Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» BrannMur Aullatormentas
por Capitán Pescanova Ayer a las 8:31 pm

» [Reclutamiento] Noche de Muerte
por Strindgaard Ayer a las 6:22 am

» Que no estoy - Alegorn
por Lamb Jue Jul 19, 2018 11:59 pm

» Noche de Muerte [Campaña]
por Katarina Miér Jul 18, 2018 7:35 pm

» [Evento] Criaturas Norethianas y dónde encontrarlas
por Staff de Noreth Miér Jul 18, 2018 12:11 pm

» Criaturas Norethianas: Cactilio
por Azura Miér Jul 18, 2018 12:11 pm

» Semiausencia
por Bediam Mar Jul 17, 2018 10:01 pm

» Criaturas Norethianas: Hexagoat
por Croatoan Lun Jul 16, 2018 8:03 pm

» Criaturas Norethianas: Pejesapo
por Strindgaard Lun Jul 16, 2018 7:48 am

» Criaturas Norethianas: Bargest
por Kenzo Dom Jul 15, 2018 6:17 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


El festival

Ir abajo

El festival

Mensaje por Katarina el Dom Abr 17, 2016 12:08 pm

Se encontraba en algún pueblo de mala muerte, uno de esos con un nombre poco original típico de los humanos, Villaverde o Villalluviosa, no había prestado demasiada atención a los carteles. En cualquier caso, lo importante era que había una especie de festival de la cosecha y la población se había prácticamente triplicado gracias a los pueblos vecinos, atraídos por el alcohol, los juegos y el ambiente festivo. Y por supuesto, ella también fue, se pasó el primer día tocando con su laúd. Siendo generosos, duplicaba la edad del más anciano de allí, así que conocía todas y cada una de las canciones que le pedían, incluso algunos más, y eso sin contar las elficas, incluso conocía esa antigua canción que los antepasados del señor de la tierra habían compuesto para conmemorar una gran victoria, lo que le gano unos pocos krulls de plata de parte de los representantes del señor. Pero por lo general eran canciones populares, de lenguaje simple, para que pudieran cantarse incluso con cantidades nocivas de alcohol en sangre, porque sino no habría manera de conseguir un coro.

Y cuando acabo por la noche después de casi un día de trabajo, la invitaban a más bebidas de las que podían tomar, así que llegó a un acuerdo con el tabernero, ella pedía agua y se repartían lo que les cobrara a esos pobres desgraciados, no podía permitirse emborracharse en ese pueblecito y perder el conocimiento, ella era una chica decente. Eso le granjeo una pequeña fortuna, con la que decidió probar suerte en uno de los juegos locales. Mucha gente ya la conocía, así que en cuando comento al primer tipo que no parecía excesivamente intoxicado que quería jugar a algún juego, prácticamente fue llevada en volandas hasta una mesa.

-¿Conoces el póker de dados?-

-¿Es…como el póker… pero con dados?-

-Veo que sí, se nota que has visto mucho mundo…-

-Espera, no he jugado nun…- ya se había ido, maldita sea. Pero resulto bastante simple, solo tardo un par de partidas en entenderlo, y con un par más ya era mejor que cualquiera de esos pueblerinos, su cara de indiferencia total propia de su entrenamiento como espía era simplemente magistral. Pero había uno, un único tipo que no podía ganar, un extranjero como ella, de pelo oscuro y mirada intensa, atractivo, que tenía a un par de chicas revoloteando a su alrededor como mosquitos.

-Haces trampa...- Se quejó cuando perdió por tercera vez seguida por muy poco.

-¿Si? ¿Cómo?- Sonrió, odiaba esa sonrisa, le entraban ganas de romperle la nariz, pero no podía hacerlo, no delante de todo el mundo, ellos pensaban que era una dulce y solitaria trovadora. Se intercambiaron los dados, nada, no estaban trucados. Fue entonces cuando se planteó una posibilidad más arcana, los dados eran metálicos, puede que usara algún tipo de telequinesis o magnetismo, pero… ¿Cómo iba a saber qué cara enfocaba el dado? No parecía meterlos en el vaso con una orientación posible…

