Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha: వక్రీకరణ
por Ylleim Hoy a las 9:11 am

» [Evento] Criaturas Norethianas y dónde encontrarlas
por Staff de Noreth Hoy a las 4:06 am

» Criaturas Norethianas: Trol de dos cabezas
por Strindgaard Hoy a las 4:05 am

» Criaturas Norethianas: Diablillo
por Boxy Hoy a las 12:46 am

» Criaturas Norethianas: Estrige
por Boxy Ayer a las 10:21 pm

» Aurelius Varano [En construcción]
por Bizcocho Ayer a las 2:03 pm

» Nagash, Melena Dorada [Ficha]
por Bizcocho Ayer a las 1:59 pm

» La belleza es la trampa de la jungla
por Bizcocho Ayer a las 12:27 pm

» Criaturas I - J
por Staff de Noreth Ayer a las 2:28 am

» Criaturas M - N - Ñ
por Staff de Noreth Ayer a las 2:26 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Miraak Heraldo del Hielo Eterno

Ir abajo

Miraak Heraldo del Hielo Eterno

Mensaje por Miraak el Dom Abr 17, 2016 4:16 am

Veterano en Noreth: Si
Nombre: Miraak, Heraldo del Hielo Eterno.

Edad: 50 años humanos. 1 como demonio.

Raza: Demonio de Yigionath, hasta hace poco era un ser humano.

Sexo: Masculino

Lugar de origen: El Foso, en el Manantial del Hielo Eterno de su Señor.




Pertenencias:


Máscara del Heraldo: Máscara compuesta de oro proveniente de la pirámide de Yigionath y seda azul oscuro con grabados. La máscara le cubre la cara, los lados de la cabeza y la parte de arriba de la cabeza protegiéndole como si de un yelmo de acero se tratase ya que su dureza es similar, la tela cubre desde la nuca hasta la espalda. Esta máscara representa una de las muchas caras de su señor cambiante (Solo un gran entendido sabrá lo que representa) y además, es el núcleo de poder de Miraak. Se necesitaría un gran impacto para romperla, aunque podría deformarse. En caso de separarse más de dos metros de ella perderá la mayoría de su poder en un plazo de 24h, pesa 1,25kg.

Toga más protecciones: Una toga de seda azul oscuro con grabados dorados cubre todo el cuerpo hasta las rodillas y las muñecas, pesa unos 300g. Hombreras hechas de acero dorado con forma de águila además de unas escamas de acero dorado que le cubren los hombros 750g cada hombrera. Lleva también unos aros de acero dorado por encima de los codos 300g cada aro. Un cinturón de cuero con una hebilla de acero dorado sirve para sujetar la toga en su sitio 250g la hebilla. Pesa en total 3,35Kg toda la armadura. Lleva una toga de repuesto en el macuto pesa otros 300g.

Guanteletes: Guantes de cuero y protecciones en forma de escamas de acero dorado, 750g cada guante.

Botas: Botas de acero negro con grabados, protegen toda la pierna baja, pesan 850g cada una.

Bastón: Hecho de ébano negro, mide 1,60m y pesa unos 4,25kg. Puede hacer que brille como una antorcha de luz neutra con un pensamiento de su dueño.

BASTON:
Spoiler:

Macuto: Hecho de cuero negro tiene espacio para 10kg de peso. Tiene un espacio rectangular para llevar el Libro del Hielo, además de varios bolsillos que lleva zurcidos en el interior. Pesa 600g.

En el interior del macuto:

El Libro del Hielo: Entregado por uno de los señores de Yigionath a Miraak, esta encuadernado en cuero negro y nunca se moja. Este le muestra nuevos conjuros a medida que cumple con los designios de su señor, pesa 600g.

En un bolsillo interior: 20 kulls de oro, 50 de plata y 300 de bronce. Los kulls de oro están marcados con un símbolo secreto de las sectas a Yigionath. Pesa 150g.

Raciones: Víveres de viaje como galletas, jamón en salazón, frutos secos, etc. Lleva suficiente para tres días. 1Kg.

Odre de agua: Capacidad para 2'50L. Pesa 2'50kg lleno.


Rasgos especiales:


“Yo soy el Heraldo del Hielo Eterno” (Dominio básico de la Hidromancia): Miraak ha comenzado a conocer y dominar sus nuevos poderes demoníacos, pero todavía se encuentran en un nivel básico. A medida que satisfaga las exigencias de su señor, su poder y conocimientos aumentaran.

“Mi señor me ha bendecido con la escarcha” (Afinidad con la Hidromancia): La bendición de Yigionath para Miraak fue la de convertirse en un demonio helado, trayendo esto un dominio mayor de la hidromancia… Y una apariencia escarchada y pálida. Con el tiempo y desempeñando los designios de su señor su poder seguirá creciendo.



