Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Gran Torneo De Blitkrieg

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Zephyrae el Miér Jul 27, 2011 8:04 pm

El dolor en mi cuerpo empezaba a ceder. La magia del lugar era sin duda impresionante y explicaba tanto mi sobrevivencia como la de mis compañeros y oponentes. Sabía que sin la ayuda de esta mágica diadema mi mente no se habría mantenido lo suficientemente clara ante el dolor que había sentido con el impacto. Aun podía sentir el leve aturdimiento de mi cuerpo pero poco a poco le sentía desvanecerse. Esto me daba motivo de preocupación pues aun cuando los embates sufridos por nuestro lupino adversario parecían haber sido mucho mayores, esto posiblemente significaría que en breve estaría recuperado tras todos nuestros esfuerzos por derribarle.

Por ahora el lobo humanoide no contaba con la esfera. Sino uno de mis aliados, el felino que había demostrado contar con una fuerza impresionante si la manera en que había sacado volando a nuestro rival era alguna indicación.

Dos cosas me eran importante por lo tanto, encontrar refugio para terminar de recuperarme pronto y auxiliar al felino a avanzar con la Blitzkrieg. Afortunadamente ambas cosas podían hacerse a la vez, mi planeo alejándome de nuestro propio arco me llevaba directo al felino, su enorme cuerpo en comparación al mío bloqueando mi acercamiento a la vista de cuantos teníamos frente a nosotros.

Al llegar tras este era cuestión de anunciarle mi presencia y planes. – Soy Zephyrae mi felino compañero, veamos si podemos llevar esta esfera hasta su arco. – Le dijo a la vez que me sujetaba de su impresionante melena buscando el mantenerme oculto entre sus cabellos. – Yo me encargaré de cubrirnos, tu flanquea por el lado que prefieras, ya sea el de su arquero o mago mientras mis vientos nos protegen y ocultan. Por cierto que te escucho de cualquier otra desagradable sorpresa que pueda esperar como ese campo mágico que impide volar alto.

Dicho esto concentre mi poder y la fuerza de mis vientos para que se arremolinaran a nuestro alrededor, un pequeño tornado que levantara la arena y mantuviera a raya a nuestros oponentes mientras avanzaba con nosotros corriendo dentro de este.

-Los vientos nos seguirán en nuestro camino ocultándonos y protegiéndonos, tú protege la Blitzkrieg y estate preparado a usar esa espada tuya.

No había tenido tiempo de aguardar por su aprobación. Buscando el levantar el tornado a nuestro alrededor antes de que otra cosa pasara. Si esto resultara tendría que retirar los vientos cuando llegáramos al otro extremo del campo, puesto que nosotros no podríamos ver el campo tampoco, el arco ni a nuestros compañeros. Debería de confiar que todos se encontraran bien.

Con el tornado formándose lo único que alcanzaba a ver era arena a nuestro alrededor, eso y el cielo sobre nosotros, mi corazón descansando más tranquilo cuando vio en el cielo a Alei, mi halcón y compañera. El campo que prevenía que yo alzara el vuelo a las alturas seguramente la mantendría lejos de mí. Como sea me era reconfortante el saberla bien y a finales de esta extraña batalla me alegraría mucho el saber cuánto había visto. Eso de lado a cuanto me reprendiera siendo que mi exceso de confianza en Charlotte me había colocado en esta situación. Eso o felicitarme por ello, era difícil predecir con mi curiosa compañera.

*******************************************

Daebra había aguardado mucho por un momento como este, un instante propio de leyendas, el gran torneo de Blitzkrieg y hasta el momento le había resultado que la gloria era en extremo dolorosa. El fuego seguido de las flechas le habían causado sino daños sí un enorme dolor, solo las bendiciones de su amado Dios le habían permitido desvanecerlo en instantews, eso y su práctica para conjurar rápidamente.

Daebra se encotnraba en un dilema, por una parte podía conjurar para si misma el gran poder de sus bendiciones y buscar la gloria al frente, quizás ayudando a realizar una de esas curiosas anotaciones de las que se le había platicado, por otra parte su compañera yacía en el suelo, a diferencia suya ella no había reaccionado rápido y cambiado de lugar y aunque el fuego no volviera contra ellas en estos momentos, la arquera enemiga se había concentrado en ella, dejándole tirada de dolor.

Daebra alzo su melodiosa voz, buscando con su magia a su compañera. Podía sentir el poder del mágico objeto que le habían dado uniéndose al propio y aumentando enormemente su poder de curación. Era momento de avanzar en el campo de batalla al encuentro de sus demás compañeros, procurando mientras lo hacía de cuidarse de las flechas y hechizos enemigos. Confiando en que su conjuro, hecho aun más poderoso por la curiosa reliquia fuera suficiente para haber ayudado a su aliada.

**********************************************

El quemar del fuego del hehcicero había sido sin duda sorpresivo y terrible para Aqueronte. La costumbre y su experiencia de batalle le había hecho descartar al mago tras impactarlo con este poderoso arco. Un error que no volvería a cometer.

Las llamas se desvanecieron rápidamente, las pocas que intentaban aprestarse a sus ropas siendo apagadas al abrazarse con sus propias alas, extinguiéndolas con esto, como sea la oportunidad del disparo que había querido realizar se había perdido. Era momentio de buscar nuevas presas.

La amenaza inmediata de anotación del enemigo había pasado. Sus precisos ojos, muy superiores a los humanos le hacían examinar el campo de batalla. Auqeronte era uan fría combatiente y aun cuando sus deseos eran los de pronto vengarse del hechicero permitiría que su venganza esperara. Su oponente se veía agotado por su propia magia y tendría unos momentos antes de tener que dispararle.

Tras rápidamente examinar a sus contrincantes pudo ver como el enano seguía combatiendo contra aquel humano, el golpe que había soportado en un inicia dejaba claro que se trataría de un gran contrincante. El enano y el bárbaro parecían estar parejos en la batalla. Aqueronte nunca había tenido gusto por las batallas parejas. Con el enorme cuerpo del bárbaro y su atención totalmente colocada en el bárbaro era un blanco tan sencillo que era demasiado tentador desaprovecharlo. Aun cuando el bárbaro no cayera con uno solo de sus poderosos disparos, la ventaja estaría al alcance de su aliado.
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Illua el Jue Jul 28, 2011 1:42 am

Off: Me empiezo a cansar, es hora de ponerse dura... en este turno todos reciben castigo a excepción de Adrastea que me avisó de que esta semana estaba ocupada, pero la siguiente estaría mejor, espero que cumpla su palabra y me postee en el próximo turno.
Zeph, tu has posteado, pero recibes un castigo similar al resto por metajuego...

