Conectarse

Recuperar mi contraseña




Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth
Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth Cuentos de Noreth

Las afiliaciones hermanas se hacen por invitacion de nuestros administradores hacia otros Admins de los foros que decidamos, o por invitaciones de ellos hacia nosotros, sin embargo nos reservamos el derecho de admision de estas mismas pues seran solo una limitada cantidad y minima. Para mayor informacion acuda a la sección de Afiliaciones


La sangre es vida. La vida es fuego.

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

La sangre es vida. La vida es fuego.

Mensaje por Hemmi Chinaski el Miér Mayo 11, 2016 5:24 pm

Datos básicos

Veterano en Noreth: No. ¡Venga ese Hijra!

Nombre de Personaje: Hemmi Chinaski.

Edad: 257 años y aún sigo joven. Como las tortugas de Galápagos.

Raza: Ninfa de mecha corta, o sea, Exina. Ninfa de Fuego.

Sexo: Poco a mi pesar. Femenino.

Lugar de origen: Prado de Fuego, donde las papas queman (dicho chileno).



Pertenencias

  • Katana: un sable hecho del metal Fyerristalum, de un solo filo, de hoja un tanto curva. De 1,20 mts. de largo en su totalidad, con 20cm de mango hecho de cuero y seda, arma famosa en la isla de Thaimoshi. Peso: 1,5kg.
    Imagen:
  • Quimono: ropaje tradicional en Thaimoshi. Hecho de seda color rojo, con un diseño de volutas de fuego en dorado. Le llega hasta siete dedos por encima de la rodilla lo que le permite tener mucha movilidad. Peso 0,4kg
  • Obi: Faja hecha de tela dura que sirve para cerrar el quimono, del mismo color rojo que el quimono, con una faja interior de seda de color morado para agregar movilidad. A modo de cinturón usa una cuerda de cáñamo. Peso 0,2kg
  • Macuto: hecho de cuero, con una capacidad para 10 litros. Peso vacío: 0,4kg
  • Cantimplora: es una calabaza del peregrino, un tipo de verdura que suelen curar los Mahre para luego usar para llevar líquidos como agua. Peso: 0,3kg vacío y 0,8kg lleno de agua.
  • Caja de madera de 25x15x7. Guarda los materiales para mantener la katana limpia. Peso: 0,25kg.
    La katana debe mantenerse limpia y lubricada para prevenir que el acero se altere o quiebre. Tanto el sudor como el polvo o la sangre afectan la hoja; por eso la Ninfa debe hacerle un mantenimiento periódico. Los siguientes implementos están dentro de la caja y sirven para estos efectos: Martillo pequeño de metal sólido (para golpear el mango de la espada y poder soltar la hoja)(peso: 0,2kg), pequeño frasco con aceite vegetal lubricante (cantidad: 100ml), papel de arroz (de 20x20, cantidad de hojas 100, peso total 0,1kg), bola de polvo no abrasivo (peso 0,1kg), y por último un paño suave de algodón (peso 0,05kg).
    Peso total de la caja con todos sus implementos: (0,25+0,2+0,1+0,1+0,05)+100ml =  0,7 kg+100ml.



Rasgos especiales

Dominio básico de la magia piromante:  Rasgo  innato en ella, puesto que es una Ninfa de fuego.

Dominio básico de oscurantismo: Aprendido en su estadía en Thaimoshi Ki Nao. Le brinda habilidades del manejo de las sombras.

Habilidades

- Nombre de la habilidad: Toque de Fuego.
- Nivel: 1
- Puntos de evolución invertidos: 0
- Derivada de: Piromancia.
- Clasificación de habilidad: Activa - Combativa.
- Efecto: La ninfa tiene la capacidad de canalizar en la punta de su dedo gran parte de su poder ígneo para luego proyectarlo en un punto específico dentro de un rango no mayor a tres metros de distancia de ella.
El Toque de Fuego es un punto caliente de un diámetro de dos centímetros, que dependiendo de la distancia de la conjuradora causa un daño relativo.

Si el Toque fue entre dos y tres metros, el daño producido sobre la piel humana (piel en una escala de grosor: normal), será lo mismo que una quemadura de primer grado: producirá ardor, enrojecimiento, sequedad, hinchazón sin ampollas. En otros materiales, inflamables que estén completamente secos podrían prender fuego dependiendo de su densidad (ejemplo, el papel por sed de baja densidad encendería, pero la tela solo se calentaría lo suficiente para producir escozor).

Si el conjuro fue ejecutado entre uno y dos metros de distancia, el daño sobre la piel sería el mismo que en el anterior, pero además, produciría ampollas, supuración en la zona afectada, dolor agudo, pérdida de piel y sensibilidad al aire. En materiales como tela, esta podría encenderse si está completamente seca, la madera y el acero se calentarían pero sin llegar a prender.

Si fue hecho en un metro o menos, el daño que causaría sería, además de lo anterior, piel seca con apariencia de cuero, chamuscada o con manchas blancas, negras o café. Grasa expuesta, edema. Como una quemadura de tercer grado es indolora (debido a la pérdida de nervios), el dolor previene de las zonas limítrofes donde la quemadura alcanzó únicamente el primer o segundo grado. La madera podría llegar a encender y el metal se calentaría considerablemente, siendo, en casos donde sea un metal ligero, llegar a ponerse al rojo.
Tiempo muerto 2 turnos: turno si, no, no, si.

