Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ingeniería Rúnica
Ayer a las 2:30 am por Staff de Noreth

» El cordero
Ayer a las 12:08 am por La Aberración

» Rakaash
Miér Oct 18, 2017 2:06 pm por Señorita X

» El amor... ¿perdido? ¿O reencontrado? [Isla de Sade] (priv. Atlas y Axis)
Miér Oct 18, 2017 10:12 am por Celeste Shaw

» Llegando a ciudad esmeralda [El Gremio de la Pureza]
Mar Oct 17, 2017 4:57 pm por Veronika

» Malleus Maleficarum [Campaña +18]
Mar Oct 17, 2017 4:59 am por Lujuria

» Visión del primer paso...
Lun Oct 16, 2017 1:03 pm por Alegorn

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
Vie Oct 13, 2017 4:00 am por Aulenor

» [Historia de Asterion] El clan "Cuerno de Hierro"
Jue Oct 12, 2017 10:01 pm por Minos

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Miér Oct 11, 2017 11:56 am por Minos

» Aracnofobia [Campaña]
Mar Oct 10, 2017 2:06 am por Almena

» La fuga (solitaria) [Phonterek]
Lun Oct 09, 2017 1:29 pm por Lilith, la sombría

» ¿Quién rolea?
Dom Oct 08, 2017 2:51 am por Runesha

» Un Zarpazo en la Tormenta.
Lun Oct 02, 2017 1:19 am por Ayanne

» Índice de ciudades
Lun Oct 02, 2017 12:41 am por Minos




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Peligro en las montañas. (Priv. Evelyn Blake.)

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Peligro en las montañas. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Elíacer el Vie Feb 26, 2016 12:15 pm

Elíacer no pudo evitar soltar un largo y profundo suspiro cuando Evelyn no aceptó la idea de rasurarle el trasero. Agitó la cola, ladeando un poco la cabeza mientras miraba del uno a otro. El grifo no sabía que era una moneda, pero parecía ser algo importante para Evelyn, pues se tomó unos segundos antes de aceptar el precio que le había dado el enano. En aquel momento Elíacer decidió que ayudaría a Evelyn a recuperar aquellas monedas, pues se sentía culpable de que ella tuviera que haberle pagado aquello, pues había sido por su propio descuido que había sido emboscado y atacado por unos gobilns.

Tras despedirse del serio veterinario, Elíacer siguió en silencio a la mujer zorro por las calles. Este le dio un suave empujoncito con el pico, mirándole agradecido por haber comprado el ungüento y además no haber aceptado el consejo del enano. Era evidente que tenía muchas ganas de hablar, pero tal como prometió se limitó a suspirar y mirar atento por donde caminaban, pues el recuerdo de haber sido atacado por enanos aún estaba muy vívido en la mente del joven grifo.

Al llegar ante una casa de aquel tipo de nombre complicado de pronunciar según Elíacer, se quedaron mirando el edificio, pero cuando esta lo miró, el grifo frunció el ceño, no le gustaba la idea que comenzaba a pasarle por la cabeza, pues era evidente que Evelyn tenía intención de entrar al interior y él no cabría en aquel sitio. Finalmente las palabras de ella le confirmaron sus sospechas, puso cara apenada, con las orejas y la cabeza gachas, emitiendo un graznido de pena. Aquello no sirvió para nada, aunque al menos la mujer zorro le dio unas palmaditas para animarlo y desapareció al interior. Eliacer empezó a ir arriba y debajo de la fachada de la casa, tratando de asomarse por la ventana o rozando la puerta con el pico, como si quisiera abrir la puerta. De repente, mientras ella negociaba por los mapas, Elíacer sintió que era observado. Los pelos del lomo se le erizaron y lentamente giró la cabeza hacia el lugar donde sentía las miradas clavadas en él.

Un grupo de niños enanos, lo estaban mirando desde la esquina de la casa, todos apelotonados uno encima de otros. A Elíacer le costaba terriblemente distinguir si eran machos u hembras, por suerte las ropas eran distintas, de modo que supuso que eran de ambos sexos. Poco a poco los pequeños enanos salieron de la esquina, dejando ver que eran al menos medio docena de críos. Elíacer sintió que se encogía de terror, pues por los polluelos grifos de su hogar, conocía perfectamente aquella forma de mirar que tenían los enanos. Antes de que se pudiera dar media vuelta y huir con la cola entre las piernas, los niños enanos lanzaron chillidos de alegría y corrieron hacia el grifo, abrazándose a sus paras, acariciándole el pelaje y queriendo tocarle el pico, mientras sacaban manzanas y golosinas de sus bolsillos. Elíacer lanza un graznido angustiado mirando hacia la puerta, pero Evelyn parecía que aun iba a tardar un poco. Muy a su pesar, Elíacer tuvo que aguantar todo aquello, sin atacar a los enanos ni decir palabra, pese a los tirones que le dieron de la cola y en el pelaje. Las niñas enanas empezaron aponerle cintas de colores en la cola y en el pelo para ponerlo “guapo”, incluso empezaron a pintarle mechones de colores en el pelo y rayas de colores en el pico. Una vez saliera Evelyn, se encontraría a Eliacer, con tres niños enanos en el lomo, y otros tanto alrededor, acariciándole el pelo y poniéndole lacitos de colores por todo el cuerpo. La mirada que le dedicó el grifo fue como un mudo grifo de ayuda. Nada más verlas, los niños y niñas enanos salieron corriendo entre chillidos y risas, despidiéndose del grifo, dejándolo todo lleno de lazos de colores, mechones y el pico casi entero pintado de rosa y rojo.

