Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


[Phonterek] ¿Honor entre ladrones?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Phonterek] ¿Honor entre ladrones?

Mensaje por Ramlidé el Lun Ago 31, 2015 11:11 pm

Imagen representativa de "El Canalla"


Todo empezó en mi antro favorito de todo Noreth, El Canalla. Era un tugurio regentado por un viejo marinero con muy mala pulgas, yo creo que más que un marinero, era un pirata. Lo que me gustaba de ese sitio es que allí te podías encontrar con cualquier cosa, gente de lo más variopinta y, lo mejor de todo, tan sabandijas como yo. Las bebidas alcohólicas de mala calidad abundaban, del mismo modo que abundaban los que las bebían hasta caerse de la silla. En aquel lugar cada noche era una fiesta, el griterío, las canciones y de vez en cuando, las peleas, creaban un ambiente muy propenso para la diversión, pero también para las conversaciones más privadas, y es que entre tanto ruido, escuchar conversaciones ajenas no es nada fácil. A ojos de la guardia de la ciudad, El Canalla tan sólo era una taberna a la que acudían los más vulgares y maleducados de la zona, pero lo que los demás sabemos es que cualquier tipo de negocio ilegal u oscuro se forjaba entre sus muros al calor del fuego, adobado con una buena jarra de cerveza de la mala... y barata.

En cinco días un valioso cargamento de metales nobles y piedras preciosas llegaría a la ciudad para abastecer la orfebrería de la ciudad. El propio Tomas Gysby, líder del gremio de artesanos y uno de los nueve nobles mercantes lo había encargado y yo, Munchkin, me iba a hacer con ese cargamento a toda costa. No conocía demasiados detalles, sólo que llegaría por la mañana temprano en un carro de caballos por el camino que va a dar a la puerta principal de la ciudad, también sabía que el carro llevaría una escolta adecuada al valor de la mercancía. Debía dar gracias a mi amigo Delvin, de Malik-Thalish, el cual siempre se entera de todo y suele tener buenos detalles con sus amigos; también al servicio de correos, que me hizo llegar su mensaje a tiempo. Una parte del botín estaba reservada para ese cabronazo, su chivatazo iba a conseguir que me bañase en relucientes monedas de oro.

Este asunto es el que motivó mi presencia en El Canalla esa misma noche, yo sólo no me veía capaz de tal hazaña, enfrentarme a numerosos soldados y morir en el intento no formaba parte del plan, así que necesitaba que algún rufián más fuerte y valiente que yo, pusiese el pellejo en juego. Sentado yo sólo en una mesa de la esquina, la zona más oscurecida y solitaria de aquel local, acompañado de un vaso de leche con su respectiva jarra y armado de paciencia, divisaba la escena en busca de buenos candidatos para esta misión.


Palabras - "Pensamientos"
avatar
Ramlidé

Mensajes : 56
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: [Phonterek] ¿Honor entre ladrones?

Mensaje por Zeena Samaha el Mar Sep 01, 2015 7:40 am

“No de la piratería se puede vivir en todo momento”


O eso me decía mi capitán. Atracar en un puerto y ser unos “clientes normales” era algo que de cuando en cuando, debíamos hacer, entre otras cosas, para que la tripulación descansara, y pudiéramos alimentarnos de otra cosa que no fuera pescado, carne seca y fruta sumergida en azúcar.

Y no podía faltar el buen descanso en una cama decente, y la compañía femenina para los tripulantes. Evidentemente, para mí no… Por ahora al menos.

Atracamos el barco en el puerto de Phonterek, y allí en el puerto, encontramos una taberna de mala muerte, donde pudimos ir sin nada que nos detuviera. Ni preguntas, ni protectores de la ley.
Al alcance de una moneda de cobre estaba las bebidas tan ansiadas por los marineros: bebidas alcohólicas.

Irrumpimos en la taberna, conmigo al frente, y el capitán al lado. Él fue a la barra, junto a sus hombres, a pedir unas cervezas, mientras que yo por mi parte, fui a una mesa en una esquina, y tomé asiento en una silla, estirando las piernas y apoyándolas en una silla al lado. Acto seguido, tomé mi bolso, y busqué mi pipa metálica, mientras me quitaba el sombrero y lo dejaba sobre la mesa. Mis cabellos blanquecinos se esparcían alrededor de mi cuello cual cortina, y aunque la sensación era de placer y gusto, estaba loca por fumar mi pipa.

Al final, entre todos mis bártulos para las pistolas, encontré la pipa metálica y una pequeña caja de madera con tabaco negro húmedo.

Esbocé una sonrisa mientras tomaba la pipa con una mano, y la caja con la otra. Mis dedos destacaban enormemente sobre la oscura madera. Casi parecía que tuviera un candil iluminando desde dentro de lo brillante que parecía mi mano en comparación.

