Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Hyaku Monogatari
por Aulenor Sáb Abr 21, 2018 3:50 am

» Polimorfismo, nuevo rasgo para el foro
por Señorita X Vie Abr 20, 2018 10:37 pm

» Revolución en Rodelfia
por Casandra Von Schuyler Vie Abr 20, 2018 6:20 pm

» Polimorfismo
por Staff de Noreth Miér Abr 18, 2018 8:08 pm

» ¿Donde está el Caballero Rojo?(Campaña)
por Vanidad Mar Abr 17, 2018 9:24 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Croatoan Lun Abr 16, 2018 11:05 pm

» Escucha el Llamado de los Caídos.
por Strindgaard Dom Abr 15, 2018 9:48 am

» Buenos dias y, por si no los veo, buenas tardes, buenas noches.
por Señorita X Sáb Abr 14, 2018 11:40 am

» Un caballero, un enano, una bruja y un demonio entran en un bar...
por Margaret Orgaafia Sáb Abr 14, 2018 1:00 am

» hola vengo a presentarme y conocer a pjs y divertirme
por Skurk Äsping Vie Abr 13, 2018 1:21 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Ithilwen Erulaëriel

Ir abajo

Ithilwen Erulaëriel

Mensaje por Ithilwen Erulaëriel el Miér Mar 05, 2014 12:54 am

Veterano en Noreth: Sí (pero sería interesante hacer Hjra... de nuevo)
Nombre: Ithilwen Erulaëriel
Edad: 202 años (pero se ve de 33 años humanos)
Raza: Elfo
Subraza: Solar o dorado
Lugar de origen: Erinimar
Sexo: Femenino

Pertenencias:

-Sus ropas son de sedas finas, color café o verde,  sujetas con un cinturón dorado cobrizo (todo su atuendo no es más pesado que unos cuántos gramos). Cuando entrena o hace presencia en el campo de batalla, la princesa porta una armadura de cuero con espinilleras y brazales (Promedio de peso de armadura en cuero: 10kg.)

-Tanto con sus ropas ligeras, como con la armadura de cuero, siempre viste un manto color café con capucha, que lleva en la espalda el símbolo de la familia Eruläeriel (un águila en letras élficas). Su tela es ligera, de lino (peso 2 kgs)

- Una daga de acero bañada en plata de 300 gr y 40 cm, la cual lleva en el cinto, al lado de su cintura en su respectiva funda de cuero.

-Espada de acero, larga de una sola mano, forjada en los tiempos de la fundación de la ciudad, legada de su padre, llamada “Glïndölïn” (espada sagrada). Es liviana y tanto en su mango, como filo y funda, lleva inscripciones élficas. (Peso: 800gr. Medidas:  80cm)
Spoiler:


-Bolso de lino, decorado con algunas talles élficos, en el cual se encuentra un libro arcano de magia y rezos (peso de ambos: 30gr).

-Un collar con 24 piedras azules, herencia familiar y cuyos poderes se desconocen*.
Spoiler:


-Por lo general va ataviada con brazaletes, tiaras, diademas, y pinzas para no tener todo su cabello sobre el rostro. Como princesa y heredera de la corona de Erinimar siempre va bien vestida y decorada con flores.

-Una yegua color café, que responde al nombre de Firenze, es su cabalgadura y mascota. Dentro de la ciudad el animal apenas lleva una ligera silla de montar, pero cuando ha de ir a batalla los elfos le tienen una armadura de protección (barda) para su pecho y cabeza, según la llevan la caballería real; la silla lleva estribos, los cuales le permiten alzarse de la montura y tener una posición más elevada para disparar su arco.  
Spoiler:


-Un báculo, construido en épocas antiguas por el bisabuelo de la familia. Es ligeramente más bajo que ella de madera de roble (1.60mts; peso 1kgr.). En su parte alta están talladas algunas inscripciones élficas, que algunos creen runas y cuyo poder aún no ha sido revelado*, como también una piedra de color transparente azuloso.
Spoiler:


- Un arco asimétrico, compuesto, hecho en roble, en tonalidad oscura. Peso: 400 gr, longitud: 1'20cm
- Carcaj hecho de madera de pino, en tonalidad oscura. Tiene una capacidad de 30 flechas. Con su contenido, tiene un peso aproximado de 850g.

