Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Ayer a las 9:53 pm por Atlas y Axis

» -A quien le pueda llegar a interesar.-
Ayer a las 9:51 pm por Balka

» Strindgaard se ha hecho invisible.
Ayer a las 5:47 pm por Runesha

» Anhouk, la forjafora
Vie Oct 20, 2017 10:04 pm por Anhouk

» Ingeniería Rúnica
Jue Oct 19, 2017 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Jue Oct 19, 2017 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Descanso en Avilda [Libre]

Página 5 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Descanso en Avilda [Libre]

Mensaje por Elíacer el Mar Mar 14, 2017 11:27 am

El grifo se tranquilizó un poco al comprobar que Niris no estaba herida ni había sufrido daños, el que fuera desnuda le ayudó a ver aquello, pues muchas veces los bípedos ocultaban sus heridas o debilidades bajo capas de ropa. Mientras ella volvía a ponerse la ropa, Elíacer se puso a acicalarse un poco y a comprobar la gravedad de sus propias heridas, pero por suerte no había nada serio. Lo más importante era el haber perdido sus plumas, algo que solo sería temporal, pues volverían a crecerle de nuevo. Elíacer estaba muy preocupado por Niris, la conejita se veía muy alterada y no dijo nada cuando ésta fue a buscar ropa para hacer vendajes con ellas y limpiarle las heridas, se dejó hacer con alguna mueca de dolor, pero cuando terminó escuchó a los lobos merodear por la base de la torre y de nuevo salió corriendo.

-¡Niris, espera!- La llamó. Suspiró al ver como desaparecía hacia los pasillos a una de las habitaciones, echó a trotar tras ella para llegar hasta la habitación donde se había metido.- Niris, pequeña, no te preocupes.- Dijo el grifo mientras asomaba la cabeza en el guardarropa.- No hay sitio por donde los lobos puedan colarse, la antigua entrada está totalmente tapada y amurallada, la única entrada es el balcón, y los lobos no saben escalar ni volar.- Dijo mientras se tumbaba en el suelo y acercaba su cabeza al cuerpo de ella, para acariciarla y que pudiera abrazarlo si ella quisiera.- Tranquilízate, nunca más te harán daño, yo no dejaré que nadie te haga daño.- Le lamió la mejilla con su lengua húmeda y algo rasposa, pero que no hacía daño. Pensó en algo que pudiera tranquilizar y animar a la conejita.- ¿Nos vamos a dar un baño a las termas? No nos han dejado terminar nuestro baño de antes.- Dijo con una leve sonrisa, tratando de animarla.- Además, no me vendrá mal lavar las heridas, tengo un potingue de hierbas curativas que podrías ayudar a aplicarme, no sería bueno que se me infectaran las heridas.- Propuso el grifo azotando el aire con su cola felina.
avatar
Elíacer

Mensajes : 121
Nivel : 2
Experiencia : 560 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Descanso en Avilda [Libre]

Mensaje por Niris el Jue Mar 23, 2017 8:10 am

╨╥

Cuando entre al ropero no pude evitar empezar a toser a causa del polvo que se había levantado en mi carrera de escape para encontrar un refugio seguro,  aun podía imaginarme el aliento de las criaturas en mi espalda, los dientes presionando mi carne, el escalofrió de pensar como mi aliento dejaba mi cuerpo mientras mi vida terminaba tan horrible como había empezado. Podía escuchar la voz de Elíacer llamándome, pero en este momento solo quería retirarme de todo, una parte de mi incluso quería culparlo aunque cada vez que aquella idea llegaba era substituida conmigo casi gritándole a los lobos para que me comieran.