En cuando ella le dijo que ya habían acabado, empezó a sentir muy rápido con la cabeza, apunto de soltar un suplicante “si por favor”. Elíacer caminó presuroso detrás de Evelyn, para salir de la ciudad, casi empujándola por la espalda un poco con el pico pasa salir cuanto antes, mientras esperaba que ella le quitara todos los lazos y pintura que le habían puesto los niños enanos. Una vez fuera, el grifo soltó un largo suspiro de alivio, empezando a sacudir todo el cuerpo, tratando de deshacerse de los lazos y la pintura, que era como polvo fino que se quitaba con facilidad.

-¡Esos niños enanos son peores que los polluelos grifos! –Se quejó el grifo mientras se miraba todo el cuerpo pintado y lleno de lazos, con lágrimas en los ojos. – Creo que me han echado de esa maldita pintura en polvo hasta en la…la… -Pareció enrojecer hasta la punta de las orejas.- Hasta en la cola…- Graznó sacudiendo la misma. Alzó la mirada hacia la mujer zorro.- ¿Volvemos ya? –Preguntó el grifo mientras extendía las alas, colocándose de costado a ella, ofreciéndole subir a su lomo.

De repente un movimiento entre la maleza de la zona montañosa a las afueras de la ciudad, llamó la atención del grifo, que miró hacia allí con el ceño fruncido. Sacudió la cola con desconfianza, pero tras unos segundos apartó su atención de allí, volviéndose a mirar de nuevo a la mujer.

-Creí haber visto algo…- Explicó mientras esperaba a ver si ella montaba sobre su lomo.
avatar
Elíacer

Mensajes : 121
Nivel : 2
Experiencia : 560 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las montañas. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Evelyn Blake el Sáb Feb 27, 2016 7:31 pm

Cuando salió, la imagen resultante era cuanto menos… curiosa, no le hacía mucha gracia que montaran su grifo, no solo porque era un animal salvaje, o porque al parecer había sido un paso muy importante para el aguilucho gigante, sino por… ¿celos? Era como coger el instrumento de un músico y tocarlo sin permiso, simplemente no estaba bien. Y a juzgar por la mirada que le clavo su montura y las de los críos, esa que hacían los niños y los gatos cuando hacían algo malo, pudo hacerse una idea de lo que había pasado. Se acercó un poco, sonriendo cada vez más mientras iba evaluando el desastre. No pasaba nada por adornarlo de lacitos, pero la pintura de colores era otra cosa. –Estas muy guapo…- se limitó a decir con su tono más serio, procurando no partirse de la risa, aunque no tuvo demasiado éxito en ello. Por suerte, todo salía con agua o alcohol, así que se escabullo un momento mientras salían de la ciudad y se agencio un poco de aguardiente enano, podías incendiar un océano de la cantidad de alcohol que llevaba. Estaba segura de que no era más fuerte porque sino literalmente disolvería la carne de lo fuerte que era lo de esa maldita botella. Basto un trapo y unas pocas pasadas para limpiar la pintura, sin disolver nada de carne en el proceso, cosa que siempre era bueno, incluso le sobro, aunque no había manera de que ella se bebiera esa cosa, estaría borracha por semanas. No tenía ni idea de cómo se hacia la pintura, pero estaba segura que no podía ser muy buena para el cuerpo. Pero dejo los lazos, los lacitos eran bonitos, colocados con un gusto pésimo, pero bonitos. Además, dado que su montura prácticamente la estaba empujando fuera de la ciudad, prefirió no entretenerse demasiado, ya lo haría luego si hacía falta. Ya habían salido de la ciudad, así que el grifo empezó a despotricar de los niños.

-Oh, venga ya, solo querían jugar… ¿no has tenido nunca curiosidad por algo nuevo? Además, deberías alegrarte de que no te vieran como un terrible monstruo… es un primer paso hacia la convivencia ¿no?- Seguramente debía alegrarse de que no se hubiera vuelto sangriento… -Te has portado muy bien- le dio unas palmaditas. Evelyn levanto los brazos y se desperezo. –Creo que sería mejor que te enseñara los pergaminos primero, si tenemos que volver a por más tardaríamos horrores en volver otra vez.

