informe de donde podía vender mis caballos y el carromato que había dejado estacionado en uno de los establos más cercanos. Al día siguiente vendí los caballos en el mismo establo donde los había dejado junto con el carromato por el cual no conseguí demasiado dinero ya que los elfos no solían viajar por ese medio y como no tenían muchos turistas era difícil sacarle buen provecho, como sea por algo robado saque más de lo que esperaba sobre todo por la venta de los caballos aunque sabía que la mayor parte de las ganancias se la debería a esos dos.

Al día siguiente de haber llegado pude escuchar desde las escaleras a los guardias que me habían interrogado a la entrada de la ciudad, habían sido reportados de un grupo de humanos asesinados que se suponen traían algunas ofrendas a la reina o algo así, que el carromato en que venían había sido robado y entonces el maldito posadero dijo que había llegado anoche un viajero con intenciones de vender un carromato y un par de caballos, ósea yo. En ese momento pensé en retirarme de la ciudad inmediatamente, pero la conversación siguió, dijeron además que habían visto algunas gorgonas rodear por las fronteras de la ciudad y el bosque. Algunos viajeros aseguraron que pudieron haber sido ellas pero que de todos modos necesitaban interrogarme y claro, no me iba a arriesgar a que me descubrieran, así que decidí planear una coartada perfecta aprovechando la mención de las gorgonas.

(…)

– Así que, dices que fue la gorgona y que huiste con el carromato mientras estaba matando al resto ¿cierto? – Me preguntó uno de los guardias mientras conversábamos en una de las mesas del comedor de la posada. – Ah sí es, señor. La gorgona ya los había matado a todos cuando llegué, supe que algo andaba mal cuando escuche el relinchar de los caballos que por suerte estaban bien amarrados. Esta era rápida pero logre escapar con algo de suerte y como sabía que no podría hacerlo corriendo tome el carromato. Se que no fue deshonesto de mi parte venderlo, pero necesitaba el dinero como le dije ayer para viajar, si puedo hacer algo para compensarlo me aseguraré de cazar a esa gorgona y traer su cabeza. No lo hice ayer porque no soy bueno peleando de frente contra esas criaturas, pero soy muy bueno cazando, si le tiendo una trampa puedo contra ella – Dije esperando la respuesta del guardia, era una coartada perfecta contra un guardia, sabía que estos no eran de lo más listos y seguramente me querían lo más lejos de la ciudad posible al igual que yo. Realmente no tenía planeado pelear contra una gorgona aunque la encontrase, mi intención era salir lo más rápido posible de aquel lugar quedándome con el dinero y para mi suerte el guardia no me pidió que lo devolviera, de todos modos sabía que los elfos gracias a su longevidad no eran seres muy materialistas y en esa ciudad sobre todo el dinero seguramente era algo que sobraba. Como sea, después de esa conversación tome mis cosas y me marche lo más pronto de la ciudad tal y como lo había previsto anteriormente.

Decidí que sería buena idea no seguir el camino seguro por el que circulaban normalmente los viajeros ya que si los guardias decidían seguirme y descubrían que mis intenciones no eran las que había dicho estaría en problemas. Esos guardias seguramente no me seguirían hacía el bosque de Theezeroth y yo no era nada estúpido tampoco como para adentrarme a este, así que mientras caminase por los lindes sin adentrarme a estos estaría a salvo y los guardias no sospecharían de mis intenciones. Debía bordear el coste y buscar uno de los puertos en las playas para salir lo más pronto posible.

Comencé a adentrarme en el bosque y no tarde mucho en llegar a los lindes, como era de esperarse, la magia podía sentirse incluso afuera pero como era sabido no caería bajo el efecto de esta mientras no me adentrase a este. Y debía admitirlo, aquel lugar estaba cargadísimo de magia, me sentía observado ahí a donde fuera y como si fuese poco comenzaba a imaginar cosas que por suerte no eran espejismos, sino que eran pensamientos. Por unos minutos pude imaginarme convertido en un antropomorfo pero sacudí la cabeza ante esa idea, estaba bien como humano y así debía quedarme si quería cumplir con mis metas.


''Now's your turn. Here's a fuckin' black rose!''

