Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Hoy a las 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Ayer a las 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Ayer a las 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Ayer a las 7:07 pm por Arete

» El cordero
Ayer a las 9:46 am por Bizcocho

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Miér Nov 15, 2017 5:48 pm por Bizcocho

» Apocalipsis now
Miér Nov 15, 2017 10:39 am por Abdel Azim

» Varok viene a saludaros
Miér Nov 15, 2017 9:14 am por Bizcocho

» Maleficarum [Solitaria +18]
Miér Nov 15, 2017 6:36 am por Lujuria

» Cassandra vs Aulenor
Mar Nov 14, 2017 3:09 am por Aulenor

» Demonología: Adulterium [+18]
Lun Nov 13, 2017 5:46 pm por Lujuria

» Deal with the Devil [Solitaria]
Dom Nov 12, 2017 7:40 pm por Casandra Von Schuyler

» Anhouk, la forjadora
Sáb Nov 11, 2017 1:26 pm por Bizcocho

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Vie Nov 10, 2017 9:47 pm por Lujuria

» Peccata Carnalia
Vie Nov 10, 2017 9:26 pm por Lujuria




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


La iniciación y el libro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La iniciación y el libro

Mensaje por Bediam el Dom Jun 28, 2015 9:38 pm


El carromato traqueteaba, alegre. Francesc, el burro que tiraba de todo aquel tinglado, tenía cara de pocos amigos, aunque era lo normal en él. Sobre el carro, sentados en la parte delantera, había dos figuras. La que llevaba las riendas era una mujer adulta, de unos cuarenta y algo, con el pelo del color de la madera clara. A su lado iba un chico joven, de complexión floja y cabello oscuro.

-¿Falta mucho, Kheme? –preguntó el joven.

La mujer negó con la cabeza. Llevaban viajando juntos en el carromato ya varias jornadas, y antes de eso ella muchas más. Ambos se habían reunido en un pequeño pueblo cercano a Nanda y tras una acalorada discusión, ella le había tomado como aprendiz.

-Si quieres ir más rápido, Bediam, puedes ayudar a Francesc a tirar del carro –le reprendió ella.

El chico se removió, inquieto. Estaba muy nervioso, no podía esperar: cuando llegaran a su destino (la casa de ella) empezaría de verdad su instrucción como alquimista. Kheme poseía un vasto conocimiento sobre el tema y, en concreto, sobre la manipulación del aleb, aquello que define la materia. Y había decidido enseñarle o, por lo menos, intentarlo.

No mucho después ella maniobró con las riendas y tomaron un camino secundario, que derivó en uno incluso más humilde y acabaron avanzando por el medio de la más absoluta nada. Ujesh-Varsha tenía grandes superficies de tierra que aún no se habían convertido en zona de cultivo. Un lugar lleno de rincones donde perderse… o esconderse.

-¿Por qué vives tan apartada? –preguntó Bediam.

Ella se encogió de hombros.

-Me gusta la tranquilidad y la intimidad –respondió-. Si la gente supiese donde vivo, vendrían personas suplicando que las ayudase todos los días.

La conversación se quedó ahí estancada, y no se dijeron nada más. Llevaban unos cuantos días apenas sin hablarse, no porque estuviesen enfadados, sino porque Kheme le había dicho que no empezarían la instrucción hasta llegar.

-¿Por qué? –le había preguntado el joven alquimista.

-Hay algo que tienes que hacer antes de poder empezar –había respondido ella-. Una especie de… iniciación.
avatar
Bediam

Mensajes : 190
Link a Ficha y Cronología : Bediam
Compendio básico de alquimia (notas incluidas)



Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La iniciación y el libro

Mensaje por Bediam el Dom Jun 28, 2015 11:34 pm

Se había negado a responder a más preguntas sobre ese tema, y tampoco le hablaba de alquimia. Y como eran los dos temas que revoloteaban en la cabeza del joven, mantener una conversación era imposible.