Sus orejas se reubicaron cuando escucho un ruido, un roce de hojas. Seguro que no era nada, un conejo o un zorro, un ciervo como mucho, pero después de lo que había pasado el otro día, Evelyn se encontraba ya con el arma desenfundada y en posición de combate antes siquiera de darse cuenta. Pestañeo un momento para serenarse y miró al grifo, su montura voladora… No necesitaba defenderse, podía simplemente volar lejos de los problemas. Algunos lo llamarían cobarde, pero ella lo consideraba muy práctico. Montó en el grifo de un salto y prácticamente estaba apretándolo con los talones antes de haber aterrizado. –Busca algún claro cercano y aterricemos- Mirar los mapas, buscar un lugar que prometiera y poner tantos kilómetros como fuese posible entre esos goblins y ellos parecía un muy buen plan.
avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 135
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 4
Experiencia : 225 / 2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las montañas. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Elíacer el Vie Mar 04, 2016 12:21 pm

Elíacer tenía una actitud de ser el ser más desgraciado del mundo cuando la mujer salió de la tienda del cartógrafo. Tenía la cabeza y las orejas gachas, todo lleno de pintura y lacitos. Cuando ella hizo aquel comentario de que estaba muy guapo, le lanzó una mirada asesina, azotando el aire con su larga cola felina pero no dijo, limitándose a seguirla fuera de la ciudad. Por suerte ella le ayudó a quitarse toda la pintura del cuerpo, la cual salía con facilidad.

-¿No piensas quitarme los lazos?-Preguntó ya una vez estaban fuera de la ciudad.- Es humillante… y lo peor de todo ha sido cuando esos mocosos se me han montado encima…- Graznó con disgusto. Hizo una mueca, molesto cuando Evelyn trató de defender a los niños enanos.-Esos pequeños diablillos… pueden ser realmente malvados y retorcidos, tú no has tenido que cumplir castigo en la guardería de mi hogar, teniendo que cuidar de todo un grupo de pequeños grifos de picos afilados, que encuentran tremendamente divertido tirarte de la cola.- Graznó con disgusto. Suspira largamente por los argumentos de ella.- Si… por supuesto que siento muchas veces curiosidad por cosas nuevas…-Coincidió con ella.- Gracias…- Respondió sonriendo, agitando un poco la cola cuando ella le dio unas palmaditas.

El grifo asintió cuando ella le dijo que sería mejor ver en aquel momento los mapas, por si tenían que coger algo mas no tener que volver a la ciudad. Pero aquel ruido que ambos habían escuchado la puso bastante nerviosa, como así pudo ver Elíacer al verla desenfundar su arma y agitar las orejas zorrunas. Lanzo un leve graznido de sorpresa cuando ella lo montó de un salto, ordenándolo alzar el vuelo. Elíacer asintió con la cabeza, algo confuso aun pues no estaba acostumbrado a aquello del todo. Extendió las alas y se impulsó hacia el cielo, en aquel momento notó un pinchazo en un muslo. Ni siquiera soltó un graznido, pues fue como una picadura. Evelyn notaría quizás como Elíacer daba un pequeño respingo, y se quejaba sobre los tábanos, esos malditos insectos cuya picadura era tan dolorosa. Tal como ella le dijo, Elíacer se alejó de la ciudad enana, encaminándose hacia la antigua torre, aunque no llegó hasta ella. Cuando vio un claro despejado, el grifo empezó a descender en un amplio círculo. El lugar era una planicie en la cara de una montaña, la hierba crecía alta y verde, con un par de árboles achaparrados y un pequeño estanque que se formaba por unos regueros de agua que salía de entre unas rocas de una pared cercana. Elíacer aterrizó con suavidad, batiendo las alas hacia atrás, inclinando levemente el cuerpo y posando primero las patas traseras. Esperaría a que ella bajara de su lomo, para acercarse al estanque y beber, luego, esperaría a que ella sacara los mapas para revisarlos.
avatar
Elíacer

Mensajes : 121
Nivel : 2
Experiencia : 560 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las montañas. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Evelyn Blake el Sáb Mar 05, 2016 11:55 pm

Al parecer eso de mantener los lazitos no había entusiasmado al grifo, lo que le provocó una pequeña punzada de pena, luego se los quitaría. –Oh, venga ya, he cuidado a un montón de niños, solo hay que saber manejarlos…- acabo de descartar las quejas del grifo con un gesto de la mano. Con los críos solo había que mantenerse firmes, un tono serio pero sin llegar a gritar, para que se dieran cuenta de que habían hecho algo malo pero sin llegar a llorar, lo más importante era la expresión facial. Aunque claro… expresiones faciales en grifos… puede que hiciera falta alzar la voz un poco más que de costumbre.

Pero cualquier plan sobre remover lazos o enseñarle nociones de guardería al grifo quedo interrumpida por su despegue, concretamente el de su montura, que prácticamente los catapulto a ambos en el aire. Después de un tiempo, empezó a preocuparle que el grifo no la hubiese oído y que se estuviera enfrentando a unas cuantas horas de vuelo, pero para su alivio se dio cuenta de que estaban descendiendo en un claro de hierba. Salto de la grupa del grifo y se desperezó, para luego espachurrarse en la hierba, disfrutando del cosquilleo que le daban las plantas en las pocas partes no cubiertas de la armadura. Pero no estuvo holganazeando demasiado tiempo, enseguida se levantó y empezó a sacar sus planos, sujetándolos por las esquinas con pequeñas piedrecitas. Los situó en línea, para que pudieran ser examinados a la vez. Realmente no sabía que buscaba el grifo, había escogido los mapas según sus criterios, pero no sabía exactamente que buscaba el grifo en un nido de su especie, esperaba haberlo hecho bien.

