Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)
por Vanidad Mar Abr 17, 2018 9:24 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Croatoan Lun Abr 16, 2018 11:05 pm

» Escucha el Llamado de los Caídos.
por Strindgaard Dom Abr 15, 2018 9:48 am

» Buenos dias y, por si no los veo, buenas tardes, buenas noches.
por Señorita X Sáb Abr 14, 2018 11:40 am

» Un caballero, un enano, una bruja y un demonio entran en un bar...
por Margaret Orgaafia Sáb Abr 14, 2018 1:00 am

» hola vengo a presentarme y conocer a pjs y divertirme
por Skurk Äsping Vie Abr 13, 2018 1:21 pm

» Ficha Jasper Lisbone(en proceso)
por Jasper Lisbone Jue Abr 12, 2018 4:20 am

» Huli está de vuelta!!!!
por Evelyn Blake Vie Abr 06, 2018 9:55 pm

» Sistema de corrección de partidas por pares
por Alegorn Vie Abr 06, 2018 5:22 pm

» Hyaku Monogatari
por Huli Vie Abr 06, 2018 4:26 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


El Cazador Cazado (Privado)

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

Re: El Cazador Cazado (Privado)

Mensaje por Circe el Miér Mar 19, 2014 3:30 am

Enarqué una ceja y me encogí de hombros ante su negativa. Se conoce a un hombre por como bebe, al menos eso solía escribir mi abuelo y ciertamente, él tenía razón. Tapé el recipiente y lo guardé metódicamente mirando a Dragos con un poco de recelo. Okrana y sus cosas raras me distrajeron de mi línea de pensamientos. Eché mi cabeza a un lado mientras intentaba leer entre líneas lo que estaba haciendo con tanto pamento y barullo. “Un buen lugar para dormir…” cuando las cosas estaban encajando en mi cabeza el humano dijo que deberíamos de ayudarle.

Casi se me desencaja la boca cuando salté a la conclusión más evidente: si le ayudaba, probablemente ese grandote  me confundiera con una ramita y sin querer me terminaría de romper toda… pero al parecer Dargos hacía referencia a contribuir y no ser una carga. Le vi desaparecer en el bosque y pensé que era un buen momento para volar, pero cuando moví las alas un leve y fino dolor de lado a lado me recordó por qué continuaba en ese lugar. Suspiré y tomé el arco y una flecha.

Nunca había sido demasiado buena cazando desde el suelo. Mi estatura no ayudaba mucho además de que mis alas ocupaban mucho espacio, rozaban con cosas y hacían ruido delatando mi presencia. Afortunadamente, las cosas de ese bosque no se preocupaban por pequeñeces como yo sino de las que realmente parecían ofensivas. “Lo mal que hacen” pensé al tiempo que liberaba mi primera saeta. Se escuchó un leve silbido en el aire y luego el sonido sordo de un cuerpo de pequeño-mediano porte cayendo.

Lo que no esperaba era que una especie de lobo poco más chico que yo saliera de la nada queriendo robar mi presa. Dejé que el viento llevara una segunda flecha hacia él, pero la esquivó fácilmente. Me miró como para burlarse de mis habilidades pero fue demasiado lento: yo ya tenía otro de los proyectiles en el arco esperando con la cuerda del arco tensada. Lo que no esperaba era que de alguna forma lo evadió salvando su vida, pero no su paleta. Un agudo bramido se elevó por los aires queriendo rasgar el cielo. Pero antes de que el segundo delatara nuestra posición, ya había dispuesto de la bestia con la afilada guadaña.

Me costó trabajo llevar a las dos presas hasta el campamento, no es que me hubiera alejado mucho, pero mi fuerza era casi ínfima –aunque odiara aceptarlo- y no podía volar… pensé en ir a buscar al grandote, pero al final  rechacé mi propia proposición de cuajo. Con mis últimos alientos llegué a la improvisada fogata que aún estaba haciendo el cazador. Solté la pata del bichejo carnívoro ese –el que había llevado de arrastro por cierto- y al coso-extraño-emplumado-con-tres-ojos que supuse sería nuestra cena.

Bueno, esto es todo dije dejando las presas ahí y mirando las flechas que había recuperado a la luz del fuego. Aún tenían un par de usos más antes de ser descartadas… Me eché hacia atrás en el tronco que Okrana habá preparado para nosotros y le escuché hablar tratando de tranquilizar mi corazón frenético por el esfuerzo que había realizado. Olfatee el aire y sentí una esencia conocida. Luego, una deliciosa caricia en mi espalda y me di cuenta de que mis heridas se habían abierto y comenzaban a sangrar.

