Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Descanso en Avilda [Libre]

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Descanso en Avilda [Libre]

Mensaje por Elíacer el Lun Mar 28, 2016 9:51 pm

El grifo estaba tan asustado por aquel sonido que no se percató de que había derribado a la niña hasta que todo se calmó un poco. El mercader había retirado la tetera del fuego, pero al ver su reacción había salido despavorido, lanzando la tetera a un lado. Elíacer se quedó aun medio asustado, mirando como el otro huía, dejando allí a la niña tirada, y las mulas mirándolo huir sin mover un músculo. El grifo se volvió viendo que la niña, desmayada, tenía un par de orejitas de conejita en la cabeza. Ladeó un poco la cabeza, curioso, con la respiración aun agitada por el susto que se había llevado.

-No puedo quedarme aquí… pero tampoco puedo dejarla aquí tirada…
- Miro hacia donde había huido Relumbrón.- A saber cuándo regresa…- Dijo acercándose a la niña, metiendo con sumo cuidado las garras bajo su cuerpo, que era ligero como el algodón.

Tras aferrarla con suavidad, pero firmeza contra su pecho, alzó el vuelo para alejarse cuanto antes de aquel lugar. El grifo no se alejó mucho, pues no quería que la pequeña Niris quería secuestrarla. De modo que cuando avistó el lago en el que había pescado poco antes, aterrizó en la orilla y la dejó con sumo cuidado sobre una losa de piedra. Tras asegurarse de que seguía inconsciente, caminó hasta el agua, cogió un montón de hierba verde y fresca con el pico, la sumergió en el agua y se acercó de nuevo a ella, esperando que las gotas de agua que cayeran sobre la cara de la niña la hicieran volver en sí. Esperó junto a ella hasta que se despertara, esperando que esta no huyera despavorida y le diera tiempo a explicarse la razón de que estuvieran allí.
avatar
Elíacer

Mensajes : 121
Nivel : 2
Experiencia : 560 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso en Avilda [Libre]

Mensaje por Niris el Vie Abr 01, 2016 11:49 am



Sin darme cuenta mi día había cambiado demasiado, había decidido caminar fuera del pueblo para no llamar la atención porque había pensado que mientras no me alejara demasiado estaría segura, pero después de lo que había pasado era un poco obvio que los lugares no eran los peligrosos si no que yo era la que parecía tener una habilidad de meterse en problemas. Si hubiera estado consiente cuando me tomo Eliacer probablemente me habría desmayado de todas formas.

Aun inconsciente unas gotas de agua fría empezaron a resbalar por mi rostro lo que hizo que mi nariz se moviera un poco para terminar abriendo un poco los ojos. No pude evitar acariciar mi brazo el cual estaba con ligeros raspones y abrir los ojos encontrándome con una extraña criatura el cual tenía el pico lleno de hierbas sobre mi cara. Al verle recordé lo que había pasado mientras mi cabello se erizaba y daba un rápido pero corto salto alejándome de él para luego observarle temerosa en estado de alerta, cualquier cosa brusca probablemente me haría salir despavorida.

Me encontraba en un estado casi animal, en un lugar desconocido con un ser que mi instinto decía que quizás podía comerme. No pensaba con claridad aun que si no había salido corriendo era por el hecho de que, a pesar de hacerme daño, no parecía tener malas intenciones. Empecé a recordar el incidente que había causado este alboroto, la tetera de té y empecé a calmarme un poco aunque seguía bastante asustada por no saber dónde me encontraba y por qué me había traído a aquel lugar. -¡haaa!- Lo peor de todo es que no era la primera vez que alguien me tomaba cuando estaba inconsciente.

Empecé a señalar algo molesta al grifo para luego señalarme a mí y al final la roca esperándome que entendiera que quería saber sus razones seguido de poner mis manos una sobre otra en forma de puños con un dedo extendido hacia el frente para intentar asemejar la tetera y luego lanzar un chiflido tratando de mostrarle que la tetera era la del ruido... aunque lo más probable es que no entendiera nada de lo que estaba mostrándole.

Una parte de mi estaba lista para saltar al agua si le veía hacer un movimiento brusco.


