Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Mivam Durotar
por Mivam Hoy a las 5:50 am

» Urna
por Amelie Winter Hoy a las 2:27 am

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Karasu Ayer a las 4:50 pm

» Ficha de Shirei y Baku
por Alegorn Ayer a las 1:47 am

» Rastro sin huellas [Privado]
por Eshed Dylan Ayer a las 12:36 am

» Miedos [Privada con Celeste Shaw]
por Kromul Jue Mar 21, 2019 9:34 pm

» Asfet.
por Skurk Äsping Jue Mar 21, 2019 7:10 pm

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Jue Mar 21, 2019 4:59 am

» Misión Fallida: Hijra de Shirei y Baku
por Shirei Jue Mar 21, 2019 4:53 am

» Fuego y Hielo
por Dahanajan Dess Jue Mar 21, 2019 1:53 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


¿Bendición o Maldicion? El camino de Ghadrakha

Ir abajo

¿Bendición o Maldicion? El camino de Ghadrakha

Mensaje por Ahazu el Vie Abr 04, 2014 2:19 am

¿Bendición o Maldicion? El camino de Ghadrakha

Ahazu se encontraba recorriendo la árida zona de Sülh Dunes, tenia una misión en esos parajes por parte de su señor Ghadrakha, debido a unos devotos recién incorporados, nos enteramos de la zona la supervivencia de no era muy fácil, las pocas lluvias y las condiciones dificultan a los seres humanos, que a pesar de adaptarse y resistir, tenían sus dificultades.

Él tiene en un posesión un mapa, relativamente correcto de la zona, pues es cierto que cosas en el mapa están bien, sin embargo muchas cosas estaban mal. Mientras Ahazu maldecía mentalmente al insecto que dibujo este mapa recorría sin dirección alguna el semidesierto, y rellenaba el mapa con los datos faltantes.

Fue así como llegó a un pueblo a las orillas de un río, un pueblo que no debería estar, pues no existía en el maldito mapa. El pueblo no era muy grande, tenía varias casas hechas de barro, con infraestructura de madera para darles cierta estabilidad. Las casas estaban puestas en círculo, dejando una pequeña placita en el centro, todas las casas eran relativamente iguales en el sentido de que eran todas estructuras con barro, aunque cada una tenía su propia geometría particular.

Ahazu se acercaba, aún no sabía muy bien porque le llamaba la atención esa aldea, y una vez en el borde, se dio cuenta de la posible razón.  Un hombre de mediana edad, aunque con aspecto mucho más viejo de la que en verdad tenía. Se acercó un poco, aunque aun tomando un poco de distancia.

Era relativamente alto, aunque más bajo que Ahazu, iba cubierto con ropas rasgadas de tonalidad clara, que lo cubrían todo lo que podían. Y una Kefia, un pedazo de tela que le cubría la cabeza hasta los hombros, para protegerlo de la piel. Se le veía la cara pálida, no tenía cejas, se le había caído, y pestañas le quedaban pocas, en la cara tenía numerosas erupciones y manchas blancas. Estaba claro que el sujeto tenía la lepra, era uno de los bendecidos por Ghadrakha eso estaba claro.

Aquel sujeto miraba extrañado a Ahazu… Reconoció que el demonio padecía de lepra, efectivamente era una de las muchas enfermedades que Ahazu posee, aunque a diferencia de los humanos, en él no había nada de malo en padecer tal enfermedad.


Ahazu sonrió de forma amistosa, se había topado con algo interesante, un leproso en medio de esta árida zona perdida de la civilización. de pronto otro sujeto salió, junto a una mujer, ambos se veían más jóvenes, aunque igual de enfermos, la mujer estaba incluso heridas en la piel. Al ver la escena de Ahazu y el hombre de mediana edad se acercaron por curiosidad, hablaron un par de cosas entre ellos sin que Ahazu se enterara. Pues el seguía en la distancia, paciente y sin acercarse, simplemente sonriendo.

Finalmente se decidieron por acercarse, cuando hicieron eso. Ahazu se apuro en lanzarles a los tres la habilidad de prevención, no convenía que fueran infectados aún, podían ser de utilidad.

El primer hombre, el de mediana edad se adelantó un poco más y se presentó.

-Buenas viajero, me llamo Iknak, no solemos tener muchos visitantes de fuera, como puedes ver, este es un poblado abandonado, en el que solo vivimos una pequeña comunidad de leprosos-

Ahazu, aprovecho para mantenerse diplomático, tenía que manejar bien sus cartas.

