Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Hoy a las 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Ayer a las 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Ayer a las 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Ayer a las 7:07 pm por Arete

» El cordero
Ayer a las 9:46 am por Bizcocho

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Miér Nov 15, 2017 5:48 pm por Bizcocho

» Apocalipsis now
Miér Nov 15, 2017 10:39 am por Abdel Azim

» Varok viene a saludaros
Miér Nov 15, 2017 9:14 am por Bizcocho

» Maleficarum [Solitaria +18]
Miér Nov 15, 2017 6:36 am por Lujuria

» Cassandra vs Aulenor
Mar Nov 14, 2017 3:09 am por Aulenor

» Demonología: Adulterium [+18]
Lun Nov 13, 2017 5:46 pm por Lujuria

» Deal with the Devil [Solitaria]
Dom Nov 12, 2017 7:40 pm por Casandra Von Schuyler

» Anhouk, la forjadora
Sáb Nov 11, 2017 1:26 pm por Bizcocho

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Vie Nov 10, 2017 9:47 pm por Lujuria

» Peccata Carnalia
Vie Nov 10, 2017 9:26 pm por Lujuria




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Los caminos de la virtud

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Los caminos de la virtud

Mensaje por Bony Sandokan el Miér Nov 05, 2014 11:39 pm

Durante el lapso de tiempo que Bony tuvo para observar las instalaciones de los cuárteles hasta el amanecer realmente pocas cosas le habían parecido interesantes, a decir verdad no había visto mucho pues desde el momento en el que su cuerpo había tocado el somier ella cayó en un deliberante y profundo sueño que culminó pasada un poco la madrugad, lo suficiente para no llegar ni muy tarde ni muy temprano a donde había sido citada, Hunta la había acompañado en su sueño.

Al despertar lo primo que hizo fue desperezarse, estiró los brazos, las piernas, giró la cabeza de un lado a otro y curvó su espalda para que ésta tronara, sonrió ligeramente al ver a Hunta haciendo lo mismo, estirando todo su cuerpo echando las patas delanteras al frente y levantando la cola. Oportuna, paciente y cumplida Bony se presentó al lugar acordado, al llegar iba acomodándose todavía parte del fajín en su pantalón, no porque no se lo hubiera colcoado bien, sino que con el movimiento constante éste solía moverse y Biny debía volver a apretarlo para sujetar sus ropas tal como le gustaba, chasqueó la boca cuando no encontró el otro extremo de la tela y supervisó bien con la mirada para ver donde estaba el error, finalmente para cuando su ropaje había quedad pulcramente acomodado miró a los presentes y se limitó a hacer un gesto de saludo inclinando sutilmente la cabeza.

De inmediato se dio cuenta que era la única mujer presente por lo que respiró con un tanto de impaciencia, no por los hombres presentes sino porque pensándolo bien hubiera querido que aunque fuera Sandy la acompañara, miró por un momento al suelo como pensando que tipo de hombres le había puesto el destino frente a ella en ese momento sí serían como la mayoría de todos machistas y empedernidos, o serían caballeros o quizás simplemente serían indiferentes a ella, eso le agradaría, al menos algo en su cabeza le decía que el bardo y su hermano no eran como el primer tipo de hombres que se le vino a la cabeza, se sintió aliviada y a la vez cohibida, pues sabía que frente al hermano paladín tendría que tratar de mantener “cierta etiqueta”, claro, sabía que no lo haría así que entre ella y él habría ciertos roses morales y sexistas…

El tercer hombre, el del parche en el ojo le provocó un escalofrío, era el mismo hombre que había visto la noche anterior con aquel aire tan escalofriantemente melancólico y doloroso, Bony supo de inmediato que por alguna extraña razón debía tratarlo “con respeto” aunque, para pocas palabras, no debía ser tan grosera con él, era un hombre alto, fornido y se veía serio, sin embargo la chica sabía que las apariencias engañaban, miró a Hunta, la perra miraba a todos los presentes girando la cabeza de un lado a otro, mantenía el hocico semiabierto y su dentadura se alcanzaba a ver muy poco, como si estuviera sonriendo. Bony chifló despacio y la perra giró de inmediato la cabeza a sonde ella se encontraba para subir a la carreta.

