Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» A Hope's Tail
Hoy a las 8:32 pm por Gar'Shur

» El deber de un jefe
Hoy a las 3:44 pm por Varok

» Strindgaard
Hoy a las 2:29 pm por Strindgaard

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Hoy a las 1:19 pm por Bizcocho

» Pero sin presiones eeh!
Hoy a las 12:37 pm por Lujuria

» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Vie Nov 17, 2017 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Jue Nov 16, 2017 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Jue Nov 16, 2017 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Jue Nov 16, 2017 7:07 pm por Arete

» El cordero
Jue Nov 16, 2017 9:46 am por Bizcocho

» Apocalipsis now
Miér Nov 15, 2017 10:39 am por Abdel Azim

» Varok viene a saludaros
Miér Nov 15, 2017 9:14 am por Bizcocho

» Maleficarum [Solitaria +18]
Miér Nov 15, 2017 6:36 am por Lujuria

» Cassandra vs Aulenor
Mar Nov 14, 2017 3:09 am por Aulenor

» Demonología: Adulterium [+18]
Lun Nov 13, 2017 5:46 pm por Lujuria




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


¿Un pescado en tierra de elfos? [Privada: Mayla]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Un pescado en tierra de elfos? [Privada: Mayla]

Mensaje por Fisher Trident el Jue Oct 31, 2013 7:17 am

¡Argh!. Maldita aburrición. Aún no entiendo como esos viejos decrépitos pueden pasar un día con sus culos aplastados en una silla de madera viendo la gente pasar o viendo el cielo. ¡Yo nunca envejeceré!. Viviré para hacer gritar de rabia a los idiotas que caen en mis bromas, ¡JAJAJA!. Lo mio es saltar, jugar, ir de un lado a otro, aunque me da pena molestar a la gente... ¡JÁ!, ¿¡qué chorradas digo!?, ¡a mi me encanta molestar a la gente!; ¡la adrenalina que se siente cuando tres gigantones te persiguen es genial!.

Quedarse en un mismo lugar también es aburrido, es decir, que te persigan los mismos tontos se vuelve aburrido, ¡entre más personas pueda molestar mejor!. Por aquella razón, aquel día decidi darme un buen viaje, ¿pero a donde?. Fui a la maldita biblioteca, lugar que me repguna, pero sería el único lugar donde encontraría un mapa. Cuando hallé uno me dispuse a buscar cada lugar en un libro de geografía. ¡Maldición, casi me duermo del aburrimiento!, pero supongo que era necesario, ¡iba a ser recompensado con toneladas de diversión!. Es decir, ¿todo el proceso de viaje sin contar las horas que pasé buscando y decidiendo a iba a ir, solamente por hacer enojar a unos cuantos tíos?... a mi me parece buena recompensa.

Sin ton ni son, agarré mis cosas y me fui (¡JÁ!, ¡como si tuviera muchas!) y emprendi mi viaje hacia Erenimar. Pensé que iba a ser un camino largo y aburrido, aunque largo si fue, ¡cómo me diverti!. Oh, sí, amé ese viaje, ¡espero que se repita de nuevo!. Pero por alguna razón no puedo recordarlo... ejem... eeeh...

Lo que sí sé es que desperté desmayado en la orilla de un riachuelo de un bosque, ¡eso sí lo sé!. Me dolía la cabeza.... argh. Me levanté del lugar sobandome la cabeza; afortunadamente aún tenía mi tridente en mano y mi armadura piedramar, ¡qué haría sin ellas!. No comprendo que sucedió pero algo era cierto, cuando caminé más adelante pude discernir unas montañas y allí, tal como indicaba el mapa que vi en aquella asquerosa biblioteca, estaba Erenimar.  Yo estaba en la falda de la montaña, abajo, y encima se podía apreciar esa boba ciudad llena de elfos y blablabla. ¡A mi no me importaba su "belleza"!, yo solo quería molestar algunos elfos incautos. Jeje, ¡esto iba a ser una fiesta sin parangón!.

