Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ratquest [Campaña]
por Egil Dom Oct 14, 2018 11:12 pm

» Tiempo de caza [ Solitaria ]
por Balka Dom Oct 14, 2018 9:37 pm

» Fue una buena estadía
por Egil Dom Oct 14, 2018 6:14 pm

» Egil
por Egil Dom Oct 14, 2018 5:59 pm

» Elíacer. [Grifo](Terminada.)
por Alegorn Vie Oct 12, 2018 12:20 am

» Un Dios entre Nosotros.
por Strindgaard Miér Oct 10, 2018 5:02 am

» La Esfinge de los Hielos
por Katarina Lun Oct 08, 2018 11:07 pm

» A Tale of Two Fluffs
por Vanidad Lun Oct 08, 2018 9:05 pm

» El Cuervo sobre el Muerto
por Reuven Lun Oct 08, 2018 1:57 pm

» Pesadillas en carne y hueso.
por Tentrei Iskusstvo Sáb Oct 06, 2018 8:42 pm




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


A la aventura en el bosque (priv. con Blake)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

A la aventura en el bosque (priv. con Blake)

Mensaje por Gerarld Amattore el Jue Abr 28, 2016 4:43 pm

Una soleada tarde de primavera, el joven divium había decidido ir en busca de aventuras, dejarse llevar nuevamente. Pausado la misión de reclutar gente para el barco, y dejándolo en buen puerto, aquel hombre era libre de fluir con el viento, de tocar las nubes altas o de volar a ras de la hierba fresca. El viento lo había llevado de un lado a otro, se había incluso alejado de Geanostrum y adentrado en la región de Efrinder.

Siguiendo el camino de los mercaderes, y pasando por varios pueblos llego al linde del bosque de Physis. Un enorme bosque que en el pasado había sobrevolado más de una vez, pero que nunca había recorrido por dentro. Y hoy era uno de esos días en el que se siente curioso y se adentró en el bosque.
Como estaba del lado este del bosque, sabía que era seguro, que no tendría problemas, esa zona de Efrinder estaba acostumbrada al comercio, y en los poblados cercanos el intercambio de culturas era normal. De hecho en uno de esos poblados se había llenado el estómago y la mochila, varias provisiones, agua, y ropajes y sabanas para si hiciera falta descansar.

Entrando en aquel majestuoso bosque, Gerarld estaba admirando la naturaleza, no había muchas de esas veces que Gerarld buscaba alejarse de la gente y explorar el mundo, pero tampoco eran tan inusuales, después de todo siempre ha sido un espíritu libre.

El bosque era amplio, frondoso, pero sin ser sofocante, distaba mucho de ser una jungla, y el sol pasaba entre las copas de los arboles sin problemas. Un roció agradable bañaba la hierba, el olor de la misma impregnaba el ambiente y un camino de piedras viejo que había cedido ante la naturaleza dictaba su camino.

Estaba claro que había cogido uno de esos viejos caminos que solían haber por la zona. Sin saber bien cuantos kilómetros recorría y evitando el camino principal metiéndose por algún camino ya olvidado, llego a un páramo de lo más curioso, era claramente parte del bosque, pero junto a los arboles habían casas derruidas con el tiempo, piedras de los muros caídos, madera vieja, mohosa y podrida. Y en general un pequeño poblado abandonado. Antiguamente estaría poblado por humanos, u otras razas, pero la abandonaron a la naturaleza. El centro del poblado tenía un pozo, aun con agua. No tendría más de 5 casas, ya ruinas y de poca altura, invadidas por el verde.

Mientras exploraba lo que parecía el inmueble más grande, posiblemente una posada. Una cosa alerto al divium. Mirando con cautela a su alrededor.. Un ruido lo había alertado. Un grito tal vez?

Escuchando con cautela, y mirando por todos lados, pudo oír un sollozo incluso, y otra vez un grito, una llamada de auxilio. Gerarld levanto el vuelo hasta los árboles y miro alrededor. Cerca del poblado se veía unos arbustos moverse.
Gerarld se acercó volando con suavidad, aterrizo y bajo la guardia, pues se seguían oyendo unos sollozos infantiles.

-Hola estas bien? Vengo a ayudarte- dijo con un tono amable, aun sin saber cómo ayudar. Mientras daba la vuelta a un arbusto.
De pronto se vio de frente con una criatura, desconocida para él, era claramente un oso, si tuviera que describirlo, pero era más pequeño en general, seguramente una raza de osos específica de la zona. El oso tenia acorralado a la niña que estaba subida en un árbol y aferrada con los ojos cerrados llamaba de vez en cuando por ayuda.