Destapé la cantimplora. Suerte que Dargos no había tomado la porción que le ofrecí. Le sonreí al cuenco y tomé un buen sorbo. Eres normalmente… mmm… luché para pensar en buenas palabras, pero no se me ocurrió mucho. El ron empezaba a subirme a la cabeza. Bueno, al menos eres casi adorable con todo ese pelo le dije mientras me acercaba a él deliberadamente arrastrando mi colita contra el tronco y con las alas caídas. Pues… yo soy Circe y no tengo hogar. Lo de la magia es una explicación plausible a la locura de este lugar. pensé en los que me habían dicho que podría pasar volando por aquí y desee haber sido una bruja para teltransportarme o torturarles telequinéticamente.

Miré a los dos hombres y termié de allegarme al antropomorfo ¿Quieres ser mi hogar? estaba teniendo un poco de calor, por lo que me desprendí el vestido y lo abrí un poco. Busqué uno de los brazos de él para abrazar aquella pelambre y que se convirtiera en mi almohada. Bostecé y me rendí al sueño.
avatar
Circe

Mensajes : 37
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Cazador Cazado (Privado)

Mensaje por Okrana el Miér Mar 19, 2014 7:45 am

Me acomode en el suelo mientras observaba como el pequeño hombre reunía una gran cantidad de leños en medio del campamento y lograba crear una fogata. Tambien observe como la pequeña persona con alas traía un pequeño aperitivo a nuestro lado con mucha dificultad; esboce una sonrisa al ver a ambos preocupados.

La atmosfera del pequeño refugio era lo bastante cómoda y acogedora para mi gusto, los pequeños seres frente a mi también aportaban cierta calidez al lugar, calidez que con micha no sentíamos en mucho tiempo. Me sentía tranquilo y sereno, mi cara era casi inexpresiva por lo cual era muy difícil para mis compañeros se percataran como me sentía, así que sin molestarme en explicar, cerré los ojos pasivamente y proseguí a contestar la duda que el pequeño hombre tenía.

-La magia de este bosque ser rara, estar en todo ser; desde pequeños insectos hasta arboles vivientes…- le dije mientras dibujaba imaginariamente las alturas frente a Dargos y proseguí. –Aun así ninguno poder usar hechizo…Bestias no poder usar nada.- Mientras trataba de explicar mi cabeza viajaba a diversos bancos de memorias recordando a ciertas criaturas levemente transformadas tratando de usar hechizos en vano, era normal que cualquier lugareño no pudiese usar magia, como también era bien conocido los riesgos que significaba para los viajeros usarla. –En centro de bosque, magia ser peligrosa, esta corromperse por el lugar y hacer daño a mago.- Terminaba por explicarle; el bosque era un lugar traicionero y poco acogedor para los magos, aquellos seres poderosos que se internaban fuera de los limites de los lindes eran brutalmente asesinado, en mucho de sus casos por su propia magia corrompida.


La noche caía como un manto mientras nuestras caras deslumbraban mas y mas en contraste a la luz del ardiente fuego; escuche atentamente a Circe mientra la observaba beber supuestamente agua y se tomaba de uno de mis brazos, lo cuales eran del casi mismo porte de ella, no pude evitar botar un suspiro burlón.
-¿Quieres ser mi hogar?- Dijo ella mientras abrazaba mi brazo, la mire fijamente mientras sentía algo de melancolía en ella, nunca había sido muy bueno en tranzar palabras con otros sujetos, pero aun así algo dentro de mi me guió y me dijo como tratarla.

-Venir.- La tome delicadamente mientras la levantaba y la apoyaba en el amplio pelaje de mi lomo, una vez ella estaba ahí, tome una posición parecida a un cuadrúpedo y me estire en las suaves hojas dejando a circe ubicada en el principio de mi cuello y mi lomo. – Yo cuidar de ti…no, cuidar de tu y el.- Dije mientras mi mirada cansaba se fijaba en Dargos, como si fuese una invitación a dormir apoyado de mi gran cuerpo.
avatar
Okrana

Mensajes : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Cazador Cazado (Privado)

Mensaje por Dargos Rohy el Sáb Mar 22, 2014 7:46 pm

Asentí ante la petición de mi enorme amigo pero me quedé sentado donde estaba.-Me quedaré un rato haciendo guardia- Nunca me costaba quedarme despierto, de hecho dormía bastante poco desde que era pequeño. Pero esta vez no era solo para hacer guardia, quería poner mis pensamientos en orden y examinar en que situación estábamos exactamente. La extraña alianza que acabábamos de formar parecía que funcionaba, cada uno parecía ya tener su papel dentro del grupo.

