Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Junglas de Lustria
por Strindgaard Dom Mayo 19, 2019 5:37 am

» [Campaña] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Amelie Winter Dom Mayo 19, 2019 1:40 am

» Un Dios entre Nosotros.
por Azura Vie Mayo 17, 2019 9:05 pm

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Karasu Vie Mayo 17, 2019 3:34 pm

» Noche de Muerte [Campaña]
por Strindgaard Vie Mayo 17, 2019 12:18 pm

» [Reclutamiento y OFF] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Rimbaud Vie Mayo 17, 2019 3:54 am

» Encuentro desafortunado
por Shirei Jue Mayo 16, 2019 3:23 am

» Reglas de Noreth
por Adorno Azurbanipal Dom Mayo 12, 2019 3:03 am

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Margaret Orgaafia Sáb Mayo 11, 2019 4:59 pm

» Nas~
por Alegorn Vie Mayo 10, 2019 1:53 am



Sudor y cerveza H8SDUFN
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones
Sudor y cerveza SiUh6o7
Sudor y cerveza KRfbrcG
Sudor y cerveza 9fBXn98

Sudor y cerveza

Ir abajo

Sudor y cerveza Empty Sudor y cerveza

Mensaje por Managarm el Sáb Mar 22, 2014 10:24 pm

-¡Despierta!-
Como todas las mañanas oí los golpes en mi puerta y los gritos de Hall que inundaban la casa todas las mañanas. Esos golpes no hicieron mas que acentuar el dolor de cabeza que tenía esa mañana, la anterior noche había bebido demasiada cerveza. Me levanté, abrí la ventana y dejé entrar la luz del sol. Me vestí y me fui hacía el comedor donde estaba Erebor en un estado casi tan lamentable como el mio. -Buenos dias- le dije con una sonrisa en la boca. -veo que tu tambien has madrugado-
-En esta casa no hay mas remedio...- me senté a su lado y me serví un poco de leche.
Desayune como siempre bastante tapido y me fui a la sala de entrenamiento. Allí entrené mis movimientos con las dos espadas contra una especie de muñeco de entrenamiento que había fabricado Hall. al rato este mismo entró en la sala y como solía hacer un par de días a la semana se puso la armadura para probarme en combate. Nos pusimos enfrente el uno del otro, nos pusimos en guardia y ataqué. El combate a mi pesar acabo demasiado rápido, tras esquivar un golpe descendiente Hall me lanzó un tajo a la pantorrilla que logre parar con mi otra espada, en ese momento me soltó una patada que me desequilibró y caí de espaldas. Hall se dio la vuelta dirigiéndose a la salida, yo me puse de pie rápidamente con ganas de seguir peleando. -Todavía no ha acabado la pelea--Pero si la lección de hoy.- Dejo la espada en una mesa y salió por la puerta. Esto era lo que mas me frustraba del entrenamiento, nunca conseguía ganarle, por mucho que me esforzaba. Estuve un par de horas mas en aquella sala entrenando, hasta que llegó la hora de la comida. Pasé de largo de la cocina, salude al enano que en ese momento estaba haciendo un estofado y me dirigí al bosque.

Me quite la ropa ya que no quería hacerla añicos y procedí a transformarme. Ya apenas tardaba treinta segundos en transformarme completamente, eso era en lo que mas había avanzado en este ultimo año. Ese era el único momento del día en que pensaba en Luna Una vez transformado empecé a moverme hacia el bosque, algo que ya se había convertido en rutina. Como siempre mis instintos se volvieron mas fuertes, rastreé a una presa y le di caza. Comí hasta saciarme y les dejé el resto a una pequeña manada de lobos con la que había congeniado bastante bien. Volví a la casa, me destransformé y me puse la ropa. Entré dentro y durante el poco tiempo que tenía de descanso me puse a jugar con Erebor a un pequeño juego de cartas que habíamos inventado en algún momento durante ese año. Cada vez que le ganaba soltaba una maldición en su lengua materna ya que siempre nos apostábamos una pinta.