- Nombre de la habilidad: Uso básico de espadas de una mano.
- Nivel: 1
- Puntos de evolución invertidos: 0
- Derivada de: Habilidad aprendida en Thaimoshi por un maestro espadachín.
- Clasificación de habilidad: Pasiva - Combativa
- Efecto: Le brinda la habilidad de poder usar la katana y otras espadas con sus características, como la gama de sables que tengan un largo promedio de 1 metro y un peso de 1,5kg. Esto excluye espadas medievales de más peso y largo.

- Nombre de la habilidad: Aminar Sombra.
- Nivel: 1
- Puntos de evolución invertidos: 0
- Derivada de: Oscurantismo.
- Clasificación de habilidad: Pasiva - Combativa.
- Efecto: Con su manejo del oscurantismo, tiene la capacidad de animar su propia sombra. Dentro de ella existe un demonio que fue capturado gracias a una maldición. Envidia no tiene voluntad propia, y sirve a las ordenes de la ninfa.
Con esta habilidad puede permanecer el en plano terrenal por dos turnos, y un tiempo muerto equivalente al tiempo que logró estar activa.
Envidia, seguirá siendo una sombra, pero con volumen igual a Hemmi, obedeciendo la constitución de la dueña de la sombra. Su cuerpo se volverá físico, por lo que podrá recibir daño de cualquier tipo, mágico y físico.

Envidia:

Datos básicos

Nombre de Personaje: Envidia. Nombre Real: Rhask Pohzan.

Edad: Posiblemente tenga más de cien años, pero no se sabe con certeza.

Raza: Demonio  - Sirviente de Rhaggorath.

Sexo: Masculino.

Lugar de origen: Foso Negro.



Pertenencias

Adquiere la sombra de las pertenencias que porte Hemmi al momento de invocarlo, para efectos prácticos, no llega a portar ningún elemento en sí, sino, la sombra de estos.

Rasgos especiales

  • Oscurantismo: Le confiere la habilidad de moverse en el plano de las sombras. Morar en ellas y vestir sus galas.

Habilidades

- Nombre de la habilidad: Endurecer.
- Nivel: 1
- Puntos de evolución invertidos: 0
- Derivada de: Oscurantismo.
- Clasificación de habilidad: Pasiva - Combativa.
- Efecto: Por dos turnos le permite endurecer la sombra de la Katana (si es que su conjuradora la tenía en el momento de invocarlo) para poder usarla como arma. Para efectos del juego el arma tendría la misma dureza y filo de la katana original hecha de acero. Tiempo muerto 3 turnos.

Habilidades menores


  • Puede entender el idioma humano y demoníaco. Leerlo pero no puede escribir al no poseer cuerpo físico.
  • Al no poseer cuerdas vocales se comunica a través de las vibraciones del aire que están a su alrededor, confiriendo una voz propia de un fantasma, en susurros y ecos.
  • No puede entrar al agua, al pesar menos que ésta se queda flotando como una hoja sobre ella.
  • puede saltar y correr, pero le es más sencillo moverse en el plano de las sombras, pegado a la superficie de las cosas.
  • Sabe tocar el Bawi, un laúd originario de la isla.


Estadísticas
Fortaleza +6

  • Fortaleza: 15 +6 = 21
  • Resistencia: 8 -8 = 0 (No tiene resistencia al estar hecho de sombras).
  • Destreza: 12
  • Agilidad: 10
  • Esencia: 0
  • Espíritu: 15
  • Velocidad: 15 metros/turno
  • Resistencia al calor: 10
  • Resistencia al frío: 15
  • Oído: 5
  • Vista: 5
  • Olfato: 10

Descripción física

  • Estatura: 1,75 mts
  • Peso: 0kg.
  • Complexión: delgada, de brazos fibrosos por el trabajo con la espada. Espalda recta y de buen porte. Sus piernas están torneadas y su trasero bien trabajado pues lleva más de doscientos años caminando. Manos pequeñas, rostro bello de grandes ojos y labios carnosos. Por ser Ninfa posee una belleza envidiable.
  • Cabello: Negro.
  • Ojos: Negros.
  • Piel: Total y completamente negra como la tinta de Thaimoshi.
  • Ropa: La sombra de la ropa que use en ese momento Hemmi.
  • Otros: No puede recibir daño físico. Solo puede ser dañada por magia divina.
  • Imagen:

    Imagen de su cuerpo antes de ser sometido:


Descripción Psicológica

Envidia era un demonio muy temperamental, violento y eruptivo. Le era placentero despojar a los humanos de sus amores para luego ver como se trastornaban, pero en verdad envidiaba los sencillamente felices que podían llegar a ser. Al vivir entre los templos oscuros de Thaimoshi, tenía bastantes libertades, y podía abusar de quien quisiera. Pero luego de ser imbuido en la sombra de Hemmi, su voluntad se ha quebrado y ha quedado bajo el dominio de la ninfa, así que todas sus acciones queda a disposición de ella.


Defecto
Está maldito, atado a la sombra de la ninfa. No puede comunicarse si no está fuera de ella. No puede huir. No puede matar a la Ninfa porque si lo hace se quedará atrapado para siempre, pues es necesario que se rompa la maldición.

Aspiraciones:
Las ha perdido desde que quedó maldito.

Otros
Odia profundamente a Hemmi, con un énfasis demoníaco y enfermo. Y se consume en el odio al no poder hacer nada para escapar.

Historia

Rhask Pohzan, era un espanto, vástago de Rhaggorath. Vivió en el Foso Negro, como otro soldado raso, lleno de violencia sin control, hasta que un día fue atrapado comiendo vivo a su compañero de celda. Como penitencia, fue condenado a vagar eternamente y sin descanso por el mundo mortal, cargando en su espalda los huesos de su compañero muerto. Así, encorvado por el peso de los traqueteantes huesos fue lanzado fuera del Foso.

