Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ingeniería Rúnica
Ayer a las 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Ayer a las 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Miér Oct 18, 2017 10:12 am por Celeste Shaw

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría

» ¿Quién rolea?
Dom Oct 08, 2017 2:51 am por Runesha

» Un Zarpazo en la Tormenta.
Lun Oct 02, 2017 1:19 am por Ayanne

» Índice de ciudades
Lun Oct 02, 2017 12:41 am por Minos




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Oscura Melodía; Refugio y Seguridad. [Privada]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Oscura Melodía; Refugio y Seguridad. [Privada]

Mensaje por Lydian el Vie Jun 03, 2011 2:09 am

Verdi se había mostrado muy decidido cuando le dijo a Aeolian que no descansaría hasta atraparla en una casa para crear una familia, pero Aeolian también se había mostrado firme ante su decisión de no afrontar una vida como esa. No habían sido sus planes, Verdi los había cambiado; él sabía que si Aeolian había decidido escaparse con él como su amante era para vivir las aventuras que él tanto le había contado pero en vez de eso el hombre decidió encerrar en una jaula a la joven para rodearla de hijos y quehaceres aburridos, para eso mejor volver a la casa de sus padres y esperar a que estos le elijan un buen prometido, uno que al menos pudiese mantenerlos y no tuviese la necesidad de construir una casa por si mismo sino que contratase a alguien. Si, la joven encontró lindo por parte de Verdi que quisieran formar una familia, pero Aeolian había sido muy clara cuando le dijo que quería viajar por el mundo y sus planes no cambiarían por la decisión de un hombre morboso que solo la veía como una ama de casa.

Debía buscar un lugar donde esconderse de quienes la seguían, no sabía con exactitud quienes eran, pero había visto a más de algún viajero durante su camino repetirse entre las sombras o escabullido entre el público mirándola como si fuese una presa de caza. Aeolian sabía bastante bien que Verdi tenía muchos contactos gracias a sus viajes y que ganaba dinero en estos por lo que pagar a gente para que la llevasen hasta él no sonaba tan paranoico como parecía a simple vista. No podía volver a Malik-Talish; había ofendido a sus padres con haber perdido su virginidad con aquel hombre antes de siquiera haberse comprometido formalmente y si se enteraban de que había terminado con él después de que le habían propuesto formar una familia seguramente sería vista como una chiquilla mal educada. A ningún noble le gustaría casarse con ella y quedaría obligada a trabajar como sirvienta de la familia y olvidarse de que alguna vez formó parte de esta. Debía buscar un lugar de confianza, tal vez entre los amigos de la familia pero no demasiado cercanos; otros hechiceros de su misma escuela. Phonterek… Aeolian rezó a Elhías porque no la encontrasen en ese pueblo y porque pudiese encontrar un lugar seguro de las manos de Verdi. Los guardias la reconocieron como parte de las familias de Malik-Talish de gran importancia por lo que no pusieron problemas a la hora de dejar pasarla a la ciudad. Empero antes la joven se detuvo a preguntarles por la ubicación de los hechiceros profanos seguidores de Elhías residentes en la ciudad. Los guardias dieron unos nombres pero todos sonaron familiares hasta que mencionó uno que servía a la familia Shamtul. Aquella familia no era muy conocida, el guardia le explicó que la familia ya no existía pero son sirvientes leales y que no debía preocuparse por los vampiros de la familia porque ya habían muerto. Agradeció a los guardias y les dio una propina extra por haberle dicho la ubicación de la mansión Shamtul.

Seguramente ahí podría esconderse el suficiente tiempo hasta que Verdi se diese por vencido y para asegurarse dió una paga extra a los guardias. – Si preguntan por mi o dan una descripción parecida a la mía digan que jamás me han visto, por favor pasen la información y tratare de pagarles por sus servicios lo más que pueda, especialmente si vienen mis padres, no he pisado esta ciudad. Se los agradecería mucho – Dijo amablemente con las esperanzas de que fuesen guardias leales y que no pagasen más de lo que estaba ofreciendo por la información.

