Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Shirei y Baku
por Alegorn Hoy a las 1:47 am

» Rastro sin huellas [Privado]
por Eshed Dylan Hoy a las 12:36 am

» Miedos [Privada con Celeste Shaw]
por Kromul Ayer a las 9:34 pm

» Asfet.
por Skurk Äsping Ayer a las 7:10 pm

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Ayer a las 4:59 am

» Misión Fallida: Hijra de Shirei y Baku
por Shirei Ayer a las 4:53 am

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Dahanajan Dess Ayer a las 2:55 am

» Fuego y Hielo
por Dahanajan Dess Ayer a las 1:53 am

» Lobo a la brasa [Privada con Dahanajan Dess] (En construcción)
por Skam Miér Mar 20, 2019 11:49 pm

» Reglas de Noreth
por Shirei Miér Mar 20, 2019 8:57 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Las alas no te van a salvar esta vez

Ir abajo

Las alas no te van a salvar esta vez

Mensaje por Zack'Ruh el Jue Dic 26, 2013 5:23 pm

La noche había caído sobre los montes Keyback, mi pelaje me protegía del frío, y la armadura también ayudaba. Pero aún así notaba mis músculos demasiado rígidos, no podía moverme con mi total libertad. Afortunadamente había dejado de nevar en aquella montaña alejada de la mano del creador, había tenido suerte en ese aspecto ya que probablemente ni yo me habría mantenido con vida. Salvo si hubiese encontrado amparo en alguna cueva, aunque algo me decía que las cuevas estarían pobladas por animales mas grandes, como osos. ¿Por qué estaba ahí? Simple, llevaba bastante tiempo escapando de unos inquisidores imperiales que me pisaban los talones, mi plan era tenderles algún tipo de emboscada en las montañas, separarlos, matarlos uno por uno... Quitarles las ganas a los imperiales de acabar conmigo.

Proseguí mi ascenso vertical, una de mis ventajas era que podía caminar escalar de noche, mis garras se clavaban en cualquier superficie, mientras que los imperiales tendrían miedo ya que no podían poner el pie en cualquier sitio, y de noche les sería aún mas difícil, el juego era demasiado sencillo... Escuché un sonido, un ruido extraño ¿Moscas? ¿Eran moscas? Eché un vistazo y entonces lo vi. Un oso yacía en el suelo, muerto, sus entrañas desparramadas por el suelo me avisaron de que había sido una caza violenta y sangrienta. Miré hacia todos lados, algo nervioso... ¿Que criatura podía tratar con tanta violencia a un oso? Algo en mi interior despertó, los nervios a flor de piel se hicieron conmigo... No era miedo, para nada, aquellos temblores eran por la emoción de tener a quien desmembrar. Conseguí calmar a esa bestia un poco, a la bestia de mi interior que luchaba por salir. Examiné las heridas del oso, eran seis enormes desgarros, supuse que serían dos zarpas con tres garras cada una, interesante... Me molesté en contar los órganos del animal, estaban todos. Aquella bestia no había matado al oso por necesidad, lo había matado para demostrar que era el dueño de aquella montaña.

Tal vez fue por los nervios que me controlaron, tal vez fue por mi instinto animal, cada vez mas fuerte.. Pero eché la cabeza atrás y me dejé la garganta en un enorme rugido, que chocó contra las paredes de la montaña y amplificó aún mas el sonido, intentando intimidar a cualquier animal que estuviera por los alrededores. Me esforcé por seguir el rastro de el cazador, ascendía hasta la cima... Muy interesante ¿Que clase de animales habitaban los picos de las montañas? Únicamente las aves... Debía de ser un ave excepcionalmente grande para conseguir abatir a un oso ella sola.

Cogí el arco y volví a proseguir con el ascenso, quería tener el arma preparada por si en algún momento sufría el ataque de la bestia, no sabía hasta que punto era rápida, y podría caer sobre mi en cualquier momento. Habría escuchado mi rugido, muy probablemente lo habría hecho, si... Había sido como muestra de desafío, como falta de respeto, como reto, de cazador a cazador, joder, si es que solo de pensarlo me hervía la sangre de las ganas de matar a esa dichosa bestia. Al poco tiempo de ascender algo me inquietó, olía a podredumbre, a putrefacción, a muerte...  Miré a mi alrededor, nada. ¿Que narices pasaba? Entonces caí en la cuenta... Demasiado tarde, para variar.

Me giré hacia la dirección de la que venía el viento y me traía el olor. Una enorme sombra negra se dirigía hacia mi en pleno picado. Enganché mi arco a mi espalda y saqué mis garras. El cuerpo chocó contra mi a una velocidad inaudita, pero antes de que pudiera clavarme sus garras, clavé las mías en sus muslos. El ave profirió un chillido, supuse que era de dolor, pero no solo era eso... La fuerza del impacto me había desplazado barranco abajo. Estuvimos rodando durante unos segundos, durante los cuales no solté a mi presa, en ese momento solo pensaba en destrozar a aquella enorme ave que había osado atacarme. Cuando dejamos de rodar, solté mis garras de ella para poder levantarme, tiempo que aprovechó para intentar escapar, pero no se lo permití...

Aproveché que se había herido en un ala durante la caída, el animal intentó alzar el vuelo y se elevó un par de metros, pero no se iba a escapar... Salté con todas mis fuerzas y le enganché de las patas. Lógicamente no pudo con mi peso y cayó, la estampé contra el suelo con todas mis fuerzas, destrozando todos sus huesos en el proceso. El ave volvió a chillar de dolor, pero ya estaba muerta... Le mordí en el cuello y apreté mis mandíbulas con todas mis fuerzas, pude notar la sangre manar de su cálido cuerpo, y entonces el cuerpo dejó de moverse. Miré a todos lados, como el cazador que comprueba si alguien quiere robarle la presa, el trofeo. Al no ver a nadie alcé la cabeza y rugí como antes, el eco del barranco hizo el resto... Esperaba que ese mensaje les llegara a los imperiales. Me agaché y empezar a disfrutar de mi festín.
Zack'Ruh
Zack'Ruh

Mensajes : 3
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Las alas no te van a salvar esta vez

Mensaje por Mister Orange el Vie Dic 27, 2013 6:50 pm

Todo en orden, procedo a darle color.
Mister Orange
Mister Orange

Mensajes : 1109
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.