Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La Esfinge de los Hielos
por Katarina Ayer a las 9:48 pm

» Empatía [Evento]
por Celeste Shaw Ayer a las 4:15 pm

» Ficha de Anya Bal'Sagoth
por Alegorn Jue Dic 13, 2018 10:29 pm

» Un error a la vez [Libre]
por Jan Egiz Jue Dic 13, 2018 9:58 pm

» La protección del gato negro [Privada]
por Brown Hat Jue Dic 13, 2018 6:58 pm

» Adios al hogar.
por Rufus Fortis Miér Dic 12, 2018 11:51 pm

» Presentación
por Capitán Pescanova Miér Dic 12, 2018 10:11 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Margaret Orgaafia Miér Dic 12, 2018 10:06 pm

» Con Honor, Sin Wenkunegen
por Kromul Miér Dic 12, 2018 3:23 pm

» Sistema de corrección de partidas por pares
por Strindgaard Miér Dic 12, 2018 4:18 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Sendas maleantes [Tarisa y Zeena][+18]

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

Re: Sendas maleantes [Tarisa y Zeena][+18]

Mensaje por Zeena Samaha el Miér Dic 23, 2015 9:42 pm

Era todo un súmmum de placer que me sumergía en un mundo aparte. No se parecía en nada a lo que me hacía el capitán, ni de lejos. Notaba cómo mi entrepierna se empapaba gracias a ella, y entonces, después de dar besos, y provocar en cada uno un espasmo momentáneo, noté cómo entraban su dedo en mi interior, y jugueteaba con mi interior, mientras mi puntito rosado de placer era tocado con cuidado.

Entonces, cuando ya estaba en un punto que era aparentemente de no retorno, ella se detuvo y se acercó a mí, a observarme sinceramente, con atención, esbozándome una sonrisa ancha, con la que respondí sonriendo de la misma manera, dejándome llevar por su beso de musa.

Noté un sabor nuevo en sus labios

Hm.. Así que así saben mis flujos…

Repuse mientras nuestros labios se enzarzaban en un tira y afloja, y nuestras lenguas se enredaban como una cuerda que quedaba atada para siempre.

Noté cómo algo cálido y empapado caía sobre mis caderas, y no pude evitar apretarlas contra las suyas. Notaba los flujos caer sobre mis piernas y sobre mi entrepierna, mezclándose con los míos. No pude evitar temblar al notar tanta intensidad junta. Y entonces ella retiró mis brazos de mis pechos, que ahora estaban endurecidos y juntó su torso con el mío, mientras entrelazábamos nuestros dedos.

Enredé mis pies alrededor de los de Tarisa, tratando de aferrarme a su cuerpo, mientras mis ojos aguantaban a duras penas una mirada con ella, mientras contenía un gemido a punto de escapárseme. Subí sus brazos agarrados a mis manos por encima de mi cabeza, formando un semicírculo con ellos alrededor de mi rostro.

Estirando mi cuello y entumeciendo mi cuerpo entero, noté cómo mi cuerpo estallaba, cómo algo me hacía paralizarme completamente, y cómo mis fluidos querían escapar de mi interior, fluyendo hacia los jugos de Tarisa, y hacia las sábanas, que se llenaban con nuestras esencias.

Mi cuerpo se mantuvo paralizado, en éxtasis, durante unos segundos, hasta que ella se dejó caer sobre mí, lo que me hizo volver en mí, y abrazar a Tarisa, rodeando su espalda con los brazos.

Sonreía para mí, mientras cerraba los ojos. Esta experiencia había sido muy inspiradora para mí, y sin duda alguna, marcaría mi presente y mi futuro de una u otra forma.

=================================================

La noche transcurrió tranquila y relajada, pero la luz del sol, derramada sobre mi piel, me obligó a despertar de golpe, que me parecía demasiado cálida para mi piel.Tenía a Tarisa de todas formas echada sobre mi, encogida y acurrucada como si fuera un felino que dormía apaciblemente.