* Los posibles poderes que puedan llegar a tener las armas serán adquiridos vía on rol.

Objetos obtenidos en partidas.

Partida Caceria de la Vieja Escuela.

Pendiente traductor: De color oscuro con vetas vistosas similares a las estrellas, esta joya fue confeccionada a petición de la longeva por los herreros de Darry o’Gor. La heredera del trono de Erínimar porta en su oreja izquierda este pendiente en forma de media luna, la cual decidió en honor a su propio nombre. Su material básico y único es la piedra que la thane de aquella población kazuka le otorgara en agradecimiento por el actuar valeroso de los elfos y de ella misma en la salvación de todas las almas que habitaban aquella población perdida en la Cordillera Dualin. Como acto de alianza entre aquellos enanos y los elfos, la piedra ostenta características especiales que se transfieren a su portador:
Permite al que la use entender el "aleb" o intención con que un texto fue escrito, pudiendo traducirlo sin necesidad de conocer la lengua en la que éste se encuentra, al mirar a través de él las letras escritas. Sin embargo, esto también es contraproducente pues puede ser malinterpretado al no ser una traducción de significado literal, sino la traducción del sentimiento o la intención original. Ideal para acertijos y textos encriptados, su portador es reconocido en toda Noreth como amigo de los enanos, todo un honor entre los kazukan.
Modificación al pendiente traductor (ganado en la Cacería de la Vieja Escuela): A raíz de las experiencias vividas en la partida “Nemo patriam quia magna est amat” el pendiente no sólo parece aplicar su poder a los textos, sino también a las palabras habladas, haciendo que las intenciones tras los sonidos que la elfa considera inteligibles tomen una idea clara en su mente, un poder que apenas parece despertar en aquella joya capaz de captar el “aleb”. 

Gema del Aquelarre. (Saqueador de Omnlet)

Spoiler:
Descripción: Gema de color traslucido lechoso, similar a una piedra de la Luna. Tiene un tamaño desigual, pero no mayor a los 15 cm y un peso de 120 gramos.  Tiene la capacidad e alejar y repeler tanto a no muertos como a demonios, en un rango de 7 metros a la redonda de esta. Esta habilidad puede utilizarse una vez por hora y tiene una duración de 2 minutos. Cabe destacar que solo afectara a seres del tamaño de humanos (o más pequeños) y que no superen el nivel de su portador.

Historia: La gema fue obtenida por el Padre O´Brian, Sacerdote de La Tercera Casa, una orden de sacerdotes que erradican el mal. La gema en cuestión, fue adquirida tras destruir un pequeño culto de brujas y brujos en el Bosque de Silvide. Tras lo cual, fue agregado al tesoro del templo. La gema fue usada en varias ocasiones, terminando en el templo de la aldea de Ommlet, al fallecer su último portador.



Memorias de Gustav Nicolson. Viejo erudito y miembro de la orden de La Cruz y la Espada.

Spoiler:

Libro encuadernado en piel, de 30*25*20 cm. Con un peso de 2 kilogramos. Se encuentra a medio quemar, y se han perdido bastantes paginas. Aun es útil, su contenido es una recopilación de anatomía demoniaca, características y mentalidad de algunos demonios. Entre sus páginas, esta un mapa del Foso Negro y algunos rituales que realizan los demonios, como varios métodos para identificarlos cuando están en apariencia humana o similar.

Nicolson fue un gran erudito, que investigo a los demonios a fondo, llegando a explorar las zonas más alejadas del foso negro y anotando todos sus descubrimientos en su diario. Debido a sus investigaciones, fue tachado de loco y hereje, siendo quemado en la hoguera, junto todos sus descubrimientos. Este libro sobrevivió a las llamas y fue guardado por un viejo coleccionista y bibliotecario. Tras un saqueo orco a la ciudad donde habitaba, la pista de este manuscrito se perdió.



