Conectarse

Recuperar mi contraseña




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


La Apuesta

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

La Apuesta

Mensaje por Gar'Shur el Mar Sep 29, 2015 2:44 am

__-Gar
__Aunque la voz que le había llamado había sido tranquila y callada, la cercanía de ésta y la sorpresa de descubrir que tenía a alguien tan cerca hizo que el mendigo diera un brinco tal, que chocó contra el rotulo de la tienda junto a la que pedía. Poco le falto al orco para decapitar de un espadazo al joven peliblanco que le acababa de llamar.
__-¿¡Hope!?-exclamó el orco frenando su espada al reconocer al chico-¿De dónde has...? ¿Cuánto llevas ahí?
__-¿Me estás diciendo que el gran heredero de los Gorlock no sabe cuánto tiempo he estado a su espalda?--se mofó el chico.
__-Mira, da igual...-respondió el orco recuperando la compostura y guardando su hoja bajo sus harapos-¿Qué querías?
__-Solo quería invitarte a comer.
__-¿Otra vez has estado cazando ratas? A este pasó deberías anunciarte como exterminador. Ganarías una fortuna en poco tiempo
__-Lo que tú digas-respondió marchándose ya del lugar-Te veré en El sitio de siempre. Hasta luego Gar
__El orco volvió a sentarse en su sitio mientras se despedía con la mano del humano.

__El nombre del humano era Hope. Era un chico de doce años, de constitución delgada, bastante bajito para su edad, de pelo blanco y con un parche en el ojo izquierdo.  Tenía una personalidad sombría, seria y sarcástica. Además, siempre mostraba una expresión melancólica en el rostro. Aparte de esto, era bastante ágil y su rasgo más característico era que por algún extraño motivo, puede que su estatura y constitución, era demasiado fácil ignorar su presencia, llegando a veces a parecer que era invisible.
__El joven vivía en una chabola de un gueto de Nanda junto a su tío, quién se ganaba la vida de jornalero de sol a sol en las cercanías. El jornal de éste no era muy sustancioso, y la mayoría de las veces, el chico tenía que conseguirse él mismo el alimento.
__El orco y él habían entablado una relación de amistad que dadas sus personalidades, consideraban más bien como una alianza de conveniencia. Ayudándose a sobrevivir el uno al otro.

__Tras una hora más mendigando sin mucho éxito, Gar'shur se dirigió al susodicho "Sitio de siempre". Éste se trataba del deteriorado corral perteneciente a una casa abandonada hacía décadas y al cual los chicos accedían escalando la pared de un callejón y colándose por una zona dónde el tejado se había derrumbado. Tras unos meses usándolo como refugió y apuntalandolo, llegaba incluso a ser acogedor.
__Al acercase al callejón, el orco divisó como una columna de humo salía de los huecos entre las tejas, indicando que la comida que le había prometido su amigo se estaba cocinando.
__El orco escalo la pared de piedra sin mucho esfuerzo y se deslizó por el agujero en el tejado hasta el interior del local, donde Hope trinchaba la carne recién asada de algún animal.

__-¡Llegaste!-le recibió el muchacho mientras le lanzaba una pata ardiente-Justo a tiempo. Acabo de sacarlo del fuego.
__Gar'shur observó el trozo de carne que le había lanzado su amigo, y le pegó un mordisco.
__-Esta bueno
__-¿Cuando no lo ha estado?-comenzando a su vez su trozo
__-Pero Hope-dijo entre bocados--¿Es has cazado esta vez? Esto no es rata, esta claro. Es mucho más grande.
__-Uhum-respondió asintiendo-Es un gato
__-¿Un... gato?
__-Necesitaba cazar algo más grande...-respondió el chico rápidamente excusándose.
__-No te reñía-indicó el orco tras pegar otro bocado--Solo me sorprende que hayas conseguido cazar uno. ¿Qué quieres decir con que "necesitabas"?
__-Nada olvídalo. ¿Qué piensas hacer esta tarde.
__-Bueno, en la puerta sur está claro que no gano mucho... intentaré buscar un nuevo sitio
__-El otro día oí que un mendigo se hizo rico en los muelles
__-¿Qué un mendigo se hizo rico?-repitió el oroco exceptico
__-Uhum
__-¿Cómo te puedes tragas esas gilipolleces Hope? En serio, a veces eres...
__-Oye, es lo que oí. Si no me quieres creer pues allá tú. Pero por probar no pierdes nada.
__-Supongo que en eso tienes razón...


Última edición por Gar'Shur el Sáb Nov 12, 2016 4:06 am, editado 2 veces
avatar
Gar'Shur

Mensajes : 42
Link a Ficha y Cronología :
Gar'shur
Del fango a la cima

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La Apuesta

Mensaje por Luxon Vildelgers el Mar Sep 29, 2015 12:31 pm


-Señor Luxon… Despierte mi señor.- Decía el mayordomo mientras tocaba la puerta de la habitación. –Señor Luxon ya amaneció y su desayuno está servido.-

Había pasado menos de una hora desde que los primero rayos del sol habían cubierto la ciudad de Nanda, aun así, para la familia Vildergers el día siempre iniciaba temprano en la mañana. –Señor Luxon voy a entrar…- Dijo el mayordomo antes de girar la manilla y abrir la puerta.

La gran puerta fue abierta y el mayordomo entro, cumpliendo su rutina de todas las mañanas desde hace más de treinta años. El hombre paso caminando por la gran habitación, llego hasta la ventana y con ambas manos abrió las cortinas para dejar entrar la luz. –Señor Luxon…-
Los rayos del sol azotaron el rostro del joven noble y lo desterró del mundo de los sueños para, de esa forma, traerlo a la realidad del día a día. –Si… Disculpa, dame unos minutos para… repasar eso…- Respondió el noble mientras intentaba cubrirse con las sabanas.

–No señor Luxon. Si lo dejo dormir más y llega tarde sería muy perjudicial para su familia.-

-La cabeza de los Vildergers tiene un itinerario que cumplir.- Acoto el mayordomo con un tono irónico.

–¿La mesa está servida?-

-Si mi señor.-

-¿Mi ropa?-

-La preparamos ayer en la noche y confirme hoy antes de tocar.-

-¿Los guardias?-

-Alineados y listos en la entrada del castillo mi señor…-

Cada pregunta de Luxon, aunque parecía ser para asegurarse del buen trabajo de su empleado en realidad solo era la búsqueda de algunos minutos más para dormir. –¿El carromato?-

-Mi señor… Todo está listo, solo falta usted.-

-Algún día te ordenare que atiendas a los otros miembros de la familia, para contratar a alguien menos eficiente.-

-Sería un descanso para ambos, pero sabe bien que no podemos dejar de lado nuestro deber…-

-Buena respuesta Harol… Ahora responde. ¿Por qué tan formal hoy? Sabes que no me gusta que ustedes me traten de “señor”-

-Mi señor, es nuestro deber el tratarle con sumo respeto pues es lo correcto.-

-Claro… Eso no lo discuto, pero… No me gusta que una persona a la cual conozco desde niño me hable como si no me conociera. ¿Lo haces por no despertar temprano hoy? –

-Alguien tiene que dar ejemplo de responsabilidad…- Contesto sarcásticamente el mayordomo mientras disimulaba una sonrisa.

-Bueno Harol… Gracias por el llamado de atención...- Replico Luxon para luego salir de la cama.–¿El baño está listo?-

-Por supuesto joven Luxon. El agua a temperatura y la lectura actualizada como siempre.-

-¡Perfecto! Infórmales a los guardias que pueden tomarse un descanso… Bajare en unos minutos.-

-Al instante. ¿Desea algo más?-

-Está todo listo Harol, gracias por siempre ser tan puntual y eficiente.-

-Gracias a usted por ser como es joven Luxon.- El mayordomo dio media vuelta y salió de la habitación. Casi al instante un par de mucamas entraron a la habitación y comenzaron a limpias y acomodar la cama.

Luxon por su parte se fue caminando hasta el baño, después de tomar un largo baño y vestirse para la ocasión se dispuso a bajar al comedor. Una mesa repleta de platos diversos le esperaban junto a decoraciones en oro y cubiertos de plata. Un ejército de trabajadores en la mansión comenzó a moverse para atender a lo que el señor les pidiera.