Debajo, el oso devoraba lo que parecía comida preparada. Presumiblemente de la niña. Y ni siquiera había notado la llegada del divium pues se hallaba concentrado en su comida.
El pirata, rápidamente desenfundó su sable y concentro velozmente su magia en la hoja que prendió fuego. Cogió una rama del arbusto y uso su espada flamígera para prender una antorcha y se acercó rugiendo y gritando al oso, agitando ambas manos.

Consiguiendo espantar al animal sin poner en riesgo su integridad física. El pirata apago la antorcha contra el suelo y con ayuda de sus pies. Clavo su sable en la tierra húmeda mientras su llama se iba extinguiendo poco a poco. Y alzo los brazos en dirección a la niña.

-Ven, ya estas a salvo, ya puedes bajar- Le dijo mientras intentaba ayudar a la pobre niña bajar del árbol.
avatar
Gerarld Amattore

Mensajes : 396
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : Gerarld Amattore
El Ascenso del Fenix

Nivel : 3
Experiencia : 1355 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: A la aventura en el bosque (priv. con Blake)

Mensaje por Evelyn Blake el Jue Abr 28, 2016 8:33 pm

El bosque de Physis era un lugar curioso, tenía arboles como el resto, obviamente, pero eran un poco diferentes, la atmosfera era mucho más tranquila, transmitía cierta sensación de paz que le producía un cosquilleo en las colas. Según había podido averiguar gracias a su visita a uno de los pueblos del norte, era por la magia benigna elfica que lo cubría, aunque al parecer esos orejudos no eran tan benignos, no fueron pocas las personas que la advirtieron de no adentrarse demasiado en el bosque cuando les dijo que dormiría en el, al parecer los elfos y sus pequeños amigos feéricos no eran muy amigos de los extranjeros, y tenían arcos, no necesariamente iba a oírlos llegar.

De manera que se había portado bien y se había mantenido en el noreste, el más civilizado, disfrutando de la paz y tranquilidad que le proporcionaba su pequeño claro, junto a un saco de provisiones. Era sorprendente la cantidad de cosas que podías comprar en un pueblo concurrido por unas pocas monedas, monedas que nunca le faltaban debido a su… talento innato para la redistribución de la riqueza. Pero a medida que pasaban los días, decidió explorar un poco, con precaución, incluso se hizo amiga de una ardilla cuando le regalo una bellota y ahora esa pequeña bola de pelo no se separaba de su hombro durante una buena parte del día, aunque no había manera de que dejara que la acompañara mucho más, ella no se quedaría en el bosque eternamente y no podía dejar que ese pobre animalito pasara el resto de su vida siguiéndola por esas ciudades tan grises que frecuentaba o que la pobre se perdiera en un bosque desconocido, al parecer esos pobres roedores tenían muy mala memoria.

Fue así como descubrió un pequeño poblado abandonado, tragado por la naturaleza como tantos otros por esos lares, o eso le había parecido oír decir al tabernero, había estado demasiado ocupada devorando su estofado pensando en su cama calentita. Pero su caza de tesoros por un poblado enterrado ni siquiera empezó, puesto que oyó un grito agudo y obviamente tuvo que ir a ayudar, de manera que la mujer zorro corrió a toda velocidad por las calles, con su capa gris cubriéndola, lo que la convirtió en una siniestra figura casi espectral.

La escena que vio a continuación fue curiosa cuanto menos, un pelirrojo con alas, rodeado de humo y un fuerte olor a chamusquina y una espada cuyas llamas se iban apagando poco a poco intentando atrapar a una pobre niña subida en un árbol. –¿Se puede saber que le haces a la pobre criatura?- Prácticamente chillo con su dulce voz. Su nueva amiga ardilla, a la que había decidido llamar Mordisquitos soltó una serie de gruñidos de protesta a su vez, como imitando a su acompañante peliblanca. Con la mano en la empuñadura de su rapier, por si acaso, evito al hombre y subió al árbol de una revolada, colocándose al lado de la pequeña y abrazándola con sus colas, que hasta ese momento habían estado tapadas por la capa y se quitó la capucha, moviendo ligeramente las orejas al notar el aire fresco. –Ya ya, shhhh, ya está…- le seco las lagrimas que siempre afloraban en los niños cuando el miedo habia pasado con una mano y le froto la cabeza con la otra mientras le dedicaba una fría mirada al otro individuo, esperando una respuesta.


