Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Hoy a las 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Ayer a las 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Ayer a las 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Ayer a las 7:07 pm por Arete

» El cordero
Ayer a las 9:46 am por Bizcocho

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Miér Nov 15, 2017 5:48 pm por Bizcocho

» Apocalipsis now
Miér Nov 15, 2017 10:39 am por Abdel Azim

» Varok viene a saludaros
Miér Nov 15, 2017 9:14 am por Bizcocho

» Maleficarum [Solitaria +18]
Miér Nov 15, 2017 6:36 am por Lujuria

» Cassandra vs Aulenor
Mar Nov 14, 2017 3:09 am por Aulenor

» Demonología: Adulterium [+18]
Lun Nov 13, 2017 5:46 pm por Lujuria

» Deal with the Devil [Solitaria]
Dom Nov 12, 2017 7:40 pm por Casandra Von Schuyler

» Anhouk, la forjadora
Sáb Nov 11, 2017 1:26 pm por Bizcocho

» Índice de Personajes No Jugadores o NPC
Vie Nov 10, 2017 9:47 pm por Lujuria

» Peccata Carnalia
Vie Nov 10, 2017 9:26 pm por Lujuria




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


El Templo al Dios Olvidado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: El Templo al Dios Olvidado

Mensaje por Dexus el Mar Jun 28, 2016 3:33 pm

__
Aquel colosal construcción se elevó de la arena y desenterró lo que parecía ser un gran templo. Tras todo el alboroto formado por su elevación, llegaron unos minutos de calma y paz, donde el deshabitado, estéril y siniestro desierto quedó en el más absoluto silencio. De pronto, en un montículo de arena situado cerca de la entrada al templo, emergió una mano, la cual estaba luchando por salir de allí. Era Dexus, aún seguía vivo. El encapuchado logró salir y desenterrarse de la arena.

Música
Una vez fuera, Dexus echó un vistazo a su alrededor. Lo que antes era una llanura muerta y cubierta de arena se había convertido en un colosal templo. En la entrada al templo habían unas estatuas que formaban una especie de calle que continuaba hasta el interior del templo. Las estatuas eran figuras humanas, las cuales estaban en unas posturas rígidas, de pie y mirando al suelo con un tono sombrío. En la parte superior del templo habían algunos dibujos y letras que Dexus no entendía. Sin más, el encapuchado se dispuso a entrar en el templo, sabía que era lo que estaba buscando, lo intuía, además de que aquel pilar que le dijo Axant que buscase encajaba perfectamente en la descripción. Ese pilar había quedado en la punta de los más alto del templo, ya sin su aura sombría, tan solo a modo de decoración.

En el interior del templo, la calle hecha de aquellas estatuas sombrías continuaba hasta el final del mismo templo, donde había una especie de altar con un orbe transparente que parecía cristal. No había nada más por allí, era un templo vacío y poco iluminado, con unos cuantos dibujos en las paredes que parecían representar a monstruos deformes que atacaban a lo que parecía ser la tierra de Noreth. Al final de la calle de estatuas, en la pared del fondo donde se situaba aquel altar con el orbe transparente, había un gran dibujo de un monstruo mucho mayor al dibujado en las paredes laterales del templo, este gran monstruo tenía un rostro aterrador, aunque poco trabajado y mínimo en detalles. Iba acompañado de dos monstruos más pequeños que él pero más grandes que los monstruos de las paredes laterales. Dexus no entendía nada del significado de aquellas pinturas que resultaban tan imponentes y misteriosas. En cuanto al ambiente del templo, desde la entrada a este, una sensación del poder de la oscuridad se hacía muy latente en Dexus. El encapuchado se encontraba reconfortado, como en casa... Era una sensación muy extraña para él, le recorría un escalofrío toda la espina dorsal, pero para nada era un mal presagio, todo lo contrario, se sentía.... ¿A gusto? Todo era demasiado extraño y familiar al mismo tiempo, al caminar por la calle de estatuas no paraba de mirar de un lado a otro, como emocionado y excitado. Cuando Dexus llegó al final del templo, el orbe de aquel altar de pronto se activó y una luz morada apareció en su interior. El encapuchado se paró de pronto y se puso alerta, tras estar unos segundos así, siguió caminando hacia adelante con cuidado y en guardia, sin desenvainar su espada. Cuanto más se acercaba al orbe, más intensa se volvía aquella luz morada. El encapuchado llegó finalmente al altar y la luz era tan intensa que hasta cegaba un poco a Dexus. Todo el templo quedó iluminado por aquella luz morada que incluso se pudo ver desde las afueras de este. El encapuchado poco a poco alzó sus manos e intentó tocar el orbe, cuando finalmente lo hizo, este pegó unos flashes y destellos que cegaron completamente a Dexus, este tuvo que cerrar los ojos por un momento, cuando los volvió a abrir, se encontraba en otro lugar totalmente diferente a la entrada del templo, era una sala redondeada, con las paredes totalmente negras y el suelo lleno de losas marrones.