-Puedes llamarme Ahazu, no entiendo muy bien, ¿porque poblado abandonado? cuando podrían vivir más cerca de los recursos y la civilización-

Iknak, como decía que se llamaba el hombre, quedó desconcertado con la respuesta.

-No podemos señor, estamos con la lepra, y por lo que veo, usted también esta con ella, no entiendo porque usted parece alegre aun padeciendo esta horrible maldición, ¿por que la padece no es cierto?-

-¿Maldición? te equivocas, yo he sido bendecido, no veo nada de malo en tener lepra, acaso no demuestra eso lo fuerte que eres, tienes lepra y aun asi sigues adelante ¿no? eres capaz de hacer lo que haría cualquier persona aun en la adversidad ¿no?-...

-Veras compañero, nunca he sido demasiado sociable, el mundo esta lleno de hipocritas, gente que utiliza a gente, se miente y se utiliza, a poca gente le importas de verdad, mi enfermedad me mantiene protegido de esa gente, no tengo a nadie molestandome, soy feliz en mi intimidad, y tu con tu enfermedad, si tienes gente que de verdad le importas, sabras quienes son pues seguirán estando en contacto contigo-

el hombre dudó, era cierto que cuando su enfermedad broto, todos le dieron la espalda, todos menos su hijo, quien aún a día de hoy pasaba una o dos veces al mes con suministros para él, y le contaba lo que sucedía en el pueblo y algunas cosas más que ocurren fuera, antes de irse. Fué él mismo quien decidió aislarse en ese poblado, porque se sentía marginado.
-Cuando todo ocurrió lo perdí todo, solo me quedo mi hijo- dijo con tono triste, pero dándole cierta razón a Ahazu. -He tenido muchos problemas con esto, me cuesta verle el lado bueno-

-Confieso que no es fácil, pero me siento vivo, sabiendo que aun así, superó todas mis obstáculos.-... -me siento superior a esos engreídos que están sanos, no han tenido ningún problema en su vida, que sabran ellos, ignorantes a lo ajeno, lo que es verdadera fortaleza, no los necesito, estoy mejor solo, estoy mejor enfermo, que sano en un mundo podrido, prefiero ser yo el podrido en un mundo hecho a medida para mi, en un mundo que yo decido que puedo y no puedo hacer-

Ahazu observaba al hombre, tenía un semblante neutro, un poco de incrédulo, pero escuchaba atento a la conversación, la pareja que estaba junto a él, parecían más entusiasmados con su visita, estaba claro, que para ellos, que se tenían el uno al otro, era más fácil convivir con la enfermedad.

-veras compañero,  hay gente buena, que ayuda a los enfermos, gente que no conocerías si estuvieras en buenas condiciones, y hay gente mala, que se esconde detrás de una fachada de mentiras, vivirías en una mentira si no revelarán tu verdadera naturaleza ante ti, y cuando esa gente empieza a hablar de mas, simplemente los ignoro, no vale la pena escucharlos, y tampoco tienen el valor de enfrentarse a ti, pues piensan que podrán ser “maldecidos” como dices tu-

-Puedo contarte varias historias de mi propia vivencia, y de mis creencias particulares sobre el tema, ¿por qué no me invitas a pasar a tu humilde morada, me das algo de beber y te cuento?- El hombre asintió, y le indico el camino, y juntos entraron a su casa, acompañados de la pareja que también tenían curiosidad por el asunto.

-Por cierto, ¿alguna vez han oído hablar del nombre de Ghadrakha?- …..
Ahazu
Ahazu

Mensajes : 33
Link a Ficha y Cronología : Ahazu

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Bendición o Maldicion? El camino de Ghadrakha

Mensaje por Alice Lydell el Vie Abr 04, 2014 7:25 am

Más faltas de ortografía de las que quisiera haber leído.
varios errores en el hilo de la oración, como: tiene en un posesión un mapa.

Pero me agrada la manera en la qué te has metido en la piel de tu pj, en verdad, una personalidad y un propósito muy bien logrado y palpable.

En futuros roleos, trate de corregir esos errores, estoy segura de que si lee usted con atención su propio relato, sabrá a qué me refiero. Sin embargo, un hijra bien logrado; espero sepa aprovechar la oportunidad y darle continuación al tema.

Bienvenido a Noret, enfermo demonio.


That´s what I said!


Déjame mostrarte el mundo al otro lado del espejo...
Alice Lydell
Alice Lydell

Mensajes : 438
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.