Habla Narra Piensa

<3:

avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 139
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 4
Experiencia : 225 / 2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A la aventura en el bosque (priv. con Blake)

Mensaje por Gerarld Amattore el Vie Mayo 20, 2016 12:46 pm

La niña estaba tranquilizando su respiración, y recuperando algo de color, se estaba relajando por fin, y Gerarld aguardaba con los brazos estirados a que la muchacha se decidiera a bajar. Pero un nuevo sobresalto asalto al divium.

Una mujer apareció de pronto en escena, mujer a primera instancia. Un rápido vistazo, ojos rojos y pupilas rasgadas delataban rápidamente una sangre felina, facciones ligeramente animales. Un precioso pelo blanco, y una figura estilizada y atractiva.

Todo provoco que Gerarld se quedara algo embobado, no esperaba encontrarse con alguna belleza en el bosque, y casi no escucho las palabras de la misma, ni reparo en la pequeña ardilla que también lo regañaba.

La mujer se paseó cerca de él hasta el árbol, iba armada, y eso saco del trance al pirata, que no se movió del sitio pero estaba atento. Aquella antropomorfa subió ágilmente al árbol y acaricio a la niña, con sus brazos y sus colas… Sus colas, vale eso descartaba la sangre gatuna, era claramente otra cosa, sus facciones eran de Hörigue, si no era gato era zorro, pero tenía muchas colas, a si por conteo parecían más de 5.

-salvar a la pobre chica, mas parece que podrías haberla salvado en mi lugar- dijo aquel pirata educadamente.

La hörigue tranquilizaba a la niña acariciándole la cabeza, era una imagen curiosa sobre todo porque estaban de una forma extraña agarrados entre las ramas de los arboles como si nada… algo que Gerarld no podría tan fácilmente debido a lo que ocupan sus alas.

-No pensara usted que tengo algo que ver no?- Gerarld había bajado los brazos después de la llegada de aquella mujer, y ahora se acercaba con aire despreocupado a las dos chicas.

-Venga, te ayudo a bajarla- La niña sin embargo, ya sin rastros de miedo ni lagrimas ni nada estaba muy contenta entre los brazos de aquella mujer, tocando sus suaves colas, y sintiendo el calor de las mismas.

-Puedo… quedarme un ratito más aquí?- dijo la niña mientras tocaba con sus manos, incrédula, la suave cola blanca.

“psss, de mi desconfía un poco, y llega una mujer zorro y enseguida se derrite… aunque yo también actuaría igual” pensó divertido el divium que sonrió ante sus propios pensamientos.

El pirata no sabia si quedarse o irse, en principio su trabajo estaba hecho, pero por otra parte, quién sabe si aquella bella mujer podría ayudarla? O si necesitara ayuda para defenderse? No podría dejar a la mujer sin su compañía no? Debía ser un caballero, asi que se quedó. Se sento en un tronco caído cercano, y espero.

-Me llamo …-dudo un poco, mentir? Decir la verdad… era una niña y una hörigue que mal podrían hacer…- Gerarld, Gerarld Amattore-

Inclino levemente la cabeza, desde su asiento a modo de saludo.

-Y ustedes bellas damas?-
avatar
Gerarld Amattore

Mensajes : 396
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : Gerarld Amattore
El Ascenso del Fenix

Nivel : 3
Experiencia : 1355 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: A la aventura en el bosque (priv. con Blake)

Mensaje por Evelyn Blake el Mar Mayo 24, 2016 12:13 pm

-¿Salvarla?- miró a la niña y luego al tipo alado, apretando a la pequeña contra ella con sus colas inconscientemente. Eso era… posible, veía ramas rotas aquí y allá, y clapas en la hierba que parecían huellas, además, su acompañante estaba asustada, pero no parecía huir de él, simplemente no se fiaba, seguro que su madre le había dicho un montón de veces que no se fiara de extraños sin colas esponjosas, una mujer muy sabia.

La peliblanca no pudo evitar dar un respingo cuando la niña agarro una de sus colas, pero esa vez lo dejo pasar, solo esa vez, la pobrecita había estado muy asustada. Le dio un suave golpecito en la cara con otra de sus colas a modo de regañina y dejo que siguiera haciéndolo, moviendo la mano a su espalda para que no se cayera al intentar atrapar una, mientras le secaba lo que quedaba de sus lágrimas con otra cola. A veces se hacía un lio, pero eran útiles para ese tipo de multitarea.