__
El encapuchado miró de un lado a otro muy rápido y se percató de que no había salida, miró hacia adelante y entonces vio a tres seres extraños, parados, mirando al suelo, sin que aparentemente notaran la presencia de Deuxs. Este entonces se acercó poco a poco a aquellos seres, con mucho cuidado. Cuando ya estuvo cerca de uno de ellos, intentó tocar al que estaba más cerca de él, con mucha precaución acercó su mano derecha a la cabeza de aquella criatura, cuando finalmente la tocó, de pronto esta desvió su mirada hacia el encapuchado y con su ojo brillante miró a los ojos de Dexus. De pronto, al encapuchado le vinieron a la mente imágenes y flashes, todos muy rápidos, de cómo él luchaba contra un espadachín que portaba la luz y de cómo él dominaba el poder de la oscuridad en su totalidad, parecía una batalla que decidía el destino de todo lo conocido, donde sólo uno podía salir vencedor. Tras eso, otro flash se le vino a la mente, este más claro y entendible, parecía una especie de.... recuerdo. Sus ojos se volvieron totalmente blancos y entró como en una especie de shock.

__
En el recuerdo había una mujer rubia de espaldas en una sala completamente blanca, dicha estancia tenía unos ventanales enormes en la pared del fondo, en dichos ventanales podían observarse las estrellas que lo rodeaban todo, es como si estuviese en otro plano dimensional donde se podía obervar la infinidad de la creación... La mujer estaba de pie, con su mirada perdida en el basto universo, las estrellas estaban calmadas, como anunciando un periodo de paz y calma.

Música
No podrían estar más equivocadas, pues, poco a poco, un mal presagio iba siendo latente en todo el universo. Aquella mujer notó una extraña presencia, notó la oscuridad de Dexus. La mujer dio media vuelta y vio con sus ojos azules como el mismo mar al encapuchado. Éste estaba observándola, sin hacer ningún movimiento. De un momento a otro, Dexus hizo una reverencia a aquella mujer

-Reina, creo que no hemos tenido el placer de conocernos...-Dijo reincorporándose de la reverencia

La mujer no hizo ningún gesto y se mantuvo sin ninguna expresión. No parecía tener ninguna intención de hablar con el encapuchado

-Soy X̸̸̛͏҉e͏҉̸̕͠r҉͢͡x̵̨̡̧͡s͏̀́͢͢ , portador de la oscuridad y amo de las sombras -Dijo haciendo de nuevo una reverencia


El recuerdo terminó y Dexus volvió de nuevo en sí. Ahora las tres criaturas de antes seguían allí de nuevo con la mirada puesta sobre el suelo, haciendo caso omiso a la presencia del encapuchado, que tras la experiencia que había vivido hace unos segundos estaba confuso y aturdido. No sabía lo que le había pasado, ni quiénes eran las personas que aparecían en sus recuerdos; el espadachín de la luz, la mujer rubia, el encapuchado que hablaba por el propio Dexus... Era como una especie de recuerdo al que el encapuchado no le encontró sentido ni explicación. Si antes de entrar al templo estaba confuso por su pasado, ahora esta confusión había incrementado.
avatar
Dexus

Mensajes : 12
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: El Templo al Dios Olvidado