El jardinero principal le dio un informe sobre los viñedos y la las diversas plantaciones de las cuales era dueña la familia. El comandante encargado de la seguridad dio un paso adelante y presento a soldado nuevo que había sido transferido a la unidad de seguridad personal de Luxon. Todo esto pasaba en riguroso orden mientras que el joven noble entre bocados daba su visto bueno a cada buena nueva del día.

En la mesa justo a un lado de su plato se podía ver un libro de contabilidad en donde figuraba cada movimiento económico del día anterior y los proyectos que se realizarían en el día. Debajo de este libro varias cartas de sus encargados de negocios de las principales ciudades de la región. Toda una rutina que desde hace más de un año venia cumpliendo pues él es la cabeza de la dinastía Vildergers.

Para desempeñar ese papel había sido criado y como lo esperado, él tenía un talento innato para cumplir esta responsabilidad.

-Mi señor, el paladín que a sido enviado para servirle llego durante la noche y espera su aprobación para integrarse a su guardia personal.- Digo el comandante mientras se paraba firme mostrando respeto. –Bueno días comandante. ¿Desayuno esta mañana?.-

-Si mi señor.-

-Bueno, si es ese el caso entonces puede hacer pasar al paladín.-

-Enseguida.- Digo el soldado para romper formación he ir a buscar al nuevo integrante de la escuadra. –Preséntate.- Ordeno Luxon al ver al paladín entrar al comedor.

-Miguel Ghozen. Paladín bajo la bendición de Luminaris.-

Luxon lo observo detenidamente de arriba abajo, el paladín parecía joven, así que calculo que su edad rondaría entre los veinte años. Se dio cuenta de los remaches de plata y de los agregados en oro que poseía su armadura y de algunos golpes y ralladuras de la armadura pero, el chico no parecía tener gran experiencia en combate. Tal vez la armadura no fue creada para el… ¿Herencia? Posiblemente. O quizás, el chico si tenía experiencia y había sido lanzado a batalla a corta edad. -Luminaris… Bien Paladín. ¿Sabes quién soy yo?-

-Señor Luxon Vildergers, líder actual de la dinastía Vildergers, miembro del salón de los Thalak y mi señor de ahora en adelante…-

-Bien, conoces sobre mí… Pero, yo no sé nada de ti. ¿Qué edad tienes?-

-Veintidós mi señor.-

-¿Cómo ganaste esa armadura?-

-Era de mi padre y ahora tengo el honor de portarla.-

-Vienes de una familia de Paladines entonces… ¿Es una familia famosa en ese mundo?-

-El mayor Honor es servir a la justicia mi señor.-

-Pero yo soy humano. ¿Qué haces en mi castillo? ¿Por qué te enviaron?-

El Paladín trago en seco y luego de respirar profundamente se preparó para dar su respuesta. Pero inmediatamente fue interrumpido por el mayordomo jefe en el castillo, Harol le recordó a Luxon sobre sus compromisos en los muelles por lo que con un. –Contaras todo después Ghozen, por ahora pregúntale al comandante sobre tu posición y bueno… Mantén el ritmo.- Al terminar de hablar el joven noble se puso de pie, agradeció la comida a sus empleados y luego de recoger sus documentos se fue directo al puerto.

Los soldados escoltaban el carromato a caballo, portando estandartes purpuras que anunciaban la categoría de la comitiva y atraían miradas de curiosos por todo el camino. –No comprendo… Nunca he estado cerca de algún demonio o criatura nefasta. ¿Por qué me mandan un paladín de Luminaris?-

-Mi señor, la orden de Luminaris ha gozado de las donaciones de su familia por generaciones. Es de suponer que, viendo que usted tomara el control de la familia progresivamente, ellos quieran asegurar su apoyo por sobre la orden de sumatra.-

-¡Eso es ridículo! Nunca se habló de cortarles el flujo de dinero. Ese chico ayudaría más si estuviera matando demonios.-

-Mi señor, tiene toda la razón, Ellos solo quieren asegurarse. Además, nunca es suficiente la seguridad. Las familias nobles cuentan con la bendición de los dioses y esto entra en la jurisdicción de los paladines.-

-Todos los soldados bajo tu mando cuentan con el mejor entrenamiento. No dudo de sus habilidades, les confió mi vida y ustedes me han servido bien siempre.-

-Gracias mi señor, es un honor servirle a su familia y en especial a usted.-

Luxon Vildergers había sabido ganarse la confianza y lealtad de todas las personas bajo su mando. Poseía de esa facilidad para tratar con la gente y por eso muchos decían que era aterrador… Un hombre calculador del cual pocas veces se sabían sus verdaderas intenciones, nadie dudaba en dar su vida por la seguridad del joven noble y es por eso que gran parte de los enemigos políticos de su familia habían sido desplazados.

-¿No se han conseguido avances en la investigación?-

-Lo siento mi señor… Aun no tenemos rastro de “Aunor V” pero le puedo garantizar que hacemos todo lo que podemos y más.-

-No lo dudo… infórmame de cualquier cosa.- Al terminar de hablar Luxon comenzó a leer cada una de las cartas de sus encargados de negocios, hasta llegar a su destino.

En el muelle había una zona por la cual no dejaban circular a la gente. Era donde desembarcaban todos los barcos de la familia y justo en ese lugar se celebraría una reunión de negocios entre dos de las familias importantes de Nanda.

Una mesa redonda de madera fina esperaba a Luxon y sentado en una de las dos sillas estaba Armand Rogels la cabeza de su familia y al igual que Luxon un miembro del concejo de los Thalak.

-Al fin llega el joven Vildergers. Estaba por iniciar con la comida sin usted.-

-No me sorprendería que iniciara con el festín sin su anfitrión… Disculpe por la demora, me ponía al día con algunos asuntos.-

-Aceptaría sus disculpas si fuera la primera vez que me deja esperándolo joven Vildergers. Me sorprende que su padre no le enseñara un mínimo de respeto.-

A Luxon le desagradaba reunirse con otras familias nobles y por esa razón no podía evitar ser un poco brusco con ellos. En especial con las familias nobles de Nanda, pues es un secreto a viva voz que la mayoría de estas familias se oponen al monopolio económico de los Vildergers.

–Si nos ponemos a hablar de lo que me enseño mi padre tendríamos que pedir que preparen almuerzo y la cena para usted señor Rogels.-

-No lo dudo joven Vildergers.- Comento el noble mientras aflojaba su cinturón y dejaba libre la enorme barriga para comer a gusto. –Cuenteme Rogels, ¿Por qué tengo que dedicarle mi tiempo en este día que podría ser tan productivo?-

-Tal vez solo quiero saludarlo y preguntarle sobre su familia joven Vildergers.-

-Permítame regresar el saludo, informarle que mi familia está bien y ya sin más que decir me despido…-

Armand Rogels libero una carcajada sonora y obviamente falsa mientras preparaba su respuesta y miraba los platillos que traían a la mesa. –Siempre es entretenido reunirse con usted joven Vildergers, su carisma es refrescante…- La mirada de Armand paso a ser fría y sombría, como la de un depredador al ver a un competidor en su territorio. -Si quiere que sea directo puedo serlo joven Vildergers. He sido informado por buena fuente sobre la salida de barcos sin consentimiento que, casualmente, poseen vuestra bandera.-

-¿Acaso tengo que informarle sobre cada movimiento de nuestros barcos? Esto es ridículo…-

-Sabe de lo que hablo joven Vildelgers, esos barcos tienen rutas comerciales que no están aprobadas por el concejo… Si quiere crear lazos comerciales con otras ciudades está en todo su derecho. Pero sabe bien que por ciertas ciudades los impuestos son mayores… No quiero pensar que usted cometió un "error" y en su informe puso el nombre erróneo de una ciudad.-

-¿Me está acusando de evadir impuestos? Esta es la broma más ridícula y graciosa que ha hecho señor Rogels.-


Última edición por Luxon Vildelgers el Mar Jun 20, 2017 8:23 am, editado 2 veces
avatar
Luxon Vildelgers

