Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La fuga (priv. Calígula) [Phonterek]
Hoy a las 12:56 am por Calígula

» El secuestro de Gr´olKos "El clan cuchilla sangrienta"
Ayer a las 3:30 pm por Lilith, la sombría

» [Evento] Los Cuentos Perdidos de Noreth
Ayer a las 10:57 am por Lamb

» Buenas
Vie Dic 15, 2017 3:27 pm por Balka

» A Hope's Tale
Jue Dic 14, 2017 10:56 pm por Gar'Shur

» Anhouk, la forjadora
Jue Dic 14, 2017 9:33 pm por Bizcocho

» Demonología: Adulterium [+18]
Mar Dic 12, 2017 10:23 am por Envidia

» Aulenor Abe
Dom Dic 10, 2017 6:33 pm por Bizcocho

» - Apocalipsis now -
Sáb Dic 09, 2017 10:11 pm por Balka

» Una mala decisión
Sáb Dic 09, 2017 1:56 pm por Bizcocho

» Calígula, el demonio del mar
Sáb Dic 09, 2017 1:13 am por Calígula

» Aracnofobia [Campaña]
Vie Dic 08, 2017 10:27 pm por Vanidad

» Un paseo inesperado [Priv. Celeste Shaw]
Mar Dic 05, 2017 10:06 am por Celeste Shaw

» Locuras en Santa Timotea para Jóvenes Azuzables [Priv. Eudes]
Sáb Dic 02, 2017 9:26 pm por Isarika Endier

» The Shining of a Thousand Suns (Privada)
Miér Nov 29, 2017 6:51 pm por Vanidad




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Gran Torneo De Blitkrieg

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Invitado el Miér Ago 10, 2011 5:54 am

Gloria y honor
La sangre es nuestro nombre
El alma llena de truenos
Corazón de acero

Asesinos de los hombres
Amigos de los guerreros
Hemos jurado vengar a nuestros hermanos caídos
Hasta el final…

Recibí el impacto del enano en el estómago, parcialmente bloqueado por la rodela, aunque aun así había dolido. De todas maneras estaba contento ¿Qué demonios? El impacto que se había llevado ese enano habría roto el hombro de casi cualquier cosa y sin embargo de él sólo recibí un leve gruñido antes de verlo de nuevo disponerse a atacar. Con dos cojones como dos melones. Un adversario digno de derramar mi sangre y mi sudor sin hacerme enfadar por esto. Al escuchar sus palabras yo también noté algo, como una hierba rondando mis pies.

-¡No tengo ni puta idea! – Respondí mientras rodaba para arrancar la única planta que se me había cogido a los pies. Por dentro estaba cada vez más furioso ¿No podían dejar que dos guerreros tuvieran un duelo de honor? Cuando no era un puto pajarraco era un chucho con complejo de persona y cuando no un gato novicio en el combate con una jodida pelota entre las zarpas. El divium habló y yo no pude evitar responder - ¡Os podéis meter la pelota por el culo! – intenté que mi voz sonara con todas mi fuerzas, usando el aire del pecho como en un grito de batalla e ignorando el resultado del partido, solo me interesaba darme palos con el enano, algo que por ahora parecía que iba a poder hacer un rato más.

Vi venir su golpe de nuevo a la misma posición y una chispa dentro de mí saltó. Así como el fuego lo consume todo, mi cuerpo pareció convertirse en puro aceite para esa chispa. El calor que sentía no era normal, solo lo sentía cuando me cabreaba demasiado, como… como en la taberna. Durante unos instantes noté que las manos no me respondían y las piernas igual, solo veía el golpe acercarse escuchando la voz del enano que poco a poco se distorsionaba y se tornaba los gritos de mi vieja tribu al saquear un pueblo. ¡No! ¡No toques a esa niña con tus sucias manos! La rabia, la ira, el fuego, la adrenalina y la impotencia de no poder hacer nada, con las piernas quebradas y el arma en las manos. Solo necesita un golpe que reactivara esa chispa de furia para que el aceite de mis venas se prendiera. Lo sabía, sabía que estaba a punto de perder el control y también sabía que eso me haría más fuerte a costa de mi conciencia ¿Qué más daba? Sonreí mirándolo mientras la cabeza del mazo se dirigía hacia mí.

-¡Que los hijos de los dioses me abran las puertas del Valhalla! ¡Que la pelea de comienzo con las espadas en el aire! ¡Soy un hijo de Odín y por él voy a morir con honor! – grité al final, mirando al enano y esperando el golpe para desatar la furia.