Al llegar tras este era cuestión de anunciarle mi presencia y planes. – Soy Zephyrae mi felino compañero, veamos si podemos llevar esta esfera hasta su arco. – Le dijo a la vez que me sujetaba de su impresionante melena buscando el mantenerme oculto entre sus cabellos. – Yo me encargaré de cubrirnos, tu flanquea por el lado que prefieras, ya sea el de su arquero o mago mientras mis vientos nos protegen y ocultan. Por cierto que te escucho de cualquier otra desagradable sorpresa que pueda esperar como ese campo mágico que impide volar alto.

¿Como demonios sabes que es un campo mágico del juego que se activa al volar alto y no un conjuro de un oponente? No es solo decisión mía, lo consulté con dos admins más, ambos de acuerdo con que tu acción es metagamica, lo lamento, pero tras esto de que no me posteen todos y que no se me tome en serio voy a ponerme severa... Y ya especifiqué, pueden morir si les dan muchos golpes o cometen faltas graves, Zeph, lo tomaré como un desliz, que no suceda de nuevo.

------------------------------------------------------------

Zephyrae se reunió con Trian en su hombro, y le dedicó unas palabras a la ve que levantaba un tornado de polvo a su alrededor, eso impedía que les viesen, sin embargo, también anulaba su visibilidad.
Illua corría hacia ellos, cuando vio el torbellino de polvo y se detuvo, Trian debía ser un antropomorfo, no parecía encajar en ninguna otra raza, por lo que no podía usar magia, ese tornado de polvo no parecía natural, así como el que había tirado a Yaus hacía poco... o bien le habían dado un poder sobre el aire, o bien algún mago le estaba ayudando, solo podría ser la mujer de blanco que pasaron hacía poco, aunque parecía ocupada con Aeolian y ella misma, o Zephyrae, que había desaparecido...

Tomó su katana, y concentró su poder sobre la hoja de su espada, una técnica que había aprendido hace relativamente poco, después de su viaje a la mansión de la condesa... Pero había más de una forma de usar aquel poder... La hoja brilló un momento, y la mujer dio un corte al aire con ella, empezando a correr de nuevo, seguida de Astarthea, pero aquel corte liberó algo, una especie de cuchilla azulada salió disparada hacia donde había lanzado el corte, el remolino... Una técnica antigua, que solían usar los guerreros con unas buenas katanas, los kamaitachis, la diferencia, es que el de Illua no era una onda de presión de aire, si no mágico, no era tan difícil ni requería tantos años de practica para su realización... Y sus resultados eran más productivos...

El muro de arena fue un arma de doble filo para el silfo y el hombre gato, que no pudieron ver el corte mágico que se acercaba con gran velocidad, hasta que el muro de aire se rasgó, dejando pasar aquel corte mágico, que golpeó de lleno a Trian, haciéndole ahogar un grito de sorpresa, y tras un momento sus piernas le fallaron, sintiéndose cansado y cayendo al suelo... Pero Zephyrae también recibió el impacto de aquella técnica, el golpe le lanzó del hombro, teniendo la mala suerte de chocar contra el muro de aire que el mismo había creado, el aire no le habría hecho mucho, pero la arena que giraba en el, junto a su reducido tamaño... sintió la sacudida del aire y el impacto de los granos de arena, antes de caer al suelo, con sus energías bastante mermadas, como si hubiese corrido una gran distancia sin descansar.

La blitz cayó al suelo cuando Trian también lo hizo, y de pronto, Yaus llegó como una exhalación y tomó la pelota, lanzándosela a Illua con una mirada furiosa, la velocidad del licántropo se había incrementado notablemente, además se podía apreciar que su mirada era furibunda, con una fuerza completamente desmesurada, alzó al hombre gato por el cuello y lo lanzó varios metros por el campo, hacia el centro, impresionante fuerza para lanzar a alguien tan pesado de esa forma, pero era porque se había enfurecido...

Illua tomó la pelota entre las manos... parecía que le tocaba a ella llevarla, y era perfecto, el camino estaba despejado excepto porque... Zeph seguía desaparecido, de todas formas corrió hacia la portería con la pelota, ya casi nada podía detenerla... menos cuando Aeolian estaba a su lado para protejerla, si nada se lo impedía, en unos segundos alcanzaría el arco y metería la blitz...

En el resto del campo, la situación para el equipo Omega... no era muy buena... La arquera de dicho grupo, tras liberarse de las llamas, decidió intervenir en la pelea entre el enano y el Vikhar, un grave error, con consecuencias graves que no tardarían en aparecer... La flecha impactó en el hombro izquierdo del hombre, enfureciendole un poco, no solo por el dolor, si no por que se hubiesen entrometido ¿Quien era el cobarde que había osado interrumpir su noble batalla? No tardó en descubrirlo, una arquera divium. El enano vio también el flechazo, y detuvo el combate, no quería ganar con la ayuda de una cobarde que luchaba desde lejos, si ganaba, era por el mismo, y si perdía, moría en combate, ambos guerreros se miraron, en esa mirada su intención era clara, y empezaron a correr hacia la arquera.

Esta se sorprendió de la carga de los dos, sobre todo de la de su compañero, y quedó paralizada por el miedo ¿Que se suponía que había hecho? Pensó que sería una ayuda... pero los dos hombres enfurecidos no tardaron demasiado en llegar a ella, dándole un golpe combinado... Los diviums eran frágiles, y aquel doble golpe potenciado por el mazo destructor del enano y el guante que daba más fuerza a Agrid... La mujer sintió una explosión de dolor recorerle el cuerpo, dando un grito y cayendo el suelo desmayada, la habrían matado en la realidad, pero el campo consiguió que resistiese el golpe... En situación normal habría sido imposible que se desmayase en un solo ataque, pero aquel era doble... es obvio que no fuese normal...

Por otra parte, Daebra intentaba curar a Aeolian, empezó a entonar su cántico, pero escuchó un silbido, un extraño sonido, y se fijó entonces, en el cielo, un grupo de flechas empezaban a caer sobre ellos, disparados con un poder especial de la elfa, varias flechas que caían ahora sobre ellos, sorprendida, se vio obligada a actuar por reflejos alejándose de los disparos, que ni iban a por ella, si no a por Aeolian... La andanada cayó, y la mayoría de las flechas se clavó en el suelo, pero otras tantas rociaron a Aeolian, que no pudo si no lanzar otro grito de dolor, con tantos ataques sobre ella, su cuerpo casi no podía resistir consciente, no había tenido tiempo de recuperarse entre ataque y ataque...