Bony permanecía sentada mirando por la ventana del vehículo, imaginaba quien sabe que cosas entre todos aquellos paisajes, Hunta de vez en cuando sacaba la cabeza y la lengua para sentir la leve ventisca que aparecía en ocasiones. Cuando escuchaba cantar al bardo y al otro sujeto del parche no pudo evitar sonreír recordando a la tripulación cuando por las noches en altamar, aburridos y sin trabajo se ponían a cantar bailando sobre la cubierta… por un breve momento la chica fijó la mirada en un hombre encapuchado a medio camino, la carreta se detuvo y hubo contacto con el hermano del bardo, Bony observó al tuerto y levantó una ceja para después recibir en el vehículo al hombre del camino, respiró profundo y siguió observando por el camino.

Bony estaba segura después de tantas horas de camino, su trasero se había entumido, se acomodaba de una y otra manera e incluso Hunta se acostaba de diferentes formas, pero ambas ya estaban adoloridas, la chica arqueó la espalda y su columna tronó con un sonoro “crack”, luego su cuello y finalmente los nudillos de sus huesos, estaba fastidiada y agotada, pues no estaba para nada acostumbrada a viajar en un espacio tan reducido. Finalmente ambos hermanos decidieron darse un descanso en un lugar cercano. Bony eperó a que todos bajaran de la carreta y ya una vez afuera se estiró por completo, estiró las piernas se apoyó en un árbol flexionando las rodillas y abriendo y cerrando los brazos.

-Joder, estoy cansada ¿Cómo pueden aguantar tanto tiempo ahí juntos todos como sardinas en una red…-

Había sido lo primero que Bony dijo, no se lo había dicho a nadie en concreto, más bien parecía una frase secreta entre Hunta y ella, la perra se sacudió y estiró las patas para responder a su dueña con un ladrido en un tono bajo. A Bony no le venía nada mal un ligero trago de ron, claro, ella no era de las que se embriagaban toda la noche (como sus hermanas), pero un trago de vez en cuando le hacía bien al cuerpo, y una buena comida también. Apenas pensó en responder a la broma del bardo cuando una fémina voz interrumpió su frase, Bony llevó la manos hacía sus armas y sus piernas se habían colocado en posición de guardia, unos segundos después una joven chica quizás no mayor que ella hacía acto de presencia completamente alterada, Bony guardó sus armas y observó a la mujer de pies a cabeza para después mirar la dirección de donde había llegado.

Estaba segura de que esa “misión” no era solo recuperar aquellas reliquias y ya, no, Bony estaba segura de que había algo más ahí oculto…
avatar
Bony Sandokan

Mensajes : 88
Link a Ficha y Cronología : Bony

Nivel : 2
Experiencia : 865/1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Los caminos de la virtud

Mensaje por Necross Belmont el Lun Nov 10, 2014 2:26 pm

El camino era aburrido, la verdad es que todo el grupo iba en silencio, como si el ambiente fuera incómodo. Pero de alguna la incomodidad era normal, nadie confiaba en nadie, y nadie quería hablar con nadie.  -¿Quiénes son ustedes? Yo soy Lucard- Fue lo único que dijo el hombre del parche en todo el camino, si iba a pasar tiempo con ellos, lo menos que podía averiguar era a quien se dirigía. Con sus nombres bastaba. Él esperaría las presentaciones para sumergirse en su mente, ya que  cantar no sería divertido, si es que nadie sigue su canción. Entonces Necross cerro su ojo, y comenzó a recordar los día en que cantaba junto a su pequeña, canciones sobre el viento, sobre el amor, canciones que en realidad eran historias para asustarla… aunque a ella parecía no importarle.

Incluso se fue más atrás, en su mente viajo a lugares donde su segunda voz era el aullido de un lobo; ese animal era mucho más inteligente que su amo. El lobo seguía con la misma tonalidad las canciones que Necross cantaba, y este lo regañaba cuando se equivocaba, por supuesto el canido le gruñía cuando era corregido. El hombre del parche casi se queda dormido, fue la repentina reducción de velocidad lo que lo hizo despertar. -Foxhound.- Dijo al abrir su ojo, y ver a la mascota de la mujer con ojos desiguales.

