Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ingeniería Rúnica
Ayer a las 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Ayer a las 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Miér Oct 18, 2017 10:12 am por Celeste Shaw

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría

» ¿Quién rolea?
Dom Oct 08, 2017 2:51 am por Runesha

» Un Zarpazo en la Tormenta.
Lun Oct 02, 2017 1:19 am por Ayanne

» Índice de ciudades
Lun Oct 02, 2017 12:41 am por Minos




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]

Mensaje por Xenagos el Miér Nov 04, 2015 4:13 pm

Nada había alrededor de Xenagos, sólo cadenas y barrotes, pero todo le empezaba a parecer confuso. Un aliento rozaba su cara y aunque taciturno, el bardo se empezaba a preguntar el porque de golpes que recibia y ocurrían cosas extrañas, el estaba sólo.

Al cabo del rato la mente de Xenagos empezó a difuminar la pesadilla y empezó a ver con claridad lo que le rodeaba. Un hombre estaba encima de el sujetando y mirando a algún sitio, éste puso su atención en el sátiro el cuál empezaba a moverse más. Xenagos vio a un hombre encapuchado. No se distinguía nada de él excepto los ojos que eran oscuros e inyectados en sangre. Xenagos empezó a preguntar que pasa.

- ¿Que esta ocurriendo aquí? Preguntó poniéndose nervioso.
- Quedate quieto un poco más. - Dijo el hombre que le sujetaba con voz alterada.
- ¿Quién eres? ¿Que ocurre? Xenagos estaba muy nervioso y empezó a agitarse. El hombre le sujetaba los brazos con fuerza, Sin pensarlo Xenagos que tenía las patas libres dio una patada en la entrepierna de su captor. Fue algo que le salió del alma. El sujeto cayó inconsciente encima de Xenagos.

Aún asustado y sin comprender nada apartó al sujeto de encima suya y empezó a mirar en todas direcciones.
La gente de a su alrededor gritaban y se retorcían, otras parecían confusas, todo era raro y Xenagos estaba asustado, mientras observaba vio al león peleando con una humana ataviada con una armadura, luchaban con ferocidad sobretodo el león, pero la humana era más defensiva.

Todo parecía estar fuera de sí, cogió sus cosas que estaban esparcidas por el suelo.y empezó a correr hacía la posada de donde no debió salir aquél día


Pon música en tu vida!

Ficha:

 [ http://www.cuentosdenoreth.net/t6011-xenagos-cuttier ]
avatar
Xenagos

Mensajes : 65
Edad : 27
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]

Mensaje por Libaax Feher el Miér Mar 16, 2016 12:24 am

La multitud sobre Polvoso parece asfixiarlo y desaparecerlo poco a poco. Los cuerpos sudados y desesperados le cortan el aire a su alrededor, haciendo que su fobia se vuelva loca dentro de su cabeza. Su corazón, sin parar de latir, da varias vuelvas sobre su mismo, golpeando cada parte de su tórax, como si escapar de entre las cotillas fuera una solución, al menos así logra crearle la sensación. Su mente lo continúa engañando, ajeno completamente a darse cuenta que todo es una locura, no hay nadie a su alrededor, él está sólo escondiéndose en un rincón, temblando de terror, mientras los demás, los seres de verdad, corren desesperados a su alrededor, ignorándolo por completo. El veneno no sale de su sistema, se vuelve uno con su sangre, buscando infringirle la locura permanente, a menos que escape del lugar.

Polvoso ha desaparecido de su vista, tal vez le perdió el interés, tal vez se quedó en su mente como una persona inútil para sus planes, pero para Madame Sevi, su nuevo blanco es la mujer de armadura. Un guerrero esplendido yacía en cada uno de sus movimientos, nunca podría encontrar algo igual. Pasaba los delgados dedos por sus rojos labios a través del velo, en excitación de ver aquel enfrentamiento.
Su felicidad se vio interrumpida por el ataque del ratido, el león blanco se tambaleaba temiblemente sobre sus pies y en una caída rápida, un ruido profundo lo mantiene inconsciente.