Cargué mi pipa metálica minuciosamente, y en cuanto tuve la pipa ya cargada, me acerqué a la lumbre con un trozo de papel y dejé éste caer en el interior de la pipa. Se me había olvidado comprar un yesquero la última vez que salí de puerto, pero ya me agenciaría alguno.

Volví a mi asiento, y a apostarme en mi posición, observando ahora, con tranquilidad, el panorama mientras el tabaco se impregnaba en el interior de mi boca. Hombres rateros de poca monta, mujeres de “excelentes cualidades”, la tripulación de El Tigre Marino, y las camareras llenaban el local con sus palabras, sus gritos, sus fuertes olores corporales, y el fuerte olor a alcohol que cada uno despedía por sus labios, sin ningún tipo de pudor.

Una camarera pasó a mi lado, mirándome con una mezcla entre espanto, miedo, preocupación y curiosidad. Seguramente iría a preguntarme si quería algo, pero ahora mismo, tal y como estaba, estaba bien.

Sin embargo, algo captaba mi atención. En la esquina frente a mí, podía ver brillar dos orbes ambarinas, y una sonrisa blanca tan brillante como los diabólicos ojos que observaban la estancia. Aquello me intrigaba ¿Quién sería el dueño de tales ojos demoníacos? Desde luego, no eran nada naturales. Bajé la mano libre hasta mi cintura, asegurándome de que mis pistolas seguían allí, y me volví a relajar, pero esta vez sin dejar de mirar aquel oscurecido rostro. Si hacía cualquier movimiento en falso…


OFF: ESpero que por ahora sea suficiente


Ficha de Zeena Samaha
Cuadero Bitácora (Cronología)

Diálogo (indigo) Pensamientos (orange) Narrativa
avatar
Zeena Samaha

Mensajes : 69
Link a Ficha y Cronología : Zeena
Cuaderno de Bitácora

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: [Phonterek] ¿Honor entre ladrones?

Mensaje por Evelyn Blake el Mar Sep 01, 2015 12:36 pm

Aburrida, esa era la única manera de describir la ciudad. Atraída por las promesas de mercaderes de abultados bolsillos, la peliblanca se había dirigido a esa ciudad rauda y veloz. En ese aspecto, no la había decepcionado, con tantos comerciantes y grandes multitudes, se las apañaba para vivir a cuerpo de reina, y la guardia se esforzaba de verdad…

Pero era aburrido, sin emoción, incluso podía ir al descubierto, con sus orejas y colas al descubierto sin que nadie le dedicara poco más que un repaso con la mirada. Así que le bastaba una hora de trabajo para tener suficiente por un día, lo que le daba unas quince horas de aburrimiento total, sin nadie al que pegar porque la insultaba o le tocaba la cola. Necesitaba un hobby.

Una chica se puso delante suyo, sacándola de su ensimismamiento. Cierto, estaba en la barra esperando a alguien y no había pedido. Eso era sospechoso.

-Tráeme algo de beber, sin alcohol, algo duce, por favor.-

-No tenemos de eso, el hidromiel tiene alcohol… pero tenemos leche creo.-

¿Leche? Ya no era un cachorro, que se había creído esa desg…daba igual. –Tráeme leche entonces.- Sus colas se agitaron a lado y lado mostrando su desagrado. No importaba, no tenía que beberla, solo tenía que seguir mirando la puerta hasta que apareciera ese perista. Se cacheo un momento para asegurarse que las gemas seguían allí. ¿Por qué tardaba tanto? Para ser una ciudad tan robable, encontrar un negocio ilegal le estaba costando bastante.

Su bebida había llegado, había bebido cosas peores, pero igualmente… Ev se puso el vaso en los labios y empezó a hacer burbujitas, aburrida, pero eso atrajo varias miradas, por lo que paró. Consiguió aguantar casi treinta segundos siendo buena niña hasta que se aburrió otra vez y se dedicó a observar a los clientes de la taberna.

No quería despreciar el esfuerzo del valiente emprendedor que había fundado la taberna pero… era un antro, un tugurio, y sus clientes encajaban en ese ambiente. Principalmente podía ver marineros y mercenarios, aunque puede que simplemente fueran piratas, en aquella mesa del fondo había los típicos tipos duros haciendo un concurso de bebidas y en otra unos tipos jugaban a algo llamado gwen, apostando, por supuesto. Debido a ese ambiente tan… cargado de testosterona, la peliblanca (no ella misma, otra) le llamó la atención. Si no fuera por ese parche tan típico de piratas, habría pensado que se trataba de alguna noble de finos rasgos que había salido en busca de aventuras.

