Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Junglas de Lustria
por Strindgaard Dom Mayo 19, 2019 5:37 am

» [Campaña] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Amelie Winter Dom Mayo 19, 2019 1:40 am

» Un Dios entre Nosotros.
por Azura Vie Mayo 17, 2019 9:05 pm

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Karasu Vie Mayo 17, 2019 3:34 pm

» Noche de Muerte [Campaña]
por Strindgaard Vie Mayo 17, 2019 12:18 pm

» [Reclutamiento y OFF] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Rimbaud Vie Mayo 17, 2019 3:54 am

» Encuentro desafortunado
por Shirei Jue Mayo 16, 2019 3:23 am

» Reglas de Noreth
por Adorno Azurbanipal Dom Mayo 12, 2019 3:03 am

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Margaret Orgaafia Sáb Mayo 11, 2019 4:59 pm

» Nas~
por Alegorn Vie Mayo 10, 2019 1:53 am



La escoria de la alquimia  H8SDUFN
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones
La escoria de la alquimia  SiUh6o7
La escoria de la alquimia  KRfbrcG
La escoria de la alquimia  9fBXn98

La escoria de la alquimia

Ir abajo

La escoria de la alquimia  Empty La escoria de la alquimia

Mensaje por Álveron el Miér Jun 18, 2014 1:16 pm

"Genial" pensé - un vertedero, afín algo de suerte - o eso creía yo. Me acerque al vertedero y como de costumbre empecé a olisquear, allí había muchos olores agradables
y algunos otros extrañamente familiares.

Trepé una montaña de basura sin esfuerzo y eché un vistazo a los alrededores, ni un alma.

- Genial - dije mientras comenzaba a bajar - voy a ponerme manos a la obra.

Terminé de bajar y comencé a rebuscar entre la basura, buscaba un recipiente donde poder fabricar un poco de Verdorín.

Tras unos minutos afín encontré un cuenco de madera extrañamente en buen estado, "vamos a ello" pensé y me puse a ello, cogí uno de mis tarros y derramé su contenido en el cuenco para hacer la tarea mas sencilla y rápida.
Empecé a añadir todo tipo de ingredientes a la mezcla hasta que esta tomó un color verde oscuro precioso y ese olor tan rico, rellené los tarros y me los guardé, aun sobraba un poco.

- ¿Eres alquimista? - dijo una voz ronca detrás de mi, mi giré rápidamente y armé mi ballesta, vi que era un humano bastante sucio, le apunté con mi ballesta y el humano levantó las manos - no quiero hacerte daño - dijo con voz temblorosa, lo miré de arriba a abajo, era un anciano y no iba armado, lo cual me tranquilizó.

- ¿Que quieres? - dije - ¿porque me asaltas así?

- Solo quería saber si eras alquimista, así tendría alguien con quien conversar por aquí - dijo el anciano muerto de miedo.
Decidí que no era un objetivo peligroso así que bajé la ballesta, pero me mantuve alerta.

- Si, soy alquimista - respondí al anciano y a este se le iluminó la cara.

- Encantado - dijo mientras se acercaba a mi - Me llamo Elric - me tendió la mano.

¿Un humano quería darme la mano? ¿a mi, un rátido? Desconfiado le di un estrechón de manos, no parecía nervioso.

-Y tu, ¿como te llamas? - preguntó curioso, que extraño un humano conversando con alguien como yo, aunque, mirándolo mejor el estaba casi tan sucio como yo.

- Yo soy Álveron - respondí - he de suponer que tu también eres alquimista ¿no? -

- Efectivamente - dijo orgulloso - el único por estos lares, por desgracia -

Bajó la cabeza, parecía deprimido, enseguida volvió a levantarla - pero eso se acabó, ahora también estas tú - dijo casi alegre, extrañamente, cerca de Elric me sentía cómodo, olía casi igual de bien que yo, iba tan sucio como un niño después de jugar... ¿quizá había echo un nuevo amigo?

- Yo solo estoy de paso - dije, la sonrisa de Elric disminuyó un tanto, casi me dio pena.

- Vaya - dijo - y ¿a donde te diriges? -

- No es asunto tuyo - respondí de forma arrogante. Su cara volvió a cambiar, ahora parecía asustado de nuevo - Perdona mi curiosidad Álveron, ¿me perdonarías si te doy alguna de mis recetas? -

Alguna de sus recetas, pensé. Asentí con la cabeza, Elric sacó de su bolsa un pergamino amarillento, se acercó a mi y se arrodilló en señal de respeto, me acercó el pergamino y lo cogí, lo desenrrollé para ver su contenido y un fino polvo blanco salió despedido hacia mi cara, primero un estornudo, un segundo estornudo seguido de una risa y después... oscuridad.  