–Buenos días Gerarld, Gerarld Amattore- dijo con una risita mientras omitía su propio nombre a propósito. Mordisquitos por fin salió de su hombro y correteo por el árbol, seguramente buscando bellotas, aunque la mujer zorro no veía que tuviese ningún tipo de fruta, ella lo sabría mejor, por algo era una ardilla. Ahora que su acompañante estaba más alegre y su peluda amiga estaba en una épica misión en busca de comida, Evelyn despegó las colas de la chiquilla y bajo del árbol, con cuidado bajando por el tronco, no quería agitar la rama al dejarse caer de golpe y que la pequeña se rompiera algo, eso habría sido horrible.

Una vez abajo, se limitó a andar unos pocos pasos, peinarse el estropicio que había hecho su ardilla acompañante y desplegó las colas con elegancia a lado y lado, para luego darle la espalda a esa paloma humanizada y estirar los brazos hacia la niña para que saltara hacia ella. Ese era el punto crítico, no podía moverse con su gracilidad habitual si tenía que garrar a la pequeña en pleno vuelo, quedarse allí parada, si ese tipo no era de fiar, ese era el momento de la verdad… Por suerte, no pareció que nada ocurriera, casi decepcionante, casi, pero en el fondo se alegraba, proteger a la cría y a ella misma a la vez era un engorro.

-Yo soy Evelyn- la pequeña se lanzó hacia sus brazos abiertos con demasiado entusiasmo para alguien subido a un árbol, lo que hizo que prácticamente fuera derribada, aunque por suerte logró mantener el equilibrio y dejarla en el suelo. -¿Cómo te llamas pequeña?- Se limitó a decir mientras se agachaba para estar a su altura y le acariciaba la cabeza. ¿Qué diablos hacia una niña allí sola, sin nadie más? Los bosques eran peligrosos, especialmente ese, a los elfos no les gustaban los extraños en su territorio, si alguien se perdía... no había manera de que eso acabara con un final feliz. Mordisquitos salto a su cabeza desde el árbol con aire de decepción. -¿No ha habido suerte pequeña?- le acarició un poco la cabeza para consolarla.
avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 139
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 4
Experiencia : 225 / 2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A la aventura en el bosque (priv. con Blake)

Mensaje por Gerarld Amattore el Lun Jun 06, 2016 1:36 pm

La mujer zorro, se baja del árbol delicadamente. Llega al suelo, y despliega las colas en abanico de forma muy llamativa, era preciosa, tenía un montón de colas de lo más bonitas, y al divium, ahora atontado, le dieron ganas de acariciar cada una de ellas. La mujer le da la vuelta toda despreocupada, para intentar ayudar a la niña a bajar. Gerarld recuerda entonces historias de tabernas, de piratas o maleantes. De cómo sometían a hörigues, abusaban de ellas, esclavizaban, y vendían.
Entendía perfectamente el motivo, cualquiera desearía tener a alguna… pero era algo repulsivo para su gusto… aunque viéndola de espalda no dudaba que tendría alguna satisfacción y un buen negocio.

Dejó de pensar en ello, la mujer era buena, aunque lo ignorara en su ofrecimiento de ayuda… sintiendo que se le deja un poco de lado… el divium se mantiene sonriente y a la espera. Definitivamente una mujer así nunca debería de ser esclavizada. Tenía buena aura, o eso pensaba aquel alado hombre.

-Encantado Evelynn- le dije, aunque no estaba seguro si me lo decía a mí o a la niña a la cual también le preguntó el nombre.

-Soy Silvia- Dijo aun tímida, pero sonriente, estaba claro que se sentía a gusto con la hörige, aunque fuera desconocida. –Gracias!- dijo la niña abrazándola fuerte. Lo fuerte que pudiera hacer una niña.

-Bonito nombre Silvia-
dice el divium, luchando por no ser dejado de lado. –Deberíamos regresarla al pueblo no? De qué pueblo vienes? O de dónde saliste?-

La niña por fin mira al ser alado con algo que no era desconfianza y responde suavemente. –La aldea de aquí cerca, al borde del bosque… pero se volver sola, gracias- dijo la niña después de separarse.

-Creo que me voy a ir ya para allá, gracias por todo! – dijo muy animada la niña, estaba claro que estaba feliz, dio otro abrazo a la mujer hörige. Y luego miro también al divium. –Gracias por espantarlo-

Vaya, así que se lo agradeció… y de pronto el divium sintió que valió la pena, y sonrió satisfecho.
La niña se sacudió la ropa, sonrió ampliamente, mostrando que le faltaba un diente, seguramente recién caído. Y desapareció entre los arbustos.

Tras un momento de silencio el divium no deja de darle vueltas a un asunto, y rompe el silencio con lo que piensa. –Y si la seguimos un poco de lejos para ver si llega bien? – comenta, ya no sonreía tanto como antes, pues lo decía en serio.