Su acompañante estaba bebiendo agua en un estanque y todo estaba listo, así que decidió sacarle unos pocos lazos. Se acercó sin disimular sus pasos, por más majo que fuera, seguía considerándolo un animal salvaje, lo mejor era no sorprenderlo, y una vez estuvo a su lado, deshizo un lazo y lo dejo caer al suelo y luego repitió el proceso con el segundo, pero el tercero y el cuarto sufrieron un destino diferente, puesto que considero ese par de lazos rojos particularmente bonitos, así que se los ató al pelo, en dos de sus mechones blancos al lado de la cabeza, de manera que pudieran verse de frente y conjuntaran con sus ojos. -¿Ves? No es ningún drama, son bonitos- giro sobre sí misma para que la viera bien y demostrarle lo que estaba diciendo. Saco un último lazo y se apartó. –Venga, los mapas, debes decirme si sirven y a cual quieres ir primero.- Se había molestado en aprender unos cuantos nombres de casa del cartílago, algo así como una clase gratuita por gastarse una pequeña fortuna en sus bienes y servicios, así que podría defenderse para explicarle al grifo las zonas representadas, incluso las bestias en algunas de ellas.
avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 135
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 4
Experiencia : 225 / 2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las montañas. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Elíacer el Mar Mar 15, 2016 11:14 am

Elíacer bebió hasta saciarse del estanque, entonces cuando se giró hacia ella dio un pequeño trastabillo, como si se hubiera tropezado, el grifo frunció el ceño y sacudió un poco la cola, mirando al suelo como buscando aquello con lo que se había tropezado, pero no vio nada. Con algo de extrañeza, caminó de nuevo hacia la mujer, mientras sacudía la cola farfullando para sí mismo.

-Se nota que nunca has tenido que cuidar a un grupo de polluelos grifos…- Dijo respondiendo a la conversación que habían tenido mientras volaban hacia aquel claro.

Se puso junto a ella, frotándose como un gato al pasar junto a Evelyn, no parece que Elíacer lo hiciera de forma consciente, pues no dijo nada ni tampoco la miró, simplemente parecía buscar alguna caricia o mimo como hacían los felinos domésticos al frotarse contra las piernas o las manos de alguien. El grifo clavó su mirada en los planos y mapas que la mujer zorro extendía ante ellos, sujetando las esquinas con piedras. Agitó la cola contento cuando ella empezó a quitarle algunos lazos, la verdad es que no le gustaba ir tan adornado por mucho que ella le dijera que le quedaba bien todo aquello. Agitó las orejas, algo molesto, como si quisiera espantar una mosca, pero no prestaba atención de lo que ella hacía, de modo que no se enteró de que Evelyn le colocaba dos lazos en los mechones blancos al lado de la cabeza. Concentrado en los mapas, solo prestó atención a la mujer cuando esta volvió a hablarle, sin darse cuenta aun de los lazos rojos.

-¿Eh? Ah, sí, lo son…- Respondió mirando los mapas, pensando que se refería a estos.

Elíacer la miró con una sonrisa grifuna, encontraba a Evelyn una hembra muy amable y exótica, pues por suerte ella tenía orejas y colas con las que era más sencillo saber sus estados de ánimo, al contrario que aquellos enanos barbudos o humanos sin orejas o colas expresivas. Aunque llevaban solo unos días juntos la consideraba una amiga de verdad e instintivamente sin saberlo daría su vida por ella. Agitando la cola miró hacia los mapas y señaló tres distintos puntos.

-Claro que sirven, hay varios lugares con posibilidades.-El grifo señaló tres puntos con una de las uñas de sus zarpas.- Esta meseta en medio de una zona desértica puede ser bueno, hay un par de ríos grandes que cruzan ese desierto, lo que significa presas y el desierto es un lugar amplio y cálido, un buen lugar donde vivir. –Pasó a otro punto.- Aquí hay una gran cadena montañosa, no hay ciudades o pueblos grandes de bípedos cerca, hay grandes extensiones de bosques y zonas despejadas.-Cuando pasó al tercer punto, a Elíacer se le fue un poco el cuerpo hacia delante, como si sufriera un mareo, sacudió la cabeza y parpadeo como adormilado.- Es-este punto también parece adecuado, es una ciudad abandonada, lo único preocupante es el pantano que queda al sur y…y…- Poco a poco la voz del grifo fue fallando, empezó a tambalearse, retrocediendo torpemente mientras lanzaba unos jadeos entrecortados con la cabeza gacha. – Esto va a ser del riego…- Comentó antes de derrumbarse con un graznido, quedando despatarrado e inconsciente en el suelo.