Habilidades:

- Nombre de la habilidad: “Aléjate ser inferior”
- Nivel: 1
- Puntos de evolución invertidos: Ninguno
- Derivada de: Hidromancia
- Clasificación de habilidad: Apoyo normal
- Efecto: Miraak cierra el puño y empieza a acumular poder en su interior, al cabo de unos segundos abre el puño en dirección al enemigo y libera todo el poder. Creando de la nada  una pantalla de hielo frente a él (la pantalla se encontrará una distancia máxima de un metro delante del mago, medirá 3 metros de altura, 2’50 metros de anchura y 20cm de grosor). La pantalla protegerá a quienes se encuentren tras ella durante un turno, a no ser que sea atravesada o deshecha mediante impactos, fuego o cualquier otra cosa capaz de romperla. Puede ser utilizada para bloquear caminos temporalmente, si fuera capaz de tapar todo un acceso, como una puerta. Aléjate ser inferior puede usarse una vez cada dos turnos (turno si, turno no, turno no, turno si).  

- Nombre de la habilidad: “Arrodíllate ante mi”
- Nivel: 1
- Puntos de evolución invertidos: Ninguno
- Derivada de: Hidromancia
- Clasificación de habilidad: Combativa normal
- Efecto: Miraak concentra su poder y da un fuerte pisotón haciendo que un área de 2 metros alrededor de él se llene de pequeñas y afiladas estalagmitas (10cm de alto) (Duran 2 turnos). Clavarse una de estas estalagmitas causara dolor y, con mala suerte caerse, clavándose así muchas más estalagmitas. Puede usarse una vez cada dos turnos (turno si, turno no, turno no, turno si).

- Nombre de la habilidad: “Sufre mi ira”
- Nivel: 1
- Puntos de evolución invertidos: Ninguno
- Derivada de: Hidromancia
- Clasificación de habilidad: Combativa normal
- Efecto:  Miraak concentra a su alrededor la humedad del entorno hasta formar media docena de carámbanos de unos 15 cm de largo por 8 cm de ancho, que volaran alrededor de Miraak. Saldrán todos disparados hacia donde Miraak desee con un alcance de 7 metros. Estos carámbanos pueden cortar como cuchillos, pero si chocan con algún elemento de armadura la congelaran (Congelando un radio de 15 cm en la zona de impacto), haciéndola más vulnerable. La congelación estará ligada al espíritu enemigo, entre mayor espíritu, menor congelación. Puede usarse una vez cada dos turnos (turno si, turno no, turno no, turno si).



Habilidades menores:


“¿Común?, que burdo.” Sabe hablar, leer y escribir el común.
“La lengua de nuestro señor es el secreto.” Sabe hablar, leer y escribir Yigionathiano.
“Esculpir hielo calma mi mente, y mi alma, si tuviera.” Sabe esculpir el hielo y crear bonitas estatuas con el.
“El cielo y la tierra no tienen secretos para mí.” Sabe cartografía y astrología, usando ambos para orientarse.
“Si hay poder mágico, lo encontrare.” Sabe detectar auras mágicas, aunque no localizarlas con exactitud. Sabrá que hay magia, pero no donde.
“El Foso no acepta extranjeros.” Conoce la cultura del foso y ha vivido allí lo suficiente para saber que puede hacer y qué no.
“Recuerdo mi renacimiento, hacía frío.” Tiene una memoria perfecta después de su transformación a demonio, ha olvidado casi todo antes de eso.
“¿Sabías que el hielo flota muy bien?” Nada perfectamente y flota bastante.
“¿Sabes lo que puede llegar a quemar el hielo?” Sabe torturar bastante bien sin que su presa muera.
“Vaya, estoy sangrando. Impresionante.” Es capaz de ignorar el dolor de heridas leves.
“Despacio, pero en profundidad.” Sabe analizar situaciones, aunque tarda un poco en reaccionar a estas.
“Mi voz es la tormenta.” La voz de Miraak es potente, profunda y muy grave, capaz de intimidar a algunos. (Como la de Constantino Romero)
“El sol es, muy intenso hoy.” Pierde liquido al doble de la velocidad normal cuando hace un poco de calor teniendo que consumir el doble de líquidos.
“Bonito truco, ¿empezamos con la magia de verdad?” Su condición de demonio de Yigionath le confiere una pequeña resistencia todas las magias, incluida la divina.
“Prepárate para mi truco final.” Miraak explotara cuando muera en una andanada en todas direcciones de estacas de hielo.



Estadísticas:

Lvl: 1
Fortaleza: 5+2 = 7
Resistencia: 5+2 = 7
Destreza: 10
Agilidad: 10
Esencia: 15+1 = 16
Espíritu: 15+1 = 16
Velocidad: 12 metros / turno
Resistencia al calor: 10
Resistencia al frío: 10
Oído: 4
Vista: 6
Olfato: 10



Descripción física:

Estatura:1,80 de altura.
Peso: 80Kg
Complexión: Es de cuerpo esbelto como si fuera una escultura de hielo. Esta ligeramente musculado.
Cabello: Calvo.
Ojos: Plateados. Siempre tiene una mirada de desprecio y superioridad.
Piel: Azul-pálido, además de una fina escarcha que la recubre.
Ropa: Siempre viste la misma toga de seda puesto que Miraak no suda, aunque tiene otra toga de repuesto.
Otros: Lleva un tatuaje que le cubre toda la espalda. Representa el culto de los Vigilantes de Yigionath.