Fue en ese momento en que Necross observo  con detalle a la mujer, habían muchas cosas que le recordaban otras, sus ojos desiguales, los ojos desiguales de su pequeña, su mascota, un canido como lo era Foxhound. También su mirada tranquila, una sonrisa tenue, quizás se equivocara, pero él sentía que ella era una optimista; le recordaba a su antiguo yo, aquel que desapareció con Adrammalech.

Inmerso en sus pensamientos, el hombre del parche no se dio cuenta que estaba mirando fijamente los ojos de Bony, no como si la juzgara, o devorara con su vista; más bien como alguien que mira con nostalgia. Una leve sonrisa se dibujó en la cara de Necross. Cuando este se dio cuenta que la miraba, dirigió sus ojos al bardo.  Aquellos sujetos junto a la canonesa eran su guardia personal, nada nuevo que agregar, eso lo supo Necross al momento de verlos. Pero si había algo que le quedo dando vueltas, el  por qué Lorens era tan cerrado con la información que daba, y es que si ellos saben más, podrían actuar de mejor manera en la misión.


Las horas pasaron, y el viaje no terminaba. Cuando los soles amenazaban con esconderse, Lorens dio la orden de detenerse, el viaje se podría reanudar en la mañana. -¿Pero dónde dormiremos, alguno de ellos trajo carpas o sacos para pasar la noche?- Fue lo que pensó Necross para sí mismo. -¡Hey!, tengo buenas noticias, justo en este sitio hay una taberna no muy lejos, podríamos ir allá y aprovechar de descansar y comer…-

Lo único que Necross escucho del bardo, fue la palabra taberna.

Quizás en ese lugar arrienden camas, quizás se pueda llevar de contrabando una botella de ron, cualquiera fuese la opción, el hombre del parche estaba entusiasmado con la idea. Por su propio juicio, Necross se sentía a gusto con Bony, en ella veía su antiguo ser, aquel idiota optimista que se arriesgaba por cualquier cosa, aquel quien solo con un lobo se enfrentó al mundo.

Una desconocida apareció de entre los arbustos, si asaltarlos era su objetivo no lo conseguirá, el grupo estaba armado hasta los dientes.  Pero ella clamaba ayuda, ella hablaba de monstruos, de ataques, su voz se cortó cuando cayó al piso.

Ahora aquel héroe de otrora resurgiría, aquel quien ponía las necesidades de los demás antes que su bienestar y salud física, aquel hombre, quien sin esperar recompensa podría ir al fin del mundo con tal de asegurar que nadie resultara herido.

- Tenemos una misión que terminar, no podemos ir salvando a cualquier persona que se nos cruce en el camino, terminaremos exhaustos el día de mañana. Sáquenle información, y sigamos adelante.-

El problema es que Necross ya no era el héroe de antaño, aquel ser había muerto, y un nuevo espectro de lo que fue era lo que quedaba. Y  aquel ser, no le agradaba al hombre del parche.



¿Quién te conoce Invitado?
avatar
Necross Belmont
The Azure Knight

Mensajes : 1010
Edad : 97
Link a Ficha y Cronología : Necross Belmont
Un Hombre sin Lobo