Última edición por Niris el Lun Jul 03, 2017 7:39 am, editado 1 vez
avatar
Niris

Mensajes : 198
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : Niris
Saltos de Coneja

Nivel : 3
Experiencia : 500 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso en Avilda [Libre]

Mensaje por Elíacer el Jue Abr 07, 2016 12:59 pm

Elíacer se sentía realmente mal, su primer encuentro con seres bípedos había salido terriblemente mal, con uno huyendo despavorido y con una pequeña inconsciente. El grifo no puedo evitar lanzar un suspiro de alivio al ver que la pequeña recuperaba la conciencia al dejarle caer algo de agua en el rostro. Vio como la pequeña parecía asustarse, con el pelo erizado como un animal y retrocedía un poco, apresuradamente.

-Tranquila, tranquila…- Pidió mientras soltaba las hierbas a un lado.- Siento mucho haberte golpeado antes…- Se disculpó.- Me asusté mucho con aquel terrible ruido que hubo en el campamento…- Dijo mientras se mantenía apartado de ella.- Si ya estás bien, te llevaré donde quieras, a la ciudad o algún otro lugar donde quieras ir.- Le ofreció el grifo.- Siento haberte ensuciado esa… esa cosa…- Dijo señalando la ropa que llevaba la chica, la ropa se había ensuciado un poco de barro y hojas secas de la orilla del lago y puede que estuviera mojada.

La pequeña empezó a hacer una serie de señales que el grifo solo entendió a medias, frunció el ceño y sacudió la cola, inseguro de haberla entendido.

-Ah, fue esa cosa del fuego…- Dijo ladeando graciosamente la cabeza, dejando caer una de sus orejas a un lado, dejando la otra alzada, “mirando” hacia ella.- Bueno…- Se rascó bajo el pico con una de sus garras delanteras.- Podemos esperar a que te seques y si quieres puedes lavarte…- Dijo señalando el lago.- O podemos ir directamente a donde quieras que te lleve, podrás montar sobre mi lomo, no me importará llevarte.- Le dijo sacudiendo un poco la cola tras él, esperando ver si la chica decía o hacía algo para indicarle que es lo que decidía hacer.- Si te bañas, iré a por leña para el fuego…- Sugirió, por si ella no quería mojarse por no poder luego secarse bien, pues a él le pasaba igual, si se metía en el agua, quería estar bien seco para que no se le congelara la cola al volar.
avatar
Elíacer

Mensajes : 121
Nivel : 2
Experiencia : 560 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso en Avilda [Libre]

Mensaje por Niris el Lun Mayo 09, 2016 2:32 am



Elíacer se veía bastante sorprendido por mi susto, probablemente no había demasiadas cosas que le asustaran aparte de cosas que no pudiera entender como la tetera o a la gente en general, por primera vez sentí que estaba ante algo más animal que yo en muchos sentidos, supongo que el ser criada entre humanos nos hacía más diferentes que similares. A veces no entendía por que los humanos me veían tan diferentes a ellos si a mis ojos solo las orejas y el rabo nos hacían ver diferentes, incluso muchas veces la gente se confundía al pensar en mi como una humana... al menos por un corto tiempo antes de huir, por otro lado el no parecía en nada físicamente a cualquiera que halla conocido, aun que parecía bastante inteligente e independiente.

El trato de tranquilizarme pidiendo disculpas por haberme golpeado, de cierta manera entendía su miedo a lo desconocido, prometiendo desesperado de hacer que me relajara con la promesa de devolverme a la ciudad o a cualquier otro lugar. Al ver sus reacciones empecé a tranquilizarme un poco pero ese miedo era substituido por algo de enojo  a causa de todo el susto, malestares y sorpresas recibidas. Creo que ninguno de los dos parecía entenderse del todo bien con el otro, seguía sin confiar en él pero parecía no querer lastimarme, pero no podía evitar sentir cierto malestar por lo sucedido.

Una vez que me sugirió el bañarme no pude evitar observarle con sorpresa, aquella propuesta me parecía bastante fuera de lugar aún que al escucharle parecía pensar que me importaba mucho si estaba sucia o no. Me hubiera reído un poco si no hubiera estado molesta a lo cual simplemente le mire extrañada para luego gruñirle un poco para luego empezar a caminar hacia el lago buscando más que nada alejarme un momento de él.