Él no deseaba caer en aquel mundo, lo consideraba un castigo, Noreth, donde cada respiro era agonía para los demonios, y vertió su mal como vómito negro sobre la civilización, pues amaba la violencia y la muerte. Y eligió a los humanos para masacrar pues eran débiles y tristes, y gozaba mordiendo su piel tierna, trozo a trozo mientras ellos gritaban hasta el desmayo.

Esquivaba a los cazadores de demonios y caballeros con signos de divinidad en sus banderas, para luego cazarlos uno a uno, degollando, mutilando y comiendo, usando sus propias garras en el oficio. También gustaba de violar a las mujeres que se atrevían a caminar solas de noche, y a las embarazadas, las asesinaba para dormir en el alma inocente de sus criaturas.
Los perros ladraban frenéticamente cuando estaba cerca, y los gatos bufaban y huían como alma que lleva el diablo cuando su sombra rondaba los callejones de las ciudades.


Thaimoshi fue un buen sitio donde plantar sus semillas. Encalló en las costas frías de la ciudad sobre un barco lleno de sangre seca y huesos roídos de marineros desafortunados. Le causó mucha envidia saber que existían sitios donde el toque maldito de los demonios no había llegado. Y pronto descubrió que los templos oscuros, las luchas entre feudos y gobernadores le dejaría mucha sangre en las manos y decidió quedarse.

Habitó la piel de un grosero humano para poder continuar tranquilo su trabajo, pues la isla era custodiada por varios feudos de Magia Divina. Y logró mantenerse al margen de ellas. Pero llegó un día en que se encontró con una hermosa fuerza de la naturaleza. Y decidió que sería bueno verla sufrir un poco antes de violarla y mancillar sus huesos. Pero luego de matar a su novio no esperaba que lograra dar con él. Y ella lo enfrentó, a él, un hijo de la Ira, un violento servidor de la muerte. Pensó que no sería difícil estar chupando la médula de sus huesos ígneos, y se confió demasiado.

En una lucha que no esperaba que terminara tan pronto, fue víctima de una maldición y perdió en el proceso su cuerpo y su mente. Y su alma quedó atrapada para siempre en la sombra se la ninfa. Castigado, humillado y apacible. Sólo deseaba salir de aquella prisión de umbra, pero su débil mente se fue rompiendo bajo el peso del cautiverio y pronto sólo quedó la sed primigenia de la violencia y la muerte.

Habilidades menores

Sabe leer, escribir y hablar el idioma común.

También el idioma de las ninfas y algunas palabras sueltas del élfico.

Puede caminar enormes distancias sin cansarse, pues en el Prado de Fuego hizo eso sus primeros cien años.

Puede nadar y bucear.

Sabe escalar, pero no muy bien.

Conoce las vibraciones de la tierra, ya que siempre ha ido descalza y en Prado aprendió a entender los movimientos sutiles del manto terrestre.

Sabe hacer un muy buen té.

Sabe tocar el Bawi, un instrumento propio de la isla, muy laúd, por lo que teóricamente no le costaría poder tocar estos instrumentos de suerte cuerdas.

Cuando se enoja más de la cuenta puede llegar a soltar fuego por su cuerpo, pero ha aprendido a no quemar con él.

Estadísticas
Agilidad: +6 - Ceguera de un ojo: -3 Vista, +3 Oido

  • Fortaleza: 8
  • Resistencia: 8
  • Destreza: 10
  • Agilidad: 10 +6 = 16
  • Esencia: 12
  • Espíritu: 12
  • Velocidad: 12 metros/turno
  • Resistencia al calor: 25
  • Resistencia al frío: 5
  • Oído: 7+3=10
  • Vista: 7-3=4
  • Olfato: 6

Descripción física

  • Estatura: 1,75 mts
  • Peso: 65 kg.
  • Complexión: Delgada, de brazos fibrosos por el trabajo con la espada. Espalda recta y de buen porte. Sus piernas están torneadas y su trasero bien trabajado pues lleva más de doscientos años caminando. Manos pequeñas, rostro bello de grandes ojos y labios carnosos. Por ser Ninfa posee una belleza envidiable..
  • Cabello: Negro, con toques castaños por su ascendencia Ninfa, y el flequillo blanco.
  • Ojos: De color miel.El izquierdo tiene la pupila gris y apagada, si se mira muy de cerca se puede apreciar una linea donde la ninfa se enterró su propia uña.
  • Piel: tostada por el sol.
  • Ropa: descrita anteriormente.
  • Otros: Tiene varias cicatrices de cortes, algunos profundos, en la espalda, torso, brazos y en un muslo por su pelea con Envidia.

    Tiene la planta de los pies acostumbrados al suelo raso, pues en Prado de Fuego era capaz de caminar sobre la lava. Sus plantas son duras como piedra y no necesita calzado. Esto la hace de más ágil y silencioso caminar.

    Está totalmente ciega del ojo izquierdo, pero no le molesta como se ve su ojo así que no lo cubre con un parche.

  • Imagen:



Descripción Psicológica

Cuando se habla de Ninfas de Fuego al parecer existe una idea preconcebida de como son las Exinas. Esto de por sí es muy raro, pues a mi nunca me han venido a estudiar ni nada, y que yo sepa, no somos muy buenas para la sociabilidad ni para recibir visitas en nuestros campos de fuego. Así que la cosa es así: ustedes no me conocen y yo no los conozco.