Nivel : 7
Experiencia : 2630 / 3500

Volver arriba Ir abajo

Re: Los caminos de la virtud

Mensaje por La Madre Condena el Vie Dic 26, 2014 4:39 pm

Caín ayudó a Tina a incorporarse mientras cavilaba sobre su siguiente acción a tomar. La muchacha se mostraba asustada y temblorosa por lo que el bardo decidió no hacerle más preguntas de momento. Fijó entonces su vista en su hermano imaginando cuál sería su próximo proceder.
–Lorens… -Le dijo- esto no pinta bien, nunca había visto a Tina reaccionar así y eso que ella junto a su padre han lidiado en más de una ocasión con  algunos asaltantes, además que es una taberna bastante concurrida-comentó dirigiendo la vista hacia su hermano quien observaba con seriedad la espesura en que apareció la muchacha.
Lorens al escuchar a su hermano y a los demás miembros del grupo desvainó su espada y asintió brevemente como quien toma una decisión.
-Lucard tiene razón... En parte. No podemos retrasarnos ante cada eventualidad que nos surja, pero no puedo fallarle a mi código de caballero dejando pasar por  alto a quien viene hacía mí en busca de ayuda, desde siempre se nos enseña que el Dios Único se comunica de esta forma hacia los mortales poniendo a prueba su bondad y hombría. No obstante, no obligaré a nadie a desgastarse gratis ya que no fueron contratados para otros trabajos, así que aquel que quiera seguirme lo hará por voluntad propia-Respondió Lorens ante los rostros interrogantes del grupo.
-Entonces yo lo diré como sugerencia- Dijo el bardo no estando del todo conforme con que su hermano fuera solo a ver lo que ocurría. No era que subestimase sus habilidades pero la situación le resultaba muy extraña por lo que quería estar seguro que su hermano estuviera bien- Kainen, Bony y Hunta, ah, y el tipo nuevo…-Señaló apuntándolos a cada uno con el dedo-  acompañen a mi hermano, yo les fraccionaré parte de mi recompensa como pago por ese trabajo excepcional. Lucard ya que manifiestas abiertamente tu desinterés en el tema te quedarás aquí conmigo hasta que Tina se calme, además que debemos vigilar la carreta para que no se la roben.
-Sisisi… no me dejen solo por favor-Comentó el conductor con cara desconcertada ante lo ocurrido sin atreverse a bajarse del carromato.
-La mujer se queda acá-Interrumpió Lorens disconforme ante la idea de que Bonny le acompañase.
-Pues eso lo decide ella no tú, ya que para ese trabajo yo le estoy pagando-Respondió Caín fastidiado ante la actitud de su hermano. –Vete de una vez, cuando Tina se calme yo les seguiré-
Lorens asintió con desgana, era consciente que la situación no estaba para perder el tiempo en discutir por lo que esperó que la muchacha y su perra fuera lo suficientemente inteligente como para no seguirle, por lo que  sin más demora se volvió  hacia donde había venido la hija del cantenero y comenzó a avanzar seguido por los demás hasta perderse en la espesura.

Mientras tanto la hija del tabernero sentada en el carro movía los dedos de sus manos con nerviosismo mirando hacia abajo mientras que el conductor del carromato se puso a ordenar las provisiones y materiales que el grupo traía como si de esa forma fuera a calmar sus nervios.
-Lucard-Dijo Caín en voz baja mirando de reojo a la chica- Me parece que ella no se encuentra bien anímicamente como para ser interrogada pero tampoco me parece bien perder el tiempo aquí en nada, ¿qué se te ocurre hacer?-
Caín estaba acostumbrado a tomar las decisiones por sí mismo, pero desde que comenzó a trabajar en grupo se dio cuenta que era importante escuchar a los demás, ya que las percepciones que los otros manifiesten frente a determinadas problemáticas permitían que se les conociera mucho más que con una simple conversación.

En tanto Lorens se abría paso entre la ligera espesura que bordeaba el camino principal hasta encontrar uno adyacente de tierra. La luz del día comenzaba a desvanecerse y el tono anaranjado del atardecer se deslizaba entre las hojas de los árboles siendo la única fuente de iluminación de momento-Era por acá-Recordó avanzando por ese trecho hasta llegar a una pequeña taberna de madera la cual se encontraba cerrada y vacía, a su alrededor habían otras viviendas pero no parecía haber rastro de nadie más.
-Este olor…-Dijo arrugando la nariz al sentir un olor fétido alrededor del poblado, al acercarse más a la zona su pie chocó con algo blando pero al verlo con detenimiento se dio cuenta que se trataba de un brazo humano.
Definitivamente algo no marchaba bien.
Lorens ordenó que se dividiesen para explorar. Alrededor de la taberna había 3 viviendas destartaladas pero completamente cerradas y si observaban con detenimiento lograrían divisar algunas moradas sobre los árboles. Al interior de cada morada encontrarían más restos de cadáveres y una de las viviendas sobre los árboles estaba completamente calcinada.

