Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La fuga (priv. Calígula) [Phonterek]
Hoy a las 12:56 am por Calígula

» El secuestro de Gr´olKos "El clan cuchilla sangrienta"
Ayer a las 3:30 pm por Lilith Schwarz

» [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth
Ayer a las 10:57 am por Lamb

» Buenas
Vie Dic 15, 2017 3:27 pm por Balka

» A Hope's Tale
Jue Dic 14, 2017 10:56 pm por Gar'Shur

» Anhouk, la forjadora
Jue Dic 14, 2017 9:33 pm por Bizcocho

» Demonología: Adulterium [+18]
Mar Dic 12, 2017 10:23 am por Envidia

» Aulenor Abe
Dom Dic 10, 2017 6:33 pm por Bizcocho

» - Apocalipsis now -
Sáb Dic 09, 2017 10:11 pm por Balka

» Una mala decisión
Sáb Dic 09, 2017 1:56 pm por Bizcocho

» Calígula, el demonio del mar
Sáb Dic 09, 2017 1:13 am por Calígula

» Aracnofobia [Campaña]
Vie Dic 08, 2017 10:27 pm por Vanidad

» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Mar Dic 05, 2017 10:06 am por Celeste Shaw

» Locuras en Santa Timotea para Jóvenes Azuzables [Priv. Eudes]
Sáb Dic 02, 2017 9:26 pm por Isarika Endier

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Miér Nov 29, 2017 6:51 pm por Vanidad




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


[Evento] El primer paso de un guerrero: Exploración +18

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Evento] El primer paso de un guerrero: Exploración +18

Mensaje por Janna Tanya el Vie Mayo 01, 2015 3:33 am

La vida en los dominios de Lluugha era muy curiosa. Las reuniones con intenciones sexuales se sucedían día tras día, con total normalidad, cosa que yo, a la edad de 9 años, no terminaba de comprender.

¿Por qué harían todo eso?¿Qué le verían ellos a esas continuas orgías? Yo veía a muchos humanos gemir, ¿de dolor puede ser? Sus caras estaban enrojecidas, respiraban con dificultad, y hacían aspavientos extraños y sin aparente sentido. La gente rodaba por el suelo, gritaba, arañaba las paredes o a sus compañeros sexuales, golpeaba o eran golpeados. Había humanos sádicos y masoquistas, y demonios de ambas ramas también.

Yo mientras tanto, simplemente paseaba, olía las flores, iba hacia el bosque que rodeaba el pozo a buscar animales pequeños y a curiosear sobre el mundo, porque me aburría mucho el mundo al que mi padre quería que asistiese.

Entonces un día, mi padre dijo que era bueno que asistiera a alguna de esas reuniones sexuales, que ya era mayorcita, y que debía aprender un poco de mi mundo, de mi mundo especial, el mundo de los demonios.

Como buena hija, obedecí, y me vistieron para la ocasión con un vestido elástico fabricado en látex, de color gris, que estaba abierto a la altura de la rodilla, pero de ahí hacia arriba, estaba totalmente adherido a mi piel, y no notaba prácticamente nada. Junto a eso, me pusieron unas botas, también muy adheridas a mi piel, de caña semialta.

Me sentía avergonzada, porque para mí, era casi como estar desnuda, y nunca estuve desnuda ante tanta gente. Mis brazos, desnudos, estaban abrazados alrededor de mi estómago, por el nerviosismo. La mitad de mi espalda estaba al descubierto, y un amplio escote, que caía hasta el comienzo de mi estómago. Mis senos en presto desarrollo estaban cubiertos frontalmente por látex, pero se dejaban salir por los lados, mostrando poco, pero dando a imaginar, atreviéndose a desafiar a su continente con altanería.
Absolutamente todos las marcas, curvas y cambios de forma de mi cuerpo quedaban expuestas a través del ajustado ropaje que llevaba puesto.
Mis cabellos estaban sueltos, peinados con mesura, pero dejando caer salvajes sobre mis hombros, cubriendo gran parte de mi espalda, como una cortina, y una pequeña parte por delante.

