Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Mivam Durotar
por Mivam Hoy a las 5:50 am

» Urna
por Amelie Winter Hoy a las 2:27 am

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Karasu Ayer a las 4:50 pm

» Ficha de Shirei y Baku
por Alegorn Ayer a las 1:47 am

» Rastro sin huellas [Privado]
por Eshed Dylan Ayer a las 12:36 am

» Miedos [Privada con Celeste Shaw]
por Kromul Jue Mar 21, 2019 9:34 pm

» Asfet.
por Skurk Äsping Jue Mar 21, 2019 7:10 pm

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Jue Mar 21, 2019 4:59 am

» Misión Fallida: Hijra de Shirei y Baku
por Shirei Jue Mar 21, 2019 4:53 am

» Fuego y Hielo
por Dahanajan Dess Jue Mar 21, 2019 1:53 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


La gallina de la fortuna

Ir abajo

La gallina de la fortuna

Mensaje por Seebs el Mar Mayo 12, 2015 11:06 pm

Salir del desierto de Westyn Ölüm no había sido fácil de por sí, Seebs esperaba encontrarse con más desierto solamente. Las hojas cayendo de los árboles, ríos y criaturas vivas exponiéndose por doquier, esto parecía para Seebs lo que era la tierra prometida para cualquier profeta que haya pisado el mundo, pero como dice el dicho; "No todo lo que brilla es oro", Seebs no tardó en comprender que mientras más abundante era la oferta de presas y vegetales para comer, mayor era el número de depredadores de estos mismos. En aquel bosque al que había llegado él no era el rey o cazador y superviviente experto que había sido en el desierto de Ticarət Küləklər.

Todo supuso un gran desafío para Seebs, la primera criatura que intentó cazar fue a un conejo, el cual huyó rápidamente de este, Seebs intentó interceptarlo adormeciendo los nervios de sus piernas para correr a gran velocidad, pero el conejo al ser más pequeño y astuto lo eludió moviéndose hacia un lado y burlonamente se metió entre los follajes para perderse en el denso bosque. Era un invierno devastador, el alimento en el bosque escaseaba y a su vez era el primer invierno de Seebs, para él, ver caer gotas de lluvia era algo impresionante, al principio se asustó, el sonido de la lluvia golpeando abruptamente el suelo y las hojas de los árboles le inspiró un horror y una sorpresa increíble, construyó una pequeña galería bajo tierra y se quedó ahí durante horas, y hubiera permanecido más tiempo ahí de no ser por que la galería comenzó a inundarse a causa de la lluvia.

¿Cazar insectos? Era casi imposible, su olor se camuflaba con la tierra mojada y su presencia era nula a causa del invierno. Seebs debió expandir radicalmente el estomago que le proporcionaba nutrientes, debía almacenar cuanta comida le fuera posible. Los días pasaban, solo había logrado comer algunas bayas, que por fortuna, no habían caído del arbusto ni se habrían podrido. La suerte estaba echada, hasta que una noche encontró un camino de tierra, el cual aparentemente había sido pavimentado por el paso de grandes criaturas, además de encontrar varios letreros, no obstante, no entendía para que servían estos. Continúo avanzando por el camino de tierra, hasta que de pronto escuchó un ruido.

El ruido llamó la atención de Seebs y este se dirigió a él, había una valla tapando el camino, pero este simplemente cavó un agujero y salió por el otro lado, continúo caminando, se encontró con una cabaña, en el interior de dicha cabaña yacían un montón de gallos, pollos y gallinas, todos aterrados al notar la presencia del intruso, mientras que Seebs estaba maravillado por el gran manjar que había encontrado, literalmente comenzó a babear, al fin una oportunidad de rellenar su estomago después de tanta frustración e intentos fallidos de capturar algo. Intentó cavar un agujero hacia las gallinas, pero no pudo a causa de que el suelo del gallinero estaba hecho de metal, intentó escupirle ácido y arañarlo, pero no tuvo resultado, no podía gastar el resto de su ácido en algo que obviamente no se rompería, por lo que abandonó el túnel y buscó otra entrada.

La cabaña estaba entre construida al lado de una colina, el techo y dicha colina hacían contacto, Seebs no tardó en darse cuenta de esto por lo que se dirigió hacia el lugar, subió al techo de la cabaña, buscaba sin cesar alguna superficie que pareciera débil ¡Al fin la encontró!, había un pequeño trozo de madera un poco podrida en una de las puntas de la cabaña, Seebs rápidamente escupió acido contra ésta, para luego embestirla con toda fuerza, lo cual causó que esta se rompiera y que Seebs cayera dentro del gallinero con brusquedad.

Las gallinas estaban espantadas, Seebs no perdió el tiempo, se abalanzó sobre una, le rompió el cuello, la trituró mientras la tragaba, era un espectáculo horrible, pareciera como si el ser torturara a las gallinas en lugar de quererlas simplemente como alimento. Llegó la madrugada y todas las gallinas habían sido devoradas, Seebs eructó y se recostó sobre el suelo para dormir.