El mago del equipo Gamma, seguía intentando recuperarse, más, con una sonrisa, al comprobar que estaba a salvo, la arquera había sido reducida por los dos guerreros, al ver lo que sucedió decidió que sería mejor no entrometerse en la batalla entre ellos. Y las mujeres del otro equipo tampoco estaban perfectamente... La arquera de su equipo se había encargado de que no estorbasen, podía recuperarse correctamente... Y cuando se recuperase, posiblemente remataría a la divium...

Y los dos guerreros... bueno, tras dejar inconsciente a la arquera, continuaron su combate allí mismo, justo tras el golpe, un golpe idéntico, ambos golpearon sus pies a la vez, con un resultado idénticos, ambos cayeron de rodillas, ambos pies habían recibido un enorme castigo por la carrera y el doble golpe simultáneo. Pero por su actitud, era seguro que seguirían peleando hasta de rodillas...
avatar
Illua
Duelista Sombría

Mensajes : 167
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Zephyrae el Jue Jul 28, 2011 7:22 am


El muro de arena se había levantado girando alrededor del hombre felino y Zephyrae, la magia de este concentrándose en reforzarlo para protegerse al tiempo que el felino empezaba a correr. Sus potentes piernas empezando a recorrer el campo al tiempo que el tornado se movía con ellos alzando la arena y creando confusión en el campo de batalla.

Zephyrae solo tenía que concentrarse en este permitiendo que fuera su compañero el que los desplazara.

Repentinamente algo logro atravesar la barrera mágica que con su viento había levantado Zephyrae, de lo que quiera que se tratase era una magia mucho más poderosa que la suya siendo que había podido atravesar su mejor defensa sin perder en ello nada de poder en el proceso. O de haberlo hecho sin duda se trataba de la magia de un mago digno de llamarse a si mismo archimago, poco podía saber el Silfo que se trataba de justo una técinca capaz de atravesar todas sus defensas como si nada. Zephyrae no llego a creer que pudiera haber alguien de tanto poder entre sus oponentes.

No solo había atravesado su barrera como si se tratara de la de un aprendiz de mago y no la de todo un hechicero de buen poder aun entre los feéricos, sino que en plena tolvanera quien la había lanzado había logrado calcular con total precisión la posición de su aliado y con esta la de Zephyrae.

El conjuro había atravesado el muro de aire como si nada pero al llegar con Zephyrae y su aliado se había vuelto una impresionante manifestación de poder, demostrando nuevamente la gran magia de su conjurador. Afectando no solo al hombre gato sino a Zephyrae que salió expedido contra su propio muro de viento y arena, el cual pudo corroborar por si mismo no era tan débil como el mágico ataque pudiera haber hecho parecer. El golpe de sus vientos y la arena aunándose al dolor de su anterior golpe que aun no terminaba de desaparecer.

Confundido ante cuanto pasaba sumamente adolorido y viendo la batalla a su alrededor pudo ver como la Blitz caía en manos de sus rivales, su terco espíritu reforzado por décadas de lidiar con la indescriptible fuerza salvaje de los vientos para dominar su magia le impedía rendirse.

Las dudas que tuviera de si el poderoso conjuro que antes le lanzara contra el suelo eran propias del estadio o de un hechicero de los enemigos lanzado a más de cien metros de distancia, no habían tenido tiempo de ser resueltas por su compañero, tras ser testigo de tan poderoso conjuro entre sus adversarios seguramente se había tratado del mismo mago entre ellos.

Esperando no fuera capaz de lanzar otro conjuro tan poderoso tan pronto y que su pequeño tamaño le ofreciera alguna ocultación Zephyrae opto por nuevamente alzar vuelo, quizás desde la seguridad de las alturas podría hacerse de la esfera y aun rescatar algo de la situación.

Por desgracia el hechicero, aun con todos sus años de estudio de la magia era incapaz de comprender que en realidad se trataba de un campo mágico y no era esta solo suposición suya, basto con que se elevara a algo de altura para que este le volviera a atrapar. Lanzándole nuevamente contra el suelo a gran velocidad simplemente que ahora sin fuerzas para siquiera poder mantener la conciencia, incluso era posible que no lograra sobrevivir.

La bendición de la diadema que aceleraba su pensamiento y comprensión de las cosas se volvía una maldición en estos momentos, pues no solo de nada le había servido para entender las cosas y comprender que era un campo mágico en realidad, cosa que obviamente aun no sabría ni llegaría a saber viéndose obligado a chocar contra el una y otra vez ante su incapacidad de comprenderlo. Además de esto lo que si le permitía ver es que ante el poder de tales hechiceros en el otro bando o las impresionantes capacidades del lupino rival, en ningún momento había tenido oportunidad alguna, tal verdad le acompaño hasta el momento del impacto y perder la conciencia. (Escribo la conciencia mas no sé si será la vida sinceramente espero que no sea el caso).
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Lydian el Lun Ago 01, 2011 5:29 pm

No pude ver nada de lo que sucedió, simplemente fui golpeada una y otra vez sin poder si quiera levantarme del primer golpe, uno tras y otro y sin poder tampoco saber que diablos me había golpeado. Primero el gran rayo de luz que había visto dirigirse hacía mi me golpeo directamente sin siquiera haber podido salir del circulo que había visto en el suelo para que segundos después del circulo surgieran llamas. Sentía que estas quemaban la piel de mi cuerpo y tras el golpe de las flechas no pude hacer nada más que tirarme contra el suelo gritando por el dolor que me causaban las quemaduras. Podía ver como estas no hacían daño en mis manos físicamente pero quemaban como si fuesen llamas reales y sumado al ataque, el no poder comprender como funcionaba aquel hechizo aumentaba el dolor, la desesperación y los retorcimientos que me daba en el suelo como si miles de demonios me estuviese poseyendo.

Apenas cesaron las llamas pude ver a la mujer que había intentado sacar del circulo mágico cubierta en una luz, mas no pude observar nada más puesto que otra cosa había impactado fuertemente mi pierna derecha. Sentí como si una flecha hubiese atravesado mi pierna derecha y no pude evitar llevar mis manos a esta, apretándola por mero reflejo y no haciendo nada más que incrementar el dolor causado por el flechazo. Después de unos segundos comencé a sentirme algo más aliviada por un canto agradable, pero este fue interrumpido de la nada. No pude ver nada más. Un centenar de flechas impacto mi cuerpo y el dolor se hizo mucho más insoportable. Otro grito desgarrador y mis lágrimas comenzaron a hacerse presentes escurriendo de mis ojos sin remedio. Era lo único que podía hacer mientras las flechas seguían golpeando, preguntándome cuándo demonios iría a terminar aquella tortura. Jamás me había visto sometida a tanto dolor físico y sin descanso. ¿Qué era lo que había hecho para qué Elhias descarase toda su furia en mi contra? Era lo único que podía llegar a pensar mas sin encontrar respuestas, solo llanto desesperado.

