Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» A Hope's Tail
Hoy a las 8:32 pm por Gar'Shur

» El deber de un jefe
Hoy a las 3:44 pm por Varok

» Strindgaard
Hoy a las 2:29 pm por Strindgaard

» Ficha Varok del Clan Martillo de Trueno
Hoy a las 1:19 pm por Bizcocho

» Pero sin presiones eeh!
Hoy a las 12:37 pm por Lujuria

» *dances the seaweed dance* (〜 ̄△ ̄)〜
Vie Nov 17, 2017 2:01 pm por Balka

» Aracnofobia [Campaña]
Jue Nov 16, 2017 9:56 pm por Almena

» - Apocalipsis now -
Jue Nov 16, 2017 7:42 pm por Abdel Azim

» 5 días bajo la nieve [Grupo 1][Campaña][Kasumi, Arete, Pereza, Eudes, Niris, Suwan]
Jue Nov 16, 2017 7:07 pm por Arete

» El cordero
Jue Nov 16, 2017 9:46 am por Bizcocho

» Apocalipsis now
Miér Nov 15, 2017 10:39 am por Abdel Azim

» Varok viene a saludaros
Miér Nov 15, 2017 9:14 am por Bizcocho

» Maleficarum [Solitaria +18]
Miér Nov 15, 2017 6:36 am por Lujuria

» Cassandra vs Aulenor
Mar Nov 14, 2017 3:09 am por Aulenor

» Demonología: Adulterium [+18]
Lun Nov 13, 2017 5:46 pm por Lujuria




Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Vagando por la Tierra Muerta (privada Trosk y Celeste Shaw)

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vagando por la Tierra Muerta (privada Trosk y Celeste Shaw)

Mensaje por Celeste Shaw el Miér Abr 27, 2016 11:30 pm

Después de un agotador vuelo de regreso, aterrizo. Cansada, apoyo las manos en las rodillas y luego vuelvo a erguirme para otear a mi alrededor. Solamente hay una llanura muerta, apenas sin vida. Con un brazo, me seco el sudor de la frente y entonces echo a andar. Cada vez hace más calor. La camiseta de tirantes me agobia, lo mismo que el pantalón y el cinturón.

Ya harta de ese tórrido aire, alzo el vuelo con un golpe de las alas. Me voy alejando cada vez más del suelo, hasta que siento que el aire se refresca un poco. Entonces me mantengo a esa altura durante un rato. Con un picado, bajo y me pongo a ras del suelo, hasta que vuelvo a caminar un rato.

El estómago me ruge. No he comido en todo el día. Tampoco me queda agua, y sé que lo más seguro es que no encuentre un pozo. Me siento con pesadez en una roca, hambrienta y sedienta; pero no puedo quedarme aquí parada. ¿Es que no viene nadie por aquí? No, claro, quién vendría. Un loco. Sí, un loco como yo.

No sé qué hacer para, al menos, engañar a mi estómago y que me deje de doler y sonar. Es horrible. Creo que nunca había pasado tanta hambre. Me levanto. Estiro y luego vuelvo a recoger las alas. No me conviene alardear de ellas; son algo que hace desconfiar a los humanos, y si me dan trabajo es porque, en cierto modo, confían en mí. Odio esto, pero es lo único que puedo hacer. ¿Por qué no pude ser una niña normal? No, tuvo que criarme un asesino, y tuvo que hacerlo a su manera.

Meto la mano en la bolsa y saco de nuevo la arrugada carta. La caravana tendría que pasar por algún lugar cercano a este. Me alzo de nuevo, pero no veo nada. ¿Me habré equivocado? No sería la primera vez, aunque luego lo he arreglado. Sin embargo, ahora tengo solamente una oportunidad. La caravana pasará hoy, en algún punto cercano al que estoy ahora. No hará viaje de vuelta, ni se sabe que haya un segundo viaje. Por lo tanto, es una sola oportunidad.

Una nube de polvo se levanta a lo lejos. ¿Será esa caravana? Probablemente. Vuelo hacia allí, pero aterrizo lo bastante lejos para que no me vean. Caminando, me acerco. Intento que no reparen demasiado en mí, y creo que lo consigo. Me mantengo a una buena distancia, pero no la suficiente como para dejar de perderme ningún detalle importante. La mayoría de los carruajes son descubiertos y llevan a gente dentro.