Mensajes : 29
Link a Ficha y Cronología : Luxon

Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La Apuesta

Mensaje por Gar'Shur el Mar Sep 29, 2015 9:47 pm

__Los bulliciosos muelles de Nanda. Como la ciudad costera de entre las tres Nalini, el puerto es la principal fuente de ingresos de la ciudad, y con ello uno de los sitios más transitados de ésta. Y aunque esta afirmación en cierta, la zona portuaria abarca la gran mayoría de la línea de costa que delimita con la ciudad, y ésta es inmensa. Por ello, los muelles se dividen en varias zonas dependiendo del sector al que pertenecen los barcos que atracan en cada una.
__El orco llegó al puerto por la zona mercante, donde decenas, puede que centenas de hombres cargaban y descargaban embarcaciones de todos los tamaños, desde pequeños balandros provenientes de Akhdar hasta grandes galeones que se dirigían hacia Thonomer. La gente de la zona estaba bastante ocupada con las mercancías, y poco pudo llevarse el joven aparte de algún insulto o alguna amenaza de muerte por no apartarse del camino.
__Siguió su camino llegando a la maloliente zona en la cual los barcos pesqueros atracaban y vendían su mercancía en la improvisada lonja que se formaba todos los días. Esta era sin duda la zona más transitada del puerto, ya que aquí acudía la gente a comprar el pescado ya fuera para consumo propio o para sacarlo como mercancía lo más rápido posible antes de que se pudriese.
__Gar'shur se posicionó estratégicamente en una esquina desde donde era visible desde el principal acceso a la zona portuaria, hasta los muelles en sí, abarcando una gran zona del mercado. Esta zona resulto ser bastante productiva, en una hora ya había cuadriplicado de forma milagrosa lo que había ganado en toda la mañana.
__Por desgracia, la loncha solo funcionaba por las mañanas, y según pasó el mediodía la zona se fue vaciando de gente y de puestos de venta por igual. Tras media hora sin conseguir una sola limosna más, el orco se dispuso a dejar el lugar, satisfecho con los beneficios del día. Sin embargo, mientras echaba un ultimo vistazo al puerto, divisó otra gentío, esta vez cercano a la zona de los barcos que ejercian como transporte, casi la única zona del puerto donde se podía divisar a algún noble. El joven orco, se dirigió hacia la zona dispuesta a intentar sacarse alguna propina más.
__El gentío se trataba de una muralla humana de cotillas que se arremolinaban detrás de una barrera de soldados que portaban estandartes purpuras. Tras intentar, sin éxito, echar un vistazo a lo que atraia a tanta gente, el joven Gorlock se dispuso a pedir un rato más mientras durase la aglomeración.
avatar
Gar'Shur

Mensajes : 42
Link a Ficha y Cronología :
Gar'shur
Del fango a la cima

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La Apuesta

Mensaje por Luxon Vildelgers el Miér Sep 30, 2015 4:31 am

En el muelle una discusión estaba llamando la atención de todo el mundo. Justo en la zona privada de los Vildergers, un lugar en el cual se podían ver, uno tras otro, los grandes barcos de esa familia. Algunos eran grandes barcos comerciales, pequeños exploradores que se usaban para establecer rutas comerciales e incluso algunos galeones preparados con cañones y escorpiones. Barcos de guerra comprados y reforzados para que escoltaran las mercancías más importantes. Un verdadero espectáculo de poderío naval, una pequeña flota privada.

Luxon y Armand discutían a viva voz sin siquiera notar la gran cantidad de personas que se acercaban a curiosear. –No dejen que se acerque nadie ¡Arqueros suban a esa casa y aseguren un puesto de observación! Esto tomara su tiempo.- Dijo el comandante de la guardia del joven noble. –Señor. ¿Cuáles son mis órdenes?-

-Chico tengo todos los puestos cubiertos… Bueno, mejor solo párate a un lado del Señor Vildelgers. Que sepa que lo apoyamos en todo.-

Luxon con cada palabra se exaltaba más, miraba fijamente a los ojos de Rogels mientras que poco a poco crecía la tensión en el lugar. –¿Buena fuente dices? ¿Quién ha sido el difamador?-

-Joven Vildelgers veo que se está acalorando por todo esto… La identidad del informante no es importante ¡La información si lo es! ¡Usted está mandando sus barcos a ciudades no amistosas con nuestra región!-

-¿Ahora me dices traidor?- Luxon sentía las punzantes miradas de los curiosos y mientras más pensaba en el bochornoso espectáculo que estaban armando más se molestaba. – ¡Mi familia ha dado todo por esta ciudad! Desde antes de su fundación estuvimos con las Nalini en el “Pez de madera” Pasamos por el hambre junto al pueblo, erguimos los muros que está viendo con nuestras propias manos y cuando fue necesario dar la vida por la ciudad ¡La dimos! Nuestro éxito en el comercio es el éxito de la ciudad y aun conociendo todo esto usted viene aquí a humillar a mi familia.-

-¡No es a su familia es a usted! Con su abuelo nunca tuvimos problemas pues era sabio y sus negocios eran más claros que el agua. Usted es…- El sonido de la madera al ser golpeada por la mano de Luxon interrumpió al noble. –¡Insulta a mi familia con sus acusaciones falsas! Viene aquí y trata de humillarnos públicamente…- Se levantó de la silla al ver como el Paladín se acercaba a la mesa. Alzo su mano y le indico que se mantuviera alejado. –Un insulto a mi persona es un insulto a toda la dinastía que represento. No tolerare esta asquerosa insolencia de su parte.-

-¡Más respeto joven Vildelgers!-

-¡¡Señor Vildelgers!! Téngalo presente cada vez que trate conmigo. Aquí el problema no son los impuestos y usted lo sabe muy bien, el problema por el cual todos ustedes excelentísimos ignorantes me persiguen con sus acusaciones es por tratar con los No-Humanos del Norte. Es por tener visión de innovación-

-¿Entonces acepta que tiene nexos con esas alimañas? Insulta nuestra ciudad tratando con esos animales sin mente. ¿Qué podemos sacar nosotros de todo esto?-

-¡Justo por eso es que su familia es lo que es! Les falta visión de futuro, creatividad y un poco de humildad.- Luxon en realidad no tenía ningún trato con las razas bajas de Noreth, pero sabía bien que Rogels era de esa cúpula radical y racista de la ciudad. Una sola palabra y ya había distraído la atención del gordo idiota, pensaba. –Nuestra raza está en la cúspide de la perfección eso no lo pongo en duda. Lo que pongo en duda es el papel que estamos desempeñando en este mundo. Podemos usar a esas criaturas para el desarrollo de nuestra sociedad… Aún existen zonas salvajes en Noreth. ¿Qué mejor que un salvaje para que nos abra las puertas?-

-¡Es ridículo pensar en que nosotros necesitemos a esas alimañas! Son criaturas sin mente que solo se preocupan por comer, reproducirse y defecar.-

-¿Acaso los perros no eran criaturas salvajes que adversaban nuestro desarrollo? ¿Acaso los caballos no eran criaturas libres que solo se preocupaban por buscar pastos donde alimentarse? ¿Acaso es imposible para nosotros domesticar otras bestias? La historia habla por si sola.- Luxon podía escuchar los murmullos de las personas a su espalda, había esquivado el ataque pero tenía que mantener el discurso hasta estar completamente seguro.


–Los Khezalid eran enemigos hasta que encontramos entre ellos aliados con los cuales comerciar. Los elfos nos impidieron la entrada a los bosques hasta que hablamos con ellos. Hoy en día lo que sucede en las ciudades vecinas nos afecta a nosotros, mientras más aliados tengamos menos enemigos tendremos que eliminar. Es simple…-

Armand Rogels dejo escapar una risa burlista mientras que escuchaba las palabras de Luxon. –¿Estás diciendo que tu familia propondrá domesticar criaturas brutas como orcos y antropomorfos?-

-Propongo que podemos tomar la fuerza bruta de estas criaturas y usarla con inteligencia.-

-¿Por qué no he escuchado de esto antes en el consejo? Tus ancestros han de estar revolcándose en sus tumbas por lo que estás diciendo.- Armaud Rogels se puso de pie, entre palabras ya había terminado su comida y estaba esperando que algún sirviente le limpiara el rostro. –Sabes bien que no es por eso que tus barcos van a esas ciudades… Eres un irrespetuoso pero no tonto “señor Vildergers”.- Las palabras de ambos nobles comenzaban a ser más cordiales y su tono de voz más leve y tranquilo. –Quiero ver a sus bestias adiestradas señor Luxon… Y quiero ver las bitácoras de viaje de sus barcos.- Uno de los sirvientes se acercó por la espalda de Rogels y luego de limpias su rostro y manos de comida, recogió los platos de la mesa. –En la próxima reunión, en el salón de los Thalak exigiré una investigación exhaustiva de sus movimientos.-

-Puede estar seguro de que vera a esas bestias componiendo música y hablando debidamente en la fiesta que organizare después de humillarlo en el salón de los Thalak.- Luxon dejo escapar una sonrisa y se acercó a Roselt para, con un tono de voz bajo. Lanzar una proclama. –Escúcheme bien, si es necesario amaestrar a los mismísimos señores del caos o iniciar una guerra. Puede apostar que hare lo que sea necesario por el bien de mi familia.- Ambos Nobles estaban de pie y daban por terminada su reunión. Sin despedidas formales y con la sangre hirviendo de rabia ambos caminaron juntos hacia los carromatos. Mostrando una sonrisa pues tenían que dar una buena imagen para el pueblo, mientras caminaban el señor Rogels vio entre la multitud a un joven y sucio orco.