TATUAJE:
Imagen:
Spoiler:

SIN LA TOGA NI MÁSCARA:
Spoiler:


CON TOGA Y MÁSCARA:
Spoiler:

Descripción psicológica:
Miraak tiene una personalidad como el elemento que encarna, frío y calmado.
Es calculador y nunca confiara en nadie debido a su paranoia, aunque sabe valorar cuando alguien es realmente útil en sus planes.
Miraak se cree superior a cualquier criatura, y lo demuestra con su personalidad egocéntrica. También tiene una actitud de superioridad y arrogancia que no suele mostrar. Desprecia a cualquiera que no muestre tener potencial.
No tiene ningún ápice de empatía, ya que al convertirse en demonio perdió su alma y todas sus molestas guías morales humanas que le pudieran incordiar en su misión. Y no duda en matar a cualquiera que muestre ser una molestia o amenaza a su persona o planes.
Es un buscador de conocimientos ávido, y no se detendrá ante nada ni nadie para obtener lo que quiere. Miraak también disfruta descubrir secretos de los demás y le satisface mucho descubrir alguno.


Defectos:
Sufre de una ligera esquizofrenia, oyendo voces que le susurran. Normalmente son solo comentarios sobre lo que ocurre a su alrededor, pero cuando se trata de personas siempre se le susurran como le traicionaran eventualmente y le mataran. Aunque esto no le ocurre con Stiria.
Además, teme al fuego. En pequeñas cantidades puede soportarlo, pero en grandes cantidades siente completo terror, pudiendo perder el control de sus acciones y atacando a cualquiera que este demasiado cerca.


Aspiraciones:
Cumplir los designios de su señor, y avanzar en la escala demoniaca.
Conseguir poder, conocimientos y conseguir la sumisión de Stiria.
Descubrir secretos de otros.



Historia:

Lo primero que recuerdo es el frío, el pánico y el dolor. Nací en el fondo de un manantial, pero no un manantial cualquiera, no, era el Manantial del Hielo Eterno de Yigionath padre del cambio y la magia.

Nada mas despertar note mis pulmones llenos del agua helada, mi cuerpo sufriendo quemaduras por el frio intenso, y mi corazón detenido, aunque por poco tiempo. Mi corazón volvió a latir y con su primer latido yo empecé a nadar hacia la superficie, el dolor era horrible, pero no pensaba rendirme tan fácilmente, algo me empujaba a sobrevivir.

Ya casi estaba en la superficie, pero mi cuerpo ya no tenía fuerzas para seguir, estire la mano como última esperanza, intentando agarrarme a algo, pero no alcance el borde, sentí el fin cerca, arañando mi mente, mordiendo mi consciencia. Pero ese no era el destino que mi creador tenia para mí, y como si de un bebe que no sale del útero materno se tratase unos grandes tentáculos casi translucidos entraron en el manantial, agarrándome del brazo y arrastrándome hasta el exterior.

Una vez fuera del manantial intente respirar, pero lo único que conseguí fue vomitar todo lo que se encontraba en mis pulmones. Y respire, una bocanada, dos, tres, sentí como la vida volvía a mí, sentí el frío, sentí mi corazón latir, pero hubo algo que no sentí, mi alma, no lo entendía, pero sabía que ya no estaba en mi interior.
Una vez calmados mi pulso y reparación levante mi vista, y lo que vi, permanece aún a día de hoy grabado en mi mente a fuego, él, Yigionath, era una gran masa cambiante de tentáculos, energía y ojos. Mi mente se paró unos instantes ante tal visión.


-Levántate Heraldo.

Su voz sonaba como miles de voces a la vez, lo oí en mi cabeza y también en mis oídos, lo note en mi carne, y mi cuerpo se movió solo. No podía apartar mi mirada de él, era un espectáculo salido de la más extraña y distópica pesadilla, y algo hacia que no pudiera apartar la vista de él.

-A partir del día de hoy, y por haber sobrevivido al Manantial, yo te nombro Miraak Heraldo del Hielo Eterno.

Mientras hablaba, unos demonios empezaron a vestirme con una toga y algunas protecciones. Una mujer muy bella de piel pálida y escarchada se acercó a mí y me coloco con gran delicadeza una máscara de oro macizo en el rostro.

-Yo eh cumplido mi parte del contrato, y ahora tú cumplirás la tuya, me servirás hasta el fin de tus días, o hasta que me canse de ti. ¿Has entendido?