No me atrevo a acercarme más, no por el momento. Van lentos, así que los sigo sin demasiado problema. El inconveniente es que pronto tendré que comer y beber algo si no quiero desfallecer. Bueno, supongo que ellos llevarán comida y bebida suficiente, cuando acabe podría coger algo. Normalmente no saqueo a mis víctimas, solamente en caso de necesidad, como ahora.

No me acerco demasiado, lo justo para poder seguirlos sin perderme ningún detalle de lo que hacen. Esperaré a que anochezca y bajen la guardia para atacar, aunque es posible que los escoltas se queden despiertos. Por lo menos, algunos de ellos. Entonces sí que será un auténtico problema.
avatar
Celeste Shaw

Mensajes : 309
Edad : 19
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Cronología

Nivel : 2
Experiencia : 310 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Vagando por la Tierra Muerta (privada Trosk y Celeste Shaw)

Mensaje por Trosk el Lun Mayo 02, 2016 9:00 pm

Lo que más había conocido el mirmidon durante todo su recorrido por las tierras de la superficie era tan solo una cosa: arena. Cada paso le hacía sentir que pronto se inundaría y acabaría siendo uno de los restos que los buitres aprovechaban para llevarse a la boca. Tenía la cantimplora llena tras haber encontrado en uno de sus viajes un pequeño y pobre oasis a la deriva del desierto, al que temía de que probablemente ya hubiese muerto una vez que el mirmidon se había alejado a varios metros de este, ahora en una nueva cruzada por el desierto con ningún rumbo especial.

Había estado siguiendo a una gran caravana de la que, según había estado escuchando, parecían querer llegar a el oasis más cercano para sustentarse así mismos y a sus monturas. Muchos de ellos hablaban de una ciudad llamada Akhdar, de la que Trosk comenzaba a sentirse interesado. Para él, cosas como ciudades o reinos eran otros nombres que se les daban a las grandes tribus y clanes que habían en la superficie, que permitían el acceso a cualquiera que buscase refugio y hospedaje.

Sin embargo, aquel grupo probablemente no se sentiría amistoso de aceptar a Trosk entre sus filas y menos aún, cooperar junto con él. Le había pasado con muchas personas en el desierto que lo veían como una aberración más de las arenas, o trataban de creer que la falta de agua les había hecho alucinar cosas que no estaban ahí. De todas maneras, el insectoide no creía que su dura crianza en el Gran Hormigón había sido en vano, y por tal razón, creía que podría resistir solo como había hecho antes de cruzarse con la caravana en el desierto.

Durante un buen tiempo, el insectoide había estado recolectando alguna alimaña del desierto de la que pudiese alimentarse y, entre la tantas, encontró a tres escorpiones que ahora habían quedado empalados en el filo superior de su tridente. Había regresado de vuelta hacia la caravana, a la cual pretendía seguir si de casualidad llegaban a encontrar agua o suministros en medio de la nada. No tenía cosas que cumplir con ellos y tampoco era un héroe para buscar su aprobación, el insectoide solamente buscaba sobrevivir a toda costa.

Una vez que había regresado con el trío de escorpiones recolectados en medio del desierto, regresó de vuelta hacia su punto de partida, en donde se hallaban un pequeño montón de ramas agrupadas entre sí y algo ennegrecidas, debido a que el insectoide había armado una fogata para la noche. En aquella noche se había adelantado al grupo que había pretendido seguir, pero ahora, habían llegado como si todo lo que hizo se hubiera planificado, aún cuando no lo esperaba venir.

Prefirió quedar a solas de aquel grupo que no buscaba cooperar con él ni Trosk con ellos. Sólo clavó la punta inferior de su tridente a la arena y tomó un escorpión de entre las puntas de la parte superior de su tridente de doble filo. Lo ingirió con mucha prisa, puesto a que los alimentos en el desierto solían escasear mucho aún para un nómada con algo de experiencia en moverse en ellos. Descolgó de su hombro la cantimplora a la que no había tocado durante un par de horas y revisó de reojo su alrededor, no quería que de casualidad algún bandido lo tomase desprevenido. Era común que en el desierto uno que otro ladronzuelo se aprovechase de los recursos de los demás.

Pero aquello no fue lo que encontró. Justo antes de que viese un humo levantarse hacia los cielos, producto de un posible paro de la caravana en medio del desierto para un breve descanso, notó a una chica con un cabello rojo como el fuego y que de entre sus espaldas, unas alas de aspecto membranoso relucían acopladas bajo su espalda como si fuesen parte de ella. Trosk había aprendido en cierta parte a diferenciar a las razas de otras, y ya sabía que no toda la superficie se limitaba a humanos únicamente, más sin embargo, nunca antes había visto a un ser como ese.