Mensaje por Dexus el Sáb Jul 02, 2016 2:37 pm

__
Dexus tras volver en sí y a la misma sala de antes con las tres extrañas criaturas inmóviles y sombrías, observó que en el fondo de la sala había como una especie de pequeño torbellino oscuro. El encapuchado anduvo hacia dicho torbellino, dejando atrás a las criaturas, las cuales seguían inmóviles. Dexus llegó al torbellino, pero no se adentró en él, sino que lo observó y tragó saliva, no sabía muy bien qué hacer, pero no le quedaba otra que probar entrar a ver qué

Música
pasaba. Una sensación de inseguridad recorría su cuerpo. La sala en la que se encontraba era tan oscura y silenciosa, que podían escucharse sus propios latidos de su corazón. Cada paso que daba se escuchaba con un terrorífico y profundo eco en toda la sala. Sin más, cerró los ojos y se adentró en el torbellino. Cuando finalmente estuvo dentro, el torbellino empezó a girar sobre sí mismo más y más rápido cada vez, su aura oscura aumentó y cubrió todo el cuerpo del encapuchado, el cual estaba inmóvil y con los ojos cerrados, no quería ver nada de lo que pasaba, quizás por miedo o quizás por dolor, pero quería que todo pasase lo más rápido posible. El torbellino cada vez hacía más ruido y se formó un eco constante y atronador en toda la sala que no paraba. Finalmente, el torbellino cubrió todo el cuerpo de Dexus y se tragó a sí mismo, haciendo un extraño efecto de contracción, como si se estuviese comiendo al encapuchado. Tras eso, el torbellino desapareció junto a Dexus y no quedó más que el eco con retraso que murió a los pocos segundos de desaparecer el torbellino. La sala siguió con las tres criaturas inmóviles y en silencio tras eso, como si nada hubiese pasado ni nada hubiese sido alterado.

Instantáneamente, Dexus apareció en otro lugar muy distinto al de antes. Era un camino elevado sobre lo que parecía una gran sala que tenía en el fondo una gran masa de agua que parecía profunda. El camino estaba hecho de piedra negra y cada cierta distancia habían antorchas iluminándolo. En las paredes de la sala había como unas grandes tuberías, las cuales vertían agua a la sala. No parecía que el agua subiese, aunque el camino estaba elevado a varios metros sobre la masa de agua. Era una estancia fría y silenciosa al igual que la anterior, pero esta vez estaba acompañada de un fugaz sonido que hacían las antorchas al crujir el fuego que las mantenía encendidas. Al final del camino había lo que parecía un trono. Estaba vacío, pero tenía en su asiento algo pequeño que brillaba... Esto despertó la curiosidad del encapuchado, el cual se dispuso a caminar hacia adelante, pues detrás suya había una pared hecha de piedra negra, al igual que el resto de la sala que no daba para mucha más investigación.



__
Cuando el encapuchado llegó hasta el trono, vio en él una especie de piedra preciosa descansando en su sillón. Eso era lo que desde lejos brillaba y lo que le había suscitado interés. Dexus entonces se acercó aún más al trono negro vacío, el cual estaba decorado de una forma muy exagerada, con formas puntiagudas que salían de una forma aberrante y poco cómoda. El encapuchado cogió la piedra y la observó detenidamente. Un brillo latente y tenue estaba presente en el interior de esta. Era una piedra azul redonda aunque resquebrajada en algunos sitios, no era completamente esférica, pues parecía que le faltaba otra mitad.

Dexus entonces se fijó aún más en la piedra, en el interior de esta parecían dibujarse algunas figuras y objetos, aunque no se veían con mucha claridad lo que eran, más bien se trataban de figuras amorfas y con poco significado para el encapuchado. Dexus entonces frunció el ceño como intentando comprender qué era lo que había en el interior de esa piedra preciosa, pero fue en vano. De pronto, en un último intento por intentar fijarse en las figuras de aquella piedra, imágenes se empezaron a formar, estas si se podían ver con claridad y podía saberse qué era.

