Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Hoy a las 8:00 pm por Eudes

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Hoy a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Miér Oct 18, 2017 10:12 am por Celeste Shaw

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Gran Torneo De Blitkrieg

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Lydian el Miér Jul 06, 2011 9:26 pm

Mal había empezado, realmente mal... ¡Pero quien iba a decirme que el lobo podía ser tan rápido! Hizo ver mi mejor ataque como si fuese un simple golpeteo de niño y yo claro, había quedado embobada por esto. Aquel lobo si sabía aprovechar su velocidad y por unos momentos lamente no haber quedado en su equipo, más aún después de ver como pateaba a nuestro veterano. Lo que no me había percatado hasta entonces es que como hechicera había quedado muy mal posicionada y ya había revelado mi identidad. Entonces recordé unas lecciones durante mi entrenamiento: ¨Los magos nunca están presentes en el campo de batalla, siempre están escondidos tras los guerreros ya que así es más difícil atacarlos, somos como los arqueros, atacamos a larga distancia¨ ¡Idiota! ¿Por qué demonios se me había ocurrido posicionarme ahí? Entonces mire a los personajes de apoyo de mi equipo y a los demás, a simple vista habían dos hechiceros y dos arqueros por cada equipo. El arquero del otro equipo no fue difícil de ubicar, apenas cruce mi vista con esta su ataque era lanzado en mi contra ¿o en la de la sacerdotisa? - Aunque para ese entonces no sabía lo que era quien estaba a mi lado – El caso es que luego de eso mire hacía el suelo como queriendo suspirar, mas esto se vio evitado al ver que un circulo se formó sobre nosotras. - ¡Por Elhias, condenados todos! – Exclame sin siquiera darme tiempo a pensar que era. Siendo hechicera entrenada sabía que aquel circulo solo podía traernos problemas sin importar de que tipo así que salte hacía donde estaba la sacerdotisa, tomando su cintura en una embestida poderosa para sacarla a ella y a mi del diámetro del circulo y al mismo tiempo esquivar las flechas que la arquera nos había lanzado. - ¿Te encuentras bien? – Le pregunte a la muchacha sin darle tiempo de responder mientras me ponía a planear una estrategia.

No había sido preparada para ese tipo de ocasiones y apenas conocía las reglas del juego, ignoraba que tanto podía hacer y que no, pero si tenía claro que debíamos desarmar el apoyo del equipo contrario. Zephyr podía encargarse de ayudar a Trian mientras que Bj podía hacer lo que se le diera la gana. Estaba segura de que Ilua iba a apoyar a Yaus, aunque solo era un presentimiento no creía que fuera a enfrentarse a mi, aquello sería entrar en fuego cruzado. En tanto a la otra humana del otro equipo aun no estaba segura de lo que podía hacer o no, así que no debía preocuparme mucho por ella. Ya había empezado ahí, pero ahora que lo notaba, los demás participantes se preocupaban o de la bola o de enfrentarse directamente contra los contrincantes del otro equipo, por lo que los personajes de apoyo quedaban dos contra dos, si los ayudaba podía desestabilizar las cosas al mismo tiempo que podía ayudar desde ahí al resto del equipo.

– Si, gracias, deja que te ayude ahora, si planeas hacer algo mejor que sea pronto, solo puedo apoyarte mas no tengo mucho con que atacar, por cierto soy Daebra – Dijo entonces la sacerdotisa mientras preparaba su hechizo de de bendecir aumentando en más dos mis estadísticas, siendo menos técnica mis probabilidades de no fallar esta vez aumentaban algo. –Aeolian y gracias, aquello será suficiente, si la arquera vuelve a atacar intenta bloquear su movimiento – Dije mientras comenzaba a sentir mi cansancio disminuir levemente de mi anterior movimiento. Mientras tanto del otro lado Aquerante parecía estar al tanto de nuestra estrategia y fijaba su primer blanco con su flecha siendo el mago del otro equipo el más vulnerable, estando más cerca y habiendo recién lanzado un hechizo que no había sido del todo efectivo, lo que le permitía utilizar su habilidad de disparo reactivo sin mayores problemas. Aquello pude verlo y comprendí que en realidad habíamos quedado dos contra dos, pero con el apoyo de la sacerdotisa la cosa podría dar vuelta el marcador bastante fácil. Con esto me quede algo estática una vez habiendo juzgado al mago y condenándolo con mi habilidad de sentencia negra, si aquello funcionaba recibiría dos ataques, uno desde el suelo y el otro a corta distancia.

