Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Mivam Durotar
por Mivam Hoy a las 5:50 am

» Urna
por Amelie Winter Hoy a las 2:27 am

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Karasu Ayer a las 4:50 pm

» Ficha de Shirei y Baku
por Alegorn Ayer a las 1:47 am

» Rastro sin huellas [Privado]
por Eshed Dylan Ayer a las 12:36 am

» Miedos [Privada con Celeste Shaw]
por Kromul Jue Mar 21, 2019 9:34 pm

» Asfet.
por Skurk Äsping Jue Mar 21, 2019 7:10 pm

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Jue Mar 21, 2019 4:59 am

» Misión Fallida: Hijra de Shirei y Baku
por Shirei Jue Mar 21, 2019 4:53 am

» Fuego y Hielo
por Dahanajan Dess Jue Mar 21, 2019 1:53 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Muerte en el callejón

Ir abajo

Muerte en el callejón

Mensaje por Noegoé el Dom Mar 15, 2015 5:50 pm

-¿Cómo hacemos que hable cuando despierte?-preguntó el guardia a su capitán.
Sobre el suelo de aquella pequeña mazmorra, entre los dos hombres y aún semiinconsciente estaba Noegoé.
El guardia miró impaciente a su capitán, que guardaba silencio y no le había dado respuesta. Pese a su gran tamaño carecía de voluntad para hacer su trabajo por su cuenta.

-No parece un asesino..- dijo el guardia enorme.

-Exactamente, Fonten- Dijo el capitán finalmente. El guardia se sintió aliviado de que su comentario hubiera increpado a su jefe a hablar por fin.
-Porque si yo fuera un asesino de la noche- continuó- y quisiera que uno de los míos se infiltrase en la guardia habría buscado a alguien que no pareciera un asesino de la noche.

Dijo esto con total convicción. Parecía lógico.


Las palabras sonaban lejanas en los oídos de Noegoé. La piedra fría del suelo ayudaba a aliviar el dolor de cabeza que el golpe de aquella mala bestia le había producido.
Los recuerdos de horas atrás empezaron a surgir en su cabeza: la magnitud del golpe, el guardia tirado muerto en el suelo, las llamas, ardiendo y consumiendo todo el callejón...

Una de las voces que había oído antes se acercó a él y le agarró por el cuello de la camisa hasta enderezarle, arrancando su contusión del abrazo del frío suelo.

Fue la otra voz, la del capitán, la que habló primero:

-Bien, vas a decirnos todo lo que sabes sobre los asesinos de la noche, y lo que ha pasado con nuestro compañero o no saldrás vivo de esta mazmorra. Y te aseguro que tendrás una muerte muy dolorosa...

Noegoé tenía una ligera idea de lo que había pasado con su compañero, pero no tenía ni idea de porque tenía que saber él algo sobre los asesinos de la noche. Pero decidió que en estás situaciones, colaborar sería la mejor opción.

-Señores..-dijo fingiendo un gesto de alivio que desconcertó a los dos guardias- Suerte que he despertado en estás mazmorras, si hubiese acabado en manos de los asesinos de la noches estoy seguro de que no habría llegado a despertar hoy.

Sobre el guardia muerto no había gran cosa que pudiera decir, así que decidió hablarles de aquello a lo que el capitán le había dado prioridad: “vas a decirnos todo lo que sabes sobre los asesinos de la noche”.
Pero, ¿qué sabía él sobre los asesinos de la noche? Algo sabía desde luego, tenía gente que le había informado bien. Era una banda más o menos organizada que había crecido a sus anchas haciendo lo que buenamente les apetecía, como matar y robar a quienes querían por el simple hecho de no tener a nadie que pudiera pararles los pies. Y las personas que debían hacerlo eran tan incompetentes que estaban intentando sacarle información a alguien que ni siquiera pertenecía a la banda.

Probablemente habían confundido a Noegoé con alguien que tenía algo con estos asesinos(un infiltrado según había oído). El como habían llegado a esta conclusión se le escapaba a Noegoé, pero sabiendo lo que tenía que ver con ellos se hacía una idea de lo perdidos que estaban. Decidió usar eso a su favor hasta saber a que podía amarrarse.

-No te hagas el listillo y habla ya

-No, sólo compartiré esta información con alguien de confianza, es muy importante que pueda hablar con el capitán de la guardía.-Dijo Noegoé. Le constaba que hablaba con él, pero quería darse importancia, y necesitaba tiempo para pensar.

-pues es tu día de suerte monstruo.-contestó el capitán.

El guardia enorme soltó una carcajada socarrona.

-Podéis reíros todo lo que queráis, este monstruo sabe lo que deberíais saber para no acabar como vuestro compañero..

Ahí había tocado una fibra sensible por lo visto.

-¡¡Monstruo!!¡¡ No te atrevas a regodearte!!-Chilló el guardia enorme, y Noegoé pudo volver a probar de nuevo su puño, aunque esta vez no se desmayó de nuevo.

-¿Ahora dirás que tu no le mataste verdad, monstruo??!!- Continuó puños de hierro. Había cogido carrerilla en el interrogatorio, pero no parecía tener demasiada inventiva como para chillar sus propios insultos.

-No sé ni como esperabas infiltrarte en la guardia, monstruo.- Dijo mientras escupía al suelo.

Mientras se recomponía, Noegoé intentó pensar con rapidez.