Rasgos especiales:

-Dominio Avanzado de la magia divina
-Afinidad con la magia divina


Habilidades:

Lvl 1. Fusta divina:El hechicero conjura un látigo de luz en su mano derecha, y con el azota a sus enemigos, causándoles daños y quemaduras leves (duración: 3 turnos)

Lvl 1. Plegaria: tras rezar de forma improvisada a sus dioses, el conjurador consigue que éstos le protejan a él y a su grupo de forma temporal, reduciendo los daños que estos reciban.

Lvl 1. Canto sagrado: entonando un salmo en lo que puede ser una lengua muerta, el conjurador es capaz de sanar heridas bastante graves, que no mortales, tales como cortes medianamente profundos, dislocaciones o esguinces. Este hechizo requiere gran concentración y estar en plenas facultades, pues requiere, además, un gran esfuerzo mental. Se trata de una sanación que “traspasa” parte de la salud del hechicero al herido, causando así una gran fatiga al conjurador.

Lvl 2. Martillo de los dioses: tras implorar la ayuda de sus dioses, el clérigo apunta hacia una localización. Casi inmediatamente, una columna de luz azota el lugar, deslumbrando a los impuros.

Lvl 3. Dominio básico del combate combinado de báculo y espada: el personaje a través de sus viajes y por el entrenamiento recibido ha logrado entablar una serie de técnicas para defenderse de los ataques cuerpo a cuerpo, combinando la acción conjunta de su báculo y la espada.

Lvl 4. Exorcizar: tras conjurar este hechizo, una corriente de energía plateada surge del hechicero, como si fuese una explosión. Aunque a primera vista no parece hacer nada, daña notablemente a cualquier ser de otro plano o dimensión y a demonios y seres de inclinación oscura o necromántica de nivel inferior al conjurador o debilitando a aquellos de igual rango. Tiene un turno de uso y dos de enfriamiento.


Habilidades menores:

-Dada la casta a la que pertenece, Ithilwen es culta, conoce de etiqueta, y sabe muy bien manejarse en los ambientes cortesanos y en las charlas diplomáticas.

-Su educación ha sido depurada desde la más tierna infancia, por lo que es políglota. Dentro de las lenguas que conoce (tanto habladas como escritas) se cuenta el idioma sagrado de los templarios de Luminaris, las lenguas muertas, las élficas de las razas solares, lunares y silvestres; la lengua común y los dialectos humanos que se hablan en los territorios que colindan con Erinimar. Dadas las tensiones que siempre se han dado entre orcos y elfos, la princesa sabe algo de la lengua oscura de las huestes que viven en las cercanías a esos territorios.

-Es religiosa y sigue el culto de los dioses, como suele hacerlo el primogénito de cada familia en la ciudad. Estudia las lecturas y lleva a todo lado el libro arcano con el génesis de las razas de Noreth.

-Conoce de medicina, de sanación y de herbología. Aunque no suele practicar mucho, siempre se mantiene informada en estas áreas. Claro, al no practicar, suelen salir sus curaciones bastante desastrosas.

-Sabe montar a la perfección y se entrena para disparar con su arco mientras lo hace.

-Sabe nadar.

-Sabe danzar con gracia y elegancia, pero lo hace poco a menudo.

-Le gusta la música y conoce de este arte como del de la pintura. Sin embargo entre ambos es el primero el que más a fin a ella encuentra. Le gusta cantar, tradición que está ligada a la cultura élfica en sí y a sus conocimientos devotos en el culto a los dioses.

-Sabe hacer fogatas y cocinar lo necesario para sobrevivir, aunque está acostumbrada a no realizar estas tareas ya que cuenta con sirvientes y los elfos que la resguardan para ocuparse de esos menesteres.

-Dentro de las artes que más entiende se encuentra la astronomía.
- Investigación bajo presión o el arte de mantener la concentración en la lectura aún en momentos de extrema necesidad, lo que le permite tener un dominio de sus facultades de raciocinio y lógica más altas de la media.  