Tras haber llorado unos segundos, en un estado de casi inconsciencia, trate de reponerme y en el suelo me seque las lágrimas con el torso de mi manga izquierda. Trate de levantarme pero mi pierna derecha seguía sin responder después de aquel golpe, así que decidí arrastrarme apoyada con mi pierna izquierda hasta esconderme detrás de la sacerdotisa. Entonces Daebra comenzaría a usar su acorde sanador nuevamente intentando curarme de las heridas que había recibido. Estaba agotada y no podía hacer nada más, sin saber lo que hacía Daebra no me quedaba otra cosa más que refugiarme tras ella para no recibir más ataques.

Si el acorde sanador de Daebra funcionaba, entonces intentaría devolver todos los ataques en uno solo. Me vengaría de aquella arquera que había dejado mi pierna derecha inmovilizada e inútil. Tras el llanto llegó la rabia y necesitaba descargarme pronto. Una vez me encontrase dispuesta para lanzar un nuevo hechizo utilizaría sentencia negra en contra de la arquera, no me importaba en que condiciones se encontrase esta ni cuantos ataques estuviese recibiendo, me había atacado sin piedad y era hora de que pagase.

Off:

Lamento el post tan corto pero tenía muy pocas opciones de juego.

Espero que la pronta casi recuperacion de la incosncia de mi pj no sea tomada como powergaming, pero si no se movia seguramente la seguian usando como muñeca de trapo.

Sobre las habilidades ninguna queda terminada, lo unico concluido fue que mi pj se escondiese. El ultimo ataque de mi pj solo se realizara si la habilidad curativa de Daebra funciona cosa que tampoco quedo conclusa.
avatar
Lydian

Mensajes : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Björki Gotriksson el Mar Ago 02, 2011 8:29 am

Ese ataque después del bloqueo no me lo esperaba, maldición. El ataque del vikhar había sido bueno, y de no haber logrado alzar mi arma en horizontal de manera que bloqueara un golpe con la cabeza del mazo y el otro con el pomo de la empuñadura, probablemente habría recibido un golpe muy bruto. También me había arrojado el hacha, pero gracias a un paso lateral había podido esquivarla. Su grito de guerra fue correspondido por el mío, gritando en común también:

-¡Y mi arma es la mía! ¡Por fin alguien con honor de verdad, joder!-

Sin embargo, antes de poder devolverle el golpe, vi como una flecha hacía impacto en el hombro del vikingo. Ambos miramos a quien lo efectuó. ¡Maldita sea! ¡Creía que dejé bien claro que no quería una pizca de ayuda! ¡Esa arquera había roto la primera regla de un duelo de honor, que es no intervenir hasta que uno de los contendientes muera o caiga inconsciente!

El vikhar y yo empezamos a correr hacia ella, y yo decidí gritarle algo para que ella se diera cuenta del porqué iba yo también a darle una hostia épica. Mi voz enfurecida resonó por medio estadio:

-¡¿Qué puta parte de "es un duelo de honor" no entiendes, maldita paloma?! ¡Si me pido al vikhar es por que le reto a un puto duelo igualado, joder, no parra que lo ataquen los demás sin mi consentimiento!-

La divium, tras dar un grito de dolor al recibir nuestras hostias, cayó inconsciente, y el vikhar y yo decidimos seguir el duelo. Ambos nos golpeamos los pies, cayendo de rodillas. Apreté los dientes y le dije, en voz alta, animado por el combate:

-¡Mi nombrre es Björki, humano! ¡Esperro que sigas con este ritmo, he luchado contra muchos tipos de seres y hasta ahorra erres el prrimerro en darme una batalla tan épica! ¡Glorria o muerte!-

Mi primer movimiento fue un ataque con el pomo del hacha, buscando golpearle la boca del estómago para doblarlo hacia adelante. De lograr impactarle, mi siguiente ataque sería aprovechar que tenía la cabeza del mazo echada hacia atrás debido al ataque con el pomo para golpearle el hombro derecho. Mi intención era desarmarle antes de seguir atacándole. De lograr darle en el hombro, aprovechando que mi mazo rebotaría ligeramente hacia atrás, pues no creía poder derribarle, mi siguiente ataque iría dirigido a su cara. Si mi combo de tres golpes lograba ser exitoso, entonces le dejaría inconsciente o como mínimo aturdido, y si no lo lograba, mejor, así duraría más rato la pelea. Mientras atacaba, grité:

-Baruk Khazad! Khazad ai-mênu!-
avatar
Björki Gotriksson

Mensajes : 86
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Invitado el Miér Ago 03, 2011 8:16 am

Canción para el combate:

Su movimiento de bloqueo con la empuñadura del mazo me dejó fascinado. Aquel enano no solo había demostrado ser ágil sino también diestro y rápido en el manejo de armas. Seguramente las décadas, siglos, en los que yo todavía no estaba ni pensado para el mundo por Odin, él ya hubiera estado acabando con orcos y trolls a mano desnuda. El hacha que le arrojé a los pies la esquivó con un simple movimiento lateral, un diestro enemigo que sin duda no se amedrantaría ante mi tamaño, que daría hasta su última gota de sudor y sangre por vencerme. Vi que iba a devolver el golpe y bajé el brazo de la rodela para poder defenderme, pero antes que el suyo llegó otro golpe, el de la arquera emplumada de su grupo. Pronto sentí como una flecha se hundía en mi carne y penetraba con fuerza en ella, de no haber sido de mis músculos endurecidos como la roca por la fuerza que hacía para protegerme mejor, aquello hubiera afectado al bíceps -¡¡¡¡Aaarrrg!!!! – grité mientras me giraba con los ojos inyectados en sangre. ¡Joder! ¡Dolía! Pero no era el dolor lo que me hacía enfurecer, era la ruptura de los códigos de honor de un guerrero de verdad. La primera norma de todas era no intervenir bajo ningún concepto. Esa y la de no fustigar el cadáver del adversario y entregarlo a sus familiares eran las más importantes.

No era precisamente ético pegar a una mujer, si bien ella se lo había buscado al romper una norma tan sangrada que hasta los mismos dioses soportaban. Por un momento uní mis fuerzas con las del enano y entre su martillo y mi diestra potenciada por el brazal del alado anterior le atizamos de lo lindo a la mujer pájaro, buitre de alas blancas. Sonreí ante el comentario del enano y no pude evitar soltar el mío: -Solo los hijos de Hel rompen las normas de un duelo de honor – dije, aun sabiendo que el golpe la había dejado completamente fuera de combate, y se podía considerar con suerte, lo poco que sabía de ese tipo de personas con alas es que su cuerpo no era dedicado al combate en la mayoría de las ocasiones. Alcé de nuevo el mazo y dirigí un golpe a las piernas del enano, uno tan fuerte que lo hincó de rodillas. Por un momento llegué a pensar que lucharíamos en esa posición, pues no se me haría rara la idea de que el enano luchase incluso con la pierna jodida, pero no fue el único que clavó las rodillas en el suelo, pues yo también recibí un golpe fuerte que me hizo baja la altura bastante.

