Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El Club [priv.] [Celeste Shaw ; Shirei/Baku]
por Celeste Shaw Sáb Jun 15, 2019 8:59 pm

» ¡Ha llegado la cruzada!
por Strindgaard Jue Jun 13, 2019 4:33 pm

» Reglas de Noreth
por Sigmar Freud Miér Jun 12, 2019 7:01 pm

» Urna
por Amelie Winter Miér Jun 12, 2019 1:39 am

» El alma del bosque [Solitaria]
por Skam Mar Jun 04, 2019 3:08 pm

» [Reclutamiento y OFF] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Lamb Jue Mayo 30, 2019 11:11 am

» [Campaña] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Lamb Jue Mayo 30, 2019 11:00 am

» Un Zarpazo en la Tormenta.
por Ayanne Sáb Mayo 25, 2019 1:51 am

» Un Dios entre Nosotros.
por Azura Jue Mayo 23, 2019 8:01 pm

» Las desventuras de los bienaventurados (con Kasumi) [En construcción]
por Skam Miér Mayo 22, 2019 11:25 pm



 Antes de la cacería H8SDUFN
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones
 Antes de la cacería SiUh6o7
 Antes de la cacería KRfbrcG
 Antes de la cacería 9fBXn98

Antes de la cacería

Ir abajo

 Antes de la cacería Empty Antes de la cacería

Mensaje por Siragga el Sáb Nov 22, 2014 7:25 pm

Cual océano de niebla, la ciudad apenas podía distinguirse entre las brumas. Sus casas lúgubres, sus altos techos, las antorchas y luces que intentaban apartar aquella blanquecina sustancia que les rodeaba, inútilmente claro está. Si bien la ciudad no era un lugar turístico, si gran cantidad de gente llegaba a sus tierras, para nunca marcharse y estamos hablando de los cuerpos que dormían en las grandes extensiones de tierra que rodeaban la ciudad. Cientos o quizás miles de símbolos, piedras marcadas, madera tallada, mausoleos ricos y no tan ricos, marcas de cuerpos que aguardaban en el frio lecho de tierra y roca.  La ciudad era una gran tumba y sus habitantes, quienes mantenían el recuerdo de los allí sepultados.

Esas tierras no veían muchos forasteros, a excepción cuando algún miembro importante deseaba pasar la eternidad en ese lugar, pero en general, muy pocos extraños visitaban los muros negros y las callejuelas frías. La noche gobernaba y no se veía ni una alma por esas viejas calles … o bueno, nadie, a excepción de una pequeña y diminuta figura, la cual rápidamente se ocultaba en las sombras, evitando la mirada de cualquier incauto que, cual noctambulo, se asomara por alguna ventana.

La figura en cuestión aprecia bastante ágil, se movía rápidamente y cubriéndose con un manto roído y carcomido, semejaba a una gran rata, la cual dominaba las mugrientas esquinas. Pero nada más lejos de la realidad o quizás no tanto, con gran agilidad, las pequeñas y trabajadas manos, subieron por una vieja cañería, pronto llegando a uno de los altos techos, que coronaban la niebla, ahí, observo durante un instante la blancura, como deseando distinguir algo en la blancura espesa. De un salto se lanzo hacia el siguiente techo y así continúo, recorriendo camino de ladrones y asesinos, hasta llegar a la última cas ay descendiendo por uno de los muros, se interno en la niebla, con rumbo desconocido, o por lo menos, para cualquiera que no fuera él.

El fuego no ardía, no era bueno dar señales de su llegada, cual guerrero experimentado, aguardaba en silencio, cubierto por un manto de cuero, protegiendo su cuerpo del frio nocturno, aunque ese viento helado, no era tan terrible como el de las montañas y eso era un alivio. Entre las brumas, una pequeña figura surgió, parecía cansada y rápidamente se acerco a la otra sombra, casi con una leve inclinación comenzó a hablar.

-He encontrado uno que sirve, pero solamente existe un problema señor- Su voz era levemente aguda y rasposa, combinación anda común, pero que denotaba que era alguien ya viejo y por los jadeos que daba, cansado para su edad - Mientras sea útil, el resto no será problema, si lo pudiéramos hacer nosotros, no requeriríamos de los servicios de magos- Respondió con voz áspera, se notaba cierta subordinación y a la vez, amistad entre ambos individuos, la pequeña figura, miro al contrario y susurro –Es un ratino, no se puede confiar en esas ratas – Como respuesta recibió cierta risa, como si fuera irónico el tratar con ese tipo de calaña, aunque se entendía la preocupación, especialmente por el lazo que unía a ambos individuos –Estamos acostumbrados a ello y tú lo sabes de sobra, si sospecharas de una traición, no demorarías en atravesarle la espalda con una daga o flecha, pero por ahora es lo único que tenemos … y tomando en cuenta la naturaleza de esos seres, no será difícil convencerlo … con algo de acero-

Tras varios minutos de conversación en la oscuridad, ambos individuos se encaminaron, el lugar no quedaba muy lejos, ya que siguiendo su naturaleza roedora, la rata había hecho su madriguera en un viejo complejo de catacumbas, a las afueras de la ciudad, donde se encontraba como en casa.