Definitivamente, varias cosas pasaron a segundo plano una vez estando en el campo de juego. Tal ves fue versatilidad, tal ves el grito de la gente, no lo sabía, solo me preocupaba salir de esas con vida, ganar el juego también había pasado a un segundo plano. Pero si había captado bien que el trabajo en equipo sería un factor importante de la supervivencia. Ya había decidido bien mi cambo de batalla dentro de ese estadio, el resto habían quienes aún no lo hacían y los que lo habían hecho habían decidido tomar una batalla aparte, así que de momento por como iban las cosas los cambios de parecer quedaban en un tercer plano. Estaba confiada en que la sacerdotisa sería capaz de bloquear una de las flechas, al menos con su báculo, tal vez me estaba confiando demasiado, pero algo debía hacer si ella si pretendía que yo fuese su espada.
avatar
Lydian

Mensajes : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Invitado el Vie Jul 08, 2011 4:09 pm

Pegar un grito y quedarme quieto pudo parecer estúpido, pero es que al momento salí corriendo con el mazo en las manos. Al balón podía darle por culo Loki convertido en un dragón, solo me importaba el enano y su grito de guerra en una clara declaración de combate. Vi su arma desde lejos y sonreí de medio lado entre mi espesa barba, un mazo enano, seguramente forjado por él mismo como debía ser. Saqué entonces el mío y lo repasé con la mano durante la carrera, dejándolo caer entonces hasta la altura más o menos de mi pierna para tomar más inercia. Los demás se repartían ostias por la pelota de las narices ¿Qué tendría una pelota que un duelo de honor no? Vi a la humana de mi equipo pasar a mi lado como si nada, era bastante rápida.

Dos flechas cruzaron el cielo mientras yo no detenía mi carrera hacia el pequeño hombre de barba rojiza del cual no apartaba mi mirada. Pude ver entonces que la torpeza de su raza era un simple mito, pues había hecho una maniobra bastante complicada para deshacerse del hombre-perro de mi equipo. Sonreí más ampliamente y comencé a tomar más velocidad al aprovechar el peso de mi cuerpo para usar la inercia de la velocidad, algo que Rothgar me había enseñado. Todavía me faltaba un trecho para llegar, pero eso no impedía que ya sintiera las ganas de chocar los mazos. El suyo seguramente de resistente acero enano, mientras que el mío era de hierro, piedra y acero. Puede que su fuerza fuera mayor a la mía o no, su agilidad estaba claro que sí, pues yo jamás hubiera podido dar aquella especie de voltereta, pero claro, tampoco me hubiera hecho falta.

Apreté con toda la fuerza de mi diestra, potenciada por el brazal, el mango del mazo y seguí corriendo como un poseso hacia él, sintiendo ya el calor de la batalla. Tomé entonces el mazo con las dos manos para darle más fuerza a mi futuro golpe y contesté al anterior grito de mi rival con otro parecido, para lo mismo, retarlo a un duelo de honor y olvidarnos de ese estúpido torneo de un deporte centrado en una pelota. Pelotas es lo que hacían falta para pelearse con un vikhar de mi tamaño y ese enano demostraba tenerlas de duro acero minero:

-¡Por Odín dejad en paz al enano! – grité en común con fuerza suficiente como para que me escuchasen ambos equipos, o eso creía yo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Astarthea el Sáb Jul 09, 2011 7:13 pm

***Versión de “la Astarthea” osada y desvergonzada***

Tras mi presentación todo sucedió demasiado rápido como para darme cuenta. No recuerdo qué fue lo que sucedió exactamente, pero sí recuerdo mi conflicto interior. Quizá fue por eso por lo que apenas me di cuenta de lo que pasaba a mi alrededor.

Esa chica tonta y yo tuvimos una “pelea” por salir a la luz. Yo estaba fuera y ella dentro, y no había más discusión. Pero para ella, ahí no acababa la cosa. Esa niña sacaba las uñas cuando no debía y las escondía cuando más las necesitaba. Definitivamente era tonta o un poquito corta...o ambas cosas.

Para cuando acabé de pelearme conmigo misma, por muy raro que pareciese así era o así lo veía la gente, el juego ya había comenzado. Lo único que recordaba un poco era el objeto que me entregaron justo antes de comenzar el juego, un broche con forma de ave que se formó tras un haz de luz proveniente del ángel que momentos antes viésemos nada mas salir de las celdas.

Oí unas palabras antes de que el broche apareciese ya prendido en el corpiño de mi vestido: Soy la luz de la protección, extiende tu mano hacia delante, y mi luz te defenderá de aquello que se interponga.

No sabía exactamente qué significaba aquello, pero de una cosa estaba segura. Lo único que me faltaba era oír más voces en mi cabeza, con la voz de la otra ya tenía más que suficiente, ya tenía demasiado con oír sus tonterías dentro de mi cabeza. Aún así, agradecí en silencio el “regalo”, si me fue entregado era porque seguramente me sería muy útil.

Para mí, aquel juego era un completo caos. De algún modo que no conseguía recordar, acabé en el campo de juego. Imagino que llegué allí por mi propio pie, pero no conseguía recordar el momento justo. Desde mi posición en el campo de juego observé a mi alrededor intentando ponerme al día sobre el juego. Vi que dos se lanzaron hacia la pelota, el gato y el lobo, uno de cada equipo.

La chica que estaba vestida de negro se posicionó al lado de la sacerdotisa de su equipo. Al hacer un barrido con mi mirada por el campo me fijé en el mago negro y el arquero, los cuales parecían tener intenciones de atacar a la chica de negro y a la sacerdotisa.

Volví a pasear mi mirada por el terreno de juego y algo captó mi atención, el enano corría como alma que lleva el diablo, dirigí mi mirada hacia un poco más adelante que el enano hasta averiguar hacia qué corría. Sorprendentemente no iba hacia la Blitz, sino hacia aquel hombre tan grande y alto que llamó mi atención en los calabozos. Éste también se había lanzado a la carrera contra el enano, aquello iba a ser una batalla personal en toda regla. Iba a ser interesante ver qué sucedía con ellos.

