Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Unos cuantos detalles a tener presentes en Polimorfismo.
por Strindgaard Sáb Jul 20, 2019 2:09 am

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Vanidad Jue Jul 18, 2019 2:30 pm

» [Campaña] Historias de La Tetera de la Señora Freona (Parte 1)
por Rimbaud Miér Jul 17, 2019 6:15 am

» Dald - solicitud afiliación normal
por Invitado Jue Jul 04, 2019 5:35 pm

» Lobo a la brasa [Privada con Dahanajan Dess] (En construcción)
por Dahanajan Dess Miér Jun 26, 2019 11:57 pm

» El Club [priv.] [Celeste Shaw ; Shirei/Baku]
por Shirei Mar Jun 25, 2019 4:20 am

» Golpe de suerte [priv.] [ Skam ; Shirei/Baku]
por Skam Miér Jun 19, 2019 5:19 pm

» ¡Ha llegado la cruzada!
por Strindgaard Jue Jun 13, 2019 4:33 pm

» Reglas de Noreth
por Sigmar Freud Miér Jun 12, 2019 7:01 pm

» Urna
por Amelie Winter Miér Jun 12, 2019 1:39 am



Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna] H8SDUFN
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones
Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna] SiUh6o7
Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna] KRfbrcG
Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna] 9fBXn98

Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna]

Ir abajo

Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna] Empty Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna]

Mensaje por Janna Tanya el Vie Mayo 15, 2015 4:35 pm

La vegetación más allá de la ciudad siempre emite susurros y leyendas, que se propagan por el aire hasta alcanzar los oídos de aquellos que se detienen a escucharla. Susurros de amor, los roces de metal con metal de dos espadas chocando en un combate mano a mano, o rumores de pisadas delicadas de alguna niña que venía a jugar al bosque, son solo unas pequeñas muestras de todo lo que el bosque, especialmente los viejos árboles que lo pueblan, podían contar de lo que allí ha sucedido en todo este tiempo.

Y para escucharles llegué yo al bosque, andando con mi ropa habitual sobre la verde hierba. Pero una vez que llegué ahí, y noté la brisa suave acariciarme los cabellos de mi espalda, me agaché hasta el suelo, y me quité las botas, que metí dobladas dentro de mi zurrón. Ahora bajo las plantas de mis pies se expandía un frescor muy agradable, producto de la hierba que tenía justo debajo. Notaba la esencia de las plantas a mi alrededor, y de la fauna que poblaba en éstas. Los olores de las flores se transportaban por el aire hasta mis fosas nasales, embriagándome, atrapándome, llevándome a un mundo de paz mental mucho más allá de este lugar.

Deslizándome sobre la hierba, me acerqué hasta una roca que estaba medianamente cubierta por la sombra de un viejo sauce, y apoyé mis posaderas sobre su lisa y fresca superficie, apoyando los pies sobre la hierba, con las piernas totalmente estiradas. Mis alas se desparramaban a ambos lados de la roca, deslizándose por su superficie como si resbalara su piel, mientras que mi cola se enroscaba bajo mi espalda. La cálida luz del sol se derramaba sobre mis muslos con amabilidad, que se estremecían con su contacto.

Me abracé a mí misma con calidez, apoyando la piel suave y tersa de mis manos sobre mi vestido, bajo mis pechos, donde un foco de calor agradable se repartía hacia el resto de mi cuerpo. Y mientras tanto, la tenue brisa del bosque venía hacia mí, susurrando palabras del pasado y del presente. Y allí me mantuve, tendida entre sol y sombra, tranquila y relajada, observando el movimiento de las nubes en el cielo, lejos de mi alcance, por ahora, deslizándose sobre las copas de los árboles hacia las montañas. Y la brisa traía consigo un olor a salitre, que seguramente viniera del mar del este.


Ficha de Janna
Cronología de Janna

Diálogo ( #cc0000 ) - Narrativa - Pensamientos ( #ff9900 )


Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna] ZewaQ7V Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna] GU6YArd
Janna Tanya
Janna Tanya

Mensajes : 176
Link a Ficha y Cronología : Janna
Diario de Janna

Nivel : 2
Experiencia : 600 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna] Empty Re: Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna]