Le retiré lo más suave que pude sobre mi, pero parece que apenas se enteró. Debió de haber bebido demasiado, y quizás ni siquiera se acuerde de lo que hizo anoche. DE hecho, pensándolo bien, quizás yo no hubiera hecho lo que hice de no haber probado el alcohol. Pero todo lo ocurrido me creaba una duda con lo que pensaba antes. La experiencia me gustaba, y cambiaría para siempre lo que pensaba con respecto a las mujeres.

Mientras pensaba en todo esto, traté de buscar mi ropa interior, que estaba perdida entre mis pantalones, y me dispuse a vestirme, intentando estar lo más impecable posible.

Quedó por ponerme el parche y el sombrero, pero decidí que el parche me lo guardaría en el bolsillo. Era hora de afrontar mi verdadero yo, y si alguien lo había visto por primera vez y nada malo había pasado, era hora de aceptarlo.

Me daba miedo, miedo pensar en lo que este ojo significaba, pero tenía que hacerlo.
Me puse el sombrero y me giré a mirar hacia la cama, donde Tarisa reposaba todavía acurrucada. Negué con la cabeza, y fui a tocar el picaporte, que chirrió cuando lo giré.


Ficha de Zeena Samaha
Cuadero Bitácora (Cronología)

Diálogo (indigo) Pensamientos (orange) Narrativa
avatar
Zeena Samaha

Mensajes : 76
Link a Ficha y Cronología : Zeena
Cuaderno de Bitácora

Nivel : 3
Experiencia : 710 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sendas maleantes [Tarisa y Zeena][+18]

Mensaje por Tarisa Unami el Miér Dic 23, 2015 10:53 pm

Al caer víctima del sueño, una nube de oscuridad invadió mi mente. Sin embargo, yo parecía estar en el ojo de la tormenta. A mi alrededor no había nadie, solo el color blanco se extendía por debajo de las nubes de oscuridad, que habían tomado el cielo. El viento soplaba, sacudiendo mis ropas y mi cabello. Jamás había estado en ese lugar.

La soledad comenzó a adueñarse de mi ser, y el frio se asentó para congelarme los huesos. Las nubes se arremolinaban sobre mí. Y yo solo quería llorar. Volver a mi isla. Tenía miedo de tan desolado lugar. Me acurruqué en el suelo, abrazando mis rodillas para protegerme del frio. El viento soplaba con más fuerza, llevando consigo un gélido lamento.

Sin embargo, ante mí, por arte de magia, apareció una fogata. Su calor llegaba a besar mi piel y hacía retroceder al frio. Ya no sentía el viento que seguía arremolinado mi cabello. Me acerqué a la fogata, llamada por sus danzantes llamas, y me senté frente a ella. El calor que emanaba era, de cierto modo, familiar. Las llamas susurraban en mis oídos, me pedían que las tocase, que no me quemaría. Haciendo mi mano, como si estuviese hipnotizada, la llevé hacia delante, en busca del fuego. Al sumergirla en las llamas carmesí no sentí calor alguno rodeándola o quemándola. El calor lo sentí recorriendo mi brazo, alojándose en mi pecho, acunándome para que me durmiese junto a la fogata.

Y, entonces, desperté.

Abrí los ojos con lentitud y me encontré en un cuarto que me era extraño. Me revolví en la cama con cansancio; la cabeza me dolía y sentía el cuerpo débil. El sol de la mañana besaba la cama y mi cuerpo con su cálida luz. ¿Qué había pasado la noche anterior?

Me senté en la cama y divisé la figura de una mujer, estaba abriendo la puerta. El chirrido del picaporte hizo que mi cabeza se quejase, generando aún más dolor.

La mujer me resultaba familiar. Intenté recordar quien era, recorrí fugazmente el cuarto con la mirada. La cama estaba húmeda. Me levanté y noté que estaba desnuda y mis ropas yacían en el suelo. Volví a ver a la mujer, que estaba a punto de irse, y el mismo calor que me despertó de mi sueño renació en mi pecho. Lo recordé todo; mí llegada a Thaimoshi, conocer a la mujer en una casa de té y la noche en la que compartimos el lecho. Y recordé mis sentimientos encontrados, el amor que había
despertado por la mujer. El amor por una desconocida. El Amor por Zeena.