Tras un tiempo llegué a la maldita entrada de la ciudad, finalmente. Allí, uno elfitos en armadura (haciéndose llamar "soldados", como si tuvieran la suficiente hombría, ¡JÁ!) estaban resguardando dicha entrada, entonces me acerqué yo con mi (hermosa) sonrisa, como era habitual. Obviamente pusieron cara de estúpidos sin idea alguna de qué raza era, ¡pero venga!, ¿¡no es obvio!?, ¡soy un merrow!... o... bueno... algo así. ¡El punto era que no me dejaban pasar, argh!. Estos caras pálidas me estaban arruinando la diversión, y Fisher Trident NO se queda sin diversión...

Puse cara de molesto y miré hacia el este, y dije: "Por allí había visto a un tipo sospechoso...", ellos voltearon a ver hacia el este igual que yo, y en ese momento me escurri de una zancada entre los pies de unos de esos palurdos, ¡já!, ¡qué idiotas!. Inmediatamente empezó la persecusión: los soldados me gritaron: "¡Hey, tú, pescado, vuelve acá!", ¡pero obviamente no le iba a hacer caso!, ¡que besen mi trasero!.

Empecé a correr riéndome en sus pálidas y feas caras a la vez que me perseguian como podian. ¡La acción comenzaba!, ¡el torbellino de caos y diversión azotaría tierras elfas, ¡JAJAJA!.

Aunque me pregunto si podría salir vivo... ¡no importa!.

Hacía calor en ese maldito lugar, pero había una cascada que fluía por la ciudad, cuando necesitase mojarme para refrescarme y regenerar energías, tomaría un buen chapuzón. ¡De mientras tenía que cuidar mi culete de esos elfos, que me acosaban con cimitarras!. ¡A esto le llamo yo vida, esta es mi vida, ¡JAJAJA!. No me iban a atrapar... no lo permitiría.


avatar
Fisher Trident

Mensajes : 5
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un pescado en tierra de elfos? [Privada: Mayla]

Mensaje por Mayla Erulaëriel el Vie Nov 01, 2013 1:43 am

En el ultimo pueblo que había estado me encontré dos guardias elfos de Erinimar, por mala suerte no pude escapar de ellos, pues me vieron cuando entraba en la cuidad -¡¡Princesa Mayla…!!- grito uno de cabellos claros y ojos verdes, vire los ojos he hice como que no los había oído pero me detuvieron entre los dos –Suéltenme, bájenme les digo- les grite a los dos pero ellos evidentemente me arrastraron a la fuerza dentro de una cabaña. Lo malo era que ese pueblo estaba al pie de las montañas del reino elfo de Erinimar..

-Sabemos que no quiere volver pero el rey la a solicitado para algo importante, a nacido su nueva hermana y además es el cumpleaños de su hermana mayor- Dijo por primera vez el segundo, un elfo rubio con ojos azules, bastante guapo por cierto, lo único que hice fue suspirar –Ya se, no me he olvidado de mi hermana mayor pero… ¡Dios no puedo creer que engendraran otro niño!- dije refunfuñando mientras me sentaba en una silla como macho de cantina… los elfos se me quedaron viendo de manera extraña como de pervertidos o algo así.

-s hora Princesa MaylaEs hora Princesa Mayla- me hice para atrás y casi me caigo de la silla, de repente de una bolsa sacaron un vestido….. –¡¡AHH!! NO, ESO NO-  les dije mientras corría por toda la cabaña como una niña pequeña que no quiere meterse a bañar, pero pronto estaba entre sus fauces, me quitaron las armas y me desvistieron, pensé que me harían algo pero me ayudaron a ponerme el vestido de cedas elficas… -¿Que es esto?, ¿pretenden que lo lleve en la ceremonia?- dije enfadada, y por mas que levantaba las piernas para ver como quedaban mis pies y todo no podía creerlo… además desde hacia bastante que no me arreglaba así, desde que tenia mas o menos… 50 años de haber nacido… pero ahora era totalmente peor…