---

Off: Aclaro que Agrid se dejará dar el golpe para entrar el modo berserker e intentar ignorar el daño para luchar xD.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Illua el Miér Ago 10, 2011 4:58 pm

Sucedió un acontecimiento imprevisto... finalmente, los que habían sido atrapados en las raíces, cambiaron su estado... Illua, Zephyrae, Aqueronte, Lain, Yaus y Trian...
Las plantas empezaron a brillar, y todos ellos sintieron como las energías se escapaban de su cuerpo en dirección a las enredaderas. Repentinamente, las plantas se retiraron, y la mujer sintió un mareo, precipitándose al suelo, y cayendo inconsciente, al igual que le pasó a Lain, que inmediatamente cayó al suelo sin sentido, ambos permanecerían así un buen rato, mientras que los otros dos inconscientes, despertaron repentinamente, recuperados al completo de sus fuerzas. Aqueronte se incorporó bruscamente, tomando una gran bocanada de aire, sentía... sentía que estaba perfecta, sin ningún golpe, y vio ante ella a los dos hombres que la habían golpeado antes, peleando aun de rodillas.

Zephyrae sintió lo mismo, despertándose repentinamente, pero había algo más... su cabeza, le dolía horrores, era como un zumbido que no le dejaba pensar ni con aquella diadema, se sentía incapaz de lanzar un conjuro por el momento, pero rápidamente iba recuperándose gracias a la diadema, aunque tardaría unos momentos en poder ejecutar un encantamiento.
Yaus y tiran quedaron igual, sin embargo, al soltarles las enredaderas, fue Yaus, el que antes había parecido mejor, el que se tambaleó, sus energías habían abandonado su cuerpo, se sentía algo cansado, aunque recuperado, mientras que Trian estaba mejor, aunque se dobló, como si sintiese un gran dolor en el abdomen, donde lo había sentido antes el... como si se hubiesen intercambiado.

Pero finalmente, Trian empezó a correr hacia el campo de Gamma, y Trian intentó ir tras el, su velocidad más baja, debido a que estaba más agotado. Pero aun así, consiguió alcanzarle, dándole un puñetazo en el rostro, mas débil de lo que antes era, y el hombre gato se giró enfurecido, y finalmente lanzó la blitz a la sacerdotisa, dando inmediatamente un enorme mordisco a Trian en el brazo mientras se abalanzaba sobre el, sacandole un terrible aullido de dolor, era la parte más poderosa del hombre león.

Daebra vio la bola volar hacia ella, y corrió hacia ella, evitando las enredaderas, y atrapando al vuelo la pelota, sin saber muy bien que hacer después. Mientras, Aeolian fue a un lado, evitando por los pelos a las plantas que crecían bajo ella, y vio los árboles que habían surgido alrededor del campo, como una muralla, un lugar perfecto para esconderse, y corrió a ellos, ocultándose entre sus ramajes, un buen lugar para evitar que la arquera continuase atacándola, y donde podía conjurar sin peligro, pero sucedió algo, mientras empezaba a lanzar su hechizo, una sigilosa flor se fue abriendo bajo ella, y repentinamente, la engulló, vio sorprendida como se hallaba en el interior de los pétalos rojos de una enorme flor, pero cuando se disponía a rasgar sus pétalos con su daga, de los pétalos, por dentro, emergieron una especie de dientes de forma cónica por dentro, colocados en varios anillos...

Solo se escuchó un grito que resonó por el campo, cuando los anillos de dientes empezaron a girar... Pocos segundos más tardes, el grito se ahogaría, en en el interior de la flor solo quedaría un fluido, compuesto por su cuerpo triturado, algo de lo que la flor se alimentaría, una verdadera planta come-hombres...

Vivian cargó una flecha, dispuesta a atacar a la sacerdotisa, ya que la mujer de negro había desaparecido entre los árboles, pero de pronto, todo empezó a moverse lento, su velocidad se había reducido a la mitad, era un efecto del campo, aunque no llegase a saberlo, pensando que se trataba de algún conjuro de la mujer de negro, que la estaba ralentizando, y solo fue capaz de colocar una flecha y dispararla con lentitud hacia la sacerdotisa, aunque lamentable, y curiosamente, la flecha salió también con una velocidad muy reducida del arco, viajando como si en vez de aire cruzase agua hacia la mujer de blanco.
Daebra, sintió entonces un chirrido en sus oídos, más bien era un grito, de una potencia ensordecedora, su primer reflejo fue intentar llevarse las manos a los oídos, pero no podía evitarlo, sonaba dentro de su cabeza, a pesar de que se tapase sus oídos, no era capaz de evitar aquel molesto sonido.

El enano, se dispuso a lanzar otra combinación de ataques, empezando por golpear con la cabeza del martillo la boca del estómago de Agrid, el cual, comenzaba a enfurecerse, y al recibir el impacto del cual no se protegió, se desató su ira, el movimiento del enano fue cancelado, puesto que el siguiente golpe, era a la cabeza del Vhikar, el cual, al haber entrado en cólera, ignoró el dolor, y quedó a demasiada altura para el enano, el combate de aquellos dos mantenían mucho la atención del publico más belicoso, el cual no paraban de aclamarlos, mientras su combate se volvía más duro.
avatar
Illua
Duelista Sombría

Mensajes : 167
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Björki Gotriksson el Sáb Ago 13, 2011 9:23 pm

En aquellos momentos ignoraba todo lo que sucedía a mi alrededor. No me di cuenta de que la arquera se había despertado del coma que le habíamos inducido a base de hostia el bárbaro y yo. Tampoco me di cuenta de que el licántropo y el león se habían cambiado los papeles, y ahora era el chucho el que estaba pillando cacho a base de hostia limpia y mordisco.