Recogí mis ropas y me las puse, más no las anudé. Debía hablar con ella antes de que se marchase. La verdad es que tenía miedo. Miedo de no verla nunca más; era confuso de explicar, pero sentía que mi destino estaba junto a ella.
Me apresuré hacia la puerta, y la llamé:

-Zeena-mi voz era casi un susurro. Tenía que hablar con más fuerza-  por favor, espera.

Quise tomar su mano, pero no sabía cómo reaccionaría ella. Solo podía expresarle lo que sentía.

-Esta noche que pasamos. No quiero que quede en nada. No se cómo explicarlo, pero antes de dormirme, mientras compartíamos ese momento, sentí algo en mi interior. No era placer ni el efecto del alcohol. Y lo siento ahora, mezclado con un poderoso miedo.- Sentí algo en mi garganta, las lágrimas comenzaron a caer por mis mejillas y mi voz se comenzó a romper.-Este calor es por ti, jamás lo sentí con nadie más.  Zeena, llévame contigo. Deja que te acompañe, a donde sea que vayas. -Hice una pausa. Tenía que decirlo. Quizás estuviera fuera de lugar, pero no podía aguantarlo más- Te amo, Zeena.



FICHA

avatar
Tarisa Unami

Mensajes : 32
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sendas maleantes [Tarisa y Zeena][+18]

Mensaje por Zeena Samaha el Miér Dic 23, 2015 11:48 pm

Oí mi nombre ser pronunciado por una voz lejana en cuanto estaba cruzando el umbral de la puerta, y me di la vuelta, viendo a Tarisa vestida aprisa, superpuesta sobre su precioso cuerpo.

Tarisa…

Repuse casi para mí más que como respuesta. Vi cómo se acercaba hasta mí y se quedaba mirándome con atención, mientras yo mantenía el silencio como una tumba.
Tragué saliva en cuanto hizo una pausa, antes de que dijera 3 palabras que me dejarían marcada para siempre.

Volví a tragar saliva, y me acerqué hasta Tarisa, apoyando mis manos sobres sus hombros y mirándole a los ojos, con mis dos ojos al descubierto.

Me siento halagada, Tarisa, de que sientas eso por mí. Algo tan… profundo y sincero. Y aunque no desestime para nada tus sentimientos… Me temo que no soy quien crees que soy

Por primera vez me aparté la chaqueta para que pudiera observar mis pistolas, que estaban colgando alrededor de mis caderas, y que la noche anterior seguramente ni se hubiera fijado que ahí estaban.

Y si esto no te dice nada, te sugiero que observes mi indumentaria. Soy una corsaria, Tarisa. Una mujer que se hace a la mar en pos de la piratería, del robo y en general del dinero.

Me acerqué a ella, más aún, juntando mi frente con la suya, tocando con la punta de mi nariz la contraria, y observando a sus grandes ojos amarillos desde cerca

Yo no puedo decir si te amo. No quiero herirte. No quiero que sufras siguiéndome, ni que corras peligro. No soy una persona de la que te puedas enamorar

Le sujeté una mano, entrelazando los dedos con los suyos, y tapándola con la otra mano.

Si te digo todo esto, es porque no quiero que te suceda nada malo


Ficha de Zeena Samaha
Cuadero Bitácora (Cronología)

Diálogo (indigo) Pensamientos (orange) Narrativa
avatar
Zeena Samaha

Mensajes : 76
Link a Ficha y Cronología : Zeena
Cuaderno de Bitácora

Nivel : 3
Experiencia : 710 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sendas maleantes [Tarisa y Zeena][+18]

Mensaje por Tarisa Unami el Jue Dic 24, 2015 12:25 am

-He estado en peligro desde que puse un pie en este lugar. Solo salí de mi isla gracias a un marinero amigo de mi padre se ofreció a traerme aquí sin costo.  Podría haberme cruzado con cualquier otra persona y me hubiese lastimado o dado muerte. O peor, no serías tú.- Le respondí entre sollozos.

Sentir su mano con la mía no hacía más que ejercer presión sobre mi corazón. Ver sus armas no me atemorizaba. No era la primera vez que veía instrumentos usados para matar. Tampoco me importaba si las usaba, pues yo cargaba conmigo una espada que entonces yacía en el suelo.