Los soldados me sacaron el vestido- Muy bien es hora de arreglar ese cuerpo- dijeron los dos a coro –Ah y no te preocupes por si somos hombres, estamos liados nosotros dos, aparte de ser guardias, somos del personal que arregla a tu madre…- dijo uno de ellos, volví a preguntar ya veo porque no se les puso esas cosas, o es que yo soy tan poca cosa, no creo con un cuero tan proporcionado… me puse roja por un minuto pensando en cosas tontas, no no pienses en eso tu no eres de esas chicas Mayla concéntrate, Los vi preparando algunas cosas, y no pude evitar acercarme a preguntar (estaba desnuda, un poco de pudor no le hace nada a nadie pero ni un momento le paso eso por la cabeza) –Princesa debemos noquearte ahí cosas que pueden ser dañinas para tus ojos y es esencial para nosotros el no revelar nuestro trabajo- dijo uno mientras perdía la conciencia por completo, creo que el otro elfo me había golpeado en la cabeza, para cuando vi, ya estaba en el piso.

Desperté supongo unas horas después, con el vestido puesto, de nuevo, me senté en la cama y frote mi cabeza, -Que bueno que ya se haya despertado princesa- dijeron los dos a coro, estaban arreglando y recogiendo cosas, me levante de la cama y otra vez, me revise de pies a cabeza (en lo que cabe la palabra) y los mire con el cejo fruncido -[color#336699]NO voy a llevar esto a la ceremonia, digo como un soldado mas de las filas debo ir mas apropiada, digo, se que soy la princesa pero...[/color]- dije mientras me levantaba las ropas, digo, debería llevar algo digno de un soldado en primera fila, montando su caballo... no estas cosas, ni quiera puedo moverme, y los tacones... no puedo caminar con ellos.

-Lo sabemos princesa, pero su padre dio la estricta orden de....- el segundo le dio un codazo al primero y ellos reflexionaron un momento, al final suspiraron, -Bueno supusimos que dirías eso por lo tanto, su madre nos ha pedido que pusiéramos cómoda por lo que...- dijeron mientras el elfo de ojos azules abría una puerta a un lado de la cama, me asome para ver que era y casi me caigo de la emoción, era el uniforme para soldados de mas alto rango de Erinimar... grite de emoción como loca.

Después de unos minutos ya tenia la armadura completa puesta, los dos elfos me miraron de manera aprobadora, y yo sonreí, ahora si me sentía tan cómoda. -Bueno, nos vamos a Erinimar....- cuando dijo eso yo no estaba segura de si poder ir, hacia mas de tres años que o veía a mis padres pero ese había sido como tres días para los elfos, solo que, por alguna razón, me sentía nostálgica y ansiosa, pues así paso. Salimos de la cabaña, fuera habían tres caballos uno blanco y dos caballos negros, yo quería uno de los negros pero entonces me dijeron que esos eran de ellos.

En tres días, ya estábamos en la entrada del pueblo Elfico, y mis padres para recibirme en la entrada de este....

Al llegar frente a ellos me arrodille -Padre.. Madre... he vuelto a casa- antes de que me pudiera parar mi madre ya se había arrodillado y me daba un beso en la mejilla, mi padre me ayudo a ponerme de pie, y este me abrazo como si acabara de regresar de la guerra, entonces correspondí el abrazo, entramos al pueblo -por que no traes puesto el vestido que te mandamos Mayla.. nunca me haces caso hija...- dijo mi padre entre risas y mama me guiño un ojo.

Entramos al palacio, tenia tantos recuerdos de ese lugar, que solté una lagrima de mi ojo izquierdo, mi nueva hermana era preciosa... una niña encantadora, aunque se me allá orinado encima, y mi hermana mayor... parecía que al ultimo momento el elfo la dejo, pero ya lo había superado... nos divertimos juntas toda la tarde y yo le conté varias historias que me habían tocado vivir sola, incluso nos llegaron noticias de que un intruso se había metido al pueblo principal y había estado montando jaleo toda la tarde, ademas de que no lo pudieron atrapar.
avatar
Mayla Erulaëriel

Mensajes : 108
Edad : 18
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un pescado en tierra de elfos? [Privada: Mayla]

Mensaje por Fisher Trident el Sáb Nov 02, 2013 2:20 am

¡Eh!, había subestimado a estos elfos sin dudas. Eran más ágiles que los lentos humanos, pero aún no podian igualar mi velocidad. ¡Tontos!, atraparme a mí es una hazaña imposible, ¡soy Fisher Trident!, ¡primero muerto antes que capturado!.