Si desean saber un poco de mi personalidad simplemente les diré que se vayan al cuerno. Sí, soy algo temperamental, y con algo quiero decir mucho. Y me molestan los estereotipos. Me enfurecen. Yo no pedí tener bonitas flamas en el cuerpo, ni menos tener la capacidad de chamuscar tu débil piel, yo quería, realmente quería tener muchos animales a mi alrededor, tener amigos y conocer el amor. Pero se me entregaron estos dones, y todos rehuyen de mí cuando saben qué es lo que soy, como si me conocieran un ápice. El fuego de la hoguera les gusta, ¿yo acaso no soy lo mismo? Eso me entristece. Realmente me entristece. Pero no soy del tipo que se pone azul, yo lo que hago es tragar toda la pena, el malestar y las lágrimas y usarlas de combustible. Soy una pequeña caldera que enciende muy fácil. Soy el borde de un vaso roto, soy sangre.

Y sí. Soy huraña, y odio la mayoría de las cosas. Pero siempre permanezco estoica ante los embates de la vida. Soy una chica dura. Soy de piedra, aunque no literal.


Modificaciones psicológicas por partidas

Debido a Hanseal no ardió en un solo día se genera el siguiente cambio: "Me he vuelto a topar con el cabrón de Medie, sigue igual que siempre, y al menos no me guarda rencor por lo sucedido en Rasg Port. Ya no tengo remordimientos por haberlo dejado a su suerte y huido con el dinero"

Defecto

Como pasó gran parte de su vida en Prado de Fuego, las tormentas eléctricas le fueron desconocidas hasta mucho después. Aquella gran masa de agua cayendo, el encender del cielo, el gran rugido de las nubes, todo eso le creó un miedo terrible. Cada vez que hay truenos, relámpagos y rayos no puede contener su temor y llegará a hacer cualquier cosa para escapar de la tormenta y ocultarse hasta que pase.
Cabe decir que la lluvia normal le molesta, las tormentas le desagradan enormemente, pero mientras no sean tormentas eléctricas podrá sobreponerse de ellas.

Aspiraciones:

Demostrar que puedo encajar en la sociedad. Controlar mi odio y poder volver a ser feliz.

Otros

No necesito calzado por la dureza de mis pies.
Fue la misma ninfa quien, en medio de una pesadilla traída por el demonio de su sombra, se dañó el ojo de tal manera que quedó ciega de éste.

Historia

Los primeros 100 años de mi vida fueron muy diferentes a los otros 100. Nací en Prado de Fuego, un sitio hermoso, valles y montañas de fuego y piedra fundida, nada más y nada menos. Pero para mí era suficiente. Pero luego decidí salir.
Y ese fue un maldito error.
Había vivido casi cien años en Prado, y no conocía otra cosa, y luego abrí los ojos. Supe que existían más cosas que la piedra y el fuego. También había agua, viento, otras ninfas. Y conocí a los diviums sobre el cielo y enanos bajo tierra, y todo lo que había entre ellos. Y luego la piedra y el fuego no fueron suficientes para mí. Decidí que sería bueno vivir, y me gasté otros cien años en conocer Noreth.

El mundo era un buen sitio, cada pieza giraba en su dirección, tenía su tamaño y su forma, y entre todas hacían andar aquel gran reloj que movía sus afilados brazos, pero no me daba la hora. Yo era una pieza ajena, hecha de fuego, expeledora de miedo, era el contrapunto de la civilización. Me apariencia humana me hacía fácil entrar en las ciudades, pero la bulla, el ruido y la furia de la gente me producían escozor, y las llamas siempre salían. Y yo pronto salía junto con ellas de sus ciudades.
Me volví una vagabunda, y ni los perros flacos y viejos se me acercaban cuando estaba sola, pues yo olía a muerte, era el fuego primigenio y los animales y hasta los antropomorfos se sentían incómodos conmigo.

Y pronto volví a estar sola. Y los odié a todos por excluirme.

Navegué por los helados confines del mar buscando mi tierra, pero quiso el destino que encallara  en Thaimoshi.
Allí, en esa isla minúscula encontré paz, gente hospitalaria y respetuosa. Viví cerca de siete años en un gran feudo, aprendiendo costumbres y guardando mi odio. En las casas del té y en el tocar la biwa encontré mucha paz, y logré canalizar mi furia en el arte de la katana.

Fue este un tiempo muy tranquilo, yo tenía 247 años. Entonces apareció Bakkawi, un hombre que se enamoró de mí. Para ser honesta, yo deseaba ser amada, pero no sabía amar, aquello era para mí tan extraño como que el fuego mojase. Pero lo intenté, de veras. Estuvimos juntos no más de tres años, amándonos a nuestra manera. Él era un maestro de sombras, una especie de guerrero temido y respetado por igual, y yo era hermosa, siempre lo he sido, y era pulcra y vivaz, era una gema enroscada a una corona de sombras. Eso éramos. Y yo fui feliz.

Luego Bakkawi murió. Lo asesinaron. Yo lo supe tiempo después de perderlo, y el odio regresó, regresó como una marea. Y juré venganza.
Cuando encontré a su asesino lo intenté matar. Pero aquel hombre no era más que el cascarón de otra cosa. Un demonio hecho de violencia, de odio y furia. Un monstruo informe que envidiaba a Bakkawi por sobre todas las cosas, porque me tenía a mi.