-¡Agrid Hugrakkur! – respondí cuando él se presentó - ¡Espero que tú tampoco bajes el ritmo, nadie aguanta con las dos piernas el golpe de antes! – al oír gloria o muerte con su fuerte acento de enano sonreí abierta - ¡Gloria o Muerte! – contesté mientras veía como el pomo de su hacha se acercaba a mi estómago.

Rápidamente intenté poner mi zurda para cubrir ese flanco, el golpe ya era seguro según veía, pues las condiciones no me permitían la evasión sin perder la ventaja de la altura. Mientras movía la siniestra para cubrir ese hueco alcé la diestra con mi mazo de piedra y metal en la mano, por encima de mi cabeza y lo comencé a bajar rápidamente hacia su hombro en un ángulo un tanto cerrado, procurando darle en el hombro y no en la sien. Mi estrategia era tan simple como que si lograba darle un golpe en esa zona (Parte superior del hombro) y descocarle el brazo tendría solo una mano para luchar y eso me daría ventaja y me pondría por encima en nuestro particular duelo. ¿La pelota? Podían acomodársela en el recto anal, a mí solo me interesaba sudar sangre contra el enano.

- Blóð fyrir Óðinn!!!! – grité en vikhar al oír su grito, incomprensible para mí, en enánico.

----
Off:

Traducción: Sangre para Odín!!!!
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Astarthea el Miér Ago 03, 2011 3:02 pm

***Versión de “la Astarthea” osada y desvergonzada***


Sonreí ampliamente al oír la respuesta de Illua, mi proposión fué aceptada y con gusto. Aún así quiso aclarar algunas cosas. Cuando la oí, su aclaración, no pude más que sonreír más aún. Cronokinesis. Curioso don, yo poseía tres dones kinéticos y ella poseía otro. Desde luego podríamos formar un equipo imparable si ambas usabamos bien nuestras cartas.

En pocos segundos habíamos planeado, bueno, más bien ella había planeado, nuestro próximo movimiento. El objetivo no era otro que ayudar a Yaus, quien en ese momento tenía la blitz, después ya quedaría tiempo para los demás.

Justo después comenzó a correr hacia Yaus, quien comenzaba a enzarzarse con Trian, como alma que lleva el diablo, y yo la seguí sin pensarlo dos veces. Miraba cuanto podía a mi alrededor, tratando de estar preparada para cualquier ataque o defensa que hiciese falta por mi parte.

-¡Interceptemos a Trian! Que no pase Astarthea, creo que Yaus podrá recuperarse solo. - prácticamente me gritó Illua, quien ya se había lanzado a por Trian y la Blitz. Yo asentí con la cabeza y aceleré el paso hacia ellos. Pensé, intenté pensar, pero por alguna extraña razón fuí incapaz de planear nada que hacer para ayudarla, ni bloquear a Trian ni atacar a nadie. En ese momento sólo se me ocurrió una explicación, la otra estaba bloqueándome a mí, bloqueando mi mente. Moví la cabeza a uno y otro lado y me apreté las sienes con ambas manos, tenía que concentrarme y mantener alejados los pensamientos de ella, que ciertamente eran bien negativos y no me hacían ningún bien en aquel momento.
Y para colmo de males estaba aquel dichoso vestido que la otra se empeñaba en vestir. ¿Es que no se daba cuenta de lo incómodo que era algunas veces? A aquel paso acabaría rasgando el vestido e imponiendo una nueva moda de vestidos cortos.

De pronto Illua se detuvo y yo con ella. Ante nosotras apareció una especie de tornado, un torbellino de viento y polvo que mantenía ocupado a Yaus. Illua desenfundó su arma, siguiéndola yo de cerca, a ella y sus movimientos, y lanzó un "ataque" contra el mismo viento, no sé qué pretendía hacer, en cuanto a ataques con armas y el uso de éstas era lo que se llamaba una inútil y analfabeta, por decirlo de algún modo.

Busqué la blitz con la mirada, por si tenía la oportunidad de hacerme con ella, pero la perdí de vista hasta que la vi rodar por el suelo y después a Illua tomarla de manos de Yaus. Nada podía ser mejor, Illua tenia posesión sobre la blitz, yo la acompañaba con la idea de protegerla de cualquier modo posible de cualquiera que fuese capaz de atreverse a cortarnos el paso. Si aparecía ese alguien se podría llevar la grata sorpresa de una descarga eléctrica que lo dejaría fuera de juego durante un minuto quizá, tiempo suficiente parar marcar el primer tanto, de una vez por todas.



avatar
Astarthea

Mensajes : 67
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Illua el Miér Ago 03, 2011 5:24 pm

Off: Bien bien... me alegro de que esta vez posteaseis todos, recomendaria que leyeseis el tablón tras el post, se explicará mejor la situación.
-------------------------------------

Equipo Gamma y Omega, parecía haber un desequilibrio entre los dos grupos, pero este empezaba a menguar, al mismo ritmo que la peliazul reducía las distancias entre la blitz y el aro del otro grupo. Finalmente, alcanzaba su meta, cuando una luz apareció en el centro del campo, más bien, como un rayo de luz que surgía del mismo centro, dirigida al cielo azul, y que empezó a expandir su diámetro, por allí por donde pasaba, empezó a ver como la hierba salía del suelo y crecían plantas, como si el campo estuviese cambiando su aspecto. Dejó de contemplar el cambio, y dio los últimos pasos hasta el aro, finalmente metió la bola en el hueco, y empezó a desintegrarse con forme avanzaba, hasta desaparecer, se miró la mano donde hacía un segundo estaba, y al momento, la luz la alcanzó, cegándola un instante, después del cual pudo contemplar, que todo el campo había cambiado, ahora parecía el claro de un bosque, incluso había árboles cerca de los bordes del campo.

-¡Equipo Gamma marca punto! Y se cambia al campo de la vida... ¡Que siga el juego!

Las palabras procedían de la voz de aquel ser alado, que resonaba por todo el estadio, una voz poderosa ¿Donde estaba la blitz? Pero en ese tiempo en el que había quedado distraída, unas raíces habían salido de la tierra, y de pronto sintió su agarre, sorprendida, intentó liberarse, pero era tarde, las plantas crecieron con más velocidad, atrapandola por completo, y sin permitirle moverse, iba a intentar usar sus armas, pero no pudo, pues las enredaderas atraparon sus brazos, inmovilizándola por completo.

