Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Mivam Durotar
por Mivam Hoy a las 5:50 am

» Urna
por Amelie Winter Hoy a las 2:27 am

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Karasu Ayer a las 4:50 pm

» Ficha de Shirei y Baku
por Alegorn Ayer a las 1:47 am

» Rastro sin huellas [Privado]
por Eshed Dylan Ayer a las 12:36 am

» Miedos [Privada con Celeste Shaw]
por Kromul Jue Mar 21, 2019 9:34 pm

» Asfet.
por Skurk Äsping Jue Mar 21, 2019 7:10 pm

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Jue Mar 21, 2019 4:59 am

» Misión Fallida: Hijra de Shirei y Baku
por Shirei Jue Mar 21, 2019 4:53 am

» Fuego y Hielo
por Dahanajan Dess Jue Mar 21, 2019 1:53 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Primera luna

Ir abajo

Primera luna

Mensaje por Ragknar el Jue Jul 31, 2014 6:51 pm

Se había sentido raro desde aquella noche extraña, que le estaba sucediendo, se sentía mas fuerte, mas rápido, escuchaba cosas que nadie mas parecía escuchar, olía cosas que nadie debería oler, eso era la peor parte pero por lo demás estaba encantado de su nuevo ser, lo que no sabia era lo que esa nueva fuerza conllevaba consigo.

Llevaba días siguiendo una recompensa, un grupo de bandidos que se ocultaban en una granja de los alrededores, la paga estaba bien y no le gustaba que su bolsa estuviera tan liviana, se aposto en los arboles mientras observaba como aquellos despreciables hombres, bebían y comían al aparo de una hoguera mientras los últimos rayos de luz del ocaso desaparecían del firmamento, pronto seria su baile, y eso le agradaba.

-"Pronto seréis una muesca mas en mi cuchillo"- pensaba ragknar mientras tensaba la cuerda de su arco, y la dejaba volar hacia uno de los bandidos que por razones obvias se había alejado del resto para orinar, la flecha silbo, ocultada por las risas y bromas de los bandidos, atravesando la garganta del incauto, clavándose a aquel árbol mancillado por la orina caliente del bandido, si los arboles riesen, ese se estaría desternillando.

-Uno menos faltan tres-

Los bandidos hablaban y reían acompañados de alcohol y buena carne sin saber lo que se les venia encima, nuevamente ragknar tenso la cuerda de su arco dispuesto a soltar pero algo le sorprendió, sus manos, estaban cambiando bajo los rayos de la luna resplandeciente, garras como de animal surgieron de ellas, el miedo se podía ver en su rostro, el mismo miedo que le hizo resbalar y caer de aquel árbol, llamando la atención de los bandidos ebrios, los enganches de su armadura se soltaron dejando ver sus espalda cubierta de cicatrices y arañazos, era un dolor insoportable, que no impidió que soltara un aullido dolor como el que suelta un animal herido, sus ojos de normal de un tono verde, se comenzaron a tornar rojos, su mandíbula se estiro, su cuerpo comenzó a llenarse de pelo y su cuerpo comenzó a ensancharse, para finalmente bajo la atónita mirada de aquellos bandidos lanzo un aullido de lobo hacia la luna para seguidamente abalanzarse sobre sus victimas, el primero de ellos intento desenfundar, pero el miedo era visible en sus ojos, sus manos temblorosas por el miedo no consiguieron desenganchar a tiempo su arma, las garras del lobo entraron por su estomago y subieron hasta su garganta vaciando sus tripas sobre el fertil terreno, los dos bandidos que quedaban corrieron como si los azuzaran con un latigo hacia la granja, pero antes de que pudieran entrar los dos uno de ellos el mas corpulento cerro la puerta.

-Joder, abre la puerta, no quiero morir- pero no recibió respuesta, si no el cálido aliento del lobo en su nuca, las garras comenzaron despedazandolo como si se tratase de mantequilla los chillidos ahogados por el dolor y los golpes de el cuerpo contra la puerta atemorizaban al bandido que esperaba dentro de la granja con la espada ya en la mano, pero tan rápido como empezó la matanza, se hizo el silencio, era tan espeso que se podía mascar la tensión con los dientes, el bandido acongojado agarraba con fuerza su arma mientras las gotas de sudor resbalaban por su rostro, era eso el fin?, se preguntaba, porque ah el... pero un nuevo sonido lo saco de su ensimismamiento, algo o alguien rascaba la madera de la puerta, mientras su corazón se aceleraba mas y mas, el lobo impaciente al escuchar el sonido de aquel corazón destrozo la puerta, entrando erguido y cubierto de sangre, sus ojos rojos observaban inmisericordes a aquel hombre desprovisto de toda esperanza...

Los rayos del amanecer entraron por las ventanas cubiertas de sangre iluminando el rostros de ragknar, este podía notar el sabor de la sangre en su boca, y al mirar alrededor comprendió en que se había convertido, un hombre lobo era eso posible, tenia que encontrar respuestas y no las encontraría hay lamentándose, recogió sus cosas y se marcho de aquel lugar sin reclamar su ansiada recompensa.
Ragknar
Ragknar

Mensajes : 8
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Primera luna

Mensaje por Alice Lydell el Vie Ago 01, 2014 1:56 am

Hijra aprobado


That´s what I said!


Déjame mostrarte el mundo al otro lado del espejo...
Alice Lydell
Alice Lydell

Mensajes : 438
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.