De lo que sí me percaté y de eso se percató todo el estadio, fue del grito agónico que resonó por todo el campo de batalla. Al parecer algo se había cargado a alguien, pero no daba una mierda por nadie que no fuera el vikingo.

Agrid, que así se había presentado, me habló gritando, mientras se dejaba golpear por mi mazo. Ante sus palabras solté yo también un grito de batalla y le respondí, mientras el cabezal de mi arma golpeaba su torso:

-¡Y yo soy un hijo de la roca! ¡Que Karzun juzgue quién de los dos merrece vencer este duelo! ¡Hachas de los enanos contrra espadas de los norses! ¡Que trriunfe el más hábil! ¡¡¡GLORRIA, O MUERTE!!!-

Cuando el humano recibió el impacto ignoró el dolor y se alzó en toda su estatura, rugiendo de furia. A juzgar por esa reacción, bien podría ser uno de los legendarios bersérkers de los que tanto se hablaba en Noreth. O eso, o a lo mejor tenía sangre orca en las venas. Los orcos suelen pillarse cabreos equivalentes cuando les golpeas muchas veces. Eran suposiciones. Lo mismo sencillamente era que le había dado un ataque cardíaco y se había quedado tieso en el sitio. Como decimos los enanos, ante la duda, golpea de nuevo.

Rápidamente, actuando para que pasara lo que pasara el bárbaro tuviera el menor tiempo de reacción posible, lancé un barrido contra sus piernas de izquierda a derecha, buscando derribarlo. Tanto si lo lograba como si no, mi siguiente movimiento sería rodar aprovechando mi forma esférica hacia mi izquierda, para seguidamente alzarme en posición de contraataque. Si mi movimiento le lograba derribar, le clavaría un mazazo en la cabeza, o varios, hasta dejarlo inconsciente. Si no lograba derribarle, entonces trataría de volver a golpearle las piernas, con el objetivo principal de darle justo detrás de la rodilla, que ahí es caída de rodillas asegurada.
avatar
Björki Gotriksson

Mensajes : 86
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Astarthea el Mar Ago 16, 2011 12:19 pm

Nada más Illua marcó el punto fué proclamado por el ser alado, pocos segundos más tarde el campo de juego comenzó a cambiar. Árboles y grandes plantas comenzaron a aparecer en el campo de juego, parecía enteramente un bosque, un claro de un bosque.

De pronto unaa raíces surgieron de la tierra para atrapar a Illua, yo quise correr hacia ella para ayudarla, pero me fué imposible. No podía moverme, estaba paralizada por completo. ¿Qué diablos estaba sucediendo?
Y por si aquello fuese poco, no sólo iba a ser una estatua, sino que además sería una estatua enraizada, pues bajo mis pies también comenzaron a sugir raíces que me atrapaban. ¿Y ahora cómo salíamos de aquello?

Traté, en vano, de mover mis pies. Después pensé en hacer uso de mi elektrokinesia, pero no...¿y si al intentar electrizar aquellas raíces me electrizaba yo? No...tenía que haber otra cosa.

Pero de repente, las raices comenzaron a retirarse, introduciéndose de nuevo en la tierra y dejándome libre, incluso podía moverme de nuevo. Al fin las cosas volvían a ponerse un poco a mi favor.

Miré hacia Illua y le grité con todas mis fuerzar su nombre, la llamé a gritos, estaba inconsciente. No podía ser. ¿qué había pasado? ¿Tan entretenida había estado ocupándome de mis raices y mi parálisis que no había visto que caía inconsciente?
Desde luego, era una protectora pésima, aún no entendía porqué me habían llevado a mí a aquel lugar, a aquel partido.

Apenas unos segundos más tardes llevé mis manos a mis sienes, comencé a sentir un terrible dolor. Al principio pensé que era la "otra" intentando salir, pero no ....me dí cuenta que no era eso. Algo parecído a un chirrido resonaba en mi mente, provocandome tan intenso dolor, tanto que incluso me acuclillé apretandome las sienes con las manos y murmurando una vez tras otra: "Duele".

Alcé ligeramente la cabeza y miré de nuevo a Illua, tenía que llegar hasta ella, tenía que estar cerca si estaba inconsciente, tenía que protegerla fuese como fuese. Y así lo hice, como pude, y aún con aquel tremendo dolor de cabeza caminé despacio hacia ella, casi arrastrando los pies.