~&~


~Tu no sabes lo que es el dolor ... tu no sabes lo que es ver que tu carne se caiga a pedazos y que el latigo golpee tus huesos ... tu no conoces el verdadero dolor y la humillacion de nacer como esclavo~
Siragga
Siragga

Mensajes : 51
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

 Antes de la cacería Empty Re: Antes de la cacería

Mensaje por Siragga el Sáb Nov 22, 2014 7:29 pm

Grizzlax había tenido un buen día, habían sepultado a un muchachito la noche anterior cercano a su madriguera y este había “tomado” algunas cosas de este, ahora roía lo que antes había sido uno de sus suaves muslos, no había que desperdiciar nada, no, no,  todo debía de servir y los muertos no reclamaban nada si alguien los devoraba. Con el vientre lleno, y uno de sus ojos fijo en la oscuridad de su madriguera, caminaba rápidamente, olfateando el pestilente aire con regocijo. Sus asquerosas patas dejaban un rastro de suciedad, mientras que su cola, vendada en varias ocasiones, se arrastraba sobre las piedras muertas, una que otra antorcha iluminaba el viejo pasillo, repleto de huesos viejos y olvidados.

Pronto se detuvo ante una roída puerta, su guarida durante tantos meses, mas antes de abrirla, olfateo algo raro en el aire, aroma a humo y hollín, ¿fuego?, el no había prendido fuego, no… había alguien dentro, llevando su mano a su cuchillo, lo retiro de su funda y se preparo para quien había entrado a su morada, abriendo de golpe la puerta se lanzo contra los extraños, pero se detuvo en seco, con habilidad que definía a su raza. Una larga hoja de espada estaba a milímetros de su cuello, y otra figura le apuntaba con un arco tensado, la rata no demoro en comprender la situación y dejando caer el cuchillo agacho sus orejas. –Ustedes no querer matar al pobre Grizzlax, el no tener nada de valor, ser simplemente una rata-

El arco se tenso aun mas, como amenaza ante sus palabras, con lo que los bigotes de la rata temblaron, mas la espada fue retirada de su posición, mas no guardada y le encapuchado más alto, dejo a la vista su rostro, rostro marcado por varias heridas y el semblante de un orco. –No te mataremos… o por lo menos, no lo haremos mientras nos seas útil- La otra figura bajo el arco, mas no lo soltó, dejando en claro que ante cualquier movimiento, la flecha quedaría incrustada en el cráneo de la rata –Ahora Grizzlax, quiero hacer negocios contigo- El “orco” hablaba, mientras tomaba asiendo en una podrida mesa y sacando un saco de sus ropas, dejaba una pequeña gema roja sobre la madera. Inmediatamente, la rata levanto sus orejas y su nariz se movió olfateando el aire. Lentamente se movió hasta la mesa y en un movimiento rápido, agarro la gema, protegiéndola con ambas manos y después observándola, maravillándose al ver que era un rubí tallado.

-Queremos contratarte brujo, sabemos que tienes ciertas habilidades mágicas, y nos son útiles… pero sé que tu raza no trabaja por buena voluntad… por lo que te ofrezco un trabajo- El encapuchado no confiaba mucho en aquella rata, y no es que estuviera preocupado por él o su “señor”, si no que su naturaleza les hacia volubles y traicioneras, al punto de no saber lo que en sus diminutas y retorcidas mentes, se tramaba. – Nos acompañaras a cierta cacería que debemos hacer y si cumples tu trabajo, te entregare esto- Pronunciaba esas palabras, mientras dejaba sobre la mesa, el contenido de la bolsa, no menos de una veintena de gemas, de todos colores y tamaños, pero claramente se podía distinguir aguamarinas, zafiros, esmeraldas, trozos de jade y un sinfín de gemas diferentes. Antes de que la rata fuera vencida por su codicia, el orco guardo las gemas, no dejando ni rastro de estas sobre la madera.

-Si, si oh gran señor, Grizzlax trabajara, si su recompensa es aquella bolsa y su contenido. El humilde Grizzlax esta a sus ordenes señor, pero ¿cual es su nombre oh altísimo?- El tono de la rata era arrastrado, sabiendo que eran mentiras y fanfarrea, destinados a que se bajara al guardia y con ello, obtener acceso al tesoro.  –Siragga y no hables con esa maldita lengua o no dudare en cortarla, junto a tu cabeza- Las orejas del ratino bajaron, en señal de temor, mas fue en ese momento que comenzó a murmurar, para sí mismo, como si hablara con otro –Las gemas, lindas gemas… lo sé, no soy tonto, debo estar atento…. No me hables así maldito… que no escoria… te matare imbécil- Rápidamente, agarro su cola y comenzó a estrangularla con sus diminutas manos, con un rostro lleno de ira inyectado  en sus ojos.

