Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Shirei y Baku
por Alegorn Hoy a las 1:47 am

» Rastro sin huellas [Privado]
por Eshed Dylan Hoy a las 12:36 am

» Miedos [Privada con Celeste Shaw]
por Kromul Ayer a las 9:34 pm

» Asfet.
por Skurk Äsping Ayer a las 7:10 pm

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Ayer a las 4:59 am

» Misión Fallida: Hijra de Shirei y Baku
por Shirei Ayer a las 4:53 am

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Dahanajan Dess Ayer a las 2:55 am

» Fuego y Hielo
por Dahanajan Dess Ayer a las 1:53 am

» Lobo a la brasa [Privada con Dahanajan Dess] (En construcción)
por Skam Miér Mar 20, 2019 11:49 pm

» Reglas de Noreth
por Shirei Miér Mar 20, 2019 8:57 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Cocido Con Zombies

Ir abajo

Cocido Con Zombies

Mensaje por Hiena el Jue Ago 15, 2013 10:33 pm

-¡Oeya!... ¡Hola!-Dije a aquel hombre que pasaba junto a mi. La noche ya había caído, y ante mí tenía una olla calentándoseal fuego, en su interior agua junto a otros ingredientes se estaban cocinando. Yo estaba sentado en una roca, removiendo un poco la comida.
Había salido hacía poco de la aldea, y aún no dominaba el idioma, pero aun así quería ser amable, y un viajero que pasaba cerca no tenía por que pasar hambre, aunque no le conociese. Yo tenía de sobra.-Sha... ¿Quieres... Co... Comer? Sha, haber bastante.

Era un guerrero humano, tenía una armadura de metal, y montaba sobre un gran equino de aspecto fuerte. A su espalda una espada de gran tamaño pendía esperando una batalla. Aquel tipo en primer lugar se quedó mirándome extrañado, pero finalmente desmontó y se sentó frente a mi. Olfateó el aire con curiosidad y sonrió mirándome.

-Mm... Huele delicioso... Gracias por compartir, compañero. En estos días no se ven a muchas personas con esta amabilidad.-Dijo mientras se retiraba unos guantes de cuero y flexionaba los dedos de las manos. Parecía evidente que había estado cabalgando durante mucho tiempo. Yo me limité a sonreirle y tenderle un cuenco de la sopa que había estado preparando. Tenía col, nabo, zanahoria, alubias y carne principalmente, y desprendía un olor apetitoso, al menos para mi olfato así era. Yo hice lo propio y me serví también un cuenco, tomé una cuchara y lanzándose otra a aquel hombre y comencé a probarlo. He de decir que aquello me supo de maravilla. El hombre hizo una mueca momentánea, pero no tardó en tragar y volver a tomar otra cucharada.-Mm... Vaya, tiene un sabor... Que nunca antes había probado, pero no está nada mal. No pareces muy hablador, muchacho. ¿Como te llamas?

-Hiena-Le dije con sencillez mientras me tomaba otra cucharada. Aquella palabra era la primera que había aprendido en el idioma común. Aunque el resto aún no me salía con demasiada naturalidad.-Yo kne... No... Hablo bien... Idioma.

-Hiena... Es un nombre muy extraño. Pero no soy quien para juzgarlo. Mi nombre es Gerald.

Durante un rato continuamos comiendo, hasta que el hombre empezó a olfatear el aire, despues de acabarse su plato. Mencionó que había un olor extraño, como a podrido... Se levantó de su asiento, mientas desenvainaba su espada, y yo tranquilamente comenzaba a recoger los platos y la olla. Aquel tipo no tardó en encontrar los cadáveres. Su reacción al verlos me pareció en ese momento excesiva, no era tan raro... Pero no pareció tomárselo igual de bien. Apenas pude explicarle con mi reducido vocabulario que eran unos no muertos que momentos antes de su llegada me habían intentado atacar... Como todo buen cazador, les había dado muerte, separando su cabeza del resto del cuerpo tras un pequeño combate. Eran dos contra uno, si, pero ellos eran lentos, y apenas poseían capacidad de defenderse. Aquella parte le tranquilizó, pero lo que me arrepiento de haberle dicho, era que luego utilicé la carne de sus manos, la más jugosa y tierna, para hacer el estofado... Eso no le sentó nada bien, y entre vómitos y maldiciones...
Aquello a mi me pareció una ofensa desmesurada... Le había dado mi comida, había compartido mis verduras y la carne de los muertos que yo mismo había matado, le había prestado el calor de mi hoguera, y aquello me lo recompensaba vomitando la comida que había preparado y maldiciéndome.

Realmente me sentía bastante enfadado con eso, así que devolviéndole las maldiciones me subí en Bohyo y me marché de allí conla cabeza bien alta. Durante unos días pensé que todos los que estaban fuera de mi tribu eran unos bárbaros sin capacidad de agradecer. En mi tierra natal aquello no habría ocurrido jamás. Pero... ¡Claro! ¿Como iba a saber yo que más abajo las otras razas tenían un estómago tan delicado?
Cuando descubrí que ellos no podían alimentarse de carne podrida, y que además tomar carne de otros de su misma raza era una atrocidad comprendí todo aquello. Me preguntaba como se encontraría el tal Gerald... No por si mi cocido le había provocado alguna enfermedad o malestar, si no porque, si había muerto, había dejado allí mucha carne útil que podría haber utilizado. Al fin y al cabo, nadie más que los gusanos la probarían... Una desgracia...


Hiena
Hiena

Mensajes : 14
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Cocido Con Zombies

Mensaje por Mr. Panda el Jue Ago 15, 2013 10:56 pm

Aceptable, ahora te coloreo.


Rendiros ante mi ternura...
Mr. Panda
Mr. Panda

Mensajes : 93
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.