-¡Señor Vildelgers! Puede iniciar su caridad con ese sucio mendigo…- Luxon, que estaba a punto de abordar su carromato, giro su rostro para atender a las palabras de Rogels. –¿Dijo que quería apostar no? Que vería alimañas amaestradas luego de la reunión de los Thalak. Quiero ver a este, amaestrado y limpio en su casa.-

Los sentimientos nublaron la mente del joven noble y viendo esto como una nueva provocación acepto el reto sin pensarlo demasiado. –¡Lo vera!- Bajo del carromato y con paso rápido se acercó al joven mendigo. –Criatura… Quieres aprovechar la oportunidad de salir de.- Lo miro de los pies a la cabeza. – Tu condición… Casualmente estaba buscando a un asistente joven al cual enseñarle algunas cosas.- Estiro su mano hacia el mendigo mientras todos los soldados los rodeaban esperando la respuesta del chico. A las espaldas de Luxon, algunos miembros de su propia guardia comenzaron a hablar sorprendidos, pero inmediatamente fueron callados por su comandante. El paladín, con su mano en la empuñadura de la espada se acerco hasta estar a solo dos pasos de su señor y se mantuvo alerta mirando los movimientos del orco.

Mientras tanto, el gordo señor Rogels se retiraba entre carcajadas a su mansión. –Caerá por sus propias palabras señor Luxon.-


Última edición por Luxon Vildelgers el Mar Jun 20, 2017 8:23 am, editado 2 veces
avatar
Luxon Vildelgers

Mensajes : 29
Link a Ficha y Cronología : Luxon

Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La Apuesta

Mensaje por Gar'Shur el Vie Oct 09, 2015 8:44 pm

__De pronto, los soldados comenzaron a desplazar el muro de curiosos y acto seguido, casi sin esperar a que la gente acabará de adaptarse a la nueva situación, dos carromatos tomaron posición de cara a la salida.
__Al ser empujada, la muchedumbre casi aplasta al joven orco, que sentado detrás de la pared, tuvo que hacer un rápido movimiento evasivo entre las piernas de la gente. Toda una proeza para alguien de  metro noventa y ocho.
__Gar'shur acabó en primera fila, y pudo ver como dos nobles: un cuarentón gordo y pomposo, y otro con la mitad de años sonriendo pretenciosamente y con aires de superioridad. Ambos se dirigian cada uno a un carruaje, cuando el gordo cruzó la mirada con el orco.

__-¡Señor Vildelgers! Puede iniciar su caridad con ese sucio mendigo… -exclamó haciendo un gesto hacia el joven Gorlock. El otro noble, al verlo dirigó tambien su mirada hacia el orco.
__-¿Dijo que quería apostar no? Que vería alimañas amaestradas luego de la reunión de los Thalak. Quiero ver a este, amaestrado y limpio en su casa.
__-¡Lo vera!- bramó el otro noble, bajando del carromato y acercandosé al joven orco con paso rápido.
__-Criatura… Quieres aprovechar la oportunidad de salir de...-hizó una pausa para mirarle de pies a cabeza. -...tu condición… Casualmente estaba buscando a un asistente joven al cual enseñarle algunas cosas.
__El muchacho, que se encontraba desorientado por la rapidez de la situación, solo había atendido al hecho de que la guardia le rodeaba y en un acto reflejo, se había llevado la mano izquierda al mango de la espada que escondía entre sus harapos.  Al darse cuenta de qué el aristócrata nandiano le acababa de hablar y de qué no se había enterado de un cuarto a la media, no pudo más que preguntar:
__-¿Có... cómo ha dicho?-exclamó intentando sonar todo lo cordial que podía en su confusión.
__-Si... ¿Criatura quieres o no?-respondió el noble mirando de reojo como el otro se marchaba en su carruaje riéndose escandalosa y maliciosamente.

__Gar'shur intentó recapitular en su cabeza la situación que acababa de suceder lo más rápido posible, para descubrir cuál era la oferta que le acababan de hacer.
__Recordaba algo sobre su propia condición y que la palabra "insistente" había sido pronunciada, o bien podía haber sido "asistente", o "pendiente"; en cualquier caso alguna que rimaba con "diente".
__Luxon le miraba esperando su respuesta y ofreciéndole la mano. O le estaba ofreciendo un trabajo o quería sacarle a bailar. Cosa que parecía poco probable dado el ambiente y sus propios precedentes.
__Se inclinó por la primera opción. Era la primera oferta de trabajo que había recibido en los 6 meses que llevaba en la ciudad. Desde luego no era para tomárselo a la ligera. No solo era su primera oportunidad, era la mejor oportunidad que se le podía ocurrir.

__-Si. Por supuesto.-dijo decidido estrechándole la mano al noble.
__-¡Perfecto!-exclamó deshaciéndose del apretón de manos y volviéndose hacia su carromato-¡Comandante! Que alguno de sus hombres lo lleve en su caballo.
__-Si mi señor.-respondió raudo el comandante haciendo señas a sus hombres.
__Dos de éstos levantaron rápidamente al mendigo agarrándole de los hombros y lo montaron en la parte trasera de la silla caballos, justo en la espada de guardia. No tardaron mucho en abrir pasó entre la gente y ponerse en camino.

__Siguieron el paseo marítimo que comunicaba el puerto con las zonas más selectas de la ciudad hasta llegar a uno de los castillos, el segundo más próximo al puerto, cuyas puertas se abrieron al paso de la comitiva. Ésta se desplego por el patio delantero situando el carruaje delante de la puerta principal con gran precisión. Luxon bajo de éste y se dirigió hacia donde estaba desmontando Gar'shur.
__-Donde vives? Tenemos que avisar a tus padres...-inquirió
__El orco, contemplando atónito el castillo respondió sin prestar demasiada atención a la pregunta.
__-No tengo sitio fijo, vagabundeo por las calles y mis padres murieron
__-Bueno...-hizo una pausa en la que se cuestionó la indiferencia del orco por la muerte de sus padres-...eso hace mas fáciles las cosas.
__-Sigueme.
__El noble se encaminó hacia la entrada, donde un mayordomo y dos asistentas le aguardaban. El hombre miraba servicial y fijamente a su amo, casi riéndose. Las dos asistente miraban con repulsión al joven orco que le seguía, aun alzando la cabeza y contemplando las torres.
avatar
Gar'Shur

Mensajes : 42
Link a Ficha y Cronología :
Gar'shur
Del fango a la cima

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La Apuesta

Mensaje por Luxon Vildelgers el Mar Oct 20, 2015 5:08 am

-Ustedes dos se acostumbran y cambian esa mirada. Estará por un tiempo con nosotros... Y tú... Sin comentarios, se lo que dirás y se lo que responderé así que mejor déjame subir a mi habitación primero.- Fueron las palabras del Noble al ver a su mayordomo, y amas de llaves, en la puerta.

La sangre le hervía por dentro y sentía que tenía que golpear a alguien, o patearlo… quizás ordenar a alguien que patee a otra persona… - ¿A el orco? ¡NO! Cálmate Luxon y ponte a trabajar.- Se dijo a sí mismo, en su mente, mientras subía las escaleras y dejaba a su comitiva a sus espaldas.