El divium no creía que nada le fuera a pasar. Y realmente tenía ganas de explorar esas ruinas. Pero bueno, la educación que recibió no le permitía dejar a niños pequeños sin protección. Aunque no fuera de su incumbencia.

Y fuera lo que fuera que decidiera, Gerarld quería pasar tiempo con esa hörigue, conocerla, sentía curiosidad por ella.
avatar
Gerarld Amattore

Mensajes : 396
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : Gerarld Amattore
El Ascenso del Fenix

Nivel : 3
Experiencia : 1355 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: A la aventura en el bosque (priv. con Blake)

Mensaje por Evelyn Blake el Lun Jul 18, 2016 2:43 pm

-Ese es un nombre muy bonito, Silvia- se limitó a decir mientras era abrazada, concordando con el divium, pero arrugo la nariz poco después. ¿Iba a volver sola? ¿Después de haber sido atacada? Agitó las colas nerviosa. Seguro que no era nada, solo estaba siendo muy desconfiada, era solo una niña, seguro que solo estaba intentando ser valiente, no había nada de qué preocuparse, pero igualmente ir sola por el bosque seguía siendo muy peligroso. –Sí, vamos a seguirla…- Miró un momento a su acompañante emplumado. Realmente, seguía sin fiarse demasiado, pero dudaba que pudiera moverse tan bien como ella por el bosque, seguro que se le atascaban las alas o algo así, o a lo mejor simplemente era torpe en tierra, si lo dejaba ir delante por pura desconfianza simplemente la retrasaría, era mejor tomar la delantera y que intentase seguirla como pudiese. Soltó una risita al imaginárselo atascado entre dos árboles, la verdad era que no estaba siendo justa, pocas personas podían considerarse “no torpes” si las comparaba con ella misma. La mujer zorro dio un rápido vistazo a las ruinas, preguntándose que hacia la niña allí y empezó a andar en la dirección en la que se había marchado la cría.

No era una rastreadora, si no podía ver, oír u oler a lo que fuese que seguía, las posibilidades de encontrarlo bajaban drásticamente, pero esta vez no se trataba de seguir a alguien que sabía lo que hacía, ni siquiera a alguien que no quería ser encontrado, se trataba de una niña que andaba tranquilamente tras ser rescatada, justo fuera del alcance de su vista pero no de su oído, y aunque la perdiera por un momento, no había manera de no ver las ramitas rotas a no más de un metro de altura o la hierba pisada en la dirección en la que se andaba, solo tuvo que fijarse la primera vez y luego ya pudo adoptar un paso decente, que sería rápido para la niña si tenía en cuenta que sus piernas eran más cortas.

Mordisquitos tenía un aspecto ¿triste? No tenía claro que los roedores sintieran tristeza, pero estar sentada en su hombro con la cola aplanada y mirando todos y cada uno de los arboles como un gato mirando una pecera, para luego mirar al suelo en cuando no veía frutos. Desde luego le estaba dando pena, así que rebusco en su bolsa y saco un poco de fruta. –¿Te gustan las fresas Mordisquitos?- Le tendió una mano llena de fresas silvestres que había cogido pocos días antes, en ese mismo bosque y su peluda acompañante prácticamente empezó a saltar de la emoción mientras las recogía de su mano y las mordisqueaba. –Dime, Gerarld, Gerarld Amattore, ¿qué haces por estos lares?- no era como si estuviese interesada de verdad, simplemente se aburría y quería distraerse, y con su nueva amiga la ardilla devorando fresas, iba a ofrecer poco entretenimiento, así que solo quedaba la paloma para distraerse durante su paseo por el bosque, además, sentía un poco de curiosidad, solo un poco, puesto que un bosque no parecía el lugar ideal para alguien con alas, no se podía volar libremente entre tantas ramas, si ella tuviese alas, desde luego las estaría usando todo el rato, necesitaría un muy buen motivo para pasearse por el bosque donde no pudiese usarlas.


Habla Narra Piensa

<3:

avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 139
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 4
Experiencia : 225 / 2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A la aventura en el bosque (priv. con Blake)

Mensaje por Gerarld Amattore el Lun Sep 26, 2016 2:26 pm

Se podría decir que Gerarld en su infinita caballerosidad permitio a la hörigue ir por delante, pero lo cierto era que ella era mucho más rápida que él… Gerarld tenía que apartar ramas aquí y allá para poder avanzar campo atravesó… la maldita niña se había metido entre matorrales… con lo amplio que es ir por el camino principal.
La mujer zorro hacia buen trabajo sin embargo, pues no perdían el rastro, y avanzaban a suficiente distancia como para que la niña no se les viera.
Después de un ratito, en la que la mujer ofreció comida a su diminuto acompañante, rompió el hielo.