Ahora era momento de encontrar la mansión de la familia Shamtul… Esperaba que le diesen trabajo ahí mientras se escondía, al menos con eso podría mantener pagados a los guardias sin tener que usar su cuerpo para ello cosa que el solo pensarlo le repugnaba y conociendo a los hombres seguramente intentarían algo con ella cuando ganasen confianza. Deseaba que el hechicero de la familia al menos pudiese brindarle protección.

Ahí estaba, bastante escondida y alejada del resto de las mansiones. Era hermosa y realmente tremenda, se notaba bien mantenida, cualquiera pensaría que la familia Shamtul seguía viviendo ahí cosa que realmente la joven deseó no fuese así. El terreno era tremendo y la mansión tenía cierto aspecto gótico camuflado por el buen mantenimiento que le habían hecho. Ya estaba casi oscureciendo y el frío comenzaba a hacer presencia cuando la joven traspasaba la entrada principal y se dirigía a la mansión por el largo camino que era separada de los límites. – Elhías, te he sido fiel toda mi vida y lo seguiré siendo, por favor, dame refugio y satisface mis necesidades en esta mansión, haré todo lo posible para recompensarte – Dijo por lo bajo mirando hacia el cielo con su puño izquierdo cubierto por su palma derecha en señal de plegaría. Y luego comenzó a caminar los peldaños del descanso para luego dirigirse a la gran puerta de madera que ahora esperaba separaba a ella de su nuevo hogar. Suspiro profundamente y dibujando una sonrisa golpeó la puerta esperando que su aspecto no diese a entender que era una mendiga en busca de limosna, recordando sus modales y todo lo que le pudiese hacer falta para conseguir el trabajo mientras se escondía de Verdi.
avatar
Lydian

Mensajes : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Oscura Melodía; Refugio y Seguridad. [Privada]

Mensaje por Lahkesis Shamtul el Dom Jun 12, 2011 6:45 am

Era de noche en Phonterek, por lo que Lahkesis, la señora de la mansión Shamtul, se encontraba despierta leyendo un libro en la biblioteca de la mansión. Junto a ella se encontraba una copa de oro que contenía sangre recién extraída de uno de sus sirvientes más fieles. Esa noche en particular la mujer no tenía nada planeado que hacer, por lo que pensaba que así iba a terminar siendo toda su noche.

Sin embargo esta idea cambio cuando uno de sus sirvientes toco la puerta abierta de la biblioteca para hacerse notar y que la mujer le mirase –Mi señora… se me ha informado que tenemos una visitante que busca a Dalek Kaan…-

Al escuchar esto Lahkesis suspiro un poco, Dalek Kaan era su antiguo hechicero profano, el cual había muerto hace poco de una enfermedad al corazón. La mujer pensó que probablemente se tratase de una seguidora de ese arte, pensamiento que fue interrumpido ya que nuevamente volvió a hablar el sirviente.

-¿Qué hago mi señora? ¿Le informo a Sassha que le diga que se vaya?- ante esta pregunta la mujer negó con la cabeza, tenia otros planes. –No… dile que la haga pasar y que venga a verme- dijo con calma mientras seguía hojeando el libro que tenia en las manos.

Mientras tanto, en la entrada de la mansión, una joven de unos 15 años con cabellos rubios hasta los hombros se encontraba bloqueando la entrada a la visitante. La joven parecía a punto de decir algo pero fue interrumpida por el sirviente que hablo con su señora. –Señorita… si así lo desea puede pasar y hablar con nuestra señora, ella le explicara la situación… Sassha, escolta a nuestra visitante a la biblioteca- dijo en tono autoritario para luego retirarse dejando a las chicas solas.