Después del corto descanso me tocaba una divertida sesión de lectura y escritura. Esta era la parte mas aburrida de mi entrenamiento, pero Hall siempre decía que un cuerpo entrenado sin una mente entrenada no vale nada y en parte tenía razón. A pesar de tener que leerme manuscritos enteros sobre historia de Noreth y las confesiones de algunos sabios, a veces tenía suerte y me tocaba leer sobre alguna guerra, en especial lo que mas me interesaban eran los movimientos estratégicos que realizaban los distintos bandos. tras tres horas de lectura y escritura, salí de aquella biblioteca con ganas de moverme. Por suerte el enano ya había terminado sus cosas y pudimos ir al pueblo como tantas otras tardes.

El pueblo estaba a un poco mas de medía legua de la casa, así que llegamos bastante rápido, nos dirigimos al mercado para comprar algunas cosas necesarias para la casa y enviamos a un mensajero para que llevase las cosas. Hall nunca venía al pueblo, siempre se quedaba en su despacho haciendo no se sabe que, tampoco es que tuviese mucho interés en ello. Cuando ya estaba anocheciendo Erebor y yo nos metimos en una de las varias posadas que había, La Pinta Negra, solíamos ir a ese sitio por que tenían la mejor cerveza de todo el pueblo y ademas esta noche me tenía que invitar el enano. La música sonaba como siempre, la bardo Anne estaba tocando una de las canciones que mas me gustaba: El aullido en la noche.
-Como un lobo en su destierro;
Olvidado por el tiempo;
Alejado de su manada;
Va en busca de su amada
-

Esa canción siempre me hacía recordar momentos felices de mi pasado. Nos sentamos en la barra al lado de una chica del pueblo, tendria 20 años mas o menos y le ofrecí una cerveza mientras bebía de la mía pude oir como el enano se reia a mi espalda y eso me saco una sonrisa, estuve hablando y bebiendo bastante. Iba por la quinta pinta cuando apareció el que era el prometido de la chica con la que estaba hablando.

-Deja de hablar con ella- me dijo con tono amenazador. Me dirigí a la dama -Discúlpame un momento- sin apenas inmutarme mire al hombre -Perdona que no te haga caso, pero estoy hablando con esta dama. ¿de que estábamos hablando?- volví a hablar con la chica que soltó una risita por lo bajo. -¡He dicho que dejes en paz a mi prometida!- A la vez que me decía eso me dio un empujón que hizo que se me cayese la cerveza. Gran error. Despacio dejé la cerveza en la barra y después le solté un gancho con mi diestra en la mandíbula. Aquel hombre perdió el equilibrio y tuvieron que sujetarle uno de sus amigos, el otro se lanzo directo a mi pero antes de alcanzarme recibió un placaje del enano que lo tumbo casi sin esfuerzo. Tras esto todo el local nos estaba mirando y oí la voz del dueño de la posada a mi espalda -Managarm teneís que iros- asentí con una sonrisa en la cara y le pagué las consumiciones.

Aquí se acabo nuestra noche pero no por ello la diversión, de camino a la casa fuimos cantando a voz en grito El aullido de la noche. Así eran nuestros días, y así acabábamos la mayoría de ellos
Managarm
Managarm

Mensajes : 63
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Sudor y cerveza Empty Re: Sudor y cerveza

Mensaje por Alice Lydell el Dom Mar 23, 2014 5:25 pm

Se pelea con los pueblerinos casi siempre? xD


Hijra aprobado.

En cuanto tenga oportunidad, le pediré a un admin que le ponga color

Saludos!


That´s what I said!
Sudor y cerveza Tumblr_mpygqycpaU1rnev78o1_400

Sudor y cerveza Firmaalice

Déjame mostrarte el mundo al otro lado del espejo...
Alice Lydell
Alice Lydell

Mensajes : 438
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.