Estadísticas:

Lvl 1: +3 esencia +3 espíritu
Lvl 2: +2 agilidad
Lvl 3.+2 Esencia
Lvl 4. +2 Espíritu
Resistencia: 6
Fortaleza: 6
Agilidad: 12 + 2 = 14
Destreza: 12
Esencia: 12  + 3 +2= 17
Espíritu: 12 + 3 +2 = 17
Velocidad: 18 metros/ turno
Resistencia al calor: 7
Resistencia al frío: 7
Oído: 10
Vista: 12
Olfato: 7


Descripción física:

-Cabello: Cafés, ligeramente ondulados.
- Ojos: Son grandes, expresivos, aunque algo entristecidos. Grises, algunos dicen que es la misma mirada de su madre, azulada, pero casi parecen ser transparentes.
Spoiler:

- Contextura: Es alta, de piel clara, tersa, suave, sin cicatrices o marca alguna. Delgada, de cuello alargado y porte estilizado, suele intimidar con su andar erguido y soberbio.  
- Altura: 1.68 Peso: 48 kilos.
- Ropa: de colores tierra, cuando son elegantes son de sedas
Spoiler:


[/center]


Descripción Psicológica:

Quién ve a la primera princesa de Erínimar, sabe que se encuentra frente a un ser de luz, que aunque parece joven y débil, en sus ojos encierra vida, experiencia, soberbia, altivez; su rostro de seriedad inescrutable sólo puede generar respeto a aquellos que la conocen como a sus congéneres. Ithilwen es la primogénita del soberano, heredera al trono de luz, y aunque su vida la ha llevado por el camino del “deber ser”, una educación que restringió la demostración de sus emociones aún más de lo poco que lo hacen los de su raza, sólo es capaz de mostrarse en su esencia ante sus padres y hermana, a quien adora y entiende, a pesar de sus marcadas diferencias. Su personalidad es reservada, como los de todos los de su raza; serena, ecuánime, incluso sonriente, la princesa de la Ciudad Dorada es un ser solitario, analítico, curioso por la sabiduría de los suyos, y profundamente religioso. Le enseñaron a tener una visión amplia del mundo y de la vida misma, a respetar las tradiciones, las antiguas alianzas, y los credos de otros pueblos, como también a enriquecerse con las mil y un historias que sobre Noreth quedan inmortalizadas en los libros. Tiene un profundo respeto por la vida de todas las criaturas que lo habitan, de ahí que no come carne y en lo que va corrido de su vida, no ha matado a ningún ser viviente. Compasiva, generosa, aunque inescrutable, es un ser espiritual, dador de vida y sabiduría.  

A partir de todo lo vivido en Mashamba Milele (partida “Las ruinas del Ocaso”) y su cautiverio perpetrado en medio de juegos demoniacos, la solar se vuelve más desconfiada y su optimismo en la virtud de la vida y los alcances de sus dioses se ven mermados por los eventos transcurridos en aquella región. Sin embargo, es más consciente de su deber como futura soberana de Erínimar y de la responsabilidad que este cargo le atribuye al tener que continuar la batalla que sus ancestros llevan para mantener las fronteras cerradas del Foso Demoniaco. 
La princesa de Erinimar pierde a su prometido sin haber movido ni un solo dedo para defenderlo. Aunque la lista de sucesos que siguieron la muerte de Lüdrielh Thündell no le dio la posibilidad de reflexionar sobre el impacto que esto tuvo en su vida, la elfa experimenta un cambio en su psicología totalmente opuesto a lo que solía ser: la rabia y la impotencia la han hecho vengativa, drástica, inflexible; el dolor y el temor a una nueva perdida la hacen aislarse de los demás, ser fría con incluso sus conocidos, lejana, un ser que no busca el confort de los suyos sino la soledad de sus propios pensamientos. A su manera es egoísta, independiente, pero sobretodo extremista en sus ideales, lo que empieza a entrar en oposición a una de sus pertenencias, el pendiente lector, el cual está empezando a mostrar su verdadero poder, y a su vocación como sacerdotisa. 