Y luego estaba…eso, esa cosa pequeña y verdusca, de ojos ambarinos. Tardaría unos minutos de profunda reflexión en identificar ese siniestro bicho como un trasgo. El resto eran bastante comunes, incluso ese tipo tambaleante que se dirigía hacia ella.

-Oye bonita, porque…- oh no, ni hablar

-Piérdete- se levantó. No era como si su pequeña estatura fuera a imponerle respeto o algo así, era más bien una declaración de intenciones. Lo siguiente se veía venir, acerco un pie, extendió ese mismo brazo… y basto un único empujón en la dirección correcta para tumbar a ese ya tambaleante hombre.

-Espíritus…que vergüenza- roja como un tomate, tomo su vaso de leche y se sentó en la mesa más alejada que encontró de la barra. Ya encontraría a ese estúpido perista otro día.


Habla Narra Piensa


<3:

avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 135
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 4
Experiencia : 225 / 2000

Volver arriba Ir abajo

Re: [Phonterek] ¿Honor entre ladrones?

Mensaje por Ramlidé el Vie Sep 04, 2015 8:20 pm

Fue imposible no fijarse cuando los piratas de la banda de Zeena irrumpieron en El Canalla, no sólo para mi, sino para todo el mundo, no es que hiciesen nada fuera de lo común, teniendo en cuenta el lugar donde estábamos, pero el hecho de ser tantos y además, extranjeros, siempre pone a cualquier persona en alerta. Sin embargo, quizás ellos serían las solución a mi quebradero de cabeza, no me gusta negociar con piratas ni con bandidos, no suelen cumplir los tratos, o eso dicen las malas lenguas, digamos que no respetan el "Honor entre los ladrones", que aunque suene raro, los ladrones de los de verdad, como yo, respetamos un código no escrito que asegura nuestra supervivencia hasta en las ciudades más vigiladas. Mi primera intención fue tantear a alguno de ellos y aquella chica solitaria e insegura, o al menos, eso me pareció en aquel momento, parecía de entre ellos, la mejor opción para intentar averiguar algo interesante.

Llené mi vaso de leche vaciando la botella, pues estaba casi vacía, de un sólo trago bebí del vaso la leche que quedaba, posé el vaso y cambié mi postura corporal, echado hacia delante con uno de los codos clavados en la mesa mientras la miraba fijamente, hice un gesto con mi otra mano indicándole que se acercase mientras le hablaba en voz alta, lo suficientemente alta como para que me escuchase, pero no como para llamar demasiado la atención:

- ¡Hey chica! ¡Deja las fuscas (FDR: pistolas) quietas y no tengas miedo de mi! ¡Acércate que tenemos cosas de las que hablar!

No pasaron dos segundos desde mis palabras hasta que sin razón aparente un hombre se cayó al suelo, dándome un susto tras el cual casi me caigo de la silla, en el acto giré la cabeza para analizar lo ocurrido. No estaba seguro pero teniendo en cuenta de a quien miraban los hombres de alrededor junto con la reacción de aquella encapuchada y misteriosa chica, que tenía... ¿¡Colas asomando bajo su túnica!?, mi cara de sorpresa fue evidente y aunque intenté no darle demasiada importancia a dicho asunto, pues no me incumbía, volví a clavar mis ojos enseguida en Zeena para ver cual era su reacción ante mi llamada. Sinceramente, esperaba que no se molestase, ni ella ni ninguno de los novietes que pudiera tener en aquella tripulación, un goblin tan sexy como yo podría poner celoso a cualquiera y no quería problemas con ellos, pues a su lado, el camarero del Canalla, ese armario con mala leche, tan sólo parecía un panoli al que vacilar.

FDR: Al final tardé más de lo previsto aunque no menos de 3 días, he estado algo más liado de lo esperado, no con cosas de trabajo, sino con viejos amigos, espero que lo entendáis Razz .


Palabras - "Pensamientos"
avatar
Ramlidé

Mensajes : 56
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: [Phonterek] ¿Honor entre ladrones?

Mensaje por Zeena Samaha el Sáb Sep 05, 2015 6:37 am

Observando a mi alrededor mientras fumaba mi pipa, vi entrar a una muchacha… Bueno, si se podía decir así. Podía ver nueve colas peludas que salían de debajo de su túnica, blancas como su cabello. ¿Quizás esta muchacha también era albina? Pero desde luego no era humana, ni de lejos.

Me costó poder verlas, pero por encima de sus cabellos asomaban dos orejas felinas también blancas. Lo mínimo que se me pasó por la cabeza es que debería tener cuidado si quiere conservar tanto sus colas como sus orejas. Un ser así no debería andar en un lugar como este, a no ser que desee ser apresado violentamente. Y aunque parecía frágil a primera vista, dada la escasa presencia de heridas, marcas de guerra y musculatura, derribó a un hombre borracho, que cayó junto a sus pies.