Moví mi cabeza en símbolo de entender y aceptar, ya que mi mente no era capaz de hacer ninguna otra acción, ni siquiera articular palabra.

-No me defraudes y las recompensas serán generosas.

Fue lo último que dijo antes de desvanecerse. Caí sobre mis rodillas y lágrimas corrieron por mi rostro, no solo era miedo lo que sentía, era mucho más.
Después de unos instantes, que bien pudieron ser varios minutos, me levante, vi que de los tres demonios que me habían vestido, solo quedaba la bella mujer, parecía completamente humana de no ser por su piel pálida, casi marmórea, y sus ojos antinaturalmente azules, además de tener un cuerpo que haría hervir la sangre de hasta un servidor helado.
Estábamos en un templo hecho de mármol, y en el centro estaba el manantial, ahora congelado.


-¿Quién eres?

Era la primera vez que oía mi propia voz, y no la reconocía. Sonaba muy grave y potente. Aunque la mujer no se vio ni sorprendida ni intimidada.

-Mi nombre es Stiria, Maestra del grupo de los Vigilantes. Además de ser la encargada de tu entrenamiento.

No me convencía lo que estaba oyendo, me sentía algo perdido, y recibir órdenes de otros acababa de darme cuenta que no me gustaría.

-¿Entrenamiento?

-Prepárate para el entrenamiento más duro que el infierno es capaz de ofrecer, hare de ti uno de nuestros mejores Vigilantes, o morirás en el intento.

-Ten cuidado, no sea que te quite el puesto Stiria.

Comente sin pensar mucho en que situación estaba.

-Muy gracioso, empecemos con tres vueltas alrededor de la pirámide.

-¿Pirámide?

-¿No sabes dónde estás, no? Sígueme.

Dicho esto se giró y camino hasta entrar por un portal mágico que estaba detrás suyo, al ver esto confié en la magia de ese portal y cruce yo también. Salimos a una gran extensión de tierra yerma negra, en la lejanía se distinguía una niebla rojiza y algunos árboles retorcidos. También vi algunas construcciones, y seres vagando por allí.

-Y ahora, si te giras, veras la pirámide.

Obedecí y me gire, y mi boca se abrió al contemplar la gran pirámide de oro puro y joyas engarzadas, en lo más alto había algo que generaba un haz de luz que se alzaba hasta el cielo, creando un remolino haya donde penetraba los cielos. La pirámide debía tener casi dos kilómetros de largo.

-¿Stiria, preciosa, no podrías perdonarme la osadía? Estaba demasiado cegado por tu belleza como para pensar con claridad.

Se me habían pasado completamente los aires de superioridad, al pensar en recorrer aquellas distancias tres veces por cada lado.

-Vaya vaya vaya, parece que tu arrogancia no ha sido capaz de cruzar el portal, ¿no “Heraldo”?

Ella esbozo una sonrisa pícara, y me arrastro de la mano.

-Supongo que podría perdonarte, tengo algo especial en mente para ti, pero prepárate, porque mañana empezaremos con tu entrenamiento y más te valdrá que tu habilidad y poder esten al nivel de tus osadías.

Y vaya si fue especial, pero eso es algo que no os contare, si Stiria se enterase, me haría algo peor que matarme.
El siguiente año lo pasamos estudiando y mejorando mi dominio del Hielo Eterno. Entrenamos en el arte del engaño, las palabras y los idiomas. Me hizo memorizar casi cada uno de los volúmenes de hechicería básica que se encontraban en la aguja. Intento curtirme en el arte del combate, pero desistió al ver mi poca fuerza y habilidad.
Me instruyo en cartografía y astrología. Me enseñó a detectar leves auras mágicas.
También pasamos ratos juntos, entrenando el arte de darnos placer.
Llego el día que fui oficialmente aceptado como uno de los vigilantes, y Stiria me tatuó el símbolo de la orden en la espalda, además de entregarme el Libro Negro, el cual me enseñaría todo lo necesario para avanzar con mi hechicería.

Y entonces partí, no hubo despedidas ya que el camino de los vigilantes es el de cumplir la voluntad de nuestro señor mas allá de sus dominios, y Stiria también tenía otras obligaciones.
Este fue el inicio de mi historia, y pienso hacer que siga mucho más lejos, mucho más alto.


Última edición por Miraak el Miér Abr 20, 2016 3:08 am, editado 1 vez


"¿Ya se ha congelado el infierno?"
Hablar Narrar
Las Voces
Miraak Heraldo del Hielo Eterno
Talk to the hand.
avatar
Miraak

Mensajes : 16
Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Miraak Heraldo del Hielo Eterno

Mensaje por Mister Orange el Lun Abr 18, 2016 12:43 am

Vamos viendo, unicamente veo detalles en las habilidades.

Siente mi poder

Tendra un arco de hasta dos metros, por lo cual cualquiera en ese espacio sera afectado, tanto aliados como enemigos.
Los afectados entiran sus miembros frios y cierta fatiga durante cinco segundos. La ceguera durara diez segundos.