— ¿Por qué estar tan sola en medio de desierto? —Le gritó el insectoide hacia la chica que yacía alejada de él. Su voz tosca y extraña que emitía sus palabras extrañamente acentuadas era algo ronca. — Tener agua y provisiones aquí si buscar abasteceros. Poder acercaros.

Pese a que tampoco deseaba tener a un cadáver a unos cuantos metros de su refugio por deshidratación, Trosk también buscaba curiosear sobre la raza de la chica y tal vez hacer un compañero para las arduas caminatas por el desierto. Gustaba de cooperar siempre y cuando hubiese confianza entre cada uno.



"May your road lead you to warm sands"

avatar
Trosk

Mensajes : 35
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Vagando por la Tierra Muerta (privada Trosk y Celeste Shaw)

Mensaje por Celeste Shaw el Lun Mayo 02, 2016 9:41 pm

Me giro, sobresaltada, cuando oigo una voz a mis espaldas. Se trata de un... un insectoide. Está algo lejos, su voz es ronca. No sé si me puedo fiar de él. Saco la daga, aunque no vaya a hacer mucho con ella, es algo. Si las cosas se ponen feas ya sacaré la espada. Me acerco poco a poco, sin perder de vista la caravana. Frunzo el ceño y tenso las alas, lista para echar a volar en cuanto detecte cualquier tipo de amenaza.

-Me llamo Celeste. ¿Y tú? Estoy... Estoy cumpliendo una misión. Y... Muchas gracias.

Me acerco algo más, todavía desconfiando. No demasiada gente me ha ofrecido algo, pero nunca ha sido desinteresadamente. Siempre querían algo a cambio. ¿Será distinto con él? No lo creo. Seguramente no, seguro que es como todos los demás y luego me pide algo. Aunque... Si hago que confíe en mí podría ayudarme con el encargo, ¿no? Claro que luego tendré que darle una parte de la recompensa, pero eso no me importa. Será bastante cuantiosa, de las mayores que me hayan dado nunca. Aunque... Si fallo, me matarán. Lo harán, seguro que sí. Nada les podrá detener, si cruzo el reino no será tierra suficiente para que me pueda esconder. Tienen gente en todas partes.

Me siento a su lado, sin perder de vista la caravana. No voy a fallar. Estoy hambrienta y sedienta, sí, pero eso no va a hacer que me fíe de cualquiera. ¿Y si trata de detenerme? ¿De entorpecerme? No lo sé, no sé qué va a pasar, pero realmente es cuestión del azar. Ahora mismo estoy demasiado hambrienta y sedienta para negarme a ese ofrecimiento aparentemente desinteresado. Todavía sin soltar la daga, pero apoyando en el suelo la mano que agarra fuertemente el mango de la daga, llego hasta su lado y lo evalúo de cerca. Hmm, realmente tiene una pinta algo rara, pero la verdad es que he tratado con gente más extraña que él. Decido que, por el momento, me fiaré de él, pero nada más. Si me traiciona... Entonces ya no habrá piedad.

Veo que la caravana no se mueve. ¿Se habrán parado definitivamente ahí hasta que reanuden la marcha por la mañana? Eso espero. Así podré infiltrarme por la noche y, al fin, cumplir esa misión. Llevo días detrás de ellos, ahora que estoy tan cerca nadie me lo va a impedir. Miro hacia allí con los ojos chispeantes, iré en plena noche, cuando esté todo el mundo dormido y con la guardia baja. Me suena que mi objetivo es un esclavista, pero no estoy segura. A ésos los odio, pero no es mi trabajo opinar sobre las vidas de los demás. Mis opiniones me las guardo para mí.

-¿Llevas mucho tiempo por aquí? -le pregunto.
avatar
Celeste Shaw

Mensajes : 309
Edad : 19
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Cronología

Nivel : 2
Experiencia : 310 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Vagando por la Tierra Muerta (privada Trosk y Celeste Shaw)

Mensaje por Trosk el Mar Mayo 03, 2016 12:05 am

Se sorprendió al ver que la chica aceptó su oferta de ir con él. Era extraño ver a una persona que no tratará de pasar indiferente o alejado de alguien como el insectoide, pero ella parecía ser una de las pocas excepciones que el mirmidon encontraba a lo largo del desierto. El nombre de la chica de aquellos cabellos al rojo vivo se llamaba Celeste, y bajo unas palabras un tanto pausadas dio las gracias e informó al insectoide de que estaba en una misión, probablemente discreta.