Sonriendo ampliamente, Sassha hizo una leve reverencia y le hizo señas a Aeolian para que le siguiese hasta la habitación donde se encontraba Lahkesis, quien volteo su cabeza un poco para apreciar a su visita. No se trataba mas que de una chica, quizás tenía la edad de Sassha. Sin embargo ya hacia años que la vampiresa había aprendido a no confiar en las apariencias, fue por esto que apenas se entero que había visitas, se encargo de vaciar la copa para que no quedase rastro alguno de sangre.

La sirvienta finalmente llego junto a la joven a la biblioteca, una habitación bastante grande con una mesa que parecía tener espacio para 6 personas, aunque solo había dos sillas en esta. La habitación estaba iluminada gracias a varias velas con su soporte individual, repartidas por toda la habitación.

-Antes que nada, buenas noches y bienvenida a mi hogar… mi nombre es Lahkesis Shamtul, dueña de esta mansión. Toma asiento si así lo deseas…- dijo con calma, no para presumir sino para hacer notar su apellido, el que no quiere que quede en el olvido.

-Me dijeron que has venido buscando a nuestro hechicero profano, lamento decirte que Dalek Kaan falleció hace poco… una falla en su corazón.- Espero a que pase unos segundos para que la joven pueda asimilar lo que se le dijo. –Aunque la verdadera razón por la que pedí que entrases, es porque tengo curiosidad de la razón por la que buscabas a mi hechicero...-

La duda que sentía la vampiresa hacia la joven iba creciendo a medida que pasaba el tiempo, por lo que esperaba ansiosa sus respuestas, cosa que obviamente no permitiría que se notase en su rostro.


avatar
Lahkesis Shamtul

Mensajes : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Oscura Melodía; Refugio y Seguridad. [Privada]

Mensaje por Lydian el Miér Jun 22, 2011 11:59 pm

Suspiró nuevamente mientras esperaba a que la recibieran y quien lo hizo fue una niña, tal vez adolescente de cabellos rubios. Aeolian le explicó sonriente a quien quería ver, pero esta cerró la puerta y luego volvió para quedarse ahí parada. Segundos después bajo un hombre para decirle a la niña que guiase a Aeolian a la biblioteca. Sassha era el nombre de la niña y en cuanto esta hizo una reverencia Aeolian la correspondió en señal de respeto. Luego siguió caminando detrás de la niña. Sassha parecía callada, tal vez introvertida, a menos a simple vista no habían hablado ninguna palabra desde la primera vez que se vieron lo que hizo pensar a Aeolian que tal vez el resto de los sirvientes eran iguales, pero no le dio mucha importancia a ello. Podría acostumbrarse, además realmente quería encontrar refugio en esa gran casa, la cual se veía mucho más grande por dentro, grande, limpia y hermosa. Aquella mansión la hacía sentir segura y hasta cierto punto de vuelta en casa. Sería una lástima quedarse de sirviente pensó una vez se hizo la idea de como sería ser una Shamtul. Veía con curiosidad los cuadros de la gente que vivía ahí a medida que subían hacía la biblioteca.

¿Cómo sería el hechicero que trabajaba ahí? Pensó con curiosidad Aeolian mientras subían y entraban a la biblioteca. Al entrar Sassha se quedo esperando en la puerta y vi una mesa grande en medio, aparentemente unas nueve personas podrían estar sentadas tranquilamente, pero solo habían asientos disponibles para dos y solo una persona sentada ahí. Una mujer, osea, ¿era la hechicera? Esa idea le agrado bastante a Aeolian, no le molestaba servir a otras mujeres, de hecho lo encontraba mucho mejor que servir a hombres. Estos tenían famas de ser pervertidos con sus sirvientas y la verdad es que no le molestaba la idea de ser pervertida por una mujer. Pero entonces esta comenzó a hablar y sus palabras realmente la pillaron por sorpresa.