Valdoom.
avatar
Valdoom

Mensajes : 7
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Trampas, Magia y Secuelas. [Privada]

Mensaje por Umbra Dunkelheit el Dom Mayo 15, 2011 1:37 pm

Umbra había acabado de nuevo en aquel maldito lugar. Ciertamente, llevaba ya largo tiempo en la región de Theezeroth. Pero no le agrada en absoluto el haber llegado desde el bosque de los elfos hasta aquel lugar: El bosque de Theezeroth.

Aunque ya había pasado más de un año de aquel fatídico suceso, todavía le escocía el recuerdo, y por tanto, no se había vuelto a acercar a Jyurman, sin excepción, puesto que cuando lo hiciera sería para cobrar su venganza, y tampoco al Bostque de Theezeroth, hasta aquel día.

Odiaba aquel sitio. Aún recordaba los horrores, las pérdidas, los monstruos...

Por tal motivo se sentía nerviosa e irritable. Realmente, no se había adentrado en este, sino que iba por las lindes, pero eso no quitaba que le desagradaba ese lugar. Sentía aquella magia podrida recorriendo sus fibras...

En esos momentos se encontraba de humor para desfogar su ira y frustración, fuese como fuese, y con el primer ser que se le cruzara en el camino. Pero no había nadie por allí. Absolutamente nadie era tan estúpido como para acercarse a aquel lugar.

En general, ella tampoco se hubiera acercado, pero la noche anterior, en el bosque de los elfos, mientras trataba de dormirse, oyó dos voces masculinas. Y una de estás comentó acerca de una comisión, que iba a dar regalos a la reina. Obviamente, esto no le interesó en lo más mínimo a Umbra, sino que el otro hombre respondió que había visto un rastro de gorgona cerca del lugar. Y que estaba seguro que la comisión pagaría a buen precio por el cuero de la cola.

Entonces se alejó del sitio. En un caso diferente los hubiera matado sin más. Pero desconocía si acaso había más, puesto que solo había oído dos voces, o si alguien volvería buscando venganza. Era mejor no tentar al destino. Y desde entonces, no se había parado para descansar, siendo ese otro de los motivos por su malhumor.

Siguió avanzando entre los árboles, devolviéndose por donde mismo había llegado. Sabía que era el mismo camino, pero en esos momentos no le apetecía pensar hacía donde dirigirse, teniendo un camino fácil y práctico en sus narices, en vez de internarse en zona desconocida, que quizás solo acabara en otra parte de aquel bosque.

Un ruido le alertó. Había algo por allí. Paró, y se dispuso a oír. Unos pasos. Aparentemente de un humano, aunque en aquel lugar no se podía confiar. Casi en contra de su voluntad, se internó un poco más en el bosque, lo suficiente para ocultarse entre las sombras. Escudriñó desde donde estaba, esperando a ver quien estaba vagando por allí.
avatar
Umbra Dunkelheit

Mensajes : 71
Edad : 20
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Trampas, Magia y Secuelas. [Privada]

Mensaje por Valdoom el Lun Mayo 16, 2011 8:19 pm

Sabía que debía salir lo más pronto de ese lugar, lo único que estaba ganando con quedarme ahí era volverme cada vez más y más paranoico y eso era lo suficiente raro en mí como alejarme en ese mismo instante. Y si me encontraba con la gorgona, ¿sería buena idea pelear contra ella? Era mujer como rodas las de su especie, eso ya era motivo suficiente como para provocarla, pero enfrentarme directamente solo lo veía posible en caso de que ella me atacase al menos que siguiese sintiendo la magia del lugar. ¿Cómo podía estar tranquilo sabiendo que mi vida como humano pendía de un hilo?... Bien, no es que sea tan estúpido como para adentrarme al bosque, pero, ¿y si algo me obligaba a quedarme por demasiado tiempo?

- ¡Estúpida gorgona! Por tu culpa tengo que soportar este lugar – Grité esperando que de verdad pudiese escucharme. Volver a la ciudad de los elfos sería algo realmente estúpido, ir al camino por el que circulan los viajeros normales también ya que seguramente estaban vigilados. Lo único que podía hacer para llegar a un puerto era seguir caminando por los lindes del bosque hasta que llegase a la zona costera del continente. Y me concentre lo más que pude en la zona costera a la que debía llegar para olvidarme de que estaba caminando junto a un bosque maldito y que en cualquier momento mi vida podría dar un cambio radical si llegaba a dar un paso en falso.