-Está loco señor … déjeme matarlo, ya encontraremos a otro, aun hay tiempo …- Mas con una señal negó Siragga, y de un puntapié, hizo reaccionar a la rata, que parecía completamente iracundo, lo que hizo que reaccionara amenazante contra el orco, mostrando sus dientes y colmillos, pero al ver quien estaba frente a él, agacho la cabeza y orejas, sumiso. –Empaca lo necesario, nos vamos ahora mismo- Grizzlax guardo varias cosas, incluso un frasco de veneno, a él no le pateaban así de simple. Media hora después, el trió salía de la ciudad, siempre vigilando al ratino, con una mano en la empuñadura del arma y los ojos atentos.


Ficha Grizzlax:
Nombre: Grizzlax “Ojo Chueco”
Raza: Ratino, del Clan “Orejas Torcidas”
Rasgos: Dominio básico del Espiritismo. Alquimia Básica.
Habilidades:

Carne espiritual: El ratino puede hacer tangible a un espíritu durante un breve periodo de tiempo (de uno a dos minutos), el espíritu se vuelve tangible, como si volviera a tener vida, por lo que puede ser atacado con armas comunes.

Pertenencias:

Capucha de cuero, la cual cubre el rostro, cuello y hombres. Posee aberturas para el hocico, ojos y orejas. Esta hecho de cuero curtido y blandecido con aceite.

Ropas de cuero: Muy similar a un saco de cuero con aberturas para los brazos y abierto abajo para la parte inferior del cuerpo. No otorga más protección que la ropa común. Se encuentra sucia y de un aroma a añejo y mugriento. Incluye la funda para su cuchillo.

Cuchillo, oxidado y mellado, pero aun peligroso. Mide 31 cm de largo y está hecho de hierro y bronce. Pesa 250 gramos y es ligeramente curvo.

Descripción Física.

Cabello: Su cuerpo está cubierto por un pelaje marrón, de color desagradable y que generalmente está sucio y con parásitos (Pulgas, piojos y algunas garrapatas, aunque estas últimas se las come)
Ojos: Completamente negros, como sus homólogos animales. El izquierdo esta desviado, por lo que jamás ambos miran en la misma dirección, de ahí el apodo “Ojo Chueco”
Contextura: Pequeña y “menuda”, es como cualquier ratino y no presenta gran musculatura.
Altura: 1.3 metros. La cola mide 1 metro más.
Peso: 42 kilogramos.
Ropa: Únicamente lleva sus ropas de cuero y ocasionalmente guantes de cuero.
Otros: Sus dientes están amarillos y jamás han sido lavados.

Imagen:  Antes de la cacería A_Skaven_by_Mablox

Descripcion Psicologica.

Demente y loco, tiene cierto nivel de esquizofrenia que le hace hablar consigo mismo y con “otro” aparte de él, con quien normalmente discute y pelea (llegando a morder su propia cola en algunas ocasiones y culpando al “otro”). Carece del concepto de “higiene”, por lo que únicamente limpia su pelaje cuando siente muchas garrapatas. Es codicioso y avaro, por lo que ama el dinero y su sueño es tener una montaña de este. Le gustan los insectos y entre más grandes y crujientes, mejor. Como cualquier rata, es cobarde y únicamente actuaria por miedo, amenaza o beneficio. No tiene complicación en trabajar para los demás, mientras le paguen bastante y le dé de comer cosas jugosas y sabrosas. No es precisamente honrado ni tampoco fiel, por lo que si tiene la oportunidad, saldrá corriendo con su paga sin haber movido un dedo.

Fobias: No le teme al agua, si no ala gua enjabonada o que le limpien, también tiene cierta aversión hacia los gatos y aves muy grandes.

Aspiraciones: Llenarse la panza y tener suficiente oro como para nadar en el.


~Tu no sabes lo que es el dolor ... tu no sabes lo que es ver que tu carne se caiga a pedazos y que el latigo golpee tus huesos ... tu no conoces el verdadero dolor y la humillacion de nacer como esclavo~
Siragga
Siragga

Mensajes : 51
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

 Antes de la cacería Empty Re: Antes de la cacería

Mensaje por Alice Lydell el Sáb Nov 22, 2014 9:26 pm

Aproba

Postee en el tema de reclutamiento que ha finalizado la primer misión con un enlace a este tema para poder recibir la misión que sigue por favor.


Por cierto; el contenido total o parcial de este post puede ser usado por la admin con fines de mejorar el foro y sin ánimo de lucro. Esperamos su comprensión.-

Staff de Noreth.

xD


That´s what I said!
 Antes de la cacería Tumblr_mpygqycpaU1rnev78o1_400

 Antes de la cacería Firmaalice

Déjame mostrarte el mundo al otro lado del espejo...
Alice Lydell
Alice Lydell

Mensajes : 438
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

 Antes de la cacería Empty Re: Antes de la cacería

Mensaje por Siragga el Sáb Dic 13, 2014 1:16 pm



~Tu no sabes lo que es el dolor ... tu no sabes lo que es ver que tu carne se caiga a pedazos y que el latigo golpee tus huesos ... tu no conoces el verdadero dolor y la humillacion de nacer como esclavo~
Siragga
Siragga

Mensajes : 51
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

 Antes de la cacería Empty Re: Antes de la cacería

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.