Kheme estiró de las riendas de Francesc y el carromato se detuvo. Pero no habían llegado.

Ante ellos se presentaba un desnivel, una especie de escalón natural, que impedía seguir avanzando sobre las cuatro ruedas.

-¿Y ahora qué? –preguntó Bediam.

Ella sonrió y se apeó del carro.

-El resto lo haremos a pie –le contestó-. Tendremos que hacer varios viajes, hay que descargar mis cosas.

Desataron al burro, pero poco duró su descanso: Kheme lo cargó con unos cuantos sacos repletos de cosas, se cargó ella uno a la espalda y empezó a tirar del animal. Bediam cogió uno también y la siguió. El terreno se volvía más accidentado por allí, pero no lo suficiente como para considerarse inaccesible. En menos de diez minutos, llegaron a una casa bastante modesta y poco cuidada. Parecía abandonada.

La alquimista ató a Francesc a un poste y se acercó a la puerta. Hurgó entre los pliegues de su ropa y sacó una llave con la que abrió la cerradura.

Ambos entraron en la casa: olía a cerrado y a humedad. Le pareció ver algo moverse por el suelo pero bien podían ser imaginaciones suyas.

-Bienvenido a mi casa –dijo Kheme, alegre-. Sígueme.

La alquimista avanzó con resolución hasta el fondo de la vivienda, donde había otra puerta. La abrió también y descubrió unas escaleras que se internaban en las profundidades de la tierra. Una mezcla de olores golpeó a Bediam en la nariz y le obligó a retroceder un paso.

-Ugh, ¿qué tienes ahí abajo? –preguntó, mareado.

Kheme se encogió de hombros.

-Baja y lo sabrás –respondió.

Dicho esto, y aún cargada con el saco, descendió las escaleras, que hacían un giro hacia un lado, por lo que Bediam la perdió de vista,, engullida por la oscuridad. Tragó saliva: si había llegado hasta aquí, no podía hacer otra cosa que continuar, así que respiró hondo y se internó en las malolientes entrañas de la casa de Kheme.
avatar
Bediam

Mensajes : 190
Link a Ficha y Cronología : Bediam
Compendio básico de alquimia (notas incluidas)



Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La iniciación y el libro

Mensaje por Bediam el Jue Jul 02, 2015 12:43 pm

La luz no tardó en desvanecerse y quedó en la penumbra.

-¿Hola? –llamó.

Pero no hubo respuesta. ¿Era una broma? ¿O tal vez la iniciación? Avanzó tanteando el suelo y por fin llegó al final de las escaleras. Notó un movimiento a su derecha y miró hacia allá, pero era incapaz de distinguir nada.

Entonces se hizo la luz. Bediam entrecerró los ojos, deslumbrado. La alquimista le sonreía mientras sostenía en su mano un frasco de cristal que contenía un líquido oleoso que emitía un brillo rojizo.

-Bienvenido a mi laboratorio –anunció, contenta.

El alquimista miró a su alrededor y se sorprendió: se encontraba en una sala realmente amplia, toda de piedra. Estaba llena de estantes con cajones y compartimentos llenos de cosas, entre los que pudo reconocer algunos minerales y plantas secas. Y frascos, montones de frascos con líquidos de diferentes colores.

-Por ahora deja el saco en el suelo –le pidió-. Vamos a descargar a Francesc e iremos a por más cosas al carro.

Y así lo hicieron. Bediam no hizo preguntas, pues no quería parecer ansioso. Descargaron al burro y volvieron hasta el carromato para coger más sacos y cajas. Les costó unos cuantos viajes llevarlo todo, pero lo consiguieron, aunque acabaron sudando y resollando del esfuerzo.

Cuando la descarga concluyó, Kheme desató a Francesc, lo dejó suelto y cerró la puerta.

-¿No lo dejas en una caballeriza o algo? –se extrañó Bediam.