Entonces lleve mis manos a cada costado de mi cinto como quien mete sus manos al bolsillo para empuñar mis katars y aferrarlos bien al escuchar algo arrastrándose cerca de donde caminaba. ¿Sería acaso la gorgona? Pensé en cuanto lleve mi vista hacía el bosque por donde creí que había marchado. – Escucha criatura estúpida: ¡más te vale seguir arrastrándote hacía el bosque! Si piensas que puedes contra mí no es tu día de suerte. No me sigas el paso, ¡por tu culpa estoy aquí y ya tengo suficiente de ti! – Grité nuevamente siguiendo mi camino, esperando que la gorgona tuviese la inteligencia suficiente como para entender mis palabras. Empero, algo detuvo mis pasos unos cuantos metros más al frente cuando dirigí mi vista al suelo.

Me agaché para observar la tierra, estaba removida hacía los costados y el ancho del caudal de tierra que había quedado era lo suficientemente grande como para pertenecer a una gorgona. Pero, ¡estos iban hacía otra dirección! ¿Qué diablos era entonces lo qué había escuchado? No me importo, súbitamente un árbol frente a mi cayo de golpe y un rugido gutural se escuchó detrás de mí. Me tire hacía adelante súbitamente rodando por el suelo mientras me detenía y desenfundaba mis armas para hacer frente a la criatura. Se arrastraba, ¡pero no era una gorgona!

Spoiler:


Parada alcanza unos 3 metros de largo y el brazo lo usa a modo martillo, se tarda en levantarlo pero cae bastante rápido, de unos 2 metros de largo. La criatura podría ser levantada con mucho esfuerzo por 3 gigantes.

Mi rostro palideció por completo. Sabía que los devoracorazones eran feos, ¡pero eso era exagerar! Y no estaba sola, otra criatura había saltado de un árbol y era casi tan fea como la primera.

Spoiler:
Alcanza los 2 metros de altura si bien no es tan fuerte como la primera cuidado con su única boca, los colmillo que tiene en lugar de pecho.

No era idiota, sabía que no podía quedarme ahí pero tampoco sabía que tan rápidas eran las criaturas por lo que debía asegurarme de que no siguiesen mi paso, por lo que solo me quedaba una alternativa antes de correr. Bruma violeta, la cual comenzó a surgir después de concentrarme un poco en forma de neblina cubriendo el perímetro suficiente como para correr un poco más adentro del bosque y que las criaturas perdiesen mi rastro en cuanto la neblina se disipase. Motivo suficiente para olvidarme de la gorgona y erróneamente seguir el rastro que esta había dejado, corría inconscientemente hasta el lugar donde ella estaba escondida.


''Now's your turn. Here's a fuckin' black rose!''

Valdoom.
avatar
Valdoom

Mensajes : 7
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Trampas, Magia y Secuelas. [Privada]

Mensaje por Umbra Dunkelheit el Sáb Mayo 21, 2011 12:09 am

Ver los rastros en el suelo de Theezeroth era inquietante. Había toda clase de extravagantes pisadas. Y muy pocas eran por animales. Para percatarse de esto solo había que ver, por donde dar un ejemplo, el rastro que dejaba Umbra.

Por ese motivo iba con la vista al frente, aunque no le ayudara mucho, puesto que aún recordaba cuando había visto salir todo tipo de seres de la espesura. Y por tanto iba pendiente, pero tratando de dejar la paranoia de lado... Sin mucho éxito, puesto que lo que no se imaginaba, era en cambio más mal humor.

Un ruido le alertó, y se detuvo. Trató de agudizar el oído, buscando saber de donde venía. Se estaba comenzando a acercar. Y entonces avanzó con más prisa, acercándose un poco a las afueras del bosque. Esperando que no se dirigiera hacia ella, se ocultó como pudo en las sombras. Fue entonces que vio pasar un monstruo horrible... Que superaba los estándares normales de los engendros.

Tenía una sola y gran boca vertical a lo largo del pecho, además de varios ojos rojos, y unas patas similares a las de las arañas.

No se quedó quieta para descubrir que diablos era. Rebuscó en el suelo, y al encontrar una piedra, la lanzó, esperando que funcionara.

El ser se volteó ante el ruido de la piedra al chocar con las hojas del suelo más adelante, y avanzó hacía donde había caído esta. Y en esos momentos, Umbra aprovechó para alejarse.

Así, era que había seguido su camino por un rato, de forma relativamente tranquila, cosa que se había acabado al oír unos pasos. Y entonces fue que se refugió en la sombra nuevamente.

