Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Hoy a las 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Ayer a las 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Ayer a las 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Ayer a las 7:07 pm por Arete

» El cordero
Ayer a las 9:46 am por Bizcocho

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Miér Nov 15, 2017 5:48 pm por Bizcocho

» Apocalipsis now
Miér Nov 15, 2017 10:39 am por Abdel Azim

» Varok viene a saludaros
Miér Nov 15, 2017 9:14 am por Bizcocho

» Maleficarum [Solitaria +18]
Miér Nov 15, 2017 6:36 am por Lujuria

» Cassandra vs Aulenor
Mar Nov 14, 2017 3:09 am por Aulenor

» Demonología: Adulterium [+18]
Lun Nov 13, 2017 5:46 pm por Lujuria

» Deal with the Devil [Solitaria]
Dom Nov 12, 2017 7:40 pm por Casandra Von Schuyler

» Anhouk, la forjadora
Sáb Nov 11, 2017 1:26 pm por Bizcocho

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Vie Nov 10, 2017 9:47 pm por Lujuria

» Peccata Carnalia
Vie Nov 10, 2017 9:26 pm por Lujuria




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


“[1.1] Las Puertas están Abiertas”

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

“[1.1] Las Puertas están Abiertas”

Mensaje por Snarl el Lun Feb 09, 2015 4:11 am

El valor de una persona, lo dicta quien lo tase… especialmente en una subasta.

Snarl, cazador de recompensas
.

Los poderosos gobiernan y los débiles deben agachar la cabeza, esa es la selección natural en Noreth y en cualquier lugar. Donde los nobles pueden pisotear a los plebeyos y satisfacer sus deseos. Pero no es solamente el poder o los títulos lo que da autoridad, si no el dinero  y la riqueza, riqueza que mueve reinos e imperios, ejércitos y juega con la vida de los demás.  La vida de tantos pueden ser cambiadas por simples caprichos, por deseos innombrables o que se gritan a voces mudas. Pero el deseo no es lo suficientemente poderoso como para lograr algo… también debe de poseerse el poder,  ya sea el titulo o la fortuna para lograr que las manos cumplan los caprichos de sus amos y señores. Se debe de tener la intención, el dinero para comprar le puñal y la mano secuas que lo empuñe, antes de hacerse con el trono y todo el reino.

Y así comienza este pequeño relato, donde algunos manejan los hilos de tantos, únicamente por capricho o codicia.

~&~

Al parecer, el hijo menor, de uno de los tantos mercaderes de Malik-Thalish, había cometido un pequeño desliz con una de las tantas sirvientas que poseía su padre. La mujer era bella, pero como tantas historias, había sido tomada por el chico, que aun era un simple crio,  y había terminado preñada. Claro, esto no era una historia nueva en Noreth, sucedía bastante común y como tal, era sencillo también eliminar el problema. El mercader, un hombre corpulento, de amplia barba y prominente estomago, no era conocido por ser muy piadoso ni propenso a olvidar. Una noche acordó cierta paga a uno de los tantos bandidos que pululaban la ciudad oscura, el cual terminaría con la vida de la pequeña “zorra” y borraría el problema de raíz.

Pero las cosas no habían resultado como había deseado. El desgraciado del bandido, se apiado de la mujer, al ver que su vientre estaba a punto de dar a luz. Y tomando una carreta, abandonaron la ciudad, con el dinero que le noble había pagado. Quizás la consciencia del hombre había dejado que viera un verdadero acto desinteresado o quizás en el fondo sabia que el noble no era de confiar. Fuera como fuera, ambos abandonaron la ciudad y pocos días después, en un pequeño pueblo, la mujer daba a luz al nieto del mercader… por su parte, este último estaba furioso e iracundo. En su ira, golpeo brutalmente a su hijo, casi dejándolo al borde de la muerte, pero encargándose de mantenerlo con vida, el debería de pagar por sus idioteces.