Los escalones sonaban fuertemente mientras el joven noble pasaba sobre ellos. Era fácil darse cuenta que su reunión no había sido agradable y por ello, las palabras del Mayordomo no tardaron mucho en surgir. –¿Que tan malo fue?- Pregunto al jefe de seguridad quien estaba apenas entrando a la casa. – No sé cómo no me ordeno degollar al cerdo. Fue lo de siempre con algo extra…- Miro al orco y continuo. –Supongo que el protocolo será cuando baje… Avisare a todos.- El comandante fue de habitación en habitación avisando a cada uno de los presentes de la pronta reunión.

Mientras, en la habitación de Luxon el joven noble se encontraba sentado en su escritorio. En silencio. –Cálmate… Respira… No es apropiado… El no afecta nada… No merece la pena….- Pensaba, tratando de convencerse a sí mismo de no hacer una estupidez. Pero, la estupidez estaba hecha. Tenía un orco en la mansión y una apuesta ridícula con el gordo idiota. Su mente lentamente se teñía de rojo y negro mientras pensaba en todo lo que habían hecho para perjudicar a su familia.

Paso cinco minutos en silencio respirando profundamente hasta que se sintió lo suficientemente tranquilo para salir de la habitación. –Bueno, tenemos a un orco abajo… Tenemos una investigación en puerta y una estúpida apuesta. Todo es un mero juego, conduces las riendas de la dinastía más poderosa que ha visto esta tierra, todo lo demás es solo un juego.-

Justo al abrir la puerta para bajar al recibidor se encontró con su fiel mayordomo que, con un sonrisa en el rostro, dio una estocada a su paciencia. –Cuando dijo que conseguiría un asistente menos eficiente pensé que era una broma…- Dejo escapar una risa sobria y continuo. –Bueno señor Luxon. ¿Cuál es el plan? ¿Debo informarle a sus padres de algo?-

-No… Ignorare lo primero que dijiste porque simplemente has ganado esta batalla.- Regalo una pequeña reverencia y continuo con una mirada tranquila y actitud soberana. –No tienes por qué molestarlos con pequeñeces. ¿Cuándo he tenido problemas para enfrentar este tipo de cosas?- Lentamente comenzó a caminar por el amplio pasillo de la casa, su mirada paseaba por las paredes decoradas con retratos de antepasados en marco de oro. Leía sobre las leyendas que se encontraban al pie de cada marco. “General de 100 batallas, precursor de las rutas comerciales del este, Gran general de treinta batallas, constructor, artesano, poeta, y más…” -Vildergers todos. No tenemos nada que temer, peores cosas se han vencido.-

-Ciertamente mi señor. Quiero informarle que toda la familia lo apoyara hasta las últimas consecuencias y si es necesario, incluso más.-

-Hablas como si de una guerra se tratase Harol. Esto no será una guerra, decirle de esa forma seria sobre estimar a los Rogels. ¿Ya está todo listo abajo?-

-…Por supuesto señor Luxon.-

El joven noble, con una sonrisa en su rostro, se dispuso a bajar por las escaleras para encontrarse con todos y cada uno de sus empleados reunidos en el recibidor; Mucamas, jardineros y soldados, todos ellos estaban organizados en una media luna esperando las palabras de Luxon. Entre ellos se encontraban el Paladín y el Orco, quienes parecían no enterarse de nada, por sus expresiones. Al verlo bajando las escaleras los soldados se pararon firmes, las mucamas se acomodaron uno que otro detalle, del uniforme y los jardineros se sacudieron el polvo. –Muy bien, Buenos días a todos.- Expreso, apenas llego al último escalón. –No quiero extenderme mucho pues todos tenemos mucho trabajo y el tiempo no espera a nadie.- Paseo su mirada por sobre cada uno de los presentes.

Todos mantenían silencio mientras esperaban las palabras del noble. –Siempre los he considerado una parte más de mi familia, eso lo saben bien. Aunque no comparten mi apellido todos comprenden que son parte de algo más grande, y sé lo comprometidos que están con sus labores con la familia.- Respiro profundo. -Bien, hoy en la mañana recibí a un nuevo integrante en nuestra familia. Preséntate Paladín.- El comandante dio un pequeño codazo al paladín y este, inmediatamente, dio un paso adelante. –Mi nombre es Miguel Ghozen. Paladín bajo la bendición de Luminaris. Fui enviado por…- Luxon interrumpió rápidamente sus palabras. –Eso luego chico. Quiero escuchar tu historia en privado.-

El Paladín asintió con la cabeza y regreso a su formación. –Ahora es tu turno Orco.- susurro uno de los jardineros a Gar’Shur. –El… Bueno, el será mi asistente a partir de hoy. Quiero que lo traten como tratarían a cualquier persona de buena presencia.- Miro al joven orco y pregunto. –¿Cuál es tu nombre? ¿Edad y aspiraciones?-

El orco dio un par de pasos adelante y paseo su mirada por la mayoría de los empleados presentes a su alrededor. Podía ver que no estaba muy cómodo pues algo de desconfianza desprendía sus movimientos. - Mi nombre es Gar'shur Gorlock. Tengo 13 años y... mis aspiraciones son... - hace una pausa en la pude ver como sus ojos paseaban sin rumbo. –Estas meditando tus palabras..- Pensó el joven noble al leer el lenguaje corporal del orco. El chico sonríe un momento y después prosigue con decisión - ...hacerme con lo necesario para conseguir lo que quiera.-

-¿Y que puede querer un arrepiento orco de 13 años?- Pregunto Luxon con una sonrisa en el rostro. Dejándose llevar un poco con la pregunta pues le empezaba a brincar la curiosidad.

-Ahora mismo algo de comer si es posible...-

Luxon levanto la ceja en señal de sorpresa y descontentó. Pudo ver como algunos de los sirvientes trataban de contener risas colocando sus manos sobre la boca. –Buena forma de matar el momento…-Pensó, antes de continuar.... -Primero te haré una última pregunta...- dio un par de pasos hasta estar frente a frente con el orco. La altura de Gar’Shur le sorprendía pues supuestamente tenía solo trece años. -¿Sabes leer y escribir?-

- Solo orco.- Contesto el chico casi al instante.

-¿Y de que te sirve eso en esta ciudad?- No pudo evitar dejar escapar una risa burlona, más para sí mismo que contra el orco. Entendió en este momento que tenía mucho trabajo por delante, un par de dudas pasaron por su mente. ¿Cómo podría hacer de esta criatura algo respetable para presentarlo durante una reunión de alcurnia? Pero estas dudas no duraron mucho pues recordó sus propias palabras. “peores cosas se han vencido”

-Si no sabes ni escribir tu nombre en mi idioma, entonces me niego a llamarte de esa forma. Desde ahora serás solo "Orco" hasta que demuestres que eres algo más- Levanto la mano y con un pequeño gesto dio por terminada la sesión. Antes que sus sirvientes se retiraran aclaro lo que acababa de pasar. -Ustedes pueden escoger como llamarle.- Dirigió su mirada nuevamente al orco. -¿Tienes algún problema con esto?- Si lo fuera tenido de nada fuera valido. Ya era una decisión y no estaba en discusión para Luxon.

-Ninguno. Así solo tendré más nombres.- Contesto el orco de una manera que a Luxon le pareció algo pretenciosa. –jajaja. Bueno, entonces puedes esperar en el comedor. Estoy seguro que Harol ya estará preparando algo de tu agrado.-

Pero antes de que el orco abandonara la habitación, más por capricho que por otra cosa, el noble pregunto. -¿Qué fue lo último que comiste?- quería hacerse una idea de qué clase de… Criatura… Tendría en su casa. - Me parece que fue un gato.-

-¿Un gato...?- La mirada del joven noble se tornó nuevamente de interés. -¿Y qué tal sabia?- Una persona acostumbrada a comidas preparadas con los mejores ingredientes y por los mejores chefs no tendría ni la remota idea de que, cuando se tiene hambre, todo sabe bien. - No tan bueno como una cabra, pero mejor que una rata. Aunque estaba algo quemado.-

-Curioso....- Dijo Luxon Vildergers, más para sí mismo que para el orco pues comenzó a caminar hasta su oficina. Situada en la planta baja como todas las habitaciones de entrada libre. La mansión Vildergers mantenía todas las habitaciones del personal y la familia en el segundo piso.