Sufre mi ira.

Una distancia maxima de 7 metros, todos los carámbanos saldran disparados en la misma direccion, no pudiendo decidir la cantidad.
La congelacion estara ligada al espiritu enemigo, entre mayor espíritu, menor congelacion.
avatar
Mister Orange

Mensajes : 1109
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Revisión

Mensaje por Miraak el Miér Abr 20, 2016 3:11 am

Pido revisión maese Naranjo.
Me he quitado la habilidad de flash para ponerme la del muro y la otra la he modificado como me dijiste. También he eliminado la parte donde ponía que si un enemigo se acercaba a menos de dos metros las estacas saldrían disparadas automáticamente hacia él, porque me parecía un poco op.


"¿Ya se ha congelado el infierno?"
Hablar Narrar
Las Voces
Miraak Heraldo del Hielo Eterno
Talk to the hand.
avatar
Miraak

Mensajes : 16
Nivel : 1
Experiencia : 50 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Miraak Heraldo del Hielo Eterno

Mensaje por Mister Orange el Miér Abr 20, 2016 5:57 pm

Bien, todo en orden, paso a entregar color y permisos.
avatar
Mister Orange

Mensajes : 1109
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Miraak Heraldo del Hielo Eterno

Mensaje por Alegorn el Miér Ene 24, 2018 10:27 pm

Ficha movida para actualizar.
Por favor, avisa por aquí cuando este lista para pasar de nuevo la correción.


Copia de la original:
Veterano en Noreth: Si
Nombre: Miraak, Heraldo del Hielo Eterno.

Edad: 50 años humanos. 1 como demonio.

Raza: Demonio de Yigionath, hasta hace poco era un ser humano.

Sexo: Masculino

Lugar de origen: El Foso, en el Manantial del Hielo Eterno de su Señor.




Pertenencias:


Máscara del Heraldo: Máscara compuesta de oro proveniente de la pirámide de Yigionath y seda azul oscuro con grabados. La máscara le cubre la cara, los lados de la cabeza y la parte de arriba de la cabeza protegiéndole como si de un yelmo de acero se tratase ya que su dureza es similar, la tela cubre desde la nuca hasta la espalda. Esta máscara representa una de las muchas caras de su señor cambiante (Solo un gran entendido sabrá lo que representa) y además, es el núcleo de poder de Miraak. Se necesitaría un gran impacto para romperla, aunque podría deformarse. En caso de separarse más de dos metros de ella perderá la mayoría de su poder en un plazo de 24h, pesa 1,25kg.

Toga más protecciones: Una toga de seda azul oscuro con grabados dorados cubre todo el cuerpo hasta las rodillas y las muñecas, pesa unos 300g. Hombreras hechas de acero dorado con forma de águila además de unas escamas de acero dorado que le cubren los hombros 750g cada hombrera. Lleva también unos aros de acero dorado por encima de los codos 300g cada aro. Un cinturón de cuero con una hebilla de acero dorado sirve para sujetar la toga en su sitio 250g la hebilla. Pesa en total 3,35Kg toda la armadura. Lleva una toga de repuesto en el macuto pesa otros 300g.

Guanteletes: Guantes de cuero y protecciones en forma de escamas de acero dorado, 750g cada guante.

Botas: Botas de acero negro con grabados, protegen toda la pierna baja, pesan 850g cada una.

Bastón: Hecho de ébano negro, mide 1,60m y pesa unos 4,25kg. Puede hacer que brille como una antorcha de luz neutra con un pensamiento de su dueño.

BASTON:
Spoiler:

Macuto: Hecho de cuero negro tiene espacio para 10kg de peso. Tiene un espacio rectangular para llevar el Libro del Hielo, además de varios bolsillos que lleva zurcidos en el interior. Pesa 600g.

En el interior del macuto:

El Libro del Hielo: Entregado por uno de los señores de Yigionath a Miraak, esta encuadernado en cuero negro y nunca se moja. Este le muestra nuevos conjuros a medida que cumple con los designios de su señor, pesa 600g.

En un bolsillo interior: 20 kulls de oro, 50 de plata y 300 de bronce. Los kulls de oro están marcados con un símbolo secreto de las sectas a Yigionath. Pesa 150g.

Raciones: Víveres de viaje como galletas, jamón en salazón, frutos secos, etc. Lleva suficiente para tres días. 1Kg.

Odre de agua: Capacidad para 2'50L. Pesa 2'50kg lleno.


Rasgos especiales:


“Yo soy el Heraldo del Hielo Eterno” (Dominio básico de la Hidromancia): Miraak ha comenzado a conocer y dominar sus nuevos poderes demoníacos, pero todavía se encuentran en un nivel básico. A medida que satisfaga las exigencias de su señor, su poder y conocimientos aumentaran.