No tarde mucho en caminar al lago y una parte de mi estaba un poco emocionada por estar en un entorno natural como este. No lo pensé mucho para dejar mis rojas en una piedra cercas lago para luego lanzarme al mismo, el agua estaba helada lo que hacia mi cuerpo temblar y mis orejas moverse pesadas por el agua. Hacía mucho tiempo que no nadaba y por un momento olvide todo lo que había pasado durante el día mientras buceaba un poco en el agua y jugaba con la misma como una cría.

No estaba segura de cuánto tiempo había pasado, me sentía cansada y algo ambienta y por el sol diría que había pasado más de una hora. Fui por mis ropas poniéndome mi blusón y tomando entre mis brazos lo demás usándolo para secar mis orejas y rabo. Estaba muchísimo más tranquila y algo nerviosa sobre mi comportamiento, pero sin nada más que hacer me dirigí a donde se encontraba una pequeña columna de humo encontrándome con el grifo. -Me asustaste.- No sabía que más decir así que solo me senté a una distancia prudente del fuego.

No sabía qué hacer, había seguido a aquellas personas por que me habían salvado de la esclavitud pero seguía atrapada en que era lo que debía hacer para continuar. Podía intentar volver a casa del médico, quizás estaba vivo y tenía un lugar a donde volver, quizás podía volver con los otros he ir a un destino incierto. Me sentía perdida y antes de darme cuenta había empezado a llorar, me levante sin decir nada y me puse a un lado del grifo esperando recibir un poco de consuelo.

Off: Perdón por una tardanza tan larga. ><


Última edición por Niris el Lun Jul 03, 2017 9:23 am, editado 2 veces
avatar
Niris

Mensajes : 198
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : Niris
Saltos de Coneja

Nivel : 3
Experiencia : 500 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso en Avilda [Libre]

Mensaje por Elíacer el Dom Mayo 22, 2016 5:46 pm

Al grifo nunca se le habían dado bien los niños, entiéndase por niños a los polluelos grifos. Eran sucios, escandalosos, olían mal y no tenían ni el menor respeto y si encime les reñías o hacías algo “mal” los hacías llorar. En aquel caso si había alguien alrededor te miraban mal y te tenían por ser alguien malo con los niños o algo así. Aquel era un caso similar, no sabía muy bien cómo actuar delante de aquella niña conejo. Por su rostro y el movimiento de sus orejas era evidente que pasaba del miedo al enfado o a la indignación, algo que lo desconcertó y le hizo bajar las orejas en actitud pesarosa y preocupada.

La vio alejarse hacia la orilla del lago, la vio desnudarse sin mostrar más que una ligera curiosidad, luego se volvió y se puso a preparar el fuego del que había hablado, no era sencillo para alguien sin manos, pero estaba acostumbrado a hacerlo, pues los grifos habían aprendido la utilidad del fuego gracias a los antiguos Jinetes Alados. Cuando Niris llegó para terminar de secarse junto al fuego unas llamas amarillas y danzarinas ya lamían la madera seca que el grifo había recogido. Este se había tumbado sobre el vientre, con las patas delanteras cruzadas delante de él y se había estado acicalando las alas y las plumas del pecho.

-Lo sé, lo siento.- Se volvió a disculpar con la pequeña, sorprendido de que esta hablara, pues había pensado que la chica era muda o que no sabía hablar.

Entonces, tal como ya se temía el grifo, la niña se puso a llorar así, sin más. La cosa era que estaba seguro que no le había dicho o echo nada más para provocarle el llanto. Antes de poder abrir el pico para preguntar qué es lo que le pasaba, se le acercó llorando, sentándose a su lado y pegando su cuerpo contra el de él. Elíacer olía a felino y a ave, no olía mal pero tampoco olía a perfume o a jabón de jazmín. El grifo se limitó a envolverla con una de sus enormes alas plumosas, pegándola más contra su cuerpo como si le diera un abrazo. Metió la cabeza bajo el ala, los ojos azules y las franjas azules de las plumas y el pelaje del grifo pareció empezar a emitir una tenue luz azulada.