En ese instante el bosque estaba tranquilo, las estrellas que iluminaban el cielo se veían tapadas ocasionalmente por alguna nube y se podían observar bastante bien gracias a la ausencia de la luna. Salí del refugio un rato ya que el calor de la hoguera empezaba a molestarme. Me quedé mirando la profundidad del bosque, de noche cualquiera habría pensado que se trataba de uno normal de no ser por las criaturas que moraban en él. Estuve dando vueltas por la orilla del lago mientras pensaba en que teníamos que hace. Por la mañana lo primero que haría sería preguntarle a Okrana a que distancia estábamos de la linde del bosque y que mas criaturas podría haber en este sitio y como evitarlas lo segundo que habría que hacer sería encontrar agua que se pudiese beber ya que el agua del lago no me inspiraba demasiada confianza. Empecé a sentir cansancio, llevaba ya bastante rato dándole vueltas a la situación. De camino al refugio volví a sentir dolor en la pierna, y me decidía a probar mi magia para ver si podía usarla. Según lo que había dicho Okrana usar la magia podría ser bastante peligroso pero de todas formas tenía que arriesgarme.

Cuando llegué al refugio los troncos que había usado para la fogata se habían convertido prácticamente en brasas, puse otro tronco para que durase ya lo que quedaba de noche. Me senté de nuevo en el suelo y observé la herida, parecía que estaba un poco mejor pero aun así debía de curarla. Poco a poco fui canalizando mi magia hacia donde estaba la herida. Al principio noté un cosquilleo como era costumbre pero cuando empecé a canalizarla mas sentí algo extraño y paré. Visto esto sentencié que no podía usar la magia durante cierto tiempo. Lo poco que la había usado no había servido para curarla entera pero al menos me había conseguido quitar la infección. Para terminar de curarla puse una punta de flecha en las brasas y esperé hasta que se pusiese al rojo vivo. Esto iba a doler, pero no tenía otra opción. Me puse un palo entre los dientes para no gritar y no despertar a mis compañeros, acerqué la flecha a mi pierna y empecé a notar el dolor de la carne al quemarse. Ahogué un grito y me separé la flecha. había conseguido cerrarla entera y esperaba que eso bastase.

Ya con la herida curada y con las ideas claras me dispuse a acostarme. Viendo que el suelo era mas incomodo de lo normal acepte la invitación que me había hecho Okrana antes y me apoyé en el. Para mi sorpresa estaba completamente mullido, me acomodé, cerré los ojos y me dormí.
avatar
Dargos Rohy

Mensajes : 36
Edad : 21
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Cazador Cazado (Privado)

Mensaje por Circe el Sáb Mar 22, 2014 9:56 pm

Antes de ir a los brazos de Morfeo convertido en un gran Okana, noté que me recibía con cierto cariño, pero en realidad son recuerdos muy difusos en el fondo de mi mente. En cierto momento de la noche recuerdo haber despertado por un fuerte olor a carne quemada. Creí que alguien estaba comiendo las presas que había cazado momentos atrás, pero cuando abrí los ojos lo primero que vi fue a Dargos como un alma en pena.

Me estiré en el lecho cómodo y tibio y procuré abrir lentamente los ojos. Después de varias horas de sueño mis alas se sentían mejor y no solo habían parado de sangrar, sino que además me escocían. Probablemente estaban comenzando a curarse… Miré el cielo estrellado y calculé que faltaban un par de horas aún para que saliera el sol. Bajé de mi gran gran lecho hasta el suelo –no sin esfuerzo y sigilo- para traer algo más de leña y preparar a las presas para ser asadas. Todo eso me llevó alrededor de dos horas. Al terminar, dejé las presas asándose solas a las brazas –no podía hacer algo mejor sola, y mi temor al fuego no ayudaba demasiado- aún faltaba un poco para que el astro rey saliera y decidí volver a mi cálida cama.

El antropomorfo había variado levemente su posición, pero no fue difícil volver a acomodarme en él. Cerré mis ojos y no volví a despertarme hasta después de lo que creí habían sido cinco minutos, aunque la luz del día era bien definida… al igual que mi resaca.
avatar
Circe

Mensajes : 37
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Cazador Cazado (Privado)