El demonio cayó envuelto en sangre y furia, y antes de perder la vida me poseyó. Aquel instante fue como respirar fuego, fue como una serpiente de metal, fría y muerta me recorriera por dentro. Luego todo fue humo. Y después, cuando recuperé la consciencia estaba rodeada de monjes oscuros, ellos me liberaron, me salvaron de morir en vida con ese demonio en mi cuerpo, y lo encerraron en mi sombra. Allí estaría atrapado para siempre, hasta que los volcanes erupcionen y cubran todo de fuego, atrapado, sometido a mi voluntad, un esclavo sin mente ni corazón, amarrado a su pecado, y yo amarrada a él. Él me tiene para siempre, como un día quiso. Y yo lo tengo, para recordar que el mundo es malo, que merece ser odiado.

Noche en la que Hemmi obtuvo a Envidia:
Pasos inaudibles, pasillos vacíos, la noche propiciaba la muerte y la luna roja brillaba como un ojo inyectado de sangre sobre Thaimoshi Ki Nao. El templo oscuro se encontraba vacío, sus enormes techos, sus anchos pilares, sus paredes cargadas de tapices y pinturas rezumaban silencio. Mariposas amarillas batían sus frenéticas alas en los jardines traseros por sobre las flores y bajo los cerezos, y allí, desde los estanques plagados de peces dorados y azules desde donde se reflejaban las estrellas, se podía apreciar el dojo y el hombre de kimono negro y sudor frío que al amparo de las velas practicaba el arte del combate con katana.

El hombre estaba concentrado, colocando cada parte de su mente en lo que hacía. Era una mancha borrosa, una avispa con aguijón de acero. Los cuatro grandes cirios ambarinos brillaban en cada esquina de la enorme sala y  cinco sombras luchaban por seguir los pasos del espadachín. Las paredes eran de papel amarillento y de madera barnizada, pulcra y de buena calidad, la armadura de cuerpo completo, propia de los Mahre de clase alta, reposaba en una de las paredes. Su metal se bebía la luz de la luna que entraba recta por la estancia y dentro de su casco vacío resonaba el eco de los gritos del hombre que precedían sus movimientos. Y las seis espadas dentro de sus vainas de diferentes colores, estaban colocadas, una bajo la otra en un gran atril de ébano, observando en silencio el espectáculo de movimiento y precisión desde la pared de enfrente a la armadura.
El cabello negro del hombre del kimono se pegaba en su frente, el sudor empapaba sus ropajes, sus ojos castaños fieros y oscuros no perdían la vista del enemigo invisible. Llevaba más de dos horas practicando, estaba a punto de terminar. Era el momento propicio.

La mujer era una sombra esquiva bajo la noche, fuera del dojo, escondida y rebosante de rabia miraba con ojos de bruma, quieta, paciente como una araña. Su espada reposaba en su saya, su cuerpo era una estatua bajo los cerezos, hasta las mariposas ignoraban que estaba ahí.
Cuando el hombre de cabello negro y ojos oscuros terminó de practicar, levantó su mano derecha con el filo de la katana hacia dentro y con su mano izquierda levantó la saya y la envainó con un movimiento fluido. Alzó el sable con ambas manos y lo dejó con sumo respeto con los otros seis en el hueco que quedaba. Se sentó sobre las rodillas y respiró con jadeos profundos para recobrar el aliento. Entonces de reojo vio como las mariposas volaban sobre las flores, escuchó el silencio de los peces y captó el aullido inflamable de la que atacaría. La mujer salió rampante de entre los arbustos del jardín, estaba a pocos metros, era una lanza, una pantera y un roca. Avanzó con pasos sordos, cerró el espacio entre los dos, el hombre estiró su brazo derecho y cogió otra espada de saya de madera de tejo, la desenvainó justo a tiempo para besar con su filo a la mujer, ella como un pájaro voló a su encuentro y de pronto sus espadas chocaron.

La espada traspasó a la mujer, la sombra se quebró como vidrio, la pared a su espalda estalló como mordida por un tornado, el hombre abrió mucho los ojos, entonces yo aparecí.

Crucé la pared como una flecha, destruí el papel y la madera, el asesino de Bukkawi apenas y tuvo tiempo de girarse, mi katana cortó el aire, el kimono, la carne y el hueso, su brazo derecho salió despedido por el aire y su katana junto con el. La sangre manchó el suelo, y era púrpura bajo la luz de los cirios. Yo quería oírlo gritar y sufrir, que viviera lo mismo que mi Bukkawi, que desgarrase la noche con su grito, pero no había más que impresión en sus ojos y rabia en su risa. acercó su mano izquierda a la espada del suelo y le di una patada con el talón que le voló un diente y lo echó hacia atrás, pero no paro de reír.
—¡La ninfa! ¡Eres fuego mujer, no lo niego!
Se giró para observarme, tenía su labio inferior roto, la sangre de su brazo bañaba su kimono y el suelo se la tragaba.
—Cuánto he deseado ponerte las manos encima, y ahora te tengo aquí…
El hombre se comenzó a levantar, era ver a un espectro con risa macabra de hiena y sangre de cordero, me detuvo el corazón, pero mis manos sabían que haber, puse un pie delante de otro y me lancé cargando con mi peso sobre mi katana para enterrar mejor la hoja. La espada hizo crujir sus costillas, traspasó su piel y apareció por su espalda, roja. El me abrazó con su único brazo, invitando a la hoja a pasar por todo su pecho hasta detenerse en la empuñadura.
—Hermosa, eres muy violenta. Creo que primero te mataré y luego te violaré tranquilo. Aunque por otro lado, siempre me han gustado los restos —su voz poseía otra voz, su garganta era desgarrada por gusanos de púas de hierro que le hacían rugir como animal del inframundo.