-¿Qué pasa? ¿Por qué lloras?
–Preguntó sin estar seguro de que podría decir.- Puedo llevarte a donde quieras… a tu casa o algo. Yo tengo una casa muy bonita en una torre abandonada en el bosque, seguro que la tuya también lo es…- Dijo sin saber que la pequeña no tenía a nadie que cuidara de ella. Le rozó la mejilla y un brazo con el pico, que era duro, liso y tibio. –Te daré una vuelta larga volando, ¿sí? Verás que bonito se ve todo…- Dijo el grifo, pues a él siempre le ayudaba a librarse de la tristeza y el enfado el salir a volar.
avatar
Elíacer

Mensajes : 121
Nivel : 2
Experiencia : 560 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso en Avilda [Libre]

Mensaje por Niris el Lun Mayo 30, 2016 9:52 am



Estuve un rato desahogándome en Eliacer mis llantos, estaba un poco inestable emocionalmente mientras trataba de digerir todo lo que me había pasado hasta llegar a este momento como el hecho del incierto futuro que me esperaba. No era normal que me mostrara así con un completo extraño pero había demostrado ya varias veces que no buscaba herirme a propósito y necesitaba a alguien, cualquiera, con quien desahogar todas estas emociones que sentía deseaba salir.

Una vez que me tranquilice un poco me aleje un poco de él para intentar comunicarme, no había humanos cercas por lo que no debería haber problemas con hablar fuera de mis pequeños traumas personales. Aunque había vivido con humanos, siempre me habían tratado como un animal y estaba más acostumbrada a comportarme como tal que como una persona. Primero quería responder a su pregunta de por qué lloraba, puse la mano sobre mi pecho para luego cerrar rápido mi mano mientras fingía una  mueca de dolor y luego abrir mi mano respirar profundamente. -Gracias.- Después de eso tome mis manos juntas como si fueran alas haciendo que estas aletearan un poco para luego negar con la cabeza y luego poner una expresión de miedo seguido de la cara que le había puesto cuando estaba enojada. Aun no estaba lista para volver, me asustaba la idea y no terminaba de tener toda mi confianza.

Antes que nada quería conocer que era aquello que estaba frente a mí, nunca había visto una criatura como él lo que había que mi curiosidad me llamara a intentar saber algo más de él. Quizás la forma más fácil de conocerle es comunicarle sobre mí para luego intentar convencerle de que hiciera lo mismo. Me señale a mí misma procurando que me pusiera atención. -Niris, coneja.- Al decir eso señale mis orejas para luego darme la espalda, levantar un poco mi camisón mostrando mi rabito y sacudirle un poco para luego ocúltalo. Estaba un poco apenada pero no veía problema ya que no era humano.

A continuación busque con la mirada el pueblo de donde me había salido para señalarlo para luego bajar las orejas y cubrir con las manos el lugar donde debería estar mi rabo. -Gente.- Entonces empecé a hacer una especie de juegos de mímica donde fingía ser una persona dando órdenes y cariño al aire para luego mover y resaltar mis orejas afirmando con la cabeza y haciendo como que alguien me acariciara. -Niris mascota, gente cuidar pero algunos muy malos.- Después de eso puse una expresión triste, no sabía cómo contarle lo demás. -Confundida, pero libre.- Después de eso señale a Eliacer esperando que él me contara algo sobre él.

Así estuvimos un rato conociéndonos un poco el uno al otro, tomando poco a poco un poco más de confianza. Una vez más relajada volví a hacer el signo con mis manos de las alas mientras le observaba con un rostro de curiosidad para luego señalarme a mí misma y luego dar un salto y hacer como que me escondía. -¿Jugar? ¿Volar? ¡No asustar!- Le observe con un rostro serio intentando hacer una expresión enojada para luego reírme un poco. ¿Que haríamos ahora?


Última edición por Niris el Lun Jul 03, 2017 7:44 am, editado 2 veces
avatar
Niris

Mensajes : 198
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : Niris
Saltos de Coneja

Nivel : 3
Experiencia : 500 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso en Avilda [Libre]

Mensaje por Elíacer el Vie Jun 03, 2016 11:59 am

Eliacer era un poco torpe a la hora de tratar con cachorros, ya fueran de la raza que fuera. Era una mezcla de miedo y torpeza lo que le hacía alejar de si a los cachorros, en su caso las crías de hipogrifo eran especialmente “traviesas” pues “olían” su miedo y se o hacían pasar muy mal. Por suerte aquella pequeña se calmó tras unos minutos de llanto. Tras calmarse el grifo alzó el ala con la que la había “abrazado” y la dejó salir, mirándola algo extrañado aún, pues no sabía porque se había puesto a llorar.

-No-no hay de que…- Respondió el grifo, ladeando la cabeza un poco, sin estar seguro que es lo que la pequeña le agradecía.