Estuve huyendo de esos orejas puntiagudas por un rato, pero finalmente logré esconderme. Estaba detrás de unos barriles en un callejón, y gracias a mi tamaño no lograban verme. Me mantuve allí un rato para recuperar mis energías, pero sabía que la persecución no había terminado. En cuanto saliera esos tontos iban a perseguir mi trasero, e iban a hacer lo posible por capturarme, ¡pero eso no iba a ocurrir!. ¡El pescadete tenía un plan, claro que sí!. En la otra pared, la que estaba enfrente de mí, había una escalera. Estaba rota a cierto punto, pero era suficiente para que yo pudiese pegar un buen salto y quedar en el techo, total, la distancia realmente no era mucha, era factible. Eh, que me gusta causar desorden, ¡pero uno siempre tiene que tener una estrategia!... para que dure más, claro, no para terminarla.

Asomé un poco mi cabeza y vi a unos dos soldados mirando para todos lados, cuales idiotas. Según oí, un ciudadano estaba hablando de mí, bueno, mencionó que "alguien" estaba causando caos, pero vamos, que era yo. Teniendo eso en cuenta, lo más probable era que el rumor se estuviese extendiendo por Erenimar, y si era así, este anfibio iba a tener problemas serios. ¡Pero que le den a los problemas, eso es en lo último que tengo que pensar!. Conté... 1... 2... y al 3 me coloqué encima del barril, salté a la escalera, subi un poco y entonces llamé la atención de los soldados, quienes gritaron molestos: "¡Baja de allí, maldición!"; ¡pero no les haría caso, JÁ!. Salté al otro techo, me revolqué un poco y me levanté sobandome el trasero, me había dolido un poco. Les miré y grité: "¡Atrapenme, palurdos!", y empecé a correr por el techo.

Afortunadamente la separación entre casa y casa, por lo menos en esa zona, era poca, lo que me permitia saltar de techo en techo a la vez que corría.

Así siguieron las cosas hasta que las casas se terminaron, y entonces el miedo entró en mi pecho. ¿A donde demonios correría ahora?. Tenía por lo menos 15 hombres tras mí, y otros 30 en los alrededores... tenía una opción: bajar y correr por mi vida. ¡La diversión COMENZABA!.

Salté del techo hacia unos barriles, y del barril al suelo. Miré hacia atrás y entonces... un proyectil de madera, una flecha pasó justo enfrente de mi cara y oí un SWOOSH muy bien. Un poquito más y estaba en problemas. Había pasado a ser un objetivo mayor, al parecer, me veian como una amenaza sería, ¿¡pero por qué!?, ¡yo solo quiero alguien que haga carreras conmigo!. ¿A donde iria ahora?... como por azar del destino, cuando me dispuse a correr para huir de las flechas y los soldaditos, observé un... ¿castillo?, ¿palacio?, ¡qué me importaba!. ¡El punto era que era mi única oportunidad para esconderme!. A los alrededores estaba bloqueado, a donde fuere ahora mismo me iban a empalar y cocinar. Aquel lugar era el único donde podía entrar, ¿pero cómo entraría?. ¡Simple!.

Corría en zig zag dirigiendome a la entrada de aquella construcción. Habían dos guardias con cimitarras ambos dos, y estaban en posición. Cuando estaba a 3m... ¡BOOOOOOM!. ¡Usé Torpedo, saliendo disparado como una bala, pasando por entre las piernas de uno de esos despistados, y quedando detrás de ellos!. ¡Rápidamente corri por todo el palacio, no podía dejarme atrapar!.
avatar
Fisher Trident

Mensajes : 5
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un pescado en tierra de elfos? [Privada: Mayla]