— Yo ser Trosk. —Se presentó ante Celeste, poco después de que conmemorase la oferta del mirmidon con un gracias al respecto. Agarró su calabaza que servía como una cantimplora y uno de los escorpiones que yacía empalado entre las puntas de su tridente y se las mostró a la chica con sus brazos inferiores. — ¿Querer un poco?  no saber tan mal a pesar de aguijón, aunque, el agua estar fresca.

La chica se sentó junto a él, cosa rara para alguien que lo veía a primera vista en aquellos lares, pero sin embargo, no se distinguió mucho del resto cuando sacó su daga ante la oferta de Trosk. Tal vez desconfiaba o se aprovecharía de estar armada para asaltar al insectoide, pero este no estaba para lidiar con asaltantes y no duraría en encargarse de ello si eso meritaba la situación. Pero prefirió ir por el lado de lo pacífico, tal vez, por que nunca había escuchado un gracias de la gente con la que solía toparse en el desierto. Podría ser que no era como todos.

— Algo así. —Contestó Trosk a las afirmaciones de la chica—. Hace tiempo Trosk estar rondando en el desierto, pero esa caravana hablar de una tierra llamada Akhbar que parece ser interesante. —Prosiguió, preguntando bajo mera curiosidad a la chica. — ¿Cuál misión tener Celeste que es tan importante como para ir a caluroso desierto?

Mientras que esperaba su respuesta, Trosk tan sólo podía ver como aquella caravana se refugiaba entre grandes carpas improvisadas y armaban una hoguera para calentar sus alimentos. Pero no tardó mucho en que viese como alguien salía de la carpa y un hombre con un turbante en la cabeza, vestido con ropajes que en cierta medida relucían como exóticos para el primitivo insectoide, comenzaba a arremeter contra la espalda de aquel desdichado hombre una serie de latigazos sin alguna muestra de piedad. El mirmidon lo había estado viendo durante un par de días en los que seguía a la caravana, y sabía que pese a que aquel hombre no era una buena persona, por extraña razón aquel grupo de personas seguía estando al mando de ese necio líder.

— No agradarme ese señor. —Dijo el insectoide para la chica, mientras que a su vez señaló hacia la caravana donde sucedía aquel horrible evento. — Pero aún así todos hacer lo que él dice por extraña razón, aunque hombre no saber cooperar con el resto.


Última edición por Trosk el Mar Mayo 03, 2016 8:22 pm, editado 1 vez



"May your road lead you to warm sands"

avatar
Trosk

Mensajes : 35
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Vagando por la Tierra Muerta (privada Trosk y Celeste Shaw)

Mensaje por Celeste Shaw el Mar Mayo 03, 2016 3:41 pm

Esbozo una sonrisa cuando él se presenta. Asiento con la cabeza. Trosk. Me gusta el nombre. Lo miro con algo de curiosidad, y luego paso a mirar el escorpión que me ofrece. ¿Como estará? ¿Debo aceptarlo? Me muero de hambre, pero... ¿Será malo para mí? Sólo hay una forma de saberlo... La verdad es que ahora mismo no le haré ascos, aunque sea una de las cosas más raras que probaré nunca. Guardo la daga y, con cautela, cojo uno de los escorpiones.

-Muchas gracias, de verdad -le doy un mordisco-. No está mal. Sabe algo raro, pero no es de lo peor que he probado.

Escucho lo que Trosk dice sobre los de la caravana y mi rostro, casi automáticamente, adopta una expresión seria. Así que van a Akhbar... Tendré que acabar el trabajo antes de que lleguen, entonces. No me será fácil entrar allí, pero si no hay más remedio lo intentaré.

-Akhbar... Es un reino próximo. Es... Mágico. No puedo describirlo de otra forma -frunzo el ceño cuando me pregunta sobre la misión-. La misión... Es peligrosa, pero si no la cumplo entonces sí que estoy lista. Si no lo hago... Me matarán.

De repente, veo a un hombre salir de uno de los carruajes y azotar a un esclavo. La sangre me hierve. ¿Cómo se permite tal injusticia? ¡Las personas no son propiedades! Me levanto de un salto y saco la espada. Es él, estoy totalmente segura. Él es mi objetivo. Debo matarlo en cuanto antes. ¿Cómo se atreve? Solamente la voz de Trosk me hace ver que no estoy sola.