Mensaje por Okrana el Lun Mar 24, 2014 3:47 am

“Horripilante es el sendero y desdichados los que circulen por este; abandonad toda esperanza.” Con claras palabras el destartalado letrero en las afueras del viejo bosque avisaba el peligro del lugar; el ambiente era tétrico y desolador, el polvo se dispersaba a través un largo pasaje de uniformes arboles que habían crecido a la orilla del camino pero sin entorpecer este. El lugar, una vez repleto de ogros, no era más que un recuerdo, que la academia de mago había borrado del lugar. –Papa…tengo miedo.- Dijo una pequeña chica, su pelo, dorado en todo su esplendor, hipnotizaba a quien la viera por un tiempo muy seguido, llevaba un vestido de color rojo con círculos blancos estampados uniformemente por todos lados, sus ojos verdes junto a una mirada de inocencia mostraban toda la pureza que aquella pequeña irradiaba –Tranquila Micha, los ogros ya no habitan aquí, la academia los volvió leyenda.- Dijo un hombre barbudo el cual llevaba un sombrero de paja desdeñado, su mano derecha cagaba una horquilla mientras que en la otra mantenía firme las riendas de la carreta; mercaderes, al parecer de lejanas tierras. –Pero mi hermano dijo que aun estaban aquí.- De repente una carcajada vino desde la mercadería que transportaba el carro, un chico adolescente de no más de 17 años se levanto con una sonrisa en la cara, su tex era ligeramente trigueña, unos ojos grises que encajaban con su profunda mirada y su melena pardusca demostraban que era un joven de buen parecer. –Era solo una broma micha.- Dijo el joven mientras terminaba de reír y se sentaba en un cofre. –Este lugar es más seguro que las montañas.-  La chica un poco molesta subió a la carreta y abrazó al chico. –Entonces se mi Hogar y protégeme.- dijo mientras se mantenía apegado a ella.
La carreta con sus tres ocupantes comenzó a avanzar al trote de los caballos, a lo lejos los graznidos de los cuervos inundaban el lugar y el silbido del viento por el gran túnel natural daba la sensación de que el mercader, sus dos hijos y los caballos eran la única cosa viviente en el camino. Al avanzar un poco menos de medio kilometro, la luz, cegada por los grandes árboles, se acababa con cada paso que daban.  Al cabo de un rato el lugar se había vuelto oscuro y aterrador, tanto así que el viejo hombre tuvo que prender una oxidada lámpara de aceite que estaba colgando de una viga del carro; el camino había vuelto a aparecer con la ligera luz de la lámpara, llevándose además de la oscuridad, el espanto de la pequeña Micha, quien se agarraba de las desgastadas ropas de su hermano. –Tranquila micha, no hay nada…- El chico estaba tratando de terminar sus palabras de aliento para la pequeña pero una grandes sombras lo detuvieron; eran los caballos que se habían levantado aterrados.
Sin previo aviso una gran luz azul voló hacia el carruaje y seguida de ellas varias otras, estas dieron contra los arboles y los caballos, despedazándolos sin misericordia, al final solo había quedado el carruaje destartalado, culpa de algunos proyectiles.
Al otro lado de la línea de fuego un grupo de no más de 5 individuos mantenían sus manos en sus elaborados báculos de los cuales nacían diversas bolas de color azul. –Acabad con los caballos, no dañéis a los sujetos de prueba.- Dijo el alto tipo, llevaba unas vestiduras llenas de runas y a simple vista se podría decir que comandaba el pequeño grupo.