-Ya me haz herido. Irte sin mirar atrás y dejarme sin tu recuerdo solo me lastimaría más. No me importa lo que haces o lo que hiciste ahora. Si estar a tu lado significa luchar y enfrentar a la muerte cada uno de mis días, lo haré con gusto, pues sabré que tú estarás allí para encararla conmigo. Y si he de morir, moriré feliz sabiendo que ha sido por ti.-

Las lágrimas recorrían mis mejillas mientras sostenía su mirada. Sus palabras eran ciertas, yo no estaba hecha para la batalla. Jamás había arrebatado una vida ni participado en un combate. Pero mi vida sería la que se extinguiría si ella se iba.

No, quería sentir su calor cada vez que abriera los ojos, buscar seguridad en su mirada cuando mis días fuesen oscuros.
Pero, sin ella, toda mi existencia se nublaría.

-No me pasará nada malo si estoy a tu lado, pues sé que junto a ti no tendré nada que temer. Pero nada se comparará con el agujero que dejarás en mi corazón al irte. Al decirme adiós, pues sé que no te veré nunca más.-

Lentamente me zafé de su delicado agarre y la abrasé, rodeando su cuello con mis brazos.

-Por favor, Zeena.-Mi voz temblaba debido al llanto.



FICHA

avatar
Tarisa Unami

Mensajes : 32
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sendas maleantes [Tarisa y Zeena][+18]

Mensaje por Zeena Samaha el Jue Dic 24, 2015 2:14 am

Me partía en dos mitades el escucharle decirme todo aquello. Jamás en mi vida, jamás, nunca, nadie me había hablado así sobre sus sentimientos más profundos.

Sentía que el corazón se saltaba un latido con las palabras de Tarisa, y que la garganta se me atenazaba y atragantaba la saliva.

Por mi frente caía un sudor frío que resbalaba por mis sienes, y que me dejaba la espalda helada.

No pude evitar quedarme mirando a sus ojos llorosos con un desgarre que me destrozaba el alma.

Pero… Si apenas me conoces…. No sabes si tengo siquiera alguna razón por la que quererte. No sabes si quizás te secuestre, o quién sabe, te venda a algún traficante

Le miré a los ojos desde muy cerca, y tragué saliva de nuevo.

Creo que me arrepentiré de decir esto, pero…Si tanto lo deseas…. Puedes venir conmigo.

En realidad estaba pensando qué podría hacer con ella. Porque realmente no tenía muy claro qué podría hacer, a dónde le podría llevar.

Es más, me aterraba qué quisiera hacer el capitán. ¿Y si la convertía en objeto sexual del barco?

Entonces, sólo tendría dos opciones: hacerme con el barco, o abandonarlo

Estaba nerviosa, sin saber muy bien qué hacer, mientras apartaba los brazos suavemente de Tarisa, pensativa, sin saber muy bien qué pensar o hacer.


Ficha de Zeena Samaha
Cuadero Bitácora (Cronología)

Diálogo (indigo) Pensamientos (orange) Narrativa
avatar
Zeena Samaha

Mensajes : 76
Link a Ficha y Cronología : Zeena
Cuaderno de Bitácora

Nivel : 3
Experiencia : 710 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sendas maleantes [Tarisa y Zeena][+18]

Mensaje por Tarisa Unami el Vie Dic 25, 2015 12:49 am

Al escuchar las palabras de Zeena, una sensación difícil de describir recorrió cada fibra de mi ser. Sin embargo, ella tenía razón; yo no la conocía, podría dañarme o venderme como esclava. Pero no lo haría. Si ella pretendió hacerme daño alguna vez, lo habría hecho ya, durante la noche, mientras yo dormía, mientras era tan débil y tan indefensa.

La recorrí con la mirada y me detuve en sus ojos, esos dos faroles que ahora eran la luz que iluminaba mi camino lleno de oscuridad, resguardándome de todo lo que acecha en las tinieblas.

-No importa si no me amas ahora o si nunca podrás encontrar una razón para hacerlo. Yo si te amo y el simple hecho de saber que estaré a tu lado me hace feliz.- Le dije, no pude evitar que una sonrisa asomara mi rostro. Y era cierto, estaba verdaderamente estaba feliz, y le rezaba a los dioses por que Zeena pudiese sentir esta felicidad que emanaba mi corazón.
Anudé mis ropas y las emprolijé lo más que pude.

