Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Mivam Durotar
por Mivam Hoy a las 5:50 am

» Urna
por Amelie Winter Hoy a las 2:27 am

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Karasu Ayer a las 4:50 pm

» Ficha de Shirei y Baku
por Alegorn Ayer a las 1:47 am

» Rastro sin huellas [Privado]
por Eshed Dylan Ayer a las 12:36 am

» Miedos [Privada con Celeste Shaw]
por Kromul Jue Mar 21, 2019 9:34 pm

» Asfet.
por Skurk Äsping Jue Mar 21, 2019 7:10 pm

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Jue Mar 21, 2019 4:59 am

» Misión Fallida: Hijra de Shirei y Baku
por Shirei Jue Mar 21, 2019 4:53 am

» Fuego y Hielo
por Dahanajan Dess Jue Mar 21, 2019 1:53 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


La Partida de Rukyn

Ir abajo

La Partida de Rukyn

Mensaje por Aulenor el Sáb Jun 13, 2015 12:11 pm


__Había sido toda una jornada de caminata constante pero al fin había llegado al final del valle y ahora, por primera vez en su vida, estaba en caminando por el camino que atravesaba los montañas circundantes. La emoción le abrumaba: ¡iba a descubrir el mundo exterior! Esas historias de los libros de Leif que hablaban de refugios gigantes construidos en piedra y de ciento de personas juntas en un mismo sitios... Bueno, pensándolo así no sonaba muy bien... ¡Pero era algo que tenia que ver con sus propios ojos! Tanta era la emoción que esta mañana casi había olvidado por completo cazar algo para tener almuerzo, y de no ser por un conejo que se cruzo en su camino a media mañana y se lo recordó, realmente se hubiera encontrado en un aprieto al mediodía.
__Cierta parte de él tenia miedo de lo que pudiera encontrar, ademas le apenaba dejar a Daargo atrás, pero no podía arriesgarse a llevarlo consigo. Bastaba con haber visto el miedo en el rostro de Leif el día que se despertó por primera vez en la cueva y vio de frente a Daargo, para saber que sin duda los wyvern no son bien recibidos fuera de Rukyn. Pero acallaba esa voz diciendo que no seria por siempre, Rukyn es su hogar y una vez haya visto todo lo que quiere ver volverá con su hermano para enseñárselo a él.

__Habia hecho ya la pausa para comer y habría caminado un par de horas después de eso cuando oyó un sonido extraño proveniente de una curva en el camino. Rápidamente, se agazapo entre las rocas cual lagartija y, tras escucharlo de nuevo comenzó a acercase hacia su fuente deslizándose entre los arbustos hasta que la descubrió. A un lado del camino, en una zona con poca vegetación, había acampado un grupo de enanos. Se podía ver a unos 9 montando el campamento y se oia a un par mas dentro de una tendrá gran ya montada. Estaban apilando una gran cantidad de madera en el centro junto a un hoyo alargado que estaban cavando y colocaban las tiendas alrededor dejando un espació en la zona mas alejada del camino para los bueyes que traían consigo, a los que habían cercado con sus carretas.
__El joven nagar no podía creerlo, ¡se había encontrado con todo un grupo de enanos en su segundo día! ¿Estaría el mundo exterior realmente poblado por completo de ellos? Mientras decidía cómo debía proceder al conocer a gente nueva, siguió observándolos desde la maleza, tal vez descubriera alguna pista sobre cómo debía actuar. No hablaban mucho y parecían apenados, aunque con tanta barba era difícil de distinguir. El único sitio de donde provenían voces era de la tienda grande que estaba montada, así qué Aulenor rodeó sigilosamente el campamento hasta colocarse en la parte trasera de la tienda y una vez alli, se concentró para escuchar la conversación que mantenían las 2 voces roncas del interior.

-Cada vez le cuesta mas respirar. ¿Seguro que no podemos hacer nada mas por él?
-Por desgracia no, tienes que afrontarlo Tuli, padre no pasará de esta noche.
-¿Y de verdad tiene que estar montando la pira ya?
-Cuanto antes le enviemos de vuelta con Karzun y Delia antes alcanzará la paz.
Tras un silenció prolongado, comenzó a oirse como el primer enano intentaba retenerse el llanto y cómo el otro salia de la tienda.

