Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Noche de Muerte [Campaña]
por Lia Redbart Ayer a las 11:16 pm

» [Campaña] La Ciudad de Oro, Dinas Aur.
por Frank Morgan. Lun Sep 17, 2018 2:43 am

» Tentrei, la Balada Carmesí
por Tentrei Iskusstvo Jue Sep 13, 2018 4:39 pm

» Almena Ysun
por Bizcocho Miér Sep 12, 2018 12:41 pm

» Izvir van Rhamis | En construcción
por Bizcocho Mar Sep 11, 2018 12:15 pm

» No tuvo caso...
por Tentrei Iskusstvo Dom Sep 09, 2018 9:50 pm

» La Incertidumbre de la Magia [CAMPAÑA]
por Balka Dom Sep 09, 2018 9:01 pm

» Sangre, Perfume y Sueños Alados [Priv. Celeste]
por Tanets Iskusstvo Jue Sep 06, 2018 10:50 pm

» El Cuervo sobre el Muerto
por Katarina Jue Sep 06, 2018 9:33 pm

» Perdición en la Noche (Partida Libre)
por Etlhan VII Jue Sep 06, 2018 4:43 am




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


Arribando a Divia [Solitaria]

Ir abajo

Arribando a Divia [Solitaria]

Mensaje por Zeena Samaha el Jue Abr 28, 2016 2:23 pm

Largos días han pasado desde que acudí a Divia. Los recuerdos se agolpaban en mi cabeza como una avalancha que estaba a punto de desencadenarse en el fondo de mi mente.

Recordaba cómo aquella aldea había sido el origen del cambio de todo lo que a mi forma de pensar sobre las mujeres se refería. Y no podía olvidar la poblada cabellera azabache que descansaba sobre mis pálidos brazos, como si estuvieran ahí para teñir de un color más natural mi piel. Creaba un contraste tal que parecía que mi piel brillara bajo su suave abrazo.

No recordaba ni tan siquiera su nombre, pero no podía olvidar la forma ovalada de su rostro, tan suave y tan delicada, y aun así, tan bañada por la luz del sol, tan natural, y tan resistente.

En ningún momento tuvo marca alguna de nada, que yo recordase, pero a mí hasta el roce con su pelo me dejaba un trazo ligeramente enrojecido, como si fuera un mero recuerdo de lo que hiciera un momento me tocase.

Recordar todo esto no hizo sino hacerme ir hasta allí. Quería volver a ver a esa muchacha, conocerla, y saber qué sucedió aquella noche. Quería redescubrir lo que habría sentido aquella noche, y saber si era totalmente sincero lo que había pasado, o si solo fue producto del alcohol.

Así que, tras mucho deliberar, tomé la decisión de ir hacia allí, hacia lo profundo de Thonomer, donde quizás hacia algo de frío, pero podría aguantarlo adecuadamente. Si la gente cultivaba comida allí, el tiempo no podía ser tan malo.

Subí a una embarcación con rumbo a Thonomer desde la zona sur de la geografía Norethiana. El viaje apenas duró 1 día y medio, pero la espera merecería la pena, o eso pensaba yo.

Al caer la noche del segundo día, el barco arribó a puerto meciéndose sobre las aguas calmas de la mar, algo que siempre era tranquilizador. El mar cuando se volvía bravo, era temible. Afortunadamente no había sido así, por lo que dejé este pensamiento de lado, y desembarqué del navío, cayendo en un muelle de piedra que se extendía desde una calle, donde había múltiples edificaciones de aspecto antiguo y castigado por el salitre. Las puertas de madera parecían hinchadas por la humedad, y la piedra, gastada por el azote del agua y el aire.

No era buen lugar para buscar alojamiento, y aun así, no tenía sueño, así que tomé la decisión de hacer un paseo nocturno hacia la villa. Quizás sea temerario, quizás sea peligroso, pero bueno, dudaba francamente que algún bandido fuera a encontrarme.

Salí de la ciudad con paso tranquilo, y mientras me alejaba de la civilización, me desaté el parche, dejando mi ojo violeta visible ante la luz de la luna roja. Lo moví a un lado y a otro, para no dejarlo desentrenado, con lentitud. Empezaba a pensar que debía deshacerme del parche, y aceptar mi ojo violeta, y dejar fluir la magia de agua. No podía negarme a mí misma, y menos ahora, que estaba sola con mis pensamientos. Tenía que dejar el parche. Guardarlo para siempre, y seguir adelante con ello.


Ficha de Zeena Samaha
Cuadero Bitácora (Cronología)

Diálogo (indigo) Pensamientos (orange) Narrativa
avatar
Zeena Samaha

Mensajes : 74
Link a Ficha y Cronología : Zeena
Cuaderno de Bitácora

Nivel : 2
Experiencia : 930 /1000

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.