-Estúpida rata-dice la mujer mientras mira la esfera. Los ojos de Sevi vuelven a transformarse como los de una serpiente antes de golpear la mesa con fuerza.

Los primeros gritos de control se dejaron escuchar a unas cuadras de la plaza, guardias de ropa y armadura esmeralda con grandes espadas comenzaron a mantener control de los afectados. Con golpes exactos, cada individuo corriendo con miedo cae al suelo de piedra en silencio. Los ciudadanos no logran comprender y continúan su pandemónium de dolor y confusión. Cada guardián continúa su avance hacia la plaza, buscando con ahínco cerrar el círculo alrededor de la pelea principal, la de Libaax y Veronika.

Madame Sevi suspira mientras mira la escena, viendo sobre la bola de cristal de vez en cuando, en espera de encontrarse algún cliente con la necesidad idiota de saber su futuro. Ella sabe bien que el futuro es incierto y siempre cambia, más cuando se le suele ver de dos a cuatro veces por semana. Su delicada mano da una caricia más al cristal, la imagen se nubla por unos segundos hasta dar luz al antropomorfo siendo abusado por el hombre de pieles.

-Ya para Beato-dice Sevi, a lo que acto seguido el sujeto se detiene y decide desaparecer entre la multitud, sin mucho que decir más que unas palabras. El antropomorfo yace inconsciente o muerto, diferencia que la hechicera ya no le interesa.

El interés se mantiene en sus dos víctimas principales. Ella sabe que el león blanco es extraño, incluso para las repugnantes sub razas que representa. Sabe que puede utilizarlo a su favor y cobrar la venganza de su triste existencia a aquellos culpables.

Libaax sigue respirando, aunque su mente se mantiene hundida en un sueño de tristeza, no deja de ver a su padre luchando inútilmente contra un dragón invencible, a su madre sacrificándose por el y su pueblo cayendo a pedazos. El esqueleto negro del chaman de su tribu se mueve entre el suelo carbonizado y extiende su dedo hacia el. Libaax es un niño de nuevo, sintiendo la caliente caricia del dedo sin vida, mira el lugar donde debería de estar sus ojos y una llama azul brilla dentro de su cráneo.

-Vida-dicen los huesos antes de volverse polvo y ser desviados por el viento.

En el sueño, Libaax se queda como un cachorro, caminando entre la tierra que aun emana olor a carne quemada y sangre. Sin derramar una sola lagrima, de entre las cenizas toma su parche.

Su cuerpo se acelera inmediatamente, se levanta del letargo para presenciar como uno de los guardias toma al ratido y lo arroja lejos de la multitud, el cuerpo de Libaax es aplastado por un ejército de sujetos en armaduras esmeralda. No puede ver donde se han metido sus compañeros de viaje o sus nuevos encuentros ¿Dónde está la muchacha de armadura?

Podía escuchar los gritos de los guardias y de la mujer a unos metros de distancia, sin poder ver que está pasando realmente. Del otro lado de la multitud, Veronika se ha encargado de mantenerlos a raya, incluyo algunos han caído y sus armaduras destrozadas al lado de sus cuerpos inconscientes.

Madame Sevi mira la escena complacida, los guardias han trabajado para ella con facilidad, después de todo ¿Qué tan difícil es envenenar a alguien con ilusiones de complacer a la gran Ozma? La mujer se desenreda el velo que hasta el momento solo dejaba ver sus ojos. En su mejilla derecha hay una pequeña escama de color verde, brillante como una gema, suficiente para no ser ignorada, a pesar de su diminuto tamaño. De sus labios se escapa a segundos una lengua de serpiente, fina y delgada que acaricia los labios cada que escapa de su boca. Así como las criaturas que caza, ella es una antropomorfa también.

-Van a pagar todos por lo que soy, StorGronne va a caer, junto con la esencia y su ridículo gigante. Seré una humana común y ese león me ayudara-dice para sí, seseando entre cada palabra, como si una serpiente hablara.