El aire había cambiado drásticamente, de un suave olor a eucalipto y polvo húmedo se había convertido raramente en un fuerte olor a leña quemada. La mirada del chico aun era borrosa y el desconcierto de no saber donde estaba le causaba intriga.
– ¡Micha…Micha!- Gritaba el chico, sus extremidades estaban amarradas a un gran árbol mientras sentía como la sangre caía desde su frente hacia su mentón. No sabía como había llegado ahí pero eso ya no le importaba, sentía en el interior un gran temor por su hermana y su seguridad.
-¡Micha!-
-Cállate.- Un gran puñetazo voló a su cara dejándolo aturdido, sus oídos provocaban un pitido ensordecedor y su visión se nublaba nuevamente.
-El chico es resistente a los hechizos sedantes.- Dijo uno de los magos mientras tomaba el mentón del chico para  observarlo mejor. –Quizás el experimento tenga éxito en él, el viejo y la chica no lo soportaron.- Agregó uno de los hechiceros.
-Tráiganlo.- Dijo el hechicero en jefe; con mucho cuidado los hechiceros desamarraron al aturdido joven y lo cargaron entre varios hacia un gran muñón ensangrentado, alrededor, se encontraban restos de humanos completamente mutados, clara muestra de las fallas de los experimentos.
-Me temo que si no logramos rápidamente encontrar una cura a la corrupción, perderemos todo el bosque.- El hechicero tomo entonces una extraña cuchilla, estaba hecha de un material oscuro y tenía un gran parecido a una raíz torcida sobre sí misma, en la punta del mango brillaba un fuerte color morado. –Sujeten bien al chico.- Entonces el hechicero con suma habilidad corto la camisa del joven y sin remordimientos enterró la cuchilla en su pecho. Unas raras venas moradas empezaron a levantarse en el cuerpo del joven, el cual se retorcía de dolor, su cara comenzó a cambiar, un extraño sonido de huesos quebrándose arremetían en todo su cuerpo, su cara empezó a alargarse convirtiéndose en una grandes fauces y desde su sien una grandes astas comenzaron a crecer.
-RAAAGH.- La voz eran ahora rugidos y la fuerza del humano iba cambiando haciendo cada vez era más difícil mantenerlo quieto. –Bien, su cuerpo está soportando la corrupción.- Acotó uno de los hechiceros. Finalmente un gran monstruo de pelaje gris y grandes uñas ocupaba el lugar del muchacho, este abrió sus ojos enfurecido y con un fuerte movimiento de su mano izquierda quito las cadenas de la mano de uno de sus captores. –Usa el antídoto.- Dijo uno de los hechiceros que estaba a punto de ser atrapado por la garra de la gran bestia.
-¡Micha…Asesinaron a Micha!- Grito la gran bestia que le levantaba, su cuerpo había sido liberado completamente y los temerosos magos miraban a la bestia que se levantaba, pero este los ignoro completamente mientras se arrodillaba a recoger el ensangrentado vestido de su hermana.
-Los matare.- La bestia se incorporó decidida tomando rápidamente a uno de los hechiceros y arrancándole la cabeza sin problemas, el pánico se infundio en todos ellos y despavoridos tomaron una pobre posición de combate. –Tendré la cura en unos minutos.- Dijo el hechicero jefe que con gran habilidad y temple creaba una bola de energía mágica en sus manos, pero era muy tarde, otros dos habían caído bajo las garras de la gran bestia, que con una gran ira en su interior los mutilaba sin escrúpulo. –Mueran… ¡mueran!- Los gritos de los únicos dos sobreviviente crecía a medida que denotaban que sus hechizos solo eran meras cosquillas para su adversario.
Como trigo cortado ambos cayeron muertos, sus cuerpos fueron víctimas del azote de la gran bestia colosal, quien con el cuchillo aun en el pecho seguía mutando y volviéndose cada vez más grande. – ¡Demonio!-  Le recriminó el Hechicero en jefe quien mantenía una pequeña pero maciza bola de energía celeste en su mano. –Pagaras por lo que has hecho.- Apuntó a su cabeza mientras retrocedía para guardar distancia de la bestia. –Tú lo pagaras con tu vida.- Le respondió la bestia con una gutural voz mientras acorralaba al pequeño hombre.
La esfera se movía a una gran velocidad y se podía ver como contenía diferentes capas transparentes, como si fuesen varias esferas dentro de otras, el mago sentía un miedo terrible, un miedo que venía incluso antes de crear a la bestia que había asesinado a sus compañeros; la corrupción, un mal latente pero poco conocido, el error de muchos magos que jugaron a ser dios, entre ellos él, qué buscaba la solución a su error; tanto así que no le importaba sacrificar a los pocos transeúntes que se movían por aquel bosque con la escusa de que errantes ogros lo habían atacado. “Nuestra soberbia había tomado forma…la mía de era una gran bestia de pelaje gris.” Pensaba el mago, su error más grande en aquel momento había sido dejar la cuchilla en el pecho del chico, la corrupción acumulada en él lo habían vuelto una criatura gigante, más de lo que debía ser. Cerró los ojos mientras sudaba fríamente, junto sus labios temblorosos y con una última pisca de coraje salto hacia la bestia, tomando el puñal e introduciendo la gran bola de magia en la cabeza de esta.
-No puede ser.- Recriminó el mago asustado, la gran bestia había retrocedido pero no había cambiado en lo más mínimo, esta se detuvo un tiempo, estaba desconcertada y no sabía dónde se encontraba, levanto la mirada al cielo estrellado y luego miro al hechicero como si no entendiera nada.
-Arrrgh.- Un gran dolor de cabeza ataco a la bestia trayendo consigo una gran sed de venganza y  dolor sin motivos ni recuerdos para la bestia. Si pensarlo la gran bestia se abalanzó sobre el hechicero y lo despedazo para luego abandonar el lugar casi aturdido. –Mi…cha…mi…cha.- Repetía varias veces el nombre sin entender, el único recuerdo vivo en su cabeza era aquel nombre.



-¡Micha!- Los grandes ojos de Okrana se abrieron de par en par mientras tomaba su machete y se ponía en posición de combate, sudaba frio y se encontraba desorientado. “Que había sido eso.” Aquel sueño perturbador lo había dejado sin aliento, no entendía las imágenes que venían a él. “¿Quiénes eran ese hombre?” “¿Qué era ese bosque?”  Se encontraba agitado, más de lo normal, su cabeza le empezó a doler fuertemente mientras aun tenia frescas las imágenes, en especial la de la pequeña e inocente chica. –Micha…micha- Dijo una vez sentándose en el piso nuevamente. Estaba amaneciendo, a pocos minutos después del alba el aroma del lugar estaba envuelto en una exquisito olor a carne cocinada; Okrana amaba aquel olor, pero en aquel momento aquel aroma, amplificado por la culpa de su dolor de cabeza solo le provocaba nauseas, llevo rápidamente sus manos a la cabeza y se quedo estático. “Lo recuerdo…lo recuerdo.” Su cabeza trataba poco a poco de procesar toda la información de golpe y unía los recuerdos  “Aquel chico era yo” ahora Okrana conocía que circunstancias que lo había llevado a ser tal bestia, pero aun quedaba una gran brecha. “Quien había sido en realidad.”