Ella negó con la cabeza. Las ventanas estaban protegidas por unas gruesas contraventanas de madera, que Kheme se dedicó a ir soltando desde el interior para dejar que la luz bañase la casa.

-No irá a ninguna parte –respondió-. Es demasiado cobarde para alejarse mucho.

El tono con el que lo dijo había sido frío y duro.

-No parece que le tengas mucho cariño –observó el alquimista.

Ella soltó una carcajada cortante.

-Intenté ser amable con él durante un tiempo, pero no funcionó –respondió-. Ese burro es un mal bicho: una vez me arrancó una buena mata de pelo de un mordisco…

Sacudió la cabeza.

-Un mal bicho –repitió.
avatar
Bediam

Mensajes : 190
Link a Ficha y Cronología : Bediam
Compendio básico de alquimia (notas incluidas)



Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La iniciación y el libro

Mensaje por Bediam el Jue Jul 02, 2015 12:46 pm

-¿Y por qué no consigues otro burro? –se extrañó Bediam.

Ella sonrió.

-Porque como animal de carga Francesc es el mejor –respondió.

Dejaron el tema y volvieron al laboratorio subterráneo. Kheme repartió unos cuantos frascos luminosos más por la habitación, y consiguió así darle a la estancia una iluminación agradable. Al principio se le había antojado lúgubre, pero ahora parecía un entorno de trabajo adecuado.

Tampoco entonces empezó su aprendizaje: se pasaron unas cuantas horas clasificando y guardando todos los materiales que Kheme se había llevado en el carromato. Pero Bediam sacó algo positivo de todo aquello, pues la alquimista no tenía problema en explicarle para que servían los materiales que le eran desconocidos. Bueno, por lo menos al principio: al cabo de un rato, cansada, Kheme le prohibió seguir preguntando, pero aun así obtuvo información muy valiosa.

Algunos de los sacos no contenían ingredientes, sino conservas de comida y utensilios, que subieron a la planta baja. También había un baúl con una cantidad nada despreciable de dinero, fruto de los trabajos de la alquimista. Más que suficiente para saldar su deuda con Ander Lanning… pero no era su dinero, lamentablemente.
Por fin acabaron. Ya no había más preparativos, habían recogido todo. Kheme le miró, sonriente.

-¿Ya podemos empezar mi instrucción? –sugirió el joven.

-¿Seguro que quieres hacerlo ahora?–le preguntó- ¿No prefieres dejarlo para mañana?

-¿Estás de broma? –soltó Bediam-. Quiero empezar YA.

La alquimista asintió, divertida.

-Sígueme, pues –le pidió.

Ambos volvieron a bajar al laboratorio. Ella se puso a revolver cajones, buscando algo.

-¿En qué consiste la iniciación? –preguntó Bediam mientras esperaba.

-Muy pronto lo sabrás –respondió Kheme, misteriosa.

Pasado un rato soltó una exclamación triunfante y sacó un libro de entre todos sus trastos. Kheme se lo tendió a Bediam, y éste lo cogió con cuidado y lo examinó.

El libro tenía una encuadernación rojiza, de cuero, sujeta por guarniciones de algún metal dorado, seguramente latón. En lomo también estaba sujeto por dos tiras del mismo metal. No era un libro muy grande ni muy voluminoso y tampoco parecía muy antiguo. En una de las caras, grabado con una pintura del mismo tono que las bandas metálicas, había un triángulo inscrito en un círculo. Por el otro lado…

Bediam se quedó sin aliento.
avatar
Bediam

Mensajes : 190
Link a Ficha y Cronología : Bediam
Compendio básico de alquimia (notas incluidas)



Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La iniciación y el libro

Mensaje por Bediam el Jue Jul 02, 2015 12:48 pm

Por el otro lado estaba el título del libro: “Compendio básico de alquimia”.

Con manos temblorosas, abrió el libro. Lo hizo lentamente, pues no quería romperlo ni dañarlo.

Conforme pasaba una página tras otra, su gesto se fue ensombreciendo. ¿Era una broma? El libro estaba en blanco.