Sin embargo, una parte de mí se preguntaba que me depararía el futuro; ¿A dónde me llevaría este camino que acababa de elegir?

Contemplé el rostro de Zeena una vez más. Había una expresión preocupada en él, no lo había notado antes debido a mi regocijo, pero ahora que me había calmado un poco, podía verse claramente. ¿Qué le preocupaba?

-Zeena,  ¿qué te preocupa?- No pude evitar preguntarle.



FICHA

avatar
Tarisa Unami

Mensajes : 32
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sendas maleantes [Tarisa y Zeena][+18]

Mensaje por Zeena Samaha el Sáb Dic 26, 2015 2:35 pm

Me sentía a la vez feliz y presionada por la situación. Feliz por saber que alguien, de verdad, se habría enamorado de mi por lo que soy, aunque aún mucho le quedaría por conocerme. Mi agresividad, mi forma de ser arriesgada y despreocupada, y la frialdad que a veces invadía mi interior.

Me volví hacia ella saliendo de todas mis cavilaciones en cuanto ella me preguntó acerca de qué se cruzaba por mi cabeza en estos momentos.

No soy la capitana de mi barco, por lo que no mando en él directamente. Lo que no quiero es que te usen de esclava sexual...

Dejé inacabada la frase, con un deje que fue bajando de volumen.
Tenía uqe pensar y pensar rápido. ¿Podría traerla como si fuera mi prisionera? Llevarla hasta el continente, y entonces huir con ella de aquello. O podía sublevarme. Pero eso provocaría un motín tarde o temprano.

¿Y la vía diplomática?¿Quizás el capitán me dejaría traerla conmigo? Me parecía improbable, pero si quizás me ofrecía de nuevo como esclava sexual para que me usara como le placiera, quizás y solo quizás, el capitán aceptase que Tarisa viniera con nosotros. Pero… ¿Y la tripulación no intentaría violarle? Quizás sea mitad insecto, pero eso no quita que sea una mujer con un cuerpo atractivo.

Toda esta tesitura me dejaba cada vez más preocupada. Quizás debía ir a esconderle allí antes de que la tripulación volviera. O quizás podría robar un bote para poder llegar hasta el continente. Realmente no estábamos demasiado lejos de los Prados de Fuego. Sería un viaje de unas 12 horas aproximadamente en bote, mientras que en el barco serían de bastante menos. Pero era algo a lo que tenía que arriesgarme. No podía robar el barco yo sola, sin tripulación. Es más, era algo que me delataba, podrían encontrarme tarde o temprano por culpa de ese navío.

Tenemos que huir… Tarisa

Levanté una mirada seria hacia ella, y le mantuve la mirada

Recoge tus cosas del cuarto. Me voy a convertir en proscrita de mi barco. Tenemos que hacernos con algo de provisiones e ir a puerto.

Era temprano por la mañana, así que la búsqueda de provisiones no sería complicada, menos poseyendo dinero para pagarlas. Lo malo sería el robo de alguna embarcación, a plena luz del día.

Marché a la calle, con paso apresurado, bajando las escaleras, y despidiéndome como un relámpago de la posadera, esperando en la puerta de la calle a Tarisa para que estuviera preparada. No es que nos faltara el tiempo, pero cuanto más tardásemos, menos ventaja le sacaríamos a mi capitán.

Era la hora de decir adiós a esta nueva vieja vida.


Ficha de Zeena Samaha
Cuadero Bitácora (Cronología)

Diálogo (indigo) Pensamientos (orange) Narrativa
avatar
Zeena Samaha

Mensajes : 76
Link a Ficha y Cronología : Zeena
Cuaderno de Bitácora

Nivel : 3
Experiencia : 710 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sendas maleantes [Tarisa y Zeena][+18]

Mensaje por Tarisa Unami el Sáb Dic 26, 2015 4:05 pm

Zeena abandonó la habitación rápidamente. Yo me quedé en seco durante unos momentos, aun pensando sobre lo que ella me había dicho. ¿Abandonaría su vida, por mí? Quizás yo no me daba cuenta de la carga en la que en había convertido o quizás ella si sentía algo por mi después de todo. Pero aun así…

“¡No!, ¡no hay duda!” me aseguré. Si Zeena había decidido desertar de su barco, yo la acompañaría y enfrentaríamos las consecuencias de este acto juntas, cómo debía ser, por más severas que fuesen. Sin embargo, no pude evitar preguntarme qué sucedería si la tripulación la encontraba tratando de huir.