Una sombra pasó en aquel momento por encima de ellos, si Evelyn alzaba la mirada vería que se trataba de otro grifo, uno con pelaje y plumas negras, con unos grandes ojos de color rojo. Sobre este iba un jinete con una armadura de un azul tal oscuro que casi parecía negro, solo el reflejo del sol sobre la superficie de oscuro metal revelaba el verdadero color de esta. Poco a poco aquel grifo negro y su jinete descendieron hasta una roca plana que sobre salía de entre la hierba del claro donde había aterrizado el ahora inconsciente grifo.

-Por fin, un grifo, después de tantos años de búsqueda.- Resonó una voz profunda del yelmo del jinete de armadura oscuro, el cual llevaba una especie de rostro de metal imitando los rasgos de un grifo. Bajó de la silla y dio unas palmadas al grifo oscuro, que respondió con un simple movimiento de cola mientras mantenía sus ojos rojos clavados en Evelyn y el inconsciente Elíacer. –Bien, parece ser un macho, servirá para nuestros propósitos.- Habló el individuo con su montura, como si Evelyn no estuviera allí. El jinete oscuro sacó una red de las alforjas de su montura, volviéndose de nuevo, pareciendo reparar por primera vez en la mujer zorro.- Ah, sí, hola. Nos llevaremos a tu grifo.- Explicó con simpleza, sacando unos grilletes y un bozal para el pico de Elíacer, bajando de la roca y caminando hacia el grifo inconsciente.
avatar
Elíacer

Mensajes : 121
Nivel : 2
Experiencia : 560 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las montañas. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Evelyn Blake el Miér Mar 16, 2016 11:18 pm

Ni la miro. Vale que era un grifo, pero esos lazos eran MUY bonitos, que menos que una mirada… Le dio un pequeño empujón recriminatorio y se situó al lado de su nueva montura, escuchando los posibles destinos. Un desierto, aunque a ella no le gustaba el calor, le apelmazaba el pelo de las colas, la montaña sonaba mejor, haría fresco, o incluso la ciudad abandonada, puede que consiguieran que algunas personas volviesen a mudarse allí, para restaurar su pequeña sociedad. ¿Cómo había dicho?¿Caballeros alados? –Creo que la ciudad podría ser un buen lugar para em…- se había desplomado, un grifo que debía medir por lo menos doscientos kilos se había desplomado. ¿Lo había cansado demasiado? Solo le había montado un rato, y pesaba poco, no podía ser eso. ¿La flecha era peor de lo que creía? Estúpido curandero enano, menudo inútil.

Empujo un poco al grifo, como si un empujoncito y unas palmadas fuesen a despertarlo miraculosamente, cosa que obviamente no paso. Pero cualquier duda sobre lo que había pasado se desvaneció en cuando vio esa sombra. Tenía que admitir que ese grifo negro era precioso, verdaderamente precioso, pero el jinete…

Siempre había sido buena juzgando a las personas, ella creía que se debía a que su padre era guardia, por más que el dijera que eso lo había sacado de su madre. Había gente buena y gente mala, pero rara vez eran absolutamente buenos o absolutamente malos, había una escala de grises, pero ese tipo… era negro, completamente negro, no le gustaba ni un pelo. En ese momento no tuvo la más mínima duda de que ese tipo le había hecho algo al estanque en el que acababa de empacharse Plumitas, pero… ¿Qué exactamente? ¿Realmente alguien habría vaciado un cargamento de veneno en un estanque? Parecía más bien algo digno de magia. ¿Se estaba enfrentando a un mago? Genial… ¿no podía tener buena suerte por una vez en su vida?

-Oh, ¿quieres mi grifo? Claro, adelante, ¿quieres mi capa?¿O mi arma? Es muy buena, mira- se lanzó de manera súbita contra el hombre, desenfundando su rapier y lanzando una estocada, que fallo raspando la arpadura con un fuerte chirrido. Con su plan magistral haciendo aguas, la mujer zorro salto y se impulsó con su enemigo para dar una voltereta hacia atrás que, por una vez en su vida, le salió bien. Debía ser la adrenalina, o el odio hacia el tipo que había envenenado a su pobre grifo. El jinete oscuro la miro, con cara de asombro. Sospechaba que era más por el hecho de haberle atacado que por su tan practicada voltereta, pero no se lo tendría en cuenta.

Evelyn se reposicionó. Cuando había “dejado” a su padre, había ido perdiendo los hábitos de su instrucción, desarrollando sus propias posturas, sus propias manías, pero esa vez el entrenamiento la golpeo como una bola de cañón. Cuerpo ladeado, estoque en alto, alineado con la cadera y el pecho del rival, sus colas desplegadas en abanico para máximo equilibrio y los pies orientados en forma de T. -¿Y bien, ya no eres tan valiente?- el grifo negro seria un problema como se uniera, tendría que acabar rápido, sin que le diese tiempo a acobardarse y pedirle ayuda a la mascota.
avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 135
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 4
Experiencia : 225 / 2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las montañas. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Elíacer el Jue Mar 17, 2016 11:50 pm

Elíacer no reaccionó de ninguna manera a los intentos por parte de Evelyn de despertarlo, estaba profundamente dormido, incluso se le escapó algún ronquido, agitando la cola en sueños. Algo fino y metálico brilló entre el pelaje de una de sus patas traseras, la misma en la que al alzar el vuelo anteriormente, sintió un pinchazo, como una picadura.