Era un humano. Mas específicamente, un hombre. Se veía nervioso, lo más probable por algún encuentro con algún bicho del lugar. Y se dirigía... ¡Hacia ella!

Entornó los ojos, y se acomodó en su escondite, de tal forma que de acercarse caería entre sus anillos, quedándose así a su merced. De pronto sonrió, por primera vez en horas. Quizás pudiera desquitarse con alguien...


OFF:
No tenía inspi, perdón ._.
avatar
Umbra Dunkelheit

Mensajes : 71
Edad : 20
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Trampas, Magia y Secuelas. [Privada]

Mensaje por Valdoom el Lun Mayo 23, 2011 12:56 am

Seguí corriendo en la misma dirección sin que me importase nada más que escapar de esas criaturas, a pesar de que mi bruma nublaría sus sentidos sabía muy bien que solo sería cuestión de segundos para que volviesen a seguirme el rastro que si bien estaba camuflado con el rastro que pudo haber dejado la gorgona, mis huellas seguían ahí y no solo eso; estaba en el territorio de las criaturas donde tenía mucha desventaja a la hora de escapar. Y mis temores se volvieron realidad a los pocos segundos como lo había previsto, las criaturas ya estaban unos cuantos metros detrás de mí corriendo a toda velocidad.


Escuchaba detrás de mí como el gusano gigante iba destruyendo árboles con suma facilidad utilizando su brazo, la tierra literalmente se sacudía a cada tronco caído. De no ser porque sabía que la criatura iba tras de mí juraría que se trataba de un temblor algo estruendoso aunque de magnitud faltaba mucho para llegar a ser terremoto y lo que lo hacía aún más intimidante era el saber que las criaturas me perseguían. Por otro lado la araña-humanoide saltaba esquivando los troncos con mucho esfuerzo, no parecía ser muy ágil, pero los movimientos sí que eran efectivos y su agilidad a la carrera me superaba en todo sentido. Si algo deseaba dentro de esa persecución era que tuviesen los sentidos pocos desarrollados ya que si lograba esconderme les costaría el doble tratar de seguirme.


Necesitaba ganar tiempo y descansar un poco si quería seguir con la carrera por más tiempo o me cansaría rápido, así que apenas vi un árbol alejado me salí del camino que había posiblemente marcado la gorgona y corrí entre los árboles hasta el que había visto. Una vez ahí me aseguré de no mostrar mi silueta recostado de espalda contra el tronco, respirando profundamente y tratando de relajarme, pero no demasiado. Entonces escuché una piedra apenas, entre tanto alboroto era difícil, pero esta piedra parecía no seguir los parámetros normales que hacían las cosas destruidas por el gusano gigante. Me agaché apoyando mi rodilla en el suelo y me dispuse a ver qué había pasado. Alguien o algo había hecho un ruido y este aparentemente había sido captado por las criaturas puesto que habían cambiado su dirección. Por lo visto no me seguían a mí sino que corrían a ciegas por donde le decía el instinto. Como sea aquella jugada había sido a mi favor y ahora debía seguir mi camino silencioso entre los árboles, adentrándome un poco más al bosque donde el cumulo de magia comenzaba a sentirse cada vez más fuerte, pero aparentemente aún seguía en los lindes pues al menos donde estaba los árboles parecían normales.


Seguí descansando unos segundos preparándome para una salida sigilosa desde mi escondite, pero algo me detuvo por unos momentos, unos gritos guturales se escucharon a lo lejos, bastante y en la dirección que habían tomado las criaturas. Aquello me dijo que debía salir lo más pronto posible de aquel lugar y eso era lo que iba a hacer. Aunque seguir mi camino y bordear los lindes seguía siendo parte de mi plan y ya que aún estaba en estos seguiría por el mismo camino y claro, confiándome un poco volví sigilosamente hasta el posible rastro que había dejado una gorgona. Si tenía suerte esta se había escapado gracias al estruendo que habían causado las criaturas internándose más profundamente en el bosque, de ser así significaba que era camino seguro mientras no me adentrase demasiado.