Una vez a su lado traté de usar la magnetokinesis para crear una burbuja protectora, no sabía exactamente de qué la debía proteger ni tampoco sabía si funcionaría, hacía muchísimo tiempo que no conjuraba dicha burbuja. Pero mientras Illua estuviese inconsciente y yo con aquel dolor de cabeza, necesitabamos un muro, algo que nos protegiese lo más mínimo, el problema era que aquella burbuja protegía únicamente de las armas metálicas, las atraía o las repelaba. Los ataques mágicos atravesaban mi burbuja, con menos intensidad, pero si alguien nos lanzaba un ataque no podríamos hacer mucho para detenerlo.

Así pues, me acuclillé de nuevo al lado de Illua y traté de concentrarme a pesar del dolor de cabeza, imaginé la burbuja, comencé a verla con "el ojo de mi mente", visualicé mentalmente aquella burbuja de color violeta brillante alrededor de ambas, tenía que conseguirlo.



avatar
Astarthea

Mensajes : 67
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Invitado el Miér Ago 17, 2011 5:59 am

El golpe, la furia, la ira, el dolor y luego… Nada. No sentí nada durante unos instantes me creí muerto y algo tomó posesión de mí, mi sangre de Vikhar.

[El enorme hombre rubio se alzó cuan alto era, tapando el sol para el enano y cubriendo su luz como una gigantesca nube. El dolor del estómago no lo sentía, más bien no sentía ningún dolor, era incapaz de ello en esos momentos. Los gritos de euforia del público se transcribían en su mente como los gritos de los inocentes pueblerinos cayendo ante sus hermanos y su padre, el cruel líder de la tribu. En su mente se repetían una y otra vez las mismas escenas de sangre y dolor sin fin. Mujeres siendo violadas, niñas privadas de su inocencia por salvajes, niños descabezadas y padres obligados a mirar todo. Y en mitad de todo ese caos un niño, grande para sus edad, que no serían más de seis años. Armado con un hacha que medía lo que su brazo y un escudo que le cubría el pecho hecho de madera. Una lágrima resbalaba por la mejilla del niño y también del adulto, que estaba enfrascado entre el pasado y el presente.

La mano del hombre de cabellera rubia se extendió hasta alcanza la espada que ahora portaba, una mucho más grande que ese chiquillo que en su mente había. La pesada hoja de acero se movió entre sus manos unos instantes de manera poco coordinada, incluso se podría decir que el vikingo estaba por perder la conciencia mientras que los movimientos del enano pasaban desapercibidos ante sus ojos. Lentamente el pequeño hijo de Odín que había en su cabeza alzó el hacha hasta ponerla por encima de su cabeza para luego salir corriendo, acabando con la vida de dos de los suyos y haciendo que dejaran de violar a una mujer embarazada. Pero no duró mucho hasta que fue apresado por dos enormes soldados que lo llevaron ante el líder del clan, que deshonraba a una niña de cabellos rubios como los de él. Los gritos e insultos salían de la garganta del chico en la lengua Vikhar llenos de tanta ira como agua hay en el mar, perdidos en la nada. Pero algo pasó de repente, una espada apareció en sus manos y él creció, delante seguía teniendo al hombre que violaba a la chiquilla, pero la diferencia es que ahora era adulto, ahora tenía fuerza del oso y la resistencia de la roca.

Con un solo grito que no correspondía a ningún idioma la espada, en esos momentos alzada sobre su cabeza, estando la punta de la hoja situada a más de cuatro metros gracias a que el hombre tenía los brazos extendidos, comenzó a descender con la fuerza de la cascada, pero no lo hacía en línea recta, eso hubiera acabado con su padre demasiado rápido, y en esos momentos; Agrid, quería verlo suplicar a Loki por su vida y que su alma no fuera conducida frente a Hel. La hoja cortaba el aire en dirección diagonal izquierda, con toda la fuerza de la que el gigante podía hacer acopio en esos momentos, seguramente una fuerza suficiente para acabar con la gruesa piel de un orco y luego de partir sus huesos. Pero tan tremenda fuerza no se dirigía al padre odiado, al que seguramente lo había concebido de manera violenta, sino que se dirigía directamente al honorable enano de cresta rojiza y barba poblada de aros, listo para cortarlo con fuerza del berserker sin este saberlo.]

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Zephyrae el Miér Ago 17, 2011 5:17 pm

Pero que brujería es esta” pensaba Aqueronte al despertar de inmediato y plenamente recuperada. Aparentemente cuanto le habían dicho en cuanto a que sería difícil morir aquí pero no imposible era bastante cierto.

El enano le había traicionado gritándole estupideces con respecto a honor. Para Aqueronte que había crecido entre mercenarios no existía mayor deshonor que dejar a un compañero caer, bien ahora conocía otro aun mayor y este era el tratar de matar a uno de tus propios compañeros en batalla. Se aseguraría de cobrar su venganza en el enano, pero por el momento eso aguardaría, posiblemente a seguirle y masacrarle con su arco desde las alturas en algún abierto camino.
Con una sonrisa en sus labios ante tal prospecto Aqueronte encontró otra causa para su propia alegría, el mago que no hace mucho le hubiera cubierto en llamas había caído y su impresionante vista le mostraba ante sus ojos vivo pero inconsciente, una oportunidad que no pretendía desaprovechar.