-Fobias: que la luz de su pueblo y la sabiduría de su cultura se extinga en el olvido. Esto se entiende que, cualquier daño a los de su raza, cualquier amenaza que recaiga sobre los suyos, impulsa la más profunda tristeza (en caso de perdida), como también su desespero más grande (si se trata de algo que está en sus manos evitarlo). Para Ithilwen la despedida de un elfo es como ver apagar la esperanza para Noreth.

Modificacion por partida Caceria de la Vieja Escuela

Nueva fobia: Al haberse repuesto de tantas muertes, incluso de los más cercanos a su corazón y de aquellos elfos que dieron su vida para protegerla a lo largo de sus años corridos, la primogénita de Erínimar se da cuenta que, lo que más la atemorizaba de aquellas muertes, es el hecho de verse expuesta a sacrificarlas por un bien mayor. El Lord Vampiro que conociera en Darry o’Gor encendió en ella el temor a tener que verse una vez más al borde de la decisión entre impartir la muerte, incluso a sus aliados más allegados, a cambio de su misión por extirpar el mal de la tierra.


-Aspiraciones: Llegar a ser esa reina que, como todos sus antepasados, gobierne con sabiduría y justicia, para que el esplendor de su reino siga como lo ha sido desde el inicio de los tiempos, imperecedero.

Modificacion por partida Caceria de la Vieja Escuela

1º Si bien por más de años su más grande anhelo había sido convertirse en una soberana sabia y justa que pudiera llevar a su pueblo al esplendor de los primeros años del mundo, ahora tras su incursión a la cordillera de Thargund, aprendió que la vida le será corta para calmar el odio que encierra su alma hacia ciertos seres malignos. Es por esto que su motor más profundo es aniquilar toda entidad al servicio del mal que atente contra las leyes naturales del mundo creado por los dioses.

2º Cobrarse la injuria que Vanstiel ocasionó a su alma de la misma manera cruel y despiadada con la que la elfa fue tratada.

Modificacion por partida “Nemo patriam quia magna est amat”


1. encontrar e inspeccionar los cuatro templos fundadores del Reino Elfico y salvar Erínimar de la invasión que se expande desde el foso hacía su reino.


2. Encontrar al perpetrador de la muerte de Lüdrielh Thündell y vengarle.


Historia:

¡Salve Thënëriath des Mëerës, quien dio luz al día y la noche!
Árbol de vida, luz de nuestros ojos,
¿por qué abandonáis a tus primeros nacidos? ¿En qué hemos fallado?
Somos penitentes, almas decantadas en el largo devenir de las centurias, cuidadores de otras razas, que con sabiduría hemos evitado la turbación y la muerte. Pero aun así, nos llamáis a un viaje al fin del mundo, donde todo lo que alguna vez nació encuentra su descanso.
¡Blancas son las costas de esas tierras,
que yacen más allá del mar, donde los elfos reposan en espíritu por siempre, hogar de ancestros,
fervor de su alma, alimento de esa luz que nace con el advenimiento de su ocaso!

Porque es ése y no otro nuestro destino:
alimentar al astro sol con nuestras memorias, Dhünethër Tiräh,
al final de los largos días, en estas épocas oscuras y turbulentas de guerra y anarquía entre las razas.
Somos dorados, somos poderosos, pero al final, solo nuestra memoria vivirá entre ellos.
De siglo en siglo, de edad a edad,
nuestras cenizas seguirán alabando la justicia y a sus dioses.
Äylä

-Son hermosas, ¿cierto padre?- suspiró con desaliento Ithilwen, cuando tras posar sus ojos más allá del ancho ventanal se deslumbró con el fulgor de un diminuta estrella corredora que con prontitud inmediata se desvaneció en la basta oscuridad de la noche.

-Lo son, mi pequeña… lo son…- contestó esa voz sabia, cadenciosa, longeva pero cálida de un hombre afectuoso: -y aún más cuando son ellas las que protegen nuestros pasos por este mundo.

-¿Acaso nos observan?-acotó la voz tierna de la infanta, soltando un sutil bostezo.

-Siempre nos vigilan y cuidan. Son los muchos ojos de los dioses, es la letra de sus designios. Aunque a mi juicio hay una luz que brilla con mayor hermosura entre todas ellas, la de tu madre, que desde el firmamento te cuida, la cual encuentra su sombra resplandeciente en la claridad cándida de tus ojos celestes, pequeña mía.  