Mensaje por Mayla Erulaëriel el Mar Nov 05, 2013 5:45 am

Mi hermana, mis padres e incluso la nueva criatura, todos ellos, ahora estaba con ellos, aunque sabía que no duraría por mucho tiempo, al llegar mi hermano mayor me reclamo el no haber llegado con vestido pero me encogí de hombros, toda la tarde nos pasamos hablando en el jardín como cuando éramos niñas... Ella solía sentarse como una dama y yo como un niño, mugroso, con lodo en la cara, con las piernas abiertas. Los codos en la inca y con un palillo entre los dientes –Mayla... Tu sabes que ahora yo... ¿Estoy soltera no?- me dijo ella con tono triste...y suspiro, me entraron ganas de virar los ojos e ignorados pero no pude porque sabía que era verdad y además porque también sabía que a él no le gustaban esas caras... A pesar de crecer en el mismo techo, en el mismo palacio y con los mismos padres, ella es diferente a mí en muchos aspectos, micho más femenina, bonita, limpia, peinada, decente. Yo era todo lo contrario, cabello enmarañado, ropa de chico, personalidad de hombre, grosera, sin modales... Esto último era algo que yo hacía por que se me pegaba la gana porque cuando quería era bastante modosita y respetuosa para ayudar a los demás.

-¿Y? ¿Qué quieres que haga yo? ¿Conseguiste otro novio?- le dije escupiendo el palillo que tenía en la boca y sentándome de mala manera, ella me soltó una mirada frunciendo el ceño... –No, no quiero que me consigas un novio ni que hagas nada por mí, fue un error mío- me dijo mirando hacia en frente... Después volteo a verme y entonces... Vi una mirada en ella que no había visto antes... Llena de... La verdad es que no tengo idea –No crees que ya es hora de que tú te cases?- me dijo agarrándome de los hombros... Entonces me pare de un salto, estire los brazos y –Heenmm... Déjame pensar... Mmm... NO- le dije haciendo una cruz con mis manos mientras volteaba hacia ella otra vez, ella se echó hacia atrás con una carcajada salvaje... Nunca la había visto así de feliz... –sabía que me ibas a responder eso... No te apresures, sigues siendo joven- me dijo ella mientras se paraba y arreglaba su vestido –Si, sigo siendo joven, una caballera de primera, conquistadora de damas, amante de muchas... Tu sabes, la vida del glamour promete mucho placer- le comente, mientras cortaba una flor que crecía del césped y se la ofrecía a mi hermana como si fuera un caballero arrodillado, entregando una rosa a su damisela en prueba de amor, cuando levante la cabeza le guiñe un ojo y saque un poco la lengua, entonces las dos estallamos en una carcajada.

Al poco rato de seguir platicando ella seguía sobre mí, ya me estaba pesando un poco, con eso de la armadura y todo le iba a pedir que se quitara pero entonces llego un soldado...- Princesa Mayla... Princesa... Oh lo siento ¿Interrumpo algo?- dijo el guardia... Lo mire incrédula queriendo responderle con una broma –SI, nos interrumpes, estábamos en medio de una plena escena sexual de incesto- le dije, entonces él se puso colorado y mi hermana comenzó a reírse entre dientes otra vez, mire al soldado una vez más –No es cierto, no se lo tome tan a pecho era una broma, pero diga usted... ¿Cuál es el asunto?- le dije poniéndome de pie de nuevo... –Siento importunar princesa, pero tenemos un problema, un humanoide con cara de pez a entrado sin previo permiso a la cuidad y después de tanto perseguirlo se ha colado en el castillo, en estos momentos los guardias están buscando- después de oír eso me puse una mano en la frente Lara después Mirarlo seriamente –¿Que estatura tiene? ¿Cómo es ese humanoide?- le dije mirándolo a la cara otra vez, con cara enfadada, -Un metro mi señora, lleva un tridente consigo- me dijo el, lo primero que me paso por la mente fue: "¿Qué? ¿Mide un metro y todavía no lo han podido atrapar?" pero en vez de eso solo re sonreí al guardia... Cuál es el sistema de entrenamiento estos días... Son todos una bola de débiles...