En la plaza,  Libaax yace derrotado en el suelo de piedra, sobre sus muñecas un par de grilletes evitan que puedan levantar sus garras, el veneno lo ha debilitado al punto de ser imposible levantarse. Su vista se torna oscuridad y su mente vuelve a dormir, sin tener idea de lo que pasará.

Los soldados se han levantado, con sus armaduras rotas y su piel cubierta de sangre aun corren hacia Veronika con la única condición de su captura.

-Madame Sevi estará feliz de que te unas a nosotros, niña-le dice uno de los soldados a través de la armadura, hasta caer gracias a los golpes certeros de la mujer.

La plaza sigue vacía, la gente a huido gracias al veneno amarillo, Polvoso desaprecio entre su miedo y Xena se esfumo, como si nunca hubiera existido. Las habilidades de Sevi han permitido que quede oculto el suceso en las memorias de las víctimas, incluso de los guardias, el día de mañana, los ciudadanos no recordaran el conflicto, más como una pelea callejera controlada por los guardias de la ciudad.

Sevi se pone de pie y corre las cortinas de su puesto de adivinación, deja caer la chalina de sus hombros. En su brazo derecho las escamas brillantes cubren todo su antebrazo, su hombro izquierdo brilla en esmeralda. Ella abre su boca y sus caninos se alargan lentamente hasta sobre salir de sus labios hasta su mentón, de un fuerte estirón se arranca ambos colmillos, si expresar dolor más que una mueca en su mirada.

Ella sabe que sus dientes crecerán de nuevo, y el nuevo par creara el veneno que ella desee, sólo necesita un poco de magia. Madame Sevi sonríe con malicia, con la sangre fresca escurriéndose hasta manchar su vestido. Sus ojos asemejan los de una serpiente de nuevo, mientras una decena de esas criaturas se arrastran hacia sus pies.

Al regresar a la casucha detrás de su tienda, un ejército de hombres de ojos rojos la espera. Sus sonrisas reflejan locura, tan lejos de la cordura que ella les hizo abandonar hace tanto tiempo. Ella sólo los mira y sonríe, sabiendo que el bosque de StorGronne es historia.
avatar
Libaax Feher

Mensajes : 100
Edad : 30
Link a Ficha y Cronología : Libaax
Camino de León

Nivel : 1
Experiencia : 100 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]

Mensaje por Veronika el Jue Mar 17, 2016 11:32 pm

Sin embargo, el fragor de la pelea se vio interrumpido por una marabunta de guardias de la ciudad, portando armaduras de un color verde brillante, como el resto de la ciudad.

Nos rodearon a mí y a Libaax, y miré a mí alrededor, soltando su rostro despacio. Libaax estaba en un extraño trance, o algo así parecía, seguramente efecto del veneno de la rata.

No pude ver a dónde fue a parar ésta, porque en cuanto me di cuenta, una parte de los guardias se me echaron encima. Desenvainé mi arma de frío acero, y sin darme realmente tiempo a tomar el escudo de mi espalda, simplemente tomé la segunda espada con la otra mano.

¿Estaba segura de lo que iba a hacer? Iba a desafiar la guardia de una ciudad que había decidido ir a capturarme. Pero yo no había hecho nada malo.

Además, me miraban de una forma extraña y se comportaban de forma errática. Hablaban de reclutarme para una tal “Madame Sevi”. Ni quería que me unieran a nadie. Yo sólo servía a 4 seres, y esos eran mis dioses. No era vasalla de nadie más.

¿Debía pelearme en esta situación? Sí, sin dudarlo. Si no lo hacía, me capturarían, me matarían, o a saber qué me harían.

Cuando venía un soldado hacia mí, hice un medio giro con una de las espadas subiéndolas desde abajo y le provoqué un corte por toda la pierna, procurando dañar con la punta de la espada la armadura y hacerle una grieta, para acto seguido propinarle una patada y echarle al suelo.

Más soldados se me echaban encima, a pesar de que éste había caído al suelo pesadamente, no sin antes dejar unas gotas de sangre derramarse sobre la calzada, y sobre el filo de mi espada.