-Oyes campanas pero no sabes donde suenan.- Dijo.
Probablemente la táctica de yo sé algo que tu no sabes le serviría para ganarse más puñetazos pero decidió probar. El guardia hizo amago de volver a darle, pero el capitán le detuvo.

-Déjale hablar, Fonten.

-No existe ningún infiltrado en la guardia, se hizo correr ese falso rumor para desviar la atención.

-Mientes.- dijo el capitán- Bogdan me aseguró que seguía la pista muy de cerca de un infiltrado, y no mentiría a su capitán.

Bogdam debía de ser el nombre del guardia muerto.
Noegoé pensó que Bogdan mentiría a su madre por menos de un caramelo, pero decidió seguir improvisando.

-Y así es, me seguía la pista a mí.- Saboreó por un momento la cara de confusión del guardia y el capitán.- Un infiltrado sí, pero no en la guardia, sino en los asesinos de la noche. Y puede que si Bogdan hubiese tenido la precaución de no haberle dicho nada a usted, mi capitán, aún seguiría vivo. Se encuentra vigilado muy de cerca y su vida corre peligro.

Al instante se sintió orgulloso de esa mentira, viendo como palidecía la cara del capitán al sentirse repentinamente amenazado. Ahora ambos le escuchaban con atención. Era el momento de narrar su historia.

-La noche pasada había quedado en reunirme con vuestro compañero bajo el más absoluto silencio en el callejón de la parte de atrás de la taberna donde nos encontrasteis. No sé como ni de que manera esto llegó a conocimiento de los asesinos, pero nos atacaron. Mataron rápidamente a Bogdan. Yo intenté huir, fue en ese momento cuando me golpeasteis.

-Dios mío.. es por mí, me vigilan de cerca-dijo el capitán, llevándose la mano a la frente, una nota de pánico asomaba en su cara- por eso sabían que os encontraríais anoche...

-Ciertamente- dijo Noegoé
-¿Y sobre la información que le ibas a dar a Bogdan?

-Intentaron evitar a toda costa que la información que tenía no llegara a usted. Planos, cartas escritas, papeles con nombres de miembros.. Se perdieron en el fuego.

-Había muchos papeles quemados-dijo el guardia enorme intentando aportar algo.

-Pero puedo recordar algunos de los nombre escritos.- Dijo Noegoé, de nuevo el capitán volvió a mirarle con gran atención. Noegoé sabía que acababa de ganar su libertad con esa mirada.

-//-

La mañana era radiante y soleada cuando Noegoé salió de allí, nada que ver con la oscuridad y podredumbre de aquella mazmorra. Para facilitar su huida y poder escapar de las garras de los asesinos de la noche que tan de cerca le seguían la pista le habían entregado un caballo (probablemente una antigua pertenencia de Bogdan el guardia muerto). Antes de irse, Noegoé les había dicho a ambos guardias una relación de nombres de los que de buena tinta sabía que pertenecían a los asesinos de la noche según fuentes muy fiables, así como unos cuantos que no tenía tan claro pero que podrían serlo, un pequeño donativo por su amabilidad.

Mientras se alejaba de allí, tomando nota mental de no volver en una buena temporada, recapituló lentamente todo lo que había sucedido la noche pasada:

Si bien Bogdan pasaría al recuerdo como un guardia que dio la vida por su trabajo no había sido tal cosa.
El interés de este, por lo que a Noegoé le había advertido el dueño de la taberna en cuyo callejón oscuro había muerto Bogdan, estaba muy lejos de intentar apresar asesinos anarquistas (quizás por cosas como esa los asesinos de la noche habían adquirido tanta libertad de actuación).

El fallecido guardia se dedicaba a extorsionar y tomar de quien quería lo que necesitaba. Taberneros, mercaderes dudosos, pequeños ladronzuelos se veían afectados por la presión de este guardia corrupto, que los chantajeaba a cambio de no acabar encerrados de por vida en las mazmorras.
La noche anterior le había tocado el turno a Noegoé. Al parecer el trato a los mendigos ya no es como era antes y a Bogdan le habían llegado rumores sobre los ungüentos curativos milagrosos de Noegoé (todavía no sabía como la gente se lo seguía creyendo).
El guardia quiso hacer uso del poder de su cargo, a Noegoé no le pareció bien, y el asunto acabó en pelea con final catastrófico: un montón de paja sucia, una antorcha por el medio y un frasquito de ungüento milagroso que resultó ser muy inflamable.
No fue hasta que Noegoé golpeó en la cabeza al guardia con su bastón que se percató de sus preciado planos y notas ardiendo en el suelo, caídos en el revuelo de la pelea.

Mientras se alejaba Noegoé no pudo evitar reprimir una sonrisa al pensar en el capitán y en el guardia y lo predispuestos que estaban ambos  en culpar de todo a los asesinos de la noche, sus demonios particulares. Y de esa manera oír lo que querían oír y ver lo que querían ver.
Quizás algún día, Noegoé pudiera cobrarles el favor que les había hecho al darles aquellos nombres y librarles de su  corrupto compañero.
Noegoé
Noegoé

Mensajes : 13
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte en el callejón

Mensaje por Mister Orange el Jue Mar 26, 2015 12:25 am

Bastante buena hijra, y muy interesante. Esta aceptada, pero antes de darle color, hay uno o dos detalles de su ficha que deben de ser resueltos.
Mister Orange
Mister Orange

Mensajes : 1109
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.