“Mi señor me ha bendecido con la escarcha” (Afinidad con la Hidromancia): La bendición de Yigionath para Miraak fue la de convertirse en un demonio helado, trayendo esto un dominio mayor de la hidromancia… Y una apariencia escarchada y pálida. Con el tiempo y desempeñando los designios de su señor su poder seguirá creciendo.



Habilidades:

- Nombre de la habilidad: “Aléjate ser inferior”
- Nivel: 1
- Puntos de evolución invertidos: Ninguno
- Derivada de: Hidromancia
- Clasificación de habilidad: Apoyo normal
- Efecto: Miraak cierra el puño y empieza a acumular poder en su interior, al cabo de unos segundos abre el puño en dirección al enemigo y libera todo el poder. Creando de la nada  una pantalla de hielo frente a él (la pantalla se encontrará una distancia máxima de un metro delante del mago, medirá 3 metros de altura, 2’50 metros de anchura y 20cm de grosor). La pantalla protegerá a quienes se encuentren tras ella durante un turno, a no ser que sea atravesada o deshecha mediante impactos, fuego o cualquier otra cosa capaz de romperla. Puede ser utilizada para bloquear caminos temporalmente, si fuera capaz de tapar todo un acceso, como una puerta. Aléjate ser inferior puede usarse una vez cada dos turnos (turno si, turno no, turno no, turno si).  

- Nombre de la habilidad: “Arrodíllate ante mi”
- Nivel: 1
- Puntos de evolución invertidos: Ninguno
- Derivada de: Hidromancia
- Clasificación de habilidad: Combativa normal
- Efecto: Miraak concentra su poder y da un fuerte pisotón haciendo que un área de 2 metros alrededor de él se llene de pequeñas y afiladas estalagmitas (10cm de alto) (Duran 2 turnos). Clavarse una de estas estalagmitas causara dolor y, con mala suerte caerse, clavándose así muchas más estalagmitas. Puede usarse una vez cada dos turnos (turno si, turno no, turno no, turno si).

- Nombre de la habilidad: “Sufre mi ira”
- Nivel: 1
- Puntos de evolución invertidos: Ninguno
- Derivada de: Hidromancia
- Clasificación de habilidad: Combativa normal
- Efecto:  Miraak concentra a su alrededor la humedad del entorno hasta formar media docena de carámbanos de unos 15 cm de largo por 8 cm de ancho, que volaran alrededor de Miraak. Saldrán todos disparados hacia donde Miraak desee con un alcance de 7 metros. Estos carámbanos pueden cortar como cuchillos, pero si chocan con algún elemento de armadura la congelaran (Congelando un radio de 15 cm en la zona de impacto), haciéndola más vulnerable. La congelación estará ligada al espíritu enemigo, entre mayor espíritu, menor congelación. Puede usarse una vez cada dos turnos (turno si, turno no, turno no, turno si).



Habilidades menores:


“¿Común?, que burdo.” Sabe hablar, leer y escribir el común.
“La lengua de nuestro señor es el secreto.” Sabe hablar, leer y escribir Yigionathiano.
“Esculpir hielo calma mi mente, y mi alma, si tuviera.” Sabe esculpir el hielo y crear bonitas estatuas con el.
“El cielo y la tierra no tienen secretos para mí.” Sabe cartografía y astrología, usando ambos para orientarse.
“Si hay poder mágico, lo encontrare.” Sabe detectar auras mágicas, aunque no localizarlas con exactitud. Sabrá que hay magia, pero no donde.
“El Foso no acepta extranjeros.” Conoce la cultura del foso y ha vivido allí lo suficiente para saber que puede hacer y qué no.
“Recuerdo mi renacimiento, hacía frío.” Tiene una memoria perfecta después de su transformación a demonio, ha olvidado casi todo antes de eso.
“¿Sabías que el hielo flota muy bien?” Nada perfectamente y flota bastante.
“¿Sabes lo que puede llegar a quemar el hielo?” Sabe torturar bastante bien sin que su presa muera.
“Vaya, estoy sangrando. Impresionante.” Es capaz de ignorar el dolor de heridas leves.
“Despacio, pero en profundidad.” Sabe analizar situaciones, aunque tarda un poco en reaccionar a estas.
“Mi voz es la tormenta.” La voz de Miraak es potente, profunda y muy grave, capaz de intimidar a algunos. (Como la de Constantino Romero)
“El sol es, muy intenso hoy.” Pierde liquido al doble de la velocidad normal cuando hace un poco de calor teniendo que consumir el doble de líquidos.
“Bonito truco, ¿empezamos con la magia de verdad?” Su condición de demonio de Yigionath le confiere una pequeña resistencia todas las magias, incluida la divina.
“Prepárate para mi truco final.” Miraak explotara cuando muera en una andanada en todas direcciones de estacas de hielo.