Se quedó un poco pasmado, ladeando más la cabeza hacia un lado, con una de sus grandes orejas puntiagudas alzada y la otra caída hacia un lado, lo que le daba un aspecto muy gracioso al grifo. Miraba a la pequeña, que hacía gestos con la cara y con las manos, tratando de comunicarle algo, el grifo apenas le entendía. Supuso que lo que la pequeña le quiso decir con aquel movimiento de meanos y la negación de la cabeza es que aún no quería volver. Él no tenía prisa, pero tampoco estaba muy seguro que más podría hacer por la niña. Asintió cuando ella se señaló y se presentó como Niris, aunque aquello de coneja le resultó bastante curioso, recordando que le había visto unas orejas de conejo cuando la pequeña se había caído en el campamento. Cuando le enseñó la cola no puedo evitar dejar escapar una risita, ahuecando las alas a los costados, provocando un susurro de plumas.

-Es una cola muy linda.- Le dijo divertido, al ver que ella parecía avergonzada o preocupada por aquello, pues volvió a taparse muy rápido.-Oh, ya veo, no te gusta que los demás bípedos vean que tienes cola y orejas de conejo… Bueno, conmigo no hace falta que ocultes nada, yo no creo que pudiera estar a gusto si tuviera que ocultar mi cola y mis orejas.- Dijo divertido. –Ya veo…- Dijo frunciendo el ceño y bajando las orejas, pegándolas contra el cráneo lo que le daba un aspecto bastante fiero al grifo, al comprender que la pequeña era una especie de esclava o mascota como ella mismo le había dicho.- Eso no está nada bien, toda criatura debería ser libre y servir a quien quiera y como quiera y por supuesto recibir una recompensa a cambio.- Azotó el aire con la cola, mientras permanecía tumbado en el suelo sobre el vientre.- Me alegro de que seas libre…-Respondió dejando escapar un suspiro de alivio.- ¿Vives con alguien? ¿Tienes casa? –Le pregunta, esperando poder llevarla con alguien que la estuviera cuidando bien.

Hizo una mueca y sacudió de nuevo la cola, frotándose el pico duro y amarillo contra una de sus garras delanteras, como hacían muchos pájaros para limpiarse el pico y las patas. Había entendido la insinuación de la pequeña, pero no estaba seguro que podría contarle.

-Bueno…-Comenzó indeciso.- Vengo de una isla del sur, llamada Pico de Águila. Allí vivimos los grifos, emigramos hace cientos de años, cuando un poderoso enemigo nos hizo huir del continente. Hemos vivido y hemos prosperado, pero ahora la isla se nos queda pequeña y hemos salido varios grifos en busca de tierras libres para poder “mudarnos”. –Fue explicando el frigo, rascándose con delicadeza bajo el pico. – Debido a mis habilidades de caza y lucha que he ido adquiriendo, estoy nombrado como próximo Hunter, que es el líder de la bandada de grifos.-Encogió las alas, ahuecándolas a los costados.-Hay mucho más que hablar, pero no sabría que contarte.- Dijo con una media sonrisa, ladeando la cabeza.

Esperaría a ver si ella le hacía alguna pregunta más concreta. Volvió a hacer unos nuevos gestos y el grifo sacudió la cola pensativo.

-Bueno, si quieres podemos ir a volar. Puedo llevarte a donde quieras, llevarte a ver las montañas o incluso mi nido, está en una torre abandonada. Tengo un nido muñido, aguas termales en la base de la torre y es un lugar muy hermoso, donde unas viejas ruinas y la naturaleza se fusionan perfectamente.- Explicó el grifo mientras se incorporaba, sacudiendo un poco las alas y empezando a acicalarse las plumas con el pico y el pelaje con la lengua, que era grande y rosada.
avatar
Elíacer

Mensajes : 121
Nivel : 2
Experiencia : 560 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso en Avilda [Libre]

Mensaje por Niris el Sáb Jun 11, 2016 7:03 am



Cuando Elíacer me pregunto si vivía con alguien o si tenía casa me quede un momento bastante pensativa, había estado viajando con una amiga pero por una razón u otra había terminado por retirarse para arreglar asuntos personales de los cuales no sabía nada. Antes de irse habíamos buscado una casa deshabitada para luego retirarse, eso había pasado hace días pero tenía la impresión de que no volvería demasiado pronto por la prisa con la cual había tenido que irse. -Pronto.- Sin saber que más decir simplemente afirme con la cabeza mientras daba una sonrisa algo nerviosa, quizás en este momento no era verdad, pero tenía muchas esperanzas de que mi amiga que me cuidara cuando resuelva sus problemas.