El problema de la mujer parecía acrecentarse con los días que pasaban, por lo que el mercader decidió hacer las cosas bien y por medio de varios intermedios, logro contratar a un verdadero mercenario. El individuo no dejo a  dudas que era uno de los tantos schakales que se encargaban de matar y saquear, sus armas lo delataban y su rosto no dejaba dudas que no le temblaría la mano para acabar con la vida de una simple cría… pero el mercader tenía otros planes, en vez de contratar al schakal para asesinar a la mujer y posible criatura, lo contrato para que trajera a la mujer ante el… le haría pagar en carne el acto de haberse preñado de su sangre.

El precio fue acordado y el mercenario se despidió, cobrando la mitad por adelantado, como siempre lo hacía. La noche parecía boca de lobo y las pocas luces, no podían romper la oscuridad, las negras nubes cubrían el cielo y gruesas gotas de agua, similares a lágrimas, comenzaron a caer desde lo alto, ¿Preludio de una cruel historia? En el establo un viejo hombre aguardaba a un encapuchado y cuando este apareció, la luz de una vieja antorcha ilumino al individuo, siendo apartada antes de ver ese rostro inhumano, las riendas del corcel fueron entregadas y a cambio, un par de monedas de simple plata, ya desgastada por tanto uso y manchada de cuanta sangre, sudor y lagrimas.


~La familia ... ¿Que sentido tiene cuando hay que despedazarla con tus propias fauces? ... ¿Cuando hay que caminar entre los cadáveres de aquellos que llamaste hermanos y pisar sus entrañas para seguir viviendo? ... la familia ... ~






~Sobrevivir es lo importante ... La forma no~
avatar
Snarl

Mensajes : 333
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: “[1.1] Las Puertas están Abiertas”

Mensaje por Snarl el Lun Feb 09, 2015 4:12 am

El corcel salió de la ciudad, con la tormenta encima y los truenos resonando en el horizonte, su destino era incierto, pero su misión clara y precisa, la cual efectuaría sin dudar ni que le temblara su mano.

Tres días después de dar a luz, la mujer se estaba recuperando, el que había sido un simple bandido, había tenido la oportunidad de encontrar algo similar a una familia y su camino intentaba enmendar. Utilizando el dinero que había podido obtener del trabajo no realizado, intentaba encontrar un buen lugar para vivir y que tanto el bebe como su madre, estuvieran a salvo, pero como historia, esta podría tornarse bastante oscura con los individuos adecuados.

Había pasado un mes, y el dinero había sido suficiente para una diminuta granja, de una sola habitación y un poco de tierra, nada del otro mundo, pero como cualquier hombre, el bandido había sucumbido nuevamente a la bebida y si bien bebía poco, aquella tarde se había emborrachado hasta quedar tendido en uno de los tantos callejones de ese pueblo. Fue cuando un individuo se le acerco, con palabras tranquilas le pregunto su nombre, pero el bandido no contesto, únicamente eructo como respuesta. Al parecer eso había molestado a su interlocutor, ya que rápidamente le agarro de un brazo y lo arrastro hasta un barril de agua sucia, donde le sumergió su cabeza una y otra vez, logrando que la borrachera se despejara levemente y hablara. Con cierto temor, el borracho miro al individuo, para encontrarse con un rostro animal y enfurecido. Nuevamente pregunto su nombre y esta vez fue respondido adecuadamente. La siguiente pregunta era más difícil de responder, “¿Dónde estaba la mujer?”, en ese instante la boca del bandido se cerro de golpe, no diría mas… si lo decía, de seguro la mujer y el bebe morirían. La bestia parecía molesta y sacando un largo puñal de su cinto, atravesó el hombro del hombre, casi surgiendo por su espalda, el grito fue ahogado entre los dientes, pero el girar del metal hizo que la boca se destrabara. El hombre hablo, escupió todo lo que sabia y pedía piedad para la mujer, pero la bestia únicamente arranco el puñal del hombre y con un rápido movimiento, corto el cuello del bandido, soltándolo y viendo como lentamente se desangraba en el piso, intentando tapar con sus asquerosas manos la herida sangrante.