Suspire, -Bueno nosotras intentaremos buscarlo pero... Si mide un metro no creo que sea la gran cosa y que este armado con un tridente- el soldado asentido, hizo una reverencia y se marchó sin más... Le dirigí una mirada a mi hermana – Quédate Cerca de papa y mama yo iré a buscar esa cosa... Recuerda que soy cazadora...- le dije sonriendo mientras alzaba  pulgar, ella asintió y sin más se marchó a los interiores del palacio subiendo las escaleras... El primer lugar seria... Las habitaciones bajas del castillo es el mejor lugar para esconderse... Un tridente, humanoide y midiendo un metro.. Un tipo con cabeza de rana o pez... Esto sería fácil... -Que comience un poco de acción- Me iba chasqueando los dedos y cerrando los puños a la vez que recorría el pasillo y bajaba las escaleras hacia los cuartos bajos, al bajar un poco las escaleras escuche el escandalo unos guardias tenían rodeado algo que yo no podía llegar a ver bien desde donde estaba,  me acerqué los más rápido que pude y silenciosamente a los guardias cuando ellos sintieron mi presencia se voltearon inmediatamente –Idiotas no se volteen o escapara-  uno de los guardias se quitó de enfrente de mí y se volteo para apuntar con su lanza a la cosa, me abrí paso entre los guardias, me le quede viendo a la criatura, sus ojos mostraban adrenalina, media un metro exactamente o menos quizá, hice una señal con la mano para que le quitaran el tridente y así lo hicieron, me puse en cuclillas y lo mire mejor… era tan…. Bonito.
avatar
Mayla Erulaëriel

Mensajes : 108
Edad : 18
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un pescado en tierra de elfos? [Privada: Mayla]

Mensaje por Fisher Trident el Vie Nov 15, 2013 4:58 pm

¡Zig-zag, zig-zag!, ¡esos tarugos no podían con mi velocidad!. Corría de un lado a otro saltando pequeñas cosas y arrojandoles algún que otro adorno para ralentizarles el paso. Me sorprendieron pues eran más rápidos que los humanos convencionales, ¡pero no era reto para Fisheeeer Trideeent, JÁ!.

Entraba en cada habitación y salía para volver a entrar a otra, tenía que hacerle la jugarreta bien o sino me iban a atrapar, mi estatura y agilidad me permiten realizas grandes hazañas y por ello es tan difícil atraparme. ¡Además soy un pescado inteligente, claro que sí!. Se me estaba dificultando burlar sus defensas porque cada vez tenía más y más soldados persiguiendome, unos incluso salian por el frente y muchas veces tuve que cambiar de dirección o pasarle por entre las piernas, ¡era una locura, y eso me encanta!. Aquello era un reto de verdad, era un ambiente cerrado y de muchos adornos y estupideces de la clase alta y aunque era muy ágil entre tantos palurdos persiguiendome era dificultoso.

Se ponía muy tenso y cada vez tenía menos escapatorias, llegué a un punto en el que verdaderamente empecé a preocuparme. Estaba corriendo a toda velocidad por un pasillo y cuando desemboqué al final me interceptaron dos soldados, sin mucho problema me escurri con la misma velocidad por entre las piernas de uno pero entonces me di cuenta que del otro lado solamente habían unas escaleras y el resto estaba cerrado. El juego se había terminado... ¡maldición, imposible, nadie puede atrapar a Fisher Trident!... pero estaba en jaque y ya no podía hacer más nada. Retrocedi con miedo hasta pegar mi espalda a la pared tragando saliva y con mi tridente piedramar apuntando hacia ellos - "¡Ni se acerquen!" - exclamé nervioso pues estaba completamente rodeado, aquello era un bloqueo. La pared atrás, las paredes de los lados y un muro de soldados nada amigables enfrente. De repente una mujer se coló entre los armados y me observó a los ojos, parecía examinarme y yo también le examiné. Obviamente media más que yo, era de piel pálida y tenía orejas puntiagudas igual que el resto de los idiotas que estaban allí, su pelo era de un hermoso color rubio y era lacio, muy lacio. Aquella mujer ordenó que me quitaran MI tridente y esos mastodontes se acercaron para quitarmelo, ¿¡por qué le hacían caso!?. Me resisti lo más que pude pero la fuerza no es algo que me caracterice, por así decirlo. Se me fue arrebatado mi mejor herramienta y arma, ¡mi compañera!. Solté un gruñido rabioso - "¡Devuelvanme mi arma, idiotas, es mia, mia, mia MIA, MIA, MIA!" - grité con fuerza a modo de rabieta.