-Explorar- Contestó animado el divium.- Me gusta a veces vagar por ahí y explorar por el mundo… vi esas ruinas desde la altura y baje verlas de cerca, son curiosas, y llamativas de verdad… pero entonces escuche a la niña en peligro y que clase de persona sería si ignorara dicho suceso-
-y usted bella dama, es de por aquí? O también está viajando?- dijo el divium sonriente, contentó del poco tiempo que tuvo la mujer para preguntar, era buena señal según su experiencia.

Iban avanzando pero poco a poco algo no le cuadraba al divium… viniendo para aquí había visto un pueblo cercano, al pie del bosque, pero sentía que no se dirigían a él, más bien lo estaban rodeando y pasando de largo… a donde iría la niña?

-Evelynn, algo me dice que la niña no tenía ganas de volver a casa, o su casa no es el pueblo una de dos… pero por este camino dudo que encontremos el poblado- Dijo el divium intentando trepar por encima de unas raíces enormes sin rasgarse las alas con algunas ramas bajas…

Entonces llegaron a un pequeño claro, en donde había un campamento nómada de algunos humanos, pocos… se veían a penas tres tiendas de campaña de cuero, un fuego donde se cocinaba algo, y se escuchaban algunas voces.

Al principio parecía todo bien, la niña había entrado en una tienda, pero luego se escuchó el sonido de una bofetada que retumbo en el bosque, el lloriqueo de la niña y un grito que se entendía perfectamente

-niña inútil es que no sabes qué pasará si no obedeces!- Era un grito un poco desgarrador para un regaño de padre. - Te dijimos que nos trajeras algo útil, no veo nada útil en estas piedras, busca mejor y no vuelvas sin una pista de verdad!...-

Después de eso la niña llorando salió corriendo y se escondió en otra de las cabañas improvisadas donde lloraba a moco tendido…

Gerarld aferraba el pomo de su sable con fuerza, con mucha fuerza para contener su rabia… esa niña si bien pequeña era una dama, y a las mujeres indefensas no se les trataba a lo bestia. Pero quien era él para meterse en la crianza de cada uno.
Frustrado Gerarld busco la mirada de su acompañante, a ver si ella estaba más calmada y lo calmaba… aunque tal vez podría estar igual de rabiosa, quien sabe. Sea como fuere, ya sabían que en esas ruinas si había algo fuera de lo normal, pues había gente buscando pistas de algo.
avatar
Gerarld Amattore

Mensajes : 396
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : Gerarld Amattore
El Ascenso del Fenix

Nivel : 3
Experiencia : 1355 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: A la aventura en el bosque (priv. con Blake)

Mensaje por Evelyn Blake el Lun Sep 26, 2016 7:59 pm

Al principio le causó cierta gracia que el emplumado tuviese que pararse a apartar todas y cada una de las ramas del bosque y tuvo que ocultar su sonrisita burlona, pero no tardo en empezar a ser molesto a medida que tenía que refrenar el paso una y otra vez para que ese hombre no se perdiera y sus colas empezaron a agitarse cada vez con más frecuencia. La niña parecía estar tomando un camino curioso, entre matorrales, ni siquiera parecía un camino hecho por animales, y no fue la única que se dio cuenta. Por suerte, llegaron a un claro, libre de ramas, el archienemigo de todo divium y echarle la bronca por ser tan lento dejo de ser necesario.

-No soy una local-
movió ligeramente las orejas –Mi casa está bastante lejos- técnicamente, no sabía dónde había nacido exactamente, nunca se había molestado en preguntar, pero desde luego estaba muy lejos de casa, si es que podía seguir llamándola  así sin su “padre”. –Supongo que de momento me contento con hacer turismo.- En ese momento se dio cuenta de que realmente no tenía un objetivo concreto, cosa que le preocupaba un poco.