Mensaje por Shaylah Ninmehel el Sáb Mayo 23, 2015 4:02 pm

Despierta atenta, mira como remienda el sol, cómo la cose al colchón de hierba húmeda, tan acogedora como el seno de una sirena de agua dulce. Ella soñaba que quería soñar con él, a pesar de que hacía miles de Lunas que se habían arrastrado por el cielo estrellado, robándole de apoco aquella pasión que le palpitaba en el pecho. Opinó que quizá era el Olvido que, con una guadaña idéntica a la propia y de la muerte, había sido seducido por el minutero que marcaba que había llegado La Hora. La Hora de abandonar el amor, el estado de enamoramiento que tan feliz había llegado a hacerle. No, ahora quedaba un cariño lejano. Tanto como un susurro de viento que erosionaba palabras mudas contra el color verde de aquél bosque. Eran los árboles los que, en su resina, mantenían en su composición el sudor de aquellos dos cuerpos que tiempo atrás se habían jurado amor eterno. Una promesa incierta que quedó a manos del Olvido, aquel que ahora risueño, obteniendo el obsequio sentimental de Shaylah, la dejaba con un dulzor amargo en las pupilas gustativas de su lengua.

Se levantó entumecida por la pesadilla que le había acunado por la noche. Miles de criaturas acercándosele para destriparla y, de alguna forma u otra, llevarle junta a ése hombre que por amor al arte la había abandonado en el silencio. Como un ciego que ni si quiera quiere ver, abrazado a la sordera de la ignorancia que resonaba a las consecuencias de amarla. Quizá era cierto y la albina aun tenía remordimientos por no haberse dado cuenta en un pasado y haber sido capaz de salvarle. Sin embargo, el collar que colgaba de su cuello iluminaba una parte de su alma. Ahora tenía un motivo por el cual no molestarse si sus pies iban descalzos sobre cristales rotos. Por ello, apoyando el hombro en el árbol, dejó sus cosas sobre el pie del mismo y, finalmente, se alejó hacia el sonido de un río salvaje y puro. ¿Qué tan equivocada podía estar?

Sus pies descalzos empezaron a mojarse en la orilla. Paso a paso hasta que el agua le llegara hasta la cintura. Con las palmas de las manos recogía de la misma para limpiarse el polvo y el barro que se incrustaba a sus poros, sintiéndose una mujer de agua. Aquél sería su hábitat mil veces antes que el inframundo de donde había venido, rodeada de lujuria y de intoxicación carnal. Ella tenía un espíritu libre y blanco, puro y deseoso de sabiduría. De amor y de promesas, de besos y caricias resbalándole como gotas de rocío al alba. Como aquél río. Como aquél río si no fuera porque en cambio de dulce era salado, camino al mar del Este. Una ráfaga de viento le erizó el vello de la piel y endureció sus rosados pezones, obligándose a abrazarse por los pechos, cogiendo con una mano el vestido blanco que había lavado también a mano. Emprendió el camino a ése sauce.

Y la encontró. Shaylah se quedó petrificada, muy a lo lejos de la vista de aquella mujer. Podía oler desde la distancia aquella aroma caracterísitca de los de su raza. Lo desprendía por el cabello rojizo pasión que poseía. Pero, a pesar de que era obvio que el miedo le había empezado a calar cada uno de sus huesos, era la belleza de aquella mujer lo que más le robó el aliento. Se sintió pequeña, acechada e iluminada de forma cegadora. Se sintió indefensa. Pero no podía huir como siempre. No, en la parte trasera de aquél árbol donde Janna se había acostado estaban sus pertenencias. Por mero pudor, se puso el vestido blanco que, aun empapado, se pegaba a su cuerpo. Destacó, aquella prenda, las curvas de la fémina albina, haciéndole parecer realmente una ninfa sin ningún tipo de conexión con lo que, seguramente, las unía a ambas. Caminó despacio, intentando ser cubierta por algunos matojos que rodeaban la pequeña pradera como una cortina de intimidad para ambas. Como una habitación al aire libre donde nadie podría entrar. Tuvo ganas de llorar sin saber por qué, a pesar que subconsciente era completamente consciente -valga la redundancia- del último episodio que Shaylah vivió junto a los propios. El músculo gemelo de sus piernas empezó a palpitarle, haciéndole temblar como un ciervo asustado y desesmparado. Jadeó. De tripas corazón dejó que la luz del Sol navajero que colgaba del manto azul la iluminara y aquella demonio pudiera advertirla -en el caso de que no lo hubiera hecho antes-. Se dedicó a quedarse de pie enfrente de la mirada de la intrusa, aun rodeándose el menudo cuerpo mientras un pequeño escozor se esparcía por más arriba de sus sienes, en su baja espalda y, sobretodo, en sus omoplatos donde tendrían que descansar aquellas alas que la pelirroja poseía.