¡Lahkesis Shamtul! ¿cómo podía ser eso? ¡Los guardias le habían mentido! Se supone que no quedaba ningún Shamtul viviendo en la mansión, ¿cómo era que ella estaba ahí? Osea, ¡estaba frente a una vampiresa! ¡Y hace pocos segundos había tenido pensamientos obscenos con ella! Trató de no mostrarse demasiado sorprendida, se lamentaba la muerte del hechicero, pero aún tenía oportunidad de trabajar ahí, solo debía mostrarse educada ante Lahkesis y quedándose ahí parada no era la mejor manera de demostrarlo. Suspiro y trato de que su rostro se mostrase en luto mientras saludaba a Lahkesis con una reverencia y se acercaba hasta la otra silla cerca de ella. – Encantada en conocerla señorita Lahkesis, mi nombre es Aeolian, realmente es una pena oír lo del señor Kaan – Dice cordialmente mientras pide permiso y se sienta a un lado de Lahkesis.

Antes de explicarle para lo que había venido se pone a examinar disimuladamente a la mujer, era realmente hermosa lo que hacía una lástima que fuera vampiresa y le ponía en riesgo si aceptaba que trabajara para ella. Luego de observar su belleza observo con cierta curiosidad la copa vacia, pero no le dio mucha importancia a esto y comenzó a hablar nuevamente: – Señorita Lahkesis, verá... En realidad no conocía al señor Kaan, pero como hechicero de mi misma escuela estoy seguro de que ahora descansa al lado de Elhías. El caso es que venía con motivo de ayudarlo, quería trabajar para él. Necesito a la vez refugio de un hombre que me persigue, pensé que trabajando en su mansión y siendo su sirvienta probablemente me ayudaría a que ese hombre dejase de insistir en capturarme. No exijo otra paga más que la protección y un lugar donde dormir tranquila, puedo ser muy eficiente y servicial si obtengo lo que pido. Pero supongo que ahora que el señor Kaan no se encuentra con nosotros deberé buscar otro lugar. Realmente lamento las molestias – Dijo de nuevo cordialmente y claramente no se negaría si Lahkesis le ofrecía el trabajo que quería, aunque claro, como no sabía como era la relación de la vampiresa con el hechicero le pareció poco prudente pedir ocupar su puesto.
avatar
Lydian

Mensajes : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Oscura Melodía; Refugio y Seguridad. [Privada]

Mensaje por Lahkesis Shamtul el Miér Ago 03, 2011 1:03 am

La vampiresa observo curiosa la forma de ser de esa joven, apenas había atravesado la puerta ya se había dado cuenta que no era una de las jóvenes a las que estaba acostumbrada a tratar, esta parecía ser mas lista y sagaz. Fue por ello que cuando escuchó su pedido de servir en aquella casa le tomo poco tiempo tomar su decisión, casi podría decirse que estaba tomada desde que le vio entrar a la biblioteca. –Este hogar sirvió de refugio a varias personas, todas teniendo diferentes razones… claro que puedes quedarte como sirvienta y vivir aquí el tiempo que desees, sin embargo como es evidente tendrás que acatar mis ordenes- Esto ultimo lo dijo mas que nada para dejar en claro que no se permitiría ser aprovechada por ella, le estaba haciendo un favor a cambio de otro. –Mas, si ese hombre se hace presente ante las puertas de este hogar, créeme que será la ultimo que haga, el que Dalek Kaan no este vivo y con nosotros, no significa que este lugar haya quedado desprotegido.- Al decirlo tuvo que evitar sonreír, posiblemente aquella joven ni se imaginase que clase de criatura protegía ese lugar, pero Lahkesis aun así creía que no le importaría tanto de enterarse.