Paseé de nuevo mi mirada por el campo buscando al resto de jugadores, me faltaban algunos. Había una batalla de dos contra dos, estaba equilibrada, no me necesitaban, el lobo y el gato se habían lanzado a por la blitz y si necesitaba ayuda cual fuese de mi equipo gritaría pidiéndola. Por otro lado, el enano y el vikhar también mantenían una pelea justa, uno contra uno. Pero ¿Y el muchacho rubio? ¿y la chica de la guadaña?

Los busqué por el campo de juego, caminando sin prisa por éste acercándome al aro por el que debíamos “colar” la blitz para conseguir el punto. Mi intención era acercarme a Illua, imaginé que era la única que podría necesitar ayuda inmediata, y yo también. Mi intención era forjar una “alianza con ella”: ella sería mi espada y yo la protegería...de algún modo.

Tras un esfuerzo casi sobrehumano buscándola, conseguí dar con ella. Corría también hacia la blitz, con una velocidad increíble. Era imposible que alguien humano pudiese correr de aquel modo.
Aceleré el paso para acercarme a ella, mientras en mis oídos resonaban los gritos, vítores y abucheos del público.


avatar
Astarthea

Mensajes : 67
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Zephyrae el Sáb Jul 09, 2011 7:30 pm

Todo pareció sucederse en un instante, la señal de la angelical criatura, el impresionante grito de la multitud que nos contemplaba, el anuncio que nos hizo nuestro compañero de felina apariencia y el separarse de cuantos tenía a mi lado, la mujer de negros cabellos corriendo al encuentro de otra de nuestras compañeras. El felino lanzándose al frente en rápidos movimientos buscando el centro del campo y el enano lanzándose en combate.

Normalmente me hubiera dado por abrumado ante tantas situaciones a la vez, reaccionando pero no con la claridad que sentía en mi mente mientras empezaba a avanzar al frente sacando la espada con mis pasos y observando frente a mí el campo de batalla, supongo tal claridad estaría conectada al objeto que rodeaba mi cabeza en estos instantes y cuyo influjo podía sentir constante y efectivo en mi mente.

Para mí sorpresa la dama de negro y aquella a la que se había acercado fueron rápidamente alcanzadas por un conjuro, no me sorprendía que hubiera otros hechiceros entre nuestros oponentes sino que me parecía que su rival más cercano estaría a no menos de cincuenta metros de distancia suya. Una distancia muy considerable para lanzar un hechizo, más entre los humanos que suelen carecer de un talento natural para la conjuración arcana. No podía juzgar aun que tan poderoso sería el conjuro pero de serlo eso significaría que habría entre nuestros oponentes un digno rival a mi magia.

El lobo de manera impresionante, moviéndose a una velocidad increíble no solo había llegado al centro de la cancha y obtenido el curioso balón antes que nadie, había ya esquivado una lanza de mística energía, los embates del felino y golpeado a este antes de retomar su camino, al parecer indemne de ambos ataques y en estos momentos continuando su veloz avance con solo el enano y yo en su camino. Su velocidad sin duda sería un gran problema para nosotros pero tal parecía que mi compañero, el enano, pretendía hacer algo al respecto.

Los demás oponentes aun no avanzando de la mitad de la cancha hacían del hombre lobo que tan amablemente se había acercado a nosotros el mejor objetivo para mis conjuros, más aun siendo que por veloces que fueran sus movimientos dejar detrás al aire y ya no estar rodeado por este no le sería posible. Sus veloces zancadas mientras sujetaba el balón habrían de parecer más brincos largos que otra cosa, no haría falta tanto poder para lo que decidí hacer.

Con mi espada al frente para ayudar a mi concentración y a centrar mi magia en el veloz oponente cree una poderosa corriente de aire bajo el, ascendente no para lastimarlo sino para mantenerlo a flote, sus pies y garras incapaces de tocar el suelo o aprovechar esa gran destreza suya para darle esquiva al ataque del enano. Todo me lo había proporcionado en su rápido avance para dejarle sin la estabilidad que necesitaría para esquivar el embate de la maza muy posiblemente incluso para protegerse en algo de esta.

Para mi gran sorpresa la magia fluyo de mí con mucha mayor facilidad, sentía claramente la asistencia del objeto en mi mente, haciendo que cuanto requiriera calcular y preparar para lanzar un conjuro ocurriera a mucho mayor velocidad y reduciendo el esfuerzo en mi mente. Normalmente todo conjurador necesitando unos momentos tras esto para permitirle a su mente el volver a hacer uso de su magia pero por el contrario sintiendo mi mente y espíritu preparados nuevamente.

Poco había avanzado aun, y era momento de elevarme en vuelo para lograr salir del alcance de las espadas, aprovechando lo presto que había logrado conjurar simplemente use el momento restante para alzarme algunos metros del suelo, fuera del inmediato alcance de las espadas enemigas.
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Illua el Sáb Jul 09, 2011 9:25 pm

Sin embargo, el momento de gloria de Yaus no duraría demasiado, pues el enano, que corría hacia Agrid, aprovechó su encuentro para una táctica en contra del hombre lobo, la cual fue ayudada por la magia de Zephyrae, el enano rodó como si se tratase de una pelota, para así confundir al licántropo y golpearle con su arma, algo apoyado por el silfo de tamaño humano, que concentró su hechizo a través de su espada, y junto a aquel nuevo poder que tenía, lo conjuró, no era suficientemente potente para levantar al licántropo del suelo completamente, dado que su peso era mayor al normal, además de que se movía a demasiada velocidad, y al no permanecer quieto en un mismo sitio era complicado alzarlo de la forma deseada, sin embargo, el conjuro surtió un efecto igual al esperado.

