Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Junglas de Lustria
por Strindgaard Dom Mayo 19, 2019 5:37 am

» [Campaña] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Amelie Winter Dom Mayo 19, 2019 1:40 am

» Un Dios entre Nosotros.
por Azura Vie Mayo 17, 2019 9:05 pm

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Karasu Vie Mayo 17, 2019 3:34 pm

» Noche de Muerte [Campaña]
por Strindgaard Vie Mayo 17, 2019 12:18 pm

» [Reclutamiento y OFF] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Rimbaud Vie Mayo 17, 2019 3:54 am

» Encuentro desafortunado
por Shirei Jue Mayo 16, 2019 3:23 am

» Reglas de Noreth
por Adorno Azurbanipal Dom Mayo 12, 2019 3:03 am

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Margaret Orgaafia Sáb Mayo 11, 2019 4:59 pm

» Nas~
por Alegorn Vie Mayo 10, 2019 1:53 am



Demasiado.. ¿Fácil? H8SDUFN
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones
Demasiado.. ¿Fácil? SiUh6o7
Demasiado.. ¿Fácil? KRfbrcG
Demasiado.. ¿Fácil? 9fBXn98

Demasiado.. ¿Fácil?

Ir abajo

Demasiado.. ¿Fácil? Empty Demasiado.. ¿Fácil?

Mensaje por Galahir Callahan el Jue Ago 29, 2013 3:46 pm

La noche ya había caído en Noreth, las estrellas y la luna iluminaban ligeramente el mundo. Me encontraba en un camino de Thonomer, el silencio inundaba el paraje, lo único que rompía este silencio era los cascos de Brego, su paso tranquilo y sus relinchos casuales, anda que no hacía ruido ni nada cuando relinchaba... Miré a mi alrededor y aspiré el aire de la noche, empezaba a hacer un poco mas de frío cuanto mas caminaba, me estaba acercando al norte, y por lo tanto, a mi destino. Espoleé un poco a Brego para que acelerase, ya había caído la noche lo suficiente, si caía un poco mas me encontraría con salteadores, con lobos, o quién sabe con que criatura más me podría encontrar... No estaba dispuesto a averiguarlo. -Vamos chico, aprieta el paso. -Murmuré, Brego lo comprendió y aceleró a un trote suave, mas acelerado que antes. La verdad esque yo no tenía miedo de lo que pudiera encontrarme, pero... Mejor evitar peleas y refriegas innecesarias ¿No? Si, mejor, supongo.

Un grito rasgó la noche, un grito de mujer. Miré a todos los lados, buscando el origen del grito. Brego dio un pequeño bandazo hacia un lado al escuchar un segundo grito, algo alterado. En ese momento lo divisé, venía de una pequeña granja, a apenas cincuenta pasos del camino donde me encontraba. Espoleé a Brego, y este salió disparado como una flecha por el camino de tierra, ignorando las piedras y las ramas que había por el suelo. Me agarré a las riendas mientras desenvainaba la espada, eso me olía mal, ¿dos gritos seguidos de una mujer? Me olía muy mal. Entre en la villa y desmonté, le di una pequeña palmada a Brego en el trasero y este volvió por donde habíamos venido, no quería que el animal corriese riesgos innecesarios. Apreté las correas del escudo y me lo coloqué en el brazo. La puerta de la casa estaba destrozada, chasqueé la lengua, igual llegaba demasiado tarde. -¿Hay alguien ahí? -Pregunté con voz firme, decidida, preparado para enfrentarme a lo que sea que aguardase.

No tuve que esperar mucho para que asomase una cabeza por la puerta, entrecerré los ojos y me quede mirando. De dentro de la vivienda salieron cinco hombres, todos armados y vestidos con harapos, salteadores de poca monta... A escasos segundos salió un sexto hombre, el cual llevaba agarrado a una joven rubia, cuya ropa estaba desgarrada, al parecer había llegado justo a tiempo para que no la violasen, que oportuno. -Todavía no habéis hecho nada malo, os daré una oportunidad para que la soltéis, os deis media vuelta, y no volváis nunca mas. -Les pedí amablemente, ellos respondieron con una risotada. -Te daremos nosotros el mismo consejo, caballero. Date la vuelta y haz como que no has visto nada. -Me dijo el mas grande, armado con un garrote. Se acercó a la joven y le arreó una bofetada. Suspiré, lo mejor sería matarlos, si los dejase vivos seguirían aterrorizando a los lugareños de la zona cuando yo no estuviera. Me quedé pensando... Seis contra uno... Iba a ser difícil, pero podía con eso.