Aprovechando su natural agilidad y la velocidad que sus alas le conferían se alejo del enano y el humano que se hallaban enfrascados en combate para llegar con el arco ya preparado ante la inconsciente forma del hechicero. Tensando su arco, aquel arco que había comprobado incrementaba el poder da cada uno de sus disparos para atravesarle de lado a lado la cabeza. Pronto Aqueronte tendría oportunidad de vengarse del bárbaro y sobre todo del enano pero antes de eso habría de ganar este torneo, presentía que una jugosa recompensa le aguardaba tras ello y su compañía de mercenarios podría crecer bastante con esta.

******************************************************

Daebra tenía la Blitzkrieg y la simple idea de tal era suficiente para emocionarla. Podía sentir las miradas del público a su alrededor miles de ojos observándola como siempre había deseado, estar en el centro del mayor espectáculo del mundo.

Elevando su voz a su deidad, en uno de sus propios cantos para pedirle su bendición y fuerza ante tal situación Daebra empezó a correr hacia el arco enemigo sintiendo las fuerzas que su dios le confería unirse a las propias, su emoción haciéndole reír y su risa entremezclándose bellamente con su canto.

Aun así no podía permitirse cegarse por la emoción, sabía que a diferencia de muchos en el campo ella no era una gran guerrera y necesitaría ayuda antes de lograr anotar con la Blitzkrieg, más adelante en el campo la Divium aliada suya velozmente volaba por el campo enemigo en dirección al hechicero que misteriosamente había caído hace unos momentos. De un lado del campo podía ver a la arquera elfa enemiga y del otro a su propia aliada, le haría retrasarse aun más en llegar al arco enemigo con la Blitzkrieg pero valdría la pena si esto le permitía contar con ayuda para conseguir la anotación y daebra no era sino una jugadora en equipo por lo que se dirigió corriendo al lado de la Divium. –Ganemos esto juntas.- le decía al tiempo que llegaba junto a ella.

*****************************************

Es difícil describir la sensación de repentinamente estar despierto, no como todas las mañanas en que gradualmente la mente empieza a recuperar su lucidez al abandonar los reinos oníricos para reintegrarse con el mundo de la forma y el cuerpo. Tampoco el despertar súbito ante enorme estrépito o dolor que llena el cuerpo de ansiedad e intensidad con tal de darle rápida liberación de los sueños. Simplemente en esta ocasión mientras las ramas que me envolvían liberaban su abrazo estaba despierto, sabía que no lo había estado hace unos momentos mas ahora lo estaba y eso era todo, la ausencia de otra sensación abrumadora por si misma mientras los recuerdos del juego se mantenían claros en mi mente, había hecho cuanto podía por detener la anotación de mis oponentes antes de que una inmensa fuerza me hubiera arrojado con inmensa fuerza por segunda vez contra el suelo y en tal ocasión a la inconsciencia.

El ánimo de saber cuanto ocurría a mi alrededor me hizo de inmediato alzar el vuelo para ver mis alrededores, el enano y el bárbaro continuaban su batalla aun cuando el bárbaro se veía diferente de alguna manera, mucho más imponente y digno de inspirar temor en sus rivales, aun así la Blitzkrieg no estaba con ellos, esta se alejaba de mí en manos de una de mis compañeras que mientras avanzaba entonaba una hermosa canción que no podía sino inspirarme a redoblar esfuerzos, el encuentro no había terminado aun.

Me sentía bien y con energía aun cuando mi mente se encontraba aun en el extraño tumulto causado por el conjurar grandes cantidades de magia en cortos tiempos, se calmaría de eso pronto más aun con la ayuda que podía sentir para esto del objeto mágico que me seguía ayudando para decidir rápidamente y con esto conjurar de la misma manera.

La portadora de la Blitzkrieg se veía a salvo de momento y otro asunto convocaba más mi atención, los veteranos de ambos equipos seguían enfrascados en batalla, recordaba las palabras del felino que correspondiera a mi equipo, nuestra labor sería servir de apoyo a los veteranos y aun cuando su batalla parecía estar próxima a decidirse si deseaba que se decidiera a nuestro favor sería ese el momento indicado de prestarle ayuda.

Quizás mi magia no estuviera a mi alcance en ese instante mas no es tal necesariamente el único recurso al que uno puede acudir, fuera de un leve dolor que ya casi se desvanecía a mi costado mis propias fuerzas estaban completas y más importante era momento de utilizar algo de ingenio.

El vuelo lo dirigí a la espada de mi oponente el cual se veía enfurecido, tal furia y su forma natural hacían su espalda un excelente blanco las amplias y pronunciadas espaldas de las formas caninas brindándoles fuerza pero a su vez volviéndose en ello un punto fuera del alcance de sus propias garras y dientes. Su propia furia dirigida a mi compañero me daría la ocasión de llegar a su espalda inadvertido auxiliado de mi pequeña forma, incluso el inmenso olor a plantas a nuestros alrededores debería en algo cubrirme de su olfato si es que ese sería otro riesgo con esta criatura.