En uno de aquellos pasos, Yaus sintió que su pie derecho no tocó el suelo, pero fue demasiado tarde, resbalando y cayendo al suelo de bruces, solamente que no llegó a tocar el suelo con eso, en ese instante, llegó el mazazo inesperado del enano, que el licántropo pensó que solo se trataba de un giro, no llegando a imaginar jamás aquello, fue golpeado en el estomago con aquella maza, y sintió como si se le partiese el cuerpo en dos, cayendo de espaldas por el golpe mientras el enano seguía avanzando, y lanzó un rugido de dolor... Pero aquella distracción fue la suficiente para que el hombre león le alcanzase, y le arrebató la blitz con facilidad, mientras intentaba recuperarse, pero sucedió un imprevisto. De pronto se escuchó un tremendo golpe...

Illua, que corría hacia el centro del campo, en encuentro con el hombre gato que ahora tenía la blitz, vio lo que sucedió, lejos, bastante lejos, Zephyrae de pronto... empezó a volar... algo que le sorprendió, dado que no se trataba de un silfo, pero dado que no era nada relevante por ahora, mientras que Trian si lo era no le dio muchas vueltas... hasta que... Una nube negra rodeó al feérico cuando se alzó bastante, y un instante después se precipitó al vacío, no como si hubiese dejado de volar, más bien como si le hubiesen disparado hacia el suelo, produciendo un enorme golpe. Una nube de tierra se abrió cuando el muchacho golpeó el suelo, a su alrededor se podían apreciar grietas en el suelo, sin duda, había sido como si le hubiesen disparado directo al suelo, la nube desapareció en cuanto Zeph empezó a caer, pero el golpe fue bastante para dejarle aturdido y muy muy dolorido durante un tiempo, en una situación normal, aquello seguramente le hubiese matado, pero en aquel campo aquello era muy difícil.

El hombre gato al notar el temblor a sus pies, no pudo evitar girarse, para ver a su mago, lanzó un gruñido antes de girarse para correr, pero cuando lo hizo vio que la humana de cabello azules estaba ante ella, la sorpresa pudo con el, no tuvo reflejos para evitar el corte de la katana, directo al pecho, que le hizo soltar la blitz, mientras dio el corte circular, pasó su diestra sobre el rostro del hombre gato, aprovechando la inercia del giro, y por aquella zona apareció una lineas de llamas negras y azuladas, que explotaron de pronto, la explosión le sacó al veterano un quejido de dolor mientras era lanzado hacia atrás por el corte y la explosión de llamas. Con la velocidad que le confería su hechizo, tomó la blitz, y vio que Yaus se hallaba ya en pie, algo enfadado por el golpe del enano pero en pie, y con una sonrisa, lanzó la blitz un poco al aire, para un momento después golpearla con todas sus fuerzas con el filo de la katana, haciendo que la pelota fuese bateada directamente hacia el licántropo, que al percatarse del disparo dio un salto en el aire y tomó la pelota antes de que cayese, reduciendo así la fuerza del impacto, volviendo a correr hacia la portería, ahora más cercana, y el silfo, era la ultima linea de defensa, el más cercano a el y al aro... aunque estaba dañado... ¿Podría impedirle pasar?

Más cerca de ella, a los lados del centro del campo, sucedieron dos cosas sorprendentes, Aeolian y la sacerdotisa fueron atacadas por dos lugares... por desgracia para la mujer de negro, no fue capaz de evitarlos... Al lanzarse hacia delante, llevándose a la sacerdotisa, se había olvidado de las flechas, por la desesperación de haber visto aquel circulo, dando directamente ambos proyectiles a las mujeres, con una precisión sorprendente, el impacto hizo que la flecha estallase al chocar, sin llegar a penetrar en la carne de las mujeres, pero dejandoles un dolor igual. Aquel impacto las empujó hacia atrás... desgraciadamente, cuando el chorro de fuego salió de este, abrasándolas, ambas sintieron el calor de las llamas, antes de caer al suelo, con el circulo desaparecido, sus ropas y ellas estaban en perfecto estado, sin embargo sentían su carne abrasada, el dolor era el mismo... Pero un nuevo grito sonó en el aire, al otro lado, el arquero del grupo enemigo había esperado el momento propicio, y había lanzado un flechazo al mago de su grupo,justo cuando este sonreía al ver su hechizo acertar, pero en ese momento de desliz, una flecha surcó el aire, más rápido de lo normal, golpeándole en un flanco y sacandole un atroz grito, mientras caía varios metros atrás, como si en vez de lanzar una flecha hubiese disparado con un cañón... aquel arco era potente...

La mujer suspiró, preparando su katana, la explosión y el corte no habían acabado con el hombre gato, que ahora solo estaba un poco enfadado con la mujer, pero al levantarse sonrió.