Estadísticas:

Lvl: 1
Fortaleza: 5+2 = 7
Resistencia: 5+2 = 7
Destreza: 10
Agilidad: 10
Esencia: 15+1 = 16
Espíritu: 15+1 = 16
Velocidad: 12 metros / turno
Resistencia al calor: 10
Resistencia al frío: 10
Oído: 4
Vista: 6
Olfato: 10



Descripción física:

Estatura:1,80 de altura.
Peso: 80Kg
Complexión: Es de cuerpo esbelto como si fuera una escultura de hielo. Esta ligeramente musculado.
Cabello: Calvo.
Ojos: Plateados. Siempre tiene una mirada de desprecio y superioridad.
Piel: Azul-pálido, además de una fina escarcha que la recubre.
Ropa: Siempre viste la misma toga de seda puesto que Miraak no suda, aunque tiene otra toga de repuesto.
Otros: Lleva un tatuaje que le cubre toda la espalda. Representa el culto de los Vigilantes de Yigionath.


TATUAJE:
Imagen:
Spoiler:

SIN LA TOGA NI MÁSCARA:
Spoiler:


CON TOGA Y MÁSCARA:
Spoiler:

Descripción psicológica:
Miraak tiene una personalidad como el elemento que encarna, frío y calmado.
Es calculador y nunca confiara en nadie debido a su paranoia, aunque sabe valorar cuando alguien es realmente útil en sus planes.
Miraak se cree superior a cualquier criatura, y lo demuestra con su personalidad egocéntrica. También tiene una actitud de superioridad y arrogancia que no suele mostrar. Desprecia a cualquiera que no muestre tener potencial.
No tiene ningún ápice de empatía, ya que al convertirse en demonio perdió su alma y todas sus molestas guías morales humanas que le pudieran incordiar en su misión. Y no duda en matar a cualquiera que muestre ser una molestia o amenaza a su persona o planes.
Es un buscador de conocimientos ávido, y no se detendrá ante nada ni nadie para obtener lo que quiere. Miraak también disfruta descubrir secretos de los demás y le satisface mucho descubrir alguno.


Defectos:
Sufre de una ligera esquizofrenia, oyendo voces que le susurran. Normalmente son solo comentarios sobre lo que ocurre a su alrededor, pero cuando se trata de personas siempre se le susurran como le traicionaran eventualmente y le mataran. Aunque esto no le ocurre con Stiria.
Además, teme al fuego. En pequeñas cantidades puede soportarlo, pero en grandes cantidades siente completo terror, pudiendo perder el control de sus acciones y atacando a cualquiera que este demasiado cerca.


Aspiraciones:
Cumplir los designios de su señor, y avanzar en la escala demoniaca.
Conseguir poder, conocimientos y conseguir la sumisión de Stiria.
Descubrir secretos de otros.



Historia:

Lo primero que recuerdo es el frío, el pánico y el dolor. Nací en el fondo de un manantial, pero no un manantial cualquiera, no, era el Manantial del Hielo Eterno de Yigionath padre del cambio y la magia.

Nada mas despertar note mis pulmones llenos del agua helada, mi cuerpo sufriendo quemaduras por el frio intenso, y mi corazón detenido, aunque por poco tiempo. Mi corazón volvió a latir y con su primer latido yo empecé a nadar hacia la superficie, el dolor era horrible, pero no pensaba rendirme tan fácilmente, algo me empujaba a sobrevivir.

Ya casi estaba en la superficie, pero mi cuerpo ya no tenía fuerzas para seguir, estire la mano como última esperanza, intentando agarrarme a algo, pero no alcance el borde, sentí el fin cerca, arañando mi mente, mordiendo mi consciencia. Pero ese no era el destino que mi creador tenia para mí, y como si de un bebe que no sale del útero materno se tratase unos grandes tentáculos casi translucidos entraron en el manantial, agarrándome del brazo y arrastrándome hasta el exterior.

Una vez fuera del manantial intente respirar, pero lo único que conseguí fue vomitar todo lo que se encontraba en mis pulmones. Y respire, una bocanada, dos, tres, sentí como la vida volvía a mí, sentí el frío, sentí mi corazón latir, pero hubo algo que no sentí, mi alma, no lo entendía, pero sabía que ya no estaba en mi interior.
Una vez calmados mi pulso y reparación levante mi vista, y lo que vi, permanece aún a día de hoy grabado en mi mente a fuego, él, Yigionath, era una gran masa cambiante de tentáculos, energía y ojos. Mi mente se paró unos instantes ante tal visión.


-Levántate Heraldo.

Su voz sonaba como miles de voces a la vez, lo oí en mi cabeza y también en mis oídos, lo note en mi carne, y mi cuerpo se movió solo. No podía apartar mi mirada de él, era un espectáculo salido de la más extraña y distópica pesadilla, y algo hacia que no pudiera apartar la vista de él.

-A partir del día de hoy, y por haber sobrevivido al Manantial, yo te nombro Miraak Heraldo del Hielo Eterno.

Mientras hablaba, unos demonios empezaron a vestirme con una toga y algunas protecciones. Una mujer muy bella de piel pálida y escarchada se acercó a mí y me coloco con gran delicadeza una máscara de oro macizo en el rostro.