En su espalda afianzándome del pelambre que en la misma crecía finalmente tendría ocasión de jalar con fuerza y gritarle a mi felino aliado. –Acábalo mientras mi magia también se encarga de él. ¡¡¡CHIEST OESNO ZOHEUN!!!.- Era de momento incapaz de lanzar un hechizo pero el licántropo conocía mi voz desde que me presentara en el pasillo y había sido testigo en carne propia del poder de mis hechizos, sería un impresionante guerrero mas si algo había podido notar en la manera como le empujaba por los aires es que carecía de similar grandeza al defenderse de la magia y eso es algo que el mismo debería de saber en mucha mayor manera.

Sabía bien que era un riesgo el contrariar a un oponente tan enfurecido y que se había demostrado tan poderoso pero si su atención se centraba en mi aunque fuera un momento Trian podría aprovechar para disponer de él, ya fuera que llevara sus brazos a la espalda para buscarme sin poder alcanzarme o se lanzara al suelo para aplastarme con su cuerpo el gran tamaño de este distribuiría su peso y en relación a nuestro tamaño los feéricos somos impresionantemente resistentes. Además de que le brindaría una excelente oportunidad de atacar al felino incluso si simplemente decidía huír.

**********************************
[Off: Estoy consciente que tras el flechazo Aqueronte será penalizada con Movimiento mas eso es algo que ella no sabe, además de que de esta manera lso equipos vuelven a encontrarse parejso en números pues si mal no recuerdo en el estado en que estábamos inconscientes si se nos advirtió que un ataque más del mago podría acabar con Aqueronte, supongo es algo simétrica la situación.

Daebra simplemente se está conjurando bendición a si misma y corriendo en busca de acercarse a Aqueronte estas en libertad de describir que no le gusta lo que ve al llegar si llega a tiempo de que la flecha sea liberada y el efecto de esta no es frenado del todo por el campo.

Finalmente sé que mi personaje no puede lanzar magia este turno pero mi oponente no lo sabe y he de suponer que en su frenesí lunar tiene menos lucidez como para elegir con sabiduría su manera de atacar y defenderse así que mi intención con esto es más viene l combinar mis esfuerzos con los del veterano en mi equipo para abrirle paso a uno de sus impresionantes ataques. ]
avatar
Zephyrae

Mensajes : 124
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Illua el Jue Ago 18, 2011 10:49 pm

Algo pasaba en aquel campo, el destino les preparaba a todos un inminente cambio, que sin embargo, por ahora no saldría, tardaría aun un poco, pero cambiaría el curso del partido por completo... Eran doce en principio, una había muerto, y acabarían el partido solo seis. ¿Quienes eran? Era solo cuestión de tiempo que se viese.

Aqueronte, al despertarse, decidió mas tarde vengarse de aquellos dos bárbaros, y aprovechar vengativamente la inconsciencia de Lain, el cual, ya comenzaba a despertar, aunque por el momento, aun incapaz de hacer demasiado, abriendo los ojos lentamente, y sintiendo el olor de la hierba. Cuando, repentinamente, sintió un poderoso golpe, más bien habría sido el disparo de un arco, pero únicamente, la flecha se partió en su cabeza, como había hecho la que le había impactado al comienzo del partido. Lazó un grito de dolor, bastante afectado por el disparo, y reincorporándose, empezaba a agotarse su paciencia, lo anterior había sido solo una venganza, pero el que le atacasen nada mas despertar si que le cansaba.
Se colocó a la defensiva, con su báculo en sus manos, y mirando todo a su alrededor, hasta encontrar a la artífice del disparo, en el cielo, a una respetable altura, se hallaba la mujer, vio también a la sacerdotisa, corriendo hacia el con la blitz en la mano, y decidió usar su ultimo hechizo, el ultimo que quedaba oculto...

Señaló a la mujer pájaro con el báculo, y al momento una bola de fuego apareció ante ella, explotando y haciéndola caer por la sorpresa y la potencia de la explosión, señalando después el suelo, donde calculó que caería, para que al hacerlo, se dañase con una segunda explosión, y después a la portería, donde colocó la tercera mina, para así proteger, de que, el que se acercase, recibiese un golpe antes.

El enano, lanzó un barrido a las piernas del Vickhar, el cual se había alzado, olvidando el dolor anterior por el cual el enano le había derribado, gracias al berserker, pero eso le pasaría factura más tarde. Agrid paró el mazazo, con un mazazo propio, que desequilibró el golpe de Bj, impidiéndole continuar su cadena, y posteriormente un nuevo golpe, dirigido a su rostro, un golpe que dejaría a Bj bastante dolorido si no lo bloqueaba, el combate, aquel combate, era el que causaba mas espectable, posiblemente, el mejor.