-A mí tampoco me gusta ese hombre. ¿Me preguntabas cuál es mi misión? Matarlo. Si acabo con él, recibiré una buena recompensa. Y si no lo hago, me matarán a mí.

Reflexiono durante un largo rato acerca de sus palabras respecto al hombre. Que por qué es el líder si no sabe cooperar con el resto. Bajo la espada, ya algo más calmada, y frunzo el ceño. ¿Qué me hace obedecer las órdenes que me dan? El miedo. Eso es lo que me hace obedecer. Entonces... Supongo que será lo mismo con él. Le tienen miedo. Es evidente por qué le tienen miedo.

-Lo temen. Tienen miedo, por eso hacen todos lo que él dice. ¿No ves los azotes que le está dando al otro? Eso es porque ha desobedecido. Si obedecen sus órdenes, se salvan de recibir una azotaina. La cosa funciona así, es la ley del más fuerte. Casi en ningún lugar es distinto a eso.

Avanzo un poco hacia la caravana. Tenso las alas, lista para echar a volar si la cosa se pone demasiado fea. No quiero salir malparada de todo esto. Quiero salir indemne, si puedo, como he hecho tantas veces.
avatar
Celeste Shaw

Mensajes : 309
Edad : 19
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Cronología

Nivel : 2
Experiencia : 310 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Vagando por la Tierra Muerta (privada Trosk y Celeste Shaw)

Mensaje por Trosk el Vie Mayo 06, 2016 11:04 pm

Trosk miró como Celeste había esbozado una sonrisa de su rostro, un  tanto indiferente al respecto. No entendía exactamente que significaba hacer ello entre los seres de la superficie. Tal vez era alguna forma para dar las gracias ante la solidaria forma en la que el insectoide compartió su alimento con ella. Decidió preguntarle a la chica antes de quedar con aquella incógnita en la cabeza. Planeaba algún día ir hacia Akhbar y si lo hacía, debería de aprender algunas de las costumbres básicas de los seres de la superficie si lo que quería era adaptarse y ser recibido en aquel lugar.

— ¿Qué significa? —Preguntó Trosk—. Eso que hacen... sonrisa, eso. —Señaló con un dedo sus fauces entre las que se resaltaban su par de mandíbulas rectas de aspecto similar a colmillos. Las movió a los lados, tratando de esbozar una sonrisa como la chica, pero solamente llegó a alcanzar a parecer más extraño que afable.

La chica no tardó mucho en dar unas cuantas palabras acerca de Akhbar, de la cual la describía como un reino en vez de una tribu tal como lo hacía Trosk, pero al menos había algo en lo que ambos concordaban: era mágico. Apenas había escuchado de la existencia de un reino en las arenas y el insectoide se había emocionado. Aquel lugar podría ser su escape, o su salida, de aquel árido infierno que estaba obligado a lidiar día a día.

A veces, la chica solía pausar sus comentarios cuando trataba de dar a entender su misión a Trosk, de la que parecía ser una peligrosa misión que requería extremada cautela o más bien, cumplirse y si no, la joven moriría. Pese a que sus ojos no podían transmitir una especie de emotividad tal como la de la chica, el insectoide entendió en cierta parte el dilema en el que se hallaba la chica. Era usual en su tribu, en la que cada trabajador debía hacer lo que tenía que acatar si no quería ser arrojado hacia los buitres del desierto. Pero parecía que al final la chica había cedido a contarle, puesto a que su encargo giraba entorno al líder de la caravana. Debía de asesinarlo a sangre fría, cosa que su tribu no hubiese hecho más que asesinarlo como castigo, pero algo le decía a Trosk que aún siendo un asesinato, la chica tenía una razón justa para hacerlo y una extra: el sujeto era un completo bastardo.

La chica comenzó a decirle lo que le parecía aquel hombre que estaba destinada a asesinar. Tanto él como ella detestaban mutuamente a aquel horrible castigador que se hacía llamar líder, pero Celeste tocó bajo cuando le habló acerca de la ley del más fuerte para Trosk. Posibles hermanos y hermanas del insectoide probablemente habrían muerto por esa ley a la que, tal como dijo, estaba presente en casi todo el mundo. Las propias matronas castigaban a sus hijos débiles enviándolos por sí mismas como aperitivo para los buitres adiestrados de la tribu. Pero esto sólo le hacía recordar a la primitiva y salvaje conducta de su especie, que había bajado un poco su interés por la superficie.