Recogí mi espada y la sujete en mi cintura, anudando la funda con la tela que asimismo sujetaba mis ropas. Quizás si llegase el momento en el que debiera usarla, después de todo.

Me apresuré a bajar las escaleras y salir a la calle, solo me paré para despedirme de la posadera, a quien le dediqué una reverencia.

Al salir, la calle era muy distinta a lo que era la noche anterior. Había más gente transitándola y los faroles de papel estaban apagados. Me encontré con Zeena, quien estaba esperándome. Asentí en su dirección, haciéndole saber que estaba lista.

-Este lugar es muy parecido a mi isla – le dije – es posible que las calles estén dispuestas de la misma manera. Es decir, no importa que en dirección nos movamos, llegaremos a puerto de un modo u otro. Pero una ruta puede tardar más que otra. –Hice una pausa para aclararme la garganta – Si lo que necesitamos son provisiones, las tiendas están cerca de los muelles.

Inspeccioné ambos lados de la calle; uno llevaba a la intersección, cerca de la casa del té donde había conocido a Zeena. El otro se alargaba más y terminaba por dividirse en otras dos calles. Estaba completamente segura que una de esas dos llevaría al puerto, pero podríamos tardar mucho tiempo deambulando por diferentes calles o alejarnos de él. La ruta de la casa del té era la más palusible.

-Por aquí – Dije, señalando la calle y poniéndome en marcha.



FICHA

avatar
Tarisa Unami

Mensajes : 32
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sendas maleantes [Tarisa y Zeena][+18]

Mensaje por Zeena Samaha el Mar Dic 29, 2015 1:43 pm

Me puse firme en cuanto vi llegar a Tarisa hacia la puerta, y me quedé observándole, para escucharle con atención.

- De acuerdo. Entonces vayamos allí lo más presto posible. Te sigo

Repuse quedándome cerca de ella, mientras miraba a un lado y a otro de la calle. Finalmente, se decidió por la calle por donde vinimos anoche, y nos pusimos en marcha hacia allá.

El camino era algo laberíntico, pues una vez llegamos a la intersección que se dirigía hacia la casa del té.

A un lado teníamos un camino que tenía una pendiente descendente, otro se dirigía hacia la casa del té, que se podía ver resaltar al final de la calle. La tercera calle se dirigía a una gran plaza que había al fondo de la calle. Seguramente sería la plaza de la ciudad.

Nos dirigimos a través de la calle con pendiente, y a medida que avanzábamos, se podía ver el mar alzándose en la lejanía del horizonte como una figura celestial.

Los muelles se mantenían diseminados por la costa, y entre todas las embarcaciones, destacaba una que se encontraba anclada en el golfo de la isla, un poco alejado de la costa, con velas negras, y una bandera negra con un sable y una calavera dibujados en color blanco, ahora algo apagado por el tiempo que tenía.

¿Realmente estoy segura de lo que voy a hacer? Esto va a cambiar mi vida para siempre…

Descendiendo por la calle, pasamos junto a una taberna, y cuando pasábamos por delante del umbral de la puerta, un hombre alto y fornido, sin pelo alguno en la cabeza, con un tatuaje de un ancla negra en un hombro, y con el otro con una horrible y enorme cicatriz que cubría toda la mitad izquierda superior de su espalda, salía del interior de la taberna. Observó el panorama y se giró hacia nosotras, momento en el cual, esbozó una sonrisa y se acercó hacia mí. Por el color de sus mejillas, se puede ver que había bebido alcohol.

Entonces reconocí quién era. Era el marinero que intentó hacerse el listillo en cuanto el capitán estuvo enfermo, y trató de enfrentarse a mí, momento en el que recibió un tiro por mi parte.