Pronto Elíacer empezó a contarme un poco de él a lo cual me senté atenta observándole mientras relataba la historia de su hogar, nunca había visto a alguien como él así que pronto me imagine a decenas de Elíacer volando para luego ser espantados por una tetera demoniaca gigante. Aquella idea hizo que empezara a reírme pero sabía que a las personas no les gustaba que me riera a menos que contaran un chiste por lo cual cerré los ojos mientras me aguantaba la risa hasta que me calmara un poco. Después de lo que había pasado me era un poco raro que el fuera nombrado líder, aunque era más que evidente que era fuerte a pesar de no conocer a las personas.

Pensé que quizás contar un poco mis experiencias podría servirle, había tenido suerte de encontrarse conmigo y con Relumbrón, al menos yo creía conocer cómo era la mucha de la gente. -Hay personas buena y malas, buena asustarse, malas agresivos.- Después de lo que me había pasado me parecían más confiables demonios que los humanos -Sin armas podrían asustarse, pero los vistan metal cazan.- Sabía que había personas buenas pero la mayoría nunca habían intentado ayudarme si no les convenía. Aun estando sola me sentía incomoda hablando, como si no debiera hacerlo, como si fuera ser castigada en algún momento aunque sabía que mis entrenadores no estaban ahí, como no habían estado los últimos años, pero su influencia seguía en mí.

Me quede pensando un momento sin saber que decir hasta que el grifo volvió a preguntar por volar a lo cual me quede observando con rostro serio. -¿No comerme?- Suspire un poco tratando de entenderlo, era obvio que estaba emocionado por mostrarme lo que era aún que esperaba que perdonara mi ligera desconfianza después de lo que había sucedido. -Volar asusta- Me levante un poco dándole la espalda por un momento observando a mi alrededor para luego volver a verle. -Yo sé de personas, diviérteme jugando.- Di un pequeño salto contenta con la idea de jugar. -Luego me llevas, regresarme mañana.- Sonreí un poco esperando que aceptara, intentaria hablarle de la gente pero la verdad en este momento lo que más quería era divertirme un rato y jugar, algo que sola no era muy divertido. -Juego sin volar y no peligroso.- Dije con un rostro fruncido como regañándolo por alguna idea que todavía no se le hubiera ocurrido.

Off: Si quieres avanzar un poco más rápido la historia, en caso de que a Elíacer no se le ocurra un juego, puedes describir que propongo jugar a las escondidillas para luego avanzar la trama a que me llevas a visitar tu nido. Solo lo menciono por si sientes que avanzo algo lento la historia (pero si es reacia es porque aun ve al grifo como un desconocido).


Última edición por Niris el Lun Jul 03, 2017 9:33 am, editado 4 veces
avatar
Niris

Mensajes : 198
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : Niris
Saltos de Coneja

Nivel : 3
Experiencia : 500 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso en Avilda [Libre]

Mensaje por Elíacer el Mar Jun 21, 2016 1:45 pm

El grifo se mantenía tranquilo observando a la niña conejo, que parecía tener ciertos problemas a la hora de comunicarse verbalmente y recurría a muchos gestos y movimientos. Asintió cuando ella dijo que pronto tendría un hogar a donde volver, o como él diría un “nido”

-Me alegra oír eso. Mientras esperas, puedo buscarte un sitio donde quedarte. –Ofrece el grifo, pues no se creía que estuviera bien ofrecerle su refugio, aunque a él no le importaría compartirlo unos días o incluso unas semanas.

El grifo frunció un poco el plumoso ceño cuando Niris empezó a reírse mientras le contaba sobre los grifos y su hogar. Lo dejó pasar con un movimiento de su cola felina, continuando hasta el final. Escuchó la breve explicación de ella sobre las personas buenas y malas. El grifo asintió pues él ya había pasado por aquello, pues su primer encuentro con bípedos había sido con una familia de enanos, que lo habían atacado. Chasqueó la lengua cuando ella le preguntó si no se la llevaría para comérsela.