Zephyrae, voló en su diminuto tamaño hasta la espalda de Trian, algo que supondría un duro golpe, nunca mejor dicho, debido a un error de calculo bastante importante, y que le habría costado la vida de no ser por que parecía tener a la diosa fortuna de su parte.
Enganchado en el pelaje de Yaus, intentó informar a su compañero de su plan, pero, los gritos de la gente, su pequeño tamaño, que reducía así su voz, y el hecho de tener delante a un enorme ser peludo, le impidieron escuchar aquel informativo, cosa, que sin embargo el lupino, si hizo, y decidió ignorar la voz del diminuto ser, no le preocupaba, era más peligroso su compañero veterano.

Trian se abalanzó sobre el hombre perro, que rodó a un lado, haciendo que el gato desviara su trayectoria para no chocar de bruces contra el suelo, momento que aprovechó el lupino para subirse a su espalda, dado que ahora el antropomorfo solo usaba los dientes, era mejor estar donde no podía alcanzar. Se agarró a sus flancos y clavó sus garras en su piel, arrancando un rugído bestial al hombre gato, el cual dio un salto hacia atrás, cayendo de espaldas, con Yaus encima, el cual aulló de dolor ante el aplastamiento, seguido de un nuevo mordisco en una pata, que fue contraatacado con una gran patada en el rostro al hombre león, Yaus empezaba a sentir las fuerzas saliendo de el, y solo le quedaban unos segundos antes de caer al suelo agotado por el esfuerzo.

Pero Zephyrae... enganchado en el enorme pelaje de su enemigo, cayo junto a el y Trian, cuando este, inconsciente de que su compañero se hallaba allí, se lanzó hacia atrás, las consecuencias, fueron horribles, todo el peso de ambos seres, golpeó el suelo, y entre este y los combatientes, se hallaba Zephyrae, que recibió todo el impacto... La muerte fue rápida, sin demasiado dolor, pero, cruel, todo su cuerpo se vio sometido a un peso que multiplicaba por mucho el suyo propio, sus costillas y órganos se aplastaron contra el suelo, acabando velozmente con su vida, en lo alto, se escuchó el sonido de un ave, que cayó al suelo del campo sin vida, una misteriosa muerte... Ligada a la de su compañero.

Illua se empezó a levantar, recuperándose de su repentina inconsciencia, no sabía que había sucedido, ni siquiera tenia teorías sobre ello, pero no era momento, vio ante ella, a Astarthea, la cual intentaba realizar un conjuro, algo que no consiguió debido a aquel molesto chirrido de su cabeza, pero, ya no era necesario, no por el momento. El sonido desapareció, dejándola concentrarse de nuevo, y a su lado se levantó la mujer, con una sonrisa.

-¿Que me he perdido? ¿Quien lleva la blitz?-Inquirió sonriendo, debía ponerse al día, pero, aquello era mejor habarlo mientras se encaminaban al centro del campo, donde había visto la blitz por ultima vez.

Vivian, vio a Daebra ir hacia su compañera alada, y cargó una flecha de nuevo, disparándola hacia ellas, era muy lento, y aquello se volvía muy complicado, posiblemente no acertase ningún disparo hasta que volviese a moverse rápido.
avatar
Illua
Duelista Sombría

Mensajes : 167
Edad : 22
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Björki Gotriksson el Jue Ago 25, 2011 5:20 am

El vikhar parecía haberse enfurecido o algo. Tantas hostias seguidas debían cabrear a cualquiera, y sinceramente no le culpaba. El resto del campo de juego era básicamente un caos donde, excepto la sacerdotisa que acompañaba a mi grupo, todos se centraban principalmente en inflarse los morros a hostias.

Por todo el campo la peña iba entoñándose, aunque sólo mi combate con Agrid lograba la máxima expectación, dejando a los demás jugadores del campo como simples amateurs. Sin embargo no podía centrarme en exceso en observar al resto del campo, pues tenía problemas mucho más urgentes que se traducían en un pedazo de vikingo que se alzaba frente a mí tremendamente cabreado y que logró bloquear el barrido que lancé.

Su siguiente ataque se basó en un descendiente diagonal, con lo cual decidí que lo mejor era continuar con mi plan y aprovechar que el vikhar no podría rectificar la trayectoria para rodar hacia mi izquierda aprovechando la forma de mi cuerpo y mi forma de distribuir el tamaño, lo cual sumado a mi agilidad, bastante alta para ser un enano, me hizo tener éxito por los pelos en mi acción. No sabía si el vikhar clavó su arma en el suelo o si logró frenar a tiempo, pero no me importaba. Sencillamente, traté de volver a golpear las piernas del bárbaro.