— Todos temer a algo... pero hombre no ha descubierto el suyo. —Dijo Trosk, mirando fijamente al cuerpo del hombre azotado centenas de veces por su amo. Al final, aquel castigador regresó de vuelta a su carpa y abandonó el cuerpo abatido del pobre hombre, ensangrentado e inerte, con su espada marcada de cientos de tajos enrojecidos por la sangre que emanaba en él tras los latigazos.

Notó como su compañera avanzada y, tras ver el pobre cuerpo del sirviente, decidió avanzar junto a ella a un lado; guardó antes que nada su cantimplora y sacó su tridente de la arena, del que entre sus pinchos devoro el último escorpión que había recolectado entre los tres. Acopló ambas manos sobre el asta del tridente de doble filo de piedra, mientras que disimulaba ver la espalda de la chica en el que sobresalían sus alas que todavía parecían intrigar a Trosk.

— Por cierto, ¿qué ser tú? —Preguntó el insectoide, curioso por saber.



"May your road lead you to warm sands"

avatar
Trosk

Mensajes : 35
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Vagando por la Tierra Muerta (privada Trosk y Celeste Shaw)

Mensaje por Celeste Shaw el Sáb Mayo 07, 2016 12:13 am

Me sorprendo un poco cuando pregunta el significado de la sonrisa, ¿no lo sabe? Y está realmente divertido cuando intenta hacer una. Tengo que taparme la boca con una mano para que no se me escape la risa, aunque algún sonido ahogado sí que se escapa. Cuando ya me puedo asegurar de que no se me escapará la risa si me quito la mano de la boca, respiro a fondo y se lo explico.

-La sonrisa puede significar varias cosas, dependiendo de la situación. A veces es solamente por cortesía, por ser educado con el otro. Aunque también puede mostrar alegría y diversión, placer, o, como en este caso, agradecimiento. Cuando no dices "gracias" se puede acompañar de una pequeña inclinación de cabeza. Mira, así -sonríe a la vez que inclina levemente la cabeza.

Sonrío cuando Trosk dice que ese hombre no ha encontrado su miedo. ¿Seguro que no? Me temo que su miedo está perfectamente a la vista. Eso es lo único que puedo descifrar sin problemas de los seres inteligentes, sus miedos. Puedo saber con bastante exactitud a qué temen si los observo durante cierto tiempo. Y con él lo tengo claro desde el principio.

-¿Que no lo ha encontrado? Creo que sí teme a algo, y que sabe a qué exactamente. Yo creo que tiene miedo de perder su poder sobre los esclavos, y por eso los atemoriza tanto. En realidad, todos los poderosos temen perder su poder. Pero llega un momento en el que hay alguien que se lo arrebata, y esa persona que ocupa el lugar del anterior vuelve a temer lo mismo. Es un ciclo sin fin. Y la gente como yo, los mercenarios, hacemos el trabajo sucio de esa gente.

Entonces me quedo en silencio y miro los despojos del esclavo. Con la espada en la mano, veo que el hombre vuelve a meterse en la carpa. Debería matarlo ahora, que seguro que tiene la guardia baja. No debe de esperarse un ataque. O, si no, y si cuento con la ayuda de Trosk... Podría hacerme pasar por una viajera perdida, pero... No, mejor que no. No sé si puedo contar con él o no, realmente.

Avanzo un poco más hacia la caravana, debería hacerlo esta noche y ya me lo quito de encima. Será peligroso, lo sé, pero debo hacerlo. O me matarán. Muere o muero, y yo tengo claras mis preferencias.

Miro con algo de sorpresa a Trosk cuando me pregunta qué soy. ¿No lo sabe? Bueno, quizá sea normal si ha vivido durante tanto tiempol en el desierto.

-Soy una Divuim. Una Tenebrii, para concretar. Venimos de un reino en las nubes... pero yo no me acuerdo de ese reino.
avatar
Celeste Shaw

Mensajes : 309
Edad : 19
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Cronología

Nivel : 2
Experiencia : 310 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Vagando por la Tierra Muerta (privada Trosk y Celeste Shaw)

Mensaje por Trosk el Miér Mayo 11, 2016 1:37 am

Era una lástima para él no poder dar sonrisas tal como hacían los humanos y otras razas en la superficie, pero pese a ello, al menos lograba sacarle una sonrisa de vez en cuando a su nueva amiga. A veces se tornaba preocupada por cumplir su encargo, y algunas veces eso podía sacarla de esa preocupación, aparentemente paranoica, que parecía tener al respecto. Pero mientras ambos anduvieron entre suposiciones frente a aquel enigmático y desagradable líder de aquella caravana, Celeste le había respondido algo sobre lo que le parecía ser el miedo del jefe de tal grupo.