La mujer se encontraba amamantando a su bebe, cuando tocaron la puerta, de seguro era aquel hombre que le había dado una nueva vida, pero cuando abrió la puerta, únicamente se encontró con esos ojos amarillos y un rostro que carecía de humanidad. La mujer fue golpeada y amenazada, si hacia lo que le decían, viviría y lo haría también su cría, si no lo hacía, bueno… tendría que cargar con un meso menos hasta Malik. La mujer acepto, a regañadientes, aunque no sin pedir piedad y excusarse, cosa que para el mercenario poco importaba. Atando una cuerda en la cintura de la mujer y una de sus muñecas, le ordeno que tomara lo que deseara, ya que viajarían nuevamente hacia la ciudad oscura. La mujer estaba aterrada, pero pensando en su bebe, acepto… por ahora.

Durante la siguiente jornada, el camino fue extenuante, la mujer siempre siendo arrastrada por el mercenario, que solo le demostraba frialdad e incluso, cuando el pequeño lloraba, le mandaba a callarlo o él lo haría. Las lágrimas de la mujer poco a poco se volvían duras, buscando una forma de poder huir, junto a su hijo… cosa difícil, ya que el mercenario parecía conocer de esas intenciones y estaba preparado. El camino era largo y las horas se volvían días, los pies tenían ampollas sobre ampollas y más de una herida sangraba. Aquella noche acamparían en una pequeña llanura, cerca de las llanuras de Eodhain.

El campamento fue armado y el mercenario prendió fuego, lo suficiente como para calentarse, la mujer amamantaba a su hijo, con miedo, con uno de sus tobillos atado fuertemente a un árbol cercano, algo simple de desatar, pero que era arriesgarse a perder la vida a manos de alguna bestia en ese páramo. El schakal era poco propenso a la charla y únicamente hablaba cuando era necesario.


~La familia ... ¿Que sentido tiene cuando hay que despedazarla con tus propias fauces? ... ¿Cuando hay que caminar entre los cadáveres de aquellos que llamaste hermanos y pisar sus entrañas para seguir viviendo? ... la familia ... ~






~Sobrevivir es lo importante ... La forma no~
avatar
Snarl

Mensajes : 333
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: “[1.1] Las Puertas están Abiertas”

Mensaje por Snarl el Miér Feb 11, 2015 3:08 pm

Mientras la noche caía, la temperatura bajaba y con cierta brusquedad, el mercenario arrojo una tosca manta sobre la mujer, alegando que se abrigara. La mujer estaba a punto de dar las gracias por ese acto, pero antes de hacerlo, la bestia agrego que no le pagarían si volvía muerta o enferma. Aquello hizo que las palabras fueran tragadas por la mujer, que se dispuso a dormir, siempre junto a su pequeño. El schakal se mantuvo cerca del fuego, esperando que la noche fuera más profunda, siempre vigilando… lo que le ayudo cuando las bestias se acercaron.

El mercenario lanzo algo de madera al fuego, siempre atento, los animales se mantenían en la oscuridad y no atacarían a menos que fuera segura la presa, La mujer de pronto despertó, pero la mano del schakal presiono su boca y le ordeno que se callara o que muriera, ella elegía. Esa noche apenas durmió el mercenario, que vigilaba con una mano en su espada, por otra parte, la mujer fue presa del cansancio y cayo rendida, durmiendo un par de horas, despertando asustada con los primeros rayos de sol. Frente a ella, se veía a dos bestias, parecidas a felinos de gran tamaño y con pelajes dorados muertos, con sus pechos abiertos y el mercenario vendándose uno de sus antebrazos, su armadura tenía arañados y en su boca había sangre.

EL día pasó en cocinar la carne de los animales y desollarlos, no era un idiota el schakal, sabía que las pieles, garras y colmillos eran valiosos, y utilizando su daga, aprovecho de obtener todo lo que podía de esos seres, dejando simples despojos. Ya a la luz del día, se podía ver el lugar con mayor atención, algunos árboles decoraban los altos pastos, las montañas a lo lejos y hacia el oriente, extensiones de verde que parecían danzar con el viento, en otra situación hubiera sido un bello paraje, pero en esos momentos, solamente parecía una burla. Todo el resto del día la mujer intento convencer al antropomorfo de que le liberara, le prometía lo que deseara, e incluso su cuerpo si con ello podría salvar a su hijo, pero el animal se negaba casi burlándose, mas cuando su paciencia se agoto agarro el rostro de la mujer con una de sus zarpas, mirándola con cierta ira. “Si no te callas, me encargare de que no tengas anda que ofrecer”. Sus palabras no parecían una amenaza, pero la realidad era otra, ya que estaba a merced de ese ser, y si él lo hubiera deseado, hubiera violado su cuerpo sin reparos, pero para este, únicamente era mercancía que debía de transportar.