-Yo eh cumplido mi parte del contrato, y ahora tú cumplirás la tuya, me servirás hasta el fin de tus días, o hasta que me canse de ti. ¿Has entendido?

Moví mi cabeza en símbolo de entender y aceptar, ya que mi mente no era capaz de hacer ninguna otra acción, ni siquiera articular palabra.

-No me defraudes y las recompensas serán generosas.

Fue lo último que dijo antes de desvanecerse. Caí sobre mis rodillas y lágrimas corrieron por mi rostro, no solo era miedo lo que sentía, era mucho más.
Después de unos instantes, que bien pudieron ser varios minutos, me levante, vi que de los tres demonios que me habían vestido, solo quedaba la bella mujer, parecía completamente humana de no ser por su piel pálida, casi marmórea, y sus ojos antinaturalmente azules, además de tener un cuerpo que haría hervir la sangre de hasta un servidor helado.
Estábamos en un templo hecho de mármol, y en el centro estaba el manantial, ahora congelado.


-¿Quién eres?

Era la primera vez que oía mi propia voz, y no la reconocía. Sonaba muy grave y potente. Aunque la mujer no se vio ni sorprendida ni intimidada.

-Mi nombre es Stiria, Maestra del grupo de los Vigilantes. Además de ser la encargada de tu entrenamiento.

No me convencía lo que estaba oyendo, me sentía algo perdido, y recibir órdenes de otros acababa de darme cuenta que no me gustaría.

-¿Entrenamiento?

-Prepárate para el entrenamiento más duro que el infierno es capaz de ofrecer, hare de ti uno de nuestros mejores Vigilantes, o morirás en el intento.

-Ten cuidado, no sea que te quite el puesto Stiria.

Comente sin pensar mucho en que situación estaba.

-Muy gracioso, empecemos con tres vueltas alrededor de la pirámide.

-¿Pirámide?

-¿No sabes dónde estás, no? Sígueme.

Dicho esto se giró y camino hasta entrar por un portal mágico que estaba detrás suyo, al ver esto confié en la magia de ese portal y cruce yo también. Salimos a una gran extensión de tierra yerma negra, en la lejanía se distinguía una niebla rojiza y algunos árboles retorcidos. También vi algunas construcciones, y seres vagando por allí.

-Y ahora, si te giras, veras la pirámide.

Obedecí y me gire, y mi boca se abrió al contemplar la gran pirámide de oro puro y joyas engarzadas, en lo más alto había algo que generaba un haz de luz que se alzaba hasta el cielo, creando un remolino haya donde penetraba los cielos. La pirámide debía tener casi dos kilómetros de largo.

-¿Stiria, preciosa, no podrías perdonarme la osadía? Estaba demasiado cegado por tu belleza como para pensar con claridad.

Se me habían pasado completamente los aires de superioridad, al pensar en recorrer aquellas distancias tres veces por cada lado.

-Vaya vaya vaya, parece que tu arrogancia no ha sido capaz de cruzar el portal, ¿no “Heraldo”?

Ella esbozo una sonrisa pícara, y me arrastro de la mano.

-Supongo que podría perdonarte, tengo algo especial en mente para ti, pero prepárate, porque mañana empezaremos con tu entrenamiento y más te valdrá que tu habilidad y poder esten al nivel de tus osadías.

Y vaya si fue especial, pero eso es algo que no os contare, si Stiria se enterase, me haría algo peor que matarme.
El siguiente año lo pasamos estudiando y mejorando mi dominio del Hielo Eterno. Entrenamos en el arte del engaño, las palabras y los idiomas. Me hizo memorizar casi cada uno de los volúmenes de hechicería básica que se encontraban en la aguja. Intento curtirme en el arte del combate, pero desistió al ver mi poca fuerza y habilidad.
Me instruyo en cartografía y astrología. Me enseñó a detectar leves auras mágicas.
También pasamos ratos juntos, entrenando el arte de darnos placer.
Llego el día que fui oficialmente aceptado como uno de los vigilantes, y Stiria me tatuó el símbolo de la orden en la espalda, además de entregarme el Libro Negro, el cual me enseñaría todo lo necesario para avanzar con mi hechicería.

Y entonces partí, no hubo despedidas ya que el camino de los vigilantes es el de cumplir la voluntad de nuestro señor mas allá de sus dominios, y Stiria también tenía otras obligaciones.
Este fue el inicio de mi historia, y pienso hacer que siga mucho más lejos, mucho más alto.


Fin del comunicado
avatar
Alegorn

Mensajes : 404
Edad : 23
Link a Ficha y Cronología : Aulenor - Gar'shur - Pereza - Almena - Axglen - Rorik - Reuven

Cronologías


Nivel : 0
Experiencia : -

Volver arriba Ir abajo

Re: Miraak Heraldo del Hielo Eterno

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.