Así seguí confiado mi camino hasta que el bosque comenzó a oscurecer poco a poco y la magia podía sentirse mucho más sobrecargada. Sabía que ese era el punto máximo al que podía llegar sin que mi apariencia sufriese las consecuencias, así que me detuve ahí, tome algo de aliento y cuando me decidí a seguir otro camino algo llamó mi atención a unos pasos de donde estaba. Era como una silueta aunque no estaba seguro de la forma que tenía puesto que estaba bien escondida de las sombras. Decidí echar un vistazo. De ser una criatura seguramente habría saltado a mi ataque y aquel fue seguramente el error más estúpido de mi vida. Al acercarme completamente mi rostro palideció por completo al contemplar el hermoso rostro de una mujer cuyo cuerpo estaba casi completamente desnudo. No atiné a correr de inmediato, estaba ante una de mis peores pesadillas, una mujer hermosa y casi completamente desnudo. ¡¿Por qué de todas las criaturas tenía que ser una mujer?! Grité para mis adentros tragando saliva. Me había pillado desprevenido y esa era la principal causa de mi espasmo, y claro un escalofrío recorrió por completo mi espalda al ocurrírseme la idea de que podía ser una medusa. Entonces baje mi vista a sus piernas… ¡Eran moradas y escamosas! No… Seguí mirando hacia abajo y luego hacía los costados desesperado y ahí estaba, mis temores nuevamente se habían cumplidos. ¡Era la gorgona! Volví a tragar saliva, mirarla a la cara y entonces tras pensarlo unos segundos o más bien salir del espasmo intentaría correr de ella a pesar de que sabía que su cola en cuestión de segundos podía atraparme.


''Now's your turn. Here's a fuckin' black rose!''

Valdoom.
avatar
Valdoom

Mensajes : 7
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Trampas, Magia y Secuelas. [Privada]

Mensaje por Umbra Dunkelheit el Miér Mayo 25, 2011 2:21 am

Umbra se obligó a mantener la calma mientras que se ocultaba en las sombras, sonriendo internamente mientras esperaba que quien estuviera por allí se fuera… O cayera entre sus anillos. Si ese aparente humano había sido lo suficientemente estúpido para internarse en el Bosque de Theezeroth, llamar la atención de dos monstruos de este, porque ni siquiera engendros: Monstruos, llamar la misma atención de la gorgona, que iba por allí solo de paso, y estar a punto de salirse de las lindes, pero no para otro sitio, sino para ir aún más adentro al bosque, también podía serlo para acercarse lo suficiente a ella sin verla.

Observó en silencio como su plan de lanzar una piedra en dirección contraria había servido, alejando a los dos monstruos, de los cuales al principio sólo había visto uno. El otro, que no había visualizado al inicio, era, como el otro, un ser espantoso. Poseía un cuerpo alargado, como el de los gusanos, pero con un brazo que estaba usando como una especie de guadaña, que más que cortar destruía, demolía las cosas que recibían el impacto. Tragó saliva, imaginando la perspectiva de que se le hubiera acercado más, hasta tenerlo casi encima, encima…

Unos gritos la distrajeron de sus funestos pensamientos. A la lejanía, por la misma dirección por donde se habían ido los monstruos. Esto, a pesar de su lado siniestro, le hizo calmarse. Iban a estar ocupados un rato con lo que sea que hubieran encontrado, o más bien, los restos de lo que hubieran encontrado. Y era poco probable que se devolvieran por esa dirección. Era más fácil que se internarán en el bosque directamente desde donde estuvieran.

Un movimiento le llamó la atención, y volvió a concentrarse en el humano, que avanzaba nuevamente… Pero no hacia su escondite, sino buscando continuar su camino, aunque un poco más lejos del interior del bosque.

Al darse cuenta de esto, se asomó un poco más, tratando de ver mejor hacia donde se dirigía, para así decidir luego su camino. Y sin percatarse, se volvió visible. No se vislumbraba entera, puesto que solo se había movido un poco, mientras que el resto de su cola quedaba estática. Pero se veía su torso, y un poco de su cola.

En esos momentos ignoraba que el hecho de que se viera iba a ser perfecto.

Este vio durante unos segundos en su dirección, y de pronto comenzó a caminar hacia su escondite, echando así al suelo las ideas que había tenido Umbra de que no se estaba acercando a ella.

“¿Me habrá visto? No creo… Debe de ser una casualidad” Pensó, ya que no se había percatado realmente de su cambio de posición.

No se distinguía bien, sino que de lejos era una figura indistinguible en sombras. Estaba en el punto perfecto para llamar la atención, pero sin alejar a los curiosos. Y en caso de que el curioso se acercara, si, la vería, mas ya estaría al alcance de su cola.