__Aunque la mayor parte de la conversación no la había entendió, la primera frase que oye junto al llanto le hizo entender la situación, alguien se estaba muriendo. La muerte de Leif aun le era muy reciente así que entendía perfectamente como podían sentirse estos enanos. Este pensamiento le descartar la idea de presentarse ante ellos, así que comenzó a escabullirse de nuevo en entre las plantas en dirección al camino. Pero de pronto otro pensamiento le pasó por la mente: ¿y si estaba exactamente en el caso de Leif? ¿Y si les había atacado un animal y debido a las heridas esa persona iba a morir? ¿Su ayuda podría salverle como lo hizo con Leif? Este pensamiento fue mas fuerte que los anteriores y le hizo dar la cara al fin frente a los enanos. Así pues, y apareció delante de su campamento.

__La mayoría se sobresalto al descubrir de pronto a tan extraño individuo en frente de su campamento, alguno incluso se apresuró a armarse, pero Aulenor sabia como demostrar sus buenas intenciones... o eso pensaba él... <<Ho... ho... HolÁ!>>exclamó totalmente congelado y con un gallo al final de la palabra debido a lo nervioso que estaba. Los enanos, ante este comportamiento, ahora estaban totalmente desconcertados. El joven tragó saliva y volvio a empezar.

-Ho-hola, me... mi nombre es... eh... yo... estaba... caminaba por la camino cuando... os he visto y...

__La mirada de los enanos le se clavaba y le bloqueaba completamente, las palabras no le salían, pero por lo menos había conseguido algo, el enano que había cogido antes un hacha ya había soltado de nuevo. Uno de ellos, el que estaba cavando el nicho en el medio, salio del agujero y se dirigió hacia el nagar diciendo con una voz calmada:
-Tranquilo chico, no te vamos a comer. Mi nombre es Duran Brosca y esta es mi familia.
-Yo soy Aulenor-respondió rápidamente el chico
-Bien, encantado Aulenor. Estabamos de camino para comerciar en Bund´Felak cuando mi tioabuelo Endrin se ha puesto enfermo y...
-Yo sé...-exclamó de nuevo rápidamente al ver su oportunidad--Sé algo... sé cosas para curar heridas... Si queréis...
-Oh! Gracias, pero... no creo que sirva de mucho, mi tioabuelo es ya muy viejo, ya hemos asumido que no apará de esta noche.-le respondió Turan con un tono amable, Aulenor se desilusione bastante con la respuesta-Hemos comenzado a prepararle la pira funeraria y todo, no te sientas mal, es algo natural. Je, nosotros hemos tardado tanto en aceptarlo que no hemos ni conseguido comida para esta noche...
-Oh! Tengo...-respondió mientras se quitaba el macuto de la espalda y sacaba los tres conejos que le habían sobrado de la comida
-Oh! Muchas gracias! Pero no podemos aceptarlos sin mas, ¿quieres quedarte quedarte a pasar la noche? Si no te incomoda el hecho del funeral...
Aulenor respondido asintiendo mientras decía <<Gracias>>

__De este modo, Aulenor se quedo con los enanos. Primero estuvo ayudando a Duran a acabar de excavar el nicho usando por primera vez en su vida una pala, herramienta que encontró algo inútil, él cavaba mas rápido sin esto, pero no quería causar mala impresión así que la usó. El trabajo fue bastante silencioso, los enanos no estaban de humor para charla, y Aulenor tampoco intentó darla. Mas tarde, cuando el campamento acabó de estar montado, se ofreció a preparar la cena mientras los enanos pasaban los últimos momentos con su familiar y así lo hicieron, todos se metieron en la tienda mientras el joven se quedaba fuera asando los conejos.
__Cuando ya anochecía, algunos de los enanos comenzaron a salir de la tienda secandose las lagrimas mientras las siluetas de dentro se abrazaban. La vida del anciano había llegado a su fin. Aulenor no hizo nada, se quedo sentado junto a las cenizas del fuego que había hecho asegurándose de que los conejos no se enfriarán, mientras observaba a sus anfitriones, lo que menos hubiera querido él cuando un ser querido se habría muerto era tener que lidiar con un desconocido.
__Los enanos comenzaron el ritual sin tardar demasiado, mientras 4 de ellos cargaban con el cuerpo desde la tienda a la pira de madera, los demás les hacían un pasillo, tras lo cual se reunieron alrededor de la pira y, quitandose las capuchas y los sombreros, bajaron justos la cabeza mientras uno de ellos, recitaba algo en su idioma. Cuando el discurso acabó, el mismo que lo había pronunciado encendió una antorcha y con ella prendió la pira. Se quedaron durante unos 10 minutos en el circulo, viendo arder a su familiar hasta que las llamas le cubrieron por entero. Entonces comenzaron a alejarse uno a uno. Duran se acercó entonces a Aulenor
-Hola chico, gracias por esperar. Queríamos despedirle antes de comenzar a cenar. ¿Qué te ha parecido el rito? Pocos tienen oportunidad de ver un funeral enano.
-Raro-contesto sin mas-¿Por qué quemarlo y no comerlo?
-¿¡Comerlo!? ¿¡Estas loco!? ¡Es mi tioabuelo!-respondió sobresaltado e indignado pero sin alzar demasiado la voz
-Ya... no...-respondió sin saber que habia de malo en sus palabras-Ahora solo es carne...
-Chico, no sé de qué extraña cultura provienes, pero te puedo asegura que nadie desde aqui hasta Thalis Nertheliam querrían que le comieran una vez muerto. Asi que yo que tú no le sugeriría esa idea a mas gente si no quieres que te linchen. Ya bastante tienes con lo de tener escamas. -le respondió todavía algo enfadado pero entendiendo la inocencia del joven.-Anda, trae los conejos, no tardaremos mucho en cenar.