Le dirigí una mirada al grandullón y suspiré, lo mejor sería cabrearlos y que viniesen uno por uno. -¿Llevas un garrote por algún tipo de complejo? -Una sonrisa burlona asomó por mi rostro, y como esperaba, el hombre soltó un grito y cargó hacia mi. Levantó el garrote y lo dejó caer sobre mi con todas sus fuerzas. No hice otra cosa mas que agacharme y colocar el escudo entre el arma y yo. El escudo paró de lleno el golpe. En menos de un segundo realicé un tajo horizontal con Curoch, mi espada. Un chorro enorme de sangre manó de lo que antes era la pierna del gigante, se la había cercenado de un tajo. Me levanté y vi al hombre lloriqueando en el suelo, debía ahorrarle sufrimiento. Clavé mi espada en su corazón, y la vida del hombre se apagó.

Eché una mirada al hombre que venía corriendo ¿Otro mas que quería probar suerte? El muy idiota venía con la espada en alto. Madre mía... Lo que había que aguantar. Cuando lo tuve a tres pasos, di un paso hacia él, levanté el escudo y le golpeé el rostro brutalmente. El salteador retrocedió un par de pasos, aturdido, y yo aproveché para degollarlo con mi espada bastarda, todo era tan fácil con esos idiotas... Les eché una mirada, mi rostro era serio, ellos me miraron, nos quedamos así unos segundos. Podía ver el temor en sus ojos, además de la rabia, querían matarme, no por gusto, sino por venganza. Vinieron dos de golpe, se lanzaron hacia mi y los tuve encima en menos de cinco segundos, apenas me dio tiempo de ponerme en guardia. El primero, armado con un hacha de una mano, realizo un tajo horizontal, me agaché a tiempo y le clavé a Curoch en el vientre, desgarrando y cortando intestinos. Me aparté de el cadáver, armado únicamente con mi escudo. El hombre gritó algo parecido a ''Has matado a  mi hermano'' Se acercó a mi corriendo como un poseso y me lanzo un tajo al costillar, lo bloqueé con mi escudo por los pelos. Le pegué una patada en todo el pecho para aturdirlo. Lo derrumbé con un golpe de escudo y le clavé el borde de este en la nuez, ahogándolo. -Los hermanos vuelven a estar juntos. -Murmuré, alzando la mirada contra los dos que quedaban.

Sin perder de vista a los bandidos, me acerqué a uno de los cadáveres y cogí a Curoch. -¿Por qué no os vais? Acabareis como ellos si no. -Les aconsejé, cualquier otro desearía matarlos, pero yo no era de esos. Los bandidos tardaron menos de tres segundos en soltar a la chica, tirar sus armas al suelo y salir corriendo hacia la espesura, como si los persiguiese un demonio. Suspiré y miré a la joven dama con una pequeña sonrisa. -¿Todo bien? -Pregunté, ella asintió con entusiasmo y se acercó a mi corriendo. -¿Puede quedarse esta noche? Podrían volver y... Temo que me encuentren, mi hermano no viene hasta el alba. -Solté una risotada y le resté importancia con la mano. -Tranquila, esos dudo que vuelvan, pero yo tal vez me pase por aquí si me pilla de camino. -Le dediqué una sonrisa y me di la vuelta, hacia el camino. Ahora.. ¿Donde coño estaba Brego? La madre que lo...
Galahir Callahan
Galahir Callahan

Mensajes : 3
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Demasiado.. ¿Fácil? Empty Re: Demasiado.. ¿Fácil?

Mensaje por Mr. Panda el Vie Ago 30, 2013 2:54 am

Lindo Hijra, ahora lo coloreo.

EDIT: La ficha a tu firma, o no habrá color >:C


Rendiros ante mi ternura...
Mr. Panda
Mr. Panda

Mensajes : 93
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.