-Muy buena... veamos si mantienes el ritmo todo el juego...-Dijo antes de correr de nuevo hacia Yaus.

Illua estuvo a punto de seguirle, pero un golpe a pocos metros de ella a su espalda le hizo girarse, para ver como Agird y el enano colisionaban, saliendo el segundo mejor parado, el mazo del enano fue el primero el golpear, con mas poder destructivo que el habitual, que hizo que aunque Agrid no cayese al suelo como lo hizo el licántropo, le doliese muchísimo más que uno normal, el primer golpe del enano había sido el certero, mientras que por el golpe, el de Agrid falló. Vio algo más, la elfa corría a por ella, no a por la pelota, si no a por ella, dado que Yaus era fuerte, y Zephyrae estaba herido, podría apañarselas en aquella zona, sin embargo si alguien de su equipo se le acercaba podría ser una cosa a tener en cuenta, el trabajo en equipo era lo primero. Corrió hacia ella, hasta plantarse delante de ella.

-¿Quieres algo?

--------------------------

Off: pondré cosas en el tablón...
avatar
Illua
Duelista Sombría

Mensajes : 167
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Zephyrae el Sáb Jul 16, 2011 10:45 pm


Alzándose en pleno vuelo Zephyrae tuvo unos instantes para ver el campo de batalla ante el, por un lado aliados siendo golpeados por los ataques enemigos y por el otro su mismo bando haciendo lo mismo contra sus rivales.

El impresionante impacto de la masa del enano ayudado con su magia. Había en su primer conjuro subestimado el peso de la criatura mas por fortuna la leve fuerza empleada en su hechizo consiguieron el efecto deseado.

La magia del lugar había resguardado a sus compañeras de los hechizos de fuego mas si sus gritos eran alguna indicación de ello sin duda su fuego sería un buen rival para la magia del Silfo. Un rival que aunque yo todavía no tenía ubicado era mantenido a raya por suerte ante el impresionante disparo de la arquera Divium en nuestro grupo.

La arquera enemiga sería otra preocupación constante, su velocidad con el arco algo sorprendente y si algo habían indicado sus primeros disparos bastante dispuesta a acabar con los hechiceros en mi bando.

Esto fue todo lo que alcance a ver antes de ser rodeado por repentina oscuridad de clara fuerza mágica. Mis alas perdiendo su fuerza de inmediato antes de ser lanzado a toda velocidad contra el suelo, el impacto de gran fuerza despertando el miedo a perder la vida antes de ser atrapado en un inmenso dolor.

Aturdido por el dolor en mi cuerpo mis pensamientos empezaron a reunirse con claridad, el efecto de la diadema aun manteniendo mi mente clara, aislando el dolor que me afectaba y que aun podía sentir claramente pero dejándome concentrarme en mis alrededores y conjuros.

Pude ver claramente como no era yo el único levantándose, a la distancia frente a mí el veterano del otro equipo también se levantaba ante el golpe recibido. Ya había sido testigo de su velocidad y ahora de su gran resistencia al sacudirse el polvo y ver a su s alrededores tras tan imponente impacto quedándome la duda de que tan entrenado estaría en cuestiones arcanas, sé por propia experiencia que muchos de los más impresionantes guerreros muchas veces descuidan ese aspecto de su entrenamiento, pero si lo que había sentido al afectarlo antes con mi hechizo no era la dificultad a causa de su velocidad o peso sino un gran entrenamiento arcano estaría en mayores problemas contra el aun. Junte la fuerza de mis vientos empezando a concentrarme en estos y del momento adecuado para desatarlos contra el que aun tras el impacto era mi rival más cercano.

El momento adecuado no se dio a esperar, un curioso sonido hacia el centro de la cancha se produjo al ser golpeada la Blitzkrieg volando a lo alto en dirección al Hombre Lobo, sus poderosas piernas brincando para interceptarla. La claridad de la diadema permitiéndome ver como ese era el mejor momento para atacarle en el aire y brincando alto donde su agilidad le fuera de poca utilidad para evitar mis vientos, incluso estirado a las alturas para tomar el extraño balón y de esta manera expandiéndose par que el golpe de mi viento pudiera afectarle más. No solo eso sino que tras de él empezaba a correr Trian, el Felino con la espada preparada para atacarlo y detenerle antes de que pudiera anotar con esta.

Mis vientos empezaron a arremolinarse para rodear a mi oponente, no subestimaría su peso esta vez y crearía con estos un fuerte vórtice alrededor del hombre lobo, un vórtice que le hiciera girar y lo lanzara contra el embate de la espada compañera.

El remolino creado debería de impulsar al licántropo contra su compañero, girándolo y quitándole todo punto de apoyo que pudiera usar contra el ataque del felino. Tras esto los vientos simplemente continuarían y se disiparían contra la arena tras su aliado, no lograría saber dodne había quedado la Blitz en esta ocasión pero sin duda la arena ayudaría a oscurecer en algo la visión a su lado de la cancha.

