Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Mivam Durotar
por Mivam Hoy a las 5:50 am

» Urna
por Amelie Winter Hoy a las 2:27 am

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Karasu Ayer a las 4:50 pm

» Ficha de Shirei y Baku
por Alegorn Ayer a las 1:47 am

» Rastro sin huellas [Privado]
por Eshed Dylan Ayer a las 12:36 am

» Miedos [Privada con Celeste Shaw]
por Kromul Jue Mar 21, 2019 9:34 pm

» Asfet.
por Skurk Äsping Jue Mar 21, 2019 7:10 pm

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Jue Mar 21, 2019 4:59 am

» Misión Fallida: Hijra de Shirei y Baku
por Shirei Jue Mar 21, 2019 4:53 am

» Fuego y Hielo
por Dahanajan Dess Jue Mar 21, 2019 1:53 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Mendigo

Ir abajo

Mendigo

Mensaje por Gar'Shur el Miér Jul 15, 2015 11:17 pm

__Perdido, hambriento, sin medio de transporte, sin dinero y sin conocimientos del mundo que le rodea. Así se encontraba Gar'shur mientras seguía avanzando por el único camino que había encontrado, en alguna parte de Ujesh-Varsha. Habia dejado atrás el desierto de Xerxes, donde había perdido su montura, y ahora avanzaba sin conocer rumbo mientras trataba de asimilar su nueva realidad.
__Había perdido a toda su clan: era el ultimo Gorlock. Todos sus conocidos, y más importante aun, sus sueños de convertirse en jefe de su clan para luego tomar control de todos los Temuyi Ger y lanzarse a la conquista del mundo exterior. Ahora no tenia nada, su única posesión eran sus dos espadas y lo que llevaba puesto. Y sin experiencia en el mundo fuera de la tribu, tan alejado de sus montañas, ¿Cómo sobreviviría?
__Su mente no podía centrarse: la tristeza de su perdida tenia tomada su mente; las dudas sobre su incierto futuro no paraban de asaltarle; el hambre y el cansancio le asaltaban sin cesar; los pensamientos sobre lo que debió hacer y no hizo se sumaban de vez en cuando a la mezcla. El pobre orco no podía tomar ninguna decisión y lo único que hacia era seguir andando.

__Otro día y otra noche pasaron mientras el joven orco seguía caminando. Y cuando los primeros rayos del día siguiente comenzaron a iluminar el paisaje, el orco pudo descubrir una ciudad humana. Una ciudad de mármol blanco de cuyos muros sobresalían innumerables torreones. Inconscientemente, una sonrisa se dibujo en el rostro del orco cuyo paso se vio acelerado, llevándole menos de veinte minutos llegar a la ciudad.
__El gran transito en la entrada le permitió entrar pasando desapercibido entre la multitud y el olor de comida le dirigió hasta una carnicería. Allí encontró a una risueña señora atendiendo a sus clientes. "¿Podrías darme un trozo de carne?" le pregunto a la carnicera tan amablemente como pudo mientras se tragaba su orgullo "Tengo mucha hambre". La humana le miro de arriba a abajo con una mirada repulsiva y le dijo: "¡Vete de aquí, si no quieres que te atice!". Gar'Shur se alejo corriendo y se metió en una taberna cercana. La gente que estaba dentro se quedo en silencio en cuanto éste entro, mirándole de reojo y cuchicheando según iba éste avanzaba hacia la barra.  "¿Podrías darme algo de comida?" pidió el chico "Por... por favor... tengo hambre". “¡Tienes suerte de que no te cocine y te coma ahora mismo! ¡Largo de mi establecimiento!”, respondió el tabernero. El orco abandonó el recinto de inmediato.

__Abatido, solo pudo quedarse agachado junto a una pared, con sus brazos tapándole la cara intentado evitar llorar y que la gente viera su cara de pesar. Un único pensamiento recorría su mente: estaba completamente solo. Tras estar un rato lamentando su situación, se golpeó fuertemente la cara a si mismo, reprochándose su actitud. Lamentándose nunca conseguiría nada y el había nacido para algo grande, eso lo tenia más que claro. Como si los mismos dioses le aclamasen por su pensamiento, comenzaron a sonar campanas por la ciudad. Y mientras el orco alzaba la vista al cielo buscando el origen del sonido, vio por primera vez el palacio de una de las familias que controlaban la ciudad. Y para levantarse los ánimos a si mismo, se juró que algún día el viviría en algún palacio así. Desde siempre había sabido que había nacido para hacer algo grande y liderar. Ahora, cuando casi había perdido toda esperanza en la vida, decidió que no renunciaría nunca a sus sueños, que por muy duro que fuese el mundo no le vencería.
__Fue entonces cuando el hambre le ataco de nuevo, devolviendo a su actual realidad de, y mientras aun seguía pensando en qué hacer, pudo oír a un frutero anunciando sus mercancías calle arriba. Se acercó al puesto de fruta y, aprovechándose de un oportuno y alborotador cliente, robo dos manzanas del puesto. Ocultándose rápidamente en un callejón comenzó a comerlas y a disfrutarlas como si de ambrosía se tratase.
__Mientras se limpiaba los morros más satisfecho, dirigió su mirada de nuevo hacia la calle principal y pudo ver a un antropomorfo harapiento, un mendigo, sentado en la calle pidiendo dinero, y como una o dos personas le echaban alguna que otra moneda en la bolsa.
__Diciendo a si mismo que por algo había empezar, se dirigió a buscar un sitio donde colocarse y conseguir las primeras monedas de su vida.
Gar'Shur
Gar'Shur

Mensajes : 46
Link a Ficha y Cronología : Gar'shur
Del fango a la cima

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Mendigo

Mensaje por Guardián de los Textos el Jue Jul 16, 2015 12:01 am

Pobre orquito. Hijra aceptado, procedo a dar color.
Guardián de los Textos
Guardián de los Textos

Mensajes : 456
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.