La trifulca se alargaba, y se alargaba, y a pesar de que el entrenamiento de estos soldados no era ni mucho menos comparable al que me otorgaron desde niña, eran superiores en número, y mis fuerzas se agotaban.

La sangre del último soldado que tenía delante de mi salpicó en mi rostro y en mi armadura en cuanto fue cortado por ambos costados con ambos filos de las dos espadas, y cayó fulminado al suelo.

Pero en aquel momento había bajado la guardia. Eran muchos los que me rodearon, y cuando me recuperé de la posición ofensiva, vi muchas puntas de lanza apoyarse sobre mi garganta.
Dejé caer mis armas al suelo, posándolas con cuidado, y levanté las manos, en seña de entrega y capitulación.

Estaba segura de que, quizás, Helios me iba a castigar por esta osadía contra el código de los paladines. O tal vez no. Nadie conocía el deseo de los dioses. Ni siquiera su más fiel seguidora.


Ficha de Veronika
Andanzas de Veronika
Diálogos de Veronika ( slategrey )    -  Diálogos de Jack (#339900 ) - Pensamientos ( #3399ff )
avatar
Veronika

Mensajes : 86
Link a Ficha y Cronología : Veronika
Andanzas y Pericias de Veronika

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]

Mensaje por Libaax Feher el Lun Mar 21, 2016 6:45 pm

StorGronne podía verse a través de la esfera de cristal de Madame Sevi, había vuelto a ocultar su rostro y hombros para que sólo sus ojos, brillando de un verde intenso, pudieran verse. Debajo de su velo, una ligera sonrisa se dibujaba, al verse a sí misma quemando el bosque. Quería ver los nagar huyendo y muriendo en las espadas de sus vasallos, los woes tratando de defender la gran esencia y morir en el intento. Su premio seria el Titan, cuando por fin muera, ella seria libre, de la maldición de ser una nagar.

Su ejército se mantenía entre la tienda y la casucha, sin moverse y con sus ojos rojos brillando con intensidad. Los distintos hombres parecían simples habitantes de la ciudad, con rostros nobles o de mendigos. Sevi se había encargado de encontrar a todo ser en la ciudad que tuviera odio hacia los antropomorfos, ella solamente lo aumento exponencialmente. Entre los soldados se podían ver herreros, comerciantes, panaderos e incluso algún otro enano sin mucho más que hacer que buscar oro y terminar como esclavo de una serpiente.

-Mis niños-dice Sevi, caminando hacia ellos-Todos tenemos odio hacia esas asquerosas criaturas que se hacen llamar antropomorfos, pero ese odio siempre ha estado mal guiado, hasta hoy-bajo su velo, una sonrisa suave puede verse ligeramente-ahora podemos acabar con ellos. Quiero que acaben con todo asqueroso antropomorfo que se topen en esta ciudad, mátenlos sin piedad, peor en sigilo. Limpiaremos Ciudad esmeralda esta noche y al amanecer, nos dirigiremos hacia StorGronne, cargando los huesos y pieles de aquellos seres como trofeo.

Los hombres gritan victoriosos, en medio del desastre de la ciudad, apenas puede escucharse. El ruido de la plaza aún no se calma. Los miembros del ejército se vuelven a quedar inmóviles. Su ropa común ya expide un olor fuerte, seguramente Sevi los tiene capturados desde hace días y ha hecho de ellos lo que le plazca.

En la plaza, los soldados han amagado a Libbax, colocado un bozal a su hocico, un par de cadenas a sus manos y, entre media docena de hombres, lo mueven sobre una carreta de madera, como una simple carga. El resto sigue apuntado sus armas hacia Veronika, viéndola con ira.

-No podremos vencerla mientras lleve esa armadura puesta-dice uno de los guardias, cuyos ojos siguen resplandeciendo, ahora de un color amarillo intenso.

-Podemos simplemente destruirla, Madame Sevi estaría orgullosa de nosotros-dice otro, entre gruñidos.

-No, su armadura puede ser valiosa, así como ella-el primer guardia costesta decidido.