Una sonrisa jovial brotó de la tierna niña ante aquel descubrimiento: las estrellas le hablaban no sólo de aquellos seres que habían partido de este mundo hacia las blancas costas, también de su poder y protección sobre los que en el presente aún seguían su camino. ¡Eso era un alivio! La vida era crueldad en sí misma, bien lo había aprendido en la clerecía, pero tener el amparo de los seres queridos era algo que llenaba de alivio a la pequeña. La soledad no sería tan difícil de soportar, y el trascurrir de los años le vendrían en agradable compañía.

-… ¿mi madre nos protege? ¿Cierto, Vätër?

El viejo elfo suspiró con cansancio: como todas las noches, su hija, de igual estampa a ese primer amor que en años él cuidará y bajo la tortura de los orcos falleciera,  parecía hacer de la hora de dormir todo un soliloquio retórico que la agotaba a ella, como también a él. Acarició sus cabellos oscuros como el azabache y con aire compresivo, pero algo de nostalgia, contestó:

-Así es, Ithilwen- suspiró, paseando su dedo por una de las amplias cejas de ella: -aunque Ëdoränthë ya hace años no nos acompaña, ella cuida de todos e intercede ante los divinos por la familia: somos uno todos nosotros y ella siempre será amada en nuestros recuerdos.

-Eso…-dudó y encontrando de nuevo las palabras, continupo: -Eso me alegra, Vätër. Yo… ¡yo no quiero perder a nadie más!… ¡No quiero más protección en el cielo!- suplicó, en un intento desesperado, tomando de las mangas a su preciado progenitor, quién sorprendido, la envolvió entre sus brazos, consintiendo aún sus cabellos.

-Tranquila, klëinë…- repetía una y otra vez. –Tranquila. Si es nuestro destino perecer bajo el influjo del tiempo y la acumulación del polvo, hemos de aceptarlo con humildad y resignación. Somos elfos, longevos e inmortales, pero por acción del tiempo o del desgaste hemos de reencontrarnos con nuestros creadores y ancestros. Ése es nuestro camino escrito en las estrellas… la senda que al final todos debemos cumplir.

La pequeña miró a su padre y un pequeño atisbo de escepticismo se reveló en su rostro pálido como las estrellas que tanto adoraba. Se rehusaba a creer que ése era su destino:

-Tal vez… estamos leyendo mal, Väter- susurró, escondiéndose en el pecho de éste. –Quizás no hemos interpretado bien…- calló de súbito, sabiendo que la reprimenda por su osadía sería inminente.

-¡Nunca vuelvas a decir esas palabras, Ithilwen! Sabes que son ideas necias, sabes que no tenemos derecho a albergar más esperanza que aquella con la que los dioses nos han dotado. ¡Es un ofensa contra nuestras creencias tus palabras, como también contra mí!-reprochó el alto elfo de súbito mientras se retiraba unos cuantos cabellos dorados de su rostro y con firmeza tomó a su pequeña por el hombro: –Nuestros ancestros han leído desde hace siglos cómo nuestra raza mengua con el ocaso de los tiempos… así que haces bien a todos entendiendo que es mi deber, como luego será tuyo, guiar a los nuestros por este camino inseguro que no es otro más que el de languidecer. Así como la luz de la luna sede ante el nacimiento de la mañana, la luz de nuestras vidas ha de dar paso al reencuentro eterno con nuestros ancestros.

La pequeña calló mientras observaba los ojos firmes y decididos de su padre, tan parecidos a los de esa amada hermana que aún era un bebé. Algún día ella demostraría que ese destino no estaba bien leído, su historia no era ésa con la que todos parecían obsesionados. ¡No podía ser así! ¡No parecía coherente! ¿Cómo podía ser que la inmortalidad de su raza, la bendición divina de nacer, tuviera como único propósito simplemente permanecer y luego morir? ¿Por qué su raza debía extinguirse? ¿Por qué debían aceptar ese camino que solo los lleva al olvido?