-Pero no te preocupes, Aeolian, no todas son malas noticias. Aquí mismo, en esta biblioteca, Dalek Kaan dejo varios de sus libros… estoy segura que lo encontraras como una lectura muy interesante.- Dijo con calma mientras le observaba, intentando que no se le escapase ni un poco de los gestos que la joven hiciese. Fue entonces cuando recordó que a algunos guardias les gustaba decir que hacia tiempo vivían vampiros en la casa Shamtul, por lo que había una pequeña posibilidad de que la joven lo haya escuchado, sin embargo no podía estar segura de ello. –Supongo que lo importante aquí es que te de cierta información básica sobre el lugar… hay normas que quizás las veas como un poco raras, pero créeme que son estrictas.-

-No importa la razón, pero tanto ventanas y cortinas permanecerán cerradas durante el día, abriéndose solo de noche para que entre aire… ya que tu eres nueva aquí, mi habitación estará prohibida para ti durante el día. Sin embargo de serte pedido, a la noche podrás entrar a limpiar o hacer otra tarea.- Esta misma información se la había dado varias veces a otros empleados, quienes la habían aceptado como si nada, después de todo ellos querían el trabajo. –No puedo asegurarte con exactitud cuales serán tus deberes, eso lo iremos viendo a medida que tu estadía se alargue aquí, pero supongo que evitaremos que salgas dado que por lo que dices te están persiguiendo y no es conveniente que te vean por allí.- Lo ultimo que la vampiresa necesitaba era que un asesino entrase a su hogar y matase a su nueva empleada… -Claro que no debes tomarlo como si estuvieses encerrada… será tu decisión salir cuando quieras.-

Eso ultimo fue mas que nada para que no se sienta presionada o como una prisionera, tenia que demostrarle que aun conservaba libertades en ese hogar. Fue entonces que una nueva idea paso por su mente, solo que no sabia si era viable siquiera –Me pregunto…- dijo luego de mirarle fijamente –Veras, Dalek Kaan era alguien muy habilidoso, por lo que cubrir su puesto es bastante difícil, claro que eso no quita el que te de una oportunidad de tomar la posición que el tenia aquí. Mañana me gustaría que me demuestres tus habilidades… ver que tan hábil eres en tu campo…- Desde que la había visto que tenia cierta curiosidad por ver su habilidad en su materia, además siendo una vampira, era evidente que la magia le atrajese. –Creo que por hoy deberíamos terminar la charla… demasiadas emociones una sola noche podrían terminar arruinando el encuentro. Sassha te mostrara donde dormir- Al aplaudir dos veces, la joven sirvienta que le había abierto la puerta a Aeolian se hizo presente en el umbral de la biblioteca. –Sassha, lleva a nuestra visita a uno de los cuartos libres por favor, a menos que desee tomar un baño… ella te dirá. Que descanses Aeolian…- Luego de oír las palabras de su ama, Sassha asintió con la cabeza y comenzó a caminar por el pasillo esperando que Aeolian le siguiese -¿Qué desea señorita? ¿Tomar un baño o dormir?- Preguntó amablemente la joven mientras sonreía un poco-


avatar
Lahkesis Shamtul

Mensajes : 25
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Oscura Melodía; Refugio y Seguridad. [Privada]

Mensaje por Lydian el Jue Ago 04, 2011 1:57 am

Trate de guardar mi compostura mientras ella hablaba, pero era hasta cierto punto difícil suponiendo que Lahkesis era vampiresa y un tanto más al sentirme observada por ella. Bueno, estábamos conversando y lo lógico era que nos mirásemos pero había algo en su mirada que me mantenía incómoda, como si me estuviese examinando. Y claro, mientras ella hablaba lo único que podía hacer era intentar mantenerme serena y prestar atención a cada palabra que decía, cosa que en realidad no costaba tanto como parecía.