Ya no quedaban cicatrices ni rastro de lo que un día físicamente la caracterizaba, era cierto. Pero el dolor se había quedado tatuado a fuego debajo su pálida y rosada piel. Recelosa, dio un simple paso y, mordiéndose el carnoso inferior, teñido de rosa por el frío que de repente la había enroscado, señaló a la mujer enfrente suya mientras ladeaba la cabeza hacia un lado. Y, aunque sus piernas parecían que iban a fallarle, todos sus sentidos estaban en tensión para que, a la mínima amenaza, empezaran a volar sobre la tierra y rocas.
Shaylah Ninmehel
Shaylah Ninmehel

Mensajes : 20
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna] Empty Re: Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna]

Mensaje por Janna Tanya el Sáb Mayo 23, 2015 10:11 pm

Mi mente viajaba más allá de donde mi cuerpo físico se encontraba, imaginando mundos más allá de las nubes, más allá del mar. Mundos sumergidos en el agua, o quizás, más arriba de donde se encontraba el cielo. ¿Qué habría allí? ¿Alguien había ido alguna vez a lo que está encima del cielo?

Sonidos de pisadas, apagadas por la suave textura de la tierra. Un respingo, y un olor dulce transportado por el aire. Fueron las cosas que me sacaron de mi viaje astral, y me obligaron a mirar a mí alrededor en estado de alerta. Pensaba que era la única que andaba por estos parajes de hojas verdes, y aguas tranquilas, pero se ve que estaba en un error.

Tomé asiento sobre la roca, irguiendo mi espalda como una alcayata, y mantuve mi mirada fija en la figura que tenía ante mis ojos. Una muchacha menuda, de cabellos níveos, como las canas de una persona anciana, con la diferencia de que no eran canas. Su mirada destellaba inteligencia, y un cierto riesgo, quizás por su extravagante color, que no se diferenciaba de los míos en demasía.
Y se podía palpar. Miedo, o cuanto menos, sorpresa. La muchacha no esperaba encontrarse a nadie, y… ¿Quizás sabía de mi especie?

Sin lugar a dudas, su aspecto no era el de una humana cualquiera. Aunque menuda, su figura gozaba de voluptuosidad y belleza, sin desdeñar la intensidad de su mirada. Y su vestido se mantenía adherido a su piel lechosa, remarcando así las dimensiones de su busto.  No pude evitar ladear la cabeza mientras analizaba su ser corpóreo, y crearme una idea positiva de su aspecto. Pero en cualquier caso, primero tendría que hacer otra clase de pesquisas.

Sin lugar a dudas, no era una muchacha corriente, quizás siquiera fuera humana.
Pero para mi sorpresa, su sorpresa había sido transgredida hacia el temor y el miedo.  Su dedo tembloroso señalaba a mi persona, quizás esperando a que yo hiciera gala de mí persona.

Apoyé las manos sobre la superficie lisa de la roca, y me quedé sentada sobre ella, posando una de mis piernas cruzada sobre la otra, esbozando una delicada y tenue sonrisa, mientras que dejaba que mi espalda se encorvara hacia atrás. Mi mirada permanecía fija en la muchacha mientras mis labios rosados se abrían.

Ooh, veo que no estoy sola. ¿Estás aquí para relajarte, como yo estoy haciendo? Me encantan las visitas con positividad

Manteniendo las palmas de mis manos sobre la superficie de la roca, me levanté sobre mis pies y estiré mi espalda, quedándome a unos pocos pasos de ella. Avancé una pierna hacia delante, y me mantuve en aquella posición, observándole con la mirada fija. Una de mis manos se mantenía bajo mis senos, abrazándolos desde abajo con apego como si se tratara de una criatura nacida que debía ser tratada con cariño, mientras que la contraria se dejaba caer junto a mi costado.

No te asustes, no voy a hacerte daño. Claro está, si tú no intentas nada raro. Soy una persona que prefiere la paz antes que la guerra, pero evidentemente no puedo permitir que intenten hacerme daño. Esa decisión depende de ti, pimpollo

Expuse con tranquilidad, manteniendo mi postura, junto a una mirada cálida y cordial. Pero tenía claro que las aguas de mis humores podía tornarse en frío hielo si observaba un atisbo de hostilidad excesiva. O caldearse hasta volverse vapor, vapor ardiente que calentaría mis entrañas, o hacer arder a mi más terrible enemigo.


Ficha de Janna
Cronología de Janna

Diálogo ( #cc0000 ) - Narrativa - Pensamientos ( #ff9900 )


Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna] ZewaQ7V Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna] GU6YArd
Janna Tanya
Janna Tanya

Mensajes : 176
Link a Ficha y Cronología : Janna
Diario de Janna

Nivel : 2
Experiencia : 600 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna] Empty Re: Más allá de las miradas [Privado Shaylah y Janna]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.