Al otro lado del contaminado lago unos grandes ojos una extraña lombriz, ya familiar para el grupo, se encontraba observándo mientras  sus bocas alrededores de su cuerpo eliminaban una baba que quemaba la vegetación.

Off: Ultima ronda antes de la acción.
avatar
Okrana

Mensajes : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Cazador Cazado (Privado)

Mensaje por Dargos Rohy el Mar Mar 25, 2014 10:02 pm

Me desperté de un sobresalto, Okrana había dado un salto y se había colocado de tal forma que esperaba pelea, me levanté de un salto aun con los musculo un poco entumecidos y mirando alrededor en busca de algún peligro, pero todo estaba tranquilo, salo por Okrana -¿Estas bien?¿has visto algo?- Parecía muy agitado pero no parecía que ocurriese nada, por lo menos nada que nos atacase. Estiré los músculos para desentumecerlos y esperé un rato a que Okrana se tranquilizase. Ya había amanecido, pero el sol todavía no había pasado la linea de los arboles, por primera vez conseguí saber en que dirección estaba el norte y hacia donde teníamos que ir.

Me volví al refugio donde habíamos pasado la noche y apagué los últimos restos que quedaban de la hoguera. Me toqué la puerna y parecía que la herida había cicatrizado bien, eso era una buena noticia. Cogí unos pocos restos de comida y se los llevé a Okrana que todavía seguía un poco agitado. -Come un poco te vendrá bien.- No era mucho para una criatura de ese tamaño, ni siquiera creo que le sirviese de aperitivo pero le medio asentaría el estomago e igual le tranquilizaba. Fui a la orilla y con una una pequeña cantidad de agua me aclare la cara,. este iba a ser un día movidito, algo me lo decía.

Me senté en una roca a que mis compañeros estuviesen listos para partir, para organizar el plan que íbamos a usar y la dirección que íbamos a coger. Me puse a dibujar una especie de mapa mental que tenía en la cabeza con una rama que había cogido del suelo. Estuve intentando organizar de alguna manera el recorrido que habíamos hecho el día anterior pero me resultó casi imposible. Frustrado me dirigí a Circe y a Okrana. ¿Estáis ya listos? debemos salir cuanto antes o se nos hará de noche antes de que avancemos lo suficiente.- Tenía la idea en mente de, junto con la ayuda de Okrana y circe, salir de ese bosque antes o por lo menos al anochecer, pero no sabía exactamente cuanto tardaríamos, podría incuso costarnos das enteros, pero decidí pensar en positivo.
avatar
Dargos Rohy

Mensajes : 36
Edad : 21
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Cazador Cazado (Privado)

Mensaje por Circe el Jue Mar 27, 2014 8:49 pm

Había notado ciertos temblores en el suelo, pero supuse que era una parte más de mi plácido sueño hasta que de pronto me caí de mi cama. Abrí los ojos un poco desorientada y miré a los alrededores sin saber muy bien dónde estaba y qué hacía. Algunos recuerdos comenzaron a brotar en mi mente como el agua fresca de un manantial y pronto había espabilado completamente y tenía los ojos como platos.

Yo no me había caído de mi cama, mi cama me había volteado. Pfffttt jajajaja reí con la volz bastante rota, pero fuerte. Mi hogar me ha explusado dije antes de darme cuenta de que la situación estaba un poco tensa a mi alrededor. Yo me encontraba tirada en el suelo, medio sentada apoyada en mis brazos y con las alas medio levantadas. Probablemente parecía un pequeño muñeco al costado de un oso enfurecido por la posición de nuestros cuerpos además del obvio tamaño.

Tranquilo grandote, Micha está justo al costado de donde estábamos durmiendo dije aguzando la vista y observando un poco más allá de nuestra improvisada vivienda. mmm… suspiré y me levanté lentamente del suelo, me costaba un poco por el peso de las alas, no era muy normal que yo terminara en un lugar tan incómodo para moverme. Por lo general me sentaba en sillas altas, cosa de no tener que usar los músculos enclenques que la genética me había regalado.

Estiré las alas y me desperecé, ciertamente dolían un poco, pero con esfuerzo podría volver a volar en seguida y quizá por varias horas si fuera necesario. Hice un cálculo rápido ponderando si podría comer un poco antes de que esa bestia horrible nos atacara. Sería una pena que quemara la carne con aquellas babas tóxicas que tenía.

Mientras probaba la carne de ambas presas con avidez, observaba a Dargos moverse inquieto y hacer unos dibujos extraños. Seguro que tendría alguna chaveta floja. Me encogí de hombros y seguí con lo mio hasta que nos instó a continuar; para ese entonces yo ya había hecho buena cuenta de dos grandes porciones y me sentía revigorizada.