No podía creer que me atraparon. ¡No lo podía creer!. No me podía tragar aquella realidad... no los subestimé pero haber entrado a aquel castillo fue un error. Ahora mi vida corría peligro y tenía que hacer algo pronto para zafarme de allí, aunque perdiera mi tridente mi pellejo era primero y yo no sabía las intenciones de estos hombres pero lo más seguro es que no fuesen muy buenas, para nada. Los observaba a todos con ira mientras rechinaba mis dientes y tenía cerradas mis manos como puños.


avatar
Fisher Trident

Mensajes : 5
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un pescado en tierra de elfos? [Privada: Mayla]

Mensaje por Mayla Erulaëriel el Sáb Nov 30, 2013 6:08 am

Parecía bastante enojada, y como no, no lo culpo, el que te quiten tus pertenencias es bastante grave cuando no has echo nada, pero infiltrarte en un castillo elfico es un grave error cuando no se tiene un motivo, por otro lado, me parece tierno he inofensivo... Claro esta, aunque al mismo tiempo es casi como un niño...- pongánlo a mi par caballeros, por favor y siganme, lo llevaremos a un lugar mas tranquilo y soleado, este lugar me parece inapropiado para una criatura como esta- les dije mientras le guiñaba un ojo a cara de pez, -Ha y no se olviden de su tridente- les dije mientras todos coreaban "Si, princesa" con gran ímpetu, camine escaleras arriba con ellos atrás mío.

una vez en el pasillo les ordene que lo bajaran y así lo hicieron, -Mira, aquí no maltratamos a los seres vivos, al contrario tenemos un gran respeto por toda la naturaleza, incluido los seres malignos si, solo hacemos daño a quien se lo merece o... Por otro lado morimos en el intento, solo tratamos de llegar a una profunda paz- le dije mientras me volteaba hacia los elfos y el merrow, -Tu amigo mío, no has echo mas que, entrar a Erinimar sin motivo aparente (hasta donde se) enturbiar al pueblo, irrumpir en un castillo de la realiza, bajar a las mazmorras sin permiso, y....- me quede en seco.... Me había quedado sin ideas para parecer la típica princesa educada y bonita, a pesar de los aspectos Sabes que... Sueltenlo yo hablare con el y de paso....- me interrumpió uno de los guardias -Disculpe mi señora, pero no puede hacer eso... Es contra la ley, debemos encarcelarlo e informados a su padre- dijeron mientras me ponía una mano en frente, y se lo llevaban de nuevo escaleras abajo nuevamente.

Esperen un momento señores... Yo me encargare de este invitado- los elfos se detuvieron y regresaron hacia donde estaba, les hice una señal para que le quitaran las esposas y le dieran su tridente, entonces ellos se fueron, 

Les note una pequeña cara de preocupación al marcharse... De seguro le informarían a padre sobre esto...

Le dedique una pequeña sonrisa amenazadora al pequeño ser... Te advierto que si intentas escapar... Morirás a mis manos... Pequeñín y me querrás ver entonces... - dije encogiendo me de hombros, todavía con la sonrisa, mi expresión cambio ya ahora tenia las manos detrás de la nuca todavía con la sonrisa, solo que esta vez era bastante espontánea y sincera - Seamos amigos... Compañeros... Lo que tu quieras- le dije por fin... La curiosidad me invadía, hacia años, milenios que no hacia un amigo nuevo, y mira donde me vengo a encontrar uno, en mi casa, aunque de forma muy... Extraña y curiosa.

Me llamo, Mayla Alissa, soy la hija menor del rey de Erinimar... Como ya has deducido tu, ya sabes la parte que sigue... Soy como milenios mas vieja que tu, pero ¡¡Oye eso no quiere decir que sea una amargada... Soy prácticamente una adolescente en sus fauces - dije al mismo tiempo en que le intentaba una palmada suave en el hombro, y me ponía en cuclillas para estar cara a cara... O... ¿A lo mejor me estaba tomando muchas confianzas?, sea como sea esto lo había visto de dos niños en mis viajes por un pueblo, resultara como resultara, ¿por lo menos así se comienza no?, creo que debía usar el lenguaje informal...
avatar
Mayla Erulaëriel

Mensajes : 108
Edad : 18
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Un pescado en tierra de elfos? [Privada: Mayla]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.