-No, no te preocupes, los grifos no comemos bípedos…
- Le aseguró, mientras ahuecaba las alas a los costados.-Bueno, no volaremos si te da miedo, pero tendremos que hacerlo para salir de aquí. Solo se guiarme en el aire en terrenos desconocidos como este.- Le explicó el grifo.

Dejó escapar un largo suspiro cuando le dijo de jugar, pero sin poder volar al grifo se le ocurrían pocas cosas. De modo que tras hablarlo un poco se pusieron a jugar a las escondidas. Aquel juego también lo hacían los polluelos grifos, para sacarlo de quicio pues se tenía que poner a buscarlos para asegurarse que no habían salido de la zona de guardería. Después de un par de horas jugando a aquello en el que el grifo usaba su olfato y vista para encontrar a la niña. El grifo era demasiado voluminoso para esconderse, de modo que siempre le tocaba a él ser el que buscaba. Después de aquello, empezó a oscurecer, de modo que el grifo detuvo el juego, acercándose a beber al lago.

-Pronto se hará de noche. ¿Te llevo a algún sitio? Si no tienes donde quedarte hoy, puedes quedarte conmigo en mi nido. Ahí comida y un nido blanco y cómodo.
- Le ofreció el grifo, que se peinaba las plumas con el pico después de habérselas descolocado un poco al meterse entre los árboles y arbustos al jugar con la niña.
avatar
Elíacer

Mensajes : 121
Nivel : 2
Experiencia : 560 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso en Avilda [Libre]

Mensaje por Niris el Miér Jun 29, 2016 3:58 am



Parecía un poco confundido o consternado cuando le hable de jugar, todos los adultos eran iguales pero sabía que, como muchas veces antes, si insistía estaría dispuesto a jugar al menos un ratito conmigo. -¿No conoces juegos?- Le mire haciendo un pequeño puchero para luego dar un salto por una idea. -¡Escondidas! Te escondes, te encuentro y me escondo, me encuentras.- Parecía no gustarle del todo la idea pero termino produciendo que o fuera la que me escondiera para buscarme. Por mi estaba bien y salí corriendo para ocultarme, estuvimos jugando por un rato, me ocultaba entre los arbustos, detrás de árboles, entre unas piedras y por ultimo me oculte detrás de una roca que salía del lago.

Pronto se hizo de noche, estaba bastante cansada y la noche me empezaba a preocupar un poco. Empezó a hablar acerca de su nido, la verdad tenía hambre, un poco de frió por lo cual simplemente me acerque hasta él restregando mi cuerpo contra el suyo buscando calor y secarme un poco. -Jugaste conmigo, podemos ir.- Me quede observándole un momento preguntándome como me llevaría para luego entender que tendría que subirme encima de él, con cuidado y algo insegura le monte agarrándome fuerte para que él hiciera lo que fuera que tenía que hacer. -Plumas suaves.- No sabía qué hacer, me sentía nerviosa por lo que estaba a punto de pasar, claro, ya lo había hecho una vez pero ahora estaba consiente.

Cerré los ojos cuando Elíacer cuando empecé a sentir que batió sus alas y di un pequeño chillido cuando sentí que nos elevábamos del suelo. Empecé a sentir el viento en mis orejas, en mi piel y en la ropa moviéndose con el batir de las alas y después de armarme de valor abrí los ojos para observar como todo se veía tan pequeño. -¡Pyon!- Pensé que me asustaría pero, estar tan algo no se sentía mal, de hecho la vista era simplemente impresionante. -¡Hermoso!- Aquello era emocionante, había un poco de miedo pero también mucha emoción por lo que veía. -¿Esto debía ver?- Creo que ahora entendía por que insistía tanto en el volar, sin duda era una experiencia única.

Estuvimos volando por un largo tiempo hasta ver lo que parecía una torre derruida que sobresalía de un hermoso bosque, quizás desde tierra la torre sería muy difícil de percibir desde tierra pero por aire era muy fácil de ver -¿Hay vives?- Me preguntaba si había hecho lo correcto al venir pero creo que ya era un poco tarde para arrepentirme.


Última edición por Niris el Lun Jul 03, 2017 7:48 am, editado 2 veces
avatar
Niris

Mensajes : 198
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : Niris
Saltos de Coneja

Nivel : 3
Experiencia : 500 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso en Avilda [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.