Aunque ese pensamiento le era prohibido, por más de la centuria latió por cada uno de sus poros, brillando en su mente como una idea fija a su ser puro y religioso, y siguió haciéndolo cada vez que a las lunas miraba, porque un día sería su destino guiar a los suyos a través de los caminos que los dioses les tiene trazados. Sus estudios, los libros, la tradición le ayudó a entender la lógica de su gente, el fatalismo detrás de los seres inmortales que eran, pero en las leyendas y mitos encontraba la fuerza pujante y sabia de una raza, que lejos de condenada, debía seguir latiendo por el bien de un mundo aún sometido a la maldad y la mezquindad. “Deber ser” e idealismo, dos fuerzas en conflicto dentro de un alma longeva, que a la diestra de su padre se sienta y con mirada curiosa y altiva planea la manera de levantar de las cenizas esas antiguas alianzas, los cantares de bardos, sobre las hazañas de razas que juntas luchan por un mejor mañana, bajo la protección de las deidades.


Nota aclaratoria:
Largos han sido los años en que la voz de los elfos han transmitido de boca en boca, en cantos y rezos, a través de la certeza impresa de la pluma y el pergamino, las historias del legado que representa el apellido Erulaëriel, tan antiguo como lo son las raíces de los primero árboles, primitivo como llevan los astros mayores gobernando el firmamento. Altos elfos suelen llamarles, primeros nacidos, que más allá del mundo fueron creados por  los dioses, forjando su destino con respeto hacia la vida y siguiendo las normas de su mandato: a través de su juicio la región de la luz nació, y con el advenimiento de su cultura y conocimiento las razas aprendieron los avances en la lectura de los designios divinos pintados en la bóveda celeste. Porque Erulaëriel significa hijos de Dios, ojos del cielo, guardianes de las estrellas, mirada de los poderosos representada en águila real que vuela más allá de sus fronteras, inundándolo todo de luz. Y aún en esta era, en el trono de oro, bajo su vigilia constante gobiernan los  estados solares y la blanca ciudad de Erínimar, región próspera pero decantada en un arte que poco a poco se olvida y cae en la letanía de su propio encierro.  Guardianes de la tradición, vigilantes silenciosos del mundo, el cuidador y protector de trono élfico y su familia son la cabeza de la cultura, la justicia y el poder del último fuerte de los solares en Noreth.  


Última edición por Ithilwen Erulaëriel el Miér Mar 05, 2014 10:12 pm, editado 1 vez
avatar
Ithilwen Erulaëriel

Mensajes : 262
Link a Ficha y Cronología : Ithilwen
Caminos del Sagrario

Nivel : 5
Experiencia : 225 / 2500

Volver arriba Ir abajo

Re: Ithilwen Erulaëriel

Mensaje por Crash Bandicoot el Miér Mar 05, 2014 1:23 am

Yo tomaré la ficha.


avatar
Crash Bandicoot

Mensajes : 1436
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Ithilwen Erulaëriel

Mensaje por Crash Bandicoot el Jue Mar 06, 2014 12:38 am

Bien, muy buena ficha. Estando todo correcto asignaré pues Hijra. En un mínimo de 35 líneas, escríbeme cómo participas en el ritual élfico que conmemora la guerra con los enanos y aquello que se perdió en ella. ¡Suerte!


avatar
Crash Bandicoot

Mensajes : 1436
Edad : 23
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Ithilwen Erulaëriel

Mensaje por Guardián de los Textos el Miér Jul 01, 2015 4:09 pm

Ficha correctamente adaptada al Nuevo Sistema
avatar
Guardián de los Textos

Mensajes : 456
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Ithilwen Erulaëriel

Mensaje por Señorita X el Lun Ene 04, 2016 2:32 pm

Actualizada la ficha con la siguiente información:

Añadidas la habilidades obtenidas en nivel 3 y 4.
Sumados los 4 puntos de stats obtenidos al pasar de nivel dos veces.
El Rasgo ha pasado a Dominio Avanzado
avatar
Señorita X

Mensajes : 1264
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Ithilwen Erulaëriel

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.