__Aulenor se quedó pensativo mientas Duran se alejaba. ¿De verdad a la gente le molestaba la idea de ser devorados una vez hubieran muerto? Este hecho había sido una constante durante toda su vida, si algún animal moría, algún otro se comería sus restos. Era lo que mas sentido tenia, de cualquier otra forma la muerte del primero habría sido en vano, no alargaría la vida de ningún otro. No, su idea no estaba mal, era de los enanos. Pero la duda de si Leif no hubiera querido que él le comiera le comenzó a recorrerme por dentro. ¿Abría hecho mal? Los pensamientos del narga fueron interrumpidos por Duran que le llamaba desde el otro lado del campamento <<¡Aulenor! ¡Los conejos!>> Decidió no darla mas vueltas al asunto y respetar la forma de despedir de los enanos, al fin y al cabo no conocia nada del mundo exterior y parece que Duran se habia enfadado bastante con la idea.

__Así pues, cenaron todos juntos los tres conejos y alguna otra comida que los enanos sacaron de sus caravanas y después esperaron hasta que las llamas redujeron por completo a cenizas la madera y las enterraron en la fosa que habían excavado. Después se fueron a dormir. Duran le indicó al invitado que le habían preparado una cama en una de las tiendas y que podía dormir en ella, cosa que Aulenor agradeció bastante, él esperaba dormir entre las ramas de los arboles cercanos.
__ A la mañana siguiente, el campamento despertó cuando el sol ya estaba arriba y sin mucho tardar, comenzaron a desmontar el campamento mientras una pareja buscaba algo para desayunar. Aulenor decidió ayudar a estos últimos. Cuando volvieron con la comida, unas dos docenas de manzanas, el resto ya había acabado y se reunieron todos a desayunar.
-¿Y hacia dónde te diriges Aulenor?- le preguntó Duran durante el desayuno
-Yo no sé... solo quiero ver el mundo exterior
-¿A cualquier parte eh? Esos son los mejores viajes-respondió el enano con una sonrisa-Te diría que vinieras con nosotros a Bund´Felak, pero no creo que te recibieran muy bien por allí. Si sigues el camino hacia el oeste llegarás a Barul’Grund, allí te recibirán mejor, los enanos de superficie somos mas abiertos.
__Tras acabar el desayuno, y que Duran le diera algún que otro consejo, como cómo distribuir bien el peso en el macuto, cosa que agradeció en sobremanera el nagar, se despidieron finalmente y siguieron su camino en direcciones opuestas. Aulenor estaba feliz, su primer contacto con el mundo exterior no había salido mal, podía hacer esto.


Última edición por Aulenor el Mar Jul 07, 2015 10:25 pm, editado 1 vez
Aulenor
Aulenor

Mensajes : 346
Link a Ficha y Cronología :
Aulenor
Las Andanzas de Aulenor

Nivel : 4
Experiencia : 300 / 2000

Volver arriba Ir abajo

Re: La Partida de Rukyn

Mensaje por Guardián de los Textos el Sáb Jun 13, 2015 7:25 pm

Buen hijra. Como consejo solo le diría que, antes de enviar sus posts, los vuelva a leer, pues encontrará fallos de escritura que se le pasaron por alto.
Guardián de los Textos
Guardián de los Textos

Mensajes : 456
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.