Cuando Evelyn atacó a la figura de la armadura, esta no pareció inmutarse siquiera, pues tal como esperaba la armadura negra bloqueó el ataque del estoque de la mujer zorro. La figura de armadura se giró lentamente hacia la mujer zorro, dejando caer la red y los grilletes, mientras sacaba una espada, tenía como dos dedos de grosor y la pálida hoja tenía dos dedos de grosor. El grifo de pelaje y plumas negras lanzó un graznido amenazador hacia Evelyn, pero la figura hizo un gesto con uno de sus manos enguantadas.

-Tranquila Eliae.- Dijo pronunciando  un nombre claramente femenino.  La grifo lanzó un graznido de protesta, mientras azotaba con furia la cola en el aire, mirando con sus ojos rojos, amenazadores a la mujer zorro.

El caballero se quitó el yelmo y dejó al descubierto un rostro femenino, con el pelo corto, ensortijado por el sudor en torno a las orejas y a la frente. Era de un profundo color negro, casi azulado y la piel era bronceada.

-Deja de hacerte la heroína, solo queremos al grifo y no le haremos daño. Solo está dormido, si miras entre su pelaje encontrarás una aguja.-La mujer caballero estaba alerta ante cualquier posible ataque para bloquearlo.- Si sigues con esto, al final no tendremos más remedio que hacerte daño.- Advirtió la mujer caballero, con mirada fría y decidido.- Necesitamos al grifo…- Señaló a la grifo de pelaje negro.- Ella y otras como ellas lo necesitan.- Explicó escuetamente.

Mientras tanto, la grifo de nombre Eliae había ido dando un rodeo, cogiendo los grilletes y la red, echando esta por encima a Elíacer, mientras arrancaba la aguja del muslo del grifo con el pico y empezando a manipular los grilletes con el pico, tratando de inmovilizar las patas y las alas del macho.

-Puede que si cumple con su misión, lo dejemos ir, entonces podréis reuniros de nuevo. Es una suerte haber encontrado un macho, ¿verdad, Eliae?- La grifo de ojos rojos se limitó a sacudir la larga cola felina, asintiendo con la cabeza, mientras sus ojos rojos he inteligentes se clavaban en las dos mujeres.
avatar
Elíacer

Mensajes : 121
Nivel : 2
Experiencia : 560 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las montañas. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Evelyn Blake el Sáb Mar 19, 2016 10:10 pm

-¿No le haréis daño? Se ha DESPLOMADO, eso podría haber pasado en pleno vuelo.- el grifo negro se había acercado hacia el suyo y había empezado a meterlo en una red, por lo que dio un salto hacia atrás y lanzo un tajo, consiguiendo que el animal aleteara hasta una distancia prudencial. –Si tan puras fuesen vuestras intenciones, le habríais pedido que viniese, en vez de lanzar amenazas veladas.- “Puede” que lo dejaran ir si cumplía su misión, no había ninguna bondad en eso.

-Selene, dame fuerzas para evitar un acto malvado, protege al indefenso, ayuda al débil- no sabía porque le rezaba a Selene en particular, solo parecía adecuado debido a las circunstancias, pero poco importaba, puesto que funcionó, aunque puede que solo fuese el efecto calmante de su anillo de zafiro junto al de los pendientes de rubí que usaba como puño de camisa. En cualquier caso, la adrenalina le recorría el cuerpo con demasiada intensidad como para pensar en los orígenes de esa serenidad, simplemente se lanzó contra la pelinegra, rapier al frente. Esa armadura negra parecía un equivalente a la suya, pero en versión pesada, lo que le daba cierta ventaja, si conservaba el diseño que había visto… Solo necesitaba dar el primer golpe, si conseguía dar el primero no podría parar la oleada de golpes debido a la sorpresa y la herida. Menos mal que era rápida.