Asthartea, que estaba defendiendo la posición, de pronto sintió como el cuerpo no le respondía, estaba paralizada, no podía mover ninguna parte de su propio cuerpo, sin que pudiese saberlo, era cosa de una de las normas del campo, que penalizaban con una parálisis de diez segundos a quien no hubiese usado su objeto en el primer campo, y ahora que había cambiado, sancionaba a quienes lo habían incumplido.
Aeolian también lo sufrió, consiguió finalmente esconderse tras la sacerdotisa, sacando fuerzas de flaqueza para así poder resguardarse, la mujer curó sus daños, hasta que finalmente volvió a la perfección, sin dolor, y volvía a sentir su pierna derecha, pero cuando se preparaba para conjurar su ataque, se quedó paralizada, podía pensar, pero le era imposible conjurar nada, o tan siquiera moverse...

A los pies de ambas, empezaban a crecer esas raíces, por suerte, el efecto duraría solo diez segundos, y si reaccionaban rápido, pues ambas pudieron ver las raíces, podrían escapar de su agarre.
Lain, se preparaba para avanzar hasta la divium, cuando algo le atenazó el pie, y empezó a crecer, todo su cuerpo se vio en unos segundos, atrapados por esas enredaderas, que no le permitieron hacer acción alguna.
La aquera, inconsciente, no pudo evitar que las raíces creciesen a su alrededor, así como el joven silfo, Zephyrae, tampoco fue capaz en su inconsciencia, provocada por un segundo impacto del castigo del campo.

Daebra, la sacerdotisa, se hallaba delante de Aeolian, preparada para protegerla de los ataques de la arquera, mientras su voz la curaba, vio entonces las hierbas crecer de sus pies...
Igual que la arquera elfa del equipo gamma, que tras hacer lanzado su andanada, necesitó un momento de preparación, pensando que hacer después de que se curase la mujer, pero no pensó mucho, dado que las raíces que crecían bajo ella tomaron prioridad en pensamientos, la pregunta era... ¿Las evitarían?

Trian y Yaus, tenían una batalla propia, el hombre tigre, se recuperó rápidamente del ataque de Illua, y tras caer, vio a su contrincante avanzar hacia el, corriendo a una velocidad asombrosa, pero aprovechando su estabilidad en tierra, dio una patada al estómago del hombre lobo cuando este estaba a punto de atacarle, haciéndole que diese un aullido de dolor retrocediendo. El campo cambió en ese momento, llenándose de plantas, momento en el cual, el hombre tigre sonrió y clavó su espada en el suelo y movió un poco sus mandíbulas, preparándose para luchar con uñas y dientes... nunca mejor dicho, contra el otro. Pero, aparecieron las raíces del suelo, sorprendiendo a ambos veteranos, que jamás habían visto que el campo hiciese eso en sus otras competiciones... Aunque pasó algo más, en las manos de Trian apareció la blitz, una vez un equipo metía punto, la esfera de energía aparecía en manos del miembro del equipo contrario más cercano al centro, en ese caso, el hombre gato.

El enano y el vikhar seguían su combate propio, luchando cerca de la desvanecida divium, ambos de rodillas, el enano intentó una táctica de triple golpe para acabar debilitando velozmente al gran humano, pero con habilidad, Agrid interpuso su zurda en el camino del mazo, y alzó el suyo contra el enano, ambos golpes tuvieron resultados parciales, Agrid, paró en parte el impacto del mazo, pero este con gran poder, consiguió que el golpe, aunque no lo sufriese en el torso, su zurda sintió parte del golpe, desviándose así parte del mazazo del vikhar, y golpeando solo el borde del hombro, en vez de dar el impacto directo. Fue entonces cuando las raíces surgieron también bajo ellos... Illua, Aqueronte, Lain, Zephyrae... Ellos ya habían sido atrapados ¿Escaparían los demás, o también quedarían entre las raíces?
avatar
Illua
Duelista Sombría

Mensajes : 167
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Björki Gotriksson el Lun Ago 08, 2011 4:47 am

El humano estaba demostrando ser un guerrero verdaderamente competente, y eso era de agradecer, la mayoría de humanos eran unos lloricas que no soportaban luchar con las tripas al aire. Su ataque y el mío se contrrarrestaron, haciendo que su ataque resultara desviado y sólo me golpeó el borde del hombro. Solté un gruñido de dolor pero seguí como si nada, aún más motivado para seguir la batalla, agradeciendo que el humano también hubiera salido bien parado del ataque. Fue entonces que vi que el campo cambiaba. Miré al vikhar y le dije:

-¿Y ahorra qué cojones pasa?-

Empezó a salir hierba del suelo y crecieron plantas por doquier, ¡incluso salieron algunos árboles! ¡Joder! ¡Elfos fumaflores como encargados del atrezzo del escenario! ¡Quiero una puta montaña! Los bosques me caen mal, sólo sirven para hacer madera. La voz del alado dijo que Gamma había marcado punto, eso significaba que mi equipo iba perdiendo. Oh, que les den a todos, yo me estoy pegando con el vikhar.

A algunos empezaron a rodearles hiedras varias, y nosotros no fuimos una excepción. Sin dudar, le dije al humano:

-¡Cuidado, muévete rápido!-

Rodé hacia el lado izquierdo, evitando por poco las enredaderas que surgieron a mis pies. Miré entonces durante unos instantes el resto del cambo. Trian y Yaus se estaban pegando mutuamente, uno con agilidad y el otro con fuerza bruta. A ambos se les veía francamente igualados, pues sabían qué hacían. Sin embargo, a ellos las enredaderas les pillaron por sorpresa, dejándolos atados. La blitz apareció en manos de Trian.

Tras eso, miré al vikhar y decidí volver a atacarle de nuevo. Como en la otra ocasión, busqué un triple combo. En esta ocasión, mi plan consistía en atacar con la cabeza del martillo para golpearle la boca del estómago. Si le daba, probablemente se doblaría hacia adelante, momento idóneo para golpearle en la cabeza con un movimiento ascendente que me sería fácil de realizar por el movimiento del primer ataque. En caso de lograrlo, le daría la vuelta, pues su resistencia me hacía pensar que no lograría tirarle al suelo. En ese caso, mi tercer ataque sería sencillo. Mazazo en la espalda, buscando la zona entre los omóplatos, justo en la columna. De tener éxito mis tres ataques, le tendría vencido e inconsciente. De no tenerlo, seguiría en un divertido duelo.
avatar
Björki Gotriksson

Mensajes : 86
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Zephyrae el Miér Ago 10, 2011 4:28 am

Alei, halcón peregrino y compañera de Zephyrae sobrevolaba el inmenso coliseo. Sus instintos se debatían entre el descender a brindarle auxilio a su querido Silfo o alejarse de ahí ante el estruendo producido por los miles de gritos de los espectadores.

