Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Junglas de Lustria
por Strindgaard Dom Mayo 19, 2019 5:37 am

» [Campaña] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Amelie Winter Dom Mayo 19, 2019 1:40 am

» Un Dios entre Nosotros.
por Azura Vie Mayo 17, 2019 9:05 pm

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Karasu Vie Mayo 17, 2019 3:34 pm

» Noche de Muerte [Campaña]
por Strindgaard Vie Mayo 17, 2019 12:18 pm

» [Reclutamiento y OFF] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Rimbaud Vie Mayo 17, 2019 3:54 am

» Encuentro desafortunado
por Shirei Jue Mayo 16, 2019 3:23 am

» Reglas de Noreth
por Adorno Azurbanipal Dom Mayo 12, 2019 3:03 am

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Margaret Orgaafia Sáb Mayo 11, 2019 4:59 pm

» Nas~
por Alegorn Vie Mayo 10, 2019 1:53 am



Concierto improvisado  H8SDUFN
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones
Concierto improvisado  SiUh6o7
Concierto improvisado  KRfbrcG
Concierto improvisado  9fBXn98

Concierto improvisado

Ir abajo

Concierto improvisado  Empty Concierto improvisado

Mensaje por vasilissa el Vie Oct 03, 2014 6:35 pm

“Bueno, al menos la clase de hoy ha sido productiva, hacía tiempo que no usaba los pigmentos de óxido de hierro y de arcilla.”
Pensé mientras volaba en dirección a casa, me encantaba esta sensación: La paz, el viento… hoy me sentia feliz.
Hice una pirueta en el aire y mi risa se confundió con el ruido del viento que cortaba mis alas.
Ya estaba llegando, a mis pies, una casa de dos plantas con el tejado rojo y piedra blanca, estaba rodeada de vegetación y un cuervo rodeaba volando la vivienda, mi hogar.
En un susurro aminoré el vuelo y bajé pisando flojo la hierba, mis alas blancas a la espalda.
-¡Pero mira quien está aquí, si es la golfa de Lissa!
Florence vino gritando desde la cocina, es pequeña, mide 1,43, pero todo lo que tiene de diminuta lo tiene de mala educación, su pelo rojo intenso caía en cascada hasta su pecho y con esa mirada angelical en sus ojos verdes no pude resistirme a darle un abrazo.
-Menos mal que no te he conocido antes, si no mis padres ahora estarían escandalizados con mi comportamiento.
-¿Más aún?- respondió divertida.
Me fui a mi cuarto sin hacerla caso, no quería pensar en mis padres, vale que hicimos las paces antes de marcharme de casa, pero siento que aun no les he perdonado por ser tan frívolos durante toda mi vida, mi madre estaba siempre encima de mí, mi padre nunca me ha abrazado, para él son más valiosos los trajes caros de regiones exóticas que su hija llorando mirando con miedo las paredes…
Un picoteo en la ventana me sacó de mis pensamientos.
-Oh, pero si es mi bichito.- dije abriéndole la ventana a Luam, mi cuervo mensajero.
Entró revoloteando por el cuarto y se posó en mi piano, miré en su pata, había un pergamino enrollado en ella, me acerqué y lo desenvolví.
Mierda, maldito sea.
La visión se me volvió borrosa en cuanto vi la firma, no reparé en el contenido de la carta, solo podía leer ese nombre, Noah.
Sin pensarlo dos veces la rompí en pedazos, ¿cómo me había encontrado?
No puedo pasar por esto otra vez, necesito salir de aquí.
Me dirigí hasta mi violonchelo.
Hoy tocare por la ciudad, necesito despejarme.
Pensé llevándome el instrumento a la espalda con la correa de la funda, antes de salir por la puerta Florence me miró extrañada.
-¿A dónde crees que vas? Hoy teníamos planes juntas… ¿estás bien?- dijo reparando en mi cara.
-Tranquila, volveré antes de que se ponga el sol, solo necesito tocar un rato.
Cerré la pesada puerta y empecé mi camino adentrándome por el bosque, después de unos cuantos pinos rojos y flores de todo tipo, el sendero se abrió dando paso a la plaza de Remint Dur da Lack.
Hoy estaba abarrotado de gente, comerciantes, artistas callejeros y un montón de niños de la calle, ese era el contraste de esta ciudad, ricos y pobres, si hay un rico, ten en cuenta que habrá un pobre para compensarlo.
Me senté en una piedra de la plaza y comencé mi ritual: abrí la funda y saque mi violonchelo color aguamarina de dentro, también saqué el arco.
Mientras lo afinaba escuché unas voces a mi espalda.
-¡Mira! Qué bonito, nunca había visto uno de cerca.
Las voces blancas me dieron a entender que eran algunos niños que estarían hablando de mi chelo.
-Es verdad, es un tatuaje muy bonito, me gustaría saber tocar la partitura.
Vaya, parece que se han fijado en mi tatuaje, a mi me gusta mucho también, pero no los recuerdos de cómo me lo hicieron, ni el significado que creyó que tenía el que me lo hizo.
Me di la vuelta hacia ellos.
-¿Os gusta? Si queréis os toco la pieza que tengo tatuada, la compuse hace tiempo.
Empecé a tocarles la pieza, al principio era bastante triste y lenta, pero después del crescendo era apasionante tocarla, mi arco se deslizaba por las cuerdas al son de la humana voz del violonchelo, para cuando estaba llegando al final, mis dedos se movían rápidos por el mástil.
Cada vez iban viniendo más niños y la gente con poder que pasaba por la plaza tiraba monedas en mi estuche.
Con el “mi” llegó el final de la melodía, los niños aplaudieron entusiasmados mientras saludaba y  les repartía las ganancias obtenidas durante la pieza.
Un aplauso seco y pausado me sacó de mi felicidad, a menos de tres metros estaba mi mayor pesadilla en persona.
Tatuajes, en sus brazos y manos, cabello negro, largo hasta la nuca, ojos del mismo color, y del color de sus alas, alas que hace tiempo me arroparon tantas noches, ahora al verlas solo me causan frio.
-Una pieza exquisita ángel mío, me resulta bastante familiar.
-¿Cómo me has encontrado?- Dije cortando todo lo que le diera aliento a iniciar una conversación.
-Nunca te perdí la pista, ángel.- Dijo con su voz profunda.
-No te atrevas a llamarme así nunca más, aléjate de mí o te alejare por las malas, no quiero volverte a ver, ni hablar de ti, no me escribas mas cartas y no cojas a mi cuervo. No nos une nada ya, vuelve a tu hogar.
-Tú eres mi único hogar.
Conteniendo la respiración cogí mi arco de nuevo e inicie una nueva melodía, esta vez cargada de magia.
-Liss, ¿qué estás…-
Noah no tuvo tiempo de terminar la frase, al segundo estaba en el suelo, segundo que aproveché para guardarlo todo, colgármelo y emprender el vuelo.


Concierto improvisado  Tumblr_ncab0iaBuE1tw4nm7o9_250

Sin música la vida sería un error.-NIETZSCHE

http://www.cuentosdenoreth.net/t5323-vasilissa-dragomir
vasilissa
vasilissa

Mensajes : 11
Edad : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Concierto improvisado  Empty Re: Concierto improvisado

Mensaje por Mister Orange el Dom Oct 05, 2014 6:30 am

Todo en orden, procedo a darle color y darle la bienvenida al foro oficialmente.

Espero que se divierta y rolle a gusto.
Mister Orange
Mister Orange

Mensajes : 1109
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.