La guardia comienza a movilizas al inconsciente Libaax desapareciendo entre las calles de la ciudad, claramente sin dirigirse a la torre principal, si no entre los puestos, que comienzan a llenarse de gente de nuevo. Aun después del tumulto, las personas vuelven a hablar de la ejecución dentro de unas horas en lugar de la batalla campal en la plaza.

-¿Que están haciendo?-un enorme guardia, con una bandana en brazo se acerca, sus ojos no brillan en lo absoluto-¡Esta mujer debe ser ejecutada esta tarde, junto con los criminales como ella!

-Pero señor…-dice uno de los guardia, cuyo valor parece haber volado con el viento.

-Despojenla de su armadura ahora-dice con autoridad, el aparente comandándote del grupo .

Al otro lado del pueblo, Mada Sevi observa la situación. Sus ojos se tornan de serpiente de nuevo mientras golpea la mesa de la esfera de cristal. Ella sigue queriendo a Veronika para su colección. Se levanta de la mesa para hacer ella misma su trabajo, en el momento en que una nueva clienta y regordeta entra a la tienda. Su obeso cuerpo apenas entra por la carpa, mientras un sonoro raspón se escucha cuando su abombado vestido cae en la silla frente a Sevi.

-Madame Sevi-dice la mujer cuyo rostro tiene tanto maquillaje que la asemeja un fantasma-mi marido esta muy enfermo y necesito saber que es lo que tiene.

-Claro señora Potts, pero ahora debo…-antes que Sevi pueda terminar, un golpe a la mesa se escucha con fuerza.

-¡Escúcheme bruja de segunda!¡Si mi marido muere, que quedo en la calle!-la mujer, exaltada ha dejado ver su carruaje, del que viene un guarda espaldas tan grande como Libaax, un nagar similar a un minotauro.

-Claro señora-dice la adivina, sabiendo que no puede dejar a la luz su plan.

En la plaza los soldados siguen dudando de su acción, con Madame Sevi ocupada, sus órdenes fluctúan por la ejecución de Veronika. La segunda opción los llama y toman sus guanteletes con fuerza, un grito agudo sale de sus bocas.

-¿Qué está pasando?-dice el comandante, dando dos pasos atrás y desenvainando su espada doble hacia la chica, cuya armadura brilla con el sol del mediodía, sonriéndole como un astro celestial.

Madame Sevi, mientras atiende a su cliente, mira a lo lejos un resplandeciente rayo de luz sobre la plaza del conflicto.

-Helios…-dice Sevi con sus ojos brillando en verde esmeralda.
avatar
Libaax Feher

Mensajes : 100
Edad : 30
Link a Ficha y Cronología : Libaax
Camino de León

Nivel : 1
Experiencia : 100 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]

Mensaje por Veronika el Dom Abr 24, 2016 2:11 am

Estaban debatiéndose entre si debían quitarme la vida, desnudarme allí mismo, o a saber qué pretendían hacer conmigo. Sólo sé que entre ellos se ponían nerviosos ,y se robaban el turno de palabra entre ellos, hasta que uno con una voz potente y ominosa se superpuso al resto de voces. Levanté la mirada, en busca del dueño de tal bárbara potencia bucal, y encontré a un hombre fornido y de gran estatura. Fue el que ordenó que me quitaran la armadura, lo cual significaba que querían dejarme indefensa, y luego cortarme la cabeza.
Pero no podía ahora mismo hacer nada para evitarlo. Simplemente estaba a su merced. Era una prisionera de guerra.

Pero entonces, cuando parecen decididos a intentar retirarme la armadura, un brillo cegador, tan potente que me dejó una estela blanca alrededor de mi foco de visión, empezó a emitir desde mí. Miré a todas direcciones, hasta encontrarme que lo que brillaba, era mi armadura.


- No lo sé….

No tenía muchas oportunidades. Quizás ésta era la forma de mi dios de sonreírme, y de darme su beneplácito.

Aproveché que todos los soldados estaban cegados, y me aparté de sus puntas de lanza, agachándome con rapidez. Recogí mis espadas, y salí corriendo, haciendo un sonoro ruido metálico provocado por el roce de las partes de la armadura, de las grebas y los mitones especialmente, mientras me alejaba de aquella plaza.