Instrucciones en el post táctico
http://www.cuentosdenoreth.net/t5235p10-los-caminos-de-la-virtud


avatar
La Madre Condena

Mensajes : 198
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Los caminos de la virtud

Mensaje por Bony Sandokan el Vie Ene 23, 2015 11:03 pm

“La mujer se queda acá” ¿Qué? ¿En qué pensaba aquel hombre? Quizás Bony estaba equivocada pero no podía evitar que de cierta forma todo aquello pareciera un pensamiento “machista” o quizás era el exceso de caballerosidad por parte del paladín, rio para sus adentros sintiéndose tan extraña pues a una parte de ella le agradaba, es decir, en la tripulación nadie l hablaba así ni si quiera sus hermanas, ahí todos jalaban parejo y cuando Bony hacía las cosas mejor para todos… si a nadie le gustaba hacer el trabajo de ella…

Pero ahí, junto a Caín y a su hermanito bien portado protector de las damiselas en peligro todo era un chiste, colocó una mano en el hombro de Caín y observó de pies a cabeza al paladín. –Espera ¿Nunca has estado en un barco? Realmente no conoces a muchas mujeres “guerreras” o independientes de ellas mismas que no necesiten el brazo de un hombre para protegerse ¿Cierto?- Al decir esto observó sutilmente a la chica recién llegada, Bony no tenía mucho tacto pero sin duda alguna sabía lo que se sentía ser la única mujer entre un grupo de tiranos, machistas depravados, donde una debía tomar el mando y hacerse la fuerte para evitar caer en la humillación…- Voy a quedarme, no porque tú lo digas, sino porque aquí también se requiere un poco de protección, además… la chica necesita alguien que la entienda.-

Diose la media vuelta mirando un poco los alrededores, Hunta giró la cabeza como no entendiendo muy bien la reacción de su ama y decidió seguirla muy pegada a ella con la cola entre las patas. A decir verdad Hunta se estaba comportando muy extrañamente, sus orejas se mantenían echadas hacía atrás, al igual que su cola escondida, caminaba con la cabeza agazapada y eso llamó la atención de la pirata. -¿Qué te ocurre chica? ¿Escuchaste algo? ¿Has visto algo?- Se dirigió Bony a la perra mientras acariciaba con suavidad su cuello. –Como dije… aquí también se necesita protección. –Volvió a repetir observando de cierta manera retadora al paladín.

Mientras sus compañeros se marchaban Bony inspeccionaba cercana a la carreta los árboles, quiso avanzar un poco pero Hunta parecía estar nerviosa, y comenzaba a ladrar sin tener un rumbo fijo, la chica debió tomarla por el cuello en una caricia para tranquilizarla y acercarla al carruaje. –Algo no anda bien por aquí…- Susurró Bony mientras observaba como la perra se metía debajo del carruaje para después subirse, ésta comenzó a dar vueltas metiendo la cola entre las patas sin dejarse de lamer el hocico. –Hunta está muy nerviosa y eso es raro en ella, quizás sea el nerviosismo del viaje o… no sé-

“No sé” había sido como un murmullo casi para ella, miró a la muchacha mientras sin prestar atención medio escuchaba la pregunta del bardo. –Voy a hablar con ella, quizás eso la tranquilice, de niña fui muy buena para hacer amigos…- “No sé qué me pasó después” quiso incluir me su comentario, cosa que vio realmente fuera de lugar. Subió despacio al carruaje y ofreció un poco de agua a la muchacha, Bony pensaba cuales serían las palabras correctas para deshacer la tensión de la chica, un sinfín de oraciones se desechaban una tras otra hasta topar con la que sería más correcta. –Toma un poco… - Susurró observándola mientras esperaba a que la chica tomara la cantimplora, suspiró desviando la mirada a su perra. –Yo… ella es Hunta, yo soy Bony… aquí estás segura, al menos te doy mi palabra de que conmigo estás segura.-

Su tono de voz había sido suave, y era raro escuchar a Bony hablar de esa manera, pero de cierta forma aquella chica le recordaba a su hermana mayor, a Sandy y quería asegurarse de que Tina se tranquilizara. Cruzó las piernas y cruzó los brazos relajadamente mientras se recargaba en el asiento mirando hacia afuera, sacó su brújula echándole un vistazo mirando de reojo la espesura entre las ramas, tenía pensado salir con el arcabuz para inspeccionar mejor, pero no lo haría hasta que Tina le respondiera, de hecho sus decisiones dependían de la respuesta de Tina.
avatar
Bony Sandokan

Mensajes : 88
Link a Ficha y Cronología : Bony

Nivel : 2
Experiencia : 865/1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Los caminos de la virtud

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.