Esta vez, el ataque era barrido también, sólo que buscando atacar los nervios de detrás de sus rodillas con el impacto. Si lograba acertar ahí, con mi fuerza el humano sentiría una fuerte descarga al ser golpeados sus nervios y caería hacia atrás durante los instantes precisos para que le jodiera las armas. Desde luego aquél estaba siendo uno de los combates más intensos de mi vida, y joder cómo lo disfrutaba. Mientras me ponía en marcha, aullé con voz de guerra:

-Baruk Khazâd!-
avatar
Björki Gotriksson

Mensajes : 86
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Invitado el Jue Ago 25, 2011 9:05 am

[Sin saber cómo ni cuándo, sus instintos más animales lo empujaron a bloquear el mazo con su propio mazo, mientras la hoja de su espada seguía bajado sesgando el aire y buscando la espalda de su padre, que finalmente cortó con la espada. En ese momento, la ilusión en la que estaba sumido por el exceso de adrenalina en sangre, reaccionó de manera violenta ante un corte que él había considerado real, no le importaba en esos momentos el enano, al que no alcanzaba a ver, sólo tomaba en cuenta al hombre de cabellos rubios que tenía delante y al cual acababa de cortar desde el hombro hasta la cintura el diagonal. Su espada se hincó en el suelo, y sin dudarlo ni un momento usó esa fuerza con la que la hoja se había clavado para impulsarse un poco hacia delante, no demasiado, al usar la espada como una especie de pértiga que lo elevó apenas un centímetro de tierra para que su martillo, algo destrozado ya, se moviera de manera brutal contra una cabeza que no existía.

Luego sintió voces a su espalda, los guerreros de su, ahora difunto – al menos en teoría -, padre, que venían a cobrarse la vida del traidor arrancando su cabeza. Agrid se giró cuán rápido pudo, dejando así sus rodillas expuestas para el brutal golpe del enano, pero él no sería el único en recibir, pues en mazo del hombre nórdico bajó como lo había hecho la espada, desde el punto más álgido que el vikingo era capaz de encontrar, buscando una cabeza que no existía, pero teniendo sin querer como objetivo real al enano, el cual, sino lograba moverse, seguramente acabaría tan mal como el propio Agrid, cuyas rodillas se haría polvo ante tan destructivo mazazo, aunque él no iba a quedarse atrás, su golpe, gracias a que el enano estaba justo enfrente, seguramente acertaría o bien en el centro de la cabeza o en la nuca o, con mucha suerte, en el centro de la espalda, lo cual también haría estragos en el resistente hijo de la roca, pero primero de todo debía acertar mientras aquella pesadilla que estaba teniendo despierto seguía avanzando, avanzando como lo hacían los soldados de su padre.
]
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Astarthea el Jue Ago 25, 2011 3:21 pm

Intentaba concentrarme lo máximo posible, lo intentaba con todas mis fuerzas. Pero aquel dolor de cabeza era terrible, aquel sonido dentro de mi mente…y para colmo…la otra…

-Yo puedo…déjame a mí, vuelve. – me decía una y otra vez aquella muchacha estirada y tonta.

Negué con la cabeza varias veces, mis ojos estaban cerrados con fuerza, tanto que incluso tenía la sensación de que yo misma me hacía daño. No iba a salir, yo estaba fuera, yo me quedaba fuera. Ella no sabía disfrutar de la vida, yo sí. Ella no, ella no…

-¡Aaaaaagh! ¡Cállate de una maldita vez! –Grité aún con los ojos cerrados.

Si ya de por sí el dolor de cabeza era insoportable, si además esa muchacha no paraba de hablar y hablar, me era imposible concentrarme en lanzar el hechizo, si es que podía llamarse así. Yo no sabía hacer magia, yo no era una hechicera ni una maga. Yo no era…nada…una simple muchacha con problema mental muy grave.


De repente, abrí los ojos de par en par y con violencia. “No puedo”, susurré. El susurro vino acompañado de un quejido, no de dolor, pero sí de de frustración. Frustrada por no poder lanzar el hechizo, frustrada por no poder acallar esa voz en mi mente, frustrada por no poder apartar aquel maldito dolor de cabeza.
Pero, como nada dura para siempre…se hizo el silencio en mi mente. La voz pareció calmarse, por fin aquella niña tonta se había dado cuenta de que no la dejaría salir, aún no. Y aquel sonido en mi mente, aquel maldito sonido que me provocaba aquel intenso dolor de cabeza…simplemente desapareció. No sé cómo ni porqué…pero desapareció. Aún así, el silencio no fue absoluto. Aunque los sonidos no provenían de mi mente, si no del campo de juego. Los gritos de la muchedumbre y los demás jugadores. Incluso una voz a mi espalda, muy cerca… Illua. Había despertado, por fin. Giré ligeramente la cabeza, sonriendo levemente al verla en perfecto estado.

-¿Que me he perdido? ¿Quien lleva la blitz? – Preguntó con una sonrisa. Mi expresión, debería habérselo dicho todo, aún así, respondí.

- No tengo la menor idea. Yo… intentaba protegerte. Traté de crear un muro…pero no pude. – dije apenada. Esperaba que me comprendiese. Me puse en pié y le ofrecí mi mano para que ella hiciese lo mismo. – Vamos, busquemos esa pelota…o lo que sea. El juego continúa.


avatar
Astarthea

Mensajes : 67
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Gran Torneo De Blitkrieg

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.