Grité, diáfana y cóncrita, desebesé mi espada de su cuerpo.
—¡¿Qué MIERDA eres?!
Por mi trasero y tras mis muslos comenzó a gotear sangre, me había rasguñado la espalda. Mi vista cayó en su mano izquierda, ya no era humana, era una zarpa. Con esa mano de oso sujetó su kimono negro y lo desgarró. Su cuerpo ensangrentado y lleno de tatuajes perdió su forma humana y creció. La piel se le cayó como lonjas de carne podrida, como escamas de un pez muerto, su rostro se desencajó en aquella risa dueña de la nada. Un demonio se abrió paso a través del humano y como un cascarón roto, cayó al suelo piel, carne, musculo y nervio y quedó un señor oscuro, un amargo representante del Foso.

Mi pulso cayó, sentí las piernas temblar, su risa me traspasaba, él podía verme desnuda, ahí, de pie frente a él. Del muñón de su brazo ya no brotaba sangre, y el suelo era un asco de colores violeta, purpura, azul y rojo.
—Me comeré la tierna piel de tus pechos. Y luego disfrutaré viéndote llorar lágrimas de fuego.
Lanzó su zarpa y me moví fluyendo por la estancia, esquivé su mordida, su grito y su saña. Lancé un corte por su flanco derecho, y él me siguió, girando como una rueda de molino. Aplastó su armadura y desparramó sus piezas, yo salté y salté y lancé cortes. Estaba cansado, había gastado sus energías practicando, rugía como una bestia cuando mi espada lo cortaba, pero su risa surgía como del fondo de un pozo negro para seguir atormentándome.

—Nunca me podrás vencer, hermosa. No se puede matar lo que ya esta muerto.
Se lanzó directo a mí, le clavé la espada en el cuello, su zarpa cayó en horizontal y me abrió la piel de las costillas bajo el pecho izquierdo. Mi katana se abrió paso y salió por el costado de su tráquea, su cabeza cayó sobre mí y me mordió el muslo aprovechando la cercanía. Cayó mi espada como un rayo sobre él, le corté el otro brazo a la altura del codo, luego le metí el dedo pulgar de mi mano libre en un ojo, desesperada, pensé que me arrancaría un trozo de carne pero abrió la boca ante el dolor al perder el globo ocular.
Él farfulló, rugió y río. Se fue de espalda y tiró un cirio al suelo y lo apagó. Yo cojée y tomé otro y se lo lancé esperando que se quemara, pero estaba muy empapado en sangre.

Allí estaba, en la penumbra que dejaban los dos cirios y la luna roja, nuestras sombras se ensancharon, él no podía hablar su cabeza colgaba por jirones de piel y tendones de sus cuerpo. Apoyaba en mi katana con la rodilla en el suelo me saqué el obi y lo apreté con fuerza en la herida del muslo, que sangraba el doble que mis costillas y mi espalda. Anudé con la cuerda de cáñamo la venda improvisada y mi quimono se abrió, dejando a la vista mis pechos envueltos en tela blanca.
Pensé que finalmente había muerto, pero su cuerpo se movió como una cucaracha aplastada, dando sus últimos quejidos, retorciendo y girando sobre sí, de su cuello, costilla y brazos expelió un humo espeso y más negro que la noche, como una pesadilla de niño inquieto, su cuerpo quedó plácido y aquella nube que despidió subió hasta el techo, informe, y sonó como un trueno lejano, como un eco que rebotó en las paredes.
—Sssseremmosss-uuunoo.

Luego todo fue oscuridad. La negrura se desparramó sobre mí, tomó mis piernas, mis brazos y atravesó mi mirada. Lo siguiente que recuerdo fue como un hierro frío en mis entrañas, un dolor punzante que recorrió mi espina dorsal como un rayo comenzando en la base de mi espalda y hasta la la coronilla. Era un peso terrible, lo sentía atrás de mi ojos, bajo mis uñas, moviendo mi lengua.
Había sido poseída.

Luego miré con ojos distantes, como si me encontrara lejos. Los monjes del templo estaban ahí, luchaban con palabras al demonio en mis entrañas. Pero los Monjes Oscuros no sabían de Magia Divina, eran dueños del oscurantismo, lograron exorcizar al monstruo, pero solo lograron moverlo a mi sombra.

La mañana siguiente me encontró en el suelo del templo, sobre una cama. Mis heridas estaban envueltas en gasa y mi pierna entablillada, me mantenían con paños sobre la frente y vigilaban la fiebre de mi cuerpo. Pero la fiebre es buena para mí. Les expliqué lo que era, ellos me contaron lo del demonio y mi sombra. Me explicaron que si iba a un templo santo allí lograrían eliminar definitivamente al demonio, lo arrancarían de mi sombra. Pero, ¿por qué habría de querer eso? Envidia me hizo sufrir, tanto como nunca pensé sentir, la muerte le sería poco castigo. Preferí tenerlo atado a mí, un servidor, un esclavo. El castigo que realmente se merece.

Clavado en mi sombra se fue resquebrajando, y con el tiempo del demonio no quedó más que la sed de muerte y rabia. Pero yo no me confío, sus pasos son míos, su lengua y su mente, pero su corazón negro palpita para Rhaggorath, y de los demonios no se debe confiar nunca. Lo dejaré ahí hasta que haya cumplido su pena, y eso será cuando el fuego en mi pecho se apague.


Última edición por Hemmi Chinaski el Lun Mayo 16, 2016 3:40 am, editado 11 veces
avatar
Hemmi Chinaski

Mensajes : 111
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : ¡La Sangre es Vida, la Vida es Fuego! ¡Caminar Sobre el Filo de una Hoja!