Eso también le era necesario al Silfo, como un agradable efecto secundario, pues tras el fuerte golpe que acababa de recibir necesitaría tiempo para recuperarse, desato el conjuro que le mantenía en este extraño tamaño humano. No un esfuerzo mágico en si sino la simple decisión de que este terminara para regresar a su forma y tamaño normal. Planeando y alejándose del camino central y de su portería. Ya había sentido uno de los castigos del juego y definitivamente no deseaba sentir otro por quedarse demasiado tiempo ahí. Manteniéndose en movimiento a flote y en su pequeño tamaño con la esperanza de que sus oponentes lo perdieran de vista.
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Björki Gotriksson el Mar Jul 19, 2011 2:53 am

Solté un grito guerrero de júbilo cuando mi mazo impactó en el cuerpo del hombre lobo. Tras comerse un castañazo épico por mi parte, se cayó al suelo, quedando bastante jodido, mientras el hombre gato aprovechaba el impacto para arrebatarle la blitz e irse corriendo. Sin embargo, la peliazul atacó al gato y tras darle un buen meneo con su pincho afilado, le pegó un petardazo en la cara, haciendo que el gato cayera hacia atrás.

La mujer entonces le pasó la pelota a su compañero ahostiado, que volvió a correr a gran velocidad contra el chico de nuestro grupo, que al parecer era el único que quedaba para defender la portería. Por lo demás, se escuchaban algunos gritos de dolor provenientes de varias personas de nuestro equipo, en un intercambio de flechazos y pepinazos mágicos.

Mi carrera, por su parte, era cada vez más frenética, hasta que al final llegué donde el bárbaro. Ambos alzamos nuestras armas para ver quién golpeaba primero, y en un ataque ascendente, le pegué un buen hostión, mientras que debido a eso mismo, él falló su ataque. Al parecer yo era más ágil que él, afortunadamente. Soltando un grito de júbilo, rugí:

-¡Vamos humano, demuéstrrame lo que sabes hacer!-

Mi plan de batalla en aquél momento era sencillo, aprovechando que mi ataque había sido ascendente debido a que llevaba el martillo arrastrando durante la carrera para hacerle coger más inercia, al bajar el golpe, ladeé las manos, buscando que, tras trazar una parábola en el aire con la cabeza del mazo, mi arma se dirigiera contra la rodilla derecha del humano, que quedaba a mi izquierda al estar cara a cara él y yo. Si lograba acertar, lo más probable es que debido a su gran tamaño y peso, el golpe en la rodilla lo desestabilizara y le hiciera caer, aunque por si las moscas el arma continuaría su recorrido para que el derribo fuera seguro en caso de impacto. ¿Que salía bien? Entonces mi próximo objetivo sería su mano derecha, pues a juzgar por la forma de empuñar el arma y tal, seguramente era diestro. Si caía al suelo, dirigiría el mazo contra esa mano enguantada. ¿Porqué? Sencillo. Si lograba hacerle mucho daño ahí, probablemente tardaría un rato en poder empuñar un arma, y por ende reduciría su aparentemente enorme potencial destructivo, lo cual me serviría para seguir atacándole hasta dejarle fuera de combate. Por mucho que busque la muerte, si pierdo, tiene que ser porque mi rival es superior, ¿no?
avatar
Björki Gotriksson

Mensajes : 86
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Invitado el Mar Jul 19, 2011 6:12 pm

Miré al enano alzar también su martillo y busqué con el mío impactarlo, aunque demasiado lento, él fue más rápido pese a sus cortos brazos, dándome un fuerte golpe que me hizo recular con un fuerte dolor en las costillas. Su fuerza era indudable, y su agilidad no se veía afectada por la longitud de sus extremidades. Moví rápidamente la cabeza a los lados cuando él dijo su frase y yo sonreí de medio lado acercándome de nuevo con la maza en la mano. Esta vez fui yo más rápido, parando la cabeza de su martillo, increíblemente fuerte, con la diestra, reforzada por aquel aparejo que me había entregado el emplumado. A nuestro alrededor resonaban los golpes, las cuerdas de los arcos y las explosiones de los conjuros. Podía sentir la diversión en la mirada del enano mientras que yo apretaba fuertemente mi martillo para acabar desviando el suyo de trayectoria y así impedir que me destrozara la rodillas para tenerme a su merced. Bajé la vista para verlo mejor y sonreí mientras clavaba fuertemente mis pies, en el suelo. Él había dado su grito de batalla y ahora tocaba el mío.

-¡Demuestra lo que sabes hacer enano! – dije mientras sacaba el hacha de una mano y se la arrojaba a los pies, no con desprecio, sino para poder combatir de una manera más igualada, pues ahora sacaba rápidamente mi mandoble que, aprovechando el enorme tamaño de mi mano abierta de par en par, podía perfectamente blandir con una mano. Volví a sonreír de medio lado y me golpeé el pecho con la mano de la espada en señal de saludo tanto a él como a Odin y Thor. Con pasos grandes corrí para lanzar una fuerte estocada por el lado zurdo mientras que por la diestra se le venía el enorme martillo de cabeza de hierro para golpearlo directamente en la cabeza. Por lo poco que había podido ver de él era un guerrero experimentado, así que el hacha ya habría de estar en sus manos.