— Eso no ser miedo, ser simplemente supervivencia porque sabe que matarían a hombre que los torturaba. No pasar a buenos líderes. —Contestó Trosk. No indagaba mucho en dar una respuesta concisa tal como lo hacía Celeste, puesto a que su forma de hablar el lenguaje común solía resultar incómodo para la gente con la que solía dialogar. Se conformaba con haber dejado clara su idea al respecto y sin algún problema.

Aún si el bastardo el bastardo era bueno o no, ayudaría a la chica para lidiar con su tiranía dentro de aquella caravana. No lo hacía por que fuese lo correcto, o por mero interés, lo hacía por el desagrado que guardaba a aquellos desgraciados que se hacían llamar líderes sin tener la más mínima idea de lo que era serlo. No tendría problemas de darle una mano a la chica que, siendo amigable con el insectoide, no era nada parecida a aquellos antipáticos miembros de la caravana y el cruel hombre que los lideraba como borregos.

Mientras que iban a por la caravana, o al menos, acercarse para estar en un punto estratégico en el que podrían espiarlos, la chica le hablaba de su raza conocida como Diviums. Venían de un reino entre las nubes que podría ser la razón sobre el porque de sus grandes alas que se desplegaban sobre sus espaldas, pero ella parecía no recordarse de ese reino. A Trosk le parecía algo triste el no recordar la tierra natal de su gente y se compadeció con la joven de cabellos rojizos.

— Mi gente venir de la Tribu del Gran Hormigón. —Le comentó Trosk.— Ser gran montaña de arena al filo del desierto. Nosotros ser obreros, pero para la Gran Madre todos somos guerreros... y yo estar muerto para ella, así como para familia. —Finalizó, un poco entristecido por ello.

— ¿Y cuál ser tu plan? —Preguntó Trosk, olvidándose de su breve melancolía por su destierro mientras que caminaba al lado de la dama de cabellos rojizos que cargaba en una de sus manos una espada. — Hombres pronto partir cuando comida y agua acabar, no durar mucho por aquí si tener oportunidad de llegar a Akhbar.



"May your road lead you to warm sands"

avatar
Trosk

Mensajes : 35
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Vagando por la Tierra Muerta (privada Trosk y Celeste Shaw)

Mensaje por Celeste Shaw el Miér Mayo 11, 2016 10:29 am

Asiento a la respuesta de Trosk. Supervivencia, miedo a morir... Claro, si pierde su poder muere. Depende de tener aterrorizados a los esclavos. Realmente... es lo mismo, ¿o no?

-Sí, en el fondo es supervivencia. Si pierde ese poder sobre los otros, lo matan. Así que también es supervivencia. Y tienes razón, a los buenos líderes no les pasa eso. Simplemente... la gente los sigue porque saben convencer, y no necesitan de la violencia para que los sigan. Además, velan por su grupo, se preocupan por ellos. No los matan.

Lo miro de reojo, tiene una pinta bastante rara, pero eso me da lo mismo. Me enseñaron a aceptar todo tipo de gente para cooperar. A veces, la ayuda puede venir del ser más raro o inesperado. ¿Por qué la gente juzga? Eso solamente trae problemas.

Poco a poco, nos vamos acercando a la caravana, hasta que paramos cerca de la cima de una duna, en un lugar estratégico para observar sin ser vistos. Entonces me tiendo en el suelo y asomo la cabeza para espiarlos. Oigo ola explicación de Trosk sobre su raza, y por un momento me invade la tristeza. Todavía más cuando dice que está muerto para todos ellos. Giro la cabeza y lo miro. Suavemente, coloco una mano sobre uno de sus brazos, en un punto cercano a la pinza.

-Lo siento... Tiene que ser muy duro, todavía más si es tu familia y has convivido mucho tiempo con ellos.