Nivel : 2
Experiencia : 950 / 1000

Volver arriba Ir abajo

ENTRA A VER ESTA FICHA. Está lista :)

Mensaje por Hemmi Chinaski el Miér Mayo 11, 2016 9:40 pm

Ficha terminada, lista para revisión Cool cruzo los dedos.
avatar
Hemmi Chinaski

Mensajes : 111
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : ¡La Sangre es Vida, la Vida es Fuego! ¡Caminar Sobre el Filo de una Hoja!

Nivel : 2
Experiencia : 950 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: La sangre es vida. La vida es fuego.

Mensaje por Señorita X el Jue Mayo 12, 2016 10:37 pm

Bueno bueno, eres la primera exina del foro. Siempre he esperado con ilusión este momento, desde que describí el grupo de razas de ninfas en su momento, hará unos cuantos meses.

Bueno, sin darle más vueltas, vamos con la corrección. Debe saber que todo apartado que indique es el que necesita corrección. Por omisión, todo lo que no mencione, es algo que está correcto, salvo que le indique lo contrario en una futura corrección.


Pertenencias


Katana: Se ha olvidado de indicar que la hoja es de acero. Agréguelo, por favor.

Quimono: Le recomiendo indicar los colores básicos del mismo aquí en la ficha, sobre todo para la hora de rolear, para usted y para los demás.

Obi: Lo mismo que el kimono.

Habilidades


Uso básico de espadas ed una mano: Está en lo correcto de cómo se describe, pero le quiero indicar que con "otras espadas con sus características" estamos hablando de espadas similares a las katanas, como los wakizashis, jimkun (espada coreana) o armas similares. No podrá manejar armas del estilo medieval, dado que este dominio es una habilidad.

Sin embargo, si la sube de nivel con los puntos de evolución, podrá, adem´ças de mejorar el dominio, también podrá manejar un rango más amplio de espadas. Eso lo iremos viendo conforme vaya sucediendo dicha subida de nivel.

Animar sombra:

Esta habilidad es válida, e incluso puede durar más tiempo si así lo desea, dado que es una invocación (Y hay un apartado hablando de ello). Hay un tipo de invocación que son algo parecido a las permanentes, con condiciones. En este caso, como no lo es, no tiene por qué acatar dichas condiciones. Sin embargo, aunque no tenga cuerpo físico, debe poder sufrir a cualquier daño mágico, aunque la magia divina sea más dañina para él que cualquier otro tipo, y el oscurantismo podría no afectarle, y en niveles más avanzados, incluso regenerarle.

Descripción física


Si asumo que los cambios a la ropa indicados los efectúa, y también que su imagen representa completamente el aspecto de su personaje, no hay nada más que decir. De lo contrario, recomendaría hablar más de su complexión, y de la ropa.

Acerca de las plantas de los pies, no tienen por qué ser duras para resistir el fuego. Su personaje, por ser exina, resiste el fuego de forma natural, no porque hayan desarrollado resistencia, sino porque son afines a él. Podrían hundirse en la lava, y nadar en ella incluso.

Aun así, eomo aditivo más "humano" es encantador y lo puede mantener si lo desea, lo que le permitirá caminar descalza sin que le duela.

Defecto


No es que sea malo en sí mismo estar maldita, pero a la hora de la verdad, su maldición no le otorga ninguna clase de desventaja jugable, por lo que no se la puedo admitir como defecto por sí misma.

Los defectos son desventajas del personaje que pueden jugarle malas pasadas en partida, ya sea en pelea o en situaciones sociales. Pero dado que este demonio lo controla usted, no le aporta ninguna desventaja, como comprenderá

Evidentemente, la ausencia de temores tampoco es un defecto.

Otros


El saber tocar el laúd debería usted agregarlo a habilidades menores. En este apartado se debe incluir todo lo que crea que su personaje puede hacer, ya sea por don físico, o por conocimiento. Puede incluir tanto tocar el laúd, como incluso hablar de saber cocinar, de saber tejer, o todo lo que se le ocurra que pueda parecerle útil fuera del plano del combate,


Historia


Solo le veo un único problema. ¿Cómo efectúa una maldición al demonio para encerrarle? Se supone que usted no tiene el poder mágico para ello, ya que se maneja de forma básica con las sombras. Esa maldición se la debía de atar otra persona, y esto además se encuentra en conflicto con lo que le indiqué anteriormente acerca de su defecto.



Esto es todo, pero como le he dicho antes por el chat, lo podemos hablar con más calma cuando regrese.

No se olvide de colocar el link de su ficha a su firma, antes de nada. Un saludo

avatar
Señorita X

Mensajes : 1269
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La sangre es vida. La vida es fuego.

Mensaje por Hemmi Chinaski el Vie Mayo 13, 2016 12:24 am

Ficha editada.

Pertenencias: acero como metal del sable agregado, agregado color de quimono y obi.

Habilidades: Cambiado dominio de espada: queda claro que solo puede usar espadas del tamaño y peso de la katana, y que no puede usar espadas medievales.

Descripción Física: extendida.

Defecto: cambiado.

Otros: conocimiento musical movido a habilidades menores.

Historia: modificada. Fueron los monjes del Templo Oscuro en donde nos encontrábamos quienes lo maldijeron.


Gracias por la revisión X, estoy contenta de que no hayan sido cosas tan terribles. La verdad es que esperaba que fueras a pedirme que cambiara todo xD


avatar
Hemmi Chinaski

Mensajes : 111
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : ¡La Sangre es Vida, la Vida es Fuego! ¡Caminar Sobre el Filo de una Hoja!

Nivel : 2
Experiencia : 950 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: La sangre es vida. La vida es fuego.

