Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Mivam Durotar
por Mivam Hoy a las 5:50 am

» Urna
por Amelie Winter Hoy a las 2:27 am

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Karasu Ayer a las 4:50 pm

» Ficha de Shirei y Baku
por Alegorn Ayer a las 1:47 am

» Rastro sin huellas [Privado]
por Eshed Dylan Ayer a las 12:36 am

» Miedos [Privada con Celeste Shaw]
por Kromul Jue Mar 21, 2019 9:34 pm

» Asfet.
por Skurk Äsping Jue Mar 21, 2019 7:10 pm

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Jue Mar 21, 2019 4:59 am

» Misión Fallida: Hijra de Shirei y Baku
por Shirei Jue Mar 21, 2019 4:53 am

» Fuego y Hielo
por Dahanajan Dess Jue Mar 21, 2019 1:53 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Los jóvenes guardianes

Ir abajo

Los jóvenes guardianes

Mensaje por Kherael Stormrage el Miér Jul 22, 2015 8:47 pm

Caminaba con mi rostro mirando hacia abajo por los senderos que tantas veces había recorrido anteriormente en Dhuneden, la luz del día iluminaba el lugar sin ninguna nube que cubriese el sol. Los árboles contemplaban con majestuosidad a las criaturas que habitaban en el entorno, hermosos pájaros con agradables trinos que daban melodía a ese lugar, y Flores coloridas y hierbas verdes y frescas lo inundaban con aromas y frescor. El sol brillaba con fuerza y sentí la necesidad de acercarme a beber agua, no muy lejos de este lugar daría con  el río procedente de las montañas, donde podría saciar mi sed con sus aguas frescas. Regresé de nuevo hacia donde se encontraba Minaithnir pastando al lado de un frondoso roble, la cual al verme alzó la cabeza e hizo un leve relinche para darme la bienvenida. Acaricié su hocico suavemente en señal de agradecimiento, y luego agarrándome a su silla de montar mientras apoyaba el pie derecho en el estribo, salté y pasando la pierna derecha por encima, me enderecé en la silla.

-Es momento de refrescarnos fiel amiga, vayamos hacia el oeste a la parte más cercana al río, allí podremos descansar y refrescarnos un poco. Hoy el día está siendo especialmente cálido, no conviene alejarse demasiado de las fuentes de agua ni cometer excesos tanto en la comida como con nuestro propio cuerpo.

Hice ir al trote a Minaithnir en dirección oeste, yendo con ella la distancia sería más corta y no tenía necesidad de forzar el paso para llegar hasta allí. Galopamos al trote hasta llegar finalmente a uno de los claros, donde se encontraba uno de los accesos al río, y para sorpresa mía podía oler a quemado en las inmediaciones a la par que se escuchaban unas risas. Descabalgué poniendo a buen recaudo a Minaithnir, y me acerqué hacia el lugar de donde provenían las risas, se trataban de dos pequeños que jugaban con un trozo de vidrio a abrasar pequeñas criaturas. Un adulto se encontraba pescando, probablemente el responsable de ellos, por lo que me encaminé hacia su persona.

-Disculpe pescador, ¿son aquellos dos pequeños sus hijos?.

-Sí, claro, ¿por qué lo pregunta?.

-Me gustaría hablar con ellos sobre la naturaleza, que cuando crezcan sepan apreciar aquellos que les brinda y les proporciona sustento.

-Hable con ellos si quiere, aunque son un poco inquietos tal vez usted tenga suerte y le presten atención.

Asentí con un leve gesto de mi cabeza, luego puse rumbo hasta donde se encontraban los jóvenes abrasando a las pobres e indefensas hormigas. Inicialmente posé mi vista en ellos, mientras tomaba asiento en un tocón del lugar para empezar a hablar con ellos. Miraban mi aspecto con asombro pues no parecían haber visto muchos de mi especie por no decir tal vez ninguno antes.

-Hola, mi nombre es Kherael, soy un elfo habitante de estos bosques. ¿Cuál es el motivo por el que hacéis daño a esas criaturas?.

-Somos Jeff y Sam, la pesca nos aburre y en lo que nuestro padre se hace con algo de cenar, nosotros nos dedicamos a entretenernos.

-Bien Jeff y Sam, decirme, ¿qué os parecería que un joven dragón sobrevolase vuestro hogar y se dedicase a escupir fuego sobre vuestras cabezas, en lo que su padre caza ovejas para comer? ¿no os parece algo terrible que destruya vuestro hogar e incluso a vuestros padres, solo para pasar el rato?.

-¡Oh no señor, claro que no! ¡eso sería horrible!.

-¡No claro que no!.

-Pues he ahí la misma situación que sufren con vuestros actos las hormigas pequeños. Sin embargo, existen cosas más interesantes que pueden hacerse en la naturaleza. Todo lo que en ella nos rodea, nos hace saber cada vez más del mundo e incluso puede mostrarnos cosas que habitualmente no se ven en vuestras aldeas o en las grandes ciudades.

Cogí las manos de los dos pequeños e hice que unas raíces, emergiesen enrollándose sin hacer demasiada presión alrededor de sus muñecas. Con esta pequeña muestra de mi control de la biomancia, esperaba haberles fascinado lo suficiente como para hacer que en vez de destruir los seres que habitan en la naturaleza, aprendiese a valorarlos y a aprender de ellos. Las pulseras estaban hechas de finas raices con alguna hojas que las decoraban, formando un pequeño adorno que hiciese que las pulseras fuesen un poco más vistosas que si simplemente fuesen ramas entrelazadas.

-¡Alah! ¡¿has visto eso?! ¡nos ha regalado dos pulseras.!

-Desde este momento, vosotros pasáis mis ayudantes, deberéis procurar que la naturaleza siempre esté cuidada y que las criaturas que vivan en ella siempre estén tranquilas y os vean como amigos. ¿Seréis capaces de hacer una labor tan importante?, no todo el mundo está capacitado para ello.

-¡Claro que sí Kherael, desde este momento nosotros cuidaremos del bosque!.

-¡Nosotros cuidaremos de los animales!.

-Bien, veo que la supervivencia de este bosque está asegurada con estos dos arrojados guardianes, la naturaleza os dará su recompensa, y en cuanto a mi tendréis mi eterna gratitud. Ahora debo irme amigos míos, recordarlo, todos somos hormigas en algunas ocasiones, y es por ello que debemos cuidar siempre de todo lo que nos rodea, para que se nos devuelva un poco de ese respeto que nosotros damos.

Me levanté del tocón y me encaminé a Minaithnir, llevándola conmigo hacia el río para que bebiese un poco de agua al igual que yo. Después refresqué un poco mi rostro y mi torso, yendo después paseando poco a poco hacia mi comunidad, donde la naturaleza comenzaba a ser más densa y los caminos más complicados de seguir. Un lugar idóneo en plena naturaleza, al margen de aquellos que amenazasen con hacer daño y salvaguardado por guardianes centenarios dispuestos a dar la vida por este su hogar.
Kherael Stormrage
Kherael Stormrage

Mensajes : 13
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Los jóvenes guardianes

Mensaje por Guardián de los Textos el Miér Jul 22, 2015 8:53 pm

Hijra aprobada, muy interesante lo que nombrar "guardianes" a los dos niños.
Guardián de los Textos
Guardián de los Textos

Mensajes : 456
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.