__
Primero se formó la imagen de una especie de lagarto enorme, vestido con una especie de armadura extraña y que no había visto nunca antes en su vida, era como de metal pero con dibujos y formas extrañas, era como algo totalmente ajeno al universo de Noreth. El lagarto portaba una espada peculiar que brillaba con una luz muy intensa y dorada, con un mango rojo como ensangrentado. Ese ser tenía un brazalete dorado en la misma mano en la que portaba la espada, el brazalete estaba hecho con unos materiales que escapaban a su comprensión, en este se reflejaban una serie de letras de un lenguaje totalmente desconocido para Dexus.

Música
En la otra mano, ese ser llevaba una especie de artefacto antiguo y extraño, era como la piedra preciosa que el propio Dexus portaba en ese momento, pero era naranja y de esta salían unas oscilaciones a modo que se podía emparentar a ese artefacto como con una llama congelada cristalina. Entonces, al encapuchado se le vino una palabra a la mente, una palabra que le marcó en el alma y que parecía como una espina clavada que dañaba su ser y lo contaminaba. Dexus entonces apretó sus puños y, por ende, a la piedra preciosa con rabia, el motivo por el que apareció esa rabia lo desconocía, pero fue como algo instintivo que le recorría el cuerpo y la mente...

-La Flama Helada...-Susurró

Entonces, la piedra empezó a dar destellos repetidos y rápidos con una luz morada y tenue que surgía desde su interior. La imagen del lagarto empezó a difuminarse, hasta que de nuevo, la piedra emitió imágenes de figuras abstractas y amorfas. Dexus intentó concentrarse de nuevo en las imágenes que la piedra le ofrecía, intentó mantener una conexión con la piedra, para que esta le mostrase más, y así fue. La piedra entonces mostró otra imagen clara. Esta vez se trataba de una chica joven y rubia, de ojos azules y el pelo largo, liso y suelto. Para nada era la chica a la que vio antes en la anterior sala en su recuerdo perdido, era otra joven diferente. La chica iba vestida con un vestido largo, de noble y de color verde esmeralda. La chica no portaba nada en sus manos, simplemente mostraba una mirada perdida y vacía hacia el horizonte, estaba totalmente inmóvil. Se le notaba tristeza en su mirada y melancolía. Ver esto le causó a Dexus un gran malestar interior y una gran tristeza, se sentía con aprecio y empatía hacia esa joven. Por algún motivo, en lo más hondo de su ser quería ver a esa joven sonreír... No sabía el por qué. Poco a poco, la imagen de la joven se fue difuminando y de pronto, otro flash le vino, otro recuerdo del pasado olvidado. Sus ojos se volvieron hacia atrás y quedaron totalmente blanco, con un espasmo inclinó la cabeza hacia arriba y la capucha cayó a su espalda, dejando ver completamente su rostro pálido y con dolor y su cabello de una longitud media y alborotado.

__
Una pradera fría y nevada flotando en un espacio vacío sin nada, con una luna color rojizo ensangrentada se formó en la mente de Dexus. El encapuchado se encontraba con dos criaturas algo más robustas y obesas que con las que se había encontrado anteriormente, aunque estaban algo difuminadas y no se podían apreciar bien lo que eran. Esas dos criaturas tenían agarrada, una de cada brazo, a la muchacha joven que se le había presentado en la piedra preciosa, iba vestida tal cual. La cara de la joven mostraba angustia y miedo. Al lado de Dexus, unos metros alejado se encontraba el lagarto que también se le había presentado con anterioridad en la piedra, también iba vestido tal cual. El rostro de ese ser mostraba una enorme rabia e ira contra Dexus, aunque éste no sabía por qué. Todos los presentes se encontraban sobre los cimientos de un castillo en ruinas, con solo algunas vigas y soportes aún en pie. Parecía que un huracán se hubiese llevado todo el castillo excepto a los presentes. Dexus sentía una gran presión en ese momento, no sabía muy bien que estaba pasando, pero algo le asustaba y le ponía nervioso. Entonces, la joven, presa de las dos criaturas, le llamó la atención.

Música
X̸̸̛͏҉e͏҉̸̕͠r҉͢͡x̵̨̡̧͡s͏̀́͢͢, todo ha acabado! ¡La Reina está aquí, nadie podrá pararla, deja de combatir contra Xres y únete a él!