-No lo entiendo –confesó.

Kheme le tendió la mano y Bediam le devolvió el libro.

-Cuando estés preparado para tomar un aprendiz, tienes que acudir a un librero para que te encuaderne un libro en blanco –le explicó-. No importa si quieres o no quieres tomar un aprendiz, debes hacerlo.

Frunció el ceño, buscando las palabras adecuadas.

-Representa que has acabado tu formación, que ya eres alquimista –continuó-. Y que eres capaz de transmitir tus conocimientos a otros.

-¿Y por qué está en blanco? –preguntó Bediam.

Kheme sonrió.

-Si nos ponemos pragmáticos, para que nadie que no sea su dueño pueda leerlo –respondió-. Sé que aún no lo entiendes, pero ten paciencia.

Bediam se mordió la lengua para permanecer callado, porque era cierto que no lo entendía y tenía muchas preguntas.

-¿Esto es mi iniciación? –preguntó.

Ella dudó.

-Es parte de tu iniciación –respondió-. El libro no está listo.

Kheme acarició la tapa del libro con suavidad.

-Este libro representa el vínculo que nos une, mi decisión de transmitirte mis conocimientos –explicó-. Pero eso aún no está reflejado en su aleb.

Los ojos de ambos se cruzaron.

-Mi maestro no me dejó ver el proceso que ahora sigue, así que yo tampoco te dejaré –le dijo ella-. Supongo que se hace así para que no veas algo antes de tiempo, podría confundirte y sería perjudicial para tu instrucción. Hay que ir poco a poco.

Bediam fue a decir algo, pero ella levantó la mano y señaló la escalera.

-Vete –le pidió-. Te llamaré cuando puedas bajar.
avatar
Bediam

Mensajes : 190
Link a Ficha y Cronología : Bediam
Compendio básico de alquimia (notas incluidas)



Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La iniciación y el libro

Mensaje por Bediam el Jue Jul 02, 2015 12:50 pm

Lo último que le apetecía en el mundo era salir de allí, pero la mirada de Kheme no admitía réplicas, así que subió al piso de arriba arrastrando los pies.

¿Qué se proponía?

-¡Espera un segundo! –gritó la alquimista, mientras subía tras él.

Bediam se giró, expectante. Ella le examinó unos segundos desde diversos ángulos y luego le arrancó un pelo.

-¿Para qué necesitas eso? –le preguntó. Había oído muchas historias de maldiciones extrañas que se llevaban a cabo con solo un pelo o una gota de sangre. Convenía ser precavido.

Ella se encogió de hombros y volvió al laboratorio, dejándole aún más confundido que antes.

Puesto que no sabía cuánto iba a tardar Kheme en hacer lo que fuese que estuviese haciendo, se puso a explorar el lugar. La primera habitación a la que se accedía al entrar en la casa era una amplia sala de estar, en la que había una gran cantidad de libros por todas partes. Bediam se sorprendió: los libros no eran baratos, así que Kheme tenía allí una verdadera fortuna en papel.

Desde esa sala, que era la mayor de todas después del laboratorio, se podía acceder al resto. Había una cocina/despensa, un pequeño cuarto con un gran bidón de agua y un dormitorio con una sola cama. ¿Dónde diablos iba a dormir él? En la sala de estar había una especie de diván bastante ancho, pero la idea de dormir allí noche tras noche no le atraía especialmente.

Dejó su zurrón encima de una sólida mesa de madera y se sentó en el diván, a la espera. Por primera vez desde hacía bastantes jornadas estaba solo con sus pensamientos, y se sentía raro. ¿Qué hacía allí realmente? ¿Qué había hecho con su vida desde que abandonó su ciudad la primera vez? Todo se le antojaba confuso y caótico, como si el destino le hubiese llevado dando bandazos de un lado a otro, sin conducirle realmente a ninguna parte.

Sacudió la cabeza, no quería pensar en eso ahora.