Cuando estuve pronta le hablé al humano Por aquí estoy lista y bajando el tono me dirigí a la gran bestia Hey Okrana, ¿estás bien?[/i] le pregunté algo preocupada mientras tardaba un poco en rodearle para llegar a ver su expresión. Tenemos que salir de aquí, esas cosas se acercan… quién sabe si no vienen más suspiré. ¿Crees que pueda ir buscar algo de agua al rio volando?. Me importaba mucho su opinión y la forma en que saldríamos de allí. Él era el mejor contingente de ataque o defensa que teníamos hasta el momento.
avatar
Circe

Mensajes : 37
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Cazador Cazado (Privado)

Mensaje por Okrana el Lun Mar 31, 2014 7:03 am

Tanto la visión como la audición volvían a la normalidad luego del shock que había tenido, el bombardeo de recuerdos había provocado en mí una extraña sensación, pero luego de procesarlo por completo, mi mente se había tranquilizado.
Estaba recién amaneciendo cuando mire a Dargos que se con cierto grado de concentración miraba el piso, lo observe bien, notando que su herida de tu tobillo ya no sangraba, sonreí un poco al ver que no sería un foco de bestias cuando saliésemos de este lugar. Seguí analizando el paraje topándome con un pequeño bocadillo cocido frente a mi presencia; no era amante de la comida cocida ya que solo lograba tapar unas pocas horas de hambre y más cuando eran porciones tan pequeñas, pero al menos era algo y al parecer, tendríamos que esperar una larga espera para volver a cazar en este bosque tan vacio.
Mientras comía, Circe se acerco ligeramente. – ¿Estás bien?- dijo casi susurrando mientras poco a poco entraba a mi rango de visión.- Tenemos que salir de aquí, esas cosas se acercan…quien sabe si no vienen mas.- terminó su frase suspirando mientras se preparaba para otra oración -¿Crees que pueda ir a buscar algo de agua al rio volando? La mire mientras me levantaba una vez acabado mi aperitivo y le dije. –No creo que sea la mejor…- Toque mi boca con las manos. -¿Puedo hablar bien?- mire a ambos con cara estupefacta, aunque irradiaba una felicidad interior, pero antes de pudiese celebrar mi mirada quedo clavada atónita entre el espacio que se formaba entre la posición de Dargos y Circe, enmudecí un momento y afine mi mirada…la bestia ya venía. –Viene la bestia de ayer.- Tome a circe, quien estaba más cerca de mí y  la levante con un brazo mientras corrí hacia micha desterrándola del piso; mis acciones no había tomado mas de unos segundos pero cuando me di vuelta se encontraba frente a nosotros el origen de aquellas grandes lombrices.
Su cuerpo era viscoso, como si fuese un animal invertebrado pero a la vez sus tres patas robustas opinaban lo contrario, de un fuerte color morado la bestia trípode gruñía mientras sus gigantes protuberancias jugaban entre ellas, media casi el doble mío sin contar la altura de sus tentáculos, me había sorprendido como aquel mastodonte se habría escondido tan bien sin que lo viésemos pero nuestras dudas rápidamente se esfumaron cuando poco a poco su piel se mimetizaba con los alrededores. –¡¡Krakakaaaw!!- grito la bestia mientras sus tentáculos se agitaban como los cascabeles de cientos de cobras y sin moverse del lugar arremetieron contra nosotros como si fuesen afilados picos.
-¡Tsh!- conocía mi poca agilidad y sabia que esquivar ese ataque solo me traería más problemas, tome a micha del mango fuertemente, ladee mi cuerpo para mantener a circe fuera de cualquier daño y calculando la distancia lancé un corte vertical con la intención de rebanar aquel grueso pero viscoso tentáculo, pero grande fue mi sorpresa al ver como solamente era rechazado sin ningún rasguño –Son tan duros como el acero.- Les dije a mis compañeros mientras tomaba distancia de la bestia y revisaba mi machete en busca de algún daño.- Tenemos que idear algo. – Les grite mientras dejaba detrás de mí a circe y tomaba más fuerte el machete con ambas manos.



Bestia Extraña
Resistencia: 20
Fortaleza: 10
Agilidad: 20
Destreza: 20
Esencia: 10
Espíritu: 10
Velocidad: 20 metros / turno
Oído: 20
Vista: 20-15 (daño previo en la historia.)
Olfato: 5
Habilidades
Tentáculos: los tentáculos arremeten contra cualquiera que esté dentro el área de ataque (10 metros) se dividen en tentáculos viscosos los cuales atrapan y tentáculos endurecidos que tienen la dureza igual al acero.
Escupitajo: La bestia tiene al menos unas 25 fauces alrededor de sus cuerpos están pueden Lanzar veneno la cual produce daño y corroe la piel.
Evolución de combate: a medida que conozca a sus enemigos, la bestia se hará más resistente a los ataques.
Mimetismo: la bestia rápidamente toma los tonos del ambiente para esconder su cuerpo aunque no su presencia.