Tanto el lagarto como Dexus miraron a la joven con un tono serio. Un instante después ambos se miraron. El encapuchado negó con la cabeza, el otro ser lo miró con cautela. En un rapidísimo movimiento, Dexus cargó una especie de energía en su brazo izquierdo y lanzó una onda oscura hacia el lagarto. Éste fue lanzado hacia una viga que quedaba en pie de los cimientos de aquel lugar. El lagarto quedó inconsciente, Dexus entonces se acercó a la joven y le agarró la barbilla. La examinó rápidamente y luego esbozó una sonrisa. La joven tenía un rostro aterrorizado.

-Tu luz... Es... Impresionante....-Dijo con gran sorpresa y satisfacción

Entonces, el encapuchado se rodeó de un aura negra, que rebosaba pura oscuridad, sintió un poder que nunca antes había notado, una gran sensación de satisfacción le recorrió la espina dorsal. Tras eso, soltó la barbilla de la joven y agarró rápidamente sus manos. La piel de esta empezó a brillar con una luz intensa. El aura de Dexus le envolvía cada vez con una oscuridad más intensa. Esa oscuridad se transmitía en forma de humo desde el encapuchado hasta los brazos de la joven, ésta estaba paralizada, intentaba resistirse, pero una fuerza superior aplacaba su voluntad. La oscuridad avanzaba por los brazos de la joven hasta llegar a sus hombros, desde ahí, al oscuridad empezó a cubrir todas las partes de su cuerpo, la muchacha abrió la boca forzada por la fuerza superior y la oscuridad penetró en su interior.

El lagarto, que estaba aún inconsciente, abrió lentamente los ojos y vio la escena, al principio le costó reaccionar, pero al cabo de unos segundos lo hizo y se puso en pie. El ser invocó su espada brillante y a su lado apareció una esfera dorada que parecía tener vida propia, el lagarto lanzó la esfera contra Dexus, ésta traspasó al encapuchado y creó una onda expansiva que hizo desvanecerse en el aire al instante a las dos criaturas que retenían a la joven y cegó al encapuchado. Ésta cayó al suelo inconsciente, envuelta en un aura oscura, pero con su piel radiando una luz intensa y pura. El encapuchado se cubrió el rostro con sus manos hasta que desapareció la onda que generó la esfera dorada, ésta volvió con el lagarto y empezó a orbitar y levitar a su alrededor. El ser hizo unas maniobras con su espada a una mano y dio un par de pasos hacia adelante, mirando a Dexus con una intensa furia contenida. El encapuchado simplemente se quedó parado, observando al lagarto, éste se abalanzó contra el encapuchado y le clavó la espada en su vientre, entonces, en el lugar en el que la espada fue calvada, empezó a emanar oscuridad. Dexus agarró a al lagarto por ambos hombros y se acercó a su oído.

-Te estaré esperando...-Dijo con una sonrisa malévola bajo su capucha

-Fin de la Música-

El recuerdo entonces se desvaneció. Dexus cayó de rodillas al suelo y soltó la piedra preciosa, que ya no mostraba ninguna imagen y había dejado de brillar. La piedra entonces cayó al suelo y como si de una canica se tratase, rodó y rebotó hasta hacerse a un lado, parándose por el hueco que le faltaba. La respiración del encapuchado era muy forzada, era como si se estuviese ahogando. Le dolía la cabeza con un dolor intenso, desde el mismo epicentro del cerebro. Era todo muy extraño, pero sabía que era él, que esos recuerdos eran suyos, sabía que esas personas eran de su pasado y que él luchaba por una causa, la cual no conseguía recordar y hacía que le doliese aún más la cabeza. De pronto, notó que una mano se posó sobre su hombro derecho. Instintivamente se giró y, dejando ver su rostro con la capucha puesta, vio que detrás suya estaba Axant.

-Estás a punto de volver a ser tú, solo queda un último paso...-Dijo poniéndose de cuclillas para estar a la misma altura que el encapuchado
avatar
Dexus

Mensajes : 12
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.