Algunas lágrimas se deslizan por mis mejillas. Me ha hecho acordarme de mi maestro, que me dijo que me habían abandonado. Me decía que lo habían hecho porque era un desecho. Y yo me esforzaba por demostrarle que no lo era, que realmente valía para algo... pero era inútil. Me castigaba, me reñía, me pegaba... Me llevo los dedos a la marca de la quemadura en el cuello. Eso me lo hizo él cuando tenía cuatro años por intentar darle un abrazo. ¡Lo odié tanto! Pero ahora está muerto.

-Yo... No conocí a mi familia. Me dijeron que me habían abandonado cuando era un bebé. No sé si están vivos o muertos, o si se acuerdan de mí.

Con rabia, me seco las lágrimas con el dorso de la mano, y vuelvo a centrarme en lo que hace la caravana. Parece que se han parado ahí ya para toda la noche. Mejor. Lo oigo preguntar qué plan tengo. Espera... ¿me va a ayudar?

-¿Vas a ayudarme? Si es así... Podríamos tenderles una trampa.

Lo miro con los ojos muy abiertos. ¿Por qué me ayuda?
avatar
Celeste Shaw

Mensajes : 309
Edad : 19
Link a Ficha y Cronología : Ficha
Cronología

Nivel : 2
Experiencia : 310 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: Vagando por la Tierra Muerta (privada Trosk y Celeste Shaw)

Mensaje por Trosk el Lun Mayo 16, 2016 1:34 am

El insectoide siguió a la divium hacia la cima de una duna entre el vasto desierto, con tal de poder aprovechar la posición para espiar a la caravana que contenía al objetivo de su compañera, aquel misero esclavista que en algún momento de su charla había sido el tema de conversación. Trosk notó como su compañera se había recostado sobre la arena, a lo que él la acompaño colocándose en cuclillas sobre la ardiente arena del desierto, mirando desde la cima a la caravana con sus inexpresivos ojos y grandes ojos ámbares.

Su compañera le dio sus pesares cuando le relató de manera breve lo que había pasado con los de su tribu, pero él ahora eran cosa del pasado, más sin embargo, había un lugar remoto en su corazón del que dedicaba aquella mísera lástima y anhelo por volver con su gente. La divium había soltado unas cuantas lágrimas al momento de decir aquello, que corrían como cascadas sobre sus mejillas. El insectoide pensó si tal vez su breve comentario sobre su tribu le había hecho sentir así o tal vez ella se había sentido identificada con lo que dijo. Con una de sus garras de sus brazos inferiores, el insectoide limpió las lágrimas que vertían sobre la mejilla de la chica de cabellos rojizos.

— No hay porque llorar, Celeste. —Comentó, acariciando levemente la mejilla de su compañera. Se mantuvo un poco blando cuando notó que su compañera comenzaba a sentirse triste. Tal vez el mirmidon no sabía sonreír, pero si sabía lo que era llorar. El desierto estaba lleno de melancólicos, que ante la soledad en aquel mar de arena del que les era imposible escapar, recurrían a entristecerse y encerrarse así mismos.

Su nueva amiga le había relatado también algo de su familia, a lo que Trosk pudo alcanzar a comprender. Un huérfano en su tribu moriría tan pronto como fuese abandonado, usualmente porque la mayoría eran abandonados por ser débiles según los estándares de su sociedad. Pero Celeste tenía suerte, o al menos según el insectoide.

— Celeste, ellos no importar ahora. —Trató de ayudar a su compañera con algún consejo motivacional—. Ahora estar tú y yo, familias fueron olvidadas. Vivir o morir era tu trabajo, entonces pasado no debe engañarte para a muerte llevarte.

Tal vez había sido un buen consejo, o quizás una reflexión de sí mismo. Hace largo tiempo que recurría a sí mismo y no requería de su gran cantidad de hermanos que eran liderados por su patriarca y su matriarca. Ellos le habían enseñado lo que era la dureza en su tribu, toda su vida consistió durante años en matar o morir, en el débil o en el fuerte. Alguna vez pensó que era el único que había tenido que cargar con tanto peso por encima durante su vida, pero la chica de cabellos rojizos, aunque no perteneciese a su raza, era lo más cercano a una amiga o tal vez él era muy confiado.

— ¡Claro! —Dijo con algo de entusiasmo el insectoide, mientras que dio unas vagas ideas para alcanzar al líder de la caravana y eliminarlo. — ¿Qué tener en mente Celeste para el plan?



"May your road lead you to warm sands"

avatar
Trosk

Mensajes : 35
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: Vagando por la Tierra Muerta (privada Trosk y Celeste Shaw)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.