Aún pasó un rato más hasta que Kheme le reclamó, pero no le dejó bajar, sino que subió ella con el libro. No parecía tener nada diferente, la verdad. Una vez más, ella le tendió el volumen y Bediam lo cogió.

-¿Qué tengo que hacer? –dudó.
avatar
Bediam

Mensajes : 190
Link a Ficha y Cronología : Bediam
Compendio básico de alquimia (notas incluidas)



Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La iniciación y el libro

Mensaje por Bediam el Jue Jul 02, 2015 12:53 pm

La alquimista ignoró su pregunta y se puso a hablar.

-El libro que te entrego no es uno cualquiera –le explicó-. Se podría decir incluso que no es un libro. Es tu sello de identidad como alquimista a partir de ahora, Bediam. Si te encuentras en algún lugar alguien que dice ser alquimista y no tiene un libro como éste, no es un alquimista de verdad.

Era una afirmación muy seria. ¿Acaso no habría otras escuelas de alquimia que no siguieran los pasos que seguía Kheme?

-Yo no tenía un libro como éste hasta ahora –objetó el joven.

Ella sonrió, divertida.

-Y por eso no eras un alquimista de verdad –replicó-. Lo que tú has hecho todos estos años no es alquimia. Es quimia.

-¿Quimia? –repitió Bediam.

Kheme asintió.

-La quimia consiste en aprovechar las propiedades de ciertos compuestos para crear cosas útiles –le explicó-. Por ejemplo, la Esencia de Sueño. La corteza de oniroble, su ingrediente principal, es un somnífero, así que lo único que haces es pulverizarlo y disolverlo en un líquido volátil para facilitar su inhalación. Estás aprovechando que la corteza es somnífera y el alcohol de Keton volátil para crear algo útil.

Kheme sacó de su cinturón un frasco lleno de un líquido transparente y se lo mostró.

-No me entiendas mal, no hay nada malo en ello –matizó la alquimista-. Hay que saber aprovechar los recursos que nos da la naturaleza, yo misma utilizo quimia muy a menudo… Pero no es alquimia, y quien únicamente utiliza quimia no es alquimista, sea consciente de ello o no.

Volvió a guardar el frasco en su lugar y se alisó la ropa.

-La alquimia se basa en la transmutación de la materia –continuó-. En modificar el aleb. Si no hay transmutación, no es alquimia. Es una cuestión de definición.

Kheme señaló el libro con un ademán.

-En ese libro están recopilados todos mis conocimientos tanto de quimia como de alquimia, pues ambas disciplinas son importantes –aseguró-. Es una herramienta muy valiosa y es única. Si pierdes ese libro o te lo roban, no habrá otro. Así que cuídalo bien.

Saber aquello le provocó un nudo en el estómago. No se le daba demasiado bien conservar cosas valiosas, ¿qué pasaría si perdía el libro? ¿Dejaría Kheme de enseñarle? Pero, ¿qué valor podía tener un libro sin nada escrito?

-Pero está en blanco –insistió Bediam-. ¿Cómo va a estar aquí todo tu conocimiento?
avatar
Bediam

Mensajes : 190
Link a Ficha y Cronología : Bediam
Compendio básico de alquimia (notas incluidas)



Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La iniciación y el libro

Mensaje por Bediam el Jue Jul 02, 2015 12:56 pm

Ella sonrió y dio un paso hacia él. Cuando le tuvo al alcance de la mano, levantó uno de sus dedos… y golpeó el lomo del libro, como si estuviese llamando a una diminuta puerta.

El libro empezó a vibrar y Bediam se sobresaltó, aunque no lo soltó. Algo cambió en la portada: el interior de dos de las oes del título se retiró y, en su lugar, aparecieron dos ojos planos, con una pupila totalmente negra y carente por completo de detalles. Eran los ojos del libro.

-Te presento tu Compendio Básico de Alquimia –anunció Kheme-. Yo lo suelo llamar “Compi”.