Desperté en una oscura habitación, estaba tumbado sobre una superficie lisa y dura, apenas podía moverme, miré mis brazos, los tenia atados con una cuerda rígida y fuerte.

- Veo que te has despertado - dijo Elric - lo siento por ti pero serás mi sujeto de pruebas para un par de, digamos, medicinas - gruñí enfadado e intenté soltarme pero fue inútil

- No lo intentes, con tu fuerza jamás conseguirás desatarte y cálmate Álveron esto acabará dentro de poco - dijo Elric confiado - cuando esto acabe o serás un humano completo o estarás muerto - soltó una enorme carcajada - tengo que ir a buscar unas hierbas - dijo mientras salía por la puerta.

Miré a mi alrededor como pude, estaba oscuro, pero yo veía a la perfección. La habitación estaba llena de trastos  por todos lados, sin embargo había una mesa de trabajo con un caldero en el fuego , era la única zona de la habitación que estaba ordenada.
Miré la cuerda que me apresaba y la olisquee, supe enseguida que no era una cuerda de buena calidad y la rompí fácilmente con mis dientes, hice lo mismo con las cuerdas que me ataban los pies y el otro brazo.
Olisqueando las estancia, detecté el olor del Verdorín que desprendía mi bolsa, estaba dentro de un cofre en un armario junto con el resto de mis pertenencias.

- Ese maldito humano - murmuré - sabía que no era de fiar -

Enseguida oí pasos en dirección a la habitación y decidí esconderme entre un gran motón de trastos, apuntando hacia la puerta con mi ballesta, se abrió la puerta y ahí estaba Elric entrando con unas hierbas en la mano derecha, pude ver su cara de asombro antes de dispárarle en el pecho, un tiro, calló al suelo de espaldas gritando de puro dolor y maldiciéndome, cuando cesó sus gritos me acerqué a el, aún vivía.

- Maldito seas - gritó con todas sus fuerzas - te estoy haciendo un favor ¡estupido! - continuó gritando mientras me miraba a la cara.

Cogí un cuchillo oxidado de la mesa de trabajo - ahora recibirás tu merecido castigo - dije mientras rajaba su vientre, lo abrí en canal mientras el gritaba agonizante, agarré su corazón con la mano derecha y lo arranqué de cuajo, ya no se oían gritos, solté el cuchillo y lo volví a mirar a la cara ya muerto - a tu salud - levanté la mano, me lo metí a la boca, y lo tragué.

Antes de irme, hice una reverencia sobre su cadáver y le di las gracias por la cena.


La escoria de la alquimia  30rya8i

                        ¡Un zumbido será lo ultimo que oigas!
http://www.cuentosdenoreth.net/t5179-alveron#58828
Álveron
Álveron

Mensajes : 10
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

La escoria de la alquimia  Empty Re: La escoria de la alquimia

Mensaje por Mister Orange el Miér Jun 18, 2014 8:43 pm

Hmmm. En mi opinión, la historia esta bien, básica pero aceptable, mas, le debo de dar unos consejos, que espero, le sean de utilidad y no les haga oídos sordos.

- Recuerde revisar sus post antes de publicarlos, a escrito "afín" en vez de "al fin".
- Las descripciones del lugar no son adorno, nos ayudan a imaginar el entorno y guiarnos por el post, muchas veces, una montaña de basura no es tal y puede ser un simple montículo, bajo la luz que se filtra desde una alcantarilla, todo se basa en la descripción.
- Recuerde la psicología de su personaje, de su raza y de como fue criado, los ratinos son desconfiados al extremo y en su mente, ellos deberían de gobernar y los otros servir.
- La logica muchas veces ayuda, especialmente cuando se requiere de combates, imagine el combate y escriba, vea que siente su personaje y como se mueve, a veces, no es simplemente apuñalar a un hombre, si no sentir como la hoja atraviesa la ropa y la piel y como este se defiende.

Eso seria todo. Bienvenido, disfrute el rol y no manche demasiado de verde y suciedad, o con gusto le bañare y pondré un lazo rosa en su cola.
Mister Orange
Mister Orange

Mensajes : 1109
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.