Pero su crisis motivacional fue interrumpida por los gritos de la tienda, y el bofetón, sobretodo el bofetón. La buena noticia era que esas ruinas parecían tener algo valioso, cosa que volvía esa zona súbitamente más interesante. La mala noticia era que tendrían que descubrir que diablos era ellos solos, porque dudaba que les dijeran algo después de la paliza que iba a darle a ese hombre. Aunque por suerte, ellos tampoco parecían saber demasiado, así que no era como si perdieran mucho. Su acompañante parecía dudar y la miro a ella, como buscando aprobación, pero la peliblanca no necesitaba la más mínima aprobación. La mujer zorro se ajustó la capa, saco el rapier de su cintura, funda incluida y se dirigió hacia allí a paso firme. Usaría la funda como protección, tampoco quería escalar la situación hasta el punto de matar a alguien, cosa que sin duda pasaría si desenfundaba el rapier. Por más que en general costara matar a alguien con una de esas armas, en manos de alguien que sabía lo que hacía como ella misma… Cuando estuvo prácticamente frente a la tienda, soltó un fuerte silbido. No era demasiado sutil, pero funciono, un tipo grande, musculoso y con cicatrices salió de ella, aunque su cara se le antojaba…extraña, como si no fuese del todo humano, aunque no veía orejas o hocico animal como habría esperado de esas facciones. Apenas tuvo tiempo de soltar un “que qu” antes de que el arma de la peliblanca se estampara con una estocada contra su nariz, soltando un horrible crujido, rota. Luego Evelyn hizo un quiebro a la izquierda, generalmente innecesario puesto que el súbito dolor y lagrimeo bastaban para aturdir a cualquiera, pero le daba puntos de estilo y golpeo la parte trasera de la rodilla derecha del tipo, más adelantada, doblándola y haciendo que cayera hacia delante. Las manos pasaron de la nariz llena de lágrimas y sangre al suelo por puro instinto, cosa que la peliblanca aprovecho para acabar de noquearlo con un golpe en la nuca. Había parecido improvisado, lo que lo hacía parecer aún más espectacular, pero en realidad ya había sido entrenado, era uno de múltiples combinaciones pre-pensadas y entrenadas, al fin y al cabo, no era raro que un enemigo fuese más alto y grande que ella, y no solía usar fuerza letal.


Habla Narra Piensa

<3:

avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 139
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 4
Experiencia : 225 / 2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A la aventura en el bosque (priv. con Blake)

Mensaje por Gerarld Amattore el Miér Oct 05, 2016 2:53 pm

En el mundo que vivíamos, la crueldad en ámbitos personales está a la orden del día… siempre era prudente evitar meterte en asuntos personales de otra gente… era común, muchos padres idiotas no saben otra cosa que criar con mano demasiado dura, seguramente la forma en la que fueron criados ellos mismo… o una mezcla de eso con la poca empatía con sus propios hijos, ya sean indeseados, o una carga.

Sea como fuere, el caballero alado no quería una confrontación pues no estaba solo, y no sabía si era correcto implicar a la señorita hörigue ahí presente… pero en un momento dos cosas tuvo claras… Una, su acompañante no tenía nada de indefensa, en una hábil maniobra, posiblemente entrenada, había dejado fuera de combate a un hombre que la superaba en altura y complexión… era hasta bonito.
Y la segunda y más importante, era que cuando vio bien a esos hombres, estaba claro que no eran humanos, se asemejaban bastante, pero tenían rasgos bestiales, una cara algo peluda y cuadrada, una frente grande, y una papada que ocultaba el cuello, no podían ser familia de la niña… Y si no eran familia de la niña… Algo estaba pasando ahí.

El joven pirata, ahora haciendo de guardián de niñas indefensas, se unió en el combate, mientras desenfundaba su espada con la mano diestra, deslizaba rápidamente sus dedos de la mano izquierda por el cinto de su ropa sacaba una daga y la arrojaba a los pies del segundo sujeto, que sorprendido por como su amigo cayó de golpe, estaba desenfundando su arma.

El hombre hizo un alarido que más que humano parecía como de un puerco en el matadero. Pero olvido lo que estaba haciendo con su mano, no logro desenfundar, y en ese tiempo Gerarld había recortado distancias y le con culo de su sable en toda la nariz, y con toda la fuerza que pudo acumular en ese pequeño tramo de movimiento.
No era suficiente para dejarlo KO, pero si para tumbarlo a la espalda, y una vez ahí le puso el filo de su sable acariciando su grotesca papada.

-¿Quién eres sabandija- le pregunto Gerarld, pero el abatido sujeto, que de pronto se había paralizado al sentir el filo, comenzó a convulsionar y a crecer en grosor.

Gerarld entonces en un rápido movimiento le corto ligeramente el cuello… estaba claro que iba a resistirse pasara lo que pasara, así que pasaba de sutilezas, ahora el sujeto entrado en pánico dejo de transformarse y se agarró el cuello, que sangraba por la herida, no era mortal, pero si grave, impediría al enemigo hacer estupideces.