Por otro lado quizás hacía mal en juzgarla, puesto que no parecía a las típicas vampiresas que mencionaban los libros que leí, ¿y si no lo era? Bueno, también se me hacía una pregunta vergonzosa por algún motivo de hacérsela, por lo que mejor me era actuar como lo haría frente a una mujer normal. Además, ahora era mi jefa. No pude evitar sonreír en cuanto dijo que podía trabajar para ella y claro, tampoco me sorprendió que la mansión tuviese sus reglas, también las habían en casa de mis padres y hasta el mismo Verdi tenía sus propias reglas. Estaba sin duda agradecida con ella por haberme aceptado como su sirvienta y más aún por prometerme la protección que estaba buscando. Ahora aquella mansión sería mi nuevo hogar y más me valía cumplir de buena gana todas las ordenes de la señorita Lahkesis. Además me estaba brindando acceso a la biblioteca para husmear cuando quisiera, aquello era mucho mejor de lo que pensaba, lo único que me preocupó y dejo medio nerviosa era que ella quería comprobar que tan buena era con la magia. Solo esperaba que no me fuese a comparar con el señor Kaan siendo que yo iba solo de ayudante y aún me quedaban muchos hechizos por aprender. Los que sabía eran de lo más básicos y lo suficiente como para defenderme a mi misma pero como lo había comprobado ya en el pasado no eran tan útiles como lo pensaba cuando los aprendí.

Cuando terminó de hablar sin embargo, trate de recordar todas las reglas que me había dicho, no me costó mucho, pero aquello me dijo que no debía descartar la idea de que mi ahora ama era una vampiresa. Sabía que los vampiros no podían estar a la luz del sol, por lo que siendo Lahkesis una vampiresa era lógico que las ventanas permaneciesen cerradas de día y que no entrase a su cuarto mientras el sol aún estaba puesto. Estaba realmente emocionada por haber encontrado un nuevo hogar, nerviosa por las pruebas que me había pedido realizar y a la vez curiosa por la verdadera naturaleza de mi ama. Mas no iba a permitir que su naturaleza sea cual fuese me impidiese servirle, ganaba mucha más seguridad sirviéndola que alejándome de ella por supuestamente ser una vampiresa, así que no veía motivo alguno por el cual alejarme de ese lugar y lo mejor es que tendría mi propio cuarto.

Antes de retirarme con Sassha decidí que sería correcto agradecer por lo que se me estaba siendo otorgado. – Muchas gracias por todo, señorita Lahkesis. Será un honor estar bajo sus ordenes y no aceptare más paga de la que ya me esta dando – Dije sumisamente mientras me levantaba y le dedicaba una reverencia en señal de respeto como muchas veces había visto hacer a los sirvientes de mis padres. – Con su permiso, muchas gracias por todo nuevamente. Que descanse usted también. – Termine diciendo mientras daba la media vuelta con una sonrisa de lado a lado dibujada en la cara mientras me acercaba a mi ahora compañera Sassha. Se sentía extraño sin duda, haber pasado de ser alguien de la nobleza a ser parte de la servidumbre de esta. No me costaría mucho habiendo sido parte de la nobleza anteriormente, pero aún así seguía con mis dudas y bueno, después de la corta conversación con mi ama había quedado con muchas más y como decía ella lo mejor sería descansar.

Estaba agotada y no sabía que me vendría mejor, si tomar un baño o irme a dormir, por lo que quede algo dubitativa ante la pregunta de mi compañera. [color:834f= darkturquoise] – Creo que mejor dormiré, Sassha. El baño puede esperar a mañana. Por cierto, dime Aolian, ya que ahora ambas serviremos a la señorita Lahkesis puedes tratarme como a tu igual – Le hice saber a la pequeña amablemente mientras salíamos de la biblioteca y esperaba que me mostrase el camino a la habitación que iría a usar.

___

Off:

Bueno, siendo tu mansion termine mi post ahi para que puedas manejar a tu sirvienta, puedes manejar a mi pj si lo necesitas ^^
avatar
Lydian

Mensajes : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Oscura Melodía; Refugio y Seguridad. [Privada]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.