Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Mivam Durotar
por Mivam Hoy a las 5:50 am

» Urna
por Amelie Winter Hoy a las 2:27 am

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Karasu Ayer a las 4:50 pm

» Ficha de Shirei y Baku
por Alegorn Ayer a las 1:47 am

» Rastro sin huellas [Privado]
por Eshed Dylan Ayer a las 12:36 am

» Miedos [Privada con Celeste Shaw]
por Kromul Jue Mar 21, 2019 9:34 pm

» Asfet.
por Skurk Äsping Jue Mar 21, 2019 7:10 pm

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Jue Mar 21, 2019 4:59 am

» Misión Fallida: Hijra de Shirei y Baku
por Shirei Jue Mar 21, 2019 4:53 am

» Fuego y Hielo
por Dahanajan Dess Jue Mar 21, 2019 1:53 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Cangrejos y Barcos

Ir abajo

Cangrejos y Barcos

Mensaje por Krusty Krab el Miér Feb 04, 2015 3:11 am

Hombres rudos y curtidos por el océano, de semblantes siniestros y sonrisas desdentadas. El alcohol en sus alientos y el sudor en sus frentes. Las sogas tensadas y las velas alzadas. Gritos y ordenes, el mar era domado por los hombres, como había sido intentado antaño. Las aguas eran bravas, golpeaban la madera, mientras todos cumplían sus labores, el nuevo tripulante también. Sus músculos cumplían su trabajo, tensando una de las tantas sogas que levantaba las velas, el barco se dirigía hacia aguas inexploradas, con la misión de llenar sus bodegas de tesoros y esclavos.

La presencia del nuevo miembro no era bien vista, era verdad que los monstruos eran ellos, pero aquella apariencia tan antinatural, fue difícil de tragar para muchos de los tripulantes y demoraron semanas en aceptar el hecho de que navegarían con esa criatura por compañero. Krusty por su lado no era propenso a las conversaciones y cumplía su trabajo como se le encomendaba, cosa que al capitán le gustaba, pero que al segundo al mando no. La herida en su quijada no había sanado y esta dolía cada vez más, demostrando que se encontraba infectada, cosa que únicamente lograba aumentar la ira contra el cangrejo.

Tres semanas después de zarpar desde las marismas, el mar estaba tranquilo, el viento había dejado de soplar y el sol iluminaba con radiante fulgor… abrasadora luz que volvería loco a cualquiera en alta mar. El capitán ordeno mantener la calma, y que todos estuvieran en sus posiciones… el viento debería de volver… pero las horas pasaban y también lo hicieron los días, aquello no era natural, y un rumor comenzó a esparcirse… que el culpable había sido el hombre cangrejo, que su presencia había maldito la nave. Claro que el capitán hizo callar esas estupideces, pero entre marineros y piratas supersticiosos y un sol que parecía jamás ocultarse, los ánimos en el barco estaban volviéndose cada vez más siniestros.

En cierto momento, el segundo al mando inicio un motín, había tenido varios días fiebre y su cabeza ya no funcionaba bien, pero su odio no había dejado de aumentar y había encontrado el motivo adecuado para cumplir su venganza. Los piratas levantaron sus armas, y atacaron al cangrejo, más este se defendió, varios de los piratas sufrieron por los puños de Krusty, y cuando el capitán intervino, fue atacado por el segundo, que ya no reconocía nada más que la ira. Su sable se dirigía hacia el hombre, pero impacto contra la dura tenaza del crustáceo. Con un potente golpe del puño la quijada del hombre volvió a desencajarse, pero esta vez, termino colgando únicamente de la piel.

El grotesco espectáculo hizo que los marineros retrocedieran, mientras la tenaza atrapaba el cuello del hombre y lo levantaba de la cubierta, el capitán miraba la escena, agradecido y a la vez, con cierto temor, mientras con paso firme, Krusty caminaba hacia la borda y dejaba colgando sobre las aguas al segundo, tan solo necesito mirar a los marineros, antes de que se escuchara el sonido de sus tenazas cerrarse violentamente y el cuerpo del segundo caer a las calmadas aguas, para ser seguido por su cabeza. Tan solo después de recibir aquel alimento, las aguas parecieron recobrar vida y el viento volvió a soplar. Mientras el cadáver se hundía en las oscuras profundidades, junto a un extraño ídolo, que el segundo había adorado en secreto, jurándole fidelidad a cambio de sangre y venganza.

Tras la batalla, hubo varios castigos, Krusty había recibido varias heridas, pero curarían, y junto con estas, había obtenido el favor del capitán. Los tripulantes ahora habían comprendido que las cosas habían cambiado y si bien el motín o inicio de motín había sido infructuoso, el capitán, aparte de colgar un par del mástil, no azoto al resto de la tripulación. Este acontecimiento hizo que el crustáceo fuera “recibido” de forma más tranquila, ya no se le veía con odio, sino mas bien con respeto y cierto temor, la posición de segundo le parecía caer como sortija a tenaza, por que pronto la navegación dejo una marca en el, demostrando que era idóneo para el océano.

Pasaron cinco largos años, entre saqueos, batallas y luchas. Muchos de los piratas habían caído y otros los habían reemplazado. El capitán había perdido un ojo y una oreja y constantemente se aquejaba de un agudo dolor en su pierna, la cual poco a poco se volvía negra, como las velas de la nave. Para buscar un medico y provisiones, la nave debió de acercarse a la costa, cerca del territorio imperial. No era una buena idea, pero era eso o perder al capitán.

Era de esperarse que las aguas estuvieran vigiladas y en el horizonte, una pequeña fragata imperial surgió. La batalla era inminente y el capitán, a pesar de todo, dio sus órdenes, como pirata y hombre que era. Los marineros se enlistaron, espadas preparadas, cañones cargándose. El timón giraba y giraba, mientras la nave se ponía en posición. La fragata hacia lo mismo, acercándose y con una orden, los cañones resonaron, tanto los propios como los enemigos. Las balas, del tamaño de la cabeza de un hombre, volaron por las millas que separaban ambos navíos, impactando a uno de ellos. Las velas negras habían recibido un impacto y una de las bodegas comenzaba a hacer aguas. El capitán dio la orden, disparar de nuevo y así se hizo. Los cañones retumbaron nuevamente, mientras su carga mortal impactaba contra la madera, dos balas dieron bajo la línea del mar, y la fragata comenzó a hacer agua rápidamente.

Krusty se lanzo hacia el mar, su misión era clara y macabra… se llevaría a los que saltaran al agua. Mientras los piratas tapaban el agujero y llevaban el barco cerca de la fragata, los gritos de los hombres eran ahogados por el agua, mientras sus cuerpos eran arrastrados hacia las profundidades con una fuerza abrumadora. Los que no habían saltado, debían de ver como su barco se hundía y como algo en el mar esperaba para acabar con ellos.

El crustáceo salió varias horas después del océano, cansado, y con muchas almas a cuestas sobre sus hombros. En el agua, flotaban los restos de la fragata, los cuales serian recuperados, apartando los cadáveres que comerían los peces y gaviotas. EL capitán bajo, cojeando y mientras varios marineros se encaminaban hacia el pueblo más cercano, Krusty observaba el horizonte, y como el sol bañaba con sus rayos las aguas, los cuerpos y cadáveres que flotaban en esta.
Krusty Krab
Krusty Krab

Mensajes : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Cangrejos y Barcos

Mensaje por Mitsu, el oso el Miér Feb 04, 2015 4:20 am

Todo en orden Smile te doy color






Mitsu, el oso
Mitsu, el oso

Mensajes : 2692
Edad : 26
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.