Antes de que se diese cuenta, ya había acabado todo y estaba desplumada. Fue cuando el tipo se marchó con sus dos moscardones que decidió robarle, un choque y ya lo habría recuperado todo. Se subió a uno de los tejados y empezó a vigilarlo, esperando un momento en el que la calle estuviera a rebosar para que no se diera cuenta de que ella era la misma que acababa de desplumar. Fue entonces cuando se dio cuenta de que había algo raro. Su andar era muy elegante, los humanos andaban toscamente, puede que esté en particular fuese elegante, pero su sombra parecía cambiar según la luz con cierto retraso, solo un poco, pero no era ni de lejos natural, pero estuvo segura cuando se desencadeno una pelea frente a él y tuvo que evitar un puñetazo, por un instante su sombra tuvo cola. Un demonio ilusionista, Lluuhgua. Algunos pensaban que los de su tipo eran los menos peligrosos, no transmitían enfermedades, ni conspiraban para controlar el mundo a su antojo ni causaban enormes masacres para satisfacer a su señor, solo fornicaban y hacían arte, prácticamente pensaban que podían dejarlos a su antojo, pero ella no era de esos, usar poderes demoníacos para mejorar tu arte era hacer trampas, herético, era el equivalente a llevar una pistola a un duelo de espadas, por lo que ella los consideraba tan despreciables como cualquiera de los otros tipos de demonio. Además… ¿magia ilusoria para estafar a una pobre señorita? Eso estaba muy feo…  Bajo elegantemente del tejado, se revolvió un poco el pelo para fingir que había estado corriendo y se plantó ante el jadeando.

-Necesito…mi…dinero-

-Mala suerte, lo he ganado honradamente.- Honradamente decía… perdió cualquier duda sobre librar al mundo de un demonio hedonista.

-Seguro que podemos… pensar en algo…- Lo miró con sus preciosos ojos violeta, acercándose un paso. Su peinado cubría las orejas elficas, lo que la convertía en la humana más guapa del maldito continente, ese par de tipas no tenían manera de competir con una elfa solar.

-Iros…-

-Pero…- ese par de muchachas se quejaron y la miraron con odio. Ella les devolvió la mirada con una sonrisa, no sabían de la que se estaban librando.

-Ahora- Bingo. Luego se acercó, para pasarle la mano por la espalda

-Ahahahahah, sin tocar en público, tengo una reputación que mantener- Su cara fue un poema, pero aceptó. No podía permitirse el riesgo de que tuviese algún tipo de habilidad de atracción además de la ilusión, no podía ir a matarlo y acabar acostándose con él. Ambos fueron uno al lado del otro hasta su habitación, en una taberna cercana, mientras le dedicaba miradas cargadas de sentido siempre que podía. Y en cuando cerró la puerta… su cuello fue rebanado por una daga, luego apuñalo su corazón, para estar seguros. Estaba definitivamente muerto, puesto que la ilusión empezó a desvanecerse. Cacheo el cadáver, recuperando su dinero y un poco más, luego remojo su dedo en un poco de sangre, por curiosidad, pero decidió olvidarse de probarla, por lo visto eso causaba mutaciones demoníacas, no valía la pena. Lo encontrarían, sin duda, pero…¿Quién echaría de menos un demonio? Además, ya estaría muy lejos para entonces.
avatar
Katarina

Mensajes : 36
Link a Ficha y Cronología :
Katarina

Nivel : 2
Experiencia : 450 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: El festival

Mensaje por Mister Orange el Dom Abr 17, 2016 2:12 pm

Bien, el hijra esta bien, aunque le dire dos puntos en los que a cometido un error de logica.

Primero, no se a puesto a pensar en que el demonio podria ser mas poderoso que usted y en su actuar, quizas hubiera terminada muerta o esclavisada. Tenga en cuenta que los demonios no son debiles, y normalmente, son mas fuertes que los humanos o elfos.

Segundo, la forma en que muere, recuerde que es un demonio, incluso con el cuello cortado pueden luchar, asi que su muerte, la considero algo apresurada, especialmente por que su personaje, fisicamente, no es mas fuerte que el humano comun.

Tenga esto en cuenta cuando se enfrente a criaturas similares, si estu hubiera sucedido en una partida con master, es probable que le hubieran sancionado.
avatar
Mister Orange

Mensajes : 1109
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.