En la planta baja se encontraban algunas oficinas, bibliotecas, salas de estar, cocina y comedor. Además de una puerta que bajaba a un sótano en donde guardaban algunos vinos, armas y en general. Todo lo que se materia en un almacén.

La mansión tenía una decoración muy ostentosa, a los Vildergers no les daba pena mostrar sus riquezas en cualquier oportunidad que tuviesen. Las alfombras y cortinas rojas de tela fina, los candelabros y demás adornos de oro, plata y bronce. Todos los muebles de maderas traídas del otro extremo de Noreth y en los muros una combinación entre retratos, pieles de animales, Y algunos regalos de diplomáticos extranjeros. -¿En que me estaré metiendo...?-


Última edición por Luxon Vildelgers el Mar Jun 20, 2017 8:24 am, editado 2 veces
avatar
Luxon Vildelgers

Mensajes : 29
Link a Ficha y Cronología : Luxon

Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La Apuesta

Mensaje por Gar'Shur el Vie Nov 06, 2015 4:03 pm

__El orco se dirigió hacia la gran puerta de madera de fresno que conducía hacia el comedor, tal y cómo le había indicado el noble, que ahora se dirigía hacia su oficina.
__Al atravesar la puerta se encontró con una sala amplia, con una gran mesa de caoba extremadamente larga en su centro, unos grandes ventanales con vidrieras de colores a en uno de los laterales, y al otro una serie de encimeras, a juego con la mesa central, sobre las que había infinidad de adornos de porcelana o cristal, así como antigüedades. Todas ellas al parecer clasificadas según a qué antepasado de los Vildelgers perteneció y colocadas bajo los inmensos retratos de éstos.

__Casi al mismo tiempo que el orco cerró la puerta por la que había entrado, Harol, el mayordomo, apareció por la otra punta del comedor portando consigo un vaso y un plato que iba dejando un rastro de calor tras de si. Colocó éstos en una esquina de la mesa y, manteniendo en todo momento una sonrisa tranquila, invitó al joven orco a tomar asiento.
__-¿Qué es?-preguntó el orco mientras se acercaba, oliendo ruidosamente el vapor que soltaba la comida.
__-Cordero con papas al horno. Ingredientes propios de la mansión y sus alrededores. No tengo idea de que coman ustedes así que me guie por las apariencias. Me disculpo si es ofendido por ello joven orco.-contestó el mayordomo con un tono inmensamente amable.
__-Huele bien-concluyó el orco mientras tomaba asiento.
__Antes de tomar el primer bocado, comenzó a observar minuciosamente toda la habitación con una expresión meditabunda en su rostro.
__- ¿Y qué se espera exactamente de mi aquí?-inquirió mientras se metía el primer bocado en la boca.
__El mayordomo no pudo evitar reírse al escuchar al las palabras del orco. Después, comenzó a caminar lentamente alrededor de la mesa, pasando su dedo indice por cada uno de los muebles para asegurándose de que esten perfectamente limpios.
__-En esta casa se espera el mayor compromiso y la mayor entrega a nuestras labores. ¿Que trabajo le dijeron que desempeñaría?-Paró un instante para levantar su dedó y confirmar que una de las encimarás tenia una pequeña capa de polvo-Creo que seria el asistente ¿no? Pues bien, deberá asistir al amo Luxon en todo cuanto pida.-Siguió paseandose por el comedor, caminando lentamente, hasta que al terminar su revisión tomó asiento a un lado del orco-Y también en lo que no pida pero necesite.
__-¿Y pide o necesita muchas cosas? -preguntó rápidamente, sin parar de meterse comida en la boca.
__-Bueno... Los otros asistentes a la larga renuncian o son despedidos...-Mientras hablaba, una de las amas de llaves entro a la habitación y comenzó a revisar los muebles, tal como había hecho Harol segundos atrás. Éste la observaba atentamente mientras seguía con su explicación-Solo diré algo. No es que pida mucho, es que lo que pide lo hace sin contemplar posibles errores o fallos... Si, el espera perfección por que todos esperan lo mismo de su parte.
__Harol seguía con la mirada a la ama de llaves. La mujer con solo mirar los muebles podía determinar si estaban sucios o no, y al llegar al mueble en el que Harol encontró polvo sus ojos se abrieron como platos
__-Inaceptable-dijo la mujer antes de abandonar la habitación para ir a reclamar a quien estuviese a cargo de la limpieza en ese lugar.
__-El amo Luxon debe despertar a las seis en punto de la mañana, así que tu lo llamaras a las seis menos veinte, pues últimamente le es difícil levantarse... Para cuando despierte, su baño, comida y ropa tienen que estar preparados. Su correo e informes en la mesa, al igual que el periódico de la ciudad si pasó algo importante-prosiguió sin dejar contestar al orco-Ya sabrás que tu eres el responsable de todo esto. Tienes que despertar con tiempo para que TODO este como debe.-dejó escapar una carcajada-Si... Los primeros días serán los peores. Luego de algunas semanas posiblemente te acostumbres... Los que no renuncian, son despedidos

__Gar'Shur había tenido que detener su comida a mitad de la explicación para concentrarse en memorizar toda la información que se le brindaba de golpe. Algunas partes de ésta no le habían gustado mucho, y cuando pareció que el mayordomo por fin había terminado, no dudó en aclarar las cosas:
__-¡Un momento! ¿Y quién me despierta a mi para que pueda levantarle yo a el?
__-¿Que sugieres? ¿Un asistente para el asistente?-Harol no pudo evitar reírse ante la mera idea.
__-Lo que sugiero es que no tengo ni idea de qué hora es, no creo que pueda controlar a qué hora amaneceré-se quejó el muchacho con tono grosero. No le habia gustado que el humano se riera.
__-¡Puedes y tendrás qué! A los gallos nadie les despierta para que canten en las mañanas. Si ellos pueden tu no tienes por qué tener problemas-Respondió rápido y áspero el mayordomo, dejando claro la condición del orco.

__El joven volvió al plato de comida, cabizbajo. Reflexionando sobre que el mayordomo estaba en lo cierto con su recrimenda, él no estaba en posición de exigir nada y sus quejas habían estado fuera de lugar. Después de todo, estaba claro que salir de la mendicidad no iba a ser un camino de rosas.
__-Uhm... muy bien... ¿Cómo lo hace usted?- volvió a preguntar. Esta vez con un tono humilde.
__-Experiencia. Es lo que distingue a un general de un soldado, a un artista de un mero aprendiz. Tengo mucho mas tiempo trabajando para esta familia del que tu tienes comiendo sólidos.-Al ver que el orco no quedaba conforme con la respuesta, el mayordomo miró de un lado al otro y como si contase un secreto, y comenzó a hablar con un tono mas suave, incluso, se inclino hacia el chico para asegurarse que solo él le oyera-Los gallos cantan a las cinco en punto. Justo antes que el sol se asomé... Cuando era nuevo, mantuve por un mes un gallo oculto en mi habitación. Despues de un tiempo me acostumbre y era yo quien despertaba al animal.-
__-Ya veo...-contestó con el mismo tono cómplice del mayordomo. Luego sus cabezas se separaron y volvieron al noto de charla estandar-Vale... luego has dicho baño, comida y ropa ¿Qué se supone que tengo que hacer respecto a cada uno de esos? ¿llevarle al rio? ¿Cocinar? ¿Vestirle? Porque solo creo ser capaz de la primera o la segunda en caso de que sea comida normal y no platos preparados como éste...-hizo una pausa para volver a meterse otro bocado y después sonrió-¡Que esta muy bueno por cierto!
__-Bueno, esa es la parte fácil. El baño y la ropa es trabajo de las amas de llaves, la comida de los chef o en su ausencia de mi. Tu asegurate que ellas preparen todo y que la comida este en la mesa para cuando el baje. Los informes y el correo son dejados en la puerta, tienes que buscarlos y ordenarlos sobre la mesa.-Harol se mantuvo en silencio por unos segundos meditando-Gracias por el alagó sobre la comida. Disfrutó cocinar y más si son agradecidos.
__El orco asintió. Estaba tratando de memorizarlo todo.