Debía irme de aquí. Más adelante, si el tiempo me lo permitía, volvería.  Tenía que buscar a la artífice de todo esto, la tal “Madame Sevi”.

Y no podía hacerlo sola. Necesitaría la ayuda de Jack. Y volver en búsqueda de Libaax.


Ese felino había sido capturado, y no lo merecía en absoluto. Tenía que ayudarle, de alguna forma ¿Pero cómo?

Iban a ser miles de soldados portando a un enorme gato, y no creo que le quieran para jugar con él.

Era probable que quisieran destruirle. Pero ¿Por qué se producía esta animadversión hacia él?


Ficha de Veronika
Andanzas de Veronika
Diálogos de Veronika ( slategrey )    -  Diálogos de Jack (#339900 ) - Pensamientos ( #3399ff )
avatar
Veronika

Mensajes : 86
Link a Ficha y Cronología : Veronika
Andanzas y Pericias de Veronika

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]

Mensaje por Libaax Feher el Vie Ago 11, 2017 4:48 pm

-Lleva enfermos muchos días, no se que el pasa, parece que delira, hablando de algo como nasal, creo que es nagor, o algo así-dice la obesa clienta mientras Sevi la mira debajo del velo, con los labios forzosamente pegados a su boca, aguantando la tentación de acabar con la regordeta mujer.

-Su marido delira sin duda-dice por fin la nagar, mientras posa sus manos por arriba de su esfera de cristal, moviendo los dedos suavemente, acariciando el material como si fuera la joya más preciada-no debe de preocuparse, aquí dice que es porque ha comido algo que le cayó mal-miente Sevi, esperando que sea suficiente para la acaudalada mujer.

-¿Cómo? ¡Si tenemos a los mejores cocineros de la ciudad a nuestro servicio!-la mujer golpea la mesa indignada, molesta ante una respuesta que no le complace en lo absoluto

Mientras tiene que soportar a la mujer, Sevi sabe que sus planes corren riesgo. El resplandor en el cielo fue una ayuda de los dioses, un Dios de luz que ayudado a la mujer de armadura. Nunca le han agradado los dioses y sabe bien que si están en su contra, los cielos podrían castigarla al respecto. Para la serpiente, el caos debe de ser el camino a su fin, destruir la esencia y al titán son su única motivación ahora.

En otro lado, los soldados avanzan con un Libaax encadenado como bestia, caminando entre las calles y terrenos, las personas saben de sus casas a ver el tumulto, preguntándose que ha hecho aquel león del parche para ser enjaulado de esa manera, los murmullos lo apuntan como un acolito del caos, un monstruo descontrolado o porque es simplemente “una bestia irracional”

Mientras le dirigen comentarios y odio de esa manera, los ojos de cada uno brillan en rojo, entrando en el control de Sevi. Ella sabrá que juzgarían al felino cuando lo vieran pasar, así que ha hecho que lo paseen por la ciudad, que le odio crezca y así su ejercito. Los hombres, mujeres y niños que llegaron a pensar lo peor del león blanco han salido de sus casas a caminar hacia la tienda de la nagar, hipnotizados por el cometido de aniquilar todo lo que representa ser un antropomorfo.

En la plaza, los soldados al perdido de vista completamente a Veronika, pero así también han recuperado algo de cordura debido al destello del Dios.

-No sé dónde estoy-dice una de los soldados desconcertados, tratando de buscar una dirección o ubicación-¿Cuándo llegue a la plaza?

La gente alrededor los mira igual de afectados, como si el relámpago de luz lo haya sacado de su hipnosis, al menos temporalmente. Los hombres se frotan el cuerpo, tratando de recordar porque sienten un dolor tan grande en las extremidades. Aun así, los más alejados del resplandor han seguido la pista de la mujer, siguiéndola de cerca entre las calles de la ciudad. La armadura, antes protección, sin duda, es ahora un instrumento más para reconocerla con facilidad.