Off: El ataque lo empezamos nosotros, cada uno tendrá dos acciones, una cerrada y la última acción abierta (es decir que el primer movimiento que hagan tendrá un resultado pero el segundo quedara incierto para que su compañero lo siga o el máster elija como seguirlo.) Cualquiera que se equivoque o no respete el sistema de acciones puede que sufra heridas. Buen juego.
Pd: Desde aquí pasara a ser semanal hasta que acabe el combate
Pd2: aunque sea el máster, un amigo revisara mi roleo y dira si he cometido algún error así que no crean que mi personaje sera ajeno a las equivocaciones.
avatar
Okrana

Mensajes : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Cazador Cazado (Privado)

Mensaje por Dargos Rohy el Jue Abr 03, 2014 9:12 pm

El que Okrana hablase me sorprendió bastante visto que la noche anterior apenas podía decir unas pocas frases, pero lo que mas me sorprendió fue para que una de sus primeras frases era para advertirnos que se acercaba un peligro. En cuanto me giré vi como una criatura inmensa con unos grandes tentáculos venía hacía nosotros.
En cuanto la criatura se acercó, salí corriendo en dirección contraria a donde venía. Okrana ya hablando de forma normal, grito que debíamos organizar un plan para enfrentarnos a la bestia. En cuanto lo dije me puse a pensar como nos cazaría, en ese momento Okrana intento cortar uno de los tentáculos y no solo no lo cortó si no que no le hizo ni un rasguño. Me alejé de mis compañeros para que le fuese más difícil atraparnos y cuando estaba alcanzando su retaguardia la criatura cambió su color y se volvió del color del bosque. Eso le hacía mas peligroso, pero por suerte todavía se podía percibir su presencia, el verdadero problema serían sus tentáculos. Me subía a un tronco caído e intenté llamar la atención de la bestia gritando pero no conseguí que se inmutase. Había que conseguir alguna ventaja sobre ella.

-¡Atacar a las patas!- Les grité a mis compañeros con intención de que me oyese. Yo mientras debido a mu carencia de armas contundentes tenía que ser la distracción. Disparé una flecha a su pata trasera con intención de que se fijase en mí. En ese momento vi una especie de reflejo en su cuerpo que me sonaba de algo, una especie de ojo. Ahí recordé todo lo sucedido el día anterior.
avatar
Dargos Rohy

Mensajes : 36
Edad : 21
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Cazador Cazado (Privado)

Mensaje por Circe el Dom Abr 06, 2014 6:38 pm

Las cosas sucedieron muy rápidamente y sólo ahora que estaba en el aire podía comenzar a comprender un poco la situación. El primer punto, fue que Okrana se expresó correctamente! Fruncí el ceño sin comprender muy bien qué era lo que habría sucedido en ese sueño de él como para parecer un ser tan diferente. Segundo, dijo que podrían venir más de esas cosas como la que nos estaba acechando.

Tercero, el antropomorfo me tomó bajo su brazo. Al principio me tomó absolutamente desprevenida y no supe cómo reaccionar. Pese a los grandes ademanes y la forma en la que se movía ese gran ser, me sentía segura bajo su égida aunque un poco batida… Ugh dije cuando vi esa cosa viscosa tan cerca y mi compañero me depositaba tras él una vez que su ataque fue repelido fácilmente.

¡Tenemos que encontrar su punto débil! dije retrocediendo y tomando vuelo ¡Dargos! ¿por dónde crees que nos detecta? le pregunté creyendo leer su plan. ¡Cuida tu retaguardia! Le grité lanzando una flecha que rebotó sobre la superficie dura del tentáculo que iba tras él.

Okrana ¿crees que podamos usar su fuerza en su contra? le pregunté desde el aire evitando algunos ataques de baba que esa cosa destilaba. No dejaba de gruñir y hacer gorgojos extraños por sus múltiples bocas. Bestia Maldita Grité tirando dos saetas al unísono sobre un tentáculo que parecía blando. Ellas dieron en el blanco, pero sólo parecieron enfurecerle más. “En este caso… tendré que usar la guadaña” supuse observando la situación desde un lugar que creí seguro. Desenfundé mi arma y descendí a pique hacia el lugar en donde se encontraba el humano. Probablemente estar cerca de Okrana podía ser peligroso y quizás entre dos pequeños como nosotros podríamos hacer medio por no decir un guerrero.

___________________________________

Siento la tardanza... he estado con algunos problemas familiares
avatar
Circe

Mensajes : 37
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Cazador Cazado (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.