Entonces marché hacia la gran sala donde todo se celebraba, y me quedé pasmada ante el amplio público que allí me espera (O no, tal vez nadie me estaba esperando).

Un grupo mixto entre demonios y humanos estaban allí, esperando a que empezara el evento. Todos vestían para la ocasión ropajes, ya fueran ajustados, más sueltos, más adultos, más infantiles, o incluso, faltos de ropa. Había tanto humanos y humanas con carácter dominante, como demonios, y lo mismo ocurría con los sumisos. Yo en principio iba a asistir de espectadora, pero mi padre seguramente esperaba que hiciera más que simplemente ver.
Me encontraba esperando ante la puerta, a que todo empezara. Todo el mundo miraba hacia un trono vacío que había en una parte elevada del resto de la sala, donde había arrodillados, demonios tanto machos como hembras, con vestimentas escasas. Lluugha apareció entonces desde detrás de una puerta que había al fondo de la sala, junto al trono, y su esencia inundó la sala. Era fácil de notar. Denotaba poder, plenitud del ser, e inducía a dejarse embriagar y seguir su camino sin siquiera cuestionarlo.
Lluugha tomó asiento en el trono, y con un gesto de cabeza, ordenó a los que estaban a su alrededor que se volcaran a buscar el placer de su amo. Y entonces, empezó la sesión sexual.

Los involucrados en la orgía empezaron a darse muestras de placer los unos a los otros, mientras que yo simplemente, observaba la escena, apartada, junto a la pared.

Pero alguien, no sabría quién, se había dado cuenta de mi inactividad, y fuera quien fuese, mandó a 3 seres, no sabía ahora mismo si eran humanos o demonios, a acercarse a mí.

Una mujer, o lo que yo creía mujer, se arrodilló ante mí, y se abrazó a mi pierna con devoción, depositando su mejilla sobre mi cadera, aspirando por su nariz el aire que rodeaba aquella zona. Apreté los brazos a ambos costados, y me tapé la boca, nariz y mejillas con las manos, avergonzada de que esa mujer me hiciera eso, y no podía evitar sentirme aún más al notar sus senos endurecerse y presionarse contra mi pierna.

Un hombre musculoso y alto se puso contra mi espalda, respirando sobre mi cuello, mientras sus manos me tocaban sin ningún tipo de tacto alrededor de mi pecho.

No es que no me gustara, pero me sentía incómoda. Era todo muy agresivo, no conocía a ninguno, y ni siquiera me habían dado tiempo a entrar en calor. Y además, era la primera vez que me tocaban. Aun con todo, mi cuerpo daba aspavientos, porque cada vez eran roces más atrevidos.
La tercera persona, una mujer de aspecto despampanante, me agarró de la mejilla y cuando pareció que se iba a acercar a mí, en lugar de acercarse a mi rostro, como por un momento pensé que iba a ocurrir, se acercó a mi cuello, y me dio un mordisco, no muy fuerte, pero suficiente para poder absorberme la sangre. Ya ahí mi conciencia se fue de mi cabeza. Mi cuerpo sentía una cosa, pero mi cabeza no quería, quería alejarse de todo eso.

-------------------------------

Cuando desperté, estaba en una cama, sin ropa puesta, bajo un gordo edredón. Notaba mi cuerpo vibrante, extraño. Lo sentía mucho más activo que de costumbre. Ya no me sentía incómoda, pero sí sentía mi cuerpo arder como las brasas. Todo lo que me rozaba se sentía más de lo normal ¿Qué rayos era esto?

Y fue a partir de ahí cuando empecé a explorar mi anatomía, y a tener una continua sensación de nerviosismo, que no se apagaba, sino que crecía a medida que el tiempo pasaba, hasta que llegué a tener 15 años y me mandaron hacia el mundo humano.


Ficha de Janna
Cronología de Janna

Diálogo ( #cc0000 ) - Narrativa - Pensamientos ( #ff9900 )


avatar
Janna Tanya

Mensajes : 158
Link a Ficha y Cronología : Janna
Diario de Janna

Nivel : 2
Experiencia : 600 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.