Consideró durante unos segundos la posibilidad de moverse ligeramente hacia atrás para ocultarse más, pero la desechó en apenas unos instantes. Solo iba a conseguir llamar más su atención con el movimiento. En esos segundos solo valía esperar.

El humano quedó paralizado, y luego pareció tener un espasmo. Quedó desconcertada unos segundos ante la reacción. ¿Por qué tanto terror? Si, quizás un sobresalto al inicio, pero una acción así era sencillamente exagerada.

Pero fuese como fuese, no se encontraba como debía atrapado en sus anillos. Y entonces se movió rápidamente, rodeándole al principio las piernas, y al terminar de moverse, también el torso.

Umbra sonrió. No lo estaba apretando de manera fatal, pero si con suficiente fuerza para impedirle que se moviera. Se encontraba a su merced. Ciertamente, aún tenía sus armas, pero no iba a poder siquiera buscarlas.

Con una mano, giró la cabeza de él para arriba, y con la misma mano, acarició su rostro. Era un rostro hermoso, ciertamente. Y lo que había podido ver del resto del cuerpo, delataba que era guapo.

-¿A dónde crees que vas con tanta prisa? – Le susurró con suavidad, viéndole con perversidad.


Última edición por Umbra Dunkelheit el Vie Jun 17, 2011 2:38 am, editado 1 vez
avatar
Umbra Dunkelheit

Mensajes : 71
Edad : 20
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Trampas, Magia y Secuelas. [Privada]

Mensaje por Valdoom el Sáb Mayo 28, 2011 11:56 pm

La gogona fue rápida con sus movimientos tal y como lo había temido, apenas me dio tiempo para moverme unos pasos hacia atrás cuando sentí el toque de su cola en mis píes y con la misma velocidad fue subiendo por mi cuerpo. Entonces un terror tremendo invadió mi cuerpo, sino me movía rápido iba a quedar a su total merced, pero para cuando mi cuerpo quiso reaccionar este ya estaba medio atrapado armas incluidas... Si que había sido rápida, mi movimiento quedo casi totalmente impedido en solo cuestión de segundos pero espasmo había desaparecido a medias, ahora de lo único que me preocupaba era de escapar de su agarre.

Entonces otro escalofrío recorrió mi cuerpo en su totalidad, la suave mano de la gorgona comenzaba a mover mi rostro. Era la primera mujer con la que tenía un contacto tan cercano y estaba completamente petrificado, para cuando pude darme cuenta la misma mano con la que había movido mi rostro ahora lo estaba acariciando, lo que para mí era una tortura lenta y dolorosa. Tenía los pensamientos nublados, apenas podía pensar con claridad y las únicas ideas que se me cruzaban por la cabeza era como me mataría aquella hermosa criatura si no me libraba de su agarre y mientras me acariciaba susurró su pregunta.

– Yo… – Titubee con claro nerviosismo, la verdad en ese entonces creí que hable de pura suerte, pero en el fondo sabía que probablemente aquella sería mi única vía de escape. – Necesito salir pronto… Esas cosas volverán en cualquier momento – Trate de hablar no muy fuerte por si habían más de ellas cercas, aunque mis esfuerzos eran en vanos, la voz apenas me salía me esforzase o no.

Sus caricias seguían y comenzaban a hacer efecto por lo que sin dudarlo aleje mi rostro de sus manos lo más que pude, aunque sabía que le bastaría con estirarlo un poco más para acariciarme de nuevo. – Deja… deja de tocarme, suéltame – Le titubee mientras por inercia llevaba mis manos hasta donde deberían estar mis armas, pero al tantear el lugar lo único que encontré era la piel escamosa de su cola. Me estremecí nuevamente, le había pedido que me dejase de tocar y ahí iban mis manos.

– No, tengo que… – Volví a titubear para llevar mis manos a sus hombros con intención de empujarla y alejarla de mí. Sabía que era un intento inútil, pero no podía dejar que sus caricias siguiesen, no podía dejarme ceder a sus pervertidos deseos; no quería y estaba aterrado, no se me ocurría que más hacer y no podía soltarme. - ¡Como sigas tocándome juro que… – Volví a titubear con un hilo de voz que estaba muy lejos de sonar amenazante.


''Now's your turn. Here's a fuckin' black rose!''