Para el momento en que Alei se había percatado de que Zephyrae no se encontraba más en Phonterek el Silfo ya había sido transportado una gran distancia, su vínculo dándole una idea general de su presencia, de la dirección general en la que se encontraba y muy levemente de la distancia de este.

Un día antes de que Zephyrae quedara inconsciente y a merced de Charlotte Alei había decidido explorar los alrededores de la ciudad, alejándose algunos cientos de kilómetros en manifestación del poderío de sus propias alas. Su dueño y compañero demostraba nuevamente demasiado de su lado humano y se entretenía demasiado con aquella hembra. Ya era tiempo de que ambos hubieran emprendido el vuelo de nuevo.

Para el momento en que Alei se hallaba de regreso a Phonterek pudo notar la falta de Zephyrae y el que no se hallaba en la ciudad. Sin entender que pudo llevarle a partir sin ella frenéticamente se movilizó en la dirección en que podía sentir su presencia, lejana pues sin que Zephyrae o ella lo supieran su inconsciente cuerpo había sido rápidamente transportado en carreta tirada por varios caballos ya que Charlotte había aguardado hasta el último momento posible para entregarlo y la cercanía del torneo la día siguiente les había hecho forzar a los caballos para llegar hasta el gran estadio de Blitzkrieg a tiempo de registrar a su presa y cobrar su recompensa.

Los caballos habían partido muchas horas antes de que el halcón regresara a la ciudad, casi un día entero había pasado desde que Zephyrae hubiera partido de la ciudad a que Alei se percatara de esto.

El vuelo de Alei fue presto y veloz, la fortuna le había permitido iniciarlo descansada pues una de las razones en que tardara en regresar había sido su predilección a dormir en los bosques que en los techos de la ciudad o peor aún, encerrada en la pequeña casa que Zephyrae y la humana compartían.

Sin duda alguna los caballos que llevaron al inconsciente silfo eran de una excelente calidad, su velocidad bastante considerable como habían sido forzados como era clara muestra el que Zephyrae permaneciera inconsciente bajo los narcóticos efectos del vino suministrado todo el camino, sin que tuvieran que aplicarle demasiada dosis del narcótico. Esto no era por cariño de parte de sus manejadores sino simple interés, de haber despertado con malestar en el torneo sus posibilidades de éxito habrían bajado, normalmente quienes los llevaban ganaban una comisión adicional por el desempeño de sus presas.

Alei había empezado por lo tanto con una gran desventaja de distancia, mas para un halcón peregrino eso no suele ser un gran problema. Su velocidad envidiada por casi todas las criaturas de Noreth acorto hora tras hora la inmensa distancia entre la ciudad y el Coliseo. Ninguno de sus congéneres halcones habría tenido problemas para flanquear esa distancia, mucho menos Alei que en su mágico origen había obtenido dones propios nacidos de la magia del ritual que le dio nacimiento.
Aun así el tiempo en que habían partido de antemano con Zephyrae era un problema y cuando finalmente había llegado al sitio de juegos todo había empezado.

La impresionante vista que poseía le permitió hallar a Zephyrae en pleno campo de juego, al parecer por su postura y la manera como apuntaba con su espada, lanzando su conjuro contra un ser que parecía mezcla de lobo y hombre. No mucho después Zephyrae para alegría de Alei alzaba vuelo, quizás pronto podrían hallarse y su compañero le explicaría cuanto había pasado.

La alegría fue corta pues apenas unos pocos metros se había alzado Zephyrae cuando alguna fuerza desconocida le arrojaba contra el suelo del lugar, el golpe impresionantemente poderoso le lanzaba contra el suelo, el planeo de Alei en esos momentos tras haber visto a Zephyrae cambió a precipitado vuelo nuevamente, la gran distancia que le separaba de él acortándose por momentos.

Mucho paso antes de que Alei lograra llegar cerca de Zephhyra, suficiente para hacerle reconsiderar su frenético vuelo.

Zephyrae no solo se había reincorporado sino que había conjurado nuevamente un hechizo con un velocidad y certeza mucho mayor a la que le conocía, a su alrededor los demás participantes de tan extraña batalla recibían ataques que debieran de matarlos y en vez de eso se mantenían luchando. Alei pudo ver los alrededores del campo de batallas y sobre todo oírlos, miles y miles de espectadores contemplaban esa batalla. Esto no parecía tratarse de un combate a muerte sino de alguna especie de competencia.

Vio a Zephyrae cambiar a su tamaño natural, la altura a la que se encontraba permitiéndole ver sobre las arenas que había levantado y buscar refugio con quien por la manera en que se acercaba sería un aliado.

Los competidores alrededor del lugar demostraban una gran variedad de habilidades y capacidad. Y para esos momentos Zephyrae había desparecido de la vista de todos en el público entre los cabellos del extraño aliado, desde ahí se dedico a conjurar un tornado de arena o por lo menos Alei supondría era él quien lo hacía pues en muchas ocasiones le había visto practicar tal efecto con el viento, la arena un simple factor agregado.

Para esos momentos Alei ya había decidido mantenerse al margen de la situación, recordaba las pruebas entre las hadas jóvenes, donde luchaban con su magia resguardados por algún hechicero experimentado, en sus recuerdos como Alora, la madre de Zephyrae recordaba cómo había tenido que soportar los deseos de correr al lado de su pequeño y resguardarlo ante todo ataque, desde entonces había sabido que no era su lugar el protegerlo de todo. Por el momento Alei observaría.

Aun así se aseguro de volar sobre él a a distancia, sabía que notaría su presencia y que ya tan cerca podría verla.

Algo inesperado ocurrió entonces, una humana, o por lo menos Alei suponía que se trataba de una humana por su apariencia y la gran cantidad de humanos que existen en el mundo mas no podía estar segura de que se tratara de una humana. Avanzo hacia el remolino y lanzo a través de su espada alguna extraña técnica o conjuración, la velocidad de esta junto a la distancia impidiendo que Alei pudiera ver mucho de esta mas sin duda noto sus efectos.

El efecto no solo atravesó la barrera que le representaba el tornado de Zephyrae como si este no se hubiera encontrado ahí. Sino que impacto en su interior tanto al aliado de su querido Silfo así como a este mismo sacándolo volando contra sus propios vientos, el tornado desvaneciéndose tras la pérdida de la concentración por parte de Zephyrae.