Hizo una finta con su espada, y realizó un quiebro en plena carrera mientras le tiraba la capa a la cabeza, pasando por el lado de su rival ilesa y realizando un corte a la altura de la rodilla, un gruñido confirmo que había tocado carne. Las armaduras siempre eran más gruesas en ciertas partes, como el pecho, la parte delantera de la rodilla y, en general la parte delantera, solo tenía que apuntar bien, quitar alguna que otra correa y esa armadura solo estorbaría. Se agacho de inmediato, evitando un tajo horizontal antes de que se realizara y salto, estampándole el guardamanos de su arma en toda la cara, aprovechando que ya no llevaba mascara y oyendo perfectamente un creck. Por lo que sabía, eso dolía, mucho, y encima te hacia lloriquear, por lo que aprovechó el momento y miro mejor esa armadura, localizando una de las correas que sujetaban el pecho, por lo que clavo su arma. No perforo más de un par de dedos, pero la correa salto por los aires. Salto hacia atrás, haciendo que su rival golpeara solo aire. Se estaba fatigando, no aguantaría mucho tiempo más, así que acabaría en el próximo intercambio de golpes. Esta vez esperó, fingiendo un tropiezo al dar un paso atrás. Su rival aprovechó la ocasión y se lanzó a la carrera con un tajo vertical para el cual estaba preparada. Dio un paso al lado de manera muy insultante, piso el arma de la mujer y lanzó una estocada que rompió la última de las correas que sujetaban la parte superior de la armadura, luego giro el arma de su padre bocabajo como una daga y la clavo en el brazo dominante con tanta fuerza como pudo. Ya no podía usar el arma. Ahora venía el momento crítico, en ese punto esa tal Eliae seguro que iba a por ella, por lo que tenía que darle un motivo para no hacerlo. Seguramente había una manera menos violenta, pero no tenía tiempo de pensar, tuvo que improvisar. La mujer pelinegra recibió una estocada justo debajo del pecho, que atravesó el pulmón pero sin tocar el corazón. Grave, pero tratable y desde luego no mortal si se daban prisa. –Llévala a un médico antes de que sea tarde…- lanzó un tajo al aire para limpiar la espada de sangre y la enfundo, acercándose a su propio grifo y clavándole la mirada al animal. Ojos rojos contra ojos rojos, pero su bonita mirada rasgada estaba reforzada por los jadeos ahogados de la dueña del grifo, prometiendo un final similar, aunque estuviese demasiado cansada como para enfrentarse a algo más ágil que ella y que encima volaba. Finalmente, pareció decidirse a rodearla y ver el estado de su jineta.

Spoiler:
Ya lo hable con eli, he tenido que editar porque no tenia colores y me olvide mencionar que uso una skill defensiva de manera preventiva: A capa y espada: Técnica defensiva basada en bloquear la visión del rival con una capa (ya sea tapándole la cabeza o simplemente creando una cortina frente a Evelyn) para dificultar el apuntado y permitirle evitar el siguiente golpe con más facilidad o disminuir su daño al impactar en un sitio diferente del previsto. (2 turnos de enfriamiento)


Última edición por Evelyn Blake el Lun Abr 25, 2016 9:11 pm, editado 1 vez


Habla Narra Piensa


<3:

avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 135
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 4
Experiencia : 225 / 2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las montañas. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Elíacer el Lun Mar 28, 2016 11:25 am

La grifo de pelaje negro, la cual quizás Evelyn ya hubiera distinguido que se trataba de una hembra, se alejó cuando se acercó a “defender” a Eliacer, que seguía profundamente dormido. La grifo parecía realmente molesta y solo se contuvo de atacar a la mujer zorro por una leve orden de la mujer caballero.

-Es una droga que solo afecta cuando el individuo se relaja. Podría haber estado volando todo el día sin peligro, hizo efecto cuando aterrizó y dejó de ejercitarse…- Explicó con indiferencia la mujer, que permanecía en una actitud tranquila, aunque atenta. – Cuando despierte le dolerá la cabeza como mil demonios y tendrá algo de hormigueo en los músculos, pero se recuperará rápido. ¿Pedirle permiso?-Preguntó la otra sorprendida.- Solo es un macho, no necesito pedirle permiso, debería estar muy contento de que lo hayamos elegido semental para la próxima generación de monturas para las Amazonas Aladas.- Dijo con una señal hacia la grifo negra, que alzó la cabeza altiva.- Si cumple con bien con su cometido lo dejaremos marcharse, no es algo tan complicado.- Explicó la mujer encogiéndose de hombros.

Pese a lo atenta que estaba la amazona, la mujer no supo reaccionar ante las acometidas de Evelyn, y salió mal parada del enfrentamiento sin conseguir herir a la mujer zorro. La amona cayó sobre una de sus rodillas, jadeando por el dolor de sus heridas, mientras que su montura dedicaba una mirada de odio a Evelyn mientras se acercaba a ayudar a su jinete. Mientras ayudaba a la amazona a incorporarse y que montara sobre ella, lanzó una mirada que parecía preocupada y lastimera al grifo dormido. Su amazona le dio unas palmaditas en el cuello y susurró algo que tranquilizó un poco a la hembra de hipogrifo, que parecía angustiada por que no estuviera saliendo bien los planes que tenían.

-Tarde o temprano se separarás de ese grifo, entonces, lo tomaremos. No conoces el poder de las Amazonas Aladas.- Jadeo la mujer, con sangre en los labios, debido a la herida del pulmón.- Volveremos a vernos, te lo aseguro y si sigues con el grifo, entonces te mataremos y lo cogeremos a él…- La mujer tosió sangre, mientras gruñía de dolor.- Entonces no seremos tan amables con él…- Advirtió la mujer.