Mi plan era tan sencillo como equilibrar las cosas, él me había dado un golpe y yo ahora tenía que devolverlo. Era cuestión de honor, cuestión de orgullo, algo que muy posiblemente los que estaban allí no entendieran ese concepto, más preocupados por una pelota mal cosida que por un auténtico duelo de fuerza y honor. Durante el golpe, que todavía no había tenido manera de saber si había funcionado o no, tomé aire profundamente para soltarlo todo en un grito de batalla - ¡Mi espada es mi vida! – grité en común para que pudiera entenderme, aquella frase era conocida entre los vikhar por el afán en no perder su espada, algo que en los enanos se traduciría como “Mi hacha es mi vida”.
----------

Off: Golpe rechazado con éxito con permiso de la máster. Cualquier culpa la tiene ella o.ó.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Astarthea el Miér Jul 20, 2011 8:36 pm

***Versión de “la Astarthea” osada y desvergonzada***

Continuaba con mi idea clara de acercarme a aquella chica. De todos los presentes me quedaba muy claro que seguramente sería la única que podría ser una interesante aliada, y sí, yo necesitaba una aliada, ojalá ella también.
Mis pasos iban directos a ella, con un rumbo fijo y sin desviarse, pero no así mi mirada. Mi mirada se paseaba por todo el terreno de juego, observando los movimientos, dentro de lo posible, de los demás.

Mi mirada quedó detenida por unos momentos en los movimientos del enano y del grandullón. Lo que mantenían era una auténtica batalla campal entre los dos, lo que me hacía pensar fugazmente que quizá se conociesen de antes y tuviesen alguna riña personal. No sería de extrañar. Además se les unió un tercero de manos del enano, que en el camino hacia el grandullón, se encaró con el hombre lobo, lanzándole un golpe que, de seguro, debía doler hasta límites insospechados, no quisiera para mí aquel golpe.
Aquel momento pareció ser aprovechado por el hombre león, quien atrapó, en un abrir y cerrar de ojos la blitz.

Poco faltaba ya para llegar junto a la chica cuando de nuevo busqué al chico rubio, quería saber dónde estaban cada uno de los participantes, tenerlo controlados para el momento en que necesitase hacer uso de mis dones y mi regalo por parte de aquel que se nos apareciese antes de comenzar el juego.
Un tremendo golpe llamó mi atención cuando mi mirada se paseaba por el campo de juego buscándolo. Durante un momento no supe qué pensar, ¿estaba volando?

Apenas si me dio tiempo a buscar una explicación, tenía que llegar junto a la chica lo antes posible y ofrecerle lo que tenía en mente.
Para cuando dí con ella al buscarla mirando al frente ví como atacaba a aquel que tenía la blitz, aunque no tardó mucho en levantarse ya era tarde. La chica de cabello azul había lanzado la blitz hacia el licantropo, que estaba cerca de la portería.

De repente vi cómo la chica de cabellos azules corría también hacia mí, quizá aquello de formar una alianza fuese más fácil de lo que pensaba, o no.

-¿Quieres algo?- Me preguntó mientras detenía mis pasos esperando que ella acabase de acercarse y mientras por mi mente pasaban fugaces pensamientos de que si no fuese yo la que estaba ahí fuera, ya se habría venido abajo, sí ella seguramente no hubiese soportado tanto dolor, aunque ajeno, en tan poco tiempo.

-Sí.- dije determinante mientras clavaba mi mirada en la de ella – No soy diestra con las armas, de echo no las llevo. Tengo algo que proponerte, defiéndeme y seré tu protectora, por llamarlo así. Usaré los pocos dones que tengo para ayudarte y para evitar que te dañen dentro de lo que me sea posible. En definitiva, lo que quiero es una alianza, necesito a alguien sea mi “espada”. - expliqué del mejor modo posible. Aquello podía sonar muy extraño, incluso para mí sonaba así, pero era eso lo que necesitaba, alguien que impidiese que yo saliese mal parada de cualquier enfrentamiento, alguien con quien luchar codo con codo. Sola no saldría viva de allí jamás.


Mientras esperaba respuesta por su parte, giré la cabeza buscando al licántropo por si necesitaba ayuda por parte de alguno de nosotros. No saber usar armas no era excusa para quedarme al margen esperando que acabase el partido. No saber usar armas no era excusa para nada, porque sí sabía usar otra cosa, y esa cosa podría tomarse como una verdadera arma y mucho más peligrosa que las demás. Lo único que necesitaba era la oportunidad de usarlas y el respaldo de alguien para cuando me agotase, algo que solía sucederme. Usar la mente como arma agotaba mucho más de lo que podría pensarse.


avatar
Astarthea

Mensajes : 67
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Illua el Jue Jul 21, 2011 10:58 pm

-Una alianza... curiosa idea, y muy acertada, yo tu espada y tu mi escudo... no veo mal...-Respondió a las palabras de Astarthea.

Lo cierto es que le convenía mucho tener un escudo, la tactica de la duelista era que un buen ataque anticipandose al enemigo era capaz de neutralizar cualquier ataque sobre ella, siendo sus ataques su mejor defensa, pero estaba claro que no siempre podía defenderse así, de pocas no sale viva de su encuentro con el ejercito de zombies en el mausoleo de la condesa, y no cometería un mismo error, esta vez necesitaba un aliado.