Valdoom.
avatar
Valdoom

Mensajes : 7
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Trampas, Magia y Secuelas. [Privada]

Mensaje por Umbra Dunkelheit el Vie Jun 17, 2011 10:20 pm

Umbra amplió su sonrisa al oír lo que decía, y sobre todo, como lo decía. Era apenas un titubeo, y su voz estaba temblorosa, señal de que estaba asustado... O más bien aterrado. En situaciones como esas, era probable que no pudiera pensar con claridad, una notable ventaja para ella.

-Cierto... En tal caso, es mejor apurarse... - Musitó, desechando así lo que había dicho.

Los intentos de él de alejarse, junto con las palabras que dijo, le hicieron soltar un breve resoplido, principalmente de diversión. El humano tenía una característica poco común, que le había llamado la atención, y está era que, aparte de tenerle miedo, cosa lógica por como le había atrapado, le parecía tener... Repulsión de alguna forma.

Al sentir las manos del humano tanteando por su cola, arqueó una ceja con diversión, y volvió a acariciarle, pero ya no por la línea de la cara, sino bajando lentamente por el cuello.

-¿Ah, si? ¿Y quién se supone que me lo impedirá? - Le siseó suavemente.

Sin embargo, no se esperaba lo que hizo. Ante el empujón de este, su torso se vio impulsado hacia atrás, ya que su fuerza en los brazos era poca, y era menor a la de un mismo humano. Siseó furiosa al darse cuenta de esto, y se echó para al frente amenazadoramente, a la vez que la presión que hacía su cola aumentó ligeramente.

-¿Me juras que QUÉ? Dime que pretendes hacerme, humano, pero no lo intentes, porque dudo que dures más de un segundo. Sino te resiste, puede que hasta te deje ssalir vivo... - Dijo amenazadoramente, siseando, a la vez que las eses se exageraban al pronunciarlas casi sin darse cuenta - Sino... Me encargaré de que te conviertas en alimento para los seres de este ssitio...
avatar
Umbra Dunkelheit

Mensajes : 71
Edad : 20
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Trampas, Magia y Secuelas. [Privada]

Mensaje por Valdoom el Miér Jun 22, 2011 8:21 pm

La gorgona continuó acariciándome mientras hablaba. Sus palabras además de siseantes sonaban amenazadoras y no había que ser listo para darse cuenta de aquello. Debía librarse de su agarre pero ella ponía cada vez más fuerza y solo podía ver venir lo peor para mi. – No puedes matarme, ¿qué piensas hacer conmigo? – Pregunte nuevamente con el mismo hilo de voz que había usado antes al hablar. Estaba aterrado y no sabía que hacer, podía seguir empujándola pero si llegaba a salirme de sus anillos esta podría fácilmente volver a agarrarme.

- ¿Qué pretendes hacer conmigo? – Volví a preguntar con la misma voz que hasta el momento había usado. No encontraba escapatoria y al único lugar al que podría llegar era al que ya estaba; sus brazos. Resignadamente recosté mi cabeza sobre sus hombros, a pesar de que quería seguir luchando por escapar de esos anillos, si seguía resistiéndome habían más probabilidades de que acabase muerto. Ya me había amenazado una vez y no era tonto como para volver a arriesgarme de nuevo sabiendo cual será el resultado.

– Te pagaré si me sacas de aquí con vida, buscaré algo con que hacerlo, pero no me mates – Dije, ahora tratando de sonar algo más seguro pero eso no impedía que estuviese asustado y seguro o no, no podía sentirme seguro en brazos de una mujer ya que gorgona o no, seguía siendo una. – No vuelvas a tocarme – Dije pero esta vez pensando en voz alta; osea no me di cuenta si lo hice o no, si lo hice ella habría escuchado la amenaza como un susurro a su oído. Aunque prácticamente desde que recosté mi cabeza en su hombro todas mis palabras debieron de haber sonado así.

No tenía nada más que hacer con mis manos en esos momentos, exceptuando demostrarle que quería seguir viviendo y haber escuchado su amenaza dejando que estas pasaran por debajo de sus brazos, más bien las deje flotando en el aire como quien quisiera abrazarla por la cintura, pero eso último sería lo último que llegaría a suceder. Estaba muerto, solo podía pensar en eso y en brazos de una mujer... Si había alguna forma más humillante de morir para mi, no podía pensarla en ese entonces.


''Now's your turn. Here's a fuckin' black rose!''

Valdoom.
avatar
Valdoom

Mensajes : 7
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Trampas, Magia y Secuelas. [Privada]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.