Enarqué una sonrisa para mis adentros al verlo. No era muy normal ver a una mujer dominar a un hombre más grande que ella. Me recordaba a mí, ligeramente.


Por otro lado vi algo moverse a mi frente. El hombrecillo de extraños ojos amarillos me estaba gesticulando y llamando para que me acercara, pidiéndome que apartara mi armamento. Dediqué una mirada de soslayo a mi capitán, que parecía estar sumido en sus asuntos de bebidas alcohólicas. Fruncí el ceño, pensativa. ¿Qué querría ese ser de escasa estatura?

Miré a izquierda y derecha, y al ver que nadie más se parecía fijar en la llamada de aquel… hombrecillo, si así se podía llamar, bajé las piernas de la silla, tomé el sombrero con la mano libre, y tras ponérmelo sobre mis cabellos, me puse en pie, con la pipa en la mano izquierda, y la otra mano apoyada sobre el cinturón. Avancé lentamente hacia él, dejando que los tacones de las botas resonaran contra la madera al pisarla con firmeza, y me detuve ante el señor de las miradas brillantes.


Mirándole de reojo estando de pie, me aparté la pipa de la boca con un gesto suave y lento. Acto seguido, expulsé el humo, que subía y se acumulaba con el resto de humos de la taberna.

- Me parecía que no tenía negocios ni tratos que hacer hoy. Veamos ¿Qué se supone que es lo que has de hablar conmigo? Ni siquiera me conoces y ya me estás llamando a gritos. ¿No será que quieres tener algo conmigo, verdad?

Repuse, mientras mis labios se enarcaban hacia arriba, en una media sonrisa de autosuficiencia. Me provocaba una intensa sensación de placer ver que los machos se sentían atraídos por mí, de forma a veces irracional. Algunas veces ni siquiera veía por qué se interesaban en mi. Me era cuanto menos curioso.

- Porque cuidado con lo que deseas. A veces puede cumplirse el deseo, aunque quizás no con el resultado deseado, jeje...


Ficha de Zeena Samaha
Cuadero Bitácora (Cronología)

Diálogo (indigo) Pensamientos (orange) Narrativa
avatar
Zeena Samaha

Mensajes : 69
Link a Ficha y Cronología : Zeena
Cuaderno de Bitácora

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: [Phonterek] ¿Honor entre ladrones?

Mensaje por Evelyn Blake el Sáb Sep 05, 2015 9:35 pm

La de ojos carmesíes notaba los ojos de media taberna mirándola, lo que le hizo empequeñecerse en su silla, cerrar los ojos, bajar las orejas y beber algo de leche para taparse la cara. En realidad, la mayoría de la gente ya se había distraído de su pequeño numerito y había seguido a sus asuntos, pero esa sensación de vergüenza seguía allí.

Abrió un ojo, solo para ver que...todo seguía igual, seguían bebiendo, jugando, ligando, lo que fuera que estuvieran haciendo antes de su pequeño incidente. Aunque nunca lo admitiría, eso la molesto bastante. Resoplo y se acomodo en su silla, no todo seguía exactamente igual, esa otra peliblanca ya no estaba en su sitio, sino que estaba con ese goblin siniestro.  Le entro una genuina curiosidad por saber que podía ofrecerle ese hombrecillo. Para una noble podía tener cierta gracia meterse en una taberna de mala muerte en busca de aventuras, pero en cuando empezabas a juntarte con la gente que no debías... Eso le llevo otro pensamiento a la cabeza, el perista que estaba esperando. Si no lo encontraba, tendría que buscar a otro, y por más...racistamente inadecuado que sonara, los goblins tenian cierta fama en ese aspecto.

De manera que se acerco disimuladamente a esa mesa que ambos compartían, sentándose a otra más cercana, fingiendo un enorme interés por una mancha de la pared, escuchando con todo el disimulo que pudo encontrar, que no era mucho.

-Oye...- por dios, no otra vez. Aunque por lo menos no era el mismo tipo.

-¿Que?- le espeto secamente, clavandole sus ojos carmesíes con un meneo de cola involuntario, por la irritación.

-Yo...solo...err... quería disculparme por la actitud de mi acompañante- la peliblanca pestañeo. Eso era adorable.

-Oh...no te preocupes, no ha sido nada- hizo un gesto con la mano para restarle importancia.

-Y ahora que todo se ha arreglado, porque no vienes con nos...- La mirada de la peliblanca podría haber enviado almas al mismísimo averno -Vale,vale, tenia que intentarlo, ya me voy-


Habla Narra Piensa


<3:

avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 135
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 4
Experiencia : 225 / 2000

Volver arriba Ir abajo

Re: [Phonterek] ¿Honor entre ladrones?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.