-Astarthea... Debemos aclarar unas cosas con velocidad, no perdamos el tiempo-Dijo con rapidez.-Poseo el don de la cronokinesis, mas nuestros oponentes no lo saben, encárgate de defenderme como te sea posible y acabemos con rapidez con el equipo rival... el primer objetivo es ayudar a Yaus con Trian, después nos encargaremos de los que queden

Se quedó mirando a su alrededor un momento para evaluar la situación, apenas una fracción de segundo, y después empezó a correr, fijándose con más detalle, el rubio había desaparecido misteriosamente, y Illua empezó a sospechar que daría problemas... volaba... aunque se había dado un tremendo golpe por algún extraño motivo, y después desaparecía... pasaron por delante de una arquera, que se hallaba en el suelo luchando por quitarse unas llamas que se intentaban extender por el suelo... Al otro lado, una mujer de blanco fue iluminada por una luz blanca, aunque no pareció hacerle mal alguno, así pues supuso sería un conjuro beneficioso, o de efecto retardado. Y más adelante... su objetivo...


Lo que había pasado en los pocos segundos en los que habló con Astarthea...
Aqueronte había cargado otra flecha, y apuntaba a Illua, que había bajado la guardia para atender a Astarthea, sin embargo, cometió el error, de que al centrarse en estas, olvidó también cubrir su defensa... Lain, el mago del equipo Gamma, se levantó enfurecido por aquel flechazo, y tomó su guadaña, todo su cuerpo parecía rezumar llamas a causa de la ira, y casi era así, enfurecido, su poder, magnificado por el regalo otorgado, se manifestaba como un aura de llamas, que se extendió a la guadaña, rápidamente lanzada en dirección a la arquera, que al ver algo por el rabillo del ojo giró su rostro, para ver el objeto a su lado, y al momento una explosión de fuego, no demasiado potente, pero el golpe de la guadaña y la explosión la tiraron hacia atrás, incapacitando el tiro, y mientras la guadaña regresaba al enfurecido dueño, que tras tomarla se tambaleó y se apoyó en el artefacto, agotado por el uso de ambos conjuros continuos, había perdido su energía, la mujer se echó al suelo, intentando apagar las llamas que intentaban subir por su ropa, aunque... sorprendentemente, sin quemarla, pero si produciéndole dolor.

Al otro lado Daebra, la sacerdotisa, entonó unos acordes con una pequeña lira que sacó, y una luz la rodeó, curando su cansancio, más, no parecía haber señales físicas, dado que los daños no eran visibles, todo daño era transformado en dolor, que es lo único que se podía curar... A su lado, Aeolian, en el suelo, intentando levantarse tras aquel poderoso conjuro.

Sin embargo, tras ver su combo con éxito, la arquera elfa sonrió apuntando con una nueva flecha a Aeolian, al ver la luz envolver a la sacerdotisa, decidió no jugársela sin conocer la naturaleza de aquel poder, apuntó a su pierna, viéndola claramente como si estuviese cerca, gracias a aquel maravilloso poder, complementado con su conocimiento de biología, pretendía inmovilizar a la mujer con un certero tiro a su pierna derecha... si no se podía mover no podría evitar sus ataques. La flecha surcó el aire en cuando los dedos dejaron de tocar la cuerda, y momentos después la flecha impactó en la pierna derecha de Aeolian, que comenzaba a levantarla esta sintió como de repente toda la fuerza de esa pierna quedaba anulada, cayendo de nuevo al suelo, aquella pierna no le respondía, ni la aguantaba ni podía moverla, era como si no estuviese allí.

Agrid y el enano habían empezado su lucha, el primer golpe del enano había golpeado por sorpresa al vikhar, pero un segundo, dirigido a su rodilla, fue velozmente interceptado por aquel enorme hombre, que inmediatamente lanzó contra el enano su hacha, para que pudiese defenderse de lo siguiente, pues sacó su maza y su espada, y realizó un golpe por ambos flancos, que consiguió parar por poco.


Y de nuevo con Illua, esta corría hacia Yaus y Trian, y al por el momento invisible, gracias a su pequeño tamaño y la situación, Zephyrae. Un misterioso remolino rodeó a Yaus, que sorprendido por los vientos, se desequilibró y fue lanzado hacia Trian, que no desaprovechó y asestó un poderoso espadazo al licántropo ya en el suelo, que lanzó un aullido de dolor cuando la espada le dio un golpe, un dolor tremendo le recorrio, cuando el filo contactó con potencia contra su estómago, todos los golpes ahí, parecía que fuese el único lugar... La blitz había salido disparada el lado contrario de Zephyrae cuando Yaus la soltó por la corriente de aire, y esta quedó en el suelo, brillando con su extraño color azulado y brillante, desde luego no era una pelota de tela normal, más bien parecía luz azul condensada... Trian, tras el golpe, corrió a por la pelota, más alejada, debido a que escapó a una cierta altura, y esta recorrió varios metros hasta detenerse.

-¡Interceptemos a Trian! Que no pase Astarthea, creo que Yaus podrá recuperarse solo.-Dijo Illua a Astathea en voz suficientemente alta para que esta la escuchase, pero no demasiad por si alguien les podía oír, no conocía la ubicación del silfo, y eso era peligroso. Katana en la zurda corría en dirección a Trian, y este, tras tomar la pelota, hacia la portería del otro campo, bastante alejada, y pronto se encontraría con Illua y Astarthea... aunque... Yaus...
Apretó el suelo bajo sus garras, enfurecido por los golpes... ya se estaba enfadando, y no era buena idea enfadar al licano...
avatar
Illua
Duelista Sombría

Mensajes : 167
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.