Bediam estaba atónito, contemplando como el libro miraba a todos lados, con una fría curiosidad.

-¿Cómo has…? –murmuró el joven.

Kheme se encogió de hombros.

-Con alquimia, claro –respondió ella-. Con alquimia de verdad.

Bediam no se atrevía apenas a moverse: levantó la vista lentamente y miró a Kheme.

-¿Le has dado vida a un libro? –preguntó.

La alquimista negó con la cabeza.

-No –aseguró-. No está vivo. Tiene una mente rudimentaria, nada más. No tiene sentimientos ni puede sentir dolor.

Aun así era impresionante. Y una idea le vino a la mente.

-Kheme… ¿puede un alquimista crear vida? –preguntó con un susurro.

La mirada de la mujer se ensombreció. Al momento, Bediam supo que estaba tocando de nuevo un tema delicado y que era demasiado pronto.

-–admitió la alquimista de mala gana-. Los seres a los que un alquimista dota de vida se llaman homúnculos.

Bediam volvió a mirar el libro, que seguía mirando a todas partes. Por más que Kheme dijera que no estaba vivo, aquella cosa tenía algo, eso estaba claro.

-Este libro es un homúnculo, entonces –aseguró el joven.

Kheme negó con la cabeza.

-El límite a partir de lo cual se considera homúnculo a algo es difuso –aseguró-. Si mi puerta se abre cuando se lo pido, ¿está viva?
avatar
Bediam

Mensajes : 190
Link a Ficha y Cronología : Bediam
Compendio básico de alquimia (notas incluidas)



Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La iniciación y el libro

Mensaje por Bediam el Jue Jul 02, 2015 12:59 pm

Bediam caviló. Había mecanismos que reaccionaban a ciertos sucesos externos y no por ellos estaban vivos. ¿Qué definía la vida? Un conejo era un ser vivo y un plato de sopa no lo era, pero si el plato de sopa empezaba a moverse… ¿Estaba vivo? La magia podía dotar de movimiento a ciertos objetos, así que el simple hecho de moverse no aseguraba que algo estuviese vivo… ¿o sí?

-No lo sé –admitió-. Supongo que no.

-¿Y si se abriese cuando le diese la gana y no cuando yo se lo dijese? –continuó.

De nuevo, el alquimista (o aprendiz de alquimista, dada la nueva información de la que disponía) no supo bien que contestar. Si la puerta se abría sola, era porque decidía abrirse… ¿decidir abrirse, tomar una decisión, era lo que definía la vida? Pero una puerta no podía morir, ¿estaba entonces viva?

-Uhm… ¿no? –dudó.

Kheme relajó el gesto al ver que Bediam estaba bastante perdido.

-Mi opinión personal es que un homúnculo solo lo es si tiene una mente lo suficientemente compleja como para tomar decisiones de forma no aleatoria –le explicó-. Una puerta que se abre cuando ella quiere sería un homúnculo, a mi entender, si es capaz de justificar por qué se ha abierto en ese momento y no en otro.

Bediam frunció el ceño.

-Pero no puedes matar una puerta –caviló-. ¿Cómo va a estar entonces viva?

-No todos los seres que vivimos en Noreth entendemos igual la muerte–contestó-. Tú eres humano y ves la muerte como parte de la existencia, pero los elfos no mueren de vejez, para ellos el concepto de muerte no es algo inevitable y natural como lo es para nosotros. Para ellos es un suceso externo que nada tiene que ver con el devenir general de los acontecimientos, como lo sería para ti perder un brazo en un accidente: no lo consideras parte inevitable de la vida. Los elfos pueden morir, claro, y dejarían de poder explicar sus acciones. Del mismo modo, si hago pedazos una puerta y la saco de su bisagra, ya no podrá abrirse ni justificar por qué lo ha hecho, por lo que se puede considerar muerta.

Aquella explicación le dejó la mente embotada. Desde que estaba con aquella mujer, el mundo se había vuelto muy complejo. Había conceptos difusos con los que no se había tenido que enfrentar hasta ahora, y se sentía perdido.