En la huida de Veronika, es fácil que pueda notar la ausencia de gente, y si es que quedan algunos, se movilizan como si sonámbulos hacia el establecimiento de Madame Sevi, preparándose para su gran invasión. Si toda la ciudad cae presa de su poder, ni siquiera la torre esmeralda y sus habitantes estarán a salvo.

La señora gorda cae dormida en un fuerte golpe seco, Sevi la mira fijamente con sus ojos de serpiente mientras guarda un frasco entre sus mangas. No podía matar a su mejor clienta pero si echarla a dormir. El guarda espaldas minotauro se apresura hacia su señora, pero antes que pueda hacer ninguna acción, un polvo de color amarillo invade la tienda, entrando por los poros del ser, dejándolo inmóvil sin habla y con una simple palabra saliendo de su boca.

-Ordene-dice el minotauro

Sevi sonríe con malicia, al salir de su tienda, un ejército nuevo vienen llegando, su tiempo se aproxima
avatar
Libaax Feher

Mensajes : 100
Edad : 30
Link a Ficha y Cronología : Libaax
Camino de León

Nivel : 1
Experiencia : 100 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]

Mensaje por Veronika el Mar Oct 17, 2017 4:57 pm

No tenía otra forma de intentar escapar de la situación más que buscar la forma de mezclarme entre la gente. Pero mi armadura me impedía mimetizarme como un camaleón. Era como ser un demonio sucubino ante un grupo de acólitos puritanos.

Pero yo sola no podía deshacerme de la armadura, y menos aún, podía perderla, o sería castigada por ello. Por lo que mantendría ésta puesta por mucho riesgo que corriere mi persona.

Ahora mismo sólo portaba el escudo y las dos espadas cortas, que envainé en mi cinto, mientras andaba a paso ligero, provocando el roce de las placas de acero con cada paso, haciendo así una previa presentación a mi llegada de allá a donde fuese.

Sea como fuere, no podía dejar a Libaax solo. Y no iba a hacerlo. No encontraba a Jack por ninguna parte, y tampoco podía pararme a ello. ¿Qué hacer ante esta situación?

Lo mejor que se me ocurrió fue seguir la dirección a la que marcharon los soldados que se llevaron a Libaax de mi lado.

Andando, repiqueteaba el metal chocando con cada paso con el adoquinado bajo mis pies, y eso no hacía más que llamar la atención de la gente sobre mi persona.
Tendría que desembarazarme de esta luz brillante que me delataba en la oscuridad de la calle. Donde la gente se mezclaba con el entorno y desaparecía sin dejar rastro.

Me introduje pues en la primera posada que encontré, y escondiéndome en alguna suerte de aseo inmundo, me despojé de las grebas, de la coraza que me había salvado momentos antes y de los guanteletes que protegían mis manos. Lejos de querer abandonarlos, recogí mis protecciones y saliendo fuera del baño, me acerqué al tabernero y le ofrecí un dinero por salvaguardar mis pertenencias.

Esperaba que pudiera aceptar el trato, y que fuera honesto con ello.


Nada más terminé de hablar con el tabernero, salí de la posada con las dos espadas de acero colgando de mi cintura, y proseguí mi camino en búsqueda de la fiera que antes se habían llevado los, esta vez cuestionables, cuerpos de protección del pueblo. Estaba quebrantando la ley local, y lejos de sentirme castigada por ello, parece ser que me premian. ¿Por qué?

Sólo Helios lo sabía. Quizás algún día sabría el por qué de lo sucedido. El quid de la cuestión que me atormenta.

Mis pasos me llevaban hacia la plaza del pueblo, en búsqueda de Libaax, y de quien quiera que esté organizando todo este embrollo que tanto daño hace a la sociedad esmeraldina.

Mi búsqueda de la verdad no hacía más que avanzar hacia un destino que parecía presentarse a pocos centímetros de mi.


Ficha de Veronika
Andanzas de Veronika
Diálogos de Veronika ( slategrey )    -  Diálogos de Jack (#339900 ) - Pensamientos ( #3399ff )
avatar
Veronika

Mensajes : 86
Link a Ficha y Cronología : Veronika
Andanzas y Pericias de Veronika

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.