Solo la impresionante vista de halcón que poseía Alei le permitió volver a encontrar a Zephyrae rápidamente tras la confusión causada por la arena y la batalla. Su dueño se levantaba tras los impactos, claramente afectado mas alzando vuelo decidido a no dejarse derrotar tan fácilmente.

Mientras alzaba vuelo Alei logro ver como los empeños del joven hechicero eran nuevamente detenidos por la misteriosa fuerza que por segunda ocasión le envió disparado contra el suelo.

Todos los instintos de Alei le gritaban que fuera a él. Le ayudara y curara tras ver eso, su pequeño cuerpo enterrado casi por completo bajo la arena inmóvil.

El momento de vacilación entre su decisión de no intervenir y sus deseos de ayudarle fue cuanto hizo falta para un cambio impresionante. Todo el campo de juego empezó a cambiar ante la mirada del sorprendido halcón, miles y miles de metros cuadrados cambiando en instantes, plantas creciendo en todo el campo de juego que de instantes había pasado de una árida Arena a similitud de un bosque con pocos árboles.

Las plantas no solamente aparecieron por arte de magia sino que rápidamente empezaron a buscar el sujetar a cuantos se hallaban en el mágico bosque, Alei suponía que el bosque sería de naturaleza mágica no podía estar totalmente seguro de ello, simplemente era una suposición basada en sus propias experiencias y los recuerdos de décadas como Alora, en los que había visto grandes manifestaciones de magia de la naturaleza, como sea no sabía que tal fuera el caso con total certeza, quizás se tratara de algún tipo de extraña ciencia de la que ella desconocía por completo.

Zephyrae fue uno de los capturados por estas plantas, inconsciente mas no muerto de eso Alei sí estaba segura pues conocía la naturaleza del vínculo que los unía. Si Zephyrae hubiera muerto tras ese último golpe ella le habría seguido y fallecido con él.

Alei se encontraba entonces ante la terrible indecisión de si descender a ayudar a Zephyrae en este extraño evento que a su parecer se trataba de una competencia. Parecer generado por la sobrevivencia constante de los participantes ante tales ataques así como al gran público que lo contemplaba.

Además de esto a excepción de el inmenso humano bárbaro, lo cual suponía que era por su gran cantidad de símbolos, su vestimenta y apariencia aunque Alei no podía estar segura de que se tratara de un Bárbaro siquiera de un humano, solo era una suposición basada en cuanto podía ver de este, como sea no tenía certeza alguna de ello. Y del enano que contra este luchaba, nuevamente Alei no estaba segura de que se tratara de un enano ni podía constatarlo más que por que su apariencia le hacía verse como tal y en base a tal sustentaba su suposición de esto, luchaban entre sí sin parar. Tampoco de esto podía estar segura Alei pues aunque todo pareciera una lucha podría tratarse de alguna especie de ritual o una coreografía coordinada entre ambos.

Fuera de ellos dos los demás no se comportaban como si fuera una batalla, rematando caídos o defendiendo un flanco. Todo esto le permitía suponer, no saber con certeza pero sí suponer que no se trataba en realidad de una batalla sino de una competencia y posiblemente Zephyrae estaría mucho mejor si no intervenía, aun así su instinto de protegerle le instaba a buscar ayudarle, ignoraba si la misteriosa fuerza de la cual desconocía por completo su naturaleza, le dañaría como lo hizo con Zephyrae en cuanto intentara acercarse.

Alei desconocía si debía o no participar en aquello.

Spoiler:

[Off: Bien pues al estar inconsciente opte por hacer un post diferente a un simplemente “Zephyrae esta inconsciente”, que espero sea del agrado de todos. He tenido que reajustar mucho mi estilo de escritura, principalmente al final que llegaba a mencionar a otros personajes o cuestiones del campo de juego pues la verdad tengo entendido que esto es lo que se solicita para no ser castigado por metajuego al explicar todas las suposiciones de uno.

Menciono esto solamente para quien llegue a preguntarse por el cambio en la manera de decir las cosas teniendo que aclarar las cosas que son suposiciones y justificar estas, ya que tal es lo que se busca por la narración de esta partida. Espero esto sea tomado en cuenta a la hora de calificar mis escritos de ahora en adelante en esta partida. Sé que extiende de manera aparentemente innecesaria el texto y cambia, a mi parecer a mal, la narración. Como sea solamente me ajusto a lo que la partida pide de mí.

Con respecto a mi personaje, aclaro que son suposiciones personales mías y no de mi personaje y son hechas por un observador externo (yo como jugador) de la historia y no con fin alguno de ventaja, supongo que recibirá el castigo de inacción de este turno, pues está prohibido el no realizar alguna acción y a la vez se me avisa que este turno no puedo realizar acción. También supongo que con lo inmenso del campo, el haber alzado vuelo en una dirección que le alejaba del felino y después haber caído en su pequeño tamaño no será visto por sus compañeros, del felino por descripción el mismo se ha alejado y las posibilidades de que algún compañero termine acción en un sector cercano a él (a menos de 4 metros) son de 1 contra 1250 por cada compañero. Supongo por lo mismo también sufriré el efecto de ralentización.

Además de esto quisiera saber si mi personaje cayó cerca de alguno de los árboles, o más bien si estos aparecieron cerca de mi personaje para también asegurarme en futuros turnos de preguntar por el efecto de tales por los que pasan mucho tiempo ahí.

Lo cual me recuerda que me gustaría saber acerca de la duración de mi inconsciencia, pues ignoro si el efecto ralentizador duplicará el tiempo de esta haciendo que me queden dos o cuatro turnos más inconsciente antes de seguir participando en el torneo.

Entiendo que al estar entre las plantas y en mi diminuto tamaño ante tan inmenso campo hace virtualmente imposible que mis compañeros me encuentren. Por lo que aviso que seré paciente esos dos o cuatro turnos que no pueda más que realizar post descriptivos

Finalmente quisiera saber si al estar inconsciente y no poder defenderme en lo absoluto sufro riesgo de ser asfixiado por las plantas que me enredan, que en mi diminuto tamaño podrían bloquearme más fácilmente del aire que a Aqueronte o a otros que por lo menos pueden moverse para defenderse. Pregunto para poder incluirlo en mi descripción de próximos posts.

Con el mismo fin de saber que otros efectos incluir en mi post quisiera saber si mi caída coincidió con alguno de los puntos donde aparecieron los árboles para saber si también sufrirá Zephyrae ese castigo por quedarse bajo estos un rato.

En verdad espero el que mi estilo finalmente se haya adecuado al solicitado por el narrador para evitar futuros castigos de este]
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.