Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Shirei y Baku
por Alegorn Hoy a las 1:47 am

» Rastro sin huellas [Privado]
por Eshed Dylan Hoy a las 12:36 am

» Miedos [Privada con Celeste Shaw]
por Kromul Ayer a las 9:34 pm

» Asfet.
por Skurk Äsping Ayer a las 7:10 pm

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Ayer a las 4:59 am

» Misión Fallida: Hijra de Shirei y Baku
por Shirei Ayer a las 4:53 am

» [Priv. Karasu y Dahana] Hierbas Quemadas
por Dahanajan Dess Ayer a las 2:55 am

» Fuego y Hielo
por Dahanajan Dess Ayer a las 1:53 am

» Lobo a la brasa [Privada con Dahanajan Dess] (En construcción)
por Skam Miér Mar 20, 2019 11:49 pm

» Reglas de Noreth
por Shirei Miér Mar 20, 2019 8:57 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Una parada en el camino.

Ir abajo

Una parada en el camino.

Mensaje por Elodin el Sáb Ago 08, 2015 11:41 am

Ya quedaba poco, me repetía cada vez que miraba al horizonte y observaba la figura del pueblo recortada contra un cielo anaranjado. La última etapa del camino siempre era la peor, a pesar de estar acostumbrado a las largas caminatas ya me hormigueaban los pies y mentiría si dijera que la imagen de una cerveza no me rondaba la cabeza. Decidí tomarlo con calma, disfrutar del paisaje. Ya se acercaba el día de la cosecha, los campos de trigo estaban en su máximo esplendor, mecidos por el viento e iluminados por los últimos rayos de Sol se hacían pasar por un mar dorado en un día calmado.

Quizás llamarlo pueblo os dará una idea equivocada, era un asentamiento, unas casas que habían aparecido a los lados del camino. Por suerte para mi, tenía una posada y esperaba que comida, bebida y alguna joven dama dispuesta a calentar mi cama. El cartel de la entrada delataba la posaba “La Estrella”. Una vez dentro me acerqué directamente a la barra para apoyarme en ella.

-Buenas noches. –Saludé.
El tabernero hizo un gesto con la cabeza en forma de saludo. -¿Qué puedo ofrecerte?  –No parecía demasiado mayor, pero llevaba un oscuro pelo largo y una barba dejada que le hacía aparentar más edad.
Esbocé una cansada sonrisa. -¿Qué tal si empezamos por una jarra de cerveza y algo para asentar el estómago?
-En seguida. –Dejé caer unas monedas en la barra y me dirigí a una de las mesas a esperar mi pedido. Mi bolsa de kulls era cada vez menos lustrosa, eso me preocupaba, sabía que tendría que buscar un trabajo. Seguro que en la ciudad había algo que pudiera hacer.
Observé las demás mesas y me di cuenta de que la taberna era bastante amplia, no pude evitar ver que en la mesa de al lado estaban jugando a los dados y que al fondo, había alguien tocando el laúd que tenía algunos espectadores entre las mesas.

-Creo que esto es tuyo.  –La camarera dejó el plato de estofado y la jarra en la mesa. Debo decir que era una mujer muy atractiva, con el pelo ardiente formando cascadas onduladas y pequeñas pecas adornando su rostro.
-Espero que me siente tan bien como contemplarte.  –Respondí con una sonrisa traviesa. Recibí una risa juguetona, una mirada alegre  y la visión de su espalda al alejarse. Suspiré.

Estaba apurando la comida cuando uno de los jugadores se levantó de la mesa con la torpeza que te da el alcohol, tirando la silla.
-Aah… ¡Los dioses no están de mi lado hoy! –Se tambaleó, pero se agarró a la mesa. –Adiosh, me boy a casha –Se le trababa la lengua al hablar y arrastraba las palabras. Los demás rieron. –Mañana me tienes que ayudar con el yugo, no se te olvide. –Le recordó uno de los  que aún estaban sentados sin disimular la risa. –Siii, siii… -respondió el más borracho mientras salía por la puerta.

-¿Sabrá llegar a casa? –Pregunté, divertido.
-Jajaja, lo sabremos cuando escuchemos gritar a su mujer. –Unas risas inundaron el ambiente. –Nos falta uno, ¿te unes?  
-Depende, ¿a qué jugáis? – En realidad daba igual, no debería jugar y punto.
-Trigas.
-No veo por qué no.  - Terminé el estofado y me senté en su mesa, rescatando del suelo la silla que se había caído momentos antes. Sí sabía por qué no, no podía ganar en aquel juego ni en ningún otro. ¿O sí? No estoy orgulloso de mi pensamiento, pero el azar era azar siempre, tal vez tuviera alguna posibilidad de ganar. No, no la tenía.

Me dieron mis tres dados, un cubilete y comenzamos. El resto del juego fue bastante aburrido, aquellos tres eran gente sencilla aburrida. Mi bolsa acabó perdiendo algo más de lustre y cuando acabó me embargó la misma sensación de siempre. Arrepentimiento. Jugar me había metido en la situación en la que me encontraba y yo seguía adentrándome más en el fango. Genial. Ahora lo veo como algo estúpido, simplemente no debí jugar, pero sé por qué lo hice. Escuchar los dados rodar, la incertidumbre y la emoción de que cualquier cosa podría pasar, el intenso momento antes de retirar el cubilete y dejar los dados al descubierto. Quizás son tonterías de un adicto y nadie más siente esa emoción, quizás solo me escudo en eso para darme una razón por la jugar, un excusa. Pero no puedes luchar contra lo que eres y, para mí, cualquiera que no sintiera esa emoción debía de estar muerto.

Al cabo de un par de rondas y una bolsa más vacía, movido ya por el arrepentimiento me retiré amablemente y pedí la cama más barata que pudieran ofrecerme. Dormí hasta que el Sol saliera en el horizonte. Nunca más, fueron los últimos pensamientos, pero sabía que era mentira.


"Hoy no es un día de suma cero, hoy todos perdemos." -John Nash

Elodin.
Elodin
Elodin

Mensajes : 39
Nivel : 1
Experiencia : 280 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Una parada en el camino.

Mensaje por Guardián de los Textos el Sáb Ago 08, 2015 12:43 pm

Excelente hijra, Elodín, pocos consejos tengo para darte, tan solo que procures usar más colores para los PNJs, pero sería lo único. Buen trabajo.
Guardián de los Textos
Guardián de los Textos

Mensajes : 456
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.