Mientras la tarde moría y la noche se acercaba, debían de ponerse en marcha, el aroma a carne atraería a las bestias, y debían de encontrar algún refugio. Mientras recogía las cosas y tomaba una antorcha, el mercenario guiaba el paso, obligando a la mujer a mantener callado a la cría. Una mano mantenía firme la antorcha y la otra sujetaba la cuerda, no dejaría que su presa se escapara en la oscuridad, ya que si moría, no recibiría la otra mitad del pago. No muy lejos, se podía escuchar los aullidos y gemidos de las bestias que habitaban esos paramos. Era una zona salvaje, como gran parte de Noreth y demoraría mucho tiempo en ser domada, si es que algún día se podía hacer. Después de media hora de caminata, el frio calaba los huesos lentamente, se habían alejado lo suficiente de los cuerpos, así que las bestias no estarían interesadas en ellos, para su bien. Por fortuna, habían llegado a una pequeña zona “boscosa”, aunque eso sería mentir, ya que apenas eran cinco o seis arboles que se aferraban al suelo rocoso con todas sus fuerzas. Tras reunir un par de leños, la fogata se prendió, y el antropomorfo siempre atento a cualquier sonido. La cría se había despertado y su pequeño sollozo significaba que tenía hambre, un gruñido hizo que la mujer se encargara de esta, tapando su boca con el blanco alimento.

Hasta ese momento, la “convivencia” entre la mujer y el schakal era bastante tensa, pero a diferencia de otros, no había llegado al extremo de la violencia, aparte de las amenazas. El hecho de no haber asesinado a su hijo, había quitado un enorme peso de los hombros a la madre, pero el futuro de su criatura era incierto y si era verdad lo que había mascullado aquella bestia, su destino era oscuro y terrible. La noche avanzo tan rápido como el día y con los primeros rayos de sol, la bestia despertó a la mujer. Dejándole un poco de agua y un trozo de pan duro y cecina, el schakal tapo las brasas, esperando que la mujer comiera para poderse poner en camino, debían de haber avanzado lo suficiente como para conseguir un par de caballos o por lo menos una mula, ya que la mujer no avanzaría lo suficientemente rápido.


~La familia ... ¿Que sentido tiene cuando hay que despedazarla con tus propias fauces? ... ¿Cuando hay que caminar entre los cadáveres de aquellos que llamaste hermanos y pisar sus entrañas para seguir viviendo? ... la familia ... ~






~Sobrevivir es lo importante ... La forma no~
avatar
Snarl

Mensajes : 333
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: “[1.1] Las Puertas están Abiertas”

Mensaje por Snarl el Miér Feb 11, 2015 3:08 pm

Mas las cosas no estaban bien, ya que tan solo había comido un par de bocados, cuando el bebe comenzó a llorar y el antropomorfo estaba por gruñir para que lo callara, pero algo en sus vísceras lo hacía estar nervioso. A lo lejos, se veían bastantes aves y el sonido de piedras de gran tamaño rodar por las laderas cercanas no presagiaban nada bueno. En un parpadear, los arboles se sacudieron violentamente, dejando caer sus hojas. Parecía que la tierra se retorcía de dolor, por que el rugido de las profundidades, subía con gran rapidez.