__-Uhum... ¿y el resto del día?, ¿qué más he de hacer?
__-Si, no te preocupes. En poco tiempo lo tendrás dominado...
__En ese momento, una de las mucamas entro apresuradamente a la habitación y, sin siquiera reparar en la presencia del mayordomo y el orco, comenzó a limpiar todos los muebles. En la cara de la chica se podía notar que acababa de llevarse una buena reprimenda.
__-Tienes que recordar que tienes una responsabilidad en tus hombros, y no esperes que si cometes un error te lo dejen pasar por ser nuevo... El señor Luxon es un buen hombre.-trás un instante de silenció, concluyó su discurso-Pero no espera errores por que el no tiene el derecho de cometerlos...
__-¿Y quién no le da derecho?-preguntó el orco con un tono de inocencia. Casi sin comprender las palabras del mayordomo.
__-El mismo, su familia, su apellido, la gente de esta y otras ciudades... Todos se podría decir...-el rostro de Harol había pasado de una alegre expresión a un cumulo de nostalgia y tristeza-Veras, mientras más poder tienes mas personas dependen de ti. Un error en el campo de batalla y miles morirían, un rey que maneja mal sus fondos empuja a su pueblo al hambre. Esa gente no puede tener errores.
__Ante la reacción de su interlocutor, Gar'Shur no se aventuró a preguntar más sobre el tema. Acabo de comer en silenció y después entregó dubitativo su plato al mayordomo, quién lo recibió complacido.
__-Me gustaría explorar el resto del castillo.-exclamó con un tono que denotaba que estaba pidiendo permiso.
__-Bien joven orco. Recuerda, no temas preguntar si no sabes hacer algo-le respondió con su su tranquila sonrisa el mayordomo. Tras lo cual salió por la puerta por la que habia entrado dispuesto a lavar el plato del chico.

__Gar'Shur volvió al vestíbulo y contempló con curiosidad todas las puertas del sitio. La única que estaba ligeramente abierta, dejaba ver en su interior una gran estantería repleta de libros, cubriendo la pared. Sin interesarse mucho en ello, el joven se dirigió hacia la escalera central para quedandose a observar pasmado hacia arriba, contemplando la iluminación que le proporcionaban los ventanales, el decorado del techo y, sobre todo, lo alto que llegaban.
__Desde fuera, al llegar, no le había parecido un castillo tan inmenso. Estaba claro que necesitaba volver a verlo desde el exterior para hacerse una idea. Se dirigió hacia la puerta de salia y alzó la vista. Pero, obviamente, su cercanía al edificio no le permitía tener una buena perspectiva. Se fue alejando progresivamente hasta que descubrió unas escaleras para acceder a la muralla particular que rodeaba la mansión. Viendo que desde allí obtendría las mejores vista, no tardó mucho en comenzar a subirlas.

__Una vez en las almenas, el orco no pudo evitar sentirse sobrecogido por las vistas. Desde allí se podía divisar el puerto por completo y una gran parte de la ciudad, o por lo menos de los tejados de esta. Gar'shur nunca había contemplado una vista semejante, más insólito aún con la luz solar tomando ese tono dorado propio del ocaso.
__En su infancia se había parado muchas veces a mirar desde las alturas durante largos periodos de tiempo. Pero eso era en las montañas, un paisaje muy distinto a éste, y desde luego mucho más tranquilo y puede que menos interesante.
__Intentó seguir con la vista sus pasos del día hasta el "Sitio de siempre"; éste no era casi visible debido a la diferencia de altura con los edificios adyacentes, sin embargo, sí se podía adivinar el hueco qué la casucha en ruinas debía de dejar. Desde luego su situación había mejorado considerablemente con los eventos recientes, pero ese no era motivo para perder de vista su escondrijo.
__Mientras seguía contemplando el dorado cuadro que tenía ante sus ojos, comenzó a verbalizar en su mente el problema que tenía ahora y que le había hecho ver su, aparentemente, nuevo “amo”. Había conseguido la meta que se propuso al llegar a la ciudad, iba a vivir en una de aquellas mansiones. ¿Cuál sería su objetivo ahora?
__Se dio la vuelta mientras deslizaba los pies por el suelo para acabar sentado apoyado en las almenas. El sonido de las armas chocando condujo su mirada hacia abajo, al patio interior, donde los guardias se hallaban entrenando; luego dirigió su mirada hacia la mansión en si, por las ventanas podía ver a las asistentas limpiando las habitaciones, y, en el ventanal más grande, a Luxon en su estudio, sentado. Finalmente, un olor, condujo su atención hacia la chimenea, de donde salían los primero humos que anunciaban que los cocineros habían comenzado con la cena.
__Sobre cuál de todas estas tareas le podría tocar desempeñar en su futuro próximo, no tenía ni la más mínima idea, sin embargo, estaba seguro de que ocupado estaría durante un tiempo, y que eso le daría tiempo para encontrar su nueva meta. Hasta entonces, intentaría estar abierto a todo.
avatar
Gar'Shur

Mensajes : 42
Link a Ficha y Cronología :
Gar'shur
Del fango a la cima

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La Apuesta

Mensaje por Luxon Vildelgers el Sáb Dic 19, 2015 4:17 am

Una vez en su oficina, el joven noble comenzó a repasar en su mente los acontecimientos del día. Aún era muy temprano para descansar, así que, mientras rebuscaba papeles en su escritorio repetía en su mente todo lo que había pasado.

-Gato… El Orco come gatos… Solo a mí se me ocurre meter eso a la casa.- Se decía a sí mismo en voz baja, para que si alguien pasaba por su oficina no pensara que estaba loco. -¿Que diría mi abuelo en esta situación?- Luxon se sentó firme en la mesa y entrelazo los dedos de sus manos mientras fijaba firmemente los codos en el escritorio.

-Luxon, todo lo que hagas puede significar el éxito o fracaso de los próximos cincuenta años de la familia. ¡No me decocciones!- Aun que intentaba fingir la voz de su abuelo esto le causaba dolor en la garganta por lo profunda y áspera que era. -No seas como tu padre, un blando que prefirió alianzas con gente que al final nos traiciono. Ni como tus tíos que piensan más en sus bolsillos que en la familia. Sé que la carga en ti es pesada, pero no dudo en que la sangre Vildelgers arde fuerte en tus venas. Si tu padre fuera sido como tu.- Al terminar su monologo, Luxon no pudo evitar reírse el solo. -Extraño a ese viejo gruñón… El causaba respeto incluso ante las basuras de las otras familias.-

En la mente de Luxon comenzaron a desfilar recuerdos de su infancia. Aun con tantas comodidades el sentía que su infancia había sido dura. Había pasado más tiempo entre tutores y empleados que con su propia familia… Y cuando podía pasarla con ellos era por muy poco tiempo. Recordaba que de niño, deseaba hacerse mayor bien rápido para poder tener tiempo libre y compartir con su familia… Si fuera sabido que su abuelo moriría antes de que llegara ese “tiempo libre” y que sus padres pasarían gran parte de su “madures” enfermos… -No, no es momento de pensar en esas cosas.- Se dijo a sí mismo como una orden, inmediatamente retomo la búsqueda en las gavetas de su escritorio. -¡Esto es!- Exclamo mientras sacaba un libro tan grande, que necesitaba las dos manos para cargarlo. -El seguimiento de las últimas transacciones del mes.-

Rápidamente comenzó a pasar hojas, buscando en ese libro las deudas que otras compañías y gremios tenían con su familia. -Comerciantes, granjeros, pescadores… ¡Esto! Los Rogels están a punto de comprar esta pequeña casa pesquera. - Puso su dedo sobre el nombre de la pequeña casa pesquera. “Azu-lejos” -No son muy importantes en la región… Y al parecer están a punto de ser sacados del negocio por la gran flota de Rogels. Ese gordo desgraciado se aprovecha de las deudas que tienen con mi familia para obligarlos a vender. Bueno, tendré que hacer algo.- Medito por un segundo, su plan era simple. Engordar un poco a la competencia de Rogels para entretenerlo un rato mientras el movía fichas por otro frente. Luego de comprobar la cantidad de dinero de la cual se estaba hablando decidió perdonar la deuda e invertir un poco. -Nada personal, negocios son negocios.- Se dijo a si mismo mientras escribía una carta para los dueños de Azu-lejos. Busco entre sus sellos personales el más grande que tenía y sin pensarlo dos veces afinco el sello en el papel.