Apenas me había encerrado el grifo abrió la puerta descubriendo mi escondite, mi pelo se erizo de inmediato ante la posibilidad de una amenaza para ser seguido por un gruñido de molestia por desenmascarar mi escondite. Escuche sus palabras con poca atención ya que mis orejas estaban al tanto de escuchar que nada le hubiera seguido hasta mí para luego ver que se tumbaba a mi lado completamente tranquilo mientras yo seguía aterrada. -¡Haa!- Sus palabras me molestaban, sentía que no intentaba entender como me sentía y que estaba invadiendo mi espacio, mi rabo se movía de un lado para otro mientras mis orejas se alzaban instintivamente en señal de alarma. Una vez que termino de hablar no pude aguantar más y empecé a empujarlo con mis pies para que se alejara. -¡Haaaa!- En un momento de mi histeria empecé a patear a Elíacer en la cabeza hasta que saliera de mi closet.

Una vez que el grifo salió, desvié la mirada de la suya mientras mis ojos estaban aún llenos de lágrimas y cerraba con violencia mi refugio mientras que mis orejas buscaban cualquier indicio de muerte segura. Cada pequeño ruido que remotamente pareciera la de un lobo me hacía estremecerme mientras lloraba de forma bastante silenciosa mientras que mi corazón latía de forma tan violenta que dolía. Eventualmente los sonidos se detuvieron y empecé a sentirme muy cansada, los ojos pesados, la respiración difícil, tenía mucho sueño.

Desperté en aquel mismo closet, no me había dado cuenta de cuando había tomado un viejo vestido y usado como cobija, mis ojos se sentían hinchados aun mientras que mi estómago se quejaba de que tenía hambre. Todo parecía en silencio y lentamente empecé a salir de mi refugio mientras recordaba la forma en que me había comportado, no sabía cómo describir aquella sensación de perder el control, creo que no había tenido un ataque como ese desde hacía varios años. Tenía miedo de encontrarme con Elíacer, no sabía si aquellas patadas con todas mis fuerzas le habían lastimado y me habían ayudado cuando los lobos atacaron, tenía un ataque de culpa. Al ver el exterior me di cuenta que ya era de noche, y probablemente no podría dormir, sin otra idea de que hacer me puse a limpiar el lugar mientras mantenía mis orejas al tanto de mi alrededor y esconderme si él o cualquier otra cosa se acercaba.

Tome algo de tela que estaba ya hecha jirones irreconocibles de lo que alguna vez había sido ropa así como un trozo de madera delgada para usarlos en la limpieza. El lugar estaba lleno de polvo, escombros y objetos completamente arruinados por el tiempo, los cuales serían mis herramientas de limpieza, aquello era algo que me tranquilizaba un poco, había sido parte de mis costumbres el limpiar sin que me lo pidieran para sentirme útil para mi último dueño que me trataba muy bien comparando a mis vendedores. Apilaba el polvo con los trapos y los recogía con la madera para luego arrojarlos por la ventana, luego tire algo de escombros y apile las cosas viejas por que se veían curiosas y quizás se enojaría más si tiraba cosas que eran parte de su casa.

Aquello continuo por toda la noche mientras evitaba acercarme a donde sabía que se encontraba el nido de mi anfitrión, cuando amanecía tanto mis brazos como piernas se sentían cansados, estaba completamente llena de suciedad y el hambre calaba en el estómago, pero me sentía mucho mejor, quizás no había hecho mucho pero veía en aquellos cuartos donde había metido mano una pequeña satisfacción que hacía tiempo no sentía. Entonces una manzana apareció rodando cercas de mi hasta mis pies, me agache por ella para darle una enorme mordida y al girarme pude ver a Elíacer detrás de mí y ambos pusimos miradas de arrepentimiento por lo que había sucedido. -¿Puedo darme un baño antes de irme?- Era tiempo de que yo volviera y de Elíacer tiempo de buscar un hogar para los suyos, me había divertido y para olvidar estos días no me iría sin aquel catalejo viejo y una pluma del él.

-Fin-
avatar
Niris

Mensajes : 198
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : Niris
Saltos de Coneja

Nivel : 3
Experiencia : 500 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.