Des de lo lejos, el hombre bestia lo vio, parecía un cabello, pero a medida que se acercaba, podía verse con mayor atención, una gran grieta que rompía rocas y se abría paso entre la llanura. La rapidez era asombrosa y el movimiento del terreno aun mas, la mujer apenas podía permanecer de rodillas y el schakal debía de hacer esfuerzos para no perder el equilibrio. Un árbol cercano comenzó a inclinarse, cuando la grieta paso a su lado y este in poderlo evitar, fue tragado por la oscuridad,

Antes de poderlo evitar, la grieta se había extendido por casi toda la zona y el temblor parecía únicamente aumentar, con fuerza, el schakal levanto a la mujer, no sin algo de brusquedad, instantes antes de que la grieta se extendiera por donde esta había estado. Pero el terreno rápidamente cedió, haciendo que la mujer perdiera el equilibrio y estuviera a precipitarse hacia las profundidades de la tierra. Únicamente la dura cuerda del schakal le mantuvo a salvo, mientras este mascullaba y gruñía por el maldito trabajo que había aceptado, poco a poco comenzó a subirla, si bien había quedado a solo dos metros, su negativa a soltar a la cría y salvarse, hacían que el ascenso fuera más complicado. Mas con la fuerza de sus brazos, logro que la mujer saliera de ese lugar, quedando cerca de la orilla, asustada y con el bebe llorando del miedo. El antropomorfo no hubiera tenido problemas en agarrar a la cría y lanzarla a la oscuridad, no era su trabajo, pero su mente funcionaba de forma diferente, y ese bebe podría significar una buena cantidad de dinero.

Lamentablemente, un nuevo temblor sacudió la zona, esta vez aun más fuerte. La tierra se desprendió y la grieta se amplio, derrumbando el suelo donde estaba la bestia y haciendo que, al igual que la mujer, se precipitara hacia las profundidades abismales. Con fuerza, saco una de sus dagas y la incrusto en la tierra, un par de metros bajo el nivel donde antes estaba. Poco a poco, ayudándose de la daga y sus garras, comenzó el ascenso, pero algunas diminutas rocas cayeron sobre su cabeza y mirando hacia arriba, vio a la mujer. Se había desatado y en sus manos llevaba una roca… el schakal sonrió, debía de haberle arrancado los ojos cuando había tenido la oportunidad. La mujer comenzó a gritar, no le llevaría con esos monstruos, no le quitarían a su hijo. Levantando la piedra sobre su cabeza, la dejo caer sobre el schakal, golpeando su hombro, mas no quebrándolo, pero sin evitar que un agudo dolor se esparciera por toda su espalda ¿Se habría dislocado?, era posible, porque ya no tenía fuerzas para sostenerse con ese brazo, el cual quedo inmóvil en su misma posición.

El antropomorfo comenzó a dar amenazas, insultos y promesas de dolor y sufrimiento. Pero la mujer estaba decidida y tomando otra piedra, la arrojo, golpeando el rostro del schakal, abriendo una herida en su frente. El dolor aumento, la sangre nublaba la vista del ojo derecho, y la bestia rio, incluso ante la posibilidad de muerte, el no se rendía y miraba su posible destino con burla. Por última vez, la mujer tomo otra piedra, sus manos estaban arañadas y magulladas, su rostro mostraba miedo e ira, mostraban furia y también desesperación. Dando un grito, lanzo la piedra con todas sus fuerzas, pero errando el tiro y golpeando la pared rocosa y desprendiendo varias rocas y tierra de esta. Ya no le quedaban fuerzas y comenzó a llorar, preguntándose por qué, el antropomorfo, no moría, que ella solo quería seguir con su hijo. EL sonido de la tierra hizo que mirara hacia la gran grieta, que lentamente parecía brillar en lo más profundo de ella, con un color naranja cálido, pero totalmente antinatural. La zona donde había impactado la piedra se desmoronaba y el schakal intentaba aferrarse, mas el muro no podía con su peso y en un simple parpadeo, la mujer vio como el mercenario caía, caía al vacio y hacia el fondo de la grieta, con un grito, no de miedo, si no lleno de ira y furia, casi bestial y animal.


~La familia ... ¿Que sentido tiene cuando hay que despedazarla con tus propias fauces? ... ¿Cuando hay que caminar entre los cadáveres de aquellos que llamaste hermanos y pisar sus entrañas para seguir viviendo? ... la familia ... ~






~Sobrevivir es lo importante ... La forma no~
avatar
Snarl

Mensajes : 333
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: “[1.1] Las Puertas están Abiertas”

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.