Era una acción pequeña… Pero en el mundo del dinero todo terminaba por convertirse en una bola de nieve. Comprar minas al final desequilibraba el comercio de joyas, contratar mercenarios iniciaba una carrera armamentista. Y con eso en mente, engordar la competencia de Rogels supondría a la larga, un enemigo para ellos y un socio para Vildergers. -Ahora toca pensar en el Orco…- Se dijo a si mismo luego de preparar la carta. -No sabe leer ni escribir… ¿Modales? Incluso los humanos tienen problemas con eso. Creo que tendré que asignarle un tutor o algo…-

Luxon comenzó a revisar los papeles de su escritorio, a escribir cartas y planear que haría el resto de la semana. El siguiente día tendría que enviar esa carta, entrevistar al Paladín, supervisar los huertos de plantas medicinales de la mansión y coordinar toda la maquinaria económica de la ciudad. Aparte de eso tenía que pensar en el tiempo como su mayor enemigo. ¿Tendría tiempo para enseñarle algo útil a ese Orco? El resto de la tarde la paso en su oficina. Preparando todo para las batallas que tendrían que librarse.

La noche lo encontró en su oficina, frente a él se apilaban un montón de libros y cartas, las cuales se había propuesto a leer y responder. La familia contaba con algunos tesoreros y un equipo que se encargaba del papeleo… Pero inevitablemente, todos tenían que mandar un reporte cada cierto tiempo, así se había hecho siempre, quien era la Cabeza de la familia tenía que estar al tanto de cada cosa que le concerniera a la misma.

En algún momento de la noche Harol decidió entrar en la habitación y encender cada una de las lámparas que había en el lugar. En esa mansión usaban lámparas de aceite de ballena. Era combustible costoso pero iluminaba más que cualquier otra cosa. Luego de encender las lámparas el mayordomo, sin mediar palabra, fue por un plato de comida, no preguntaba nada pues sabía que Luxon habría decido pasar la noche en su oficina. No era la primera vez… Pero siempre era incómodo para el mayordomo ver como ese chico que había conocido de niño, que había visto esforzarse tanto en aprender idiomas, ciencias y más… Aun no lograba encontrar descanso, ni siquiera durante las noches tranquilas como esa. -Procure dormir un poco joven Luxon… Usted sabe que trasnocharse tanto podría ser perjudicial para su salud…- Dijo justo antes de salir de la habitación. Se quedó parado unos segundos justo bajo el marco de la puerta, pero al no tener respuesta termino por marcharse.

Para Luxon valía la pena sacrificar una noche de sueño, si esto garantizaba días seguros para su familia. Recordaba a sus padres y lo triste que se sentía al verlos en cama… El no quería darles más preocupaciones, era ya la cabeza de la familia. Casi no consultaba con su padre cuando desidia algo, y por ello, se sentía orgulloso, pero obligado a seguir firmemente con su trabajo. Las noches son largas cuando se pasan entre letras y papel, pero pueden ser disfrutables si haces lo que te gusta.


A pesar de los esfuerzos por mantenerse despierto, y las tazas de café que se acumulaban en el suelo a su alrededor, termino por caer rendido sobre su escritorio. Aunque para él, no duro mucho tiempo la jornada de sueño, sintió como inmediato los empujones de alguien intentando despertarlo. Incluso una voz logro irrumpir en las tierras de Morfeo y traerlo de regreso a la realidad. -Dime que aun puedo seguir durmiendo…- Dijo en voz baja tratando de convencer al dueño de esa voz para que le dejara dormir un poco más.


Última edición por Luxon Vildelgers el Mar Jun 20, 2017 8:24 am, editado 1 vez
avatar
Luxon Vildelgers

Mensajes : 29
Link a Ficha y Cronología : Luxon

Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La Apuesta

Mensaje por Gar'Shur el Miér Feb 24, 2016 12:05 am

__El joven orco se despertó en la extraña y pequeña habitación que la noche anterior le habían presentado cómo "suya". Y, a pesar de las dificultades de la noche anterior para quedarse dormido en esa cama tan mullida que sentía que se hundía, consiguió despertarse antes del amanecer gracias a las ganas de orinar que le provocaron los 4 litros de agua que se aseguro de beber antes de acostarse. Conseguir un gallo en un solo día no es tan fácil...
__Tras aliviar su vejiga dando uso del orinal que había debajo de su cama, se dispuso a vestirse con el pantalón y camisa de tela que le habían dejado en el armario la habitación tras explicarle que se llevarian sus antiguas ropas para "desinfectarlas" (Por la expresión de la asistenta pudo entender que podía decir adiós manto de lana). La camisa la encontró algo agobiante, pero supuso que era lo debido y se obligó a abrocharse todos los botones.
__Y así salió al pasillo, sin percatarse del cinturón y las botas, y sin parar de rascarse bajo el pantalón y la camisa.

__-*Oouah!* ...baño, comida y ropa... que era asegurarme de que los otros lo han hecho... osea que nada... ¡el correo! Eso! tengo que coger el correo...-iba pensando en voz alta mientras avanzaba por el pasillo
__La gran puerta del pasillo se abrió y Harol entró a éste. Una pequeña sonrisa se dibujo en su cara al descubrir que el orco se había levantado por su cuenta, pero cambió rápidamente por una mueca de desaprobación al darse cuenta del pésimo modo del que se había vestido.
__-¡Desde luego que no! Vuelve a tu cuarto y vístete como es debido-le indicó ásperamente el mayordomo
__Gar'Shur se miró de arriba a abajo sin saber del todo a qué se refería.
__-Te faltan los zapatos. Y el cinturón. Y la camisa bien abrochada y por dentro del pantalón.-le aclaró el humano al ver lo perdido que estaba el orco.

__El orco se dio la vuelta y al poco rato salió de nuevo de su cuarto, vestido tal y cómo le había indicado el mayordomo, pero que de alguna forma se seguía viendo menos formal de lo que debería.
__-Se consideraremos aceptable... Pero con el retraso has perdido tu oportunidad para desayuna. Apresúrate a despertar al amo Luxon, y no olvides de recoger el correo antes
__El orco asintió y salió corriendo del pasillo en dirección a la puerta principal de la mansión para recoger el correo. De camino sorprendió a dos criadas, que no esperaban encontrarse a un orco corriendo por los pasillos, recordó echarle un ojo de pasada a la cocina para confirmar que estuvieran preparando el desayuno.
__Tras recoger el correo, subió las escaleras de dos en dos, y se dirigió hacia el despacho de Luxon para dejarlo en su escritorio. Pero al entrar a la sala se encontró a Luxon dormido sobre la mesa.

__Sin saber muy bien cómo proceder, se acercó lentamente hacia el que ahora era su señor.
__-¿Señor Vilderger?-exclamó tras pensar cómo debia referirse a él y cuál seria la forma correcta de despertarlo-Señor Vilderger, se supone que es hora de que te despierte...
__-Dime que aun puedo seguir durmiendo…-contestó Luxon más dormido que despierto.
__-Creo que no, Harol me ha dicho te tenia que despertar... Esta amaneciendo...



Off:


Rui, disculpa la enorme tardanda, el post corto y el nulo avance en la trama... Pero no sé me ocurría qué mas escribir sin hablarle contigo antes, y no es plan de dejar esto estancado tanto tiempo...
No tengo realmente excusa, así que perdona, lo siento mucho...
avatar
Gar'Shur

Mensajes : 42
Link a Ficha y Cronología :
Gar'shur
Del fango a la cima

Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La Apuesta

Mensaje por Luxon Vildelgers el Dom Jul 31, 2016 1:12 am

[Retirado por cuestiones legales sobre los derechos de autor con la administración del foro. Este contenido queda eliminado hasta que se resuelva el litigio]
 
¿Qué es el derecho de autor?
En la terminología jurídica, la expresión “derecho de autor” se utiliza para describir los derechos de los creadores sobre sus obras literarias y artísticas. Las obras que se prestan a la protección por derecho de autor van desde los libros, la música, la pintura, la escultura y las películas hasta los programas informáticos, las bases de datos, los anuncios publicitarios, los mapas y los dibujos técnicos
 
Para saber más: http://asistencia.foroactivo.com/t15237-abusos-y-litigios#700604
Vea también: http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/rdleg1-1996.l1t1.html#l1


Última edición por Luxon Vildelgers el Mar Jun 20, 2017 8:24 am, editado 1 vez
avatar
Luxon Vildelgers

Mensajes : 29
Link a Ficha y Cronología : Luxon

Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La Apuesta

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.