-Ve a por la niña Ev…-y Gerarld ahogo el nombre, mejor no decir los nombres verdaderos, ya había dicho suficiente con empezarlo, pero bueno “Ev” también era un buen nombre.

Pero aun que tuvieran la escena controlada, de pronto pareció una mujer de la tercera tienda de campaña, tenía una ropa refinada, perfil bastante atractivo, pelo largo y negro, aunque no terminaba de parecer del todo humana, algo delataba su naturaleza animal también.

Esa mujer al principio estaba como sorprendida por la situación, pero en silencio se posiciono justo enfrente de la tienda de campaña donde estaba la niña escondida.
avatar
Gerarld Amattore

Mensajes : 396
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : Gerarld Amattore
El Ascenso del Fenix

Nivel : 3
Experiencia : 1355 / 1500

Volver arriba Ir abajo

Re: A la aventura en el bosque (priv. con Blake)

Mensaje por Evelyn Blake el Sáb Oct 08, 2016 12:08 am

Consideraba que la situación estaba controlada, una victoria aplastante rara vez dejaba margen a las repercusiones, por miedo a que volviese a repetirse el acto, en ese caso en concreto, ser noqueado por una chica que debía pesar una tercera parte que el dormilón. Su acompañante no habría hecho nada, por más amenazador que intentara lucir desenfundando el arma. Pero la situación escaló, paso de ser un mero castigo del destino con una combinación avasalladora de golpes a una pelea en toda regla cuando su alado acompañante lanzó la daga y recortó la distancia hacia el segundo rival, cortándole el cuello. No estaba muerto, ya que no se lo había rebanado, pero no por ello le pareció menos exagerado. La mujer zorro suspiró con las orejas gachas. Daba igual, ya estaba hecho, y encima era culpa suya, pero además, esos hombres tenían un aspecto raro. No el tipo de raro que se mira disimuladamente por la calle, sino del tipo raro raro, con rasgos bestiales, pero sin parecer högires en absoluto. Además, el ataque del divium, por exagerado que le pareciese, le había enseñado algo curioso, las personas no solían crecer en tamaño porque si, esos hombres bestia debían poder transformarse, pero de manera deficiente, por eso tenían un aspecto tan raro. No se fiaba de algo que se transformaba Y pegaba a niñas, eran dos señales rojo sangre que su sentido común consideraba peligrosas, seguramente para evitar encontrarse con alguna bestia enorme y llena de garras y dientes. –Suéltalo.- se limitó a decirle a su acompañante. –Transfórmate.- no era una petición, era una orden directa, del tipo que daría un rey al que nunca jamás han desobedecido, con el mismo tono de firmeza que usaba para reñir a los niños. Aunque seguramente no hacía falta, seguía prácticamente encima del segundo hombre bestia. Quería ver qué diablos era, porque en ese mismo momento, no entendía absolutamente nada, pero salvo que alguien hubiese enseñado magia a un animal salvaje, esos seres eran antropomorfos, y dado que estaba claro que no eran högires como ella, solo quedaba una tenebrosa implicación: Azotamentes. Ya no podía considerarse una simple rabieta al ver como pegaban a una niña, esas cosas eran peligrosas, MUY peligrosas, si nadie había podido contar la historia de esa vez que se encontró con una era por algo, no había manera de que dejara allí a esa niña hasta que entendiera a la perfección que estaba pasando.

-Tú- señalo a la mujer que acababa de entrar en escena, muy diferente al resto, más guapa y con ropa refinada, pero seguía notándola…rara. –¿Qué diablos estáis haciendo aquí y que sois?- Ese ser se colocó estratégicamente entre ella y la tienda donde había estado la niña. No creía que hubiese más personas, no corría peligro inmediato, casi con absoluta seguridad llegaría ella antes si por algún motivo la mujer echaba a correr hacia la tienda. Colocó su pie sobre el hombre noqueado, sutilmente reforzando su posición de fuerza. Dos contra dos, con uno despatarrado en el suelo a sus pies, tenía la misma utilidad que Mordisquitos, que había decidido echarse una siesta en su capucha a pesar de toda la acción que estaba ocurriendo. Y su acompañante ya había demostrado que podía encargarse del otro hombre sin demasiados problemas, muy posiblemente había desescalado la situación correctamente, no saldría nadie herido, no seriamente, ya era tarde para ese tipo del suelo.


Habla Narra Piensa

<3:

avatar
Evelyn Blake

Mensajes : 139
Link a Ficha y Cronología :
Evelyn
Cronología

Nivel : 4
Experiencia : 225 / 2000

Volver arriba Ir abajo

Re: A la aventura en el bosque (priv. con Blake)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.