A la mañana siguiente, el granjero dueño del lugar salió a pasear como acostumbraba todas las mañanas, no tardó en observar el agujero que habían cavado abajo de la valla, de inmediato una sensación de pánico invadió al granjero.

- ¡Maldición! ¡Maldición! - Gritaba Milton, el granjero, el cual corría a toda velocidad hacia el gallinero.

Cuando llegó a la cabaña de las gallinas observó incrédulo y a punto de llorar los rastros de sangres, plumas esparcidas por todos lados y a la horrible criatura recostada en el suelo de este, durmiendo. El granjero fue a buscar su arcabuz y a llamar a su familia para que contemplaran el horror que había ocurrido.

-¡¿Qué es esa cosa?! Dios santo... - Gimió Neil, la esposa del granjero.

- ¿Qué le pasó a las gallinas papá? - Dijeron con inocencia Burton y Benjamin, los dos hijos gemelos del granjero.

- ¡¡Esta puta criatura de mierda nos acaba de arruinar!! ¡¡Se comió a todas las gallinas!! ¡¿Ahora qué venderemos?! ¡¿Cómo pasaremos el invierno?! ¡¡Te comiste a nuestras gallinas maldita bestia!! Ya sé, podríamos comernos a esta cosa para pasar el invierno, sí, será una buena comida. - Gritaba Milton, totalmente desesperanzado.

Seebs no tardó en despertar a causa del griterío, miró como se quejaban de él y escuchó la palabra "comida" que había mencionado Milton, bostezó, se puso de pie, llevó sus garras hacia su estomago, para disponerse a hablar.

-Co...Comida- Balbuceó Seebs.

La familia de campesinos había quedó atónita al escuchar hablar a Seebs, el padre vio una oportunidad entonces en la que todos saldrían ganando. ¿Qué tal si en lugar de comerse al animal hacíamos un espectáculo con él? ¿Cobrar por verlo? Así ejecutaron su plan, cobraran 5 kulls de plata por dejar ver a la criatura. La familia no solo recuperó el dinero que habían perdido en gallinas, estos lo excedieron, se pudieron dar una vida de grandes lujos, la familia dejaba caminar a Seebs por la casa, aun que mirándolo con recelo de que no hiciera nada. Durante el proceso Seebs aprendió varias palabras humanas, entre ellas estaba "familia", "asqueroso", "monstruo", "adorable", que eran las únicas y más comunes que escuchaba a menudo, sin olvidar obviamente, la comida y la palabra "amigo" del primer ser humano al que había conocido.

La familia había reunido suficiente dinero, tanto que ya ni siquiera necesitaban la granja, se habían mudado a la ciudad más cercana donde habrían establecido un local comercial, se integraron a un gremio, pero antes de esto debían deshacerse de Seebs, no era buena idea llevarlo a la ciudad ¡Espantaría a los clientes del negocio! ¡Tampoco podían dejarlo ir así nada más, debían sacar el máximo de provecho!, por lo que vendieron a Seebs como una mascota éxotica a un millonario de Efrynder, por el módico precio de 150 kulls de oro, lo enjaularon y se disponían a trasladarlo hacia su nuevo hogar.

Seebs no podía dejar a su familia, a pesar de que esta lo viera como un objeto, para él ellos representaban un lazo especial, pero la familia aprovechó una de sus siestas para enjaularlo y que el nuevo dueño se lo llevara. Aún enjaulado, Seebs seguía durmiendo y no fue si no hasta la mitad del trayecto cuando despertó y se dio cuenta de su situación, este rápidamente regurgitó ácido contra la jaula, haciendo que esta se debilitara y luego la embistió, acción que hizo que Seebs saliera disparado del carruaje y cayera por un barranco, quedó horas inconscientes, el dueño del carro por mucho que lo buscó no pudo encontrarlo, por lo que optaron por irse. Seebs era libre nuevamente, y al igual que en la ocasión anterior, dolido por la perdida de sus nuevos "amigos", levanta la cabeza, observa como la luz se filtra lentamente por las hojas de los árboles, se pone de pie y avanza hacia el interior de lo que parecía ser un bosque y a lo que sería posiblemente, su nueva aventura.


Seebs
Seebs

Mensajes : 17
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La gallina de la fortuna

Mensaje por Mister Orange el Miér Mayo 13, 2015 2:42 am

Bastante "inocente" e  interesante hijra. Le dare color, pero solamente una acotación.

Recuerde los tiempos de sus post, o todo en pasado o todos en presente.

En el ultimo párrafo cambio el tiempo de su redacción, tenga en cuenta que esto puede llevarse una sanción pro parte del calificador o del master de turno. 

De cualquier manera, espero ver la evolución psicológica de su personaje y como comienza a conocer el mundo.
Mister Orange
Mister Orange

Mensajes : 1109
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.