Con un silencioso gesto, la grifo de pelaje y plumas negras, recogió la armadura y salió volando, impulsándose con sus grandes alas. Oscureciendo por un momento el cielo ante Evelyn, alejándose hacia la dirección contraria en la que estaba el nido de Elíacer, el cual, removiéndose en sueño, terminó tumbado panza arriba, con las patas delanteras recogidas contra el pecho, y las traseras toda despatarradas, roncando con suavidad, ajeno a todo lo que había ocurrido a su alrededor. Quedando solo la resistente red en la que iban a meterlo a un lado. Elíacer dormiría plácidamente durante un buen rato, al menos una hora, hasta que empezara a dar muestras de estar despertando y espabilando. Cuando lo hizo, el grifo se tumbó de una forma algo más decorosa, parpadeando pesadamente, con los ojos adormilados, notándose que estaba algo desorientado, abriendo el pico y arqueando la lengua como si tuviera un mal sabor de pico.

-¿Qué… que ha pasado? –Dejó escapar un leve graznido y cerro, los ojos, encogiéndose, como si su propia voz le hubiera causado dolor.- Siento como si me estuvieran clavando unas garras en el cerebro…- Dijo con ojos llorosos por el dolor, mientras trataba de incorporarse, pero le fallaron las fuerzas y se tambaleó hasta caer de nuevo al suelo, era como un polluelo recién salido del huevo.- No…no siento las patas… es como si se me hubieran dormido…- Dijo algo asustado, mientras miraba alrededor, ya algo más espabilado, buscando a Evelyn con la mirada, para que le explicara lo ocurrido.
avatar
Elíacer

Mensajes : 121
Nivel : 2
Experiencia : 560 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las montañas. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Evelyn Blake el Lun Mar 28, 2016 10:16 pm

-“Solo afecta cuando el individuo se relaja, hur hur hur”- soltó la mujer zorro en tono burleta mientras la grifa negra y su amazona salían por patas. –Menuda droga más conveniente, como si fuera a fiarme de alguien que ha disparado a mi grifo en pleno aire- ahora solo estaba refunfuñando, se daba cuenta perfectamente, pero seguía enfadada. La grifo ya se alejaba, así que se permitió relajarse, soltó lentamente el aire que había acumulado y cuando la adrenalina bajo, se sintió agotada. Se tumbó en el suelo, usando a su nueva mascota de cojín. “Amazona Alada”, su grifito ya había usado ese término antes ¿era casualidad? No era un término increíblemente específico en alguna lengua muerta, y llamar “alado” a un jinete de grifo sonaba a decisión lógica, puede que fuera casualidad… Se acabó de acomodar. Realmente, debería hacer algo para su montura, pero no había manera de moverlo de allí, y notaba como su cojín respiraba sin problemas, y no estaba sangrando, ni se agitaba violentamente, hasta allí llegaban sus conocimientos sobre drogas raras, así que esperaría a ver como evolucionaba. Y además estaba agotada, no podía lanzarse a la carrera hacia la ciudad a buscar algún experto en farmacología grifuna, si ya le había costado encontrar un maldito veterinario… Puede que hubiese sido mejor no dejarla escapar, pero no se veía capaz de enfrentarse a algo que volaba y encima podía perfectamente ser más rápido que ella. Tenía que practicar un poco con un grifo sin intenciones homicidas primero y aprender a volar. O encontrar un dragón, nadie tendría el valor de meterse con ellos si los acompañaba un dragón de cinco metros. ¿Los venderían en el mercado de la ciudad? Seguramente no… y la otra opción, robárselo a una mama dragón sonaba aun peor. En resumen, tendría que apañárselas solita si quería defenderse de una bandada de grifos vengativos.

Aunque debió recolocarse un par de veces, puesto que no se encontraba en la misma postura de siempre, la peliblanca ni siquiera se dio cuenta de que se había dormido hasta que el movimiento del grifo al despertarse hizo que su cabeza cayera sobre la hierba. Bostezó y se froto las orejas mientras movía las orejas a lado y lado, intentando recordar de qué diablos hablaba su acompañante. –Tus… queridas amazonas aladas te drogaron e intentaron secuestrarte, me parecía de muy mala educación, así que lo impedí…- bostezo otra vez y volvió a apoyar la cabeza como si nada hubiera pasado. –Seguramente deberíamos irnos de aquí, a un sitio donde no acabe de apalear a una amazona vengativa, fue muy espectacular ¿sabes? Deberías haberlo visto.- La amenaza de una visita de más jinetes cabreados hizo milagros para desperezar a la mujer zorro, que se levantó y se sacudió la hierba de la armadura. –Debes enseñarme a pelear en pleno vuelo, y a pelear contra grifos, por... razones- y luego siguió con el tema que les ocupaba antes de la interrupción, como si nada hubiera pasado. –En fin, ¿comprobamos como de buenos son esos mapas?-


Habla Narra Piensa


<3:

avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 135
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 4
Experiencia : 225 / 2000

Volver arriba Ir abajo

Re: Peligro en las montañas. (Priv. Evelyn Blake.)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.