Intenté hacer como que no le había reconocido y apartarme hacia el otro lado de la calle, pero el hombre, con velocidad, se acercó a mí y me puso una de sus enormes manos sobre el hombro

- Buenos días, “capitana” - Repuso con un rentintín altanero, mientras sonreía para sí.- Veo que habéis tenido una compañía grata ¿verdad? ¿A dónde os dirigís con ella? -

Traté de zafarme de él, mostrándome lo más fría que pude, pero apenas me salió un gruñido suave

- Quítame tu sucia mano de encima. No te importa lo que yo haga -
Cuando intenté seguir hacia delante me volvió a agarrar, esta vez con fuerza, y me mantuvo quieta. Por dentro, la fuerza con la que me apretaba me hacía poner una mueca en mis mejillas, notando cómo se tensaban los tendones del cuello.

- Vas hacia puerto ¿verdad? ¿qué intentas hacer, eh? -
Era probable que en el interior de esa taberna estuviera una gran parte de la tripulación, lo cual no hacía seguro el que intentara hacer nada osado, como pegarle un tiro, o algo parecido.

Era una situación en la que no sabía qué hacer con seguridad, y una gota de sudor frío caía por mi frente, mientras tartamudeaba, con la mente acelerada tratando de trazar planes

- Pu-pues… n-nada particular…


Ficha de Zeena Samaha
Cuadero Bitácora (Cronología)

Diálogo (indigo) Pensamientos (orange) Narrativa
avatar
Zeena Samaha

Mensajes : 76
Link a Ficha y Cronología : Zeena
Cuaderno de Bitácora

Nivel : 3
Experiencia : 710 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sendas maleantes [Tarisa y Zeena][+18]

Mensaje por Tarisa Unami el Mar Dic 29, 2015 2:33 pm

Tenía razón, las calles sí estaban ordenadas como en mi isla. El camino al puerto fue directo, sobretodo tomando la que habíamos usado la noche anterior para llegar a la posada. Al llegar a la intersección de la casa del té, tomamos una calle cuesta abajo, la que llevaba al puerto. La vista de los muelles y las embarcaciones, bañadas por la luz del sol, era bellísima. A cuanto más avanzábamos, más se podía notar el olor a agua salada.

En un punto, mientras bajamos por la cuesta, pasamos por una taberna, de donde salió un hombre mucho más grande que yo, calvo y robusto. Zeena quiso evitarlo, pasando al otro lado de la calle, yo comencé a hacer lo mismo, pero el hombre lo evitó, sujetándola del hombro. Por lo que él dijo y la manera en la que Zeena respondió, quedaba más que claro que el hombre era miembro del barco.

Yo no esperaba problemas, pensé que la tripulación del barco de Zeena no la buscaría, fui una ingenua al creer que ellos no representarían una amenaza.

Pero ella era quien tenía problemas. El marinero parecía estar aplicando más fuerza en su agarre.

Miré hacia la taberna; ¿y si había más?, ¿y si sus amigos estaban allí dentro?, ¿Qué debía hacer? No podía hacer que Zeena corriese peligro. Ella era capaz de defenderse a sí misma, de eso no había dudad. Pero también estaba yo, que no sabía combatir.

Tardé unos momentos en darme cuanta; había otra salida además de la violencia.

Me acerqué hacia el hombre, con gentileza y me incliné de forma respetuosa.

-Disculpe, señor. Me temo que tenemos asuntos urgentes en el puerto. ¿Podría dejar libre a mi acompañante, por favor?-

Cuando estuve más cerca, volví a inclinarme. Esta vez, uso uno de mis tharu y lo clave en el brazo del hombre, inyectando mi toxina. Esta no lo mataría, y dudo que cayera inconsciente. Pero nos daría un poco de tiempo, por lo menos.

El hombre mi miró, iracundo, y soltó a Zeena para tratar de golpearme. Por suerte, la toxina actuó antes, y el marinero comenzó a caer víctima de la ilusión, gruñendo cada vez que el bambú le hería.

Tomé a Zeena de la mano y comencé a correr cuesta abajo, hacia el puerto.



FICHA

avatar
Tarisa Unami

Mensajes : 32
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Sendas maleantes [Tarisa y Zeena][+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.