-¿Explicar? –repitió Bediam, extrañado- ¿Cómo te va a explicar algo una puerta?

Kheme sonrió, misteriosa.

-¿Por qué no le preguntas algo al libro? –sugirió.
avatar
Bediam

Mensajes : 190
Link a Ficha y Cronología : Bediam
Compendio básico de alquimia (notas incluidas)



Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La iniciación y el libro

Mensaje por Bediam el Jue Jul 02, 2015 1:04 pm

El joven miró a aquella cosa que tenía entre las manos. Había cerrado los ojos y volvía a parecer un libro completamente ordinario. Extendió un dedo tembloroso y le dio unos golpecitos, pero nada pasó. Durante un segundo se asustó, pensando que tal vez se había roto, pero Kheme estaba muy tranquila.

-Eh, despierta –le pidió mientras lo sacudía con suavidad.

El libro volvió a abrir los ojos y le miró mansamente. Bediam le echó una mirada furtiva a su maestra, que parecía divertida por la situación.

-Uhm –dudó-. ¿Hola?

No pasó nada. El joven miró a Kheme, expectante. Ella puso los ojos en blanco.

-Pregúntale algo sobre quimia –le sugirió-. La receta de algo, o para que sirve algún ingrediente.

Bediam volvió a centrarse en el libro, que no parecía muy interesado por lo que estaba pasando a su alrededor.

-¿Qué ingredientes componen el preparado de nube alquímica? –preguntó, sintiéndose muy estúpido.

Del libro brotó un chasquido y un instante después, una voz rasposa y pausada habló.

-Sal voraz y azúcar –dijo la voz.

El joven se quedó boquiabierto, sin dejar de mirar el libro. ¿Cómo era posible lo que  acababa de suceder?

-El libro… habla –murmuró, atónito.

Kheme asintió, orgullosa.

-Exacto –confirmó-. Por eso no tiene nada escrito. No hay problema en que escribas en él lo que quieras, aunque no hace falta. El libro guardará las nuevas recetas que aprendas y que no supiese ya, si es que das con alguna.

Bediam entendió entonces el gran valor que tenía aquel libro. Valía más que cualquier otra cosa que hubiese poseído, más que el resto de cosas que había poseído juntas. Era conocimiento en estado puro, era una vida de estudio y esfuerzo.

-¿Tú también tienes uno? –le preguntó a Kheme.

Esta asintió.

-Pero no suelo usarlo –puntualizó-. No tengo problema en consultarlo de vez en cuando, pero no hay que depender de él. No siempre vas a tenerlo a mano.

Bediam asintió, distraído. Tenía en sus manos un sueño hecho realidad. ¿Cómo no iba a usarlo sin parar?

-No quieras aprender todo de golpe –le aconsejó-. Ahí dentro hay mucho más conocimientos de los que puedes manejar. Ves poco a poco.

El libro volvía a estar dormido. Bediam decidió tratar de tranquilizarse, así que dejó el libro en la mesa, junto a su zurrón. Ya tendría oportunidad de explorarlo a fondo.

-¿Esto ha sido la iniciación? –dudó.

Kheme asintió.

-Darte el libro tenía que ser el primer paso –afirmó-. Ahora todo el conocimiento que necesitas está a tu alcance. Solo tienes que hacerlo tuyo.

Bediam estaba emocionado: si la iniciación había acabado, por fin podía dar comienzo su entrenamiento.

-Bueno, ¿Cuál es mi habitación? –preguntó- ¿Dónde dejo mis cosas?

Kheme señaló el diván con un ademán impreciso.

Bediam suspiró, resignado. Bueno, podría ser peor.

-¿Empezamos?
FIN
avatar
Bediam

Mensajes : 190
Link a Ficha y Cronología : Bediam
Compendio básico de alquimia (notas incluidas)



Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La iniciación y el libro

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.