Mensaje por Hemmi Chinaski el Vie Mayo 13, 2016 1:45 pm

Historia terminada: los monjes oscuros tuvieron que someter al demonio en mi sombra, porque estaba siendo poseída y era elegir entre eso o que muriera. Fue el mal menor.


avatar
Hemmi Chinaski

Mensajes : 111
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : ¡La Sangre es Vida, la Vida es Fuego! ¡Caminar Sobre el Filo de una Hoja!

Nivel : 2
Experiencia : 950 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: La sangre es vida. La vida es fuego.

Mensaje por Hemmi Chinaski el Vie Mayo 13, 2016 5:06 pm

Añadido un spoiler donde se explica en detalle como Hemmi obtuvo a Envidia.



Señorita X, considerando que estoy varada en una isla, creo que lo mejor será cambiar mi Fobia a una que no me impida poder viajar en barco. Por esto realicé un cambio, espero que lo considere más adecuado que el anterior.


avatar
Hemmi Chinaski

Mensajes : 111
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : ¡La Sangre es Vida, la Vida es Fuego! ¡Caminar Sobre el Filo de una Hoja!

Nivel : 2
Experiencia : 950 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: La sangre es vida. La vida es fuego.

Mensaje por Señorita X el Sáb Mayo 14, 2016 1:36 am

Sin lugar a dudas ha mejorado vastamente su historia con ese agregado. Le acepto su ficha en su plenitud. Aunque mencionó haber movido sus habilidades musicales a menores, y no las veo. ¿Las habrá borrado por accidente?


Pasando a otra cosa, vayamos con su hijra. En no menos de 35 líneas ha de describir la siguiente situación:


A pesar de haber recibido al demonio en el interior del reflejo de su cuerpo, su sombra, los primeros días no se siente en plenitud de espíritu. Nota cómo su humor es cambiante, a veces oscilante, a veces incluso aleatorio. Puede pasar fácilmente de un estado de placidez a un estado de rabia inusitada.

Es en una de esas ocasiones, en las que su personaje se sume en una profunda pesadilla, una pesadilla tan intensa que usted toma como real. En esta pesadilla, toda sensación que tenga la tendrá el cuerpo de verdad, de manera que si se quema, o sufre daño físico, la herida aparecerá una vez despierte.

En dicha pesadilla, se encuentra a sí misma, despojada de sus armas, con sólo las manos desnudas como posible método defensivo. En el interior de la pesadilla también se le aparece el demonio que ya conoce, y se encuentra ante usted, atormentándole con el recuerdo que le menciona de haberle arrebatado a Bakkawi.

En su pesadilla, como forma de provocarle sufrimiento, aparece Bakkawi, pero no es como usted le recuerda. Le faltan los ojos, su pecho tiene un gran agujero, apenas tapado por la ropa ensangrentada, y al principio le observa, pero pronto se vuelve una bestia que trata de arrancarle los ojos con sus uñas y dientes afilados como cuchillas. Peleará con todo lo que tenga con usted.

¿Qué hará usted? ¿Se enfrentará a él, o quizás huya? Después podrá despertar, aunqeu en ambos casos le debe de quedar una secuela física.

Este hijra es un poco experimental, y si no le gusta la propuesta o le parece muy complicada de ejecutar, siéntase libre de pedir un cambio de hijra.

UN saludo, y buena suerte
avatar
Señorita X

Mensajes : 1269
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La sangre es vida. La vida es fuego.

Mensaje por Hemmi Chinaski el Sáb Mayo 14, 2016 5:42 pm

Acepto el reto del Hijra, no quisiera comenzar hechando atrás desde el principio. Pero, solo me queda la duda del porqué. ¿cuál ha sido su interés por generarle daño a mi pj?

Agregaré la habilidad menor, creo que lo saqué y olvidé pegar


avatar
Hemmi Chinaski

Mensajes : 111
Edad : 28
Link a Ficha y Cronología : ¡La Sangre es Vida, la Vida es Fuego! ¡Caminar Sobre el Filo de una Hoja!

Nivel : 2
Experiencia : 950 / 1000

Volver arriba Ir abajo

Re: La sangre es vida. La vida es fuego.

Mensaje por Señorita X el Sáb Mayo 14, 2016 11:56 pm

Hemmi Chinaski escribió:Acepto el reto del Hijra, no quisiera comenzar hechando atrás desde el principio. Pero, solo me queda la duda del porqué. ¿cuál ha sido su interés por generarle daño a mi pj?

Agregaré la habilidad menor, creo que lo saqué y olvidé pegar

Esta vez traté de hacer un hijra muy ligado a su personaje, y quería buscar una posible consecuencia de tener atado a su sombra a un demonio de Raghorath, y experimentar con las ideas felices que me caigan con esta idea. Dado que es un demonio poderoso, violento, y sanguinario, me resultaba posible que no sea algo indemne como tal, sino algo que se lleva con pesar y dificultad. Algo que se debe sufrir.


Por eso propuse este hijra. UN poco experimental, dado que consiste en tener pesadillas, y por otro lado, lo he dejado muy libre, para que usted lo desarrolle como desee. Francamente, espero que, aunque lo acepte como reto, le guste para justificar la existencia de su personaje, o en sí misma la idea le guste.


avatar
Señorita X

Mensajes : 1269
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La sangre es vida. La vida es fuego.

Mensaje por Señorita X el Mar Mayo 17, 2016 12:45 pm

Ficha completada con cambios acerca de la pérdida de un ojo de Hemmi.
avatar
Señorita X

Mensajes : 1269
Edad : 24
Nivel : 1
Experiencia : 0